Page 1

16 Ya hay presidente electo

Mi dignidad política había sido cuestionada, pero nunca había sentido mi integridad física en peligro. El 6 de septiembre de 2006, un día después de que el Tribunal Electoral declarara válida la elección, y presidente electo a Felipe Calderón, sentí miedo no por la decisión del tribunal, sino porque por vez primera sentí en riesgo mi integridad corporal. Supe entonces que las agresiones políticas en las plazas y en los discursos son digeribles. No tenían consecuencias irreparables. ¡Cuánta tolerancia había desarrollado! Ese 6 de septiembre el tribunal entregaría a Felipe Calderón su constancia legal de presidente electo. Al igual que los demás consejeros del Instituto Federal Electoral ( IFE ), esa mañana había recibido la invitación para acudir a la ceremonia. En momentos normales esa invitación era parte del protocolo burocrático, y una ocasión para saludar a amigos. Pero los eventos de los dos meses recientes volvían incómoda esa invitación, no por quien invitaba, sino por el clima que vivía el país y por las manifestaciones de protesta que se habían anunciado alrededor de la sede del tribunal esa tarde. Días antes los consejeros electorales habíamos asistido, como en años anteriores, a la ceremonia del informe del pre343

Así lo viví 480p pDB.indd 343

23/04/10 08:04


LA ELECCIÓN Y SUS SECUELAS

sidente Vicente Fox. Era el último como presidente de la República. Había sido un caos. Los partidos agrupados en la coalición que apoyaba a López Obrador habían amenazado con no dejar que Fox leyera su informe. Cumplieron. La zona alrededor del Palacio Legislativo de San Lázaro había sido acordonada: parecía una zona de guerra. Al interior del recinto prevalecía el encono, los denuestos y la violencia verbal. El presidente Fox no pudo llegar a la tribuna. Entregó su informe por escrito en el vestíbulo del Congreso, frente a las barricadas humanas que se interponían para que entrara. Ese 1 de septiembre presagiaba un tono semejante en la ceremonia en la que el tribunal entregaría la constancia de mayoría a Felipe Calderón. Salimos de la oficina poco antes de las 4 de la tarde. La cita era a las 5, en las instalaciones del tribunal, al suroriente de la ciudad. Iba con el consejero Andrés Albo, y en otro automóvil venía Alejandro Ríos Camarena, mi secretario particular. Nos acompañaba una escolta que mantuve a lo largo de esos meses. Por el clima que vivía el país, el Estado Mayor Presidencial había procurado la protección apropiada para evitar incidentes durante 2006. Cuando nos acercábamos al tribunal vi a lo lejos una enorme concentración humana en la puerta principal. “¡Fraude, fraude!” La gente se veía más enardecida que en otras ocasiones. Era entendible. Esa tarde el tribunal entregaría la constancia de presidente electo a Felipe Calderón, y eso significaba el fin de la ruta legal para revertir el resultado. Después de ese día, no había recurso legal adicional alguno del que dispusiera López Obrador para impugnar la elección. Esa tarde concluía, desde un punto de vista legal, no político ni social, la historia de la elección. El día anterior, tras conocer el fallo del tribunal, en una asamblea informativa en el Zócalo capitalino, López Obrador lo había desconocido. Su rechazo era parte de la ruta que había 344

Así lo viví 480p pDB.indd 344

23/04/10 08:04

Profile for luis carlos ugalde

DB Asi lo vivi pp343-344  

DB Asi lo vivi pp343-344

DB Asi lo vivi pp343-344  

DB Asi lo vivi pp343-344

Advertisement