Page 1

R E V I S TA D I G I TA L

Grandes Matemáticos de la era antigua Descubre en este ejemplar los aportes matemáticos de Copérnico, Fermat, Newton, Galilei, Einstein, y muchos más…


ELABORADA POR: Borrego Rodríguez Luis Angel Contreras Ramos Alberto Fernández Aguirre Dulce Dignora Soto Poceros Mayra Dolores Del Grupo 108 de Octavo semestre de la Lic. en Docencia de la Matemática.

Asignatura: Desarrollo Conceptual de la Matemática Docente: Mtra. Claudia Valeria Avelar Orozco


ÍNDICE

PÁGINA

COPÉRNICO

04

PIERE FERMAT

08

BLAISE PASCAL

12

RENÉ DESCÁRTES

14

TYCHO BRAHE

19

GALIELO GALILEI

25

MÉTODO CIENTÍFICO

28

ROGELIO Y FRANCISCO BACON

31

ISAAC NEWTON

32

ISAAC NEWTON

34


COPÉRNICO

04

Fue un famoso astrónomo del renacimiento y quien formuló la teoría heliocéntrica del sistema solar, interpretada inicialmente por Aristarco de Samos. Nació en Frombork Polonia el 19 de febrero de 1473: a la edad de 10 años Nicolás quedaría huérfano por lo que su tío materno Lucas Watzenrode quien fue canónigo y posteriormente obispo de la región de Warmia quedaría a cargo de él. La época de estudiante Copérnico será orientada hacia el campo clerical en la escuela Catedralicia de Wloclawek. Entre los años 1491 y 1494 realizó algunos estudios universitarios en la universidad de Cracovia, sin embargo, en 1496 se trasladó a la universidad de Bolonia donde realizó carreras de derecho, medicina, griego, filosofía y a su vez trabajaba como asistente del conocido astrónomo Domenico da Novara. Finalizando el año 1499 Copérnico terminó sus estudios universitarios en la universidad de Bolonia y viajó a Roma a comienzos del año 1500 donde realizó un curso de ciencias y astronomía en el cual adquirió numerosos conocimientos para la formulación de sus teorías.


Copérnico regresó a su país natal en el año de 1501 para ser nombrado canónigo de la catedral de Frauenburg, el astrónomo siempre se motivó a complementar sus estudios por lo que nuevamente viajó a Italia en a realizar estudios complementarios de derecho y medicina en la ciudad de Padua, haciendo también un paso por Ferrara donde obtuvo el título de doctor en derecho canónico en el año 1503. Para el año 1523 Copérnico se radicó definitivamente en su país natal, en donde dedicó su tiempo a la administración de la diócesis de Warmia, logró ejercer la medicina, desempeño algunos cargos administrativos y empezó el desarrollo de su gran trabajo de campo de astronomía. Sus teorías y obras llegaron a su fin el 24 de mayo de 1543 día en que falleció en Frombork, Polonia.

Aportaciones

La teoría Heliocéntrica Nicolás Copérnico Plantea en su Teoría una serie de ideas, las cuales explicaban la concepción del universo: Los movimientos celestes son uniformes, circulares, eternos o están formados por varios ciclos. La ubicación central del universo está cerca al sol. Alrededor del sol giran en orbitales y en orden mercurio, venus, la tierra, marte, júpiter y Saturno; en esa época no se conocían Urano y Neptuno. Las estrellas son objetos distantes que están quietos, por lo que no giran alrededor del sol. La tierra realiza tres movimientos: La rotación que hace diariamente, la traslación anual y la inclinación anual de su eje. El movimiento retrógrado que hacen los demás planetas del sistema solar es explicado por el movimiento de la tierra. La distancia entre el sol y la tierra es pequeña comparada con la distancia entre el sol y las estrellas.

05


De Revolutionibus Orbium Coelestium (Sobre las Revoluciones de las Ésferas Celestes) Esta fue la obra más grande que Nicolás Copérnico pudo crear en toda su vida y fue escrita entre 1507 y 1532, fueron 25 años de trabajo que el mundo conocería en el año de 1543 año en el que fue publicada por Andreas Osiander. Copérnico tuvo que estudiar escritos pitagóricos, Heráclides Póntico y otros filósofos los cuales usó como referencia para analizar el problema del movimiento terrestre. Este trabajo se destacó por estar dividido en 6 libros precisos y claros:

06

Visión general de la teoría heliocéntrica, y una explicación corta de su concepción del mundo.

Básicamente teórico, presenta los principios de la astronomía esférica y una lista de las estrellas (como base para los argumentos desarrollados en libros siguientes).

Dedicado principalmente a los movimientos aparentes del Sol y a fenómenos relacionados.

Descripción de la Luna y sus movimientos orbitales.

Explicación concreta del nuevo sistema.

Explicación concreta del nuevo sistema.


07


P I E R R E F E R M AT (Beaumont, Francia, 1601 - Castres, id., 1665) Matemático francés. Continuador de la obra de Diofanto en el campo de los números enteros y cofundador del estudio matemático de la probabilidad, junto con Pascal, y de la geometría analítica, junto con Descartes, Pierre de Fermat mantuvo correspondencia con los grandes científicos de su época y gozó ya en vida de gran estima e inmensa reputación, si bien su natural modestia y su modo de trabajar, en exceso diletante, perjudicó la divulgación de sus aportaciones. Interesado por las matemáticas, consagró a ellas su tiempo de ocio, y hacia 1637 figuraba entre los principales cultivadores europeos de esta ciencia. Hizo amistad con el matemático Carcavi, quien le relacionó con el padre Marin Mersenne, amigo de todos los doctos franceses de la época. El padre Mersenne le puso en contacto con Roberval y con el gran René Descartes (1637).

08


Aportaciones Las primeras aportaciones de Pierre de Fermat datan de 1629, cuando abordó la tarea de reconstruir algunas de las demostraciones perdidas del matemático griego Apolonio de Perga relativas a los lugares geométricos; a tal efecto desarrollaría, contemporánea e independientemente de René Descartes, un método algebraico para tratar cuestiones de geometría por medio de un sistema de coordenadas, de capital importancia para la constitución de la geometría analítica. Sirviéndose de los símbolos de François Viète, trató ampliamente la ecuación de la recta, y las de la hipérbola, la parábola y la circunferencia. Fermat se sitúa asimismo entre los matemáticos que dieron el primer impulso al cálculo infinitesimal, y fue el primero en estudiar las cuestiones de máximo y mínimo (desde 1636) con el método que hoy llamamos de las "derivadas", aprovechando una genial intuición que se presenta por primera vez en la obra del prelado francés Nicolás de Oresme. Diseñó un algoritmo de diferenciación mediante el cual pudo determinar los valores máximos y mínimos de una curva polinómica y trazar las correspondientes tangentes, logros todos ellos que abrieron el camino al desarrollo ulterior del cálculo infinitesimal por Newton y Leibniz. En el ámbito de la óptica geométrica, tras asumir correctamente que cuando la luz se desplaza en un medio más denso su velocidad disminuye, demostró que el camino de un rayo luminoso entre dos puntos es siempre aquel que menos tiempo le cuesta recorrer; de dicho principio, denominado principio de Fermat, se deducen las leyes de la reflexión y la refracción. En 1654, y como resultado de una larga correspondencia, desarrolló con Blaise Pascal los principios de la teoría de la probabilidad.

09


Otro campo en el que realizó originales aportaciones fue el de la teoría de números, en la que empezó a interesarse tras consultar una edición de la Aritmética de Diofanto; precisamente en el margen de una página de dicha edición fue donde anotó el que sería llamado Último teorema de Fermat, que tardaría más de tres siglos en demostrarse. Puede decirse que el estudio metódico de las propiedades de los números enteros comienza realmente con Fermat, razón por la que ha sido considerado el verdadero creador de la teoría de los números, a la cual matemáticos antiguos como Pitágoras, Euclides y Diofanto habían dado apenas comienzo. El Último teorema de Fermat A pesar de tantas y tan valiosas aportaciones, el nombre del insigne matemático francés se halla con frecuencia asociado a uno de los más fascinantes enigmas de la historia de las matemáticas. Cuando preparaba la edición de las obras completas de su padre, Samuel de Fermat encontró una singular anotación en una de las páginas de la Aritmética de Diofanto. En ella, Fermat afirmaba que la ecuación xn+yn=zn no tiene solución entera positiva si el valor del exponente n es superior a 2. Dicho de otro modo: la suma de dos cuadrados puede equivaler a un tercer cuadrado, como ocurre en la igualdad 32+42=52, pero es imposible hallar una igualdad semejante entre números enteros positivos elevados al cubo, a la cuarta potencia, a la quinta potencia, etc.

10


En la misma nota, Fermat decía haber hallado una demostración maravillosa de este hecho, pero demasiado larga para ser consignada en el margen de un libro. Durante los tres siglos que siguieron a la publicación se sucedieron sin descanso los intentos de demostrar este teorema de Fermat, tan difícil de probar que en ciertos momentos pasó a llamarse hipótesis de Fermat. Los nombres de Leonhard Euler, Sophie Germain, Peter Gustav Lejeune Dirichlet, Gabriel Lamé, Augustin-Louis Cauchy o Ernst Eduard Kummer dan una idea del número de grandes matemáticos que no pudieron resistir la tentación de probar suerte. En 1908, la impaciencia por encontrar solución a un misterio que cumplía ya 250 años llevó a Paul Wolfskehl (un industrial alemán que se salvó del suicidio merced al interés despertado en él por un artículo de Kummer acerca del teorema de Fermat) a dejar en su testamento un premio de cien mil marcos para quien supiera hallarle una demostración antes de cien años. Se dice que sólo durante los cuatro años siguientes a su fallecimiento se publicaron más de mil pruebas falsas. la demostración fue finalmente completada por Andrew Wiles, matemático británico y profesor en la Universidad estadounidense de Princeton, quien, tras limar algunos aspectos, la publicó en su forma definitiva en mayo de 1995, en la revista Annals of Mathematics. En junio de 1997, en solemne ceremonia, los miembros de la Königliche Gesellschaft der Wissenschaften de Gotinga entregaron a Andrew Wiles el premio creado por Paul Wolfskehl noventa años antes. El misterio que nunca quedará resuelto es si realmente Pierre de Fermat había encontrado una demostración de su teorema, y, en caso afirmativo, si era válida, y en caso de serlo, en qué podía consistir, ya que para la demostración de Wiles se emplearon conceptos matemáticos completamente desconocidos en la época de Fermat.

11


B L A I S E PA S C A L (Blaise o Blas Pascal; Clermont-Ferrand, Francia, 1623 - París, 1662) Filósofo, físico y matemático francés. Genio precoz y de clara inteligencia, su entusiasmo juvenil por la ciencia se materializó en importantes y prcursoras aportaciones a la física y a las matemáticas. En su madurez, sin embargo, se aproximó al jansenismo, y, frente al racionalismo imperante, emprendió la formulación de una filosofía de signo cristiano (truncada por su prematuro fallecimiento), en la que sobresalen especialmente sus reflexiones sobre la condición humana, de la que supo apreciar tanto su grandiosa dignidad como su mísera insignificancia.

«El corazón tiene razones que la razón desconoce» es sin duda la más conocida frase de Blaise Pascal. 12


Aportaciones Su madre falleció cuando él contaba tres años, a raíz de lo cual su padre se trasladó a París con su familia (1630). Fue un genio precoz a quien su padre inició muy pronto en la geometría e introdujo en el círculo de Mersenne, la Academia, a la que su progenitor pertenecía. Allí Pascal se familiarizó con las ideas de Girard Desargues y en 1640 redactó su Ensayo sobre las cónicas (Essai pour les coniques), que contenía lo que hoy se conoce como teorema del hexágono de Pascal. La designación de su padre como comisario del impuesto real supuso el traslado a Ruán, donde Pascal desarrolló un nuevo interés por el diseño y la construcción de una máquina aritmética para facilitarle el trabajo a su padre. La máquina, que sería llamada Pascaline, era capaz de efectuar sumas y restas con simples movimientos de unas ruedecitas metálicas situadas en la parte delantera; las soluciones aparecían en unas ventanas situadas en la parte superior. Se conservan todavía varios ejemplares del modelo que ideó, algunos de cuyos principios se utilizaron luego en las modernas calculadoras mecánicas. En Ruán comenzó Pascal a interesarse también por la física, en especial por la hidrostática, y emprendió sus primeras experiencias sobre el vacío; intervino en la polémica en torno a la existencia del horror vacui en la naturaleza y realizó importantes experimentos (en especial el de Puy de Dôme en 1647) en apoyo de la explicación dada por Torricelli al funcionamiento del barómetro. Pocos meses antes, como testimonia su correspondencia con Fermat, se había ocupado de las propiedades del triángulo aritmético hoy llamado de Pascal y que da los coeficientes de los desarrollos de las sucesivas potencias de un binomio; su tratamiento de dicho triángulo en términos de una «geometría del azar» convirtió a Pascal en uno de los fundadores del cálculo matemático de probabilidades. En 1658, al parecer con el objeto de olvidarse de un dolor de muelas, Pascal elaboró su estudio de la cicloide, que resultó un importante estímulo en el desarrollo del cálculo diferencial.

13


RENÉ DESCARTES (La Haye, Francia, 1596 - Estocolmo, Suecia, 1650) Filósofo y matemático francés. El primero de los ismos filosóficos de la modernidad fue el racionalismo; Descartes, su iniciador, se propuso hacer tabla rasa de la tradición y construir un nuevo edificio sobre la base de la razón y con la eficaz metodología de las matemáticas. Su «duda metódica» no cuestionó a Dios, sino todo lo contrario; sin embargo, al igual que Galileo, hubo de sufrir la persecución a causa de sus ideas.

«Pienso, luego existo» 14


Aportaciones El método cartesiano, que Descartes propuso para todas las ciencias y disciplinas, consiste en descomponer los problemas complejos en partes progresivamente más sencillas hasta hallar sus elementos básicos, las ideas simples, que se presentan a la razón de un modo evidente, y proceder a partir de ellas, por síntesis, a reconstruir todo el complejo, exigiendo a cada nueva relación establecida entre ideas simples la misma evidencia de éstas. Los ensayos científicos que seguían al Discurso ofrecían un compendio de sus teorías físicas, entre las que destaca su formulación de la ley de inercia y una especificación de su método para las matemáticas. Los fundamentos de su física mecanicista, que hacía de la extensión la principal propiedad de los cuerpos materiales, fueron expuestos por Descartes en las Meditaciones metafísicas (1641), donde desarrolló su demostración de la existencia y la perfección de Dios y de la inmortalidad del alma, ya apuntada en la cuarta parte del Discurso del método. El mecanicismo radical de las teorías físicas de Descartes, sin embargo, determinó que fuesen superadas más adelante.

15


La filosofía de Descartes Descartes es considerado como el iniciador de la filosofía racionalista moderna por su planteamiento y resolución del problema de hallar un fundamento del conocimiento que garantice su certeza, y como el filósofo que supone el punto de ruptura definitivo con la escolástica. En el Discurso del método (1637), Descartes manifestó que su proyecto de elaborar una doctrina basada en principios totalmente nuevos procedía del desencanto ante las enseñanzas filosóficas que había recibido. Convencido de que la realidad entera respondía a un orden racional, su propósito era crear un método que hiciera posible alcanzar en todo el ámbito del conocimiento la misma certidumbre que proporcionan en su campo la aritmética y la geometría. Su método, expuesto en el Discurso, se compone de cuatro preceptos o procedimientos: no aceptar como verdadero nada de lo que no se tenga absoluta certeza de que lo es; descomponer cada problema en sus partes mínimas; ir de lo más comprensible a lo más complejo; y, por último, revisar por completo el proceso para tener la seguridad de que no hay ninguna omisión. El sistema utilizado por Descartes para cumplir el primer precepto y alcanzar la certeza es «la duda metódica». Siguiendo este sistema, Descartes pone en tela de juicio todos sus conocimientos adquiridos o heredados, el testimonio de los sentidos e incluso su propia existencia y la del mundo. Ahora bien, en toda duda hay algo de lo que no podemos dudar: de la misma duda. Dicho de otro modo, no podemos dudar de que estamos dudando. Llegamos así a una primera certeza absoluta y evidente que podemos aceptar como verdadera: dudamos.

16


Pienso, luego existo La duda, razona entonces Descartes, es un pensamiento: dudar es pensar. Ahora bien, no es posible pensar sin existir. La suspensión de cualquier verdad concreta, la misma duda, es un acto de pensamiento que implica inmediatamente la existencia del "yo" pensante. De ahí su célebre formulación: pienso, luego existo (cogito, ergo sum). Por lo tanto, podemos estar firmemente seguros de nuestro pensamiento y de nuestra existencia. Existimos y somos una sustancia pensante, espiritual. A partir de ello elabora Descartes toda su filosofía. Dado que no puede confiar en las cosas, cuya existencia aún no ha podido demostrar, Descartes intenta partir del pensamiento, cuya existencia ya ha sido demostrada. Aunque pueda referirse al exterior, el pensamiento no se compone de cosas, sino de ideas sobre las cosas. La cuestión que se plantea es la de si hay en nuestro pensamiento alguna idea o representación que podamos percibir con la misma «claridad» y «distinción» (los dos criterios cartesianos de certeza) con la que nos percibimos como sujetos pensantes.

17


Clases de ideas Descartes pasa entonces a revisar todos los conocimientos que previamente había descartado al comienzo de su búsqueda. Y al reconsiderarlos observa que las representaciones de nuestro pensamiento son de tres clases: ideas «innatas», como las de belleza o justicia; ideas «adventicias», que proceden de las cosas exteriores, como las de estrella o caballo; e ideas « ficticias», que son meras creaciones de nuestra fantasía, como por ejemplo los monstruos de la mitología. Las ideas «ficticias», mera suma o combinación de otras ideas, no pueden obviamente servir de asidero. Y respecto a las ideas «adventicias», originadas por nuestra experiencia de las cosas exteriores, es preciso obrar con cautela, ya que no estamos seguros de que las cosas exteriores existan. Podría ocurrir, dice Descartes, que los conocimientos «adventicios», que consideramos correspondientes a impresiones de cosas que realmente existen fuera de nosotros, hubieran sido provocados por un «genio maligno» que quisiera engañarnos. O que lo que nos parece la realidad no sea más que una ilusión, un sueño del que no hemos despertado.

18


T Y C HO B R A H E (Knudstrup, Dinamarca, 1546 - Benatky, actual Chequia, 1601) Astrónomo danés que planteó un modelo intermedio entre la novedosa teoría heliocéntrica de Copérnico y el tradicional geocentrismo ptolemaico. Hijo mayor de un miembro de la nobleza danesa, cuando contaba tan sólo un año fue literalmente secuestrado por su tío, quien no tenía descendencia y se ocupó de su educación con el consentimiento del padre de Brahe. Orientado por su familia a la carrera política, en 1559 fue enviado a Copenhague para estudiar filosofía y retórica, tras lo cual cursó estudios de derecho en Leipzig (15621565); sin embargo, en 1560, año en que presenció un eclipse de sol, decidió dedicarse a la astronomía, disciplina que durante una primera época estudió por su cuenta.

19


20

Su primer trabajo astronómico, publicado en 1573, estuvo dedicado a la aparición de una nova en la constelación de Casiopea, observación que había efectuado en noviembre del año anterior. Tras haber establecido, mediante cuidadosas comprobaciones, la ausencia de paralaje y de movimiento retrógrado, llegó a la conclusión de que la estrella no era un fenómeno sublunar, y que tampoco estaba situada en ninguna de las esferas planetarias. El resultado contradecía la tesis aristotélica de la inmutabilidad de la esfera de las estrellas fijas. Tycho Brahe es conocido por ser el introductor de un sistema de mecánica celeste que vino a ser una solución de compromiso entre el sistema geocéntrico de Ptolomeo y el heliocéntrico elaborado por Copérnico: la Tierra se sitúa en el centro del universo y es el centro de las órbitas de la Luna y del Sol, mientras que los restantes planetas giran alrededor de este último. En realidad, el sistema es idéntico al copernicano, en cuanto a que los cálculos de las posiciones de los planetas arrojan los mismos resultados en uno y otro sistema; pero conserva formalmente el principio aristotélico de presunta inmovilidad de la Tierra y su posición central en el universo. La discusión del movimiento del cometa avistado en 1577 le brindó la oportunidad de exponer su sistema en un texto del que algunos ejemplares circularon, en 1588, entre sus amigos y corresponsales, si bien no se editó propiamente hasta 1603; en dicho texto demostró la condición de objetos celestes de los cometas (contra la atribución de un origen y naturaleza atmosféricos que les hizo Aristóteles), y observó que su órbita podía no ser exactamente circular, sino parecida a un óvalo. A la muerte de Federico II y durante la minoría de edad de su sucesor, Brahe perdió su pensión y los derechos sobre la isla; en 1597 abandonó Dinamarca y, tras una estancia en Hamburgo, en 1599 llegó a Praga y se instaló en el cercano castillo de Benatky gracias a la acogida que le dispensó Rodolfo II. En 1600, un todavía joven Johannes Kepler aceptó la invitación de Brahe para iniciar una colaboración a la que, dos años más tarde, puso fin la repentina muerte de Brahe; con todo, gracias a las observaciones de los movimientos planetarios realizadas por Brahe pudo Kepler culminar su propia obra.


JOHANNES KEPLER (Würtemburg, actual Alemania, 1571 - Ratisbona, id., 1630) Astrónomo, matemático y físico alemán. Hijo de un mercenario (que sirvió por dinero en las huestes del duque de Alba y desapareció en el exilio en 1589) y de una madre sospechosa de practicar la brujería, Johannes Kepler superó las secuelas de una infancia desgraciada y sórdida merced a su tenacidad e inteligencia. Tras estudiar en los seminarios de Adelberg y Maulbronn, Kepler ingresó en la Universidad de Tubinga (1588), donde cursó los estudios de teología y fue también discípulo del astrónomo Michael Mästlin, seguidor de Copérnico. En 1594, sin embargo, interrumpió su carrera teológica al aceptar una plaza como profesor de matemáticas en el seminario protestante de Graz. Cuatro años más tarde, unos meses después de contraer un matrimonio de conveniencia, el edicto del archiduque Fernando contra los maestros protestantes le obligó a abandonar Austria, y en 1600 se trasladó a Praga invitado por Tycho Brahe. Cuando éste murió repentinamente al año siguiente, Kepler lo sustituyó como matemático imperial de Rodolfo II, con el encargo de acabar las tablas astronómicas iniciadas por Brahe y en calidad de consejero astrológico, función a la que recurrió con frecuencia para ganarse la vida.

21


Las leyes de Kepler el trabajo más importante de Kepler fue la revisión de los esquemas cosmológicos conocidos a partir de la gran cantidad de observaciones acumuladas por Brahe (en especial, las relativas a Marte), labor que desembocó en la publicación, en 1609, de la Astronomia nova (Nueva astronomía), la obra que contenía las dos primeras leyes llamadas de Kepler, relativas a la elipticidad de las órbitas y a la igualdad de las áreas barridas, en tiempos iguales, por los radios vectores que unen los planetas con el Sol. Culminó su obra durante su estancia en Linz, en donde enunció la tercera de sus leyes, que relaciona numéricamente los períodos de revolución de los planetas con sus distancias medias al Sol; la publicó en 1619 en Harmonices mundi (Sobre la armonía del mundo), como una más de las armonías de la naturaleza, cuyo secreto creyó haber conseguido desvelar merced a una peculiar síntesis entre la astronomía, la música y la geometría.

22


Primera ley Los planetas describen órbitas elípticas estando el Sol en uno de sus focos

r1 es la distancia más cercana al foco (cuando q=0) y r2 es la distancia más alejada del foco (cuando q=p). Una elipse es una figura geométrica que tiene las siguientes características: Semieje mayor a=(r2+r1)/2 Semieje menor b Semidistancia focal c=(r2-r1)/2 La relación entre los semiejes es a2=b2+c2 La excentricidad se define como el cociente e=c/a=(r2r1)/(r2+r1)

23


Segunda ley El vector posición de cualquier planeta respecto del Sol, barre áreas iguales de la elipse en tiempos iguales. La ley de las áreas es equivalente a la constancia del momento angular, es decir, cuando el planeta está más alejado del Sol (afelio) su velocidad es menor que cuando está más cercano al Sol (perihelio). En el afelio y en el perihelio, el momento angular L es el producto de la masa del planeta, por su velocidad y por su distancia al centro del Sol.

L=mr1·v1=mr2·v2 Tercera ley Los cuadrados de los periodos P de revolución son proporcionales a los cubos de los semiejes mayores a de la elipse.

P2=k·a3

24


GALILEO GALILEI (Pisa, actual Italia, 1564 - Arcetri, id., 1642) Fue un filósofo, astrónomo, ingeniero, físico y matemático el cual se mantenía estrecho con las revoluciones científicas. Se considera un hombre del Renacimiento el cual mostró mayor interés por la mayoría de las artes y ciencias. Además de haber sido uno de los que colaboraron con la mejoría del telescopio, el cual les permitió observar mejor la luna y estudiarla

25


Aportaciones Mejora del telescopio: A pesar de que este hombre no inventó el telescopio, si logró mejorarlo considerablemente. En esos años ya existía un telescopio que era capaz de hacer aumentos al triple, pero Galileo logró ajustar los lentes para conseguir un aumento treinta veces mayor. Aporte a la teoría copernicana: Galileo aportó a la teoría copernicana (los planetas giran alrededor del sol) los descubrimientos que le ofreció su telescopio recién mejorado, como las observaciones que realizó a la Luna, Júpiter, Venus y hasta el sol. Lo que le sirvió para crear un texto que explicaba cómo funcionaba el universo y cuál era el lugar de la tierra en él.

26


Ley del movimiento: Según Galileo, el movimiento se producía gracias a la aplicación de una “fuerza” y que si ésta no formaba parte del sistema, el cuerpo estaría en “reposo”. Además, también concluyó que los objetos son capaces de resistir cambios en su movimiento, por lo tanto descubrió la “inercia”. El péndulo: Otra de las aportaciones de Galileo Galilei fue el péndulo, ya que éste de joven observó las campanas de la catedral de Pisa y cómo las mismas oscilaban gracias al movimiento producido por las corrientes de aire. Lo creó en 1583 y haciendo pruebas con su pulso logró descubrir la “ley del péndulo”. La cual es un principio que se utiliza aún en la actualidad, el cual establece que sin importar la distancia a la que se aleja un péndulo de su equilibrio, éste no varía en su oscilación. Metodología científica: Galileo Galilei también se considera el padre del método científico, que no tenía ninguna relación con las teorías de Aristóteles. El hallazgo fue realizado cuando Galileo utilizó demostraciones matemáticas en algunos de sus descubrimientos o investigaciones; lo cual se considera una herramienta de investigación. Esto sirvió para el posterior desarrollo del método científico. Ley de caída: Nuevamente en el campo de la física, este científico innovó demostrando que la fuerza causaba aceleración y no velocidad como decía en la antigüedad Aristóteles; lo cual le permitió comprender que la fuerza de gravedad es una fuerza constante y que ésta produce un efecto de aceleración constante en los cuerpos que caen hacia el suelo..

27


MÉTODO CIENTÍFICO El Comienzo: Todo se inicia con la aparición del hombre en la tierra, donde éste empezó a pensar y a reflexionar. El hombre poseía curiosidad unida a su inteligencia, que lo llevó a saber qué era conveniente y qué no, cómo qué comer, qué hacer y cómo hacerlo. Todo eso gracias a las experiencias que le hicieron saber dónde refugiarse y demás. El hombre "primitivo" dejó de recolectar frutos y cazar animales para ser agricultor y pastor. De apoco, el hombre empezó a desarrollar más conocimientos e inteligencia con el pasar del tiempo. 490 a. C. Pasado el tiempo, el hombre empezó a desarrollar más civilizaciones: Los egipcios, los griegos, los asirios, babilonios, y demás. Ellos y los Balcanes fueron privilegiados con el don del entendimiento, y fue así como desarrollaron "El Amor a la Sabiduría", desde ahí comenzó a desarrollarse el Método Científico. 610 a.C.

28


Explicaciones Naturales Siglos más tarde aparecen otros personajes que intentan dar explicaciones naturales a los fenómenos del universo podemos mencionar a Tales de Mileto a quien se le considera el padre de la filosofía, a Anaximandro quien trazó mapas astronómicos y geográficos, también podemos mencionar a Empédocles quien de forma rudimentaria dio a conocer la Teoría Atómica del Mundo. Más tarde aparece Demócrito quien admite las causas naturales de las enfermedades. Durante los siglos XVIII y XIX Biología Zoología, Botánica y Anatomía. La observación fue el medio de que más se valieron estos hombres para establecer relaciones con el hombre y su ambiente. Con la aparición del gran médico griego, comienza a perfilarse un método que se inicia como el primer punto de la observación que no tardará en convertirse en el primer paso firme del método científico. En este recorrido histórico hace su aparición Aristóteles creador de la Biología Zoología, Botánica, Anatomía y otras muchas ciencias. Fue el primer hombre que intento un método para lograr conocimientos seguros, se dedicó a organizar investigaciones y a reunir toda la información posible sobre la Historia Natural. Su método consistió en la acumulación y clasificación de datos Aristóteles fue un observador y ordenador por excelencia, pero la ausencia de hipótesis y de experimentación correcta, hace de la ciencia aristotélica un cúmulo de observaciones indigestas. En conclusión sentó las bases que llegarían a construir el método científico. 1550

29


Galileo Galilei Para los años de 1550 aparece Galileo Galilei quien hace su primer gran descubrimiento de muy joven. Surge por primera a la luz pública cuando realizó su famoso experimento consistente en dejar caer dos pesos distintos desde la torre inclinada de pizza para demostrar que dos objetos de diferentes pesos llegaban al mismo tiempo al suelo y no primero el más pesado como sostenían los peripatéticos. Siglos XVII y XVIII Galileo Galilei fue muy criticado durante su época ya que se atrevió a señalar los errores de los peripatéticos además de demostrar que la Vía Láctea no era una masa de vapor sino una concentración de estrellas. Destruyó la concepción de la Luna como objeto divino demostrando que su superficie es áspera e irregular, además de observar manchas en la superficie del sol. Galileo Galilei destruyó los argumentos de Aristóteles mediante su inexorable y metódicamente utilizado el método experimental, ratificando la conclusión con la experiencia. De esta manera contribuyo a crear los pilares sobre los que había de erigirse con firmeza el método científico. 1561 – 1626

30


ROGELIO BACON Y FRANCISCO BACON No se puede hablar de la historia del método científico sin antes mencionar a Rogelio Bacon quien está considerado como el precursor del método inductivoexperimental. Continuamos con Francisco Bacon quien luchó incansablemente por la creación de un método con el fin era de llegar a la verdad; de esta forma se convierte en el padre del método inductivo que consistía en investigar, mover y persuadir hasta llegar a la verdad, sin embargo este método confiaba en análisis de apariencias y Bacon no aprendió la importancia de la hipótesis en la ciencia lo que contribuyó a su imperfección; por otro lado este método aunque incompleta llevaba a un gran avance nuestro conocimiento. 1655–1659

31


ISAAC NEWTON Luego se vislumbra en nuestra historia el gran Isaac Newton, con el la ciencia y el método científico ascendieron a alturas nunca obtenidas por causa de un solo hombre. Expuso a continuación sobre el método científico “Primero se debe inquirir las propiedades de las cosas y establecer esas propiedades mediante experimento inmediatamente se debe buscar hipótesis que expliquen estas propiedades. Las hipótesis nos van a servir tan solo explicarnos las propiedades, pero no a determinarlas porque si las hipótesis nos resuelven el problema no existiría certeza en ninguna ciencia, ya que es posible establecer muchas hipótesis que parecen resolver todas dificultades” Después de 1727

32


Después de la muerte de Newton. Después de la muerte de Newton hubo muchos científicos y filósofos que continuaron los trabajos sobre el perfeccionamiento de la ciencia y sus métodos pero aunque fueron muchos los que descollaron resalta entre todos la figura gigante de Antonio Lavoisier quien añadió la precisión al método experimental con la utilización de la Balanza. 1754–1761 Teorías Según la Lavoisier, la naturaleza contesta nuestras preguntas que son los experimentos, entendiendo por experimentar la interpretación de la naturaleza por medios de observaciones específicas. Una serie de fenómenos constituye los hechos los que forman el cuerpo de la ciencia que el hombre va asociar a concepciones que son las hipótesis. Cuando las hipótesis se hacen estables pasan a constituir teorías que son suposiciones consideradas ciertas. Cuando las teorías se prueban experimentalmente por varios caminos llegamos a las leyes. Por último hay que aclarar que si no aparecen nuevos hechos o si estos cambian por causa de mejores observaciones esto produciría como consecuencia nuevas leyes. Siglo XIX y XX

33


ALBERT EINSTEIN Atravesamos el siglo XIX con una carrera desenfrenada de descubrimientos hasta llegar el siglo XX donde aparece Albert Einstein quien añadió al método científico la ultra precisión y la ultra exactitud utilizando medidas tan precisas como la velocidad de la luz (300,000 km/s).

34


35


Gracias por leernos y llegar hasta aquĂ­

Revista GM FPIE 108  

Revista digital realizada por alumnos de la UABC de 8vo semestre.

Revista GM FPIE 108  

Revista digital realizada por alumnos de la UABC de 8vo semestre.

Advertisement