Page 1

NOVELA

INTRUSIĂ“N Novela | Luis Roberto Makianich


Intrusión

PRIMERA PARTE

INOCULACIÓN

2


Intrusión

I

Abre los ojos súbitamente posicionando la mirada

en

el

cielorraso.

Su

mente

intenta

reacomodarse a los nuevos parámetros sin detenerse a pensar de qué forma esta nueva inserción podría afectarlo; solo descansa de un sueño iniciando otro, ahora con la vista activa hurgando en otra realidad, inicia el recorrido por la habitación deteniéndose en cada objeto diferente; el artefacto de luz suspendido de su propia oscuridad, acompañado por las cortinas sobre la ventana, le indican que aún no es tiempo de abandonar la cama; una mujer a su lado todavía dormida lo invita a conocerla a través de su cabellera enmarañada; levanta levemente las sábanas para apreciar su cuerpo espiando su delgada complexión y acerca su cabeza hacia ella para embriagarse con su perfume, nunca antes percibido por él. Toma un poco de coraje y acaricia su espalda posando su mano suavemente

cundo

ella reacciona moviendo

3

su


Intrusión

cuerpo contra la orilla de la cama, lo que le indica que

algún

suceso

previo

motiva

un

posible

distanciamiento con quien seguramente es su esposa. Un poco desalentado abandona la cama parándose sobre las pantuflas y caminando hasta la puerta del cuarto observando cada detalle que seguramente le hará falta cuando deba responder desde su nuevo personaje, inserto en una familia ajena. Entra al baño y observa su cara en el espejo por primera

vez,

gira

a

un

lado

y

a

otro

como

reconociéndose y empieza la rutina de la afeitada, como si ese acto le diera un poco de poder sobre su apariencia, que no termina de convencerlo; delimita sus pómulos con espuma y luego desliza el rastrillo para descubrir su piel; refresca su rostro a palmadas para tomar conciencia de su pertenencia y tras una mirada de aceptación abre el botiquín volteando el espejo que le devuelve el gesto, lee cada etiqueta en los frascos que allí se encuentran para conseguir pistas sobre su persona…la que deberá ejercer en este día. Unos minutos más tarde se encuentra ojeando el diario frente a una taza de café luego de descubrir que es domingo, y lo espera un día de

prueba y

requisitorias ante cada integrante de la familia y que intentará superar. Busca en cada página algún indicio que lo conduzca a recordar qué sucedió el día de ayer y cómo podría afectarlo en su actual estado,

4


Intrusión

cuando su esposa entra a la cocina vistiendo una bata de cama blanca, y sin dirigirle la mirada se acerca a la mesada a preparar su propio desayuno. Una lluvia de nombres pasa por su cabeza hasta que de a poco empieza a aclarar su mente y Alicia surge como el de su mujer, luego de echar un vistazo a su figura, aún de espaldas a él. Toma la iniciativa de dirigirle la palabra ahora que está seguro de ella cuando súbitamente entra por la puerta una mujer idéntica, vestida de igual modo aunque con su bata en color azul y le regala una sonrisa, mientras le pide a su hermana que le sirva un café. En ese momento la confusión se profundiza y no puede imaginar siquiera su propio nombre. Las mira asombrado moviendo sus ojos hacia una y otra, que ahora se desplazan por la cocina en diferentes direcciones, hasta que ambas se sientan junto a él en la mesa. Mirta…es el nombre de la gemela de su esposa, pero todavía no puede asociar esos nombres a cada persona, y podría ser fatal no reconocer a su propia compañera…pero una luz de inspiración se apiada de él y recuerda el incidente en su cama esta mañana, por lo que dice a la hermana de azul: -Buen día Mirta, ¿Cómo has dormido…? (Era evidente que en esas circunstancias su esposa no podría haberle sonreído) -Si

fuese

Mirta

lo

habría

hecho

de

maravilla…Mauro; para tu pesar, soy tu esposa Alicia

5


Intrusión

(responde enojada), y no puedo creer que todavía no sepas con quién estás durmiendo. Mauro abochornado intenta una salida que lo exonere y aprovechando el ímpetu de su esposa le responde en el mismo tono, simulando estar ofuscado también: -¡Si ustedes dos no se pasaran el día tratando de confundirme yo no tendría que estarme preguntando quién es quién y francamente, creo que es muy infantil de su parte que jueguen conmigo en todo momento! Mauro dice esto mientras cierra el diario y lo deja bruscamente sobre la mesa terminando la frase al salir de la cocina dando un portazo. Ellas se miran con una sonrisa cómplice que luego se convierte en vergüenza hasta que Alicia decide ir tras su esposo en son de pedir disculpas y hacer las paces, en tanto él, quién se quedó detrás de la puerta se separa con un movimiento y se dirige al baño al notar que su estrategia dio resultado, quitándose

la

ropa

y

rápidamente

empieza

a

ducharse. Poco después su esposa entra en la ducha con él dejando la bata en el piso y Mauro revive cada caricia y cada contacto de su piel en su mente, como reforzando el momento con otros instantes de su vida pasada, aunque la confusión aún persiste en su cabeza cuando sus recuerdos le muestran un tatuaje

6


Intrusión

en forma de serpiente en la nalga izquierda de Alicia, que sus ojos no pueden ver. Su esposa sale del receptáculo y seca su cuerpo mientras dice: -Esta

noche

podremos

continuar

con

la

reconciliación, porque ahora debo ir de compras… a mediodía tenemos visitas. Le da un beso con apuro y sale del baño hacia la habitación para cambiarse en tanto él se queda vistiéndose con una expresión de frustración, motivada además por no recordar su tatuaje. Tan solo unos minutos después va detrás de su esposa al cuarto y ella ya no se encuentra allí, por lo que decide recostarse un rato a intentar buscar en sus tenues recuerdos alguna imagen que aclare su dilema, cuando la puerta de la habitación se abre y ella entra dirigiéndose sensualmente hacia él…deja caer su bata y le dice: -Ahora estoy toda con vos… Un rayo de luz se filtra entre las cortinas y esta vez sí puede ver a su serpiente perdida, que se enhebra entre sus piernas hasta ahogarlo en una bocanada de excitación, que él no puede evitar cuando Mirta le dice: -Alicia salió de compras y aquí estoy yo para aliviarte…

7


Intrusión

II

Lara sube corriendo la escalinata de la facultad con sus libros apretados contra el pecho. Los pasillos se encuentran sin gente, lo que provoca que disminuya el paso para asimilarse al silencio reinante en el edificio, señal de que la conferencia ya ha empezado. Abre la puerta del aula magna, que se encuentra a oscuras debido a la proyección en curso de diapositivas y la luz emergente hace que el disertante se fijase en ella, al igual que todo el auditorio. En la tercera fila, alguien levanta la mano indicándole que ha reservado un asiento para ella, pero de todos modos decide quedarse parada un rato contra la puerta, hasta que la oscuridad oculte su intromisión. Un par de minutos después se acerca agachada hasta sentarse al lado de su compañero Esteban. Sobre la tarima, un apuesto hombre maduro en silla de ruedas señala con un puntero laser la imagen esquemática de un cerebro en la pantalla mientras continúa con su alocución.

8


Intrusión

- Karl Pribram, neurofisiólogo de Stanford y uno de los más influyentes arquitectos de la interpretación del cerebro, nos dice: “la estructura profunda del cerebro es esencialmente holográfica”, dicho de otra manera, el cerebro es un holograma que interpreta un mundo holográfico…y resumiendo, para los que no han estado aquí, (girando la cabeza hacia el auditorio y mirando fijamente a Lara)- las cosas que nos rodean no existen de modo objetivo. Se trata de hologramas creados en el interior de nuestras mentes, mientras que nuestro "mundo exterior” no sería más que energía y vibración. Las luces se encienden y se escucha un aplauso unánime hasta que el público empieza a despejar la sala, en tanto Lara y Esteban se acercan al estrado para consultar al profesor Iván Carvis, quién no se muestra muy amable con ellos, especialmente con Lara. -Profesor,

dice

Esteban,

¿Me

disculpa

un

momento? -Tal vez deberían haber llegado a tiempo… estoy un poco fatigado par repetir mis conceptos, (dice mientras baja de la tarima empujando su silla de ruedas por la rampa improvisada para él). Lara se apura a colocarse a su lado una vez abajo y replica:

9


Intrusión

-No debería ensañarse con mi compañero, cuando quien llegó tarde a la charla fui yo, el en realidad… El profesor la interrumpe y mirándolo a Esteban contesta: -Sabrá disculparme joven, pero a mi edad, no puedo permitirme el lujo de reprender a una bella joven, por lo que, como en todos los casos es su caballero andante quien se lleva los palos (ahora sonriéndole a ambos)… ¿Y bien…? Esteban se apura a preguntar: -Cuando Usted dice:” El cerebro humano posee las características de un holograma”, y me refiero específicamente a la auto-similitud, así como cada parte del cerebro puede contener toda la información del órgano

completo ¿Es posible, Como expresa

Pribram, acerca de la auto-similitud con el universo, que se pueda acceder a la información de otro cerebro, ya que ambos pertenecen a un holograma global? -Por

supuesto,

responde

con

seguridad

el

profesor Carvis, (mirando a Lara) por ejemplo…Con solo ver la expresión de su hermosa amiga, uno puede saber exactamente qué está pasando por su cabeza ahora.

Lara se sonroja y aprieta aún más los libros

contra su pecho sin atinar a decir nada, cuando Iván decide continuar:

10


Intrusión

-Desde luego que para ello debemos contar con alguna información adicional como saber que ella no estuvo en mi conferencia y no ha entendido nada de lo que usted ha preguntado; si ella hubiera estado aquí cuando se dijo que cada pequeña parte posee toda la información del universo que la contiene, sabría de qué estamos hablando. Lara empieza a ofuscarse y casi fuera de sí decide replicarle: -¡Por esa misma razón, no tiene caso que haya asistido o no, puesto que yo pertenezco al mismo universo que ustedes dos, y es así como debería saber las mismas cosas…! El profesor la mira seriamente por un instante y luego le dice: -Si no se comporta, es probable que pronto ya no pertenezca a él. Con un toque en una palanca Iván Carvis acciona su silla de ruedas motorizada y los deja a ambos para retirarse hasta la puerta del aula, y desde allí lo mira a Esteban, deteniéndose para decirle: -Me experimento

gustaría que

compartir estoy

con

usted

desarrollando

en

un mi

laboratorio, relacionado con su pregunta…si le parece lo espero el viernes…ah!, y si se tranquiliza puede venir con su amiga, la señorita…

11


Intrusión

-Lara, (responde apresurado mirándola como esperando su aceptación). -Estaremos encantados (dice ella con cierto alivio al ver que su amenaza no ha prosperado). -A las seis y media entonces, dice Iván con cierta prepotencia mientras abandona la sala. Lara suspira y empieza a caminar hacia la puerta con cierto enojo hacia Esteban, quien la sigue callado, intuyendo que pronto se descolgará con algún reproche hacia él, lo que no tarda en suceder. -¿Tenías necesidad de acercarte a preguntarle algo…? ¿Qué querías lograr, congraciarte con él? ¡Vos sabés que es un cretino que goza con descargar sus complejos con cada mujer que se le cruce! -No tenías porqué acompañarme si le temes, yo necesito terminar mi tesis y su trabajo está muy relacionado con ella; (dice él muy enojado) y ¡vos no deberías llegar tarde a cada teórica que tenemos…! -En ese caso, mejor búscate una excusa para asistir solo, porque estoy cansada de que todos los viejos verdes se me peguen y no pienso acompañarte para soportar sus babeos mientras vos me utilizas para tus propósitos. -No te preocupes, no te necesito, y para tu información, el pobre tipo está paralizado de la cintura para abajo, así que dudo que se haga alguna fantasía con vos.

12


Intrusión

III

Una vieja casona ecléctica se emplaza sobre una colina a pocas cuadras del predio universitario, aislada

del

casco

urbano

por

una

frondosa

vegetación, tan agreste como Iván Carvis, quién habita la casa se lo permite. Esteban Arnais se acerca solo al portal en punto de las seis y media, como habían acordado con el profesor;

le abre la puerta y

le pide que deje su

abrigo en el perchero mientras avanza con su silla de ruedas hacia las escaleras que conducen al sótano; le pide que baje solo mientras él toma un pequeño montacargas para su silla cubierto por un enrejado de hierro forjado, instalado en el amplio ojo de las escaleras. Durante todo el trayecto, Esteban intenta acompañar al ascensor descendiendo los escalones de dos en dos, aunque ninguno pronuncia palabra alguna, hasta que por fin abajo Esteban dice: -Mi compañera no pudo venir, finalmente…

13


Intrusión

-No creo que hubiese sido de mucha ayuda, de todos

modos

(contesta

el

profesor

visiblemente

decepcionado). Viendo el mal ánimo de Iván, decide no contradecirlo y cambiar de tema: -Profesor… Usted dijo que este experimento está relacionado con mis inquietudes…es decir con mi tesis… ¿Podría ser más específico? -Muy

bien,

muchacho…Estoy

tratando

de

insertar mediante un laser, información holográfica en el cerebro de una rata para analizar los resultados. En ese momento ambos arriban a la puerta del laboratorio, donde se encuentra una gran cantidad de equipo tecnológico sofisticado, el que deja impresionado a Esteban. -¿No

sabía

que

la

universidad

tuviera

un

programa de desarrollo tan avanzado, y mucho menos los fondos para solventarlo (dice Esteban). -Querido amigo, con el tiempo vas a aprender que el tema de los fondos no es un problema cuando te propones algo verdaderamente interesante… ¿Tú crees que es difícil encontrar capitales interesados en la manipulación de la mente humana? -¿De qué manera? ¿Usted está diciendo que puede lograr eso con todo este aparato? -Por el momento solo puedo decirte que necesito alguien que me ayude en mi intento, y según

14


Intrusión

lo que he leído de los avances de la tesis que me has hecho llegar, creo que tú eres la persona indicada… no solo por lo emparentada que está esta con mi trabajo sino porque he notado que reúnes las condiciones para socorrerme. -¿A qué condiciones específicamente se refiere? -Posees

las

inquietudes,

la

ambición

y

la

humanidad necesarias, muy difícil de encontrar en una misma persona; porque la manipulación de la mente ajena no es tarea para los ambiciosos que no sienten respeto por la humanidad. Esteban se quedó mirando todo el equipo y por un momento perdió el hilo de la conversación, por lo que no hizo comentario alguno, lo que el profesor tomó como una negativa a lo que le propuso. -Claro que si no estás de acuerdo con este procedimiento… ahora es el momento de negarte a acompañarme… (Dice Iván). -No… en realidad me interesa mucho, aunque aún no imagino los alcances de su trabajo… es decir… ¿Manipulación de la mente? -Bien… ¿Has oído hablar de la holografía digital? (dice Iván sin esperar respuesta)- tu sabes que una imagen holográfica puede lograrse mediante el uso de un laser; una fotografía simula la distancia entre los objetos permitiendo que la intensidad de la luz decrezca

conforme

éstos

15

de

van

alejando,


Intrusión

devolviéndole

al

ojo

humano

la

sensación

de

proximidad, en cambio si la foto se realiza con un laser (luz intensificada), uno puede sentir que ese objeto está presente aprovechando los defectos de la visión. Con la holografía digital, una computadora puede reproducir ese efecto sin necesidad de fotografiarlo, es decir, se puede crear digitalmente un objeto y convertirlo en holograma. -Sí, (Dice esteban) ya he leído sobre eso, pero ¿De qué forma usted podría con esa tecnología penetrar la mente? -Como bien expresa Karl Pribram, si la mente humana es un holograma que interactúa con un universo holográfico, ¿qué nos impide entrar en él a través de imágenes fabricadas para alterarlo, o poder leerlo con nuestra mente? -Suena factible… (Dice Esteban) -Y es más… (Interrumpe Iván) Si mediante imágenes

incrustadas podemos hacerle

creer a

alguien que algo existe, también podríamos operando en el sentido inverso, extractar (o salvar en nuestro computador)

la

información

de

su

mente,

re-

elaborarla y volverla a instalar sin que esa persona se entere. -Suena terrible… (Dice ahora preocupado) -Es por eso que busqué a alguien como vos, y veo que no me equivoqué…Este tema es muy

16


Intrusión

delicado y podría ser catastrófico en las manos equivocadas… -Usted habla como si toda esta palabrería fuera real, y francamente… -Casi… Déjame hacerte una demostración de lo que tengo hasta ahora. Sin darle tiempo a reaccionar, Iván conduce a Esteban hacia un sector del laboratorio donde tiene un sillón acondicionado con equipo médico de lectura encéfalo gráfica

y le pide que se siente. Luego

empieza a conectarlo a los diferentes aparatos mientras enciende unas pantallas que se encuentran en torno a él, configurando una esfera de trescientos sesenta grados de imagen y sonido. Sin que él pueda objetar nada, Iván se apresura a colocarse un casco a sí mismo, que lo conecta al mismo sistema, cuando le dice con tono tranquilo para no permitir que Esteban se asuste: -Lo que vamos a hacer, es simplemente una demostración

que

te

permitirá

comprender

los

alcances de mi procedimiento en el estado de avance actual. Pese a sentirse muy nervioso, Esteban asiente con la cabeza aceptando someterse al experimento, motivado

un

poco

por

visiblemente preocupado.

17

su

curiosidad,

aunque


Intrusión

El

profesor

acciona

ciertas

teclas

en

un

computador y la luz en el salón se apaga cuando un rayo laser se dirige desde la máquina hacia el casco de Iván, que se multiplica en una irradiación esférica de luz hasta coincidir

con las pantallas en torno a

Esteban, que empieza a recibir estímulos de luz y sonido hasta perder el sentido. Esteban

abre

los

ojos

súbitamente

y

se

encuentra dentro de un espacio en penumbras con humo en torno a él que le impide ver más allá de lo que sus brazos pueden alcanzar… intenta pararse sobre sus piernas pero éstas no responden… se pregunta por qué y como respuesta llegan a su mente imágenes de un accidente automovilístico, donde revive el suceso en carne propia, pero con la particularidad de estar en una época anterior, cerca de veinte años atrás, a juzgar por los automóviles intervinientes y algunos otros datos como la vestimenta de los transeúntes presentes en el evento. Luego la voz de una mujer que desconoce lo llama desesperada acercando el oído a su pecho gritando:-“Iván, mi amor…”,

cuando

de

pronto

las

imágenes

desaparecen abruptamente y el sonido cesa. Sus ojos se encuentran cerrados, aunque todavía siente el olor del humo a su alrededor por unos instantes más, hasta que abre los ojos y la realidad virtual desaparece completamente. Ya se encuentra de nuevo sentado

18


Intrusión

en el equipo del profesor y este se acerca a él para desconectarlo, con toda parsimonia mientras le dice emocionado: -Espero

que

no

te

haya

perturbado

esta

experiencia…como me sucedió a mí. -¿Qué fue todo eso? (pregunta aún angustiado por lo percibido en el experimento) -Sucede que fuiste yo por un momento… Desgraciadamente te tocó vivir un episodio no muy agradable de mi vida… aún no resuelvo cómo determinar

qué

vivencias

insertarte…

debes

disculparme por eso. En ese momento Iván termina de desconectar a Esteban de la máquina cuando suena el timbre en la puerta de calle. El profesor acciona una tecla en la computadora y la hermosa figura de Lara aparece en la pantalla, acercándose al portero visor para decir: -Soy Lara, profesor, discúlpeme por retrasarme nuevamente pero teníamos una entrevista para hoy… ¿Está Esteban con usted? Iván mira a Esteban con una sonrisa sarcástica diciéndole: -¡Mujeres…! (luego se dirige a Lara accionando el intercomunicador)- Sí, querida…puedes pasar y por favor toma la escalera al subsuelo, donde ahora nos encontramos…

19


Intrusión

Lara baja al laboratorio y entra muy entusiasta, iluminando todo el lugar con su graciosa presencia. Ambos la miran con admiración, olvidándose del desplante como si eso fuera habitual en ella y el profesor la convida con una bebida que tiene en un Bargueño oculto en su biblioteca. -Perdóname Esteban que no te haya convidado a ti cuando llegaste, (le dice mostrándole la botella de whisky) es que cuando hablo de mis proyectos me olvido de mis buenos modales… -Eso quiere decir que ya me perdí de algo… (Dice Lara con una simpatía que hace olvidar su falta de formalidad) -No te preocupes querida, (Dice Iván) llegaste para

la

mejor

parte…

que

es

cuando

nos

emborrachamos los tres. -Lara le da un beso en la boca a su novio Esteban,

aprovechando

el

tono

ameno

de

la

conversación, lo que motiva una expresión de tristeza en Iván, que luego disimula sirviendo las copas con una falsa simpatía. -Bueno…brindemos

por

el…

¡Intercambio

de…conocimientos! (dice Iván mientras entrega la última copa y levanta la suya). La

llegada

de

Lara

hizo

perder

todo

profesionalismo en la reunión, por lo que tanto Iván como Esteban optaron por continuar la conversación

20


Intrusión

de modo coloquial, lo que motivó que no pudieran concertar el grado de participación de Esteban en el proyecto y fue ella quien astutamente provocó eso, debido quizás a esa innata intuición de las mujeres que la llevó a sospechar que las intenciones del profesor no eran demasiado benignas para los intereses de su amado compañero. De esta forma, ambos se despidieron de Iván sin dejar fijada la próxima reunión con la excusa de que ya se verían en clases en otro momento. Ya fuera de la mansión, ambos caminaron hasta el predio de la universidad, donde se encuentran sus respectivos edificios de dormitorios estudiantiles, uno en frente del otro. Casi no hablaron en el camino, como si ambos tuvieran que pensar acerca del motivo de la aparición de Lara en el Laboratorio, cuando habían establecido que ella no asistiría. Por fin ambos deciden hablar al mismo tiempo, él esboza algún cuestionamiento sobre el que prima la escusa de ella: -Discúlpame por haber sido tan… bueno ya sabes, respecto a que no pensaba acompañarte hoy. -¿Y por qué lo hiciste de todos modos? -Es que este tipo no me cae bien… y no pensaba dejarte a solas con él. -Pero lo hiciste…

21


Intrusión

-Vos ya sabés que a mí me cuesta un poco la puntualidad… en mi mente yo estaba llegando a tiempo… pero en la realidad llegue media hora tarde. -Dos

horas

(contesta

secamente

Esteban

mientras hace un ademán de mirar su reloj). Lara le da un beso como poniendo fin a la discusión y luego le pregunta: -¿Y…qué tal la reunión? -Trató precisamente de lo que acabas de decir…de cómo la mente puede mostrarnos algo que en la realidad es totalmente diferente; aunque parece que la intuición femenina puede más que todo eso, porque yo también presiento que Iván es un tipo peligroso. -¿Con eso quieres decir que no volverás a reunirte con él? -Aún no lo he decidido… Por otra parte me seduce mucho su investigación y vos sabés que no puedo con mi genio. Además hay algo que me dice que si bien es peligroso, no lo es tanto por maldad sino por la ingenuidad típica de las grandes mentes, que solo buscan más allá de lo que debieran. Luego de despedirse con un beso ambos se retiran a sus respectivos edificios y una vez acostados, las dos se quedan pensativos con la vista en el cielorraso…ese que forma parte de un mismo universo, tratando de interpretar cada mancha de humedad.

22


Intrusión

IV

El

dormitorio

de

Lara

se

encuentra

en

penumbras, solo iluminado por la luz de un farol de la calle a través de las rendijas entreabiertas de la cortina americana del ventanal. Ella se encuentra recostada con la mente puesta en lo que le ha contado su novio acerca del experimento realizado con el profesor, aunque

en

realidad

no

tuvo

oportunidad

de

comentarle mucho, solo sembrarle dudas respecto a su proceder y eso no la deja dormir. Se pregunta cómo sería Iván si no hubiera sufrido el accidente que lo dejó parapléjico, sin poder sentir nada de la cintura para abajo. Seguramente su carácter ha cambiado desde entonces convirtiéndolo en el tipo agrio que es y posiblemente su esposa lo abandonó luego de ese episodio convirtiéndolo en un resentido respecto a las mujeres. Lara sin embargo es consciente que se sintió atraída por su personalidad desde que lo conoció y se

23


Intrusión

inscribió en su cátedra con la intención de conocer más

de

él,

aunque

solo

en

forma

platónica,

considerando que en su condición física hubiese sido inviable cualquier tipo de relación, mas allá de lo académica. Ella juega con su mente imaginando todo tipo

de

situaciones

con

él

que

involucren

su

sexualidad, pero siempre las descarta cuando se hace evidente su impedimento. En medio de estas elucubraciones virtuales, un sonido en la ventana le llama la atención y se levanta a averiguar que sucede afuera. Baja con sus dedos un par de bandas de la cortina y puede ver a Esteban agazapado entre unos arbustos en la vereda de enfrente al edificio. Abre la ventana para preguntarle qué está haciendo a esas horas allí cuando él se le adelanta diciéndole: -¿Estás sola o con tu compañera de cuarto? -Sola…ella salió con su amigo. Esteban se trepa por una estructura de madera que sirve como sostén de la enredadera y se acerca a la ventana. Lara se siente sorprendida por esa actitud de su novio, ya que él siempre fue muy serio respecto a cuestiones de respeto a las reglas del dormitorio de mujeres, aunque le agrada esta situación y le permite entrar sin miramientos, teniendo en cuenta que sería peligroso que lo viera alguna de las celadoras.

24


Intrusión

Ni bien traspasa la ventana, la besa con decisión, como nunca antes la ha besado, tomándola con fuerza por los brazos y conduciéndola con suavidad hacia la cama. Lara no deja de pensar que Esteban está cambiado y le pregunta: -¿Estuviste bebiendo algo…? El solo le contesta con una sonrisa y acaricia todo su cuerpo con las manos hasta que desabotona su camisón, y la desnuda suavemente, haciendo que ella se abandone a sus requerimientos. Lara se recuesta en la cama y el la sigue, recorriendo toda su piel con los labios; haciendo que ambos se deslicen sobre la alfombra hasta consumar su excitación. Ella pierde su mirada en el techo y ahora la mancha en el cielorraso le dice que su novio ha cambiado tanto que no parece ser él mismo; el solo hecho de pensar en ello la excita más aún y su mente retoma los juegos que hace unos minutos fabricó con su profesor, haciendo que esta vez se corporice en el cuerpo de Esteban, con toda su virtud dispuesta para ella, enarbolando su virilidad como única herramienta de pasión, penetrando en todo su ser. Él apoya sus manos en el piso y levanta el torso para verla de frente cuando Lara reacciona a su mirada levantando sus pies hasta apoyarlos en su espalda, entrecruzando las piernas con su cuerpo y con la vista fija en sus ojos deja escapar un:

25


Intrusión

-“Iván…” (Que luego trata de ocultar con un beso). Ese beso pareció eterno, pero ya no significó lo mismo porque en ese mismo momento su cabeza se dedicó a entretejer cualquier trama que le ayudase a explicar ese exabrupto…pero sin resultados. Cada escusa que piensa suena tan ridícula que no se atrevería nunca a pronunciarla, y no es para menos. Juega con la lengua para entretener a Esteban hasta que alguna solución se presente por arte de magia, pero nada sucede, hasta que se dio cuenta que si su novio hubiera reparado en que pronunció el nombre del profesor en lugar del suyo ya habría reaccionado… pero no lo hizo. Lentamente empieza a separar su cuerpo del de Esteban esgrimiendo alguna tonta caricia como esperando alguna respuesta de parte de él, pero por el contrario, solo se limita a incorporarse de a poco sobre la alfombra

abotonando su camisa y su

pantalón, hasta por fin pararse y acercarse a la ventana con la vista en la calle. Ella se queda viéndolo y aún desnuda se levanta y se le acerca para abrazarlo por la espalda, cuando él se da vuelta y mirándola fijamente le da un beso en la frente, abre la ventana y se dispone a bajar por la enredadera, desde donde le dice: -Nos vemos mañana.

26


Intrusión

V

Esa mañana Esteban despertó con una fuerte jaqueca

y

él

está

seguro

que

se

debe

al

procedimiento efectuado por el profesor en su persona el día de ayer, puesto que es la primera vez que registra esos síntomas tan pronunciados. La confusión en su cabeza abarca no solo el momento en que Iván le insertó parte de sus recuerdos sino también el tiempo que pasó con su novia Lara en su dormitorio. El está consciente que tuvo sexo con ella en condiciones muy diferentes a lo habitual, dado que las imágenes de la memoria de Iván se hicieron presentes en su cabeza durante todo ese tiempo. También recuerda que Lara sintió la presencia de Iván, y que en ese momento prefirió evitar decírselo debido a que solo complicaría las cosas entre los dos, consciente que ella se siente atraída por el profesor aún sin ser una real amenaza para él y aunque le

27


Intrusión

duele esta situación le preocupa más su propio estado de salud mental. Esteban entra al cuarto de baño a buscar unas píldoras para el dolor de cabeza y al cerrar el botiquín, el espejo le juega una mala pasada, devolviéndole la imagen de Iván en lugar de la suya. Con una sonrisa diabólica se jacta de él y una voz en su cabeza lo acusa de débil, amenazándolo con apropiarse de su cuerpo: -“Deberías rendirte… no tienes las agallas para comandar tu propio cuerpo y Lara ya lo advirtió…solo es cuestión de tiempo para que te deje por mí”. Un mareo hace que pierda el equilibrio y se desplome quedando tendido en el piso, aunque consciente, y sin intentar levantarse se queda así recostado

hasta

que

su

cabeza

se

estabiliza

devolviéndole su propio ser. El timbre del teléfono lo hace reaccionar y se levanta a atenderlo. El nombre de Lara Morel aparece en el identificador de llamadas y se demora un instante en levantar el auricular, meditando acerca de qué debe decirle. -Hola… (Dice por fin con cierta timidez). La voz en el otro lado de la línea lo tranquiliza un poco, aunque puede notar en el timbre un poco de ansiedad por parte de Lara, quién está preocupada por cómo Esteban la atendería luego de haber

28


Intrusión

pronunciado el nombre de Iván en medio del acto sexual de anoche. -“Hola… ¿Te encuentras bien?” -Sí, aunque algo pasa con mi cabeza esta mañana… (Dice Esteban intentando darle pié para que ella se disculpe). -“¿Es literal…o te refieres a algo más…?”(Le contesta ella para obligarlo a dar el primer paso). Esteban se ve atrapado y se toma unos segundos en responder, mientras analiza si debe enfrentar la situación recriminándole su interés por Iván o dejar pasar el incidente, cambiando el ángulo de su respuesta, hasta que por fin contesta: -Es literal… Acabo de perder el conocimiento en el baño y creo que se debe al experimento que hizo el profesor conmigo…. Lara muestra su preocupación y le dice que se quede en casa, que ella pasará por él en unos minutos para

llevarlo

a

un

médico,

lo

que

hace

inmediatamente, cruzando la calle que separa sus edificios y en menos de un minuto hace sonar el timbre en la puerta de Esteban, quien le abre aún en bata de cama permitiéndole pasar. Lara se abalanza sobre él para darle un beso y Esteban hace un gesto automático retirándole la boca y poniéndole la mejilla, lo que le da a Lara la justa medida de cómo se encuentra su relación en ese

29


Intrusión

momento; pese a ello, mantiene la compostura y evita hacer algún comentario acerca de su actitud y le pide que se cambie para que lo acompañe al médico. -Apúrate my amor, no debes dejarte estar con este tipo de episodios, (le dice Lara con un aire de preocupación). -No creo que sea para tanto…además ya me siento bien. Lara abre

decidida el ropero que guarda la

ropa de Esteban y empieza a vestirlo como si fuera un chico, sin dejarlo optar por otra cosa que no sea seguirle la corriente, y él se deja vestir por ella mientras la mira con una expresión de placer, al ver que ella se interesa por su salud. El consultorio del médico queda en el mismo predio de la universidad, donde también están ubicados los dormitorios estudiantiles, por lo que ambos empiezan a caminar por el campus hacia allá. Lara busca evitar hablar de lo sucedido la noche anterior en tanto esteban intenta hurgar en los pensamientos de ella haciéndole preguntas que la conduzcan a entrar en ese tema. -Estoy pensando en tomar nuevamente álgebra para levantar mi promedio (dice Lara). -¿Y qué vas a hacer con la clase de Iván…? Digo, porque tampoco te está yendo muy bien que digamos… (Replica Esteban insidiosamente)

30


Intrusión

-Bueno, no puedo hacer tantas cosas a la vez… (Dice Lara, y esquivando su intención)-¡Oh…! Aquí es el consultorio. (Dando por concluido el diálogo justo a tiempo) Ambos toman el ascensor y al entrar solicitan una entrevista de urgencia con el doctor de la universidad. -Señorita, (dice Lara a la recepcionista) ¿Sería posible que el doctor atienda ahora mismo a mi amigo que no se siente muy bien? La recepcionista mira el libro de citas y luego dice: -El doctor está viniendo y casualmente aún no ha llegado su primer paciente, por lo que tienen suerte…por favor, espérenlo en la recepción. Ambos se sientan en la sala de espera y Lara toma una revista para dar por sentado que no piensa hablar en ese momento. Al llegar el Doctor, Lara y Esteban pasan al consultorio, pero la enfermera le pide a ella que lo espere afuera, cuando Esteban le dice: -No, por favor, prefiero que mi “esposa” me acompañe. (Dice él guiñándole un ojo a Lara). Ya

en

el

consultorio,

la

enfermera

hace

desnudar completamente a Esteban, lo que incomoda a Lara pero intenta disimularlo ante la asistente

31


Intrusión

abriendo la revista que trajo desde la recepción, para ignorar la situación. -Dr. Mario Hoffman (Se presenta el médico dándoles

la

mano)-¿De

qué

modo

puedo

ayudarlos…? -Mi esposo tuvo un episodio el día de hoy y creemos que fue provocado por cierto experimento telepático que realizó con el Profesor Iván Carvis, de esta universidad, (Se apresura Lara a contestar). -¿Qué tipo de experimento? (le pregunta a Esteban, cuando Lara empieza a contestar y el doctor la interrumpe) – Si me permite señora, prefiero que las preguntas me las responda su marido… Es parte del procedimiento). Esteban se siente un poco incómodo al ver que el doctor hace hincapié en cómo Lara toma toda iniciativa y decide separar las aguas. -En realidad Doctor, creo que los pormenores del

procedimiento

forman

parte

del

secreto

profesional que el profesor me confió, por lo que me gustaría discutirlo

en

privado…si no te

importa,

querida. Lara no puede ocultar su expresión de enojo con su novio, y se retira de la habitación, sin pronunciar palabra. Esteban, le sonríe al doctor y luego le dice:

32


Intrusión

-Disculpe doctor por todo esto…en realidad no existe tal secreto, solo que no veía la forma de sacarla de aquí. El doctor se ríe a carcajadas mientras dice: -¡Ojalá yo tuviera sus agallas para echar a mi mujer así! Esteban se queda pensando en esas palabras y por un momento piensa que esa reacción no es propia de él, sospechando que otra vez Iván está haciendo de las suyas desde su cabeza, por lo que decide ocultarle al médico su incidente con el profesor, hasta que el doctor decide anticipársele. -Verás…

(Dice

el

Dr.

Hoffman

en

tono

confidente) –No es la primera vez que viene alguien a este consultorio con un caso similar, y si te pone más cómodo,

conmigo

también

corre

el

secreto

profesional. - ¿A qué se refiere? -No conozco personalmente al profesor Carvis, pero he oído de su trabajo, y sé que está siendo subvencionado por capitales privados de no muy honorable origen, y si lo que intentas ocultarme es referente a sus investigaciones, no debes preocuparte, porque

él

mismo

se

está

encargando

de

promocionarlo… ¿O cómo crees que consiguió esos fondos…? Además, si tu salud está en juego, no

33


Intrusión

deberías dudar un instante acerca de contármelo todo. Esteban se queda pensando por un momento hasta que decide hablar: -En primer lugar debo confesarle doctor, que Lara no es mi esposa…sino mi novia. Al ver la expresión de desinterés del médico, Esteban toma conciencia de lo tonto de su confesión, así que decide ir directo al grano, narrándole su experiencia paranormal. -Usted sabe que Iván Carvis trabaja en el tema de la manipulación psicológica, utilizando métodos mecánicos, como holografía digital, etcétera. (Mario Hoffman asiente con la cabeza por lo que Esteban decide continuar) -Durante el día de ayer me sometí a una demostración, donde mediante su sofisticado equipo médico fui hipnotizado en un grado subliminal, mediante la inserción de hologramas en mi cerebro, los que a partir de ese momento pasaron a formar parte de mi memoria… -Y todavía subsisten, provocándote jaquecas y fundamentalmente una gran confusión… (Dice con seguridad Mario Hoffman) Esteban asiente un poco confuso al ver la exactitud de sus síntomas en boca del doctor, cuando éste decide continuar.

34


Intrusión

-No te preocupes…ya te he comentado que no es la primera vez que alguien viene a mi consultorio con un problema parecido… Por favor continúa. -El tema es que estoy pensando que no solo fui hipnotizado con ese propósito, sino que tengo la sospecha de estar siendo invadido en mi privacidad… o que parte de esos recuerdos que me ha insertado han

motivado

que

se

modifique

mi

voluntad,

haciéndome tomar decisiones que yo nunca hubiese tomado en estado normal. -¿Puedes ser más específico? -Tengo

la

sensación

que

el

profesor

utilizándome para realizar sus propias

está

fantasías,

apoderándose de mi voluntad… de hecho, creo que anoche el estuvo dentro de mi mente cuando tuve sexo con mi novia… y ella lo presintió de alguna manera… -Bueno…creo que es hora que tratemos de separar lo real de lo imaginario… ¿Qué clase de hecho concreto te hace suponer eso? (Le dice del doctor con cierto aire de incredulidad) Esteban se da cuenta que fue un poco más allá de lo debido con sus especulaciones y decide retomar la cordura… al menos para ganar credibilidad con el doctor.

35


Intrusión

-Creo que tiene razón, doctor… Tal vez me dejé llevar por los celos y ellos crearon una fantasía que solo logró aumentar mi confusión. -Bien, (Dice Mario Hoffman)- Creo que lo mejor va a ser que te de algo para las jaquecas, y te diría que

descanses

un

poco,

para

aquietar

tu

imaginación… Creo que como en mis casos anteriores, esas imágenes que han insertado en ti, pronto van a tomar el lugar que le corresponden dentro de tu corteza cerebral y podrás diferenciar los recuerdos propios de los implantados. Yo que usted me quedaría tranquilo (Ahora sin tutearlo para recomponer el diálogo doctor - paciente). Esteban

sale

del

consultorio

un

poco

decepcionado por la poca ayuda que le brindó el médico y encuentra a Lara esperándolo ansiosa en la sala de espera, cuando Iván, desde el interior de su mente parece influir nuevamente en su actitud, decidiendo romper relaciones con ella. -¿Y…

qué

tal…?

(Le

pregunta

Lara

con

amabilidad). -Mal… creo que llegó el momento de que dejemos de vernos… al menos hasta que te sinceres respecto de tu interés por Iván (contesta él muy seco) Esto le cae a Lara como un balde de agua fría… pero intuye que no es el momento de improvisar una excusa, y se queda callada aceptando su decisión.

36


Intrusión

VI

Han

pasado

dos

semanas

desde

el

distanciamiento entre Esteban y Lara, y se nota que él ha sentido el impacto de la separación, debido a que su aspecto personal ha decaído bastante, en tanto Lara no acusa cambio alguno desde ese entonces, al menos en su apariencia, aunque se esfuerza en mantener su jovialidad visible, fundamentalmente cuando se encuentra en algún ambiente donde puede ser vista por su ex novio, lo que denota que también ha resultado lastimada. Esteban se encuentra sentado en una banca exterior del parque frente al pabellón de psicología, esperando la hora de una clase con el profesor Iván Carvis, cuando ve pasar a Lara caminando junto a un grupo de compañeros entre los que se encuentra Raúl Kahlo, quien parece estar con ella, o al menos intentando seducirla, con el simple propósito de molestarlo a él, ya que siempre han sido rivales en todo

37


Intrusión

desde que se conocieron durante sus primeros días de estudiantes universitarios. En principio no le molesta porque ya en otra ocasión lo intentó con Lara cuando ellos dos eran pareja y ella se encargó de rechazarlo, pero sí le preocupa que Raúl se muestre ante todos junto a ella, dando la falsa sensación de que le ha ganado la contienda. Quien parece haber creído eso es el profesor Carvis, que en este momento se acerca al grupo en su silla de ruedas y se queda charlando con Raúl, posicionándose entre Lara y él, lo que Esteban interpreta como un nuevo acercamiento de Iván con su

ex

novia,

pretendiendo

interesarlo

en

sus

procedimientos de laboratorio, presumiblemente para volver a estar en contacto con ella. Al ver cómo Lara se entusiasma con el tema Esteban se levanta ofuscado y se retira por el parque para no ser testigo de semejante afrenta, llevándose por delante a un grupo de chicas que pasaban por ahí, lo que llama la atención de Lara, que lo ve riéndose con ellas y muestra un poco de tristeza en su expresión. Esteban gira la cabeza para ver a Lara pero ella y su grupo ya empiezan a entrar al edificio a participar de la clase. El decide no asistir y se queda en el parque recostado sobre el césped con sus libros bajo la cabeza, cuando una hermosa mujer, de mediana

38


Intrusión

edad se le acerca, agachándose hasta que su cabellera oscura se interpone entre él y el sol, haciendo que Esteban abra los ojos. -Esteban… ¿No es así…? (Dice la mujer) El se incorpora abruptamente respondiéndole afirmativamente y la mujer se presenta: -Mi nombre es Melinda… No sé si me conoces, pero yo soy la ex esposa del profesor Iván Carvis, y me gustaría hablar contigo acerca de ciertos trabajos que, según tengo entendido has estado haciendo con él. Esteban se pone de pié y luego le dice: -En realidad, aún no me he decidido a trabajar con él…. Solo he tenido una entrevista hace un par de semanas y aún no respondo a su ofrecimiento. -Entonces creo que es un buen momento para que tengamos una charla al respecto, (Dice la mujer y continúa)- Veo que has decidido no asistir a su clase… ¿te parece si conversamos ahora? -De acuerdo… ¿Qué tal si caminamos? Ambos empiezan a alejarse por el sendero hacia el área de las viviendas de los profesores, y Melinda empieza a contarle. -Supongo que estarás enterado que el estado físico actual de Iván, se debe a un accidente automovilístico que hemos tenido juntos hace años… y

39


Intrusión

a partir de ese entonces, su incapacidad lo ha hecho cambiar tanto, que ya no supe cómo convivir con él. -Entiendo… -No…estás muy lejos de entenderlo aún, (dice la mujer). Yo estuve enamorada de Iván toda mi vida y aún lo estoy de quién ha sido, pero no puedo permitirme seguir amándolo en las condiciones que él me lo propuso. - Ahora sí que no entiendo… -Tú sabes acerca de las prácticas que ha estado desarrollando en su laboratorio, de hecho yo sé que has tenido alguna experiencia con él, aunque no puedo decirte mis fuentes, por respeto a su amistad. -¿A qué experiencias se refiere? -Yo sé que te ha inducido a dejarte insertar parte de su memoria, la me que involucra a mí con la finalidad de que él pueda acceder a tu cuerpo… Esteban la interrumpe haciéndose el sorprendido aunque en realidad, se alegra en cierta medida de estar en lo cierto. -¿Cómo dice…? ¡Él nunca me informó acerca de…! ¿Cómo dijo…? ¡Acceder a mi cuerpo! -De eso se trata todo esto, y a mí me afecta también, porque Iván empezó con este tema a partir de su impedimento, y con ello él pudo volver a estar activo sexualmente, insertándose en el cerebro de quién me cortejara.

40


Intrusión

Esteban se queda mirándola y ella detiene el paso, justo en la puerta de su casa, cuando se da cuenta que algún vecino pudo haber escuchado su conversación, y se incomoda un poco, con lo que convienen

en

que

sería

mejor

entrar

a

seguir

discutiendo el asunto. Ella lo invita a sentarse en un sillón de la sala de estar y lo convida con un vaso de whisky. Esteban

se

queda

pensativo,

tratando

de

asociar lo que le ha pasado con lo que Melinda le ha comentado hasta que ella insiste con sus argumentos. -Te preguntarás por qué te estoy contando todo esto ¿No es así? El siente que algo no concuerda con lo que ha estado pasando y decide preguntarle: -¿En qué momento de todo este relato ustedes se han divorciado? -Como comprenderás, luego del accidente, yo me encontré joven y hermosa atada a un ser impotente, que había perdido todo deseo de vivir… y empecé a tener romances con algunos jóvenes alumnos de mi esposo, hasta el punto de no importarme si él se enteraba o no, hasta que por fin lo hizo… ¿Y sabes qué…? ¡Ni se inmutó! Por el contrario, empezó a espiarme y me lo hizo saber, a tal punto que él mismo promovía que viniera a hacerlo a casa para ocultarse y vernos tener sexo. Fue una época terrible

41


Intrusión

de nuestra relación, pero en cierto modo, yo lo disfrutaba… (Tomando un sorbo de su vaso de whisky) a tal punto de llegar a no excitarme si no me estaba espiando. Pasaron los años, y para ese entonces el ya había

desarrollado

este

procedimiento,

el

que

experimentó con algunos de mis amantes con mucho éxito… y a mí me empezó a gustar que él estuviese dentro de cada uno de ellos…hasta que descubrí que empezó a engañarme con otras conquistas de mis propios amantes y pronto dejé de interesarle, cuando mi cuerpo ya no estaba tan firme… ¡Típico! --La verdad… No me lo parece… quiero decir, no es una situación para nada típica y además Usted no parece haber perdido su firmeza. -Gracias querido, por el cumplido… que me entusiasma más cuando considero que Iván puede estar

dentro

de

ti,

en

este

mismo

momento

(Terminando su vaso y dejándolo sobre la mesa ratona). Esteban nota su insinuación y decide aceptarla, aunque sabe que en este momento, Iván no lo controla, dado que hace ya varios días que su mente se ha aclarado y no han vuelto sus extrañas imágenes. Deja

su

vaso

también

instantáneamente

y

besa

empiezan

a a

Melinda,

e

desvestirse

salvajemente, entrando en un éxtasis desenfrenado, ella con su amado Iván y él soñando con Lara.

42


Intrusión

SEGUNDA PARTE

RECOLECCIÓN Y DISTRIBUCIÓN

43


Intrusión

VII

Raúl Kahlo ha estado rondando a Lara Morel desde que ya no frecuenta a Esteban Arnais. Tal vez su único interés radica en la rivalidad que ha habido entre ellos desde la preparatoria para la universidad, además que Raúl se caracterizó por ser un joven popular entre los estudiantes desde entonces y nunca pudo aceptar que Lara lo rechace por alguien tan poco sociable como Esteban. Ahora su popularidad ha aumentado debido a que ha estado mostrándose con algunos prestigiosos profesores y repentinamente ha obtenido varios logros, no solo académicos sino que se lo ha visto haciendo ostentación de su nueva posición económica, con auto importado y ropa de marcas reconocidas. Si bien Lara nunca se ha dejado tentar por este tipo de cualidades, desde que está sola ha decidido acercarse un poco al grupo liderado por Raúl, en son

44


Intrusión

de ampliar su horizonte social y él ha aprovechado esta circunstancia para avanzar en su relación con ella. Esta mañana Raúl decide invitarla a una fiesta en la casa de la agrupación estudiantil Alfa Omega, que él preside. -Espero que me acompañes esta noche en la fiesta. Lara, si bien se ha sentido atraída por Raúl últimamente, prefiere no aceptar, por saber que su vieja rivalidad con Esteban haría que éste se lo tome a mal, y aún tiene esperanzas de arreglar su relación con él. --No, discúlpame (amablemente)…es que lunes tengo mi examen en la materia del profesor Carvis, y francamente aún no me he preparado… me tiene muy preocupada. -Creo que puedo ayudarte en eso, (Dice Raúl con suficiencia)-¿Qué tal si te consigo la información que necesitas para el escrito? -No, Raúl… vos sabes que yo jamás haría trampa en un examen… -¿Trampa…? (Dice él simulando estar exaltado) Parece que tengo mala fama… -No…perdóname… es que interpreté que…

45


Intrusión

-Interpretaste mal… solo te estaba ofreciendo ayudarte a saber todo lo necesario para aprobar esa prueba. -¿Te ofreces a acompañarme todo el fin de semana estudiando…? ¡Te perderías la fiesta! -Bueno,

en

realidad…

te

equivocas

nuevamente; hay otra forma de saber sin tener que estudiar (Mirándola con picardía) -Entonces… equivocado

tanto

parece la

que

primera

no vez…

me (Dice

había ella

devolviéndole la mirada en complicidad) Raúl la toma del brazo y empiezan a caminar por el parque para alejarse de unos estudiantes que están muy próximos, para evitar ser escuchado. -Estoy

relacionado

con

un

grupo

de

investigadores, que ha desarrollado un procedimiento para extractar parte de la memoria de una persona e insertarla en quienes deseen comprarla, como por ejemplo, lo aprendido durante el cursado de una materia. Lara se queda pensando en la relación de este procedimiento con lo experimentado por su ex novio un par de meses atrás, y duda acerca que confesarle que ya conoce acerca del trabajo de Iván Carvis, por lo que decide seguir averiguando al respecto. -¿Hablas en serio? ¿Qué clase de procedimiento es ese?

46


Intrusión

-Bien, pero júrame que lo mantendrás en secreto…piensa que es mi forma de ganarme la vida de un tiempo a esta parte. Lara asiente y Raúl empieza a contarle los pormenores de su negocio, que se realiza utilizando los cascos de realidad virtual en la Biblioteca, que han sido modificados para este tipo de inserción en forma confidencial, ya que solo algunos empleados están al tanto de esta operación; mediante los cuales, quien esté dispuesto a pagar por ello, tendrá acceso a todo lo estudiado por algún otro alumno que aprobara esa materia anteriormente, a quien se le ha retribuido económicamente por donar sus conocimientos. -¿Tú no crees que eso será peligroso… digo para quien contrate el servicio? Tengo entendido, según lo que escuche del profesor Carvis, que ese tipo de hipnosis subliminal puede traer trastornos posteriores en quien se someta a ella. -Es probable que tengas un leve dolor de cabeza por la mañana siguiente, pero esto ya se ha probado, y se sabe a ciencia cierta que solo los primeros días tu cerebro refleja algunas alucinaciones, provocada por la intrusión de recuerdos digitales ajenos, pero luego tu mente se encarga de discriminar cual es propio y cual no, desechando cualquier recuerdo que sea perjudicial para la salud. -¿Desechando…Cómo?

47


Intrusión

-En realidad, solo lo aloja en otra parte de tu corteza cerebral que se asocie a ese tipo de recuerdo, por lo que simplemente se queda allí, hasta que tú desees utilizarlo, aunque tengo entendido que con el tiempo lo olvidas definitivamente, haciendo que sea totalmente inocuo. Lara se queda pensando en algo que no le parece razonable de su explicación, y sin pensar que estaría revelando lo que ya supo acerca de ese proyecto decide preguntarle. -Lo que no me cierra… es cómo alguien tan estricto como el profesor Carvis, se haya prestado a este tipo de operación, que en definitiva es como la compra-venta de los resultados de un examen. -¡Un momento niña! (Dice Raúl ofuscado)Nunca te dije que esto fuera una operación de Carvis, él no tiene ni idea que esto esté sucediendo, y espero que comprendas que queremos que eso siga así, (Tomándola fuertemente por el brazo) – Además, no creo que fuese lo mismo que comprar un resultado, sino por el contrario… para algunos de nosotros, es el primer paso del aprendizaje holístico del que siempre se jactó esta universidad… solo que aún no es momento de divulgarlo. Lara, que está un poco asustada por el apretón en el brazo y el tono con que se expresó Raúl, decide cambiar de actitud para calmarlo.

48


Intrusión

-No te pongas así… (Dice Lara), en realidad no estoy en contra de los avances de la ciencia, solo que si voy a someterme a algo tan nuevo… necesito averiguar todo lo que involucra para no salir lastimada. -Te comprendo querida, y espero que me disculpes por mi “entusiasmo”, pero quiero que entiendas que esto es algo muy grande para que lo ensuciemos con estas especulaciones tan obtusas. Lara no está convencida aún, pero necesita saber un poco más sobre todo esto, por lo que insiste en preguntar. -Vos dijiste que esto tiene un costo… ¿De cuánto dinero estamos hablando? -Mil… (Dice Raúl con seguridad) y solo por una sesión, o sea una asignatura. -O sea que estamos hablando en vano… porque eso

está lejos de

mis posibilidades,

(Dice

Lara

sintiéndose liberada del compromiso, aunque un poco decepcionada). -Si quieres, también te puedo ayudar en eso… (Dice Raúl en tono pícaro, insinuándosele). - No, gracias… (Aceptando la broma con una sonrisa) -No… en serio, me refiero a que podría ayudarte a conseguir el dinero, si donas parte de tu memoria… -¿Mi memoria…? ¡No creo que eso le sirva a nadie…! Tú sabes que mi performance en esta

49


Intrusión

universidad no es lo que se dice…espléndida… ¿Quién pagaría por insertársela? -Te aseguro que debes tener recuerdos que más de una chica aquí quisiera compartir. -¿A qué clase de recuerdos te refieres…? -No necesariamente a lo académico, tú sabes que este producto está en experimentación pero apunta a un mercado mucho más amplio que esta universidad, y lo que alguien dona, se mantiene en absoluta confidencialidad, puesto que no se lleva un registro de quién aporta qué. Lara empieza a sentirse atraída por la idea de conseguir algo de dinero extra, aunque no le parece bien gastarlo en comprar el resultado en una materia, porque

si

bien

ella

estaría

adquiriendo

el

conocimiento, al no ser perdurable en el tiempo, solo le serviría para aprobar el examen, y eso es lo que considera incorrecto. -¿Crees que yo podría obtener ese dinero con solo una donación? -Creo

que

puedo

lograrlo,

solo

que

las

donaciones no se realizan en la biblioteca, sino en el laboratorio Laser, y debe ser de noche, porque esta actividad aún no está programada en la facultad. Ambos continúan la conversación hasta que Raúl le da a Lara un beso en la mejilla, señal de que han llegado a un trato y se separan hasta esa noche.

50


Intrusión

VIII

Ese viernes por la noche, Esteban se quedó estudiando en su cuarto para el examen del lunes. Su escritorio está apoyado contra la ventana y desde ahí puede ver el auto de Raúl acercarse por la calle y detenerse frente al edificio de enfrente, donde se aloja Lara. Lo ve bajarse del coche y tocar el timbre del portero eléctrico para comunicarse con alguien y luego esperar a que baje. Esteban queda sorprendido al ver que es precisamente ella quien acude a la cita, y se siente muy mal al ver que le da un beso en la mejilla y sube al automóvil con él. Sigue con la mirada al auto se aleja lentamente por la calle que bordea el parque y se detiene a escasos doscientos metros. Él puede observarlo desde su ventana, aunque con un poco de esfuerzo, ya que tuvo que levantarse de su silla y acercar su cabeza al vidrio, debido a la inclinación del edificio respecto de la calle. Las luces

51


Intrusión

del auto se apagan y él decide salir a la calle para poder verlos con más claridad. Para cuando baja, ellos ya han salido del coche, y se pregunta qué estarían haciendo frente al pabellón de física a esas horas de la noche, por lo que decide ir a investigar. Camina por la vereda y al llegar puede ver luz en los pisos altos, donde se encuentran los laboratorios, aunque no se anima a seguir más adelante y se queda sentado en una banca para vigilar la puerta. Raúl y Lara están en el laboratorio laser junto a uno de los técnicos, quien vino a pedido de éste para realizar la operación de extracción de memoria en Lara. El técnico se encuentra detrás de un cristal, en la consola de comandos en tanto Raúl ayuda a Lara a conectarse en el sillón del equipo de transferencia, hablándole para tranquilizarla. -No te preocupes querida, esto es menos doloroso que extraerse una muela… ¡Es broma! Solo relájate que va a ser como ver una película en 3D. -Respecto al dinero… (Dice ella)- ¿quién me lo dará? -Aquí lo tengo conmigo, aunque… ¿No piensas inocularte el material para el examen del lunes? -¿Sabes qué…? Estaba pensando que no… lo voy

a

necesitar

para

otras

pendiente…

52

cosas

que

tengo


Intrusión

Raúl, quien no esperaba eso, mira al asistente de laboratorio y luego le dice a Lara: -Vamos a hacer una cosa… yo te daré el dinero como habíamos convenido, y respecto a la memoria del examen, te lo ofrezco gratis… porque tengo algunos arreglos con el laboratorista y creo que no habrá problema… No quiero que por mi culpa no puedas estudiar para el lunes, ya que esto te provocará algunas alucinaciones durante los próximos dos días, y también podemos hacer eso aquí. Lara se preocupa un poco pero de todos modos confía en él y accede ya que ha llegado muy lejos para echarse atrás. -Bueno, si tú crees que no habrá problemas, te lo agradezco, (dice ella). No hay problema, además, ya encontraremos alguna forma de que me lo retribuyas, (Dice él en tono picaresco, lo que ella considera una broma). Raúl se retira del cuarto y las luces se apagan completamente hasta que empieza el proceso de extracción imágenes y sonidos, donde Lara puede verse es escenas eróticas que ha experimentado alguna vez con su novio; y aunque ella es consciente que fueron vivencias reales, no hay forma de saber a través de las imágenes y las voces, que quien las está viviendo sea ella, lo que la deja un poco más tranquila, solo que estos episodios le recuerdan a Esteban y un

53


Intrusión

sentimiento de tristeza la inunda en medio de la sensual escena, provocando que suelte algunas lágrimas, que son advertidas por Raúl desde la consola de control. -Crees que esto será perjudicial para nuestros propósitos, (Le dice al asistente de laboratorio, quien se encuentra a su lado controlando el proceso) -No… aunque no sé si alguna mujer querrá compartir estos “histéricos” sentimientos, (Le responde el asistente) -Por eso no te preocupes… Las mujeres son todas como “la gata Flora”, y seguro que lo disfrutarán. Luego de la extracción, realizan la inoculación de memoria para el examen y se retiran los tres del laboratorio. En la puerta de calle está esperando Esteban agazapado detrás de unos arbustos para no ser visto. Raúl la lleva a Lara sujetándola por el hombro, debido a que ella se encuentra un poco débil, y camina con dificultad, lo que Esteban interpreta como que ha bebido. Raúl y Lara suben al auto dejando al asistente, quien se retira caminando hacia el área de viviendas de los profesores. Decide seguirlo hasta una de las casas importantes, donde lo ve llamar a la puerta y entregar un paquete a alguien que no pudo distinguir, para luego alejarse. Esteban toma nota de la dirección y se retira pensando en investigar lo que está sucediendo entre Lara y Raúl.

54


Intrusión

IX

Las luces de la gran ciudad son testigos tumultuosos

de

lo

que

sucede

cada

noche.

Bocanadas de humo emergen de las alcantarillas como

en

una plancha a vapor que

estampa

periódicamente cada secuencia fotográfica de los pasos de los transeúntes, que caminan divagando sin destino aparente, pero que de modo indefectible arriban a algún tugurio que les imprima color a sus vidas en blanco y negro. Un cartel de neón anuncia: -¿Sexo seguro? ¡Sexo Virtual!”, en el escaparate de un local nocturno para adultos. En su interior, una hermosa recepcionista vestida solo con un tapado corto de piel de visón sintético, dejando entrever sus atributos que emergen altivos por su escote, contenidos por un único botón dorado en el medio del sacón.

55


Intrusión

Un matrimonio de mediana edad entra al local con

intenciones

de

festejar

su

vigésimo

quinto

aniversario de casados, retroalimentando sus deseos con recuerdos de su noche de bodas, que la niebla de estos años se ha encargado de ocultar. Joaquín se acerca a la recepcionista algo ruborizado y sin levantar la vista de su escote le solicita un evento mientras su esposa se queda esperándolo ocultando su cara contra las cortinas de la entrada. La joven muy amablemente le sugiere a ella que pase a la recepción VIP, donde podrá esperar cómodamente en unos sillones mientras su esposo elije el tipo de función que ambos desean compartir, pero al ver que ella no quiere separarse de él, los invita a pasar a ambos y les extiende un catálogo digital con toda la variedad de opciones para que decidan juntos, mientras

ella

atiende

a

un

grupo

de

jóvenes

muchachos que acaban de ingresar al salón. Joaquín y Mercedes se sientan en la sala en un compartimiento privado donde disponen de una pantalla para ver el catálogo. En la primera página pueden ver a una joven pareja, durante los preliminares en una isla del Caribe, acariciándose sobre la arena, con una leve animación en 3D que se repite cada tres segundos , sugiriendo el realismo del servicio con una explicación de sus alcances.

56


Intrusión

-“Escapada al Paraíso”, (enuncia el comercial)Ustedes podrán disfrutar del arrollador ímpetu de la juventud corporizada en su imagen, donde sus propios recuerdos se mancomunan con los de esta joven pareja, quedando insertos en sus memorias para siempre, como la segunda luna de miel soñada, por el módico precio de mil quinientos dólares. Ambos

se

miran

entusiasmados

y

Joaquín

continúa ojeando el catálogo, donde las imágenes empiezan a subir de tono, hasta que llega a una página donde una mujer se encuentra con tres hombres

de

color

muy

bien

dotados

y

cierra

inmediatamente el libro, apagando la pantalla. -Bueno querida… me parece que el primero de todos es el más adecuado para nosotros… ¿No crees? -Mhm…No sé, (dice ella sarcástica) tal vez deberíamos seguir buscando… (Y suelta una eufórica risa como mofándose de su marido)- De acuerdo amor… lo de la isla suena perfecto. Ambos haciéndose

se

quedan

arrumacos

sentados

hasta

que

en

el

sillón,

empiezan

a

excitarse, consumando su luna de miel allí mismo, sin necesidad

de

contratar

el

servicio,

porque

comprenden que su memoria ya ha sido restaurada y no necesitan insertar los recuerdos de ninguna otra pareja para que ese hermoso momento perdure para siempre.

57


Intrusión

X

Por lo sucedido anoche con Lara y Raúl, Esteban no pudo dormir en toda la noche, pensando en que asunto estarán ellos dos. El sabe de la fiesta de esta noche en la casa Alfa Omega, y si bien pensaba quedarse estudiando para el examen del lunes, sabe muy bien que en su actual estado de cansancio no serviría de nada hacerlo, por lo que decide asistir para comprobar por sí mismo lo que imagina de su ex novia. Estuvo investigando de quién es la casa a la que fue a entregar ese intrigante paquete, aquel hombre que acompañaba a Raúl, y descubrió que pertenece a uno de los asistentes del Profesor Carvis, lo que lo asusta un poco, debido a lo peligroso de esa relación para la seguridad de Lara, por quien aún se siente responsable. Entra en la ducha preparándose para asistir a la fiesta estudiantil y por un momento, revive algunas imágenes de las que se le insertaron en el laboratorio

58


Intrusión

del profesor, lo que le preocupa sobremanera, debido a que estos síntomas no le habían vuelto desde varias semanas

atrás,

y

pensaba

que

ya

habían

desaparecido. Se recuesta un poco para recuperarse del cansancio y estabilizar su mente, que por un instante se vio afectada por las alucinaciones y se queda profundamente dormido. Varias horas después, ya entrada la noche, se despierta sobresaltado por alguna pesadilla, y mira el reloj para comprobar que la fiesta debe estar terminando. Se levanta súbitamente y se viste para salir corriendo hasta la casa Alfa Omega, donde observa que casi todos los asistentes se han ido, quedando solo algunos rezagados que se alejan con botellas de cerveza en sus manos, a paso lento bajo los faroles del campus. Llega agitado al portal de la casa y se detiene abruptamente apoyando sus manos sobre las rodillas para tranquilizarse, y luego entra a buscar a Lara, que no se encuentra en el salón principal, ya casi vacío. Sube por las escaleras hacia los aposentos del segundo piso e inspecciona uno a uno, hasta que allí está ella… desnuda y ebria jugueteando con varios estudiantes

que

se

están

aprovechando

de

su

condición, entre los que se encuentra Raúl, besándose con otras dos jovencitas en el mismo estado que Lara.

59


Intrusión

-¡Imbéciles…! (Les grita Esteban fuera de sí, y toma a Lara de una mano arrastrándola hacia la puerta de calle, mientras recoge algunas prendas desparramadas por el piso, para cubrir su cuerpo). El resto de los presentes, también drogados y en estado de ebriedad solo lo miran y continúan jugando entre sí, como zombis, mientras Esteban decide tomar en brazos a Lara, al ver que ella no puede salir por sus propios medios, debido a su borrachera. El la lleva hasta su propia casa, que está a solo una cuadra de allí, y la acuesta en la cama. Ella esboza algunas palabras incongruentes y se queda dormida mientras él la arropa y se acuesta en un sillón, con la vista fija en la angelical cara de su amada. El sol de la mañana los encuentra a ambos en la misma posición; ella dormida y el, que aparentemente no ha vuelto a dormir en toda la noche, con cara de haber estado custodiando su sueño. Se levanta y prepara el desayuno para ambos mientras ella empieza a despertar con el aroma del café. -¿Qué

sucedió…?

(dice

ella

un

tanto

desconcertada). -Decime vos… ¿Qué es lo que recuerdas? (Contesta él muy calmado). Ella se incorpora extrañada al verse vestida con ropa

ajena

y

fundamentalmente

con

imágenes

incoherentes rondando por su cabeza, lo que le

60


Intrusión

provoca un mareo y se vuelve a recostar, en tanto Esteban acude de inmediato a socorrerla poniéndole la palma de su mano en la frente. -¿Te encuentras bien? -No se… estoy muy confundida. -¿Qué te han hecho? -No recuerdo nada… solo que asistí con Raúl al laboratorio Laser a… (Lara interrumpe su explicación al notar que no debería hablar al respecto) -¡Te

inocularon!

(Dice

enojado

Esteban)

-

¡¿Cómo permitiste que lo hicieran después de lo que me sucedió a mi?! -Raúl dijo que el efecto solo duraría un par de días, y en vistas de tu experiencia…le creí. -Tal vez así sea, pero eso no te exime de perder tu voluntad en ese tiempo, y pudiste haber salido lastimada (le dice aún alterado) -¿Qué

sucedió…?

(Pregunta

Lara

todavía

confundida) Esteban decide que no tiene sentido alarmarla ni contarle lo sucedido en la fiesta, por lo que calla y trata de calmarla. -Por suerte nada, pero estuviste cerca… ahora puedes tomar una ducha y cambiarte de ropa… aquí tienes alguna de mis camisas y luego te acompaño a casa.

61


Intrusión

Lara se queda mirándolo con ternura y se levanta para pasar al cuarto de baño, luego de tomar un sorbo de su taza de café. Esteban se queda pensando con la vista en la ventana cuando siente unos ruidos dentro de la ducha y entra rápidamente. -¿Estás bien? Al no escuchar nada, abre la mampara y encuentra a Lara sentada en el piso de la bañera con los brazos alrededor de sus rodillas mirándolo con una expresión de horror. Esteban cierra el grifo y le da una toalla para que se incorpore y la abraza para calmarla; luego la acompaña hasta la cama y la acuesta envuelta en su bata de baño. Ella lo mira a los ojos y luego empieza a aclarar su mente. -Tengo alucinaciones de cosas que nunca hice, y me asusta… (Dice Lara en estado de pánico) -Tranquila… yo también las pasé; creo que es parte del proceso de recuperación; posiblemente algo que se filtró con la memoria que adquiriste y que ha sido vivido por la donante; por un tiempo tu mente las considerará como vivencias propias, aunque pronto aprenderá a distinguir las tuyas de las ajenas. Esteban siente curiosidad, y sin pensar en el daño que pudiese ocasionarle pregunta: -¿De qué naturaleza son esas imágenes…?

62


Intrusión

-Me sentí violada por varios hombres… que me hacían daño golpeándome con violencia y luego perdía el conocimiento, aunque de todos modos seguía participando de la violación y sentía a cada uno de ellos en mi interior… ¡Fue horrible! Esteban se arrepiente de haberle preguntado y se queda pensando en lo que hizo, hasta que por fin la arropa y le pide que se quede con él ese día… para que se sienta segura. Unas horas después él se encuentra en el escritorio estudiando para el examen mientras Lara, que ha estado dormitando casi todo el domingo, producto de la fiebre y las jaquecas provocadas por el procedimiento, se despierta y se levanta a curiosear por encima de su hombro. Ella puede ver que ha estado dibujándola desnuda en los bordes del libro… cuando él lo nota y cierra el volumen rápidamente. Ella toma su cara y sentándose en su regazo, lo besa y ambos empiezan a recordar sus propias experiencias sexuales, reviviéndolas una vez más apasionadamente. En medio de su excitación, irrumpen en la habitación dos hombres enmascarados armados con bates de beisbol

golpeando

a

Esteban

hasta

dejarlo

inconsciente, amordazándo a Lara y maniatándola para llevársela a la fuerza. Esteban despierta y los ve alejarse por la ventana cruzando el parque a oscuras y desapareciendo entre los arbustos.

63


Intrusión

TERCERA PARTE

EJECUCIÓN

64


Intrusión

XI

Sobre una colina a orillas del océano puede verse la oscura silueta de la penitenciaría estatal. La bruma parece ocultar el aliento del mal que encierra, como una nube de horribles pensamientos entretejidos flotando en el aire, esperando ser respirado. La luna recibe el anhelo de cientos de almas en pena vagando alrededor de su estampa, como la moneda de pago de todos aquellos que cumplen su condena allí. Un grupo de científicos se apresta a cruzar las murallas para perpetrar el experimento holístico en algunos de los reclusos, quienes voluntariamente han aceptado el ofrecimiento de canjear sus experiencias delictivas

por

placenteras

vivencias

sexuales.

El

proyecto consiste en recabar información que permita estudiar

el

comportamiento

criminal

para

luego

aplicarlo en programas de rehabilitación, además de

65


Intrusión

contribuir

al

esclarecimiento

de

nuevos

delitos

mediante el cabal conocimiento del modus operandi de la mentalidad analizada; aunque el fin último que persigue este procedimiento es extraer recuerdos atroces

de

violadores

comercializados

en

el

y

homicidas

mercado

para

negro

de

ser la

pornografía en realidad virtual. En la recepción de la prisión, se presenta la comisión investigadora con algunos equipos, que son revisados por el personal de seguridad. -¿Qué tenemos aquí? (Dice el guardia) -Un electroencefalógrafo, un par de cascos de realidad virtual, un laser para generar imágenes holográficas digitales mediante esta computadora… (Dice uno de los integrantes de la comisión hasta que es interrumpido por el guardia) -No siga… es inútil, de todos modos no sé que es todo eso, pero por lo que veo, aquí dice que tienen autorización del Alcalde de la prisión para ingresar con todos estos aparatos y entrevistar a algunos de los reclusos… ¿No es así? -Exactamente. -Entonces, por favor, lleven todo ese equipo al cuarto contiguo, que se les designó para hacer lo suyo, y cuando estén listos, me avisan para que empiece a enviarles los voluntarios.

66


Intrusión

Luego de varias entrevistas, la comisión recibe a Walter Grimas, quizás el más peligroso asesino serial que habita estos muros.

Resulta muy incómodo

conectarlo al equipo con los grilletes que además lo encadenan a la silla por las manos y los pies, pero las condiciones del personal de seguridad fueron muy estrictas en este caso; no obstante, el reo se comporta en forma muy amable dado las características de la “paga”, que resulta muy atractiva en alguien que ha estado en solitario más del treinta por ciento de su estadía, considerando que lleva quince años de su cadena perpetua. Se le colocó un casco con sensores al recluso y otro a Gabriela, uno de los científicos con el único objetivo de monitorear la transferencia de información a la computadora, debido a la complejidad del tipo de información que se está por manipular. Esto sirve para ayudar a seleccionar el fragmento de holograma que servirá de albergue a cada imagen, permitiendo clasificarlo con mayor especificidad, en caso de utilizarse en el futuro. Empieza el ciclo de búsqueda y ambos reciben una lluvia vertiginosa de imágenes hasta que Gabriela, la científica encargada de seleccionar acciona unas teclas en el panel de control para fijar una en especial que le llama la atención. Una hermosa mujer rubia, de unos treinta años se acerca hacia el reo y le pide le

67


Intrusión

encienda un cigarrillo. Este le toma la mano con firmeza y acerca su cigarro para encenderlo con el propio, pudiendo verse la cara de Walter reflejada en sus ojos. Como un flash la escena sigue en un callejón, donde se ve el cuerpo exuberante de la mujer caminando frente a él, con su mano sujetándole la cintura y con especial atención en sus caderas. El color rojo de su pollera ajustada empieza a acentuarse hasta llenar el cuadro visual de Walter y pronto ella se da

vuelta

de

repente

enfrentándose

con

él

nuevamente, con el deseo marcado en la piel. Walter la toma por los brazos y la empuja violentamente contra un montículo de basura que se encuentra entre dos contenedores, lo que motiva que ella empiece a gritar. Walter golpea fuertemente su cara con la mano abierta y la mujer se paraliza de miedo. Vemos las manos de Walter arrancándole

el escote hasta

desnudar su torso y Gabriela empieza a sentir la violenta penetración en su propio cuerpo, cuando intenta detener la acción manipulando las teclas de su consola de comandos, aunque por alguna razón parece no tener efecto. Gabriela mueve los brazos como sacándoselo de encima y Walter continúa excitándose en su silla, cuando los demás científicos, que no están monitoreando la escena empiezan a hacer bromas sin notar que Gabriela está pasando por un mal rato, hasta que Walter estrangula a La mujer en

68


Intrusión

plena excitación, haciendo que Gabriela tome su propio cuello intentando quitarse a Walter de encima, pero él es más fuerte y logra asfixiarla, haciendo que el equipo empiece a activar una alarma que llama la atención

de

sus

colegas

desconectándolo

abruptamente, y haciendo que tanto Walter como Gabriela pierdan el conocimiento. Los guardias que están viendo lo sucedido acuden a socorrerlos y pronto ambos vuelven en sí, con la cara de Gabriela horrorizada y la expresión placentera de Walter que no deja de mirarla. Finalmente el accidente motiva que den por terminada la sesión, y los científicos abandonan el recinto, suspendiendo sus investigaciones para otro día. Al retirarse se cuestionan la razón del accidente, sin terminar de comprender lo sucedido. -No comprendo qué me pasó, (dice Gabriela)Es la primera vez que sucede… Nunca antes el monitoreo fue tan vívido, considerando que no se usan todas las conexiones que

posee

el casco

del

donante… -¿Cómo que no llevan todas las conexiones?(dice uno de sus colegas)- A mí nadie me explicó que debíamos traer dos diferentes tipos de casco… Todos miran con desprecio al novato mientras atraviesan las puertas del presidio y Gabriela se queda pensativa mirando hacia adentro a través de las rejas.

69


Intrusión

XII

Esteban se encuentra sentado en un escritorio de la estación de policía, denunciando el asalto sufrido en su habitación, que tuvo como desenlace el secuestro de Lara. Tuvo especial cuidado en explicarle al agente lo ocurrido con ella el día anterior, en el laboratorio de física con Raúl y su asistente, pero por alguna razón evita contarles que él mismo se había sometido a ese mismo experimento, tal vez para no involucrar al Profesor Carvis, debido a que no cree que él participe de estas prácticas delictivas, aunque sí tuvo especial cuidado en describir a Raúl, porque siente que podría ser el principal sospechoso en el secuestro. -¿Qué le hace pensar a usted, señor Arnais, que ese tal Raúl Kahlo podría estar implicado? - Le dice el inspector.

70


Intrusión

-En realidad, es solo una suposición, pues como ya le he manifestado, ambos hombres estaban encapuchados…y yo nunca me fié de ese tipo… (Recapacitando) bueno, tal vez me adelanto un poco con mis suspicacias… El inspector se levanta de su silla y toma una hoja de papel que acaba de llegar por fax, y la mira con detenimiento. -¿Es éste el tal Raúl?-le pregunta a Esteban. -Si… Es él. -¿Y conoce a este otro? Esteban mira el otro fax que le muestra el inspector, (uno que tenía entre otros papeles) y niega con la cabeza. -No lo he visto antes… ¿Por qué lo pregunta? El oficial se sienta, lo mira fijamente, y con voz muy baja le dice: -Acaban de encontrar a ambos muertos en un accidente automovilístico… bastante extraño, por cierto. Esteban

se

muestra

muy

asombrado

y

preocupado, ya que sospecha que ellos tuvieron que ver con el secuestro de Lara. -¿A qué se refiere con “extraño”? En el informe, dice que el auto se estrelló contra un farol de alumbrado… y no hay marcas de que haya intentado esquivarlo o frenar el vehículo-dice mientras

71


Intrusión

ojea el expediente- Además no se encontraron señas de violencia ni indicios de haber estado alcoholizados. Esteban empieza a preguntarse si el estado posterior a una inoculación holográfico podría haber causado este suceso, aunque no le hace ningún comentario al oficial, para no sentirse atado por la investigación. -¿Usted cree que lo del secuestro y este accidente estarán relacionados? El inspector se levanta de su silla y le extiende la mano a Esteban, como despidiéndolo. -Todo es posible, pero lo tendré al tanto de lo que averigüemos acerca del paradero de su amiga, y por favor, no salga de la ciudad, por si lo necesitamos nuevamente. Esteban preocupado,

sale

de

porque

la

estación

advierte

que

policial

muy

no

está

se

poniendo mucho empeño en desentrañar este caso, y decide ir directamente a la casa del profesor Iván Carvis, a investigar por sí mismo. Allí lo atiende Iván en persona, quién se asombra de verlo por allí, luego de no haberse presentado al examen programado para ese lunes. -¿Qué te ha pasado muchacho? -Le pregunta Iván al notar las marcas de golpes por la paliza recibida la noche anterior.

72


Intrusión

-Eso es precisamente lo que vengo a averiguarLe

responde

con

cierto

malhumor

y

en

tono

prepotente. Iván le abre la puerta y lo deja entrar, sin hacer ninguna mención sobre su impertinencia. Ambos se instalan en el estudio próximo a la sala de estar y el profesor le pide que se siente mientras él enfrenta su silla de ruedas al sillón que le ofreció a Esteban. -Me siento cómodo así –Dice Esteban. -Yo no… si me disculpas, se me hace muy difícil tener una conversación contigo allí parado. Esteban se sienta con mal humor, para estar a la altura de los ojos de Iván, y luego le dice: -Quisiera involucrado

saber

en

la

en

qué

operación

grado que

está ha

usted estado

desarrollando Raúl Kahlo y compañía… -Raúl Kahlo… ¡Ah… te refieres al nuevo amigo de tu ex novia! –Contesta con cierto sarcasmo. -No estoy para estos juegos, profesor. Lara fue raptada anoche, luego que tuviera una inoculación en el laboratorio Laser, y Raúl tuvo un “extraño accidente de auto”, como lo llamó la policía… -¿La Policía…?

(dice

preocupado

y

luego

reflexiona al ver que no hizo la pregunta correcta)- es decir…quiero decir… ¿Cómo se encuentra él? -Bien muerto, junto con quién lo acompañaba.

73


Intrusión

-¿Y qué sabes de Lara? – insiste mostrando mucha preocupación. -¡Es lo que vine a averiguar! – Dice encolerizado. -Tranquilízate muchacho – dice Iván seriamente – Creo que tú tienes la ridícula sospecha de que yo tengo algo que ver en todo este asunto; sin embargo estoy dispuesto a ayudarte, porque yo sé algunas cosas que seguramente te interesarán. -¿Y bien? – Dice Esteban aún enojado pero con una

expresión

que

induce

a

pensar

que

está

empezando a creer en el profesor. El profesor le explica a Esteban que unos años atrás, fue tentado por ciertas personas influyentes de la universidad para desarrollar un programa de control mental,

que

sería

utilizado

por

la

Central

de

Inteligencia del Estado, y cuya finalidad sería la de crear un ejército invencible, con soldados inoculados con memorias de superhombres, estableciendo una comunicación

inalámbrica

mediante

GPS

y

frecuencias de microondas, pudiéndose controlar el accionar de estos desde dicho Centro. -Luego de un tiempo -Le explica el profesorDescubrí que estas personas no estaban interesadas en proveerle ese procedimiento al estado sino que en realidad, pretendían darle un uso comercial privado, lo que motivó que yo renunciase al proyecto, y me quedase con todo mi material de investigación.

74


Intrusión

-¿Cómo es que resultó en manos de otra gente si así sucedió? – Pregunta Esteban. -Melinda Bailey, mi ex esposa,

a quien tú

conoces muy bien (dice esto insinuando que sabe lo que ocurrió entre ellos) se encargó de abrir mi caja fuerte y entregárselo a el Dr. Mario Hoffman, (su amante de turno), quién se encargó de contratar un grupo de científicos para que continuaran con el desarrollo… por supuesto sin mi consentimiento. -¿Qué cree usted que esto tenga que ver con la desaparición de Lara y la muerte de Raúl y su compañero? -Es solo cuestión de atar cabos… Hoffman es un ambicioso que se metió con tipos muy pesados, que tienen una red de pornografía, incluyendo sesiones donde se puede ver violaciones y hasta asesinatos… tú sabes que hay un mercado muy selecto para este tipo de funciones, y es mucho más redituable si se le permite participar al cliente, que en este caso puede sentirse dentro del cuerpo del asesino en el mismo momento en que comete el acto. -¿De qué les sirve Lara? – Dice Esteban muy asustado. -Pienso que ellos se asustaron por alguna razón, luego de inocularla y enviaron a un par de esos soldados, (posiblemente a Raúl y compañía) para que la raptasen, posiblemente para usarla luego en algún

75


Intrusión

“evento” que podrían vender, y a ellos los suprimieron para borrar huellas, haciendo que se suiciden. -Tal vez fui el culpable de eso, porque yo la rescaté de una fiesta en la que estaban por abusar de ella unos tipos… y Raúl estaba presente con otras chicas. -Lamento decirte, que debes tener razón – Dice el Profesor- Ellos deben saber que tú has recibido mi tratamiento de inoculación, aunque está en un grado de desarrollo diferente al que están utilizando, y es por eso que no te asesinaron, porque la investigación los llevaría a mí, y luego a ellos. -¿No

les

hubiera

resultado

más

sencillo

“encargarse” también de usted? -Yo también lo pensé, pero creo que aún esperan algo de mí… o tal vez yo resulte ser su “chivo expiatorio”, encaso de que todo esto estalle. -¿Por

qué

dijo

que

su

tratamiento

está

desarrollado en un grado diferente al de ellos? El profesor se queda pensando y luego muestra una expresión de haber descubierto algo importante, cuando dice: -¡Creo que diste en el clavo! – acompáñame al laboratorio… Ambos bajan al subsuelo de la casa, y el profesor empieza a encender el equipo para terminar

76


Intrusión

de investigar lo que está suponiendo. Busca en unos archivos ocultos en su computadora y luego dice: -¡Aquí está la clave de todo! Esteban se queda mirándolo sin comprender hasta que el profesor le pregunta: -¿Qué sentiste cuando te acostaste con mi ex mujer? Esteban se asombra por la pregunta y recién entra en la cuenta de que el profesor se ha enterado. -¿Ella se lo dijo? -No querido amigo, hace varios meses que no he sabido de ella, a no ser por mi conexión holográfica… Esteban se queda mirándolo, cuando descubre que él está tratando de explicarle algo, por lo que solo espera a que se decida. -Si…es cierto, yo he logrado lo que ellos aún no han podido hacer… la conexión telepática digital. Con ella yo puedo estar en la cabeza de alguien que haya estado conectado a mi equipo, y a la distancia sentir lo que esa persona siente, aún cuando ya no está vinculada con cables. –Dice Iván orgulloso - ¿No te das cuenta de lo que esa gente sería capaz, si contara con este avance? Es por eso que aún nos tienen vivos y seguramente a Lara la tienen por el mismo motivo. -No entiendo, dice Esteban esperanzado.

77


Intrusión

Ella y vos tienen la misma conexión que Melinda conmigo, y saben que sin mi ayuda solo ustedes dos pueden

darles

la

clave

que

necesitan

para

descubrirlo. -¿Qué esperan de nosotros? -Ahí es donde no puedo ayudarte – Dice el profesor – La base de este poder radica en cierta parte del cerebro donde se alojan los sentimientos más profundos, como el odio, la envidia, el amor y que son capaces de sortear los inconvenientes que de otro modo serían insoslayables. La voluntad es el atributo que se tiene que doblegar, para poder controlar la mente de alguien y solo con estos sentimientos se lo puede evitar… Aunque creo que ellos no lo saben. Seguramente ya lo han intentado con ustedes dos, aprovechando que tú ya has sido inoculado por mí, y el hecho de que han fracasado en sus propósitos, los convierte a ti y a ella en elementos importantes para su investigación, por lo que te sugiero que tengas cuidado, porque a ella ya la tienen y seguro que ahora vienen por ti. Esteban se retira con un sabor amargo en la boca, por el riesgo que está pasando pero en cierta medida, más animado, al pensar que Lara no corre peligro mientras sea un elemento necesario para ellos; aunque tal vez deba enfrentarlos… o unírseles, si con eso puede hacer que vuelva a casa.

78


Intrusión

CUARTA PARTE

DETONACIÓN

79


Intrusión

XIII

Es día de resultados en la clase del profesor Carvis, y el aula magna está a pleno. Iván ha decidido dar una conferencia repasando los temas que han servido para la prueba, y al mismo tiempo hacer un serio comentario sobre los trabajos presentados por los alumnos, apoyados por una proyección audiovisual preparada a tal efecto. -Como ustedes saben – Comienza a hablar el catedrático – estas imágenes ilustran la razón del examen presentado por ustedes el lunes pasado. A la luz de lo revisado por mí, desearía poder decir que estoy muy conforme con los resultados; sin embargo, hay una sombra de duda que me hace pensar en tomar la prueba nuevamente… El auditorio se empieza a impacientar, a juzgar por los murmullos que empiezan a inundar la sala, y que Iván ignora continuando con su alocución.

80


Intrusión

-He notado, que la gran mayoría ha respondido prácticamente de la misma forma al cuestionario del examen… lo que no debería sorprenderme cuando se trata de un sistema de múltiples opciones; pero lo que no puedo comprender, es cómo los puntos a desarrollar fueron enfocados exactamente del mismo modo, como si una única persona los hubiese desarrollado… y es más, me hicieron acordar al trabajo presentado por una alumna el semestre pasado, lo que me intriga sobremanera- Dice esto último mientras enciende el proyector y comienza una secuencia de imágenes automática, acompañada por música de cámara para luego decir: - Estoy seguro que luego de esta presentación, tanto ustedes como yo habremos decidido que lo más saludable para todos es repetir el examen… Espero que lo disfruten. El profesor se retira hacia un lado de la tarima en su silla de ruedas y se prepara para ver la película sin decir una sola palabra más. El alumnado cesa de murmurar y se concentra en el audiovisual, como buscando una respuesta a lo que está sucediendo, aunque la gran mayoría ya la tiene… porque han sido inoculados con la memoria de esa alumna que aprobó la materia el semestre anterior; sin embargo todos ellos sienten un zumbido que los pone en transe y de a poco empiezan a levantarse y pararse en sus asientos. Algunos de ellos se quitan toda la ropa hasta

81


Intrusión

quedar desnudos, y en una aparente señal de disconformidad empiezan a bailar sobre sus asientos al ritmo de la música, que ahora ya no parece de cámara sino popular. Iván, quién no da crédito a lo que ven sus ojos, se retira sin pronunciar una palabra deslizando su silla de ruedas por la rampa a la salida, seguido por algunos alumnos que parecen no estar de acuerdo con sus compañeros manifestantes, entre los que se encuentra Esteban, quien se aproxima al profesor para hablar con él pero este parece ignorarlo. Al llegar a los pasillos, el clima parece empeorar y ambos pueden notar que en el resto de las clases está ocurriendo algo similar, con gran número de alumnos desnudos actuando como zombis, y parados sobre sus asientos. El resto de los profesores se encuentran indignados profiriendo amenazas en vos alta hacia los revoltosos, cuando Iván detiene su marcha y le dice a Esteban: -Tenemos que hablar…esto no es algo que se haya

iniciado

espontáneamente,

creo

que

hay

alguien detrás manipulándolo. Iván y Esteban abandonan el edificio y pueden ver a cientos de alumnos manifestando en el campus, sin pancartas ni consignas, moviéndose al son de una música imaginaria… desnudos y callados. Un camión policial lanza agua a presión sobre los manifestantes y estos simplemente se empiezan a

82


Intrusión

desplazar lentamente, como ignorando el peligro, aún cuando los efectivos empiezan a golpearlos con sus cachiporras y a conducirlos a empujones al interior de los camiones de detención. Lleva más de dos horas restablecer la calma en la universidad y Esteban e Iván se encuentra en un bar próximo conversando sobre lo ocurrido: -Creo que esto es un ejercicio realizado por quienes ya sabemos… y de ser así, significa que ya han conseguido

pasar

a

la

segunda

etapa

del

experimento- dice Iván. -¿En qué consiste? -Han encontrado la forma de activar la memoria implantada en forma remota… de ser así, estamos en un problema, porque tal vez ya no nos necesiten y corremos peligro, así como Lara. En ese momento, alguien sube el volumen del televisor que se encuentra en el bar para oír las noticias. -“Extraños sucesos han estado pasando en diversos lugares”- Dice el periodista en el televisor-“En varias escuelas y universidades del estado ha habido manifestaciones pacíficas, con la particularidad de que el alumnado se ha desnudado haciendo de ese acto la bandera de su protesta… En todos los casos estos

acontecimientos

se

conferencias en las aulas”.

83

iniciaron

durante

las


Intrusión

El profesor se queda pensando y luego le dice a Esteban: -Debemos ir a mi laboratorio…allí tengo una copia de la película que estaba mostrando cuando ocurrió todo esto. Una vez allí, Iván proyecta la película cuadro por cuadro, y descubre un mensaje subliminal insertado cada ocho cuadros, comprobando que ese fue el sistema que utilizaron para hipnotizar en masa al alumnado, y que seguramente repitieron lo mismo en cada clase. -De ser así - Dice el profesor – aún no tienen la respuesta para llegar a los inoculados vía aérea, y solo pueden hacerlo haciendo que vean una película… -O televisión… o por internet- dice Esteban. -En ese caso, tal vez ya no necesiten usar mi sistema de microondas… ¡Creo que llegó el momento de desaparecer! -¿Qué será de Lara entonces! -Si lo que decimos es cierto – dice el profesor – Lara ya no tiene salida. -A menos que yo les ofrezca su sistema de microondas… A cambio de Lara. -Sabes que son gente muy peligrosa… -Ya estamos en peligro, y podemos comprar algo de tiempo - Dice Esteban - Si es que aún hay tiempo que comprar.

84


Intrusión

XIV

Esteban e Iván deciden llevar a cabo su plan, consistente en que el primero se infiltre en la organización delictiva que supuestamente secuestró a Lara, para averiguar su paradero e Iván desaparezca no solo para impedir que sea asesinado sino con el objeto de salvaguardar la vida de Esteban en caso de que ellos rechacen el trato que éste está por proponerles, siendo de esta forma un seguro, dado que ellos sabrán que Iván tiene toda la información necesaria para denunciarlos y echar sus a perder su maquiavélica operación de controlar al mundo. Esteban entra por la fuerza a la casa de Melinda, forzando la puerta trasera y encontrándola a ella junto a su amante Mario Hoffman en la sala de estar viendo las noticias en el televisor. -Parece que se han salido con las suyas - Dice Esteban, mientras les apunta con un arma.

85


Intrusión

-¡¿Qué estás haciendo aquí…?! –Dice Melinda¿De qué estás hablando? -Las reglas de cortesía…-Dice Esteban- estipulan que quien tiene el arma debe hacer las preguntas. Se acerca lentamente y se sienta en otro sillón colocando sus pies sobre la mesa ratona, para demostrar que es él quien domina la situación, mientras Melinda se acerca a Mario como esperando su protección. -Creo que ha llegado la hora de negociar-ahora quitando

los

pies

de

la

mesita

y

sentándose

correctamente, dejando de apuntarles directamenteQuiero saber dónde la tienen a Lara… -¡No sé de qué estás hablando!- Dice Mario en tono esquivo. -No solo lo sabes, sino que sos el principal responsable de su desaparición – Contesta Esteban con seguridad- Así como de todos los incidentes que están saboreando por ese aparato-Señalando con el arma al televisor. -Creo

muchacho

que

has

estado

experimentando alucinaciones desde que el profesor Iván Carvis te utilizó para su experimento, y tal vez ese sea el motivo… (Esteban lo interrumpe) - En tal caso, el no me utilizó, sino que yo accedí al colaborar con su trabajo, y todo este tiempo en que

86


Intrusión

fui su asistente me abrió los ojos a lo que está sucediendo… Y es por eso que estoy aquí. -No te entiendo, dice Melinda. Sé muy bien que tu le has robado los apuntes de su trabajo a tu marido para dárselos a tu aquí presente amante, quién contrató un grupo de investigadores para que desarrolle el proyecto que estamos viendo por TV. -Parece que sigues alucinando… Dice Mario. -Puede ser… como todos estos chicos que están hipnotizados subliminalmente, luego de que mi “gran amigo” Raúl se encargara de inocularlos en tu laboratorio… Por cierto… ¿Quién de ustedes dos se encargó de asesinarlo…? -¡Esto está yendo demasiado lejos chiquillo!- Dice Mario ofuscado. -No… Ya ha ido “demasiado” lejos… y yo estoy aquí para que vaya mucho más lejos todavía… -¿Qué pretendes?- Dice Melinda. -Quiero entrar…- Dice con cierta tranquilidadMe pregunto qué grado de participación podría tener quien les provea la forma de inocular a distancia… sin tener la necesidad de hipnotizar solo a quienes “voluntariamente” se acerquen a su laboratorio. Mario se levanta del sillón y empieza a caminar por la habitación mientras recapacita para sí mismo. “Si Esteban sabe todo esto es porque no está

87


Intrusión

alardeando, sino que tiene conocimiento de toda la operación, y debe saber que es muy peligroso hacerlo, sabiendo con qué tipos está tratando”. Mario lo sabe muy bien, ya que él mismo se ha metido en esto sin sopesar las consecuencias, y ahora está atrapado en medio de esta red de mafiosos que no le permiten hacerse a un lado, por lo que decide aceptar la acusación, solo para ver hasta donde es capaz de llegar Esteban. -¿Cómo piensas lograr que Iván nos ayude con este emprendimiento, si él mismo se ha negado hace años…? -Ya no lo necesitamos al profesor, porque yo conozco el procedimiento… Lo descubrí mientras lo asistía, y en vistas que él es tan escrupuloso, decidí venir personalmente a ofrecerles mis servicios. -Ante todo deberías saber que yo no soy la cabeza de esta operación, sino por el contrario, sino un simple engranaje… y por supuesto no está en mis manos el aceptar tu ofrecimiento y mucho menos en escuchar tus demandas… -¿Y quién es ese? Mario se encontraba junto a la ventana mientras se producía esta conversación y seguramente ha hecho alguna seña a la gente de seguridad que se encontraba afuera, alertados por la alarma silenciosa que se activó al violar la puerta trasera de la casa por

88


Intrusión

esteban, así que en ese mismo instante, entra un grupo comando

y

ataca

a

esteban

desarmándolo

inmediatamente. Esteban se queda abatido mirando a Mario mientras uno de los guardias lo tiene sujeto por los brazos desde atrás. -Parece que no te importa que esta gente se entere lo que ustedes están tramando- Le dice Esteban amenazándolo. -Esta gente es “mí” gente, y no hay nada que tu les puedas

contar que

ellos ya no

conozcan-

Responde Mario- Aunque es probable que a mis superiores les interese tu propuesta… ya veremos. En ese momento los guardias amarran a Esteban y le colocan una capucha que le impide ver, luego de amordazarlo para que no pueda gritar. Mario se acerca a una vitrina y saca una hipodérmica, que prepara para inocularle a Esteban, lo que termina definitivamente con el forcejeo. Luego los guardias de seguridad se lo llevan al garaje, donde es puesto en el compartimiento de equipajes de su auto mientras Mario se apresta para llevarlo con sus jefes, -¿Qué crees que pasará? - Dice Melinda. -Espero que no le hagan daño, pero sabes que no depende de mí… No tenía otra opción- Dice Mario y se va hacia el garaje con evidente preocupación.

89


Intrusión

XV

Alguien le quita la capucha y la luz lo invade a través de sus párpados aún cerrados. Se toma unos instantes para abrirlos y descubrir que está rodeado por gente desconocida, Detrás de él se encuentra Mario, intentando persuadir a Emir Duncan, quien parece ser el de mayor autoridad, que no tuvo otra opción que traerlo, dado que él está al tanto de la operación. -Deme

alguna

razón

para

no

hacerlo

desaparecer – Le dice Emir a Esteban, que se encuentra esposado a una silla con las manos en la espalda. Mira a su alrededor, como intentando reconocer donde se encuentra, aunque solo puede imaginar que sus captores pertenecen a un círculo de la alta sociedad, por la sofisticación de los objetos en la habitación y la vestimenta de los presentes; no obstante no logra determinar sus identidades, salvo por

90


Intrusión

uno de ellos, al que le parece haber visto en el departamento de policía, cuando tuvo que acudir a declarar por el secuestro de Lara. -Me parece que están tratando de mal modo a quién puede ofrecerles la información que han estado buscando este último tiempo- Contesta Esteban, mirando de frente a Emir. -¿Y qué clase de información estás dispuesto a ofrecer?- Le contesta otro de los presentes, sentado ligeramente detrás de Emir, con un tono muy pausado al hablar, lo que le da un aire de superioridad con respecto a sus compañeros, y que lo condiciona para determinar el orden jerárquico de los presentes, por lo que decide ser más cauto a la hora de entregar información. -Como sabrán, yo estuve asistiendo al profesor Carvis, durante un tiempo, y pude tomar nota de ciertos aspectos de su investigación – Dice Esteban en tono misterioso – Al cabo de este tiempo, he descubierto ciertas similitudes entre su trabajo y el de su organización… -¿Qué sabe usted del trabajo de nuestra organización…? - Alguien lo interrumpe -Deberían comprender que para quien ha estado trabajando en el mismo tema, es muy fácil descubrir que lo que está sucediendo en la calle,

91


Intrusión

proviene de este tipo de proyecto… Me refiero a lo que todos acabamos de ver en televisión. Alguien intenta interrumpirlo nuevamente pero un sutil gesto de Emir Duncan hace que se detenga y le permita Esteban continuar. Solo él sabe que lo que tiene para ofrecerles es nada, porque en realidad el nunca llegó a trabajar para el profesor, y que no tiene sentido intentar canjear esa “información” por la vida de Lara, así que busca ganar tiempo, hablándoles de su propia tesis en relación con lo que se imagina del trabajo de Iván. -Sé positivamente que han estado enviando mensajes subliminales a través de imágenes insertadas en videos, para que activen mediante hipnosis un holograma digital grabado en el subconsciente de aquellos que se han sometido a su inoculación, en diversos

laboratorios

universitarios…

Empieza

a

explicar, mientras observa sus reacciones conforme se explaya, para luego continuar- y si bien no me explico cuáles son sus objetivos actuales, estoy seguro de que se han topado con una dificultad… -¿Dificultad…? – dice Emir intrigado. -Si su intención es llegar a la mayoría de las personas… posiblemente no, pero si lo que necesitan es llegar a la persona “adecuada” para su proyecto, me temo que les va a costar mucho trabajo conseguir que previamente se someta a la inoculación del

92


Intrusión

holograma, para que luego ustedes puedan dominar su voluntad. Todos se miran entre sí con cierta sorpresa y Emir empieza a mostrarse interesado en lo que Esteban está diciendo, por lo que hace que haga un ademán a uno de sus súbditos para que le quiten las esposas en señal de buena voluntad. -Continúa por favor – Le dice luego mas amable. Ahora que tiene su atención, el tono de su voz se nota un poco más distendido y mira a Emir con seguridad para poder inventar algo que lo ubique en posición de averiguar el paradero de Lara. -Ustedes habrán oído que el uso del teléfono celular puede ocasionar cáncer cerebral… ¿No es así? – y continúa sin esperar respuesta a su pregunta retórica -

Esto es debido a que las antenas de los

celulares emiten una radiación electromagnética que supuestamente afecta la actividad cerebral… lo que aún no se ha probado científicamente es que sí produzcan cáncer, pero sí puede producir Alzheimer y otros trastornos menores, como resfríos, etc. – dice mientras controla sus expresiones – El profesor ha logrado aprovechar esas ondas electromagnéticas para inocular sus hologramas digitales a través del mismo teléfono digital, con lo que mediante una simple llamada, el trabajo estaría hecho, y luego se los podría activar a voluntad con cualquier método

93


Intrusión

subliminal, como el televisivo o por internet, que como ustedes saben también están disponibles en los celulares. Un murmullo entre los presentes muestra a Esteban que ha logrado convencerlos y se propone seguir con su plan de penetrar sus filas. -O sea… -Dice Emir Duncan muy entusiasmado – que ya estaríamos en condiciones de seleccionar nuestros “clientes”… -Si… pero - Dice Esteban – quien conoce los pormenores del experimento es el profesos Carvis, ya que él ha trabajado con diferente asistentes que le proporcionaron la totalidad de los datos necesarios, y yo solo trabajé en el área neurológica… por lo que se requeriría armar un equipo

multidisciplinario que

reconstruya el procedimiento. -¿A qué disciplinas se refiere? – Dice alguien del grupo, al ver a Emir un tanto decepcionado. -Yo debería repasar el procedimiento con… al menos

un

programador

de

computadoras,

un

especialista en Laser, otro en holografía digital… y tal vez

alguien

tecnología

relacionado

médica

con

avanzada,

presupuestos que

nos

de

permita

evaluar los costos – Dice Esteban con seguridad. Emir Duncan camina por la habitación mientras lo mira seriamente y luego dice: -Obviemos al último… El costo no es importante.

94


Intrusión

XVI

Finalmente, Esteban dio el primer paso en dirección de encontrar a su ex novia Lara, entrando a las filas de la organización que la secuestró. El sabe que no cuenta con mucho tiempo para lograrlo, no solo por lo peligrosas que son estas personas, sino porque ha tenido que mentir acerca de su experiencia con esta tecnología, y no tardarán en darse cuenta de ello, más cuando él mismo pidió armar un equipo con especialistas en las diversas disciplinas involucradas en la operación, y han conseguido a los más destacados en su campo para no dejar nada librado al azar. Él se encuentra trabajando en las oficinas del laboratorio Laser, donde tiene un espacio privado y el acceso

casi

ilimitado

a

toda

la

información

relacionada con el proyecto, dado que tiene el puesto de director, por su supuesta experiencia en el tema. Se ha encargado de distribuir las tareas entre los diferentes especialistas como para ganar tiempo, pero

95


Intrusión

sabe a ciencia cierta que en cuanto esta gente empiece a trabajar, se darán cuenta que todo el protocolo es falso, y peligrará su propia vida, así como la de Lara, ya que él le ha manifestado al Dr. Mario Hoffman su intención de rescatarla. El primer paso para hacerlo es descubrir en qué lugar la tienen cautiva, si es que aún vive y para ello se le ocurre buscar en la lista de inoculados por la compañía para ver que resulta, tipiando: -“Lara Morel” en su terminal de computadora. La pantalla indica: “Acceso restringido, ingrese su tarjeta de ingreso”. Esteban toma la tarjeta que lleva colgada del cuello como identificación de personal y la pasa por un lector óptico ubicado en su escritorio, cuando la pantalla empieza a mostrar datos en cascada hasta que aparece la ficha de Lara, con su foto y datos personales, donde se puede leer: -“Personal de entretenimientos, ubicación: Torre de Babel”. Luego Busca:-“Torre de Babel”, y aparecen en pantalla los datos de un burdel con un catálogo de jóvenes mujeres que ofrecen estimulación sexual mediante realidad virtual en vivo. En ese momento un compañero de trabajo entra a su oficina y ve en la pantalla lo que Esteban está viendo y le dice:

96


Intrusión

-Me parece que ya es hora de que nos tomemos un descanso… (Con aire jocoso) y ese parece ser un buen lugar… ¿Qué te parece si vamos a averiguarlo? Esteban le sonríe y cierra inmediatamente el archivo en su computadora para luego decirle: -Creo

que

tienes

razón,

hemos

estado

trabajando mucho y nos estamos volviendo unos autómatas… creo que un trago nos vendría bien. Él dice esto porque necesita evitar que Orlando, su compañero se entrometa en su investigación, pero como este vio la página web que estaba revisando, no tuvo más remedio que aceptar ir con él, aunque no tiene pensado confesarle la verdadera razón de su interés, debido a que si bien parece ser alguien en quien confiar, no está dispuesto a arriesgarse con nadie que trabaje en esa compañía. En vista de la hora avanzada, Esteban apaga su equipo y se coloca un saco para partir con Orlando hacia el burdel donde supuestamente trabaja Lara. Ya en el auto su compañero le comenta: -¿Te has enterado de la desaparición del profesor Iván Carvis? -No…

¿Dónde

lo

leíste?

Dice

Esteban

asombrado. -Me lo han contado en el departamento de Laser… Parece ser que gente de ese departamento intentó contactarlo para corroborar algunos datos y

97


Intrusión

resultó ser que ha desaparecido de su casa desde hace una semana. -¿Qué clase de datos…? -No

exactamente,

pero

creo

que

el

especialista en equipo Laser ya había trabajado con él, y no recuerda haber desarrollado ciertos aspectos de la captación de imágenes holográficas que el protocolo menciona… a propósito… ¿Ese protocolo lo has confeccionado vos, verdad? Esteban se da cuenta que Orlando empezó esta conversación para sacarle algún dato, y comprende que tal vez sea un emisario de algún superior, que ha empezado a dudar de su buena fe; sin embargo no cree que deba cambiar de idea respecto a ir al burdel, porque no solo despertaría sospechas, sino que nota que no le queda mucho tiempo antes de que todo se descubra, por lo que contesta: -Si, efectivamente –con seguridad en la voz – lo que no comprendo es porqué no me lo han preguntado directamente a mí antes de ir con el profesor… si lo ves mañana por favor dile que me vea a mí… seguramente podré evacuarle sus dudas; y respecto al profesor, tengo entendido que tuvo que viajar de urgencia a otro estado por un asunto familiar. Orlando parece quedarse satisfecho con la respuesta, así que cambia de tema y empiezan a

98


Intrusión

hablar del burdel virtual al que están a punto de arribar. -¿Vos sabías que este lugar pertenece también a la compañía...? -Por supuesto – dice con firmeza – yo en realidad estaba investigando acerca de los procedimientos de inoculación utilizados para saber de qué forma se pueden sustituir en cada campo, incluido en éste – mirándolo con picardía. -¡Ah…! Comprendo – dice Orlando aceptando la ingenua mentira, cuando llegan al lugar en cuestión estacionando el automóvil en la vereda de enfrente. En el interior ambos se dirigen a la barra donde pueden conversar con las mujeres en cuestión y “negociar” con ellas el costo de la inserción a la que desean

someterse.

Orlando

se

muestra

muy

entusiasmado con dos jóvenes de color que se acercan a él vestidas con unas tangas diminutas en tanto Esteban decide levantarse (dejando a su compañero solo con ellas), e ir a buscar a Lara entre las chicas que pasean por el interior del local. Luego de unos minutos, puede verla en compañía de unos hombres de negocios, junto con otra joven del establecimiento. No le parece apropiado acercársele y llamar la atención, por lo que decide tomar de la mano a una mujer que pasa a su lado y sentarse con

99


Intrusión

ella en unos butacones, desde donde puede observar a Lara sin ser visto por sus acompañantes. -Hola, soy Desiré - Dice la joven. -Mauro – Contesta Esteban… ¿Qué tienes para ofrecerme? --Mis recuerdos son bastante amplios, puedes seleccionar entre una variada gama de posibilidades. Esteban ve como se levantan los empresarios a los que estaba acompañando Lara, y decide cambiar de opinión. -En realidad, quien me interesa es esa chica de allá – señalándola a Lara – no te ofendas, pero no es personal… -No sé por qué hay tantos interesados en ella, con los problemas que tiene – Dice Desiré un poco molesta – yo puedo ofrecerte mucho más. -No

lo

dudo

hermosa,

pero…

¿Quién

la

acompañaba hasta hace un rato? - No son clientes, sino parte de los dueños de este lugar…

por alguna razón ella siempre

los

acompaña en sus reuniones; Será porque es medio tontita y no recuerda nada que haya escuchado – Dice ella demostrando sus celos. -¿Por qué lo dices? Mira… Yo vengo engañando a mi marido por más de diez años, lo he hecho con su mejor amigo y hasta con mi cuñada simultáneamente y te aseguro

100


Intrusión

que recibirías sensaciones de lo más extravagantes conmigo, en tanto que con ella, seguramente te llevarías una tremenda decepción. Se ha inoculado decenas de experiencias sintéticas que en realidad nunca ha tenido hasta que hace poco tuvo un shock emocional que la llevó a perder parte de ella… con decirte que no recuerda ni quién es… Te sugiero… -Suena

interesante

Dice

Esteban

para

detenerla – Me gustaría probar con ella si te parece. Desiré se levanta bastante ofuscada y se acerca a Lara para hablarle al oído, mientras lo señala a Esteban y ella se levanta y acude a buscarlo sin dar la sensación de haberlo conocido previamente. Se sienta a su lado y le dice: -Hola, soy Emma – Dice Lara, lo que Esteban toma como una convención el cambiarse el nombre. -Esteban, por si no lo recuerdas… -¿Debería recordarlo…? -No juegues conmigo, vos sabés que ambos corremos peligro aquí, y deberíamos irnos cuanto antes. -Señor… Si no piensa contratar mis servicios, le sugiero que busque a otra chica. Esteban empieza a creer que Lara ha sufrido algún tipo de lavado cerebral por parte de sus apoderados, lo que tal vez le haya salvado la vida y decide averiguar todo lo posible al respecto, haciendo

101


Intrusión

una intrusión en su memoria, ya que está en el lugar indicado para eso. -De acuerdo… ¿Qué puedo esperar de ti? – le pregunta para iniciar las negociaciones. -Por quinientos, tendrías acceso a mi historia sexual

completa

de

donde

puedes

elegir

ser

cualquiera de mis compañeros… o yo misma, si te gusta eso… -¿Eso es todo? -Para una intrusión sin restricciones la tarifa es el doble, dice Emma como sobrándolo. -¿Con quién debo arreglar el pago…? -Directamente conmigo… mis jefes confían en mí. Esteban abre su billetera, y toma el dinero en efectivo que debía usar ese día para pagar su renta y se lo entrega, para no usar una tarjeta de crédito, lo que lo pondría en evidencia con la compañía, ya que no debe dejar rastros de haber estado con Lara. Ambos pasan a un gabinete donde Emma le coloca un casco de realidad virtual y se coloca uno idéntico, empezando inmediatamente la sesión. Él se pone además unos guantes con conexiones que le permitirán “hojear” entre las páginas de comandos del sistema y así poder elegir entre las opciones de memoria de Emma, así como tener sentido del tacto en cada inserción.

102


Intrusión

Las imágenes empiezan a aparecer en una vorágine que él puede ralentizar con solo mover una mano o detenerla si decide utilizarla. No tiene forma de discriminar las acciones insertadas de las propias, lo que le produce mucha angustia, al ver a Lara en situaciones de sexo muy intrincadas y casi aberrantes con diversos hombres y mujeres. En realidad lo que él pretende es encontrar algún indicio que le sugiera que todo eso no es producto del deseo de Lara sino que le fue impuesto por sus captores para luego intentar remover lo artificial de lo real, si eso fuera posible. De pronto, una imagen lo paraliza y hace que se estremezca. Se trata de aquel día en que Lara tuvo relaciones

con

él

en

su

dormitorio.

No

puede

contenerse y activa su inserción en ese momento, aunque nunca fue su intención aprovecharse de ella por este medio. Revive cada caricia aunque de otra manera, porque ahora no siente la presencia de Iván en sus pensamientos; por primera vez la siente suya verdaderamente y puede ver en sus ojos que ese sentimiento es correspondido. Siente que el cuerpo de Lara empieza a temblar como una hoja y esta vez, no lo percibe como algo agresivo y violento, sino por el contrario… sus movimientos son suaves y armónicos como si estuvieran flotando en el aire, arrullados por el cálido viento de sus deseos, hasta que la función termina y ambos se quedan sintiéndolo.

103


Intrusión

XVII

Al dejar a Lara, Esteban se encuentra con Orlando, que lo está esperando en el auto. -Veo que estabas entretenido “investigando” – le dice Orlando desde el auto cuando Esteban sale del burdel, en tono picaresco. -Es que cuando “trabajo” no me doy cuenta de la hora que es – le responde en igual tono antes de subir al automóvil. -Te vi con Desiré, le dice Orlando poniendo en marcha el motor. Esteban se alegra de que no lo haya visto con Lara y esboza una sonrisa que su compañero interpreta como un estado de placer. -Yo ya me inserté con ella en una ocasión… ¿Qué recuerdo te atrajo de ella…?

104


Intrusión

Esteban piensa que las preguntas de Orlando son capciosas y pone mucho cuidado en contestar correctamente. -“Francamente, me fascinó la idea de ver qué se siente engañar a tu mejor amigo con su esposa y su hermana simultáneamente”. -¡Sos terrible…! No quisiera nunca presentarte a mi hermana… y mucho menos a mi esposa – Le dice bromeando – aunque si eso te hace acreedor de mi suegra lo pensaría… (Dejando salir una carcajada que relaja un poco la tensión en el ambiente). Esteban confía en que con esa respuesta habrá cubierto todas las huellas de haber estado con Lara, aunque pronto recordó que por su repentina salida de la oficina, olvidó borrar el historial de búsquedas de su computadora. -¿Te dejo en tu casa? –Le dice Orlando. -No… preferiría que me lleves a la oficina, que olvidé algunos apuntes que necesito por la mañana en casa. De todos modos tengo mi auto allí. Se despide en la calle y sube a su oficina a borrar los últimos indicios de haber estado husmeando en la vida de Lara, ingresando en su computadora, y cuando intenta borrar el historial, nota que alguien más estuvo husmeando allí, con lo que da por sentado que ellos ya saben de sus intenciones, así que no lo borra y buscará una nueva excusa para mañana.

105


Intrusión

XVIII

Durante gran parte de la noche, esteban jugó con su mente tratando de pensar que dirá mañana en la oficina, cuando se lo increpe respecto de haber estado investigando el paradero de Lara, pero por alguna razón, no puede concentrarse y en su lugar estuvo recordando los momentos que pasó con Lara, durante el recuerdo de su dormitorio. Es consciente del riesgo que corre y su desesperación lo lleva a desobedecer el consejo de Iván y decide salir en medio de la noche a hacer un llamado desde el teléfono público de la esquina, para impedir que sea rastreado. Toma el auricular y llama… -Emilia – dice Esteban – no puedo esperar, necesito verte ahora mismo… estoy muy necesitado. Luego cuelga y vuelve a su auto para dirigirse a su encuentro, en un motel sobre la ruta que lleva a la playa. Golpea tres veces a la puerta y luego

106


Intrusión

dos…hasta que esta se abre. En su interior lo espera Iván, con la habitación en penumbras sentado en su silla de ruedas. -¡No debiste venir!... Sabes que me pones en peligro –Dice Iván. -Lo lamento pero no me quedaba otra opción. Esteban se sienta a un costado de la cama y le comenta

al

profesor

todo

lo

que

ha

estado

sucediendo mientras él se ocultaba de esta peligrosa gente; desde la idea que les dio acerca de la inoculación a distancia,

por ese falaz método de

radiación

electromagnética

celulares

digitales,

hasta

producida el

hecho

por de

los que

seguramente fue descubierto investigando acerca del paradero de Lara. -Creo que es hora de sincerarte con ellos – Dice el profesor – aún no saben que te has dado cuenta que te están vigilando y es un buen momento para hacerlo. Por otra parte ellos ya sabían de tu interés por Lara, por medio de Mario Hoffman, que seguramente les habrá dicho y tú no estarías cambiando en nada tu situación si lo sabes manejar. -Pero olvida que están sospechando que lo de la radiación electromagnética es una farsa, y no creo poder seguir con eso por mucho tiempo – dice Esteban muy preocupado.

107


Intrusión

-No… A menos que les demuestres que es cierto. Dale a ellos lo que quieren ver y no habrá científico que pueda refutarlo –dice el profesor con mucha solvencia en sus palabras. No comprendo – Dice Esteban. -Por la mañana te aparecerás con un proyecto “terminado”, aduciendo que funciona exactamente como lo propusieras el primer día, el cual te ayudaré a presentar con parte de mi verdadero material. Les llevará más de una semana analizar su veracidad. Yo conozco la capacidad de análisis de esos científicos. En ese tiempo podrás encargarte de sacar a Lara y desaparecer juntos. -¿Usted cree que funcionará? -Al menos te dará tiempo y en caso de que no funcione, debemos tener un plan “B”- Dice el profesor – Desde que pasó esto, estuve investigando la razón por la cual los hologramas impresos digitalmente se confunden con la memoria real del inoculado, y descubrí que todo pasa por la intensidad del Laser. Esa es la causa de que la imagen holográfica se parezca a la real.

Aquí tengo un programa, que podría

implantarse como un “virus” latente, que despierte mediante una señal subliminal y convierta todos los hologramas a color en monocromáticos, con lo que el cerebro se encargaría de distinguirlos respecto de los recuerdos reales, y los descartaría automáticamente.

108


Intrusión

XIX

El profesor volvió a inocular a Esteban con toda la información preparada para engañar al consejo, en caso que este pretenda verificar que dice la verdad, respecto a la factibilidad del procedimiento; de esa forma el “pensaría” exactamente igual a lo que declarase en la junta. Esa mañana, Esteban debió evitar a los guardias de seguridad para poder acercarse a Emir Duncan, el presidente de la junta, sin ser atrapado por ellos, puesto que estaba seguro que ya habían descubierto la inoperatividad del proyecto presentado por él. Sube al último piso utilizando las escaleras y espera a que el encargado de limpieza abra la puerta del piso, para no tener que usar su tarjeta de acceso, lo que lo pondría en evidencia. Al llegar a la oficina del Jefe, se introduce subrepticiamente en ella a espaldas de su secretaria personal y por fin, se encuentra frente a frente con él en su despacho.

109


Intrusión

-¿Quién te dejó entrar…? – dice Emir asombrado mientras acciona el botón que llama a seguridad. -Tranquilo Jefe…-Dice Esteban - Estoy aquí para pedirle un favor… a cambio de buenas noticias. En ese momento irrumpen los guardias junto con la secretaria, quien se disculpa por no haberlo visto entrar.

Los

guardaespaldas

sujetan

a

Esteban

bruscamente por los brazos, cuando Emir se levanta de su escritorio y se acerca a él. -Veo que tienes agallas, después de todo – dice Emir, mientras camina a su alrededor lentamente mirándolo de arriba abajo-¿Qué es tan importante para que te arriesgues así, luego de haber fabricado toda esta farsa? -No es farsa… y es por eso que me atreví a subir a hablar directamente con usted – dice esteban mientras Emir le hace un gesto para que continúe – Estuve notando que desde que llegué aquí, su equipo de investigadores, lejos de colaborar conmigo, no hicieron más que intentar tirar por borda mi trabajo intentando desacreditarme con usted… y sí, es cierto que mi primera intención fue rescatar a Lara Morel, mi novia de este lugar…usted se imaginará porqué, pero por

otra

parte…

yo

realmente

siempre

estuve

interesado en trabajar en este proyecto aquí, sabiendo que contaría con los fondos para realizarlo.

110


Intrusión

Emir hace una seña a sus hombres para que lo suelten y Esteban se acomoda la ropa para continuar hablando. -¿Tu dijiste que me canjearías un favor por buenas noticias…? - Dice Emir – lo del favor puedo imaginarlo, pero ¿Qué hay de las novedades? Esteban se acerca al escritorio de Emir y le dice: -¿Puedo…? –señalando su computadora, lo que es contestado con un leve gesto de asentimiento – En vistas de la negatividad de “mi equipo”, decidí trabajar solo en esto y finalmente logré cerrar el proyecto… ¡Ya en condiciones de operar! -¿Cómo es eso? – dice Emir mientras se acerca a ver qué cosa esta tipeando en su computadora. Para ese entonces, Esteban ha cargado un programa que suelen usar los chicos para engañar a sus amigos, que sugiere que contesta cualquier pregunta, cuando en realidad es un simple truco que consiste en teclear una tecla inmediatamente antes de escribir la pregunta y en su lugar se escribe la respuesta, (que el computador oculta) hasta que se tipea nuevamente esa tecla y se deja ver el resultado. -¿Qué estás escribiendo?- dice Emir. -Solo busco mis apuntes para demostrarle lo que he logrado- mientras escribe algo en el teclado- Estoy buscando

una

guía

telefónica

para

que

la

computadora elija al azar un nombre y un número

111


Intrusión

telefónico de celular y llame para inocular a quien atienda, utilizando una inserción que he programado previamente. Al atender, el susodicho estará siendo atacado

por

las

radiaciones

electromagnéticas

quedando expuesto a que se lo inocule con el archivo. -¿Y cómo verificaremos si funcionó…? -Podemos ubicarlo por su GPS, contenido en el celular y lo localizaremos por una cámara urbana a la cual lo haremos acercarse y decirnos algo que usted elija como contraseña. -De acuerdo, pero primero haré venir a los científicos para que corroboren la operación – Dice Emir haciéndole un ademán a su secretaria. En unos minutos el equipo completo de Emir se encuentra en su despacho y se le explica el procedimiento de verificación, que con algunas reticencias todos finalmente aceptan -Ustedes saben que lo que nos ocupa aquí, es demostrar que se puede inocular a cualquier persona cuyo cerebro no contenga hologramas artificiales e implantarle uno a través de una llamada a celular digital… Para luego volverlo a llamar con una orden hipnótica subliminal que lo active u le haga hacer lo que queramos, como ustedes han estado haciendo a través de mensajes en video o internet.

112


Intrusión

-¿Cómo sabremos que no han sido inoculados previamente con algún casco provisto por nosotros? – Dice un científico. -En eso tienes razón… no se me había ocurrido esa posibilidad… pero ¿Qué tal si incorporamos a la computadora el listado de todas las personas que han sido parte del programa para que los descarte de su selección…? Supongo que disponen de esa lista – dice Esteban ingenuamente. -¡Por supuesto!-dice Emir

muy orgulloso- yo

siempre exigí que seamos cautos con esa información, y que algún día la necesitaríamos. Querida – a su secretaria – por favor dile en qué archivo se encuentra esa lista… y que contenga a todos, incluidos los miembros

del

consejo.

No

queremos

que

este

programa nos vuelva a inocular a nosotros mismos. Esteban carga la lista completa en el programa y empieza la función. -Primero

le

pediremos

que

seleccione

un

ciudadano al azar, excluyendo a quienes pertenecen a esta lista –Dice en voz alta mientras escribe en la computadora la clave para ocultar el resultado seguida de un número que él previamente ha cargado. La computadora muestra en la pantalla la guía de

teléfonos celulares digitales que

113

empieza a


Intrusión

moverse con rapidez hasta que se detiene y aparece el resultado en una línea: -“Josefa Miraldi… 718 -553 2245”. -Ok, ahora vamos a pedir su ubicación mediante la triangulación de las coordenadas de su GPS y una cámara urbana que se encuentre cerca de allí – continúa diciendo Esteban, mientras repite el truco de escribir la respuesta en lugar de la pregunta en su programa. -“17 grados latitud S…23 longitud O” – dice la pantalla y

pronto

aparece la cámara que

se

encuentra a escasos metros de la señora en cuestión, dentro de un supermercado. -Bien - Dice Esteban - ahora solo nos queda que el señor Emir me diga la palabra clave que debe pronunciar dicha persona frente a la cámara y enviarle el mensaje de texto subliminal a su celular para que se active el holograma. Emir le dice la palabra clave a Esteban y este realiza la operación llamando a Josefa Miraldi, la mujer aparentemente inoculada a distancia, pero que en realidad es una actriz contratada por él para realizar la farsa. Unos pocos minutos después, la mujer se acerca a la cámara y con un aspecto autómata dice: -“Revolución” – para luego seguir caminando como si nada hubiese sucedido haciendo que todos los presentes se queden atónitos… y esperanzados.

114


Intrusión

EPÍLOGO

REVOLUCIÓN

115


Intrusión

XX

Debido al interés de la comisión por acelerar las cosas, mientras todo el equipo técnico se pone a verificar la veracidad de los datos suministrados por Esteban, el resto del personal se está dedicando a inocular con el nuevo programa al resto de la población, haciendo llamadas a todos los celulares con el supuesto “holograma de voluntad”, lo que les permitiría controlar sus acciones. A pedido de Emir Duncan, el jefe de la operación, también se están activando todos los hologramas de las personas que han sido verdaderamente inoculadas en los diversos centros de inserción, como universidades, cárceles, y burdeles, con el objeto de iniciar inmediatamente una movilización popular, con disturbios en protesta contra el actual gobierno, sin esperar a que la “inserción a distancia” haga efecto,

puesto que se acercan las

elecciones presidenciales y se pretende no solo

116


Intrusión

accionar sobre la voluntad de los votantes sino dar una clara señal al mundo entero de que el partido opositor,

que

está

por

ganar

el

escrutinio

es

indudablemente apoyado por el pueblo. Esteban, por su parte al enterarse que éste era el plan de la compañía desde un principio, decide aplicar

el

plan

“B”

del

profesor

Iván

Carvis,

encargándose por su cuenta de llamar a cada uno de los más de sesenta mil inoculados por la empresa mediante

los

configuración

cascos de

sus

virtuales,

y

hologramas

cambiar

la

debilitando

la

intensidad del laser que los produjo digitalmente, con la intención de que pierdan su coloración y en poco tiempo cada cerebro se encuentre en condiciones de diferenciarlos

de

sus

memorias

reales

y

pueda

desecharlos. Desgraciadamente para esa cantidad de llamadas, su computadora aún utilizando varias líneas automáticamente, reprogramar

a

tardaría

los

más

inoculados

de y

un

los

día

en

incidentes

comienzan a suceder de todos modos, como la comisión desea. Las distintas ciudades del país se encuentran ahora en medio de los disturbios y la oficina está igual de ajetreada por el apuro que lleva todo el mundo en realizar la tarea que le ha sido encomendada por la compañía.

Durante

todo

ese

alboroto,

el

intercomunicador de Esteban se enciende por una

117


Intrusión

llamada, y se escucha la voz de la secretaria privada de Emir Duncan: -“Señor Arnais… El Señor Duncan desea verlo en su despacho” -Voy en seguida, Dice Esteban, y se apura a ocultar todo rastro o evidencia que muestre el tipo de labor que está realizando en su computadora, aunque por la gravedad de los acontecimientos decide mantener el llamador automatizado funcionando para tratar de desactivar a los inoculados lo antes posible y evitar una masacre en los enfrentamientos con las fuerzas del orden en las calles. Toma el ascensor hasta el último piso del edificio y esta vez utiliza su tarjeta de acceso para abrir la puerta que lo conduce al sector de acceso restringido, donde se halla el despacho del director. Esteban se encuentra un poco preocupado porque piensa que a esta altura ya deberían haberse enterado que el programa que presentó es una farsa, pero tal vez, la urgencia de los acontecimientos, debido a la inminencia de las elecciones, ha motivado que los científicos se preocupan más por inocular votantes que por verificar el funcionamiento del programa. La secretaria lo recibe con una sonrisa que lo tranquiliza y le permite entrar al despacho con más soltura y encuentra a un Emir distendido que lo recibe

118


Intrusión

con dos vasos de whisky, a punto de ofrecerle uno. Esteban lo acepta y tras un ademán de su jefe toma asiento en uno de los sillones. -Veo

que

estamos

festejando

algo…

¿Me

equivoco?- Dice Esteban. -No… aunque me estoy adelantando un poco, porque veo que las cosas están saliendo como lo habíamos planeado – Dice mientras enciende un televisor para sintonizar el programa de noticias, que en este momento parece estar en todos los canales mostrando los incidentes en diferentes ciudades del país. -¿Qué ves allí? – dice Emir señalando la pantalla -¿El

holocausto…?

Le

contesta

con

inseguridad. -Eso parece… pero se trata de la revolución. Ha llegado el momento de que realmente te nos unas – le dice con seguridad mientras se queda mirando su expresión. Esteban intenta sonreír, pero lo distraen las imágenes

de

violencia

entre

la

policía

y

los

manifestantes en la televisión. -Sería un placer – responde Esteban con una forzada sonrisa. -Comprendo que no te produzca ninguna gracia toda esta violencia… En realidad yo tampoco lo apruebo, pero tú sabes… las grandes obras siempre

119


Intrusión

están manchadas con sangre. Y mi puesto en esta guerra es el más difícil, porque debo soportar toda esta miseria para lograr que el mundo sea mejor – dice con cierta solemnidad – Pero dejemos la palabrería para los políticos que nuestro trabajo no es ese. -¿Acaso una revolución no es cosa de políticos? – dice Esteban sarcástico. -Ellos no tendrían la menor idea de cómo iniciar una… Ese es nuestro trabajo. -No lo comprendo… ¿Usted no quiere gobernar? -¡Ni mamado…! - Meciendo su vaso de whisky – Ese es un trabajo de medio tiempo… es decir los gobernantes duran poco en el poder, y yo prefiero el trabajo de tiempo completo. Aquí nos encargamos de ponerlos a ellos en sus distinguidos puestos de gobierno,

y

de

sacarlos

cuando

lo

creemos

conveniente… ¿Quién crees que puso allí al actual presidente? -Entonces… ¿Cuáles son sus ideales políticos? -La política es una forma de hacer dinero… y ese es el único factor de poder que nos interesa. Por otra parte me siento agradecido contigo, y veo que tienes el talento que se necesita para estar de nuestro lado, y es por eso que he decidido devolverte a tu novia. En ese momento, Lara entra a la oficina y se queda parada frente a Esteban, sin reconocerlo. Esteban intenta hablar con ella recordándole algunos

120


Intrusión

momentos que han pasado juntos pero ella solo recuerda su última reunión en él burdel y se lo hace saber. -Vos ya has intentado seducirme en “Torre de Babel”, donde trabajo, y también en esa oportunidad te ha dicho que no me interesas… No veo el porqué de tu insistencia – Dice Lara. Emir al oír esto, se acerca a la muchacha y la toma por el hombro conduciéndola suavemente hasta la puerta mientras le dice: -Tranquila

querida,

seguramente

fue

un

malentendido – y la hace salir de la habitación para luego dirigirse a Esteban – lamento que esto haya pasado amigo, seguramente ha sido inoculada tantas veces que su mente no distingue los recuerdos propios de los insertados, pero no te preocupes… Aquí vas a conseguir todas las mujeres que desees y podrás disponer de ellas a voluntad. En

ese

momento,

Esteban

puede

ver

las

imágenes en el televisor con el volumen enmudecido, a espaldas de Emir, y nota que los manifestantes paulatinamente

empiezan

a

paralizarse,

siendo

reducidos fácilmente por las tropas, lo que significa que su plan “B” está funcionando, por lo que disimuladamente toma el control remoto y cambia de canal

para

evitar

que

Emir

sucediendo.

121

vea

lo

que

está


Intrusión

-Me parece que tiene razón – Dice Esteban – de todos modos nunca fue alguien especial para mí y creo que es momento de cambiar mi vida. Puede contar conmigo para lo que sea. Así me gusta muchacho – Le dice mientras lo conduce a la puerta y se despiden. Ni bien Llega al ascensor, se apresura a buscar a Lara y la encuentra en la planta baja a punto de retirarse del edificio, cuando empiezan a sonar las alarmas de seguridad en los pasillos y él la toma de la mano y prácticamente la arrastra hasta la salida al subsuelo, lográndolo exactamente antes de que se bloqueen todas las puertas. -¡Qué

haces

imbécil!

le

recrimina

Lara

forcejeando con él cuando logra introducirla por la fuerza en su automóvil, que se encuentra en el estacionamiento subterráneo. Enciende el motor y acelera a fondo violando las barreras de acceso al edificio, cuando los guardias de seguridad empiezan a disparar contra el vehículo, haciendo que ella se agache aterrorizada. En ese momento suena el teléfono

celular

de

Lara,

quien

se

encuentra

agachada para protegerse de los disparos. -¿No vas a contestar…? -Dice Esteban mientras conduce y toma el teléfono para dárselo. -Ella mira el identificador de llamadas y dice:

122


Intrusión

-“Es de la oficina… ¿Está usted seguro que quiere que conteste? – Con un tono prepotente de voz. Esteban se queda pensando, toma el aparato y mira el número, para asegurarse que se trata de uno de los números que están discando automáticamente a los inoculados para desactivarlos, cuando aprieta un botón y acerca el teléfono al oído de Lara, que se queda estática recibiendo la señal subliminal que contiene

la

llamada,

para

luego

dejarse

caer

inconsciente sobre el asiento. Una vez que Esteban se cerciora de que no es perseguido, se dirige al Motel donde se encuentra el Profesor, con Lara dormida a su lado. Al llegar detiene el auto unos metros antes del edificio, y puede ver que frente a su habitación se desarrolla un operativo policial, que está retirando un cadáver en una camilla, y a un oficial que sube la silla de ruedas del profesor a la ambulancia. Se queda unos minutos observando la triste escena y luego se retira hacia una carretera que lo lleva fuera del estado, pensando que posiblemente no haya logrado detener a esta gente y la muerte de Iván haya sido en vano, así como su esfuerzo por evitar la revolución.

123


Intrusión

Ya en la carretera, enciende la radio del automóvil y sintoniza las noticias, que en ese momento están transmitiendo: -“…Ante la magnitud de los acontecimientos las autoridades

se

disponen

a

aprehender

a

los

responsables del caos que ha acaecido en las últimas horas, luego de la gran cantidad de denuncias que se han presentado contra la compañía de inversiones “Torre de Babel”, propietaria de varios clubes de adultos en diversos estados, desde donde se ha manipulado a los manifestantes…” Esteban cambia la sintonía hasta encontrar música y se apresta a seguir conduciendo hacia el horizonte… Lara despierta de su sueño y lo mira con ternura mientras se despereza. -Tuve un sueño de lo más loco – le dice a Esteban – Me seguías por todo el mundo y yo coqueteaba con vos, haciéndome la indiferente… Esteban la mira a los ojos y se queda callado esbozando una sonrisa. Sube el volumen de la radio y una dulce melodía presagia una nueva vida para ambos.

-“Si me ves cuando ves… Tal vez sea una ilusión. Pero cuando lo oyes… Esa debe ser nuestra canción”.

124

Intrusión  

Iván Carvis, un profesor universitario que ha sufrido un trágico accidente dejándolo inmovilizado de la cintura para abajo, desarrolla una i...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you