a product message image
{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade

Page 1

2 Los primeros pasos

El sábado 1 de noviembre de 2003 llegué al Instituto Federal Electoral (IFE). Dos semanas antes yo había cumplido 37 años. Víctor Avilés, coordinador de comunicación social del instituto, pasó a recogerme a mi casa. Llegamos a las instalaciones del instituto, en el sur de la ciudad de México, a mediodía. Entramos por la puerta de acceso del consejero presidente, una entrada trasera que evitaría topar con la prensa, que ya se arremolinaba para saber las primeras reacciones frente al escándalo que se había detonado la noche anterior. Entré a la oficina que ocuparía durante los siguientes cuatro años y ahí estaba José Woldenberg, con una chamarra ligera y un semblante de tranquilidad, reflejo de concluir su encargo con reconocimiento. Woldenberg me entregó un paquete de documentos y me narró los principales temas del IFE. Me dijo que no había ningún asunto problemático, salvo un litigio laboral del vocal de Veracruz. Recibí los fólders y hojeé someramente los expedientes. Todo se veía en orden. Recorrimos juntos las instalaciones de la presidencia y bajamos a dar una vuelta a las oficinas de los demás consejeros. Salvo personal de apoyo, todavía no

37

Así lo viví 480p pDB.indd 37

23/04/10 08:04


EL PREÁMBULO

llegaba ninguno de los nuevos consejeros, quienes, junto conmigo, guiaríamos al instituto en los siguientes años. Regresamos a la oficina y nos despedimos. —Mucha suerte, Luis Carlos —me dijo antes de retirarse. Cuando se había cerrado la puerta de la oficina, me encontré por primera vez con la enorme responsabilidad de articular y conducir a esa institución fundamental del Estado mexicano. Los años que Woldenberg la había presidido habían sido de construcción de confianza, y era mi responsabilidad, y la de los nuevos consejeros, mantenerla y acrecentarla. Abajo, en la explanada, los medios esperaban con ansia mi reacción a las acusaciones del día anterior. En mis primeros minutos como nuevo presidente del IFE, ya cargaba con una serie de denuncias y aun con difamaciones. No había dicho ni hecho nada, pero ya había una ligera bruma de desconfianza. Esa mañana Andrés Manuel López Obrador había lanzado la primera acusación. La elección cupular y partidaria de los consejeros del IFE “es una aberración” y representa un ambiente de regresión en la vida del país, según el entonces jefe de gobierno del Distrito Federal. No solo eso. Aprovechó el conflicto del día previo para atribuirlo al ex presidente Carlos Salinas de Gortari, “cuyo nombre es preferible olvidar”. No había nada que ocultar ni tiempo que perder. Como lo haría durante muchos años en que enfrentamos crisis, bajé y hablé con los reporteros de la fuente. “¿Responderán a los intereses del PAN y del PRI?” “¿Qué responde a las acusaciones del PRD?” “¿Cómo va a recuperar la confianza?” Frente a esas preguntas, una y otra vez dije que, al margen de cómo habíamos sido electos por la Cámara de Diputados, el IFE actuaría con legalidad y transparencia. Afirmé que los consejeros seríamos imparciales frente a todos los partidos. Que nuestra 38

Así lo viví 480p pDB.indd 38

23/04/10 08:04

Profile for luis carlos ugalde

DB Asi lo vivi pp37-38  

DB Asi lo vivi pp37-38

DB Asi lo vivi pp37-38  

DB Asi lo vivi pp37-38