Issuu on Google+

LECTURAS DE APOYO SEXUALIDAD MARÍA PAULINA MEJÍA CORREA

Profesora Facultad de Educación Universidad de Antioquia Coordinadora Pedagógica del Programa Ser con Derechos


PAREJA

FAMILIA

FUNCIONES DE LA SEXUALIDAD

 Comunicativa Función del lenguaje El malentendido Los acuerdos Desacuerdos

[PROGRAMA SER CON DERECHOS]

CUERPO

PRINCIPIOS: (conceptos que deben tener los proyectos pedagógicos) Reconocerse sujeto de derechos y ser reconocido sujeto de derechos. Responsabilidad en la toma de decisiones en lo público y lo privado. Ser humano  Dignidad y derechos humanos. Género  Construcciones sociales (representaciones)  Valoración de las representaciones sociales Educación  “Construir conocimiento con sentido” 2  Partir de la cotidianidad Ciudadanía  Participar en las decisiones sociales Sexualidad (Construcción simbolica)  Identidad sexual (dato que dan los cromosomas)  Identidad de género (ser hombre, ser mujer definición más allá del dato biológico)  Orientación sexual  Goce sexual  Ética sexual Educación sexual y construcción de ciudadanía

PRINCIPIOS METODOLÓGICOS

CONTEXTO1

 Reproductiva Paternidad, maternidad, deseo, elección, No es un instinto  Erótica Goce sexual e historia personal

 Afectiva Amistad, pareja, maternidad, paternidad, condiciones de amor HILOS CONDUCTORES PARA EL TRABAJO DE EDUCACIÓN SEXUAL

SOCIEDAD

Principios metodológicos para la formación de “sujetos activos de derecho” 3

1

Modulo 1 pág. 16: hace referencia a las relaciones del sujeto consigo mismo, la familia y la sociedad. Así como en la página 17 se habla de lo público y lo privado. 2 Modulo 1 pág. 9 3 Modulo 1 pág 5


El ser humano al habitar el lenguaje como su “medio ambiente natural”, se ha separado de la naturaleza y, por lo tanto, ha perdido sus instintos como reguladores de su comportamiento. Si el hombre respondiera instintivamente en el ámbito de su sexualidad, reaccionaría de manera inmediata ante la presencia de una mujer en su periodo de fertilidad. Pero ello no es asó, el vinculo sexual nos e define por el olfato y las hormonas.

[TALLER SOBRE SEXUALIDAD Y EDUCACIÓN SEXUAL]

La sexualidad humana es un aspecto fundamental en la estructuración de las personas y en la construcción de sus vínculos afectivos y sociales.

Es así como la sexualidad es una construcción de lenguaje que cada ser humano hace gracias a los intercambios con sus semejantes, y sobre todo con los seres más significativos. Decir que es una construcción de lenguaje significa que cada hombre y cada mujer desde la infancia hasta la muerte deben hacerle frente a unas preguntas que no cesan de insistir, relativas a qué significa ser hombre, una mujer, el amor, el cuerpo, el goce sexual. La cultura como reservorio de lenguaje da respuestas por todos los medios. Así, como las conversaciones cotidianas, los medios de comunicación, la publicidad, la institución escolar, los textos escolares, el tipo de leyes que rigen un país, entre otros, son modos como la cultura intenta responder este tipo de preguntas. No sobra decir que esas respuestas han variado a través de la historia. Es así como cada ser humano tiene a través de su infancia unas experiencias desde las cuales interpretan estas preguntas y construye unas versiones, más o menos inamovibles, sobre la sexualidad. Componentes de la sexualidad: Podríamos decir entonces que la sexualidad no se agota con la identidad sexual. Es decir con el dato biológico que nos dice si somos hombres o mujeres. La sexualidad también se define en un campo más abierto, el del mundo de las identificaciones: ser como…, parecerse a…, no ser como… Así el niño y la niña, a partir de sus vivencias tempranas empiezan a elegir si quiere ser como un hombre o como una mujer; y, en consecuencia, se empiezan a identificar con una serie de rasgos que lo harán sentir como hombre o como una mujer. De allí que existan hombres que se hagan cirugías en el organismo para convertirse en la mujer que se siente ser. También está la orientación sexual: se trata de las elecciones que hace cada persona relativas a qué cuerpo provoca su deseo sexual, -el de un hombre o el de una mujer-. Los seres humanos nacen con características sexuales primarias que le dan señales al mundo de que biológicamente es hombre o mujer, pero las características orgánicas no definen cual sexo va a atraer su deseo sexual. Esta definición se construye de acuerdo a las experiencias tempranas de satisfacción sexual. Así, por ejemplo, un hombre que en su infancia fue abusado sistemáticamente por un primo mayor que él, construye como condición de goce sexual al encontrar jóvenes menores de edad.


De igual modo, al ámbito de la sexualidad pertenecen los modos singulares y sociales como un hombre y una mujer se las arregla para gozar de su cuerpo. Se trata de las condiciones que requiere encontrar cada sujeto para poder sentir goce sexual. Así, un hombre puede gozar sólo con menores de edad, una mujer solo con hombres muy adultos, un joven con hombres rudos, una chica sintiéndose mirada, un hombre exhibiendo sus genitales, entre otros. Por último está la ética sexual, la cual supone las regulaciones que admite cada persona para ponerle límites a sus modos de gozar. Así, alguien puede fantaseare una escena masoquista, pero nos e atreve a realizarla. Ese no atreverse opera en él como límite y lo preserva de entrar en el terreno de las perversiones. Digamos que lo mantiene en el campo del derecho, es decir, de no convertir, ni convertirse en un objeto de goce, en un objeto de vejaciones y maltrato. Educación sexual: Todos estos componentes se forman gracias a las vivencias tempranas con los otros. Ello no ocurre en soledad, en este proceso intervienen los agentes educativos (padre, madre, maestros, entre otros). Ellos le transmiten al infante y al adolescente, a partir no sólo de lo que dicen sino de lo que hacen, una versión de la sexualidad, es decir de lo que significa ser hombre, ser mujer, de cómo goza y cuáles son los límites que nos regulan frente a sí mismo y frente a otros. Decir que el agente educativo transmite no sólo con lo que dice sino también con lo que hace, supone que la formación en sexualidad no se reduce solo a la entrega de conocimientos sino, y sobre todo, a todas aquellas comunicaciones verbales y no verbales que de modo consciente o no le transmite el educador al educando. Cuando un maestro, por ejemplo le dice le dice a una alumna que no juegue futbol porque ese juego es para hombres está transmitiendo una versión de lo que es ser una mujer. Así las cosas, el maestro educa no sólo con sus conocimientos sino también con sus prejuicios, sus preconceptos, sus imaginarios. De igual modo, los procesos de formación se juegan en el día a día, en la cotidianidad, en los intercambios más fortuitos. Esto significa que la educación sexual es transversal, pues el educador con sus gestos, palabras, tonos de voz y actitudes está transmitiendo todo el tiempo mensajes relativos a la sexualidad propia y de los otros. Realizar, entonces, un proceso en el cual se forme a los maestros y maestras del país para fortalecer los procesos de implementación de un programa de educación sexual, supone realizar con ellos un proceso de formación que impacte sus concepciones de educación y, a su vez, resinifique sus imaginarios relativos a la sexualidad. Con ello lo transversal, que es inherente a los procesos formativos en la sexualidad, se intenciona e intenta no dejarse a la deriva de los prejuicios que transmite la cultura a través de sus agentes educativos. La formación de los maestros/as es capital si se quiere incidir en los avatares de la sexualidad de niños/as, adolescentes y jóvenes. El maestro/a se constituye en el referente principal, el cual hace las veces de un texto de consulta de los estudiantes. De allí que el material didáctico pro excelencia del maestro/a para la educación en sexualidad sea su propia subjetividad, es decir lo que transmite con sus gestos, entonaciones, disposición a la escucha, miradas y silencios. Para concluir, podemos decir que el vinculo educativo se constituye entonces en el ámbito privilegiando para


posibilitar que los ni帽os/as, adolescentes y j贸venes puedan construir posiciones 茅ticas frente a la sexualidad, lo cual supone que ellos son sujetos de derecho s贸lo si, a su vez, se han sujetado al derecho. Es decir que cuentan con unas regulaciones en su interior que los protegen a ellos y a sus semejantes del mal-trato.


[LOS CONCEPTOS EN SEXUALIDAD Y SUS DIMENSIONES]

DIMENSIONES IDENTIFICACIÓN SEXUAL IDENTIFICACIONES

ORIENTACIÓN SEXUAL

GOCE SEXUAL

ÉTICA SEXUAL

EXPLICACIÓN Orgánico. La sexualidad también se define en un campo más abierto, el del mundo de las identificaciones: ser como…, parecerse a…, no ser como… Así el niño y la niña, a partir de sus vivencias tempranas empiezan a elegir si quiere ser como un hombre o como una mujer; y, en consecuencia, se empiezan a identificar con una serie de rasgos que lo harán sentir como hombre o como una mujer. De allí que existan hombres que se hagan cirugías en el organismo para convertirse en la mujer que se siente ser. También está la orientación sexual: se trata de las elecciones que hace cada persona relativas a qué cuerpo provoca su deseo sexual, -el de un hombre o el de una mujer-. Los seres humanos nacen con características sexuales primarias que le dan señales al mundo de que biológicamente es hombre o mujer, pero las características orgánicas no definen cual sexo va a atraer su deseo sexual. Esta definición se construye de acuerdo a las experiencias tempranas de satisfacción sexual. Así, por ejemplo, un hombre que en su infancia fue abusado sistemáticamente por un primo mayor que él, construye como condición de goce sexual al encontrar jóvenes menores de edad. De igual modo, al ámbito de la sexualidad pertenecen los modos singulares y sociales como un hombre y una mujer se las arregla para gozar de su cuerpo. Se trata de las condiciones que requiere encontrar cada sujeto para poder sentir goce sexual. Así, un hombre puede gozar sólo con menores de edad, una mujer solo con hombres muy adultos, un joven con hombres rudos, una chica sintiéndose mirada, un hombre exhibiendo sus genitales, entre otros. Por último está la ética sexual, la cual supone las regulaciones que admite cada persona para ponerle límites a sus modos de gozar. Así, alguien puede fantaseare una escena masoquista, pero nos e atreve a realizarla. Ese no atreverse opera en él como límite y lo preserva de entrar en el terreno de las perversiones. Digamos que lo mantiene en el campo del derecho, es decir, de no convertir, ni convertirse en un objeto de goce, en un objeto de vejaciones y maltrato.


Tiene que ver con las múltiples formas de expresar las maneras de sentir, pensar y hacer en relación con la sexualidad, que facilitan el desarrollo de procesos cognitivos, emocionales y comunicativos en las relaciones humanas. En este sentido, está íntimamente relacionada con las demás funciones, según Eusebio Rubio, sus características son: 

[LAS FUNCIONES DE LA SEXUALIDAD]

1. Función comunicativa relacional

Imaginarios y representaciones sociales frente a los procesos de comunicación y vinculación relacionados con la sexualidad. Estructuración, deconstrucción y resignificación de los códigos lingüísticos con los cuales las personas se comunican y construyen relaciones significativas en sus vidas. Constitución de un sistema de valores, creencias, sociales y sexuales que afectan la toma de decisiones acerca de la sexualidad.

De esta manera, cualquier encuentro entre dos o más personas es siempre comunicativo y los que tenemos con otros como seres sexuales cumplen una función comunicativa-relacional. El desarrollo de las competencias que permitan ejercer esta función es la base de la construcción de relaciones humanas de calidad, en las que sus miembros logrean acuerdos benéficos para todas las partes involucradas y diriman los conflictos de forma pacífica y democrática considerando los intereses de todas las partes. 2. Función reproductiva Por reproductiva se entienden la posibilidad humana de producir individuos, en gran medida sean similares (no idénticos) a los que los produjeron, y las construcciones mentales acerca de esta posibilidad. Algunas características de esta función son:    

Tener manifestaciones psicológicas y sociales que transcienden el evento biológico de la concepción, el embarazo y el parto. En el plano biológico, los avances en torno a la procreación. En lo psicológico, todas las construcciones sobre la maternidad y la paternidad. En lo social, significaciones el hecho reproductivo y de la concepción, por ejemplo, de acuerdo con el ciclo vital; la institucionalización de las políticas reproductivas y los fenómenos demográficos.

Todo ello, atravesado por la variable de género, adquiere dimensiones complejas y enriquecidas.


3. Función erótica: Se relaciona con el componente placentero de las experiencias corporales (individualmente vividas o, más frecuentemente en interacción con otros) en las que ocurren los procesos de activación de respuesta genital y corporal. Muchos de estos se dan, de hecho, lejanos de los genitales, en el sistema nervioso central. Rubio (1994) define la función erótica como: los “procesos humanos en torno al apetito por la excitación sexual, la excitación misma y el orgasmo, sus resultantes en la calidad placentera de esas vivencias humanas, así como las construcciones mentales alrededor de esta experiencias”. Sus características incluyen:   

Desde lo biológico, la anatomía y la fisiología del erotismo, cruzada por el sexo y el género. contiene el deseo, la excitación y el orgasmo como respuesta sexuales humana. Sus componentes mentales, representaciones y simbolizaciones, la significación social y su regulación hace del erotismo una característica específicamente humana. Todos desarrollamos una identidad erótica, con simbolizaciones particulares que se entregan al resto de nuestra sexualidad y de nuestra vida en general.

En síntesis la función erótica resalta la sexualidad como una fuente primordial de placer y goce, en la que intervienen factores biológicos, psicológicos y sociales; y cada ser humano tiene el derecho de vivir una sexualidad plena. 4. función afectiva: Se entiende como la capacidad humana de desarrollar afectos intensos (resonancia afectiva) ante la presencia o ausencia, disponibilidad o indisponibilidad de otro ser humano en específico, así como las construcciones mentales individuales y sociales que de ellos se derivan (Rubio, 1994), relacionadas con la sexualidad. Sus características comprenden: 

El amor como la forma de vida afectiva ideal. “El amor tiene un carácter activo, el amor da y además tiene cuidado, responsabilidad, respeto y conocimiento por la otra persona con la que experimentamos afectos intensos” (Erich Fromm 1991). Fromm Erich, 1991. Del tener al ser: caminos y extravíos de la conciencia. Traducción de Eloy Fuente Herrero. Los patrones de apego y establecimiento de la pareja (formación, ciclo y disolución), aspectos importantes en el estudio Psicológico de la función afectiva de la sexualidad. La regulación institucional y legal de estos procesos constituye verdaderos enclaves culturales que permiten el examen de las condiciones de género entre hombres y mujeres a través de su ciclo vital. Los fenómenos demográficos (migraciones y patrones de formación de uniones). Relacionados, en alguna medida, con los fenómenos de la vida afectiva.


La interrelación de estos aspectos es obligatoria, de ahí que la sexualidad sea un universo simbólico frente a la realidad bilógica del sexo, con repercusiones políticas, sociales y económicas; que como universo es un sistema de conocimientos y creencias, interpretaciones, imaginarios, preconceptos, principios, normas, patrones de comportamiento, aspectos para los cuales es necesario ofrecer un proceso formativo que permita a las personas discernir, valorar y establecer juicios críticos para ser sujetos activos de derechos humanos, sexuales y reproductivos. BIBLIOGRAFÍA: Textos trabajados en las jornadas de formación en el marco del Programa Ser con Derechos en el grupo de investigación Didáctica y Nuevas Tecnologías con la coordinadora pedagógica María Paulina Mejía Correa. 2012 Diagramación Luisa Fernanda Correa Rueda. Docente Formadora del Programa Ser con Derechos. Mayo de 2012


Lecturas de apoyo de sexualidad