Page 93

disminución de los espacios públicos y deterioro de las áreas verdes, existen otras dimensiones por las que resultaría peculiar; por ejemplo, aun con las limitaciones de los sistemas políticos y de gobierno que hay en todo el continente, resultara valioso que en Latinoamérica aún existan formas tradicionales y familiares de hacer política, pues de otro modo resultaría ingobernable e intransitable. Ciudades de Estados Unidos y Canadá, y algunos barrios y sectores de otras ciudades latinoamericanas, se excluyen de los comportamientos de las ciudades asfixiantes del resto de países americanos, sí comparten problemas urbanos que son extremadamente graves para el resto de ciudades y localidades del continente. Ciudades de circulaciones costosísimas en tiempo, distancias, energía social y petróleo, en condiciones deficientes de transporte; ciudades sumamente expandidas, de baja eficiencia ecológica, con déficit cuantioso de infraestructura, escasa competitividad y presencia internacional, aumentan los obstáculos que ha provocado la urbanización acelerada y sin 17 planeación, de las últimas décadas. Estos y muchos otros problemas de las ciudades continentales hacen evidente que las circulaciones habrían de formar parte de modelos de desarrollo integral, bajo principios de dinámicas óptimas, “junto con la gestión ordenada de las finanzas públicas, la innovación y la integración regional” (CAF, 2012: 37).18 Las ciudades son marco espacial de las sociedades, economías y culturas urbanas así como también de la transformación del espacio; son la contraparte rígida de las circulaciones. Están cambiando y es necesario observarlas como colección de distintos sistemas que interactúan entre sí. Aunque es evidente la influencia que tienen los automóviles en las ciudades, poca atención se presta a ambos factores complementarios no solo por parte de las autoridades sino especialmente por los usuarios de la ciudad. El automóvil en el siglo XX ha sido fundamental y todavía lo es ahora, pues las ciudades redefinen constantemente su estructura, forma y funcionamiento a partir de ellos y al mismo tiempo que han facilitado el 17 La carencia de planeación y gestión pública adecuadas, además de la escasa infraestructura y muy elementales servicios básicos urbanos disponibles para toda la población, agudizan los problemas de salud y agresión urbana que hacen difícil pensar en convertirlas en algún futuro, en ciudades organizadas con una racionalidad inclusiva socialmente y ecointegradas, que se apoyen en conceptos y sentidos de circulación coherentes. 18 Todo ello porque contribuyen en varias dimensiones: mejorando calidad de vida, inclusión social, oportunidades a comunidades aisladas, crecimiento económico y competitividad de las empresas. Y porque facilita la integración del espacio nacional y regional, la descentralización y circulación de ciudades y regiones. Se fortalece el rol de fuentes domésticas de financiamiento, de inversión pública y de la banca local de desarrollo, por la crisis financiera internacional.

93

Dialogos Transdisciplinarios 4  
Dialogos Transdisciplinarios 4  
Advertisement