Page 1

Análisis de impactos ambientales del desarrollo previsto en San Felipe (Municipio de Santa María de Guía, Gran Canaria)

Manuel Martín Monroy Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria

Las Palmas de Gran Canaria. Septiembre de 2000


Este informe se ha realizado en el marco del convenio de colaboración suscrito entre la Confederación de Asociaciones Ecologistas de Gran Canaria y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Sus objetivos son el de informar y aportar reflexiones sobre la protección medioambiental y el desarrollo sostenible de un singular ámbito territorial de Gran Canaria, por lo que las opiniones vertidas corresponden en exclusiva a su autor, aunque se invita a todos los ciudadanos que compartan dichas ideas a hacerlas suyas y apoyarlas.

Manuel Martín Monroy. Dr. Arquitecto. Dto. de Construcción Arquitectónica. ULPGC Edificio de Arquitectura. Campus Universitario de Tafira 35017 – Las Palmas de Gran Canaria ( 928.451387. mmm@arucas.cda.ulpgc.es http://editorial.cda.ulpgc.es/ambiente

Ilustración de portada: Fotoplano de San Felipe, año 1960.


Análisis de impactos ambientales del desarrollo previsto en San Felipe (T.M. de Stª Mª de Guía)

Índice. 1 Introducción:

4

1.1 1.2 1.3

Objetivos. antecedentes: Estrategias.

4 4 6

2 Metodología:

7

2.1

7

2.1.1

2.2 2.2.1 2.2.2 2.2.3 2.2.4 2.2.5

Metodología del Reglamento Método de gestión

7

Aplicación del Reglamento

8

Determinaciones del Planeamiento General Documentación del Plan General Documentación del Avance del Plan General Determinaciones del Planeamiento de Desarrollo Documentación del Plan Parcial

8 9 11 12 13

3 Toma de Datos Previa:

16

3.1

16

3.1.1 3.1.2 3.1.3

3.2 3.2.1 3.2.2 3.2.3

Normativa legal aplicable al Sector. Protección del ambiente Protección de la naturaleza Normativa urbanística

16 16 17

Proyectos de planificación y obras en desarrollo.

17

Planeamiento Insular Planeamiento municipal Proyectos y obras

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

17 18 19 Pág. 1


4 Evaluación. 4.1 4.2 4.3 4.4 4.4.1

4.5 4.5.1 4.5.2 4.5.3 4.5.4 4.5.5 4.5.6 4.5.7 4.5.8 4.5.9 4.5.10 4.5.11 4.5.12

4.6 4.6.1 4.6.2 4.6.3

4.7 4.7.1 4.7.2 4.7.3 4.7.4

4.8 4.8.1 4.8.2 4.8.3 4.8.4 4.8.5

21

Situación actual de la normativa urbanística y medioambiental: Situación actual del planeamiento: Obras públicas y proyectos: Determinaciones ambientales de un Plan General.

21 21 23 24

Objetivos y fines del Plan General.

25

Información urbanística.

26

Unidades ambientalmente homogéneas. Características geológicas y geomorfológicas del territorio Características climáticas Rasgos generales del ciclo hidrológico. Características edáficas Características de la vegetación Características de la fauna Determinación de la calidad visual del paisaje Características del patrimonio arquitectónico y arqueológico Categorías de protección Usos actuales del suelo. Tipología y localización de impactos

Diagnóstico ambiental

39

Unidad A: Suelo urbano, borde litoral y su área de influencia. Unidad B: Suelo agrícola Unidad C: Suelo de laderas y acantilados:

39 41 42

Examen y análisis del Avance de Normas Subsidiarias.

42

Alternativas contempladas por el Avance de Normas Subsidiarias. Examen y análisis de la propuesta de ordenación del Avance Justificación del crecimiento demográfico Justificación de la descalificación del suelo rústico agrícola

42 43 44 47

Examen y análisis de otras actuaciones

49

Proyectos de dique de defensa en la playa Proyecto de reforma del borde marítimo del casco de San Felipe. Conducción de aguas depuradas Las Palmas Estación de depuración de aguas residuales en el Barranco de Moya Extracción de áridos del cauce del barranco de Moya

5 Propuesta alternativa 5.1.1 5.1.2

5.2 5.2.1 5.2.2 5.2.3

26 27 28 29 31 32 33 34 35 36 36 36

51 51

53

Legitimación Contenido y tramitación del Plan General

53 53

Propuesta de calificación del sector de San Felipe

54

Zona urbana: Zona litoral: Zona agrícola:

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

49 50 51

54 58 61 Pág. 2


5.2.4

Zona de protección natural:

64

6 Conclusiones.

66

7 Bibliografía.

68

7.1

68

7.1.1 7.1.2 7.1.3

7.2 7.2.1 7.2.2 7.2.3

7.3 7.4

Normativa: Protección del ambiente Protección de la naturaleza Normativa urbanística

68 68 68

Planeamiento y Proyectos

69

Planeamiento Insular Planeamiento municipal Proyectos y obras

69 69 69

Libros de consulta Artículos

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

70 70

Pág. 3


1 Introducción: 1.1 Objetivos. Este estudio pretende documentar científicamente y legalmente cuantos argumentos sean posibles para defender el desarrollo sostenible del Sector de San Felipe (Santa María de Guía, Las Palmas), como colaboración con los organismos competentes y/o como acción popular.

1.2 antecedentes: 1) El sector de San Felipe es una franja costera del norte de Gran Canaria, delimitada al sur por una pared montañosa, de elevada calidad medioambiental por sus valores naturales, paisajísticos, marítimos, agrícolas y etnográficos.

Ilustración 1: Postal turística de San Felipe, Primavera 1991.

2) Están previstos varios proyectos cuyos impactos afectarán su calidad ambiental, destacando: a) La redacción en curso de un Plan General del municipio, que en un Avance previo ha propuesto calificar como urbanizable el 90% del suelo agrícola (previsión de 915 viviendas con una densidad de 25 viv/Ha), b) El deslinde por la Demarcación de Costas de la zona de protección, con la posible demolición de 40 viviendas de las 90 existentes en el borde litoral, y la total remodelación del núcleo urbano.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 4


c) El desdoblamiento de la autovía que discurre por el acantilado sur con espectaculares viaductos. d) Otros proyectos de menor cuantía, pero cuyos impactos contribuyen a la sinergia del proceso de transformación medioambiental.

Ilustración 2: Ordenación prevista en el Avance de Normas Subsidiarias. 1998 (Suelo Urbano en rojo, Suelo Apto para Urbanizar en rosa, Sistema General en azul)

3) Por otro lado, la legislación medioambiental de la Comunidad Canaria y la normativa insular sobresale por su avanzado espíritu y nivel de exigencia, destacando: a) La Ley 11/1990 de Prevención del Impacto Ecológico y el Decreto 35/1995 del Reglamento de Contenido Ambiental de los Instrumentos de Planeamiento, que prescriben procedimientos de análisis, diagnóstico y prevención más rigurosos que la normativa nacional de Evaluación de Impacto Ambiental (RD-1302/1986) y su Reglamento (RD-1131/1998). b) Decreto Legislativo 1/2000, de 8 de mayo, de Texto Refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales de Canarias, sustituyendo las leyes 9/1999 y 12/94.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 5


c) Plan Insular de Ordenación Gran Canaria. Cabildo Insular de Gran canaria (PIOT). Enero 1995, y Avance de Revisión del Plan Insular de Ordenación Territorial y Recursos Naturales de Gran Canaria (PIOTRN). Cabildo Insular de Gran canaria. Aprobación inicial e Información pública, abril 1998.

1.3 Estrategias. La legislación vigente y la normativa insular aprobada ofrecen argumentos suficientes para la protección de la calidad ambiental del sector frente al proceso urbanizador proyectado, en base a sus valores agrícolas, paisajísticos y etnográficos. Por otro lado, se cuestiona la racionalidad de algunas de las actuaciones previstas de desarrollo urbanístico u obras civiles, que en general pretenden justificarse en unas hipótesis exageradas de desarrollo demográfico y socioeconómico, en oposición a una falsa imagen de deterioro del área urbana o litoral y la supuesta depreciación del valor agrícola de San Felipe.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 6


2 Metodología: Se ha considerado que el Plan General del Municipio, en fase de redacción, es la figura clave para determinar las acciones de protección medioambiental del sector de San Felipe, al que habría de aplicar los procedimientos prescritos por la Ley 11/1990 de Prevención del Impacto Ecológico en general, y en particular, el Reglamento (D. 35/1995) de Contenido Ambiental de los Instrumentos de Planeamiento, que también sería aplicable al Plan Parcial previsto para el sector. En los siguientes apartados se analiza el elevado grado de exigencia y precisión que determina este Reglamento, por lo cual se ha tomado como guía para redactar el Estudio de Impacto Ambiental del desarrollo previsto en el sector de San Felipe.

2.1 Metodología del Reglamento El Reglamento de Contenido Ambiental de los Instrumentos de Planeamiento tiene por objeto (art. 1.1): Desarrollar las medidas contenidas en la legislación urbanística dirigidas a la mejora de la calidad ambiental, protección del medio ambiente, conservación de la naturaleza, y defensa del paisaje y de los elementos naturales y conjuntos urbanos, arqueológicos e históricos.

Además, en las disposiciones generales se describe de forma inequívoca que (Art. 2.1); La calidad ambiental, como factor determinante del bienestar humano, es el objetivo fundamental de todo instrumento de planeamiento,

2.1.1 Método de gestión La gestión medioambiental se fundamenta en la prevención, la participación y el estudio de alternativas, por lo que se considera muy acertado que el Reglamento especifique la obligatoriedad y contenido mínimo del Avance de Planeamiento, con objeto de garantizar que sirva efectivamente para alcanzar los fines de participación pública e institucional que se le asignan, y para el análisis específico de los contenidos ambientales y de los criterios, objetivos, alternativas y soluciones generales del planeamiento. En el caso particular de San Felipe sería interesante que el Plan General hiciera extensible el requisito de Avance al Plan Parcial previsto, considerando la estrategia del Reglamento (Art. 3): 1. El Avance de Planeamiento constituye el documento básico para exponer y evaluar las diferentes alternativas planteadas a partir de los objetivos y criterios ambientales contemplados en el propio documento.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 7


2. A estos efectos, estarán obligados a formular Avance de Planeamiento la totalidad de los instrumentos de planificación territorial y de planeamiento general, y sus revisiones. Podrán formularse también como acto preparatorio de la redacción de los instrumentos de planeamiento de desarrollo, al objeto de facilitar la tramitación posterior.

2.2 Aplicación del Reglamento Como resultado del análisis del Reglamento de Contenido Ambiental de los Instrumentos de Planeamiento se ha llegado a la conclusión que es un excelente documento difícil de enmendar, por lo cual se ha tomado la libertad de exponer un extracto comentado de aquellos apartados que sean de aplicación directa al estudio medioambiental del desarrollo de San Felipe.

2.2.1 Determinaciones del Planeamiento General Artículo 5.- Objetivos ambientales. 1. Toda figura de planeamiento territorial y general deberá definir, para el ámbito que ordena, el modelo de utilización del territorio que garantice una mayor calidad ambiental, por lo que sus determinaciones habrán de ser analizadas en función de las características y valores del territorio, y de su capacidad de acogida para los usos pretendidos. Artículo 6.- Determinaciones de carácter general. Sin perjuicio de las establecidas por el resto de la legislación urbanística aplicable, los instrumentos de planeamiento general y territorial contendrán las siguientes determinaciones generales: a) Medidas protectoras o correctoras relacionadas con el medio ambiente, incluyendo las dirigidas a la conservación y mejora del patrimonio natural, a la corrección de los deterioros ambientales preexistentes y a la supresión, reducción o compensación de los efectos significativos sobre el medio ambiente producidos por las determinaciones del plan. b) Medidas para la conservación y defensa del patrimonio cultural inmueble, incluyendo los yacimientos arqueológicos, las construcciones de interés etnográfico, el paisaje urbano y los edificios y conjuntos de interés histórico-artístico y arquitectónico, de conformidad, en su caso, con la legislación específica aplicable. d) Condiciones que han de cumplir las figuras de planeamiento de desarrollo, señalando las áreas territoriales o funcionales cuyos instrumentos de ordenación hayan de responder a un condicionante ambiental específico o deban desarrollar una determinación ambiental concreta, en razón de las características del ámbito territorial al que afecten, o de las actividades a desarrollar dentro del mismo. Artículo 8.- Determinaciones en suelo urbanizable o apto para urbanizar.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 8


a) Medidas para la integración de los nuevos crecimientos urbanos en las unidades de paisaje significativas definidas por el planeamiento. b) Medidas para la integración de los nuevos crecimientos urbanos en su entorno ambiental inmediato, señalando, entre otras, las condiciones de borde con el espacio rural, a fin de garantizar la menor incidencia en el medio de la infraestructura viaria y los volúmenes a edificar. c) Medidas minimizadoras de los efectos ambientales producidos durante la fase de ejecución de las edificaciones y obras, con especial referencia a movimientos de tierra, desmontes, destino de los escombros generados y reutilización de suelo vegetal, en su caso. Artículo 9.- Determinaciones en suelo rústico. a) Condiciones para la defensa y recuperación de los valores naturales y los usos tradicionales del suelo rústico y del mantenimiento del carácter excepcional de las implantaciones, construcciones o instalaciones en dicho medio. b) Condiciones a que deben sujetarse las infraestructuras, construcciones e instalaciones, para garantizar su adaptación al ambiente rural y al paisaje en que se sitúen, y medidas que deban adoptarse para proteger y, en su caso, restaurar los valores singulares de las diferentes categorías de suelo rústico, con especial atención a los espacios naturales protegidos, áreas de sensibilidad ecológica y zonas con suelos agrícolas productivos.

2.2.2 Documentación del Plan General Artículo 10.- Documentación del plan. 3. Dentro de su contenido reglamentario, la Memoria incluirá: b) Información urbanística orientada específicamente a la redacción del plan. Concretamente, la Memoria contendrá un apartado de inventario ambiental, que habrá de tener un carácter integrado, tanto temática como espacialmente, procurando su realización a partir de la definición de unidades ambientalmente homogéneas. Cada una de ellas se delimitará cartográficamente y se definirá a partir de las variables ambientales significativas oportunas, que deberán abarcar los siguientes aspectos: -

Características geológicas y geomorfológicas del territorio, con especial atención a los procesos geomorfológicos que pudiesen inducir riesgos, y a la determinación de áreas con interés desde el punto de vista de su conservación.

-

Características climáticas, con especial referencia a los factores del clima que tengan mayor incidencia sobre la asignación de usos al suelo.

-

Rasgos generales del funcionamiento del ciclo hidrológico.

-

Características edáficas, señalando el tipo de suelo, clase agrológica, valor agrícola, estado de conservación, así como la determinación de áreas con interés desde el punto de vista de su protección.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 9


-

Características de la vegetación, señalando la formación vegetal dominante, su estado de conservación, fragilidad, capacidad de regeneración y singularidad, con especial referencia a los hábitats o especies incluidas en alguna categoría de protección.

-

Características de la fauna, con especial referencia a las áreas de nidificación, a la presencia de especies incluidas en alguna categoría de protección y a su interés desde el punto de vista de la conservación.

-

Determinación de la calidad visual del paisaje, señalando las unidades que presenten interés para su conservación.

-

Características del patrimonio arquitectónico y arqueológico, con referencia a yacimientos arqueológicos y conjuntos, edificios y elementos con valor histórico, arquitectónico o etnográfico.

-

Categorías de protección, relativas a los espacios naturales protegidos y áreas de sensibilidad ecológica definidos por la normativa sectorial o el planeamiento de ámbito superior.

-

Usos actuales del suelo.

-

Tipología y localización de impactos ambientales existentes en la etapa previa a la redacción del plan.

c) Diagnóstico ambiental del ámbito territorial ordenado, que incluirá los siguientes contenidos: -

Características de la problemática ambiental existente en la etapa previa a la redacción del plan.

-

Definición de las limitaciones de uso derivadas de algún parámetro ambiental.

-

Dinámica de transformación del territorio y diagnosis de potencialidad, con referencia a la calidad para la conservación, valor cultural y capacidad de uso de cada unidad ambiental definida.

d) Objetivos ambientales y criterios generales relativos a la protección y mejora del patrimonio natural y cultural, y justificación de la adaptación del instrumento de planeamiento a los objetivos ambientales que establezcan para el mismo, en su caso, las directrices o el planeamiento territorial de ámbito superior. e) Evaluación de las consecuencias ambientales de determinaciones del plan, que comprenderá los siguientes apartados:

las

-

Identificación de las determinaciones del planeamiento potencialmente generadoras de impactos.

-

Análisis del grado de adecuación entre las determinaciones del planeamiento y la calidad ambiental y capacidad de las unidades afectadas para acoger los diferentes usos propuestos.

-

Análisis y justificación de las alternativas seleccionadas para la clasificación urbanística, expresando sus efectos diferenciales sobre el

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 10


medio ambiente y su grado de adecuación a los criterios y objetivos ambientales definidos. -

Valoración detallada y signo de los impactos inducidos por las determinaciones contenidas en el instrumento de planeamiento.

-

Descripción y justificación del conjunto de medidas ambientales protectoras y correctoras contenidas en el propio instrumento de planeamiento o remitidas al planeamiento de desarrollo, incluyendo la justificación del cumplimiento de las medidas correctoras que, en su caso, establezca el planeamiento territorial de ámbito superior.

4. Entre los planos de información, deberán figurar los que hagan referencia a los siguientes aspectos: a) Definición gráfica de los aspectos de la información urbanística reseñados en el apartado 3.b) del presente artículo que permitan expresar su localización, delimitación o dimensión superficial. b) Expresión gráfica del diagnóstico ambiental. c) Definición sintética de las alternativas planteadas en el Avance de Planeamiento. 5. Los planos de ordenación, además de lo dispuesto en la legislación urbanística, incluirán para cada categoría de suelo la definición de las áreas o elementos, de tipo natural o cultural, delimitadas y sometidas a régimen de protección. 6. Las Normas Urbanísticas desarrollarán, además del contenido exigido en la legislación urbanística, las determinaciones que tuvieran carácter normativo expresadas en los artículos 6 al 9 de este Reglamento.

2.2.3 Documentación del Avance del Plan General Artículo 11.- Documentación del Avance. El Avance de Planeamiento contendrá, al menos, los siguientes documentos: 1. La Memoria, que incluirá los siguientes extremos: a) Información urbanística que incorporará, además de la documentación establecida por el resto de la legislación urbanística, el contenido señalado en el apartado 3.b) del artículo 10. b) Objetivos y criterios de la ordenación del territorio, incluyendo igualmente el diagnóstico ambiental, con el contenido señalado en el apartado 3.c) del artículo 10. c) Examen y análisis ponderado de las diferentes alternativas contempladas, incluyendo el de los efectos diferenciales de cada una de ellas sobre el medio ambiente y su grado de adecuación a los criterios y objetivos ambientales definidos. d) Justificación del modelo de desarrollo elegido y descripción de la ordenación general propuesta.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 11


e) Esquema de normativa básica aplicable en suelo urbano, urbanizable y rústico, avanzando los principales parámetros relativos tanto a los usos prevalentes en cada uno de los sectores o categorías de suelo, como a su intensidad (densidad, edificabilidad, altura máxima y otras determinaciones significativas) y grado de compatibilidad con otros usos, así como el cuadro de medidas específicas de protección y corrección de carácter ambiental tanto en el medio urbano como en el rural. 2. Los planos de información señalados en el apartado 4 del artículo 10, además de los exigidos por la normativa urbanística que le es de aplicación. 3. Los planos de ordenación, entre los que se distinguirá: a) Plano de ordenación general, a escala adecuada, no inferior a 1:25.000, en los que se grafíen los principales sistemas generales infraestructurales, la clasificación de suelo y la calificación en las diversas categorías de suelo rústico. b) Planos de ordenación de los núcleos urbanos y rurales, a escala no inferior a 1:5.000, con esquema del sistema viario y de los equipamientos generales y locales más significativos, en especial con ubicación de los parques y las principales zonas libres de dominio y uso público.

2.2.4 Determinaciones del Planeamiento de Desarrollo El artículo 12 del Reglamento declara el objetivo de que toda figura de planeamiento de desarrollo, como es el caso de los Planes parciales, deberá concretar la forma en que debe transformarse el territorio que ordena, de conformidad con el modelo de utilización del suelo y las determinaciones establecidas por el planeamiento general. En el caso de que el plan general califique sectores de Suelo Urbanizable Sectorizado Ordenado, porque se haya producido directamente la ordenación pormenorizada que legitime la actividad de ejecución, al tener las mismas características de concreción de un plan parcial, se considera que deberían aplicarse las mismas determinaciones del Reglamento, que se enumeran a continuación: Artículo 13.- Determinaciones. 2. Los Planes Parciales habrán de contener la totalidad de las determinaciones de contenido ambiental que se establecen en el presente artículo... a) Medidas de ordenación previstas para evitar, reducir o compensar los efectos negativos significativos sobre el medio ambiente y el paisaje, y, en particular, las siguientes: -

Asignación de usos pormenorizados y sus intensidades en función de las características ambientales del territorio ordenado y, en particular, situación de los terrenos destinados a espacios libres y equipamientos, en relación con las redes viaria y peatonal, con las características topográficas y los valores ambientales dignos de ser conservados, garantizando su accesibilidad e integración en la estructura urbanística del plan.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 12


-

Ordenación de los volúmenes de las edificaciones en relación con las características del terreno y el paisaje, con establecimiento de criterios para su disposición y orientación en lo que respecta a su percepción visual desde las vías perimetrales, los accesos y los puntos de vista más frecuentes, así como la mejor disposición de vistas de unos edificios sobre otros y del conjunto hacia los panoramas exteriores.

-

Conexión del sector ordenado con la trama y el tejido urbanos del entorno inmediato, en su caso, y tratamiento de borde con el suelo rústico.

b) Medidas de protección de los elementos del patrimonio histórico, arqueológico y etnográfico existentes, y de su integración dentro de la ordenación establecida. c) Medidas minimizadoras de los efectos ambientales producidos durante la fase de ejecución de la urbanización y edificación, con especial referencia a los siguientes aspectos: -

Movimientos de tierra y reutilización del suelo vegetal, su depósito temporal, y los lugares de extracción y vertido de los materiales aportados o excedentes.

2.2.5 Documentación del Plan Parcial Artículo 14.- Documentación. 3. La Memoria, además de lo exigido por la restante legislación urbanística, se referirá a los siguientes extremos: a) Justificación, en su caso, del contenido ambiental específico asumido por el instrumento de planeamiento, conforme a lo señalado en el apartado anterior. b) Información urbanística orientada específicamente a la redacción del plan, que incluirá un inventario territorial con el siguiente contenido: -

Características y delimitación espacial de las variables ambientales significativas que puedan encontrarse dentro de los límites de actuación, destacando aquellas que puedan constituir una limitación de uso así como las que potencialmente puedan sufrir mayores alteraciones en el desarrollo de las determinaciones del planeamiento. Específicamente se analizarán las características geomorfológicas, geotécnicas y topográficas del terreno, así como las características paisajísticas del lugar desde los puntos de vista más frecuentes.

-

Inventario y localización de los elementos naturales y culturales existentes, con especial referencia a los que se encuentren protegidos por la legislación vigente o sean merecedores de protección en el contexto del ámbito sometido a ordenación.

-

Tipología y localización de impactos ambientales preexistentes.

c) Diagnóstico ambiental del ámbito ordenado, con descripción de la problemática ambiental preexistente y caracterización y delimitación Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 13


espacial tanto de las limitaciones de uso como de los elementos o áreas de valor natural o cultural que deberán ser sometidos a un régimen de protección. d) Objetivos y criterios ambientales referidos a la protección y mejora del patrimonio natural y cultural en relación, en su caso, con los definidos para el sector en el planeamiento de rango superior. e) Evaluación de las consecuencias ambientales de determinaciones del plan, comprendiendo los siguientes apartados:

las

-

Identificación de los parámetros ambientales que podrán ser afectados y de los procesos que podrán inducirse en la aplicación de las determinaciones del plan.

-

Caracterización de los efectos ambientales derivados de la aplicación de las determinaciones del plan, estableciendo su relación de causalidad, duración, extensión, singularidad, reversibilidad, capacidad de recuperación, signo, magnitud y significado.

-

Descripción y análisis de las alternativas contempladas, expresando sus efectos diferenciales sobre el medio ambiente y justificación detallada de la solución adoptada en relación con el cumplimiento de los objetivos y criterios ambientales establecidos.

-

Descripción y justificación del conjunto de medidas ambientales protectoras, correctoras y compensatorias contenidas en el propio instrumento o remitidas a sus instrumentos de desarrollo, incluyendo la justificación del cumplimiento y aplicación de las medidas ambientales establecidas para el ámbito ordenado en el planeamiento general o territorial que se desarrolla.

-

Descripción de los recursos naturales cuya eliminación o utilización se considera necesaria para la ejecución del planeamiento. En particular, se justificará la cantidad y procedencia de las aguas a emplear así como métodos o instalaciones previstas para su captación, depuración y reutilización o vertido.

4. Entre los planos de información, deberán figurar los que hagan referencia a los siguientes aspectos: a) Definición gráfica de los aspectos de la información urbanística reseñados en el apartado 3.b) del presente artículo. b) Expresión gráfica del diagnóstico ambiental. c) Definición sintética de las alternativas planteadas. 5. Los planos de ordenación del planeamiento de desarrollo, entendiendo éste como instrumento finalista y de ordenación, cumplirán las siguientes condiciones: a) Se redactarán con el nivel de concreción preciso para proporcionar una imagen acabada de la alternativa morfológica que plantea, incluyendo la documentación gráfica necesaria para una mejor comprensión de las características físicas de la misma, a los efectos de

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 14


una total percepción por el órgano que tenga encomendada su aprobación definitiva. b) Incluirán planos y documentos gráficos en que se analice el impacto paisajístico de la actuación, desde los puntos de vista habituales, mediante perspectivas u otros medios de representación, de las situaciones actual y prevista, y su contraste con el medio rural o el tejido urbano adyacente.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 15


3 Toma de Datos Previa: Se muestra a continuación una recopilación y análisis sistemático de la normativa medioambiental aplicable al sector para la defensa de sus valores, y la relación de Proyectos de planificación u obras, aprobados o en desarrollo, cuyos impactos o determinaciones afectan al sector, que deberán ser contemplados en los documentos del Plan General en elaboración y Planes Parciales de desarrollo.

3.1 Normativa legal aplicable al Sector. Se muestra a continuación una relación de normas legales aplicables a los objetivos del presente trabajo, incluyendo la normativa de jerarquía superior, a las que hacen referencia algunas de las normas de desarrollo descritas.

3.1.1 Protección del ambiente •

Directiva 85/337/CEE concerniente a la evaluación de las incidencias de ciertos proyectos públicos y privados sobre el entorno

Real Decreto Legislativo 1.302/1986, de 28 de junio, de Evaluación de Impacto Ambiental.

Ley Orgánica 10/1982, de 10 de agosto, del Estatuto de Autonomía de Canarias: competencias en la legislación medioambiental.

Ley del Gobierno de Canarias 11/1990, de 13 de julio, de Prevención del Impacto Ecológico.

Decreto del Gobierno de Canarias 40/1994, de 8 de abril, sobre obligatoriedad del Estudio de Impacto Ecológico en los proyectos de obras de promoción pública

Decreto del Gobierno de Canarias 35/1995, de 24 de febrero, de Reglamento de Contenido Ambiental de los Instrumentos de Planeamiento.

3.1.2 Protección de la naturaleza •

Instrumento de ratificación del Convenio sobre la Diversidad Biológica, hecho en Río de Janeiro el 5 de junio de 1992 (B.O.E. núm.27, 1 de febrero de 1992).

Ley 4/1989, de 27 de marzo, de conservación de los espacios naturales y de la flora y fauna silvestres, modificada por las leyes 40/1997 y 41/1997.

Real Decreto 439/1990, de 30 de marzo, por el que se regula el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, y correcciones posteriores.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 16


Real Decreto 1997/1995, de 7 de diciembre, por el que se establece medidas para contribuir a garantizar la biodiversidad mediante la conservación de los hábitats y de la fauna y flora silvestres, modificado por el Real Decreto 1193/1998, de 12 de junio.

Orden de 20 de febrero de 1991, sobre protección de especies de la flora vascular silvestre de la Comunidad Autónoma de Canarias.

3.1.3 Normativa urbanística •

Real decreto legislativo 1/1992, de 26 de junio, de texto refundido de la Ley sobre el Régimen del Suelo y Ordenación Urbana, y corrección de erratas.

Ley estatal 6/1998, de 13 de abril, sobre Régimen del Suelo y Valoraciones.

Ley 22/1988, de Costas, y Real Decreto 1471/1989, de Reglamento General para Desarrollo y Ejecución de la Ley 22/1988 de Costas.

Decreto Legislativo 1/2000, de 8 de mayo, de Texto Refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales de Canarias (sustituyendo las leyes 9/1999 y 12/94).

Leyes 12/1994, de 19 de diciembre, de Espacios Naturales de Canarias

Ley 4/1999, de 15 de marzo, de Patrimonio Histórico de Canarias.

Decreto del Gobierno de Canarias 35/1995, de 24 de febrero, de Reglamento de Contenido Ambiental de los Instrumentos de Planeamiento.

3.2 Proyectos de planificación y obras en desarrollo. Descripción de Proyectos de planificación u obras, aprobados o en desarrollo, cuyos impactos o determinaciones afectan al sector:

3.2.1 Planeamiento Insular •

Plan Insular de Ordenación de la isla de Gran Canaria. Cabildo Insular de Gran canaria (PIOT). Enero 1995.

Avance de Revisión del Plan Insular de Ordenación Territorial de Gran Canaria. Cabildo Insular de Gran canaria. Estudios previos al PIOTRN, 1996.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 17


Ilustración 3: Mapa de usos de Avance del PIOTRN GC, 1997.

Revisión del Plan Insular de Ordenación Territorial y Recursos Naturales de Gran Canaria (PIOTRN). Cabildo Insular de Gran canaria. Aprobación inicial e Información pública, abril 1998.

Cartografía del potencial del medio natural de Gran Canaria. Cabildo Insular, Universitat de Valencia y Universidad de Las Palmas. (estudio no vinculante) 1995.

3.2.2 Planeamiento municipal •

Normas Subsidiarias del Municipio de Santa María de Guía. 1982.

Revisión de las Normas Subsidiarias del Municipio de Santa María de Guía. Avance diciembre 1997. Exposición pública agosto 1998.

Estudio de intervención en el litoral de San Felipe. Ayuntamiento de Santa María de Guía. Octubre 1999.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 18


Ilustración 4: El Suelo Urbanizable previsto en el Avance de Normas Subsidiarias, en color naranja, ocupa todos los terrenos actualmente calificados como Suelo No Urbanizable: Cultivo Intensivo.

Estudio de Avance de Plan Parcial en el sector de San Felipe. Promotores privados. Mayo 2000.

Ilustración 5: Planta general de Avance de Plan Parcial, propuesta privada.

3.2.3 Proyectos y obras •

Proyecto de trazado: Duplicación y Variante de la carretera C-810. Tramo El Pagador - Guía. Gobierno de Canarias, Consejería de Obras Públicas,

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 19


Vivienda y Aguas, Dirección General de Obras Públicas, Servicio de Carreteras de Las Palmas. Enero 1996 •

Proyectos de diques de defensa y regeneración de la Playa de San Felipe. Dirección General de Costas, Demarcación de Costas de Las Palmas.

Proyecto de reforma del borde marítimo del casco de San Felipe. Dirección General de Costas, Demarcación de Costas de Las Palmas.

Proyecto de Acondicionamiento y Restauración de la Costa Norte de Gran Canaria, “Costa de los Espejos”. Cabildo de Gran Canaria. Área de Cooperación Institucional. Avance febrero 2000. (San Felipe: acondicionamiento de la playa, zona de acampada, piscinas, sendero de acantilado y recuperación del Camino Real de Silva, Mirador de Valerón y Centro de Interpretación, zona de despegue de Silva y aterrizaje en San Felipe de parapente y ala delta, plan de embellecimiento de barrios costeros)

Proyecto de conducción de aguas depuradas Las Palmas – Norte. Gobierno de Canarias. Dirección General de Aguas. Acta de replanteo: abril 2000. (depósito 600 m3 cerca de los túneles de la Cuesta de Silva).

Obras de Estación de depuración de aguas residuales en el Barranco de Moya (colindante con el sector de San Felipe), invadiendo la mitad del cauce. Inicio 1999.

Obras de extracción de aproximadamente 20.000 m2 del relleno del lecho del barranco de Moya, entre la estación depuradora y su desembocadura, realizado entre junio y agosto de 2000.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 20


4 Evaluación. La legitimación para proponer y solicitar las medidas medioambientales más convenientes para el desarrollo territorial de San Felipe está basada, entre otras, en la Ley del Gobierno de Canarias 11/1990 de Prevención del Impacto Ecológico, que en su Art. 2º, declara el siguiente MANDATO GENERAL. Toda persona natural o jurídica, pública o privada, que planifique o proyecte realizar cualquier obra o actividad transformadora del medio natural, o susceptible de producir un deterioro en el entorno, está obligada a eliminar o reducir este efecto orientando sus actividades según criterios de respeto al medio, a los elementos naturales y al paisaje.

4.1 Situación actual de la urbanística y medioambiental:

normativa

En fechas muy recientes el Gobierno de Canarias ha aprobado importantes normas legales, que obliga a revisar de forma radical los criterios urbanísticos y ambientales para redactar instrumentos del planeamiento territorial. Se destaca por su importancia y novedad los siguientes: •

Decreto Legislativo 1/2000, de 8 de mayo, de Texto Refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales de Canarias, que integra la ley 9/1999, de 13 de mayo, de Ordenación del Territorio y la ley 12/94, de 19 de diciembre, de Espacios Naturales. Aporta importantes criterios metodológicos y ambientales que serán expuestos en los siguientes apartados.

Decreto del Gobierno de Canarias 35/1995, de 24 de febrero, de Reglamento de Contenido Ambiental de los Instrumentos de Planeamiento, que desarrolla la Ley 11/1990, de 13 de julio, de Prevención del Impacto

Ecológico, ya comentado extensamente en el capítulo 3 de metodología.

4.2 Situación actual del planeamiento: Las figuras de planeamiento aplicables al sector de San Felipe, vigentes en la actualidad, pueden ser de carácter insular y municipal: •

Plan Insular de Ordenación de la isla de Gran Canaria. Cabildo Insular de Gran canaria (PIOT). Enero 1995. Actualmente está redactada la Revisión del Plan Insular de Ordenación Territorial y Recursos Naturales de Gran Canaria (PIOTRN), que cuenta con aprobación inicial e Información pública desde abril de 1998, y que incluye la delimitación de espacios protegidos de la isla.

Normas Subsidiarias del Municipio de Santa María de Guía, 1983.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 21


Desde 1991 se pretende la revisión del planeamiento municipal, con los siguientes resultados: •

Avance de Revisión de las Normas Subsidiarias, aprobado en diciembre 1997 y expuesto públicamente en agosto 1998. Fue informado favorablemente por la CUMAC, con importantes reparos ambientales, en septiembre 1998.

Actualmente se procede a la redacción de un Plan General de Ordenación Urbana, para adaptarse a la nueva ley de Ordenación del Territorio, que suprime las Normas Subsidiarias como figura de planeamiento.

El Avance de Revisión de las Normas Subsidiarias, presentado en agosto 1998, es el documento fundamental que se ha utilizado para evaluar el futuro urbanístico de San Felipe, a falta del Avance del Plan General. Sin embargo, en fechas recientes (periódico La Provincia, 29-7-2000) el Ayuntamiento a anunciado la suspención de licencias en San Felipe, en otras zonas del municipio, “hasta finales de año, fecha en que previsiblemente habrá culminado la aprobación definitiva de las normas urbanísticas”. Dicha noticia parece confirmar la intención del Ayuntamiento de hacer valer el “Avance de Revisión de las Normas Subsidiarias” como “Avance del Plan General”. Hay que argumentar que el Avance redactado puede carecer de validez administrativa, ya que se ha redactado para una figura del planeamiento no vigente, y que la actual normativa vigente exige un nivel de documentación del que carece el documento expuesto a información pública. Dicho extremo se puede verificar con el contenido del informe emitido por la CUMAC al Avance de la Revisión de Normas Subsidiarias, en sesión del 29 y 30 de septiembre de 1998, que condiciona el informe favorable a la corrección de defectos detectados, que se exponen resumidos y comentados: PRIMERO: INFORMAR FAVORABLEMENTE, de conformidad con lo establecido en el artículo 3.3 del Decreto 35/1995, de 24 de febrero, sobre Reglamento de Contenido Ambiental de los Instrumentos de Planeamiento, en cuanto a su contenido ambiental, por considerarlo suficientemente detallado e integrado en el documento urbanístico, proyectando dicho contenido sobre las propuestas urbanísticas, y sin perjuicio de que se incorporen al mismo, en la siguiente fase, la información sobre patrimonio arquitectónico y etnográfico y la plasmación gráfica integrada del diagnóstico ambiental. Igualmente, y sin perjuicio de los antes expuesto, deben tenerse en cuenta las siguientes consideraciones: a) Establecer los siguientes requisitos documentales para incorporar al documento definitivo: 1.- Incorporación de la información sobre usos, edificaciones e infraestructuras existentes en suelo urbano; análisis de las incidencia de legislaciones sectoriales, en especial las de costas y carreteras; y características de la población y previsiones de su evolución, por zonas o núcleos. 2.- Integración del contenido ambiental en cada uno de los documentos que componen el Plan General, tal como establece el

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 22


art. 10.1 y desarrollan los art. 10.3 a 10.8 del Reglamento de Contenido Ambiental. b) Recomendar, igualmente a nivel documental, que se incorporen al documento definitivo Fichas ambientales de las unidades homogéneas urbanas y rurales, a fin de expresar las características sintéticas de cada una de ellas, su diagnóstico ambiental y su compatibilidad con los usos e intensidades asignados por las Normas para, en su función, señalar las medidas protectoras, correctoras o compensadoras que se estimen necesarias. c) Otras Determinaciones: 4.- Resulta preciso incorporar condiciones ambientales específicas, desde la dimensión territorial, para cada sector o zona remitida a planeamiento de desarrollo, en función de las características físicas y funcionales de cada uno de ellos. 7.- Se considera que las siguientes determinaciones requieren de profundización, explicitación o reconsideración, especialmente en relación con sus efectos ambientales: A.- Clasificación como SAU 8 de los terrenos del Gallego, calificados como AIP por el PIOGC, como digno de protección en el PORN en redacción, y cuyo desarrollo fue desestimado en su día por esta Comisión en base, además, a su accidentada topografía y destacada situación geográfica, que permiten prever un impacto paisajístico significativo negativo. Por otra parte, en el Avance aparece como un sector residencial lindante con un sector industrial, que lo separa y desliga del resto del tejido urbano residencial. B.- El SAU 1 y SG de Roque Prieto, proveniente de las Normas vigente, y con Plan Parcial aprobado, merece una atención especial en el documento definitivo, en cuanto a las medidas ambientales correctoras o protectoras a adoptar para paliar el impacto de un polo de desarrollo urbano introducido en medio de una zona agrícola intensiva. D.- El SAU 9 de San Felipe requiere igualmente una especial consideración ambiental de su borde sur abancalado, que debe ser establecida, mediante su clasificación o directrices de ordenación, desde las Normas Subsidiarias.

Por otro lado, hay que considerar la necesidad de redacción de un Avance del Plan General por la variación de numerosos parámetros en el tiempo transcurrido desde la publicación del Avance de Normas Subsidiarias, para analizar las alternativas medioambientales más adecuadas a las nuevas premisas, y sobre todo, para la aplicación rigurosa de la nueva Ley de Ordenación del Territorio, que exige una mayor precisión en la redacción de los planes generales de municipios de mas de 10.000 habitantes, debiéndose establecer la ordenación estructural y la ordenación pormenorizada del territorio municipal.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 23


4.3 Obras públicas y proyectos: A continuación se muestran datos relevantes referentes proyectos y obras publicas de incidencia medioambiental, algunos posteriores a la redacción del avance y que pueden afectar a la ordenación urbanística de San Felipe, por lo que deberán ser contemplados en el Plan General: •

Proyecto de Duplicación y Variante de la carretera C-810, que implica la construcción de varios túneles y viaductos de enorme impacto paisajístico y medioambiental en el sector.

Proyecto de reforma del borde marítimo del Dirección General de Costas, que pretende la 50% del frente marítimo del núcleo de acondicionamiento del paseo marítimo, diques de la Playa y vías de acceso.

Estudio de Intervención en el Litoral de San Felipe, de la Oficina técnica del Ayuntamiento, octubre 1999. Es un primer avance de reforma del casco urbano, para la realojar a los ocupantes de las viviendas expropiadas, cuyo diseño conviene reconsiderar y volver a estudiar con mayor rigor, para potenciar los valores de oportunidad de reconstrucción del casco, y por no considerar las previsiones del Plan Especial de la Costa Norte (Avance PIOTRN) y el Proyecto de Acondicionamiento y Restauración de la Costa Norte de Gran Canaria.

Estudio de Avance de Plan Parcial en el sector de San Felipe, propuesto por promotores privados en mayo de 2000. Operación comercial con la esperanza de obtener beneficios basados en el cambio de Suelo No Urbanizable de Cultivo Intensivo a Suelo Urbanizable del Avance de Revisión de las Normas Subsidiarias, que pretende explotar exhaustivamente la previsión de 915 nuevas viviendas.

casco de San Felipe, de la demolición de 40 edificios, el San Felipe, además del de defensa con regeneración

4.4 Determinaciones ambientales de un Plan General. Los siguientes apartados se ciñen a la metodología propuesta en el capítulo 3, exponiendo las determinaciones a que obliga el Reglamento de Contenido Ambiental de los Instrumentos de Planeamiento (en adelante, el Reglamento), para la redacción de Planes Generales, e incorporando las determinaciones del Texto Refundido la Ley de Ordenación del Territorio de Canarias y Espacios Naturales de Canarias (LOTENC). Los argumentos esgrimidos se han formalizado en un ejercicio de desarrollo de los documentos medioambientales precisos para tramitar el Avance de Plan General, en relación con el sector de San Felipe. Se ha elegido esta figura porque es obligatoria en redacción de Planes Generales, como ya se ha mencionado en el Reglamento (Art. 3), que añade:

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 24


1. El Avance de Planeamiento constituye el documento básico para exponer y evaluar las diferentes alternativas planteadas a partir de los objetivos y criterios ambientales contemplados en el propio documento.

La documentación del Avance del Plan General (art. 11 del Reglamento) deben incluir en su memoria, planos de información y de ordenación los elementos que se mencionarán sucesivamente. Además, el Ayuntamiento, para aprobar el Plan General, deberá cumplir con los criterios y fines que se expone en las disposiciones generales de la LOTENC y el PIOT vigente.

4.4.1 Objetivos y fines del Plan General. Los objetivos y fines del Plan General, de acuerdo con las Disposiciones generales de la Ley de Ordenación del Territorio y Espacios Naturales de Canarias, serán entre otros: Artículo 2. Actividad de ordenación. 1. La actividad de ordenación de los recursos naturales, territorial, del litoral y urbanística es una función pública y corresponde, en el ámbito de sus competencias, a la Comunidad Autónoma, a las Islas y a los Municipios. 2.

La ordenación de los recursos naturales de Canarias se orientará 1) a la búsqueda y a la consecución de un desarrollo sostenible... y 3) a la preservación de la biodiversidad y de la singularidad y belleza de los ecosistemas y paisajes

Artículo 3. Criterios para la actuación de los poderes públicos. 1. Los poderes públicos canarios orientarán sus políticas de actuación en relación con la ordenación de los recursos naturales, territorial y urbanística, de acuerdo a los siguientes criterios: c)

La armonización de los requerimientos del desarrollo social y económico con la preservación y la mejora del medio ambiente urbano, rural y natural, asegurando a todos una digna calidad de vida.

f)

El aprovechamiento de los recursos naturales renovables sin rebasar su capacidad de recuperación, evitando transformaciones en el medio que resulten irreversibles o irreparables.

g) La utilización del suelo de acuerdo con su aptitud natural, su productividad potencial y en congruencia con la función social de la propiedad. i)

La conservación, restauración y mejora del patrimonio histórico.

j)

La conservación, restauración y mejora del paisaje.

Artículo 5. Fines de la actuación pública con relación al territorio. Son fines de toda actuación pública de regulación del uso y aprovechamiento del suelo o de utilización de éste: a) Conservar y, en su caso, preservar los espacios, recursos y elementos naturales, así como las riquezas con relevancia ecológica, para impedir la alteración o degradación de sus valores naturales y paisajísticos. b) Utilizar racionalmente los espacios de valor agrícola, ganadero y forestal, con especial consideración de las zonas de medianías y cumbres, para propiciar su recualificación social y económica, procurando la conservación de los usos y costumbres tradicionales compatibles con el medio. f)

Preservar el Patrimonio Histórico de Canarias, considerando tanto los elementos aislados como los conjuntos urbanos, rurales o paisajísticos, promoviendo las medidas pertinentes para impedir su destrucción, deterioro, sustitución ilegítima o transformaciones impropias e

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 25


impulsando su recuperación, rehabilitación concordancia con su normativa específica.

y

enriquecimiento,

en

Artículo 6. Fines de la actuación de carácter urbanístico. 1. Serán fines de la actuación de carácter urbanístico: a) Regular los usos del suelo y de las construcciones, de tal forma que hagan posible la utilización ordenada y sostenible de los recursos naturales, subordinando los intereses individuales a los colectivos y, en todo caso, al interés general definido en esta Ley y en los instrumentos de ordenación de los recursos naturales, territorial y urbanística.

d) Evitar la especulación con el suelo y la vivienda. Además, hay que considerar las Determinaciones del Planeamiento General ya expuestas en el apartado 3.2.1, relativas a los artículos 5, 6, 8 y 9 del Reglamento.

4.5 Información urbanística. Según el art. 11.1.a del Reglamento, el Avance contendrá una memoria de Información urbanística orientada específicamente a la redacción del Plan General. Concretamente, la Memoria contendrá un apartado de inventario ambiental, que habrá de tener un carácter integrado, tanto temática como espacialmente, procurando su realización a partir de la definición de unidades ambientalmente homogéneas.

4.5.1 Unidades ambientalmente homogéneas. Cada una de ellas se delimitará cartográficamente y se definirá a partir de las variables ambientales significativas oportunas, que deberán abarcar los aspectos de los apartados posteriores. Tomando como referencia la “Cartografía del potencial del medio natural de Gran Canaria” (Cabildo Insular, Universitat de Valencia y Universidad de Las Palmas. 1995), se pueden delimitar las siguientes unidades ambientales en función de sus recomendaciones de uso: •

La vega de San Felipe conforma la unidad 71, clasificada como agrícola con restricciones (por pendientes).

El fondo del barranco de San Felipe al sudoeste conforma la unidad 68, clasificada como protección de 1º orden por calidad para la conservación, igual que la creta del acantilado al oeste. Las laderas al sur y oeste conforman las unidades 67 y 69, clasificadas como protección de 2º orden por calidad para la conservación. Todas estas unidades están calificadas como Áreas Insulares Protegidas por el Avance del PIOTRN.

El fondo del barranco de Moya, al sur y sudeste, conforma la unidad 90, que aunque figure clasificada como protección de 2º orden por calidad para la conservación, forma parte del Espacio Natural Protegido “Parque Rural de Doramas”, declarado por la Ley de Espacios Naturales de Canarias.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 26


Ilustración 6: Sector de San Felipe en la Cartografía del potencial del medio natural de Gran Canaria

4.5.2 Características geológicas y geomorfológicas del territorio con especial atención a los procesos geomorfológicos que pudiesen inducir riesgos, y a la determinación de áreas con interés desde el punto de vista de su conservación. El sector de San Felipe muestra una geomorfología singular donde, en un territorio de apenas 1 Km2, coincide un litoral marítimo con playa y rompientes, una vega baja con terrazas amuralladas de elevado valor agrícola, y un fondo de laderas y acantilados volcánicos de elevado interés geológico. Como referencia de lo anterior, el propio Avance de Normas Subsidiarias contiene un informe geográfico elaborado por un especialista del equipo, del que se transcribe la página 87 sobre la unidad paisajística de la costa del municipio: La franja costera (primera unidad) se caracteriza por presentar una abrupta costa acantilada dado que esta es la pauta dominante del paisaje, la cual gana espectacularidad y altura a medida que nos acercamos al sector oriental, siendo Punta Gallego donde los acantilados alcanzan su máxima plenitud. Esta costa acantilada bastante continua apenas presenta playas o ensenadas destacables, pudiendo solo hablarse de una subunidad con marcadas diferencias, bastante llana y de escasa altura en al sector más oriental del municipio (San Felipe), en la cual aparecen playas de cantos coincidiendo con la desembocadura del Barranco de Azuaje. Los acantilados presentan una dispersa cobertura vegetal, configurada básicamente por pequeños matorrales que quedan enmascarados por la exultancia de las formaciones pétreas, que serán las que definan sus características cromáticas y morfológicas. Esta subunidad tiene un bajísimo grado de humanización, ya que únicamente en contados y reducidos enclaves (Caleta y Roque Prieto) aparece el paisaje antropizado por la presencia de edificaciones, sobre todo en lo que respecta a la Caleta. No obstante este

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 27


paisaje en rasgos generales desde el punto de vista de naturalidad, representatividad, y estética posee altos valores. La zona de S. Felipe (la otra subunidad), contrasta con la descrita, ya que presenta una morfología totalmente diferente al tratarse de una plataforma más o menos llana, limitada por la línea litoral con playa en el borde norte y por altos acantilados fósiles en su limite sur. Además un sector de ellas (desembocadura del Barranco del Calabozo) está totalmente tapizada por cultivos de plataneras configurándose el típico paisaje rural norteño de la isla. Este sector corresponde al más amplio de esta subzona, ya que el más oriental, mucho más estrecho está muy humanizado al poseer una cinta urbana de edificaciones precedidas de parcelas de cultivos abandonados, desprovistas de vegetación o a lo sumo recubiertas de una vegetación rastrera poco aparente. Si el sector anterior no esta carente de belleza, esta zona ya se aparta de lo que podríamos considerar un paisaje natural o rural dada la antropización que posee. No obstante en toda esta subzona podemos hablar de una cierta diversidad paisajística, ya que la unidad está configurada por el impresionante cauce del barranco que la enmarca, los acantilados fósiles o la llana isla baja que se desarrolla en su cauce y base, contrastando los abruptos sectores pétreos más o menos bien conservados, con una cierta humanización producida por las áreas de cultivos y el propio barrio de S. Felipe.

Con respecto a los procesos geomorfológicos que pudiesen inducir riesgos, merece especial atención la obra monumental de las terrazas agrícolas (cadenas de plataneras) con muros de piedra en seco, prácticamente verticales y con alturas de hasta 6 metros, que escala todas las laderas hasta una pendiente de casi el 75%. Esta obra, de considerable valor etnográfico, corre un grave riesgo de derrumbes, por la pérdida de compacidad y humedad del terreno contenido cuando se deja de cultivarlas.

4.5.3 Características climáticas con especial referencia a los factores del clima que tengan mayor incidencia sobre la asignación de usos al suelo. El microclima de San Felipe es muy estable y atemperado, de tipo subtropical seco, que se caracteriza por los siguientes parámetros: •

Una elevada insolación por su latitud 28ºN, tanto en verano (sol en el cenit al mediodía) como en inviernos (mas de 10 horas de sol teóricas), aunque con nubosidad frecuente.

Temperaturas muy suaves y estables, con una media mensual de 18 ºC en invierno y de 24 ºC en verano, y con una oscilación diaria de sólo 6 ºC, con lo que el intervalo típico de temperaturas es de 15-21º en invierno y de 21-27 ºC en verano. La humedad relativa suele ser elevada, del orden del 70%.

Los vientos dominantes son los Alisios, de componente NE todo el año, con velocidad entre 10 Km/h en invierno y 15 Km/h e verano. Estos vientos generan una elevada nubosidad en toda la costa norte, sobre todo en verano. También provoca una contaminación por aerosol salino (marote) en la proximidad del mar.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 28


La pluviometría es muy escasa, del orden de sólo 200 L/m2 al año, concentrado en algunos chaparrones entre noviembre y marzo. Otro tipo de meteoros son muy escasos (tormenta, aparato eléctrico, etc.)

Ilustración 7: Mapa climático de Gran Canaria, indicando San Felipe.

Este clima es óptimo para la agricultura subtropical, y San Felipe ha sido siempre la referencia como zona de 1ª calidad para el cultivo de plataneras, como lo fue antes para el cultivo de la caña de azúcar. Los usos de mas futuro son las frutas subtropicales y exóticas (papaya, mango...), la floricultura y cualquier cultivo de fuera de temporada. La única limitación climática para cultivos tropicales es el viento dominante, pero que es fácil de frenar con cortavientos. El clima, al igual que toda zona costera norte, también es muy adecuado para el uso residencial, aunque su elevada nubosidad no sea la adecuada para el turismo invernal.

4.5.4 Rasgos generales del ciclo hidrológico. El sector de San Felipe está atravesado por el barranco de igual nombre, y linda al este con el barranco de Moya. Ambos cauces están siempre secos, salvo en grandes temporales con intervalos de 5 a 10 años. Además, el barranco de San Felipe está interceptado cauce arriba por presas y tiene un tomadero que desvía el caudal por una galería al cauce del Barranco Hondo, de manera que el único caudal que suele discurrir procede de la evacuación lluvia de la carretera C-810 que lo atraviesa. Por otro lado, la pluviometría es de tipo desértica, con una media de 200 mm anuales, y más de la mitad se concentran en un par de temporales de invierno. Por las características rocosas del terreno, apenas existen corrientes subterráneas (sólo existe un pozo en explotación en el cauce del barranco de San Felipe) y el nivel freático del mar impide hacer pozos en la zona baja.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 29


Tradicionalmente, el agua de riego se ha traído por acequias abiertas procedentes de pozos y embalses de la medianía, siendo un recurso cada vez más escaso y de peor calidad. Además, es preciso almacenar el agua en pequeñas balsas o estanques, que forman parte del paisaje y patrimonio etnográfico de la zona. En la actualidad, sin embargo, ya se ha contratado el proyecto para traer a la zona costera la red de aguas depuradas de la capital, estando previsto que se construya un depósito regulador justo encima de la ladera de San Felipe, que estará operativo para el año 2002. También se está desarrollado la red municipal riego con agua desalada del mar, gracias a ampliación de las nuevas plantas por ósmosis inversa que funcionan para la Mancomunidad de Municipios del Norte. Esta nueva tecnología, con una gran implantación en canarias, permite que pequeñas explotaciones cuenten con su propia planta de desalación con un coste competitivo, tal como han manifestado los propietarios de una de las fincas en explotación en San Felipe. Como referencia de las políticas territoriales de desarrollo agrícola e hidráulico, destaca las “Directrices para la elaboración de un Plan Sectorial de Desarrollo Agrario”, aprobadas en el Avance del PIOTRN de Gran Canaria, del que se ha extractado los siguientes párrafos: Artículo 110.- Directrices. 1. Sustantivas. b) Previsión y organización de las acciones necesarias para mejorar la estructura de la explotación. Incluirá acciones para facilitar el acceso a la propiedad de la tierra de agricultores capacitados, para la racionalización del riego y de las labores del regante, principalmente ante la previsión de riego con aguas depuradas. En relación con el uso del suelo, se establecerán alternativas de cultivo adecuadas para la puesta en reexplotación de la superficie sorribada y abandonada del norte insular. 2. De Coordinación Intersectorial. e) Elaboración de un plan de la eficiencia de riego que proponga soluciones para lograr a medio plazo reducir sustancialmente los consumos unitarios. f) Organizar con los municipios la disposición de aguas residuales de alta calidad, de tal forma que su aplicación tenga un peso específico suficiente en la estrategia de abastecimiento, en los programas de arreglo y mantenimiento de la red de saneamiento y en la vigilancia de los vertidos contaminantes, dando prioridad en el uso de aguas depuradas al sector agrícola. i) Como el incremento de la oferta de agua, tal como se ha indicado, puede permitir la puesta en reexplotación de las antiguas fincas abandonadas, y en consecuencia este Plan Insular mantiene como suelo rústico potencialmente productivo la superficie sorribada y abancalada en la franja costera de la zona norte, el Plan Sectorial, al

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 30


establecer las medidas para la puesta en reexplotación que se indican en el anterior punto b), dispondrá medidas complementarias, si fuesen necesarias, para asegurar el destino agrícola de estos suelos.

4.5.5 Características edáficas señalando el tipo de suelo, clase agrológica, valor agrícola, estado de conservación, así como la determinación de áreas con interés desde el punto de vista de su protección. Ya se ha justificado en los anteriores apartados el elevadísimo valor agrícola de la zona baja y laderas aterrazadas de San Felipe, considerando que los bancales fueron rellenados artificialmente con tierras aportadas de las mejores zonas de las medianías, con una enorme inversión financiera. El estado de conservación se puede considerar excelente, manteniéndose la estructura de bancales y acequias de riego. Al día de hoy apenas se ha reducido la superficie agrícola original (ver fotoplano de 1960).

Ilustración 8: Fotoplano de 1960. Obsérvese la extensión del área cultivada.

Respecto a la conservación de la capacidad de cultivo original, es posible que durante la última etapa de explotación se haya producido un leve descenso de calidad por el empleo de practicas agrícolas agresivas, pero también es previsible que hayan recuperado su equilibrio en el periodo en que las tierras han permanecido en barbecho. En conclusión, toda la superficie agrícola primitiva conserva un altísimo valor para su conservación. La mejor referencia es la calificación urbanística Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 31


vigente, según las Normas Subsidiarias de 1983, que las califican como “Suelo No Urbanizable: Cultivo Intensivo”, con la siguiente normativa resumida: • • • •

Suelo de especial protección de explotaciones agrícolas, sin obligación de uso. Tolerancia de industrias a pie de yacimiento y construcciones agrícolas. Prohibidos otros usos. Se permiten viviendas vinculadas a explotaciones agrícolas, con parcela mínima de 15.000 m2. Las viviendas deberán cumplir con la normativa del “SNU: Zonas Naturales sin Uso Específicos”: • Edificabilidad de 0.1 m3/m2 parcela. Altura menor de 6.5 metros. Retranqueo de 10 metros a linderos. • Distancia mínima entre edificaciones de 100 metros, con un máximo de 3 viviendas o edificaciones en un radio de 150 metros. • Máximo de una vivienda por parcela, prohibiendo agrupar parcelas para edificar.

4.5.6 Características de la vegetación señalando la formación vegetal dominante, su estado de conservación, fragilidad, capacidad de regeneración y singularidad, con especial referencia a los hábitats o especies incluidas en alguna categoría de protección. La practica totalidad de las laderas no cultivadas de San Felipe están pobladas por ejemplares de flora silvestre macaronésica y otras especies introducidas, que se adaptan perfectamente a la aridez y abrupto del terreno. También destaca la vegetación de fondo de barrancos y especies halófilas del borde litoral. Muchas de estas especies están catalogadas como protegidas por la ORDEN de 20-2-1991 de Protección de Especies de la Flora Vascular Canaria, entre las cuales figuran en los anexos las del género “Euphorbia” (Tabaibas y cardones), como la “Euphorbia balsamifera” (tabaiba dulce) para la cual el PIOT de Gran Canaria, extienden los efectos protectores de la orden anterior, todas ellas muy frecuentes en laderas y riscos. Otra especie emblemática es la “Phoenix” o Palmera canaria, que abunda silvestre en el barranco de San Felipe, riscos e incluso empieza a colonizar los terrenos agrícolas no cultivados. Además, en los bordes litorales abunda ejemplares de “Tamarix” o Tarajales.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 32


Ilustración 9: Palmeral en el Barranco de San Felipe. (Foto actual)

La zona ocupadas por las anteriores especies ya se han descrito en el apartado 5.3.2.1 de unidades ambientales homogéneas, y están calificadas como de protección de 1º o 2º orden por calidad para la conservación. Todas estas unidades están clasificadas como Áreas Insulares Protegidas por el Avance del PIOTRN, con excepción del promontorio y el fondo del barranco de Moya, que forma parte del Espacio Natural Protegido “Parque Rural de Doramas”, declarado por la Ley de Espacios Naturales de Canarias.

4.5.7 Características de la fauna con especial referencia a las áreas de nidificación, a la presencia de especies incluidas en alguna categoría de protección y a su interés desde el punto de vista de la conservación. La zona de San Felipe, a pesar del grado de antropización alcanzado, conserva un conjunto de fauna diversa y representativa de la zona costera de Canarias. Tomando como referencia el Real Decreto 439/1990, de 30 de marzo, por el que se regula el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, en su ANEXO II de Especies y subespecies catalogadas «de interés especial» figuran las siguientes especies, entre otras que habitan en San Felipe. Entre los reptiles, destacan el Lagarto tizón (Gallotia galloti) y el Lagarto canarión (Gallotia stehlini). También son muy frecuentes el Perenquén común (Larentola delalandii) y la Lisa común (Chalcides viridyanus). La potencial destrucción de las grandes paredes de piedra seca es un peligro para su conservación. Son habitantes estables numerosas aves, como el Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus), la Lechuza común (Tyto alba), la Abubilla (Upupa epops) y el Avión común (Delichon urbica). También hay especies que eligen la zona de San Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 33


Felipe como lugar de invernada, como la Garza real (Ardea cinerea), que frecuenta los estanques. Tratamiento especial merece la Pardela cenicienta (Galonectais diomedea), especie de gaviota nocturna que nidifican en lo alto de los riscos de San Felipe, y cuyos polluellos se malogran con frecuencia cuando inician los primeros vuelos nocturnos, al ser deslumbrados por el alumbrado urbano. Entre los mamíferos protegidos se puede encontrar el Erizo moruno (Erinaceus algirus algirus). Otra especie frecuente, aunque no está protegida, pero tiene un elevado valor cinegético es el conejo silvestre, al igual que tórtolas salvajes. Respecto al litoral, existen fondos de gran belleza, aunque el mar suele tener oleaje. Existe una gran variedad de peces de roca, crustáceos, moluscos (lapas) y cefalópodos (pulpo), que merecen ser protegidos por el exceso de capturas.

4.5.8 Determinación de la calidad visual del paisaje señalando las unidades que presenten interés para su conservación. Todo el paraje de San Felipe, como conjunto de visual de litoral atlántico, vega agrícola con las terrazas de plataneras y acantilados escarpados, conforma una unidad paisajística de singular calidad, hasta el punto que se ha convertido en el paisaje típico de toda la Costa Norte de Gran canaria por antonomasia. Como anécdota, personalmente dispongo de una colección de mas de 15 postales turísticas diferentes de la misma zona.

Ilustración 10: Postal turísticas de los años 60.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 34


Como equipamiento, actualmente existe un mirador con un amplio aparcamiento en el arranque del Puente de Silva, justo en lo alto del paraje. El propio Puente de Silva es una obra de ingeniería singular que sobrevuela el barranco, con un trazado curvo y una altura de casi 100 metros. Está proyectado en un futuro próximo el desdoblamiento del puente, que supondría la destrucción del actual mirador, pero existe el proyecto del Mirador de Valerón y Centro de Interpretación en la ladera de enfrente (punto de vista de casi todas las postales turísticas), como parte del Proyecto de Acondicionamiento y Restauración de la Costa Norte de Gran Canaria, “Costa de los Espejos” del Cabildo Insular de Gran Canaria.

4.5.9 Características del patrimonio arquitectónico y arqueológico con referencia a yacimientos arqueológicos y conjuntos, edificios y elementos con valor histórico, arquitectónico o etnográfico. Todo el sector del barranco de San Felipe, sus acantilados y el litoral (denominado Costa Layraga), ha sido lugar de poblamientos aborígenes guanches, antes de la ocupación hispana. Destaca una inmensa gruta denominada Cenobio de Valerón, en el mismo barranco de San Felipe, que desde la cresta del acantilado domina una amplia visual.

Ilustración 11: Gruta del Cenobio de Valerón y detalle de cuevas.

Este yacimiento de Valerón es un monumento arqueológico de primer orden, abierto al público con un centro de interpretación. La zona alta de la montaña que conforma el acantilado al sur de San Felipe también está declarado como zona de protección arqueológica. Existen diversos edificios de valor arquitectónico y etnográfico, tales como caserones de haciendas plataneras, destacando los de las familias Alvarado y Verdugo, que dominan las antiguas plantaciones, las construcciones agrícolas anexas (almacenes y alpendres), o el pequeño “chalet” de la familia Duarte proyectado por el arquitecto canario Miguel Martín Fernández de la Torre en su periodo regionalista. Sin embargo, se puede considerar que el patrimonio cultural de mayor valor de San Felipe lo constituya el conjunto monumental de terrazas agrícolas, construidas con piedra en seco, y la red de estanques y acequias que las Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 35


sirve. Este patrimonio etnográfico es una muestra del arte y tesón que los agricultores grancanarios emplearon para desarrollar, casi al límite, los recursos agrícolas, respetando al mismo tiempo el entorno natural en que se asienta, mucho antes que se divulgara el concepto de “desarrollo sostenible” a raíz de la Cumbre de Río” en 1992.

4.5.10

Categorías de protección

relativas a los espacios naturales protegidos y áreas de sensibilidad ecológica definidos por la normativa sectorial o el planeamiento de ámbito superior. En anteriores apartados se han descrito las diferentes calificaciones de protección que se pueden aplicar a cada zona de San Felipe. Tan solo queda añadir que las vigentes Normas Subsidiarias municipales contemplan que todo el Suelo No Urbanizable, descontando el agrícola de Cultivo Intensivo, tienen actualmente la calificación de zona de Protección Paisajística. Además, la zona alta de la montaña central de San Felipe, entre la antigua carretera C-810 y la traza del túnel de la actual C-810, tiene la protección de Reserva Arqueológica.

4.5.11

Usos actuales del suelo.

Suelo Urbano: Predomina el uso residencial permanente, con actividades no relacionadas con la agricultura, y con una elevada proporción de población de 3ª edad. Borde Litoral: Uso recreativo en temporada de verano, sobre todo la playa, y uso deportivo (surfing) todo el año. Es tradicional la pesca con caña o el submarinismo, con ausencia de pesca con fines comerciales. Terrenos agrícolas: Se explota aproximadamente la mitad del terreno fértil, la mayor parte destinado al cultivo tradicional del plátano, seguido de cerca por los cultivos subtropicales (papaya...) y ornamentales (anturios...), normalmente bajo protección. También son frecuentes los cultivos hortícolas de temporada de invierno (zanahoria, calabaza, papas...). En huertos familiares anexos a viviendas se cultivan verduras y frutales muy variados o exóticos (parras, higueras, mangos, guayaba, maracuyá...), siendo una experiencia de gran interés para la futura implantación de cultivos alternativos.

4.5.12

Tipología y localización de impactos ambientales existentes en la etapa previa a la redacción del plan.

Los impactos ambientales existentes se han ordenado en función del daño causado a los valores naturales, paisajísticos, agrícolas o etnográficos, y disfrute humano.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 36


Ilustración 12: Foto aérea oblicua de San Felipe, otoño 1989.

Impactos a la geomorfología, flora y fauna: •

Construcción de la carretera y Puente de Silva: Destacan los efectos de esta obra, 25 años después, Causando importantes excavaciones en roca y posterior vertido de rocas, suelo estéril y residuos de obra por las laderas, afectando a las especies autóctonas.

Extracción de áridos en el cauce del barranco de Moya, durante el actual verano de 2000, a todo lo ancho del cauce desde 50 metros de la desembocadura hasta 350 metros aguas arriba, y una profundidad aproximada de 3 metros. Se ignora si dispone de todas las autorizaciones preceptivas, considerando el volumen de áridos extraídos.

Impactos paisajísticos: A los efectos visuales de los impactos del apartado anterior hay que añadir: •

Cubiertas agrícolas de invernadero y malla, de gran extensión y contraste, aunque desmontable por su carácter “provisional”.

Nuevas construcciones dispersas, generalmente en la frontera de las fincas con las laderas, algunas fuera de ordenación. También destaca el volumen y altura del edificio de apartamentos al principio del casco.

Infraestructuras, como tendidos aéreos de alta tensión o 3 antenas de telefonía móvil en el litoral este, y La nueva depuradora en construcción se ubica en pleno cauce del barranco de Moya (¡invadiendo la mitad de su ancho útil!).

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 37


También se puede considerar un impacto paisajístico, aunque no resulte evidente, la ausencia de cultivos que tapicen el suelo agrícola, y que pone en evidencia numerosos elementos secundarios, que podrían pasar desapercibidos.

Y por último, la contaminación lumínica nocturna del propio alumbrado público, por su incorrecta ubicación en el propio mirador o por el diseño luminotécnico de las luminarias del pueblo, que provoca deslumbramiento no sólo a los observadores sino también a las aves nidificantes protegidas.

Impactos patrimoniales: •

Destaca la mala conservación de varias casonas y construcciones agrícolas (alpendres) con elevado valor arquitectónico y etnográfico.

Destrucción o mala conservación de importantes muros de piedra de contención de terraza, algunos demolidos intencionadas para el acceso de vehículos.

Impactos a la calidad ambiental: •

Contaminación acústica leve de la carretera C-810 y Puente de Silva. Apenas existen ruidos del trafico rodado interior porque el acceso al casco es en fondo de saco, sin circulación de tránsito. La contaminación atmosférica artificial es inexistente, salvo que la nueva depuradora transmita olores por los vientos dominantes del NE.

Se precisa una vigilancia continua para controlar los vertidos de residuos, tanto en los lechos de los barrancos (cauce de Bco. San Felipe) como en el litoral (alquitrán y basuras flotantes).

Todo San Felipe carece de red de alcantarillado y depuración de aguas residuales, siendo la solución mas frecuente el vertido directo al mar, con elevado riesgo para las actividades recreativas en la playa. Existe un avance de proyecto de alcantarillado, que debería ejecutarse simultáneamente con la amplia reforma de nuevos espacios públicos y edificados considerando la posible demolición de edificaciones del borde litoral.

Ilustración 13: Espumas fecales en la desembocadura del Bco. De San Felipe

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 38


Agresiones por temporales marinos en el borde construido y vías de acceso, por erosión del litoral y ausencia de aporte de nuevos materiales, y la construcción de ampliaciones en las traseras de los edificios del borde, invadiendo parte del dominio marítimo terrestre, que ha provocado un estudio de la Demarcación de Costas para la posible demolición de todas las edificaciones que superan los 20 metros de la zona de protección desde la ribera del mar. También se ha previsto el acondicionamiento de las vías de tráfico, también proyectado por Costas.

Ilustración 14: Construcción invadiendo el dominio marítimo-terrestre.

4.6 Diagnóstico ambiental En el ámbito territorial de San Felipe se pueden delimitar tres área o unidades ambientales bien definidas. El diagnóstico ambiental de la ordenación de cada unidad deberá incluir los contenidos que son descritos a continuación: • • •

Características de la problemática ambiental existente en la etapa previa a la redacción del plan. Definición de las limitaciones de uso derivadas de algún parámetro ambiental. Dinámica de transformación del territorio y diagnosis de potencialidad, con referencia a la calidad para la conservación, valor cultural y capacidad de uso de cada unidad ambiental definida.

4.6.1 Unidad A: Suelo urbano, borde litoral y su área de influencia. •

La problemática ambiental actual no es relevante, salvo en los problemas de salubridad por la falta de tratamiento de aguas residuales.

No existen limitaciones de uso por factores ambientales, salvo las agresiones por temporales marinos en el borde que invade la ribera del mar, y la elevada pendiente del terreno en las parcelas urbanas sin edificar en el borde de la playa.

Existe una potente dinámica de transformación del suelo urbano y litoral por:

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 39


1. El riesgo de demolición del 50% de las edificaciones del frente marítimo y, en consecuencia, la conveniencia de obtener suelo edificable próximo para realojar a sus ocupantes. 2. El de Plan Insular aprobado, y el Avance de la revisión del PIOTRN, prescriben un Plan Especial de la Costa Norte, para concentrar en San Felipe dotaciones y equipamientos de ocio de ámbito supramunicipal. 3. Existencia de planes y proyectos de infraestructuras y equipamientos recreativos de carácter insular, en desarrollo. El mayor riesgo, en mi opinión, sería la pérdida de los excelentes valores sociológicos de la población actual, ya que conforman una unidad vecinal de elevada calidad social que podría alterarse ante una afluencia masiva de población foránea. Se considera que el acondicionamiento y rehabilitación de las actuales edificaciones es fundamental para conservar la trama social del vecindario. Sólo si se conserva y refuerza los valores culturales de identidad de la comunidad residente, garantizando su participación en los procesos de transformación, será posible la acogida e integración de nuevos usos o servicios, sin menoscabo de la calidad de vida actual y aportando valores añadidos para la acogida de visitantes foráneos.

Ilustración 15: Estudio de Costas de reforma del borde litoral, con la propuesta de conservar sólo las edificaciones en gris oscuro.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 40


4.6.2 Unidad B: Suelo agrícola distinguiendo entre la subzona baja, que ocupa el llano, y la subzona alta, conformada por todos los bancales aterrazados en ladera. •

La problemática ambiental existente en la etapa previa a la redacción del plan para conservar su uso agrícola es de poca entidad, fundamentada en la escasez de recursos hidráulicos (infraestructuras y precio), que ha alterado la imagen primitiva de 1960:

Por consiguiente, si se cumplen las previsiones de suministro de riego en condiciones ventajosas, se puede afirmar que no existen limitaciones de uso derivadas de algún parámetro ambiental. Quizás los factores que más han influido en el abandono de los cultivos fueran la crisis del sector platanero en la pasada década y los cambios en la propiedad del suelo, conjuntamente con intereses privados de revalorización urbanística.

Ilustración 16: San Felipe en los años 60, cuyo potencial agrícola aún se conservan, y que es recuperable con nuevos sistemas agrícolas y de riego.

Se puede afirmar que existe dos tensiones en la dinámica de transformación del suelo agrícola a causa de su elevada calidad y potencialidad: 1. La primera tendencia sería recuperar la producción agrícola, política que es apoyada por la legislación canaria y el planeamiento insular, por conservar intacta su capacidad productiva y porque en breve se corregirán sus limitaciones de riego, lo que permitirá la conservación de un recurso no renovable como es el suelo agrícola de 1ª calidad, recuperar los valores paisajísticos de antaño y permitir la conservación del patrimonio etnográfico de bancales aterrazados.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 41


2. La segunda tendencia pretende implantar usos residenciales y dotacionales, en clara contradicción con los objetivos y resultados de la tendencia anterior, a la luego nos referiremos.

4.6.3 Unidad C: Suelo de laderas y acantilados: •

Este terreno está apenas antropizado y la problemática ambiental existente en la etapa previa a la redacción del plan son resultado de las obras de infraestructuras, como la construcción del Puente de Silva, que fueron poco cuidadosas con el entorno natural.

Las limitaciones de uso derivadas de la alta calidad para la conservación de sus valores paisajísticos y naturales apuntan hacia una política de conservación rigurosa.

La dinámica de transformación más grave para la unidad sería, con diferencia, la ejecución de las obras del desdoblamiento de la autovía y Puente de Silva, tal como se ha diagnosticado por los impactos causados por las actuales vías y por la potencialidad de nuevas agresiones, con referencia a la calidad para la conservación, valor cultural y fragilidad de uso de la zona.

4.7 Examen y análisis del Avance de Normas Subsidiarias. La tercera parte de la memoria del avance deberá contemplar el examen y análisis ponderado de las diferentes alternativas contempladas, incluyendo el de los efectos diferenciales de cada una de ellas sobe el medio ambiente y su grado de adecuación a los criterios y objetivos ambientales definidos.

4.7.1 Alternativas contempladas por el Avance de Normas Subsidiarias. En el documento de Avance (pág. 39) elaborado en 1997, la redacción pretenden destacar, para valorar la estrategia de planeamiento del municipio, el abandono progresivo y el proceso de expectativas urbanísticas creadas en torno a las fincas de la plataforma costera de San Felipe, frente a la fuerte especialización agrícola de la plataforma costera alta. También considera el convenio urbanístico de desarrollo urbanístico de San Felipe, aprobado inicialmente en 1991 a propuesta de dos propietarios y recurrido por otros propietarios, que en la redacción del documento se considera que “han dibujado de forma substancial el mapa de la ordenación urbanística del territorio del municipio de Guía”. El documento presenta dos alternativas extremas al desarrollo del municipio, la primera conservacionista o restringida al crecimiento vegetativo de la población, y la segunda desarrollista como una “radiografía” del futuro desarrollo urbanístico del municipio a largo plazo, y propone una estrategia equilibrada entre las anteriores.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 42


En la primera alternativa conservacionista, que eliminarían todas las “áreas de oportunidad” como el enclave costero de San Felipe, se plantea desde una óptica conservacionista que según la redacción supondría la congelación del desarrollo socioeconómico del municipio y potenciaría el despoblamiento del municipio de los últimos veinte años.

En la segunda alternativa desarrollista se calificarían como urbanizable, entre otras muchas zonas, la totalidad del suelo agrícola de San Felipe, para destinarse al desarrollo urbanístico residencial vinculados al progresivo despoblamiento de la Ciudad de Las Palmas, y se añade que en esta zona se plantea un potente desarrollo urbano que albergaría a esa población migratoria a que se hace referencia en todas las previsiones sobre la futura redistribución de la población de Gran Canaria. El propio documento reconoce que la segunda alternativa de ordenación, planteada desde la óptica desarrollista, clasifica una cantidad excesiva de Suelo Apto Para Urbanizar. Sin embargo, consideramos que en la redacción no han valorado la calidad del territorio de San Felipe cuando se afirma que ninguno de los sectores afecta a suelos que merezcan estar protegidos en virtud de sus valores medioambientales (naturales, paisajísticos, culturales, productivos...).

Por último, el documento manifiesta que se propone una ordenación equilibrada entre las dos alternativas extremas planteadas, añadiendo que dicha ordenación localiza todos los sectores de Suelo Urbano y Suelo Apto para Urbanizar en suelo sin valores naturales dignos de preservación.

4.7.2 Examen y análisis de la propuesta de ordenación del Avance La propuesta final del avance de las Normas Subsidiarias para la ordenación de San Felipe consiste en mantener la delimitación de Suelo Urbano, y calificar como Suelo Apto para Urbanizar o Sistemas Generales la práctica totalidad de los suelos agrícolas de San Felipe, eliminando la actual calificación de Suelo No Urbanizable de Cultivo Intensivo. El resto de terrenos del sector de San Felipe, que incluye una fracción de suelos agrícolas, se declara Suelo Rústico de Protección, ya sea Paisajista, de Protección Especial (Parque Rural de Doramas) o Arqueológica, y Sistema General de espacios recreativos en las fincas del borde del barranco de Moya.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 43


Ilustración 17: Propuesta de ordenación del avance de Normas Subsidiarias. 1998.

Los datos urbanísticos fundamentales del suelo urbanizable serían: Denominación Tipología dominante Superficie: Edificabilidad Densidad Nº de Viviendas

SAU Ruf-9: Suelo Apto para Urbanizar, sector 9.-San Felipe Vivienda Unifamiliar Adosada 36,58 Has. 0.36 m2/m2 25 viviendas/Ha 915

Dichos datos implicarían la destrucción total de los valores agrícolas, paisajísticos y etnográficos, entre otros, de San Felipe, tal como se justifica en los siguientes apartados:

4.7.3 Justificación del crecimiento demográfico A continuación se analiza la pretendida justificación de calificar suelos agrícolas de San Felipe como urbanizables en base a las previsiones de crecimiento demográfico del municipio o como despoblamiento de Las Palmas: •

La población actual de San Felipe (elecciones 2000) es de 231 mayores de edad, con lo que la población total so supera los 300 habitantes, con una edad media elevada, lo cual no justifica la creación de 915 viviendas, suficientes para alojar unos 3600 nuevos habitantes, que en relación con la población actual supondría un crecimiento del 1300%.

Respecto al conjunto de Suelos Aptos para Urbanizar del municipio, se deduce que se ha aplicado literalmente la “alternativa desarrollista”, ya que las Normas Subsidiarias pretenden calificarían suelo urbanizable para 4.257 nuevas viviendas (zonas naranja en el plano), suficientes para alojar unos 17.000 nuevos habitantes, que en relación con la población actual de unos 14.000 habitantes supondría una capacidad de crecimiento del 221% durante la vigencia del Plan General.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 44


Ilustración 18: Propuesta de clasificación de Suelo Urbano (en rojo) y Suelo Apto para Urbanizar (en naranja). Avance N.S. 1998.

Estos datos contrastan con el crecimiento actual vegetativo de la población del municipio, que según el censo ha pasado de 12.040 habitantes en 1981 a 13.117 habitantes en 1996, lo cual supone un crecimiento del 8,9% en 15 años, bastante similar al crecimiento del conjunto de la población de Canarias que creció el 11.2% en el mismo periodo, con una media de 1.02% anual.

Ilustración 19: Estadística del crecimiento de la población de Guía. Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 45


Como ejemplo de referencia, si la población de guía se incrementara como el crecimiento vegetativo actual del conjunto de la Comunidad Canaria, se precisarían 67 años para agotar la capacidad del nuevo suelo urbanizable residencial propuesto. Además, ya se ha producido un importante crecimiento en la oferta residencial durante el periodo de elaboración del avance, desde los estudios de la arquitecta Cándida Benítez a principios de los años 90 hasta la actualidad, y tal como informó el alcalde saliente, D. Oscar Bautista, en el periodo 1995-1999 se han promovido por el ayuntamiento 484 viviendas de protección oficial y existen otras 398 en proyecto, que se sumarían a otras 800 viviendas construidas de promoción privada. En conjunto suman 1680 nuevas viviendas en dicho periodo, con capacidad para mas de 6000 habitantes. •

Respecto a la posibilidad de absorber la población excedente de la Capital, es cierto que la población de Las Palmas disminuyó de 366.454 a 355.563 habitantes en el periodo 1981-1996, debido fundamentalmente a causas coyunturales de escasez de suelo edificable, pero esta tendencia que ha cambiado radicalmente en los últimos 5 años con la puesta en el mercado de nuevos suelos urbanizables por el actual Plan General, el periodo de continuado crecimiento económico, y la puesta en circulación de capitales provocada por la aplicación de la “reserva de inversión” de empresas y la próxima implantación del euro. Del estudio del mercado se aprecia que actualmente Las Palmas muestra una sobreoferta de viviendas y que existe otra enorme bolsa de viviendas en fase de promoción o construcción.

Ilustración 20: Estadística del crecimiento de la población de Las Palmas G.C..

Por último, conviene recordar que la vigente LOTENC establece para la clasificación del suelo: Artículo 52.Suelo urbanizable: definición. 2. La clasificación deberá realizarse en forma tal que:

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 46


b) Los aprovechamientos asignados por el planeamiento al conjunto de las diversas categorías de suelo urbanizable deberán ser los precisos para atender los razonables crecimientos previsibles de la demanda de carácter residencial, industrial, terciario y turístico, conforme a los criterios fijados por las Normas Técnicas de Planeamiento Urbanístico.

En el mismo sentido, el informe de la CUMAC al Avance de Normas Subsidiarias de Guía (septiembre 1998) establece el requisito de que se incorpore a la documentación la información referente a las características de la población y previsiones de su evolución, por zonas o núcleos.

4.7.4 Justificación de la descalificación del suelo rústico agrícola En el documento de Avance en su artículo 4.1.1 (pág. 58) sobre definición y delimitación del suelo rústico, declara que: Constituye el suelo rústico aquellos terrenos que, por razón de su excepcional valor agrícola, forestal o ganadero, de la posibilidad de explotación de los recursos naturales, de sus valores paisajísticos, históricos o culturales o por la necesidad de defensa de la flora, fauna o el equilibrio ecológico, las N.S. delimitan y clasifique como tales, a efectos de preservar y potenciar sus valores propios.

La definición del avance es menos exacta que la definición de la Ley de Ordenación del Territorio de Canarias, que en sus artículos 54 y 55 declaran, en resumen: Artículo 54. Suelo rústico: definición. Integrarán el suelo rústico los terrenos que el planeamiento adscriba a esta clase de suelo, mediante su clasificación por: d) Ser merecedores de protección para el mantenimiento de sus características por razón de valores de carácter natural, paisajístico, cultural, científico, histórico, arqueológico o, en general, ambiental. e) Ser procedente su preservación por tener valor agrícola, forestal, ganadero, cinegético o contar con riquezas naturales. g) Resultar inadecuado, conforme a los criterios establecidos por las correspondientes Normas Técnicas del Planeamiento Urbanístico, para servir de soporte a aprovechamientos urbanos, por los costes desproporcionados que requeriría su transformación o por los riesgos ciertos de erosión, desprendimientos, corrimientos o fenómenos análogos que comporten sus características geotécnicas o morfológicas. h) Ser necesaria su preservación del proceso urbanizador para la salvaguarda del ecosistema insular, a fin de evitar la superación de su capacidad de sustentación del desarrollo urbanístico. Artículo 55.Suelo rústico: categorías. Dentro del suelo que se clasifique como rústico el planeamiento, de conformidad y en aplicación de los criterios que se fijen reglamentariamente, establecerá todas o algunas de las siguientes categorías: a) Cuando en los terrenos se hallen presentes valores naturales o culturales precisados de protección ambiental: 2) Suelo rústico de protección paisajística, para la conservación del valor paisajístico, natural o antropizado, y de las características fisiográficas de los terrenos. 3) Suelo rústico de protección cultural, para la preservación de yacimientos arqueológicos y de edificios, conjuntos o infraestructuras de valor histórico, artístico o etnográfico así como su entorno inmediato. Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 47


b) Cuando los terrenos precisen de protección de sus valores económicos, por ser idóneos, al menos potencialmente, para aprovechamientos agrarios, pecuarios, forestales, hidrológicos o extractivos y para el establecimiento de infraestructuras: 1) Suelo rústico de protección agraria, para la ordenación del aprovechamiento o del potencial agrícola, ganadero y piscícola.

Relacionado los textos anteriores con los datos expuestos en la información urbanística y el diagnóstico ambiental, se puede concluir que el terreno cultivable de San Felipe es merecedor de preservación por: •

Protección agrícola: No es preciso que el suelo presente un excepcional valor agrícola, sino que es suficiente que sean idóneos, al menos potencialmente, para aprovechamientos agrarios. En igual sentido, el Avance del PIOTRN declara: Como el incremento de la oferta de agua, tal como se ha indicado, puede permitir la puesta en reexplotación de las antiguas fincas abandonadas, y en consecuencia este Plan Insular mantiene como suelo rústico potencialmente productivo la superficie sorribada y abancalada en la franja costera de la zona norte.

Protección paisajística: Ha quedado demostrado el valor paisajístico de dichos terrenos, ya que no solo se valora el paisaje natural, sino también el antropizado y las características fisiográficas de los terrenos.

Protección cultural: Ya que también merece preservación los edificios, conjuntos o infraestructuras de valor histórico, artístico o etnográfico, así como su entorno inmediato, como el constituido por las viviendas, construcciones agrícolas, muros de contención en piedra seca y las infraestructuras hidráulicas de San Felipe.

En síntesis, queda documentado la improcedencia de descalificar las fincas de San Felipe como Suelo Rústico Protegido por sus valores agrícolas, paisajísticos y etnográficos (zona abancalada), y que los tres tipos de protección no son incompatibles, tal como señala el PIOT vigente en su artículo 70.2 sobre Directrices y Normas para el Planeamiento Municipal, con relación a la calificación de Suelo Rústico Potencialmente Productivo:

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 48


- Agrícola: la finalidad principal de esta categoría es la protección del suelo como recurso y de la propia actividad agrícola, la preservación, ante otros usos o actividades, de los suelos más valiosos para la agricultura y la conservación de los paisajes agrícolas tradicionales o aquellos en los que la actividad agrícola coexista con valores naturales y patrimoniales de interés. En estos últimos casos deberán establecerse normas específicas de protección de todos los elementos de interés y de su conjunto.

Además, como corolario, la zona agrícola alta de San Felipe, constituida por bancales aterrazados, generalmente en laderas con pendiente superior al 30%, no son adecuadas para ser urbanizadas, por los costes desproporcionados que requeriría su transformación o por los riesgos ciertos de erosión, desprendimientos, corrimientos o fenómenos análogos que comporten sus características geotécnicas o morfológicas.

4.8 Examen y análisis de otras actuaciones 4.8.1 Proyecto de desdoblamiento de la carretera C-810 El trazado del desdoblamiento de la carretera C-810 paralelo a la vía actual, a su paso por los acantilados de San Felipe, supone una obra civil de extraordinaria envergadura, por lo abrupto del terreno y la casi total ausencia de espacio para apoyarse, lo que implicaría la construcción de un nuevo puente de Silva y numerosos viaductos en tramos que actualmente discurren sobre el terreno, además de la apertura de un nuevo túnel bajo el Morro del Verdugado e importantes voladuras en la coronación dl acantilado sobre la playa de San Felipe. Todo lo anterior implica un enorme impacto paisajístico y ecológico en una zona de elevada protección medioambiental, por lo que el aspecto visual final de las infraestructuras deberá ser respetuoso con los valores paisajísticos, morfológicos y naturales, considerando los siguientes criterios: •

Las excavaciones en roca para los túneles y trincheras deberán ser los imprescindibles, cuidando el remate con los elementos estructurales.

Los materiales extraídos y los residuos de las obras deberán ser transportados fuera de la zona, cuidando la limpieza y respecto del entorno, tanto de la obra actual como la restauración de los impactos del trazado antiguo que aún persisten.

En especial, se deberán cuidar los impactos de las actividades del propio proceso constructivo y sus obras provisionales (centrales de hormigonado, accesos rodados para camiones en laderas y fondos de barranco...), y su posterior restauración.

4.8.2 Proyecto de dique de defensa en la playa Parece adecuada la intención de limitar las corrientes marinas en la playa de San Felipe, que llegan a ser peligrosas para los bañistas, y propiciar la regeneración natural de la arena, que se suele acumular de forma espontánea

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 49


en la época de calmas (septiembre-octubre). Sin embargo conviene hacer las siguientes consideraciones ambientales: §

La ubicación propuesta del dique semisumergido deja la desembocadura del barranco de San Felipe en el interior de la dársena, con el riesgo de acumulación en la playa de tierras y otros materiales arrastrados por las escorrentías.

§

Será preciso estudiar la influencia en el régimen de olas por su impacto en el uso actual como zona de surfing.

4.8.3 Proyecto de reforma del borde marítimo del casco de San Felipe. Considerando el importante impacto social de las demoliciones propuestas, conviene estudiar alternativas menos agresivas y con efectos equivalentes, considerando: §

Conservación de las edificaciones asentadas históricamente (ver fotoplano de 1960), en relación con las edificaciones actuales.

Ilustración 21: Transformación del borde litoral: fotoplanos de 1990 y 1960

§

Regeneración de la rivera del mar, considerando la pérdida de anchura del borde litoral por la erosión marina, mediante aporte de materiales de limpieza de lechos de barrancos o diques artificiales.

§

Tratamiento del espacio liberado por las demoliciones inevitables, como paseo peatonal, que pueda recoger todas las aguas residuales que actualmente se vierten hacia el mar, para evitar la reforma de todos los albañales de las casas existentes.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 50


4.8.4 Conducción de aguas depuradas de Las Palmas En su trazado está previsto la ubicación de un depósito de 600 m3 en San Felipe, “cerca de los túneles de la Cuesta de Silva”. Habría que considerar que es preceptivo el estudio de impacto ecológico de dicha obra pública, contemplando: §

Que dicha canalización discurrirá previsiblemente por zonas de protección natural (Parque rural de Doramas).

§

Que el depósito previsto, si se instala en lo alto del Morro del Verdugado (entre los barrancos de Moya y San Felipe), que dicha zona está catalogada de interés arqueológico, y el previsible impacto visual sobre los valores paisajísticos.

4.8.5 Estación de depuración de aguas residuales en el Barranco de Moya Dichas instalaciones están en una fase avanzada de ejecución, para depurar aguas de núcleos de población del municipio de Guía aguas arriba y el propio núcleo de San Felipe. Conviene considerar que: •

La ubicación en el mismo cauce del barranco de Moya, ocupando la mitad de su anchura en un tramo relativamente estrecho, supone un riesgo elevado de ser afectado por las escorrentías, pudiéndose instalar en terreno elevado colindante al muro de contención del barranco, considerando que de cualquier manera es preciso bombear las aguas residuales de San Felipe.

Que además, en caso de ser inutilizada por una barranquera, que supone un riesgo añadido el consiguiente vertido de aguas no depuradas al mar, justo al lado de una zona litoral habitada y con dotaciones de baño.

Que no se ha previsto un tratamiento terciario de agua para su reutilización como riego, considerando el déficit del terreno agrícola próximos de San Felipe.

Que este tipo de instalación en un cauce de separación de municipios se deberían plantear como servicios mancomunados de todas las poblaciones aguas arriba.

4.8.6 Extracción de áridos del cauce del barranco de Moya Durante los meses de junio y agosto de 2000 se han realizado movimientos de tierras de extracción unos 20.000 m2 del relleno del lecho del barranco de Moya, entre su desembocadura y la estación depuradora, por una conocida empresa constructora. La extracción ha profundizado de 2 a 4 metros, dejando al aire la base de numerosos muros de contención, en una longitud entre 50 y 350 metros de la desembocadura, con una anchura media de 30 metros.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 51


Ilustración 22: instantánea de extracción del lecho del Bco. de Moya (16-6-2000)

Dichos hechos han sido comunicados a las administraciones competentes, desconociéndose si ha dispuesto de todos los permisos reglamentarios, considerando lo establecido en el Artículo 56 del reglamento de Costas: 1. En los tramos finales de los cauces deberá mantenerse la aportación de áridos a sus desembocaduras. Para autorizar su extracción, hasta la distancia que en cada caso se determine, se necesitará el informe favorable de la Administración del Estado, en cuanto a su incidencia en el dominio público marítimo-terrestre. (Artículo 29.1 de la Ley de Costas). 2. El Organismo de cuenca o la Administración hidráulica competente, previamente a la resolución de un expediente de extracción de áridos en cauce público, o a la ejecución de un proyecto de acondicionamiento de cauces, solicitará informe del correspondiente Servicio Periférico de Costas, cuando la distancia, medida a lo largo del cauce, entre los puntos de extracción y desembocadura en el mar sea inferior a la que se haya fijado para cada cauce por acuerdo entre ambos organismos. De la resolución recaída se dará traslado a dicho servicio.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 52


5 Propuesta alternativa acorde con la normativa y el planeamiento vigente 5.1.1 Legitimación La presente propuesta de alternativas a la ordenación urbanística del sector de San Felipe está fundamentada por el siguiente artículo del Texto Refundido de la Ley de Ordenación de Territorio y Espacios Naturales de Canarias (LOTENC) Artículo 8.- Participación ciudadana. En la gestión y el desarrollo de la actividad de ordenación de los recursos naturales, territorial y urbanística, la Administración actuante deberá fomentar y, en todo caso, asegurar la participación de los ciudadanos y de las entidades por éstos constituidas para la defensa de sus intereses y valores, así como velar por sus derechos de información e iniciativa. En todo caso, los ciudadanos tienen el derecho a participar en los procedimientos de aprobación de instrumentos de ordenación y ejecución mediante la formulación de alegaciones en el período de información pública al que preceptivamente deban ser aquéllos sometidos, así como a exigir el cumplimiento de la legalidad, mediante el ejercicio de la acción pública ante los órganos administrativos y judiciales.

5.1.2 Contenido y tramitación del Plan General El Plan General de Ordenación Urbana del Municipio de Santa Mª de Guía deberá establecer la ordenación estructural y la ordenación pormenorizada del municipio. En particular, la LOTENC establece que: Artículo 33.- Plan Operativo del Plan General de Ordenación. 1. Los municipios con más de 10.000 habitantes o de igual número de plazas alojativas turísticas deberán formular el Plan General desglosando en un Plan Operativo la ordenación pormenorizada a que se refiere el apartado B) del número 2 del artículo anterior.

Asimismo, se considera que los valores patrimoniales mencionados en apartados anteriores deberían estar recogido en un catálogo municipal, en el sentido expuesto por la LOTENC: Artículo 39.- Catálogos. 1. Los Ayuntamientos de Canarias deberán aprobar y mantener actualizado un catálogo municipal, en el que recojan aquellos bienes tales como monumentos, inmuebles o espacios de interés histórico, artístico, arquitectónico, paleontológico, arqueológico, etnográfico, ecológico, científico o técnico que por sus características singulares o Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 53


según la normativa del Patrimonio Histórico de Canarias deban ser objeto de preservación, estableciéndose el grado de protección que les corresponda y los tipos de intervención permitidos en cada supuesto.

Por último, respecto a la tramitación del plan general, se considera inexcusable la elaboración de un Avance del Plan General que contenga toda la documentación descrita en el Reglamento (D. 35/1995) de Contenido Ambiental de los Instrumentos, tal como establece en su artículo 3.2: 1. El Avance de Planeamiento constituye el documento básico para exponer y evaluar las diferentes alternativas planteadas a partir de los objetivos y criterios ambientales contemplados en el propio documento. 2. A estos efectos, estarán obligados a formular Avance de Planeamiento la totalidad de los instrumentos de planificación territorial y de planeamiento general, y sus revisiones. Podrán formularse también como acto preparatorio de la redacción de los instrumentos de planeamiento de desarrollo, al objeto de facilitar la tramitación posterior.

5.2 Propuesta de calificación del sector de San Felipe 5.2.1 Zona urbana: Del estudio detallado del estado actual y de sus posibilidades de colmatación o ampliación, considerando las alternativas a la demolición propuesta de unos 40 edificios del borde marítimo y la necesidad de realojar a sus ocupantes, se propone: •

Ajustar el perímetro actual de la Delimitación de Suelo Urbano de San Felipe: 1. Definición de un nuevo borde litoral en la zona del casco urbano, afectada por el deslinde de la Zona de Protección de la Ley de Costas y su Reglamento. Sin entrar en detalle sobre las razones legales o políticas que justifique la remodelación actualmente propuesta, ya se ha indicado el interés social-cultural de conservar el mayor número posible de las viviendas asentadas históricamente en dicho borde. Tratamiento del espacio litoral liberado, producto de las demoliciones inevitables de construcciones traseras, como paseo peatonal y que pueda recoger todas las aguas residuales que actualmente se vierten hacia el mar, para evitar la reforma de todos los albañales de las casas existentes. 2. En el caso que las demoliciones propuestas dejaran un espacio residual entre dicho deslinde y la vía de acceso del barrio, quedarían algunas propiedades convertidas en suelo no edificables. La definición de un frente litoral abierto a la vía principal constituye una oportunidad para ordenar un sistema de espacios libres de uso público (plazas o paseo mirador...) o dotaciones recreativas (piscinas seminaturales, balneario...).

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 54


La ordenación propuesta en el avance publicado no contempla ninguna de las anteriores alternativas, y deberían ser objeto de un estudio de detalle.

Ilustración 23: Detalle de ordenación del suelo urbano de San Felipe. Avance N.S. 1998

3. Descalificación como Suelo Urbano del final del borde litoral, desde la playa hasta el edifico en construcción “Jardinero V”, pudiendo mantenerse como urbano el resto del tramo hasta el barranco por estar bastante consolidado. El tramo a descalificar está afectado por la zona de 20 metros de protección de costas, que alcanza la vía rodada posterior, no quedando espacio material para edificar y tener un desnivel de 7 a 10 metros. Dicho tramo no está consolidado, pues sólo existen 4 viviendas (una de ellas en construcción) en dicho tramo de 175 metros, que pueden quedar fuera de ordenación. La zona posterior al litoral, desde el borde descalificado y hasta el acantilado, quedaría afectada por los 100 metros de protección de costas y, al ser colindante con la playa, es idónea para ser calificada como Sistema General de Equipamientos y Servicios Supramunicipales, tal como se justificará a continuación en la propuesta para la zona litoral. Además, dicha recalificación no supondría desembolso alguno para el municipio, ya que la legislación determina el principio de no indemnizabilidad por la ordenación urbanística. •

Calificar el casco como Suelo Urbano No Consolidado de Rehabilitación Urbana: Se define el suelo delimitado como urbano ya que cumple con la definición del art. 50 de la LOTENC, por concurrir algunas de las condiciones siguientes: a) Los terrenos que, por estar integrados o ser susceptibles de integrarse en la trama urbana, el planeamiento general incluya en esta clase legal de suelo, mediante su clasificación, por concurrir en él alguna de las condiciones siguientes: 1) Estar ya transformados por la urbanización por contar con acceso rodado, abastecimiento de agua, evacuación de aguas residuales y suministro de energía eléctrica, en condiciones de pleno servicio tanto a las edificaciones preexistentes como a las que se hayan de construir.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 55


2) Estar ya consolidados por la edificación por ocupar la misma al menos dos terceras partes de los espacios aptos para la misma, de acuerdo con la ordenación que con el planeamiento general se establezca.

Sin embargo, no cumple con las condiciones de “evacuación de aguas residuales en condiciones de pleno servicio”, ni la pavimentación o encintado de aceras en todo su conjunto, por lo cual deberá tener la categoría de Suelo Urbano No Consolidado, según el art. 51 de la LOTENC: 1. En el suelo urbano, el planeamiento establecerá todas o alguna de las siguientes categorías: a) Suelo urbano consolidado, integrado por aquellos terrenos que, además de los servicios previstos en el apartado a).1 del artículo anterior, cuenten con los de pavimentación de calzada, encintado de aceras y alumbrado público, en los términos precisados por las Normas Técnicas del Planeamiento Urbanístico y el Plan General. b) Suelo urbano no consolidado por la urbanización, integrado por el restante suelo urbano. 2. El planeamiento diferenciará en cualquiera de las dos categorías anteriores y, cuando proceda, delimitándolo: a) El suelo de interés cultural, por contar con elementos de patrimonio arquitectónico o etnográfico, formen o no conjuntos y estén o no declarados bienes de interés cultural. b) El suelo de renovación o rehabilitación urbana, por quedar sujeto a operaciones que impliquen su transformación integrada.

Y Además, considerando las transformaciones que provocará la posible demolición de edificaciones en el borde litoral y las previsiones de acogida de servicios de escala comarcal, se considera que procede la subcategoría de Rehabilitación Urbana.

Ilustración 24: Detalle del casco en foto aérea. 1988

Ordenación en detalle de la zona remodelada y resto del casco: El Plan General, en la Ordenación Urbanística Estructural del municipio, deberá determinar el desarrollo del sector mediante un Plan Parcial o Especial de Ordenación, según el art. 32.2.A) 4):

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 56


En el suelo urbano y urbanizable, la adscripción a la categoría que corresponda. En suelo urbano no consolidado, la delimitación de los ámbitos para su desarrollo mediante Planes Parciales y Especiales de Ordenación.

Además, por el número de habitantes del municipio, el Plan General debería efectuar la ordenación urbanística pormenorizada del casco, según el art. 32.2.B): Constituye la ordenación urbanística pormenorizada el conjunto de las determinaciones que, dentro del marco de las de carácter estructural, desarrollan aquéllas en términos suficientemente precisos, para permitir la legitimación de las actividades de ejecución, comprendiendo: 1) La ordenación completa y con el mismo grado de precisión exigible a un Plan Parcial de todo o parte del suelo urbano y del urbanizable ordenado.

El régimen jurídico del Suelo Urbano No Consolidado, según el art. 72 de la LOTENC, es muy similar al del Suelo Urbanizable Ordenado, permitiendo que el ayuntamiento se beneficiar de las cesiones obligatorias y gratuitas de suelos para viales, espacios libres y dotaciones, parcelas urbanizadas equivalentes al 10% del aprovechamiento urbanístico, y repercutir en los propietarios el coste de la urbanización. •

Nueva delimitación del ensanche del casco: La necesidad del sector de disponer de nuevo suelo urbanizado residencial para acoger el limitado crecimiento vegetativo del vecindario, o para realojar a los residentes desalojados por las posibles expropiaciones, puede obligar a ampliar la franja construida del casco, para lo cual se dispone de casi toda la fachada sur de la vía de acceso sin edificar. Esta operación de configurar una nueva fachada sur permitirá la remodelación de la calle principal del núcleo, actualmente de anchura insuficiente para la circulación en dos sentidos, con aceras insuficientes y sin permitir el aparcamiento en superficie, pudiéndose diseñar una avenida, o mejor, una amplia rambla con posibilidad de terrazas, para alojar a equipamientos comerciales que permitan revitalizar San Felipe, considerando las previsiones de consolidarse como un centro de servicios supramunicipal. Sin embargo, hay que considerar que el suelo preciso para los nuevos usos habrá de invadir terrenos agrícolas de elevado valor productivo y paisajístico que es preciso proteger, por lo cual su extensión debería ser la estrictamente la precisa para atender la demanda, de carácter residencial o terciario, para realojar la población desplazada por las posibles expropiaciones y el crecimiento vegetativo del barrio. Por las mismas razones, es preciso diseñar cuidadosamente el borde posterior del ensanche en contacto con el suelo rústico, de protección agrícola y paisajística, por lo cual debería tener un tratamiento de fachada urbana, valorando su elevada calidad por disfrutar de un excelente paisaje y una orientación sur (óptima tanto para verano como invierno). Por consiguiente, será conveniente que dicho borde esté configurado como un

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 57


paseo, preferiblemente peatonal, con un cerramiento diáfano hacia los cultivos. Por último, dicha franja permitirá definir la red básica de reserva de los terrenos y construcciones destinados a las dotaciones públicas y equipamientos privados, que garanticen la funcionalidad de todo el barrio con adecuada calidad. Además, se podrá adscribir dicho suelo a la construcción de viviendas sujetas a algún régimen de protección pública o con precio final de venta limitado, adscripción no podrá en ningún caso exceder del 50 por ciento del aprovechamiento del ámbito o sector.

5.2.2 Zona litoral: La franja litoral desde el barranco hasta los acantilados incluye una de las mejores playas de la costa norte de la isla, y constituye un recurso muy valorado por el planeamiento insular. El plan General puede propiciar las condiciones para el aprovechamiento óptimo de dicho sector.

Ilustración 25: Foto de la playa en marea baja. En Primer plano, las edificaciones segregadas del casco urbano.

La descalificación de una pequeña franja de suelo urbano, a partir de las últimas edificaciones consolidadas, permite delimitar un sector de frente marítimo hasta el acantilado, que al quedar afectada por los 100 metros de protección de costas y ser colindante con la playa, es idónea para ser calificada como Sistema General de Equipamientos y Servicios Supramunicipales, que se puede extender en la zona posterior hasta el Barranco de San Felipe. •

Directrices del Plan Insular de Ordenación del Territorio vigente:

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 58


El PIOT vigente determina para dicho sector, considerando que en las Normas Subsidiarias de 1983 fue calificado como “SAU San Felipe-bis: turístico residencial”, lo siguiente: “Desclasificación del Sector San Felipe Bis en base al criterio de jerarquizar los núcleos de San Felipe y Bañaderos como cabeceras del tramo costero y reorganizar y estructurar los asentamientos intermedios a fin de conformar un desarrollo residencial lineal. La previsión en la zona es crear un parque público, dotaciones y equipamientos ligados al uso del baño, reacondicionando la playa de San Felipe y estableciendo los usos complementarios a los asentamientos residenciales entre San Felipe y el Roque”.

Directrices del Avance Plan Insular de Ordenación del Territorio y Recursos Naturales aprobado: El documento del Avance del PIOTRN, aprobado por el Cabildo Insular de Gran Canaria en 1997 y sometido a información pública en 1998, es el proyecto de normativa mas avanzado que disponemos en Gran Canaria, y hace valiosas referencias al desarrollo de la costa norte mediante la redacción del Plan Especial del Corredor Costero, de gran aplicación para la planificación de la Zona Litoral y la Zona Agrícola de San Felipe. El Avance, en su Volumen 3: Memoria Propositiva II, Páginas 57-59, describe el apartado V relativo a “Acciones Territoriales Y Estructuración De Los Ámbitos Insulares” las siguientes determinaciones, que se han resumido y resaltado por su elevado interés: 9. LAS MEDIANÍAS DEL NORTE Y EL DESARROLLO COSTERO ENTRE SAN FELIPE Y BAÑADEROS 9.1

CARÁCTER Y ESTRUCTURA DEL AMBITO

Es el paisaje de medianías más característico de la isla por su fuerte antropización (lomos, bancales) y por su riqueza ambiental. El contacto del ámbito con la costa se produce mediante un escalón aterrazado, dejando una estrecha plataforma litoral. Asentamientos tradicionales con fuerte implantación que se desarrollan en forma de flecos que se originan en el modo de vinculación entre parcelas y caminos rurales. Desarrollos marginales costeros. 9.2

OBJETIVOS DE LA ACCION TERRITORIAL

Mantenimiento de los valores paisajísticos autóctonos basados en el entendimiento de su integridad morfológica, como antropización de un soporte físico irregular y fragmentado, con previsibles y limitados desarrollos urbanos por influencia de la conurbación de Las Palmas, y por su calidad ambiental (Parque Rural de Doramas). Sus tensiones de crecimiento se verán favorecidas por la nueva accesibilidad introducida por el corredor costero y la vía interior desde Arucas. 9.4

ACCIONES ESTRUCTURALES

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 59


9E5 Area de equipamiento y servicios náuticos y de baño de San Felipe. 9E6

Area de equipamiento y servicios de El Roque.

9E7

Area de equipamiento y servicios de San Andrés.

9E8

Area de equipamiento y servicios de Quintanilla. Resulta pertinente y necesario plantear un Plan Especial de Desarrollo Insular para el conjunto del Corredor Costero (9E5 a 9E8), incluyendo el de Bañaderos (10E5), entre San Felipe y Bañaderos con objeto de definir con carácter unitario esta importante acción estratégica del Plan Insular. Su justificación está en la valoración de esta plataforma costera desde el punto de vista de la preservación de sus valores naturales, con creación de áreas tradicionales de baños y deportes. El mantenimiento de las desembocaduras de los barrancos, con su valoración natural (pequeñas playas), de las laderas traseras de los lomos aterrazados (vistas, telefondo), y la resolución y mejora de los actuales núcleos marginales costeros, serán acciones obligadas. Para ello la nueva ordenación establecerá un despiece de acuerdo con la organización secuencias de las desembocaduras de los barrancos y la funcionalidad de accesos viarios desde los nudos del eje litoral, previendo áreas de servicio automóvil y aparcamientos ajardinados. La ordenación formal, recogiendo el pautado de las antiguas sorribas de plataneras como paisaje construido, definirá zonas públicas de paseo marítimo con instalaciones de baño y pequeños puertos protegidos, renovando las fachadas de núcleos marginales y las traseras para áreas de servicio y aparcamiento. En el resto con menor densidad y valorando vegetación podrán preverse desarrollos ordenados bajos, donde puedan plantearse usos variados, desde el industrial al residencial, pasando por el recreo, ocio y almacenes.

9.7

PLANES ESPECIALES DE DESARROLLO

9E8

En el desarrollo del Plan Insular se elaborará un Plan Especial de Corredor Costero, de acuerdo con los criterios y directrices contenidos en el Apartado 9.4. anterior.

Descripción de posible usos La Zona Litoral, una vez calificada como de servicios general, será el emplazamiento idóneo de los usos mencionados por el avance del PIOTRN. De forma paralela, ya se han presentado proyectos de actuación como los Proyectos de diques de defensa y regeneración de la Playa de San Felipe, de la Dirección General de Costas, Demarcación de Costas de Las Palmas.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 60


Destaca por su proyección comarcal, y por haberse presentado al programa Leader de la Unión Europea, el Proyecto de Acondicionamiento y Restauración de la Costa Norte de Gran Canaria, “Costa de los Espejos”. Promovido por el Área de Cooperación Institucional del Cabildo de Gran Canaria. En el avance presentado en febrero 2000 hace las siguientes propuesta para San Felipe: • • • • • • •

Acondicionamiento de la playa. Zona de acampada. Piscinas. Sendero de acantilado y recuperación del Camino Real de Silva. Mirador de Valerón y Centro de Interpretación. Zona de despegue de Silva y aterrizaje en San Felipe de parapente y ala delta. Plan de embellecimiento del barrio costero.

5.2.3 Zona agrícola: Del estudio detallado del estado actual, de sus valores agrícolas, paisajísticos y etnográficos, y de la necesidad de preservación y desarrollo sostenible de sus usos potenciales, se propone: •

Clasificación de Suelo Rústico Potencialmente Productivo Intensivo: Delimitar todo el perímetro de terrenos que han sido cultivados, por su elevada calidad edáfica y conservar su potencialidad, asumiendo las directrices del Avance del PIOTRN. En concreto, se deberán considerar los criterios y directrices que desarrolle el Plan Especial de Corredor Costero que menciona el PIOT vigente y el avance del PIOTRN. También se deberán contemplar las directrices para la elaboración de un Plan Sectorial de Desarrollo Agrario que señala el mismo Avance del PIOTRN en su artículo 110, del que se destaca las siguientes: 1. Directrices Sustantivas. b) Previsión y organización de las acciones necesarias para mejorar la estructura de la explotación. -

-

Incluirá acciones para facilitar el acceso a la propiedad de la tierra de agricultores capacitados, para la racionalización del riego y de las labores del regante, principalmente ante la previsión de riego con aguas depuradas. En relación con el uso del suelo, se establecerán alternativas de cultivo adecuadas para la puesta en reexplotación de la superficie sorribada y abandonada del norte insular.

d) Análisis de la problemática agraria-territorial de Gran Canaria. El Plan estudiará como mínimo aquéllos aspectos que hoy están condicionando el desarrollo agrario, entre los que se encuentran los siguientes: Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 61


-

La necesidad de declaración de zonas agrarias especiales, que por su productividad o interés estratégico (suelo) hayan de ser preservadas de su ocupación por actividades no agrarias.

-

Estudio crítico de la normativa actual de segregaciones. Su aplicación en Gran Canaria: dificultades y propuestas. Estudio de posibilidad o conveniencia de parcelas superiores o fincas indivisibles. Estudio de las excepciones a la parcela mínima de 10.000 metros cuadrados. Profundizar en la sistemática del derecho a segregar.

-

La fiscalidad como incentivo o disuasión de actividades agrarias, u otros mecanismos no coercitivos de gestión del territorio.

2. Directrices de Coordinación Intersectorial. e) Elaboración de un plan de la eficiencia de riego que proponga soluciones para lograr a medio plazo reducir sustancialmente los consumos unitarios. f) Organizar con los municipios la disposición de aguas residuales de alta calidad, de tal forma que su aplicación tenga un peso específico suficiente en la estrategia de abastecimiento, en los programas de arreglo y mantenimiento de la red de saneamiento y en la vigilancia de los vertidos contaminantes, dando prioridad en el uso de aguas depuradas al sector agrícola. h) Los suelos cultivados de la isla de Gran Canaria son extremadamente deficitarios en materia orgánica, que la cabaña ganadera existente no puede aportar. En consecuencia, la agricultura es potencialmente consumidora de materia orgánica procedente de residuos urbanos y de lodos de depuradoras, si son convenientemente tratados. Por otro lado, la reutilización de residuos urbanos y lodos evitaría el grave problema de colmatación de vertederos y de contaminación marina. Por todo ello, el Plan Sectorial afrontará esta situación tratando de organizar y viabilizar la operación de reciclaje para la agricultura de residuos urbanos y lodos. i) Como el incremento de la oferta de agua, tal como se ha indicado, puede permitir la puesta en reexplotación de las antiguas fincas abandonadas, y en consecuencia este Plan Insular mantiene como suelo rústico potencialmente productivo la superficie sorribada y abancalada en la franja costera de la zona norte, el Plan Sectorial, al establecer las medidas para la puesta en reexplotación que se indican en el anterior punto b), dispondrá medidas complementarias, si fuesen necesarias, para asegurar el destino agrícola de estos suelos.

Protección paisajística: El valor paisajístico de todo el ámbito de suelo agrícola de San Felipe, conjuntamente con la zona de protección natural, es un recurso no renovable de capital importancia para el desarrollo sostenible de la isla, con especial incidencia en la industria turística. En consecuencia, se deberá extender al suelo agrícola todas las determinaciones de protección paisajística de la unidad ambiental, conjuntamente con el espacio rústico de protección natural, al mas alto nivel.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 62


Además, hay que contemplar las peculiaridades de la necesaria compatibilidad de la protección paisajística con la rentabilidad del aprovechamiento agrícola, para garantizar su eficacia, en la línea de las siguientes directrices del Plan Sectorial de Desarrollo Agrario: j) Como la mayoría de los cultivos pertenecientes al subsector de exportación se cultivan ya bajo sistemas de protección (plástico, malla y cristal), y es de prever que esta tendencia se extienda en un futuro no muy lejano al cultivo de la platanera, el Plan Sectorial adoptará las medidas necesarias para asegurar: - El reciclaje de sus materiales plásticos. - La protección de parajes de alto valor paisajístico. - La calidad estética de sus elementos estructurales. - Otras medidas para el control de impactos en el paisaje. k) Para barrancos y parajes con suelo cultivable sometidos a fuerte presión urbanística y/o de gran valor paisajístico, tales como los de Agaete, El Risco, Tasartico, Tasarte, Veneguera, Mogán, Tauro, etc., se deben establecer líneas especiales de financiación a la inversión que incentiven y permitan acometer alternativas de cultivo que no requieran sistemas de protección, fundamentalmente frutales tropicales y subtropicales.

Protección Etnográfica: El Plan General, en su Catálogo de Patrimonio Municipal, deberá contemplar las edificaciones, construcciones agrícolas, infraestructuras hidráulicas y, sobre todo, el conjunto de muros de contención de piedra seca del suelo agrícola de San Felipe como merecedores de protección cultural. Se deberán desarrollar una normativa municipal que regule la protección y restauración de las anteriores obras catalogadas, restringiendo los usos en la zona alta del suelo agrícola que supongan un riesgo en los bancales aterrazados. Se deberá incidir para que el Plan Especial del Corredor Costero promueva acciones concretas para consolidar y rehabilitar dicho patrimonio etnográfico, estableciendo los proyectos y financiación que garanticen su ejecución.

Regulación de usos no agrícolas en terrenos productivos: La fragilidad del territorio agrícola determina una política de usos no relacionados con el cultivo muy restrictiva, para preservar el suelo productivo, los valores paisajísticos y su patrimonio etnográfico. Sólo se deben tolerar aquellos usos que sean estrictamente compatibles, tomando las debidas precauciones de ubicación, extensión y aspecto estético. De manera genérica, se puede considerar usos compatibles aquellos cuya función sea indispensable para su mantenimiento, o aconsejables para la mejora de sus valores, siempre que su impacto ambiental sea poco relevante.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 63


En particular, es fundamental que respete la estructura del territorio agrícola y se restrinja al limite la ampliación o apertura de nuevas vías de circulación, que se deberán respetar la estructura de terrazas, especialmente en la zona alta por ser la mas frágil y presentar importantes pendientes. Sin embargo, se pueden plantear la posibilidad de edificaciones residenciales aisladas vinculadas a explotaciones agrícolas en las laderas del borde superior las terrazas, cuando ya dispongan de vías de acceso. Por último, habría que considerar los conceptos de ecourbanismo y desarrollo sostenible en dicho sector, pudiéndose considerar las siguientes directrices del Plan Sectorial de Desarrollo Agrario: l) Desarrollar y reglamentar el concepto de explotación mixta agrícola-turística, principalmente en aquellas zonas, como las medianías y cumbres, donde por las características climatológicas y estructurales, la rentabilidad de la explotación agraria es escasa o nula; todo ello de acuerdo con las directrices y líneas de financiación que, a este respecto, tiene establecidas la C.E. m) Promover la articulación de los sectores turísticos y agrícola, fomentando la comercialización o “exportación in situ” de los productos de la agricultura insular para el consumo de los visitantes.

5.2.4 Zona de protección natural: Se deberá aplicar la calificación de protección mas adecuada para conservar y restaurar sus valores ecológicos y paisajísticos, promoviendo las acciones de rehabilitación medioambiental, corrigiendo los impactos detectados.

Ilustración 26: Calificación propuesta de espacios naturales protegidos del Avance.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 64


Sin embargo, se debería corregir la delimitación del fondo del barranco de San Felipe al sur del puente de Silva, calificando de Suelo Potencialmente Productivo los terrenos agrícolas existentes, ya que algunos permanecen en explotación y el resto conserva todo su potencial productivo, contribuyendo a recuperar sus valores como paisaje agrícola tradicional. Los poderes públicos deberán intervenir para que las grandes obras de infraestructuras en proyecto, como el desdoblamiento de la Autovía del Norte y Puente de Silva, o el depósito regulador de aguas depuradas para riego, no supongan una agresión insostenible al medio ambiente, recordando la normativa referente a la obligatoriedad del Estudio de Impacto Ecológico para todas aquellas obras de financiación pública. Al respecto, no sólo se deberán considerar la zona alta de laderas y acantilados, actualmente de protección paisajista, natural y arqueológica, sino también el litoral marítimo y los cauces de los barrancos, considerando las agresiones del proyecto de dique semisumergido sobre la playa y el régimen de olas (surfing), la construcción del nuevo Puente de Silva sobre el barranco de San Felipe, o la depuradora en construcción y extracción de áridos en el barranco de Moya.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 65


6 Conclusiones. Como síntesis del resultado de análisis de datos, evaluación de determinaciones y posterior propuesta de alternativas, se pueden exponer las siguientes conclusiones: •

Información medioambiental: Que el sector de San Felipe es una franja costera de elevada calidad medioambiental por sus valores naturales, paisajísticos, agrícolas y etnográficos, todos ellos merecedores de protección y conservación como recursos no renovables para el desarrollo sostenible insular.

Diagnóstico ambiental: Que los actuales impactos son de escasa magnitud, sin limitar los usos actuales del territorio, con la salvedad del suministro de riegos para recuperar los cultivos tradicionales.

Análisis del planeamiento municipal previsto: El Avance de revisión de las Normas Subsidiarias pretende calificar como urbanizable residencial la práctica totalidad del suelo agrícola. Se discuten los argumentos esgrimidos para justificar la calificación de tal cantidad suelo urbanizable residencial en San Felipe y el municipio, en base a unas hipótesis de crecimiento poblacional no documentadas, y la incorrecta valoración de que los suelos agrícolas de San Felipe carecen de valor para su conservación.

Justificación por la normativa vigente: Queda documentado que es preciso una ordenaciín alternativa, mediante la elaboración de un Avance de Plan General, que introduzca las determinaciones ambientales y criterios urbanísticos del “Reglamento de contenido ambiental de los instrumentos de planeamiento” y del texto refundido de la “Ley de Ordenación del Territorio y Espacios Naturales de Canarias”, que apuntan a una conservación de los valores del territorio, tanto naturales como antropizados.

Aplicación de directrices del Planeamiento Insular: Se apuntan los criterios de ordenación para el desarrollo integrado de la costa norte, promovidos por el Cabildo de Gran Canaria, mediante un Plan Especial y otras medidas de protección, que valoran la calidad ambiental de San Felipe como centro de dotación de servicios, y protege el valor estratégico del patrimonio agrícola.

Necesidad de publicación de un Avance del Plan General en elaboración. Considerando las directrices del Informe de la CUMAC al avance de Normas Subsidiarias, de aplicar en la siguiente fase la totalidad del Reglamento de Contenido Ambiental de los Instrumentos de Planeamiento, y la mayor precisión que exige la Ley de Ordenación del Territorio a los planes generales de municipios de mas de 10.000 habitantes, debiéndose establecer la ordenación estructural y la ordenación pormenorizada de todo el territorio municipal

Propuesta de calificación del sector de San Felipe: Considerando las valoraciones anteriores, se ofrece una descripción de ordenación alternativa

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 66


del Sector de San Felipe, ajustada a una expectativas de desarrollo sostenible del territorio y de la población, al tiempo que protege y potencia los recursos agrícolas, paisajísticos, etnográficos y naturales. En conclusión, se pretende regular el uso de un patrimonio territorial, cuyo valor social debe prevalecer sobre intereses privados, para proteger sus recursos no renovable de los impactos irreversibles, y conservar y optimizar su potencialidad para el desarrollo económico de la población, actual y futura, y también como motor del desarrollo turístico del norte insular.

Las Palmas, septiembre 2000

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 67


7 Bibliografía. 7.1 Normativa: 7.1.1 Protección del ambiente •

Real Decreto Legislativo 1.302/1986, de 28 de junio, de Evaluación de Impacto Ambiental.

Ley 38/1995, de 12 de diciembre, sobre el derecho de acceso a la información en materia de medio ambiente.

Ley del Gobierno de Canarias 11/1990, de 13 de julio, de Prevención del Impacto Ecológico.

Decreto del Gobierno de Canarias 40/1994, de 8 de abril, sobre obligatoriedad del Estudio de Impacto Ecológico en los proyectos de obras de promoción pública

Decreto del Gobierno de Canarias 35/1995, de 24 de febrero, de Reglamento de Contenido Ambiental de los Instrumentos de Planeamiento.

7.1.2 Protección de la naturaleza •

Ley 4/1989, de 27 de marzo, de conservación de los espacios naturales y de la flora y fauna silvestres, modificada por las leyes 40/1997 y 41/1997.

Real Decreto 439/1990, de 30 de marzo, por el que se regula el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, y correcciones posteriores.

Real Decreto 1997/1995, de 7 de diciembre, por el que se establece medidas para contribuir a garantizar la biodiversidad mediante la conservación de los hábitats y de la fauna y flora silvestres, modificado por el Real Decreto 1193/1998, de 12 de junio.

Orden de 20 de febrero de 1991, sobre protección de especies de la flora vascular silvestre de la Comunidad Autónoma de Canarias.

7.1.3 Normativa urbanística •

Real decreto legislativo 1/1992, de 26 de junio, de texto refundido de la Ley sobre el Régimen del Suelo y Ordenación Urbana, y corrección de erratas.

Ley estatal 6/1998, de 13 de abril, sobre Régimen del Suelo y Valoraciones.

Ley 22/1988, de Costas, y Real Decreto 1471/1989, de Reglamento General para Desarrollo y Ejecución de la Ley 22/1988 de Costas.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 68


Ley 4/1999, de 15 de marzo, de Patrimonio Histórico de Canarias.

Decreto Legislativo 1/2000, de 8 de mayo, de Texto Refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales de Canarias, que integra la ley 9/1999, de 13 de mayo, de Ordenación del Territorio y la ley 12/94, de 19 de diciembre, de Espacios Naturales

Decreto del Gobierno de Canarias 35/1995, de 24 de febrero, de Reglamento de Contenido Ambiental de los Instrumentos de Planeamiento.

7.2 Planeamiento y Proyectos 7.2.1 Planeamiento Insular •

Plan Insular de Ordenación de la isla de Gran Canaria. Cabildo Insular de Gran canaria (PIOT). DECRETO 7/1995, de 27 de enero.

Avance de Revisión del Plan Insular de Ordenación Territorial de Gran Canaria. Cabildo Insular de Gran canaria. Estudios previos al PIOTRN, 1996.

Revisión del Plan Insular de Ordenación Territorial y Recursos Naturales de Gran Canaria (PIOTRN). Cabildo Insular de Gran canaria. Aprobación inicial e Información pública, abril 1998.

Cartografía del potencial del medio natural de Gran Canaria. Cabildo Insular, Universitat de Valencia y Universidad de Las Palmas. (estudio no vinculante) 1995.

7.2.2 Planeamiento municipal •

Normas Subsidiarias del Municipio de Santa María de Guía. 1982.

Revisión de las Normas Subsidiarias del Municipio de Santa María de Guía. Avance diciembre 1997. Exposición pública, agosto 1998.

7.2.3 Proyectos y obras •

Proyecto de trazado: Duplicación y Variante de la carretera C-810. Tramo El Pagador - Guía. Gobierno de Canarias, Consejería de Obras Públicas, Vivienda y Aguas, Dirección General de Obras Públicas, Servicio de Carreteras de Las Palmas. Enero 1996

Proyecto de Acondicionamiento y Restauración de la Costa Norte de Gran Canaria, “Costa de los Espejos”. Cabildo de Gran Canaria. Área de Cooperación Institucional. Avance febrero 2000.

Proyecto de conducción de aguas depuradas Las Palmas – Norte. Gobierno de Canarias. Dirección General de Aguas. Acta de replanteo: abril 2000.

Obras de Estación de depuración de aguas residuales en el Barranco de Moya (colindante con el sector de San Felipe). Inicio 1999.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 69


7.3 Libros de consulta •

Canarias Interactiva. CD-Rom. Gobierno de Canarias, Consejería de educación y deportes, Dirección General de Ordenación e Innovación Educativa. Edita: Informaciones Canarias S.A. 1998.

Ecourbanismo. Ruano, Miguel, Editorial Gustavo Gili. Barcelona, 1999.

Consultoría Medioambiental. Dto. de Proyectos de la Universidad Politécnica de Cataluña. Institución de Estudios Medioambientales. Barcelona 1999

7.4 Artículos •

Guía: La corporación aprobó ayer los Proyectos de las urbanizaciones de San Felipe y El Gallego. La provincia, 15 noviembre 1991.

San Felipe Polariza el desarrollo turístico de Guía con 365.800 m2 de suelo urbanizable. La Provincia, enero 1998

Guía: Bañolas proyecta construir nuevas casas para los vecinos de San Felipe. Canarias 7, 28 octubre 1999

El “sueño” de San Felipe. La Provincia, 15 noviembre 1999.

Entrevista F. Bañolas, alcalde de Guía: “La situación Financiera es gravísima”. Canarias 7, 23 enero 2000.

La conducción de aguas depuradas al Norte, a punto de ponerse en marcha. Canarias 7, 29 marzo 2000.

Guía: El Gobierno iniciará en breve la tasación de las casas de San Felipe para su expropiación. La Provincia, 24 julio 2000.

Guía: El Ayuntamiento suspende licencias urbanísticas hasta aprobar el PGOU (san Felipe...son las zonas afectadas). La Provincia, 29 julio 2000.

Análisis de impactos ambientales en San Felipe - Manuel Martín Monroy – Septiembre 2000

Pág. 70

Impacto sanfelipe  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you