Page 1

4 Las campañas negativas: ¿un peligro para México?

El diario The New York Times publicó, en su edición del 19 de marzo de 2006, que “López Obrador ha consolidado su posición como el candidato puntero, y muchos analistas predicen que él ganará, a menos que se tropiece de manera espectacular”. No solo los medios de comunicación tenían esa percepción. En las conversaciones privadas, en los círculos empresariales y al interior del gobierno se empezaba a generalizar la percepción de que el triunfo de AMLO era irreversible. López Obrador tenía al inicio de la campaña una sólida base de apoyo. Su ventaja en enero de 2006 era de 7 puntos frente a Felipe Calderón y de 13 frente a Roberto Madrazo: el marcador era 39-32-26.1 Varias encuestas, sin embargo, le daban casi 10 puntos de ventaja. Además, 37% de los votantes sin partido se inclinaban por AMLO, frente a 19% que lo hacían por Calderón. Había 14% de votantes indecisos.2 En una elección tan competida, el voto de los independientes y de los indecisos era fundamental para ganar la contienda. Ganarle la elección a López Obrador requería definir la contienda como una lucha entre dos, más que como una competencia entre tres. Calderón y Madrazo sabían que si se posicionaban 89

Así lo viví 480p pDB.indd 89

23/04/10 08:04


EL PREÁMBULO

rápidamente como la alternativa real frente a AMLO, podrían atraer el voto de los indecisos, pero, sobre todo, capturar el llamado voto “útil” o estratégico —el de aquellos electores que apoyan a un candidato sin posibilidad de ganar y cambian su voto hacia su segunda mejor opción—. Si Madrazo se colocaba como la alternativa fuerte frente a AMLO, podría capitalizar a aquellos votantes que, a pesar de apoyar a Calderón, usarían su voto para evitar el triunfo de López Obrador; si Calderón lo lograba, sería el beneficiado del electorado que, aunque simpatizara con Madrazo, votaría de manera estratégica para evitar que ganara AMLO. No se trataba de tácticas “perversas” en contra de alguien, sino de la dinámica natural de las campañas políticas. Esa misma estrategia había rendido frutos en 2000, cuando Fox se convirtió en la “esperanza” para “sacar al PRI de Los Pinos”, y le permitió atraer votos de la izquierda y de ciudadanos independientes. Muchos electores que apoyaban a Cuauhtémoc Cárdenas votaron por Fox cuando se dieron cuenta de que su candidato no tenía posibilidades reales de ganar. Preferían que Fox fuera presidente a que ganara una vez más el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Muchos simpatizantes de la izquierda, como Porfirio Muñoz Ledo, que apoyaron a López Obrador en 2006, fueron proponentes de las tácticas del voto útil. En esa contienda Muñoz Ledo era candidato a la presidencia de la República del hoy extinto Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM), y el 14 de junio de 2000 renunció con el argumento de que era necesario “sumar fuerzas […] para la transformación política y moral del país”. Muñoz Ledo llamó al voto “unitario” a favor de Fox y en contra del candidato del PRI. Instó a Cuauhtémoc Cárdenas, Manuel Camacho Solís y Gilberto Rincón Gallardo, candidatos presidenciales de oposición, a sumarse a la campaña de Fox para asegurar el triunfo en 90

Así lo viví 480p pDB.indd 90

23/04/10 08:04

Profile for luis carlos ugalde

DB Asi lo vivi pp89-90  

DB Asi lo vivi pp89-90

DB Asi lo vivi pp89-90  

DB Asi lo vivi pp89-90

Advertisement