Issuu on Google+

Los Verboides Alumno: Ochoa Callan Luiggi Año y sección: 3° A Profesora: Jenny Tacca


Los Verboides 

 Los Verboides son las formas no personales del verbo cuando este ha adquirido un valor ya no de acción, si no mas bien actuando como un sustantivo, en el caso del infinitivo, como un adjetivo en el participio o ya sea como un adverbio(gerundio). Generalmente no posee otras flexiones comunes en un verbo, como modo, aspecto, numero o genero. Un Verboide, por ende, funge simultáneamente como un verbo y como alguna otra parte de la frase, dándole una forma mas breve, sirviendo como una frase independiente, o como una oración subordinada, tienen diferentes terminaciones.


Infinitivo:

 El infinitivo es un derivado verbal en la que no se distingue la persona ni el número (en español, tampoco distingue tiempo; aunque sí en algunas lenguas como en griego clásico). Es una forma no conjugada, es decir que no varía. Como es una forma invariable a la que no puede afectar ningún cambio circunstancial, tradicionalmente, y desde un punto de vista nocional, se le ha asignado el significado potencial de la acción, expresada por el lexema verbal. Así la entrada en el diccionario del significado de los verbos se realiza mediante el infinitivo. El infinitivo en castellano adopta tres posibles sufijos que permiten conocer el modelo de conjugación del verbo. La terminación -ar para los verbos de la primera conjugación que siguen el modelo de cantar; la segunda conjugación es la de los verbos cuyo infinitivo acaba en -er (temer); finalmente la terminación en -ir (partir) señala los verbos de la tercera conjugación. Presenta dos formas: la simple (amar, ser, salir) y la compuesta (haber amado, haber sido, haber salido).


Participio:

El participio es, en gramática, la forma no personal del verbo que éste toma para funcionar como adjetivo sin perder del todo su naturaleza verbal. Esta condición de participar de ambas naturalezas es la que da origen a su nombre, tal como afirma el DRAE en algunas de sus ediciones anteriores. En algunas lenguas, como el latín, existe más de un participio. CLASES: •

En español sólo existe una clase de participio reconocido actualmente como forma verbal, al que se denomina simplemente participio. Hasta recientes ediciones del DRAE, se le denominaba como «participio pasivo», o de pretérito, por indicar una acción pasada o inmediatamente pasada, pasión, en sentido gramatical. (Ejemplos: pensado, ausentado, dormido). Este también es diferente al copretérito.


 Se ha denominado tradicionalmente «participio activo», o de presente, a la palabra acabada en -"nte", que denota la acción del verbo, en sentido gramatical. Muchos proceden de participios de presente latinos y hoy se integran, en su mayor parte, en la clase de los adjetivos, (alarmante, permanente, balbuciente...), o de los sustantivos, (cantante, estudiante, presidente...); algunos se han convertido en preposiciones, (durante, mediante...), o en adverbios, (bastante, no obstante...).

 El «participio futuro» existe en algunas lenguas, (se muestran más abajo las versiones activa y pasiva del latín). En castellano, la propia palabra «futuro» es el único adjetivo en uso que, derivado de un participio de futuro latino, (activo), mantenga actualmente un sentido semejante al que tenía en latín. Tiene también valor de substantivo, y procede de fut-urus: «que va a ser, que va a suceder», del tema fut del verbo sum. En cambio sí quedan gran número de substantivos cuya etimología se remonta a antiguos participios de futuro activos latinos: armadura, factura, fisura, ligadura, limadura, etc; o pasivos: agenda - "lo que se ha de hacer".


 También existe la denominación de «participio absoluto» para referirse a la construcción subordinada, dentro de otra oración, en la que el participio tiene su propio sujeto, con el que únicamente concuerda. Este sujeto no desempeña ninguna otra función en la oración principal, en la que la construcción se encuentra enclavada. (Ejemplo: Los jugadores, roto el empate, despertaron de su letargo).


Gerundio:

 En el contexto particular de la gramática, el gerundio es una conjugación del verbo que demuestra una acción; pero no está definida ni por el tiempo, el modo, el número ni la persona. En castellano deriva del gerundium latino que, inicialmente, era el caso ablativo del gerundivum (participio de futuro pasivo).  Junto con el participio y el infinitivo, el gerundio es una de las formas no personales del verbo o verboides. En general el gerundio puede adoptar dos formas, la simple —por ejemplo, comiendo— y la compuesta, construida mediante el uso del uso del verbo auxiliar haber —habiendo comido—.Existen dos modalidades para la construcción del gerundio, en función de la conjugación a la que pertenece el verbo. Los verbos de la primera conjugación (acabados en -ar) se forman con la terminación o desinencia -ando, mientras que los de la segunda y tercera conjugación (-er, -ir) lo hacen con -iendo.



Los verboides