Page 1


ESPECIAL

Los influyentes

Negocios en positivo De forma limpia, con proyectos que se emprenden buscando prosperidad para todos los involucrados, Isabel Noboa se ha forjado un nombre propio.

Q

uien tiene la oportunidad de conocerla y charlar unos minutos con ella queda inyectado de su gran optimismo, de la convicción que siempre es posible salir adelante en cualquier ámbito de la vida si para ello la guía es la búsqueda del bien común. La influencia de Isabel Noboa Pontón de Loor bien podría medirse así, en ese contagiar de visiones prometedoras de mejores días para todos quienes participan en los proyectos que emprende, sean estos de carácter social o en el mundo de los negocios. Y las pruebas saltan a la vista. A través de la Fundación para la Adopción de Nuestros Niños (FANN) que fundara en 1974, alrededor de 600 niños desamparados han encontrado un nuevo hogar. Sitúa en el liderazgo de esta fundación, de la cual es la presidenta vitalicia, el inicio de su “búsqueda de servicio”, que complementó una década más tarde con la Fundación Luis Adolfo Noboa Naranjo y la Fundación Semillas de Amor, para la prevención y tratamiento de drogas. “Las circunstancias posteriores me condujeron a ser una empresaria. La crisis de 2000 me obligó a dirigir y crear otras empresas a través de proyectos oportunos”, dice quien desde 1997 lidera Nobis, un consorcio empresarial con negocios en las áreas agroindustrial, inmobiliaria, turística y comercial, y al que integró esa división social que tanto la llena. No se considera una persona influyente. “El poder no ha sido para mí un objetivo”, aclara, y se muestra orgullosa de seguir los pasos de su padre, el magnate Luis Noboa Naranjo, a quien sí califica como influyente, además de ser su “gran maestro”. Además de mantener los negocios no

62 | M A R Z O 1 1 • 2 0 1 0 |

K ar e n Cor r ea / k corre a @ vi sta z o.com

bananeros de su antecesor, desde empresas como Compañía Azucarera Valdez o Ingaseosas, su participación en el desarrollo del sector inmobiliario de Guayaquil, replicado con éxito en otras ciudades como Manta y Machala, es indiscutible. Su fórmula de éxito ha consistido en integrar a los inversionistas más diversos, invitándolos a adquirir títulos de participación que se convierten en acciones una vez que los proyectos son inaugurados, tal es el caso del Sheraton Four Points, que reunió en una mesa de accionistas desde los representantes de una cooperativa de taxis hasta grupos empresariales líderes del país.

Vendido Basta que una de sus empresas sea la promotora de un proyecto para que el letrero de “vendido” esté garantizado. Su primer éxito, aún en desarrollo, está en “Ciudad del Sol”, al norte de Guayaquil, que concentra la inversión de más de 250 millones de dólaresen espacios comerciales, turísticos, hospitalarios y de edificios de apartamentos y oficinas que albergan al centro de operaciones del grupo. Recientemente, Pronobis, la promotora inmobiliaria del consorcio, trasladó su campo de acción a la zona aledaña a Puerto Santa Ana, donde desarrolla “Ciudad del Río” que alcanzó un récord de ventas cuando en solo cuatro meses se comercializó el 80 por ciento de los edificios de apart-suites

con 240 unidades, Riverfront I y II. De igual forma en The Point, el edificio de oficinas que se construirá en el lugar, el 52 por ciento ha sido colocado en apenas menos de un mes de su pre-venta. Esta empresaria guayaquileña, que se educó en Europa y es madre de tres hijos, dice que se arrepiente de no haber seguido el valioso consejo que alguna vez le dio su madre de que evite ser demasiado confiada. “Mi madre fue una mujer sumamente bondadosa. Por su experiencia de vida y sus desengaños me instruyó para que sea cautelosa, sin embargo sigo siendo confiada”. Producto de ese exceso de confianza, afirma que no pocas veces se ha llevado desilusiones. “Creo en las personas y doy siempre segundas oportunidades. En ocasiones he valorado por años a un ejecutivo que me reiteraba su lealtad, luego, en su oportunidad, he sentido que no fue así. Son episodios que uno desea no recordar, pero entonces, vuelvo a confiar en los seres humanos”. Para ella, tener influencias en este país sirve “para concretar obras en servicio de nuestros conciudadanos”, pues su compromiso con la colectividad, asegura, “lo he tenido y lo tendré siempre”. Al preguntarle a quiénes considera influyentes, con la sencillez que la caracteriza asegura: “A todos aquellos que trabajan silenciosa y destacadamente promoviendo el progreso y bienestar del país”. v

“El poder no ha sido para mí un objetivo... Influyentes son todos aquellos que trabajan silenciosa y destacadamente promoviendo el progreso y bienestar del país”.


Isabel Noboa

Foto: Cortesía

El consorcio que lidera es responsable de algunos de los más audaces planes de desarrollo urbano de Guayaquil y el país.

MARZO 11 • 2010|

63


Noticias Pronobis  

Articulos de revistas acerca de Isabel Noboa

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you