Issuu on Google+

Nueva época, No. EXTRAORDINARIO

Guatemala octubre de 2006

Arbenz, la CIA y el exilio en Uruguay

s/a


Introducción

Presentación

P

ara quienes no conocieron los peores años de la guerra fría, porque eran muy jóvenes o aún no habían nacido, resulta difícil imaginar la densa atmósfera de desconfianza, miedo y persecución que los caracterizaron. En efecto, al oponer a los que hasta hacía poco habían sido los aliados victoriosos de la Segunda guerra mundial y crear un foso infranqueable entre el “mundo libre” vrs. el “campo socialista”, la guerra fría contribuyó a redefinir el carácter de las relaciones políticas y de las alianzas de clase en muchos países del mundo en aquellos años, entre ellos en Guatemala. En este último caso, ahondó las diferencias de percepción entre quienes habían participado en la Revolución de octubre de 1944. Por otra parte, sembró un odio irreconciliable entre arbencistas y anti comunistas, que al final trajo al traste la democracia guatemalteca en 1954 y alteró de tal forma la historia moderna del país, que sus secuelas pueden encontrarse aún hoy en día, en la desconfianza e intolerancia con la que se tratan muchas veces las diferencias políticas en Guatemala.

Tras un golpe militar provocado por la intervención encubierta de la Agencia Central de Inteligencia ( CIA ), el presidente de Guatemala, Coronel Jacobo Arbenz Guzmán, renunció a la primera magistratura de su país. Era la tarde del 27 de junio de 1954 y aquel paso al costado habría de marcarlo por el resto de sus días. Asilado en la Embajada de México, partió forzosamente al exilio meses después. No regresaría más a su Guatemala natal y moriría en soledad luego de casi 17 años. Habiendo esclarecido las circunstancias que motivaron el fin de su gobierno, los estudiosos han prestado escasa atención al exilio de Arbenz y su familia. Sin embargo, durante la última etapa de liberación de registros sobre el caso Guatemala –abril de 2003–, la CIA dio a conocer un conjunto de documentos en donde se detalla que las operaciones encubiertas de propaganda emprendidas contra el presidente guatemalteco, continuaron más allá de junio de 1954. En consecuencia, hoy puede documentarse con precisión la existencia de una persistente estrategia de desinformación cuyas consecuencias son todavía visibles en Guatemala. 1

En este número extraordinario Conviene recordar que luego de de diálogo, dedicado a una conmetan esporádicas como infructuosas moración más del 20 de octubre de residencias en México, Suiza, 1944, se ofrece un texto espeFrancia y Checoslovaquia, el ex cialmente escrito para esta publipresidente Arbenz solicitó asilo cación, por el historiador uruguayo político en el Uruguay. Llegó a su Roberto García Ferreira, invescapital, Montevideo, a mediados de tigador del Departamento de Historia mayo de 1957. La imagen y el Americana de la Facultad de Humaprestigio del ex presidente guatenidades y Ciencias de la Educación Arribo del ex presidente a Uruguay, foto tomada del prontuario de Arbenz, elaborado por el malteco en América Latina alarde la Universidad de la República, Servicio de Inteligencia y Enlace de la Policía de Montevideo (SIE). maron a la CIA, que diseñó un vasto Montevideo, Uruguay. Contrariamente a otros trabajos enfocados en operativo “en contra”2 tendiente a mostrar cuán peligrosa era para el las causas de la crisis de 1954 o en su desenlace, éste se ocupará de continente americano la presencia de dicho “agente soviético”. En su un tema menos conocido: el destino del ex presidente Arbenz Guzmán caso, nada quedó librado al azar y una parte importante de esa operación luego de aquella crisis. recayó en la cuidadosa vigilancia que la CIA llevó adelante a través del En el texto encontramos, al menos, dos dimensiones: La humana, Servicio de Inteligencia y Enlace de la Policía de Montevideo (SIE). Dicho de quien debió renunciar a la presidencia de la República de su país en Servicio se preocupó especialmente por el guatemalteco, sometido a 1954, víctima de un torbellino de contradicciones y presiones que un régimen inédito que incluía, entre otras cosas, la rutinaria presentación terminaron por desbordarlo y que sufrió el exilio en compañía de su de Arbenz ante la seccional de policía. Fundamentado de manera casi esposa e hijos; la segunda y quizás la más chocante, la persecución exclusiva en documentos reservados y confidenciales del SIE , este política, aparentemente incomprensible e innecesaria, hacia un personaje artículo resume escuetamente las principales características de una obligado a vivir alejado de Guatemala, pues había sido derrotado y en operación de control cumplida hacia el asilado guatemalteco, su familia consecuencia, ya no representaba peligro. Corresponde al retrato y amistades entre los años 1957 y 1960.3 histórico de una época deshumanizada, plagada de odios, venganzas y desconfianza, en la que se crearon y recrearon enemigos, reales o imaginarios, para nutrir la permanente confrontación entre potencias, * Este trabajo forma parte de una investigación que el suscrito viene desarrollado como que arrastró a algunos países pequeños y marginales del Tercer Mundo investigador del Departamento de Historia Americana, Facultad de Humanidades y Ciencias de como Guatemala, en una de las décadas más implacables de la guerra la Educación, Universidad de la República, Montevideo, Uruguay. fría. Publicación mensual de FLACSO -Guatemala y elPeriódico Secretario general de FLACSO Francisco Rojas Aravena San José, Costa Rica CONSEJO ACADÉMICO DE FLACSO-GUATEMALA Víctor Gálvez Borrell-director Claudia Dary / Virgilio Álvarez / Oscar López / Luis F. Mack Virgilio Reyes / Simona V. Yagenova Edición: Víctor Gálvez Borrell; coordinación y diagramación: Hugo de León P.

2 / octubre 2006, No. Extraordinario

Tel. PBX (502) 2362-1431 Fax: (502) 2332-6729 Correo electrónico: flacsoguate@flacso.edu.gt Página web: http://www.flacso.edu.gt Esta publicación es posible gracias al apoyo financiero de ASDI/SAREC 30,000 ejemplares


El servicio y sus vínculos con la

CIA

volado desde El Salvador. El oficial encargado de la anotación lo sabía, pero su apunte refleja una clara distorsión a ser interpretada recordando que toda información de inteligencia es producida como insumo para la toma de decisiones políticas. Así observado, importa destacar que el hecho pasó a ser registrado como un arribo desde detrás de la Cortina de Hierro.

Los agentes de inteligencia uruguayos que estrecharon la vigilancia del ex presidente, trabajaban para un servicio nacido como consecuencia de las intensas acciones desplegadas por EEUU en América Latina durante el inicio de la guerra fría en 1947. Buscando “cerrar las brechas”4 del sistema interamericano ante cualquier influencia foránea en una El prontuario de Arbenz –microfilmado en 1977 y revisado en el año región5 considerada como su histórica zona de influencia, la estrategia 2000– se inicia con dos fotografías del “causante” tomadas por de EEUU no pasó desapercibida la importancia de cooptar y adoctrinar funcionarios del SIE presentes en el aeropuerto internacional, cuando el en el anticomunismo, a las cúpulas militares y policiales del continente. guatemalteco desciende del avión que lo trajo desde París. Seguido, Intuiciones aparte, hoy las evidencias documentales sugieren un una hoja escrita a máquina de escribir, sin firma ni estrecho vínculo entre el SIE y los agentes de la CIA . Como fecha, parece revelar cuáles eran las recuerda en sus memorias uno de los ex espías y jefes prioridades que en materia de inteligencia de estación residente en Montevideo, Philip Agee, debía asumir el servicio respecto del nuevo la conformación del SIE coincide con el asilado. “Qeremos informes de qualqier establecimiento de la primera base de la CIA en movimiento de ARBENZ y su esposa entre esa capital a finales de la década de 1940. 6 las proximas semanas. Especialmente Igual opinión es la que sustenta otro de sus informaciones de qualqier contacto con los colegas, Howard Hunt, que precisamente Sovieticos en respecto de sus hijas que todavia actuó en Uruguay a fines de 1950, y que estan atras de la cortina de hierro [sic]” dice en conoció personalmente en una ocasión al su ítem cinco la hoja mencionada. Como es asilado ex presidente Arbenz y su fácil advertir, su autor no dominaba con esposa. Más allá de que el exagerado ductilidad el idioma español. Además, la sigla egocentrismo de Hunt y el carácter empleada para referirse a la Unión Soviética, fragmentario de sus recuerdos –en “ USSR ” y no URSS , la ausencia de tildes, la donde, por ejemplo, se pasa por alto Sobre la libertad, el dictador y sus perros fieles, Arnoldo Ramírez Amaya, 1974. imperfecta conjugación de todos los tiempos el grueso operativo desplegado por la verbales, la indistinta utilización de la “q” CIA cuando el arribo a Montevideo de Arbenz–, exigen la cautela del como “c” y el celoso pedido de vigilancia de posibles contactos con los historiador, el ex agente identificó una cercana colaboración entre la rusos, ayudan a fundamentar que se trata de una carilla donde constan CIA, el Jefe de policía y el de la inteligencia militar uruguayos, calificando las solicitudes llegadas desde la estación local de la CIA.11 7 ese trabajo conjunto como un “triunvirato”. Igualmente, dichas constataciones no superan en solidez el reciente reconocimiento que Además de tomar fotografías, los funcionarios de investigaciones formulara el ex director del SIE , Inspector (R) Alejandro Otero, quien ha presentes en la terminal aérea observaron cada uno de los movimientos manifestado que “Inteligencia y Enlace respondía siempre a lo que eran del recién llegado, deteniéndose en quienes lo esperaban y saludaron. las necesidades de los servicios de inteligencia americanos”.8 “A su llegada (…) el referenciado fue recibido por un grupo de unas 10 personas (…). Además cuando ARBENZ GUZMÁN descendió del aparato que lo condujo, fue saludado efusivamente por la señorita AMERICA "Bajo vigilancia" ROBALLO (hermana de la Doctora Alba Roballo de Previtale)”. “Acto seguido”, prosigue el memorándum, “se trasladaron a los coches”, Sobre la base de dichas puntualizaciones y vista la importancia que la apuntándose las matrículas de los mismos, a quién pertenecía y dónde CIA asignaba al retorno de Arbenz a suelo americano, el SIE uruguayo se se domiciliaba. El vehículo en el que fue trasladado Arbenz hasta el encargó de controlarlo por medio de su personal de investigaciones. hotel donde pasó a hospedarse esos primeros días, era del Sr. Juan Ello parecía natural ya que para la misma CIA era una tarea difícil vigilarlo Acuña, resaltándose por parte del agente “que este coche anteriormente sin la colaboración del servicio secreto local, amén de que resultaba estaba a nombre del conocido dirigente comunista Eugenio Gómez comprometedora para sí, en caso de descubrirse cualquier operación Chiribao”. 12 Esa misma tarde, Arbenz fue conducido ante las oficinas de ese tipo. del SIE . Allí lo recibió el Jefe de Policía, quien le expresó que “debía A tres semanas de haber llegado a Montevideo, un documento de la comparecer semanalmente al Servicio (…) para ratificar o anunciar CIA dice que “Arbenz está bajo vigilancia y continúa teniendo visitas, cambio de su domicilio o residencia”. Notificado de esa rigurosa y muchas de ellas de exiliados de Guatemala”. 9 En efecto, Jacobo y su círculo de amistades –otros guatemaltecos asilados desde septiembre de 1954, pero fundamentalmente varios dirigentes políticos y estudiantiles uruguayos vinculados con la izquierda y el nacionalismo– eran vigilados. Similar a lo que sucede con toda fuente histórica, estos registros confidenciales donde ello consta nunca son inocentes. Fueron confeccionados con manifiesta intencionalidad política y en ocasiones aparecen distorsionados por la subjetividad del agente, muchas veces consustanciado en demasía con los ecos de la confrontación ideológica devenida del rígido clima de la guerra fría. Un claro ejemplo de ello puede verse en el resumen de la tarjeta particular de Arbenz conservada en el fichero de personas. Para el SIE, Jacobo era un “ardiente Comunista” que “maneja grandes sumas de dineros” y “mantiene contactos con otros comunistas de Guatemala en el país”. Importa también establecer que, renglón aparte, el mismo agente anotó en la ficha que “su esposa llegó al País el 19 de junio de 1957, procedente de Checoslovaquia, al igual que su hijo, Jacobo Antonio”. 10 Esto último, como consta en el prontuario y en el registro de ingresos al país, no era cierto: María había

María Vilanova y Jacobo Arbenz en los días de su mandanto presidencial. s/f, s/a

octubre 2006, No. Extraordinario/

3


Cambios de domicilio y hostigamiento Después de vivir en varios hoteles, Jacobo y María gestionaron el alquiler de una casa. Ello tampoco pasó desapercibido y fue registrado por el servicio: “La persona de referencia (…) ha iniciado tratativas con el fin de arrendar la finca ubicada en la calle Cartagena No. 1651, teléfono No. 50.07.43, propiedad de la Sra Aznares de Soler (…). El alquiler de esta finca es de $ 500.00 mensuales y se firmaría un contrato por el término de cinco meses”. 19 El auto adquirido por la familia también fue fichado y los oficiales uruguayos consignaron por escrito que “el Señor Jacobo Arbenz, utiliza para desplazarse en esta ciudad, el automóvil matriculado con el No. 184.314, marca 'CÓNSUL', nuevo, pintado de color negro”. 20

excepcional medida –que comenzaba a ponerse en vigor con su persona, 13 Arbenz contestó el interrogatorio de rigor, manifestando que esperaba a su familia para radicarse en el Uruguay y “procurar la educación de sus hijos”. 14

La prensa conservadora y sus “comentarios” Algunos recortes con “comentarios de prensa” fueron adjuntados a su carpeta. En ellos sobresalen dos características muy marcadas: el tono agresivo y sus contenidos fuertemente conspirativos. Salvo en dos casos, quedan al descubierto las “sugerencias” de la CIA en la concepción de los mismos. De guiarse por ellos, el gobierno uruguayo debía concluir en que la presencia de Arbenz era peligrosa para la seguridad pública. Su “llegada (…) servirá, pues, para reavivar ciertas actividades extremistas que las autoridades están en el primordial deber de evitar, invitando al asilado a ceñirse a las obligaciones del asilo”, decía uno de ellos.15 Dos días después, un “estudiante” opinó en un artículo que “al parecer no es un hecho forzado de exilio, es dirigido desde el Kremlin que después de tratarlo a cuerpo de rey, lo envía con órdenes concretas a nuestro país”. 16 “Asilo y hospitalidad no significan pasividad ni insensibilidad en la defensa de nuestra democracia. En ese sentido no podríamos renunciar al derecho de ejercer cierta fiscalización sobre las futuras actividades de Arbenz en nuestro país” pedía en un suelto editorial otro periódico capitalino, el segundo en tiraje.17 Dos meses más tarde, “un uruguayo preocupado” escribía –esta vez en el diario de mayor circulación– en una página de lectores lo siguiente: “Habrá notado el pueblo uruguayo que desde la venida de Jacobo Arbenz –agente de la URSS (…)– han aumentado los conflictos obreros y estudiantiles (…). Para prevenir cualquier situación extremista (…) sería oportuno y justo a tiempo que le dijéramos a Arbenz que vuelva a Checoslovaquia y pida a sus jefes allí otro destino”. 18

4 / octubre 2006, No. Extraordinario

Una ignota “Agrupación Amigos de Guatemala” repartió entre los transeúntes que circulaban por el centro de Montevideo volantes escritos con tinta roja. Dos ejemplares de los mismos, parte de las “operaciones en contra” de la CIA, fueron colocados en la carpeta de Arbenz. Contenían algunas preguntas especialmente punzantes para con el guatemalteco: “ARBENZ: (…) ¿por qué tu pueblo no te defendió? ¿Por qué huiste en vez de pelear…? ¿Cuánto dinero tienes? (…) ¿Por qué te fuiste a vivir a Checoslovaquia si no eras comunista? (…) ¿Qué vienes a hacer al Uruguay? (…) El asilo que te han dado sin merecerlo, te obliga a respetar al Uruguay”. 21 Simultáneamente, una sucesión de pintadas callejeras y pasquines aparecieron en los muros, paredes y postes eléctricos de la capital. El domicilio particular que alquilaban los Arbenz, en el alejado barrio de Carrasco, tampoco quedó ajeno a esos hostigamientos. Así, durante una invernal madrugada de agosto de 1957, el frente de la casa arrendada por el matrimonio amaneció pintado con “el emblema del Partido Comunista, es decir, la hoz y el martillo (…) en tinta colorada (…) repetido unas doce veces” escribió en su informe el oficial enviado a comprobar los daños. 22 Inclusive, días más tarde, el atónito ex presidente pudo observar cómo un grupo de unas veinte personas irrumpían en la puerta de su casa para manifestarse –pertrechados con pancartas– y pedirle que “se vaya del Uruguay”. Durante una de sus habituales comparecencias, Arbenz advirtió a la policía esos hechos. Sin embargo, las “diligencias llevadas a cabo” por el SIE fueron “infructuosas” y no arrojaron dividendos favorables. Muy competente en materia de vigilancias, el personal de investigaciones no pudo establecer quiénes eran, de dónde venían y hacia dónde fueron los manifestantes contrarios a Arbenz. De todas formas, en un punto sus pesquisas sí resultaron satisfactorias: “no fueron gente de la zona” y, por lo tanto, Jacobo podía retornar tranquilo. 23 Pocos días antes de esos episodios, en Guatemala fue asesinado Castillo Armas. En Montevideo, los periodistas concurrieron a buscar la opinión del asilado guatemalteco. Cuidadoso de su precaria situación legal en el país, Arbenz les recordó que no podía formular declaraciones. En vista de la avidez que éstos demostraban, optó por entregarles media página a máquina de escribir. Sería la primera y única oportunidad en que se manifestaría públicamente durante los siguientes tres años, ya que el contenido de la misma fue presentado en primera plana como el resultado de una entrevista exclusiva, lo cual no le estaba permitido conceder.24 El gobierno no tomó medidas pero existe evidencia de que el atento SIE las estudió. El subcomisario Fontana transcribió las declaraciones en un oficio que elevó a su superior, notificándolo de que las llevaba a su conocimiento “por si estimara que las mismas puedan configurar una transgresión a las normas que regulan el Derecho de Asilo”. 25

Las visitas y el viaje de María En octubre de 1957, los Arbenz recibieron la visita de Antonio Vilanova Castro, hermano de María. Arribó a Montevideo procedente de Río de


Janeiro el día 11, retirándose el 28 del mismo mes rumbo a Buenos Aires. Su entrada y salida del país –incluyendo horas, número de vuelo, empresa, etcétera– aparecen minuciosamente registradas. Por “orden del Señor Director” del SIE, dichos antecedentes fueron agregados “a la ficha de Jacobo Arbenz”. 26 Mientras, otros agentes pudieron averiguar “confidencialmente, que el señor ARBENZ, ha hecho gestiones ante el Club de Tenis de Carrasco, a fin de ingresar como asociado. Su solicitud se encuentra a consideración de la Directiva, y (…) se sabe que hay oposición de algunos directivos a aceptarle”. 27 Con estupor, su viuda recuerda que así efectivamente sucedió: “después de haber llegado a Montevideo, tuvimos la idea de pedir ingreso a un club de tenis, que nos fue negado, o sea, todavía nuestros enemigos se ocupaban en molestarnos”. 28 Los primeros días del año siguiente, 1958, María viajó a Honduras para traer a Montevideo a las hijas del matrimonio: Arabella y Leonora. Como se consignara oportunamente, este viaje debía seguirse con atención pues constituía una de las prioridades de la CIA . Los registros dan cuenta de que el SIE fue meritorio y conoció varios de los pormenores inherentes al mismo. Como prueba de ello, uno de los agentes se permitió citar “expresiones” del hijo de la pareja, de quien había obtenido el dato de que su madre “fue con la intención de traer (…) dos hijas que se encuentran radicadas en dicho país”. Durante esos días, la cercanía del funcionario con el niño era evidente: “el hijo de A. pese a sus escasos años suele hacer ostentación de dinero, llevando consigo a veces más de 100.00 pesos m/n.” “Debo agregar”, proseguía en su informe, “que en las fiestas de fin de año, gastó 40 o 50 pesos solamente en fuegos artificiales”. 29 Acompañada por sus hijas, María regresó a Montevideo procedente de Buenos Aires el 23 de enero de 1958. 30 En el ínterin de ese viaje, su esposo recibió la visita de un estudiante peruano deseoso de conocer al guatemalteco, del cual dijo ser “admirador”. El servicio supo que se trataba de Oscar Carrillo, quien residía desde 1951 en Buenos Aires y que arribó a Montevideo el 14 de enero de 1958, hospedándose en el céntrico Hotel Casablanca. Su manifiesta intención de entablar conversación con el ex presidente guatemalteco hizo que se le dispusiera una vigilancia preventiva. Al día siguiente de haber llegado, Carrillo –haciendo uso del transporte colectivo público– llegó al domicilio en donde vivía Jacobo Arbenz. Junto a él, se movilizó discretamente un ayudante de investigaciones del SIE, quien por escrito informó más tarde sobre su “seguimiento”. El estudiante, que “descendió del vehículo en la intersección de las calles Juan M. Pérez y Jamaica” llegó hasta la residencia de los Arbenz, “donde estuvo por espacio de cinco minutos aproximadamente”. El guatemalteco no se encontraba en ese momento y siendo plena temporada de verano, el peruano optó por dar un paseo por la costa. La zona no era propicia para continuar la vigilancia y el ayudante creyó “conveniente abandonar su seguimiento dado que el mismo se hacía dificultoso debido a la gran visibilidad y poca circulación de público”.31

Las “protestas” y “denuncias” incesantes Sin temor a extremarnos en la interpretación, puede afirmarse que las denuncias periodísticas, las protestas públicas y la presión diplomática abierta y encubierta formaron parte de un intenso operativo de hostigamiento y desinformación contraria a Arbenz. Hay evidencia considerable sobre ello. Por ejemplo, un documento de la CIA registra que los periódicos favorables y varias de sus organizaciones controladas en el continente americano estaban en alerta “en lo que tiene que ver con el retorno de Arbenz” para que los primeros fueran “haciendo prensa” y los segundos enviaran “protestas por cable a todos los presidentes de Latinoamérica, la OEA y ONU”. 32 Sugestivamente, una de las protestas que llegó al SIE provenía de Arturo Jauregui, Secretario Adjunto de la Organización Interamericana de Trabajadores (ORIT) con sede en México y agente de la CIA según Agee. 33 Guiado del “mejor espíritu de

Portada de la revista Time, publicada en junio de 1954. A pesar de que Guatemala nunca abrió una embajada en la URSS, que el embajador soviético tampoco presentó credenciales y que el supuesto apoyo milittar al gobierno de Arbenz no se concretó nunca, los editores de esta revista colocaron la cara de G. Malenkov, Secretario general del Comité Central del partido comunista arriba de la del difunto Stalin (señaladas con las flechas), en una réplica de un monolito de Quiriguá, para evidenciar así, la influencia soviética en Guatemala.

cooperación con la democracia uruguaya”, el informe de Jauregui ponía en conocimiento de la inteligencia uruguaya que “según fuente digna de crédito” la Confederación de Trabajadores de América Latina ( CTAL ) –una “agencia (…) del comunismo internacional"–, “se propone realizar su Congreso el próximo año en Uruguay” pues “estima que el reciente asilo concedido a Arbenz” es una muestra de “tolerancia y benevolencia del gobierno uruguayo”. En razón de ello, y “para que no fuera sorprendido por los comunistas", el escrito presentado por Jauregui, que sugería no le sea otorgado ese "magnífico país para la nueva reunión de la CTAL”. 34 Durante los años que vivieran en Uruguay, varios hechos locales e internacionales –por ejemplo, la gira por Latinoamérica de R. Nixon, la presencia clandestina de J. Manuel Fortuny, la estadía de J. José Arévalo y las visitas de F. Castro y D. Eisenhower a Montevideo– fueron propicios para que las denuncias contra el asilado guatemalteco y su familia se mantuvieran.

“Ninguna clase de vigilancia” La intensidad de los ataques y el evidente seguimiento del cual eran objeto provocaron reacciones. El tema se discutió en el Senado de la República y varios parlamentarios –que juzgaron como “indignante” la campaña publicitaria contra Arbenz– hicieron llegar al Ministerio del Interior un pedido de informes tendiente a que éste esclareciera si el octubre 2006, No. Extraordinario/

5


control impuesto al guatemalteco no constituía una forma de “discriminación ideológica”. Contrariando la realidad, el ministro informó a los senadores que “el señor ARBENZ, no estuvo ni está sometido a ninguna clase de vigilancia”. 35 Pese a estos constreñimientos, María Vilanova escribió en sus memorias que el matrimonio quedó agradecido con la hospitalidad recibida: “los amigos que tuvimos fueron finos (…) y si nos hubieran dado la residencia permanente, nos hubiéramos quedado trabajando en ese país”. 36

Consideraciones finales Con motivo de recordarse un nuevo aniversario de la Revolución del 44, las líneas que anteceden parecen dar cuenta de que el exilio del ex presidente Arbenz no sólo encarna un doloroso drama familiar. Muy por el contrario, buscan arrojar luz sobre dos aspectos tan silenciados como redituables para su discusión: qué tanto se esforzó la CIA por desprestigiar encubiertamente la imagen pública de aquel guatemalteco y cómo, medio siglo después, ecos de esos mensajes subyacen y polarizan cualquier valoración acerca del legado político del presidente Arbenz.

1 Roberto García Ferreira, “Jacobo Arbenz: la CIA tras un presidente”, en Revista de la Universidad de San Carlos de Guatemala, no. 12, abril-junio de 2005, pp. 51-66; “La CIA y el exilio de Jacobo Arbenz”, en Perfiles Latinoamericanos (FLACSO-México), no. 28, julio-diciembre de 2006, pp. 59-82. 2 Roberto García Ferreira, “‘Operaciones en contra’: el asilo político de Jacobo Arbenz Guzmán en Uruguay (1957-60)”, en Política y Sociedad, USAC, no. 42, 2004, pp. 45-70.3 Ministerio del Interior de Uruguay, Archivo de la Dirección Nacional de Información e Inteligencia (ADNII), Carpetas número 280 “Jacobo Arbenz Guzmán” [Prontuario personal]; 280 A “Comentarios de Prensa”; 293 “Confederación de Trabajadores de la América Latina”; 356 “Nota de la Embajada de México sobre las Actividades del Comunismo en la América Latina y la Intervención del Uruguayo W. Sanseviero”; 453 “Atentado a la Legación de Guatemala”; 482 “Nota de la Embajada del Uruguay en Estados Unidos sobre Actividades Comunistas”; 1201 “Varios”; 1255 “Actividades Comunistas Shangrilá 1960”; 495 “Delegación Guatemalteca en Uruguay”; 567 “Congreso Latinoamericano de Juventudes”; 1498 “Exilados Guatemaltecos”; 364 “José Manuel Fortuny o Martín González Farías”; 511 “Fotos Secretarios de Partidos Comunistas”; 363 “Anticomunismo. Organización Democrática Latinoamericana (O.D.L.A.)”, 401 “Caracas centro de Actividades Comunistas en América Latina”; 1348 A “Asilados varios”; 254 “VI Congreso Americano de Educadores”; 1471 “Balneario Shangrilá: Alther Negreira y otros; reuniones comunistas; Ídem en ‘Las Toscas’ “. Además de estos asuntos y carpetas, se ha tomado información complementaria de las fichas personales de: Jacobo Arbenz Guzmán, María Cristina Vilanova, Manuel Galich, José Manuel Fortuny, Miguel Ángel Asturias, Luis Cardoza y Aragón, Edmundo Guerrero Castellanos, Miguel Ángel Vásquez, Consuelo Pereira de Vásquez, Marco Antonio Chacón, Ángel María Cusano, Rodney Arismendi, Anhelo Hernández, Alba Roballo, Carlos Quijano y Estela Iregui. 4 Juan Oddone, Vecinos en discordia. Argentina, Uruguay y la política hemisférica de los Estados Unidos. Selección de documentos. 1945-1955, Montevideo, FHUCE, Udelar, p. 55. 5 “La desclasificación de los mensajes del esiponaje soviético descodificados por el ejército estadounidense en los años cuarenta (…) reveló que las actividades del espionaje soviético en América al comienzo de la Guerra Fría habían sido muy intensas” escribe un historiador especialista en el tema. Rhodri Jeffrey-Jones, Historia de los servicios secretos norteamericanos, Buenos Aires, Paidós, p. 212. 6 Philip Agee, La CIA por dentro. Diario de un espía, Buenos Aires, Sudamericana, 1987, p. 295. 7 Howard Hunt, Memorias de un espía. De la CIA al escándalo Watergate, Barcelona, Noguer, 1975, p. 137. 8 Entrevista de la historiadora Clara Aldrighi con el Inspector Alejandro Otero, Montevideo, 2002. Manuscrito inédito de la autora, a quien agradecemos su consulta. 9 Central Intelligence Agency, (en adelante, CIA), “Current Activities concerning Arbenz”, Doc. No: 919957, 4 June 1957. 10 ADNII, Ficha No. 18558. 11 ADNII, Carpeta 280, “Señor Jefe del Servicio de Inteligencia y Enlace”. 12 ADNII, Carpeta 280, “Se informa sobre la llegada de JACOBO ARBENZ GUZMÁN”, Montevideo, 13 de mayo de 1957. 13 Las diferencias de criterio entre el Ministro del Interior y el Jefe de Policía, notorias desde tiempo atrás, se ahondaron a propósito del arribo de Arbenz. Ambos tenían criterios muy distintos acerca de cómo tratar al asilado guatemalteco. El jefe de la cartera opinaba que “no interesaba quienes fueran los perseguidos, ni cuales eran las posiciones ideológicas que tenían”. Muy cercano a la estación de la CIA, el jefe de policía se plegó sin discusión y de hecho defendió las desusadas medidas de vigilancia sobre Arbenz, lo que el ministro –su superior– no pudo evitar. El hecho de que fuera éste último quien renunciara –denunciando haber tenido que “soportar presiones de distinto tipo” cuando “no hacía otra cosa que cumplir con la ley”–, deja en evidencia que el resultado de la tensión se saldó favorablemente hacia la rígida posición que representaba el policía, además, un ferviente impulsor del proceso de militarización –y politización– del servicio. El Popular, 31 de mayo de 1957.

6 / octubre 2006, No. Extraordinario

14

ADNII, Carpeta 280. Recorte de El Plata, 7 de mayo de 1957 en ADNII, Carpeta 280 A, “Jacobo Arbenz Guzmán. Comentarios de prensa”. 16 Recorte de El Día, 9 de mayo de 1957, en ADNII, Carpeta 280 A. 17 Recorte de El País, 12 de mayo de 1957, en ADNII, Carpeta 280 A. 18 Recorte de El Día, 17 de julio de 1957, en ADNII, Carpeta 280 A. 19 ADNII, Carpeta 280, Memorándum del 4 de julio de 1957, Objeto: “Se informa sobre el posible cambio de domicilio del ex-presidente de Guatemala Jacobo Arbenz Guzmán”. 20 ADNII, Carpeta 280, Memorándum del 3 de diciembre de 1957, Ref.: “Se informa sobre un automóvil que viaja Jacobo Arbenz Guzmán”. 21 Volante callejero en ADNII, Carpeta 280. 22 ADNII, Carpeta 280, Informe del 4 de agosto de 1957. 23 ADNII, Carpeta 280, Oficio no. 2273, Montevideo, 9 de agosto de 1957, “Daños en la finca No. 1651 de la calle Cartagena, se comunican. Jacobo Arbenz Guzmán damnificado”. 24 La Tribuna Popular, 28 de julio de 1957, “Arbenz habla para ‘La Tribuna Popular’. Califica duramente los crímenes de los traidores a Guatemala. Un reportaje exclusivo de DOLORES CASTILLO”. 25 ADNII, Carpeta 280, Oficio 487, Objeto: “J. Arbenz, sus declaraciones”, 7 de agosto de 1957. Es muy probable que la prisa del funcionario se explique por su cercanía con la estación de la CIA en Montevideo. Cabe apuntar que entre sus estrechos colaboradores “de enlace con la estación de Montevideo”, Agee recordaba a un Subcomisario de apellido Fontana. Philip Agee, La CIA…, cit., p. 465. 26 ADNII, Carpeta 280, Memorándum del 12 de octubre de 1957 y del 29 de octubre de 1957. 27 ADNII, Carpeta 1201, “Varios”, Memorándum del 6 de octubre de 1957, Ref.: “Se informa sobre Vera Marte Plasilova y otros. Propietarios de vehículos. Asunto Arbenz”. 28 María Vilanova de Arbenz, Mi esposo, el Presidente Arbenz, Guatemala, Editorial Universitaria, 2000, p. 133. 29 ADNII, Carpeta 280, Memorándum del 9 de enero de 1958. 30 ADNII, Carpeta 280, Memorándum del 23 de enero de 1958, Ref.: “María Cristina Vilanova de Arbenz”. 31 ADNII, Carpeta 280, Memorándum del 15 de enero de 1958. 32 CIA, “Sit-Rep Uruguay’s Grant of Asylum to ex-President Arbenz of Guatemala”, Doc. No. 919958, 13 May 1957. La puesta en práctica de ello se confirma al repasar las coberturas periodísticas de la prensa escrita latinoamericana y los documentos conservados en el archivo histórico de la cancillería uruguaya. Archivo Histórico del Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay (en adelante, AMREU), Fondo: Legaciones y Embajadas, Sección: Embajada de la República Oriental del Uruguay en los Estados Unidos, Caja 52, Carpetas 31 y 33; AMREU, Fondo: Ministerio de Relaciones Exteriores, Sección: Comunismo, Actividades en América, Caja 2, Carpetas 1 y 2. 33 Philip Agee, La CIA…, cit., pp. 469 y 474. 34 ADNII, Carpeta 293, “Confederación de Trabajadores de la América Latina (C.E.TAL.)”. 35 ADNII, Carpeta 280. 36 María Vilanova, Mi esposo…, cit., p. 140. 15


Panel sobre desarrollo social y pobreza

E

l 10 de octubre,en el Centro Universitario del Norte, CUNOR, en Cobán, Alta Verapaz, tuvo lugar el panel Desarrollo social y pobreza en Cobán.

Dicha actividad, organizada por el Área de estudios de pobreza de fue presidida por la Mtra. Claudia Dary, coordinadora académica de esta Facultad, y el Lic. Marcel Arévalo, de la mencionada área de estudios. Participaron como expositoras(es):

FLACSO-Guatemala,

Arquitecta Marlyn Marín, Dirección de políticas regionales y departamentales de SEGEPLAN: La incidencia de la Ley de Desarrollo Social en el desarrollo local.

Licenciada Aracely Lazo, PNUD-INDH: Desarrollo humano en el departamento de Alta Verapaz.

Ingeniero Carlos Ordóñez, director del Centro Universitario del Norte CUNOR : La importancia de la juventud cobanera, en el desarrollo social local.

Licenciado Luis David Caal, coordinador regional del y delegado de la Gobernación departamental de Cobán: Aspectos relevantes de la pobreza en Alta Verapaz y las perspectivas del desarrollo social. INE

Al evento asistieron, entre otros, representantes de: Mercy Corps, Proyecto Tinamit, CROC-CUNOR , Consejo de Mujeres Ixmucané, FODIGUA,

En la fotografía aparecen Carlos Ordóñez , director del CUNOR,Luis Caal, del INE, Claudia Dary, coordinadora académica de FLACSO-Guatemala y Marlyn Marín, de SEGEPLAN. Foto de Vivian Miranda.

Asociación Q’eqchi’ Xch’ool Ixim, Universidad Rafael Landívar, así como estudiantes y docentes del CUNOR.

8º. Encuentro de discusión, proyecto Mayanización y vida cotidiana

Taller regional de Quetzaltenango, 24 de agosto de 2006.

E

l jueves 30 de noviembre se realizará el 8º. Encuentro de discusión del proyecto “Mayanización y vida cotidiana: el discurso multicultural en la sociedad guatemalteca”. En este evento los coordinadores del Proyecto, Santiago Bastos y Aura Cumes, presentarán sus análisis preliminares, basados en los resultados de un proceso de investigación que ha durado dos años. Ambos análisis serán comentados públicamente por representantes de diferentes grupos sociales, para luego abrir el

Taller regional de Cobán, 21 de septiembre de 2006.

debate con el público asistente. El encuentro se llevará a cabo en el Antigua Guatemala, de 9:00 a 17:00 horas.

CIF

Con el 8º. Encuentro culmina la fase de talleres regionales y nacionales que, durante los meses agosto a noviembre de este año, se han realizado con diversos sectores sociales. La idea de estos talleres ha sido acercar los resultados de la investigación al mayor público posible para debatir sobre esa base. octubre 2006, No. Extraordinario/

7


8 / octubre 2006, No. Extraordinario


http://www.flacso.edu.gt/site/wp-content/uploads/2010/05/Dialogo-extra-Octubre-2006