Issuu on Google+

1

PRIMERA ESCUELA DE ENFERMERÍA: LAS DIACONISAS DE KAISERSWETH

Lucio Fondón Robledo


2

PRIMERA ESCUELA DE ENFERMERÍA: LAS DIACONISAS DE KAISERSWETH 1. Diaconisas de Kaisersweth 2. Principales características de la Escuela de Diaconisas de Kaiserswerth


3

PRIMERA ESCUELA DE ENFERMERÍA: LAS DIACONISAS DE KAISERSWETH DIACONISAS KAISERSWETH Las órdenes de las Diaconisas, cuyo origen data de los primeros años de la Era Cristiana, fueron reavivadas por las iglesias protestantes durante el siglo XIX, surgiendo las Diaconisas Protestantes (año 1836), en el mismo año, el pastor luterano Teodor Fliedner y su esposa Frederika Munster, inspirados en la actividades de las diaconisas menonitas de Holanda y el movimiento de reforma en las prisiones de Inglaterra, promoverán en Alemania, la creación de una sociedad de enfermeras visitadoras “El Instituto de Diaconisas de Kaisersweth”. Así este Instituto, fue uno de los factores más importantes en la regeneración de la enfermería. Influyendo en Florence de Nightingale. El pastor Fliedner en sus primeros años de su labor social se había dedicado a la reforma carcelaria. En 1822 fue nombrado párroco de Kaiserswerth. Visito Inglaterra y Holanda, interesándose por las reformas realizadas en estos países, tras regresar a Kaiserswerth y entusiasmado por el conocimiento de las tareas que venía desempeñando Elizabeth Fry en materia carcelaria, fundó la Asociación de Prisiones Alemanas.. También pudo apreciar la labor de las diaconisas menonitas de Holanda. En 1828, el pastor Fliedner se casó con Federica Müster proponiéndose mejorar la situación de las prisiones., pero al no disponer de recursos, solo lograron fundar un pequeño asilo o refugio para presos en 1833. El matrimonio centró toda su atención en el cuidado de los enfermos creando un pequeño hospital con una escuela para capacitación de diaconisas protestantes. La primera aspirante a diaconisas fue Gertrude Reichardt, hija de un médico, ingresó en 1836. A finales del primer año ingresaron otras seis mujeres para recibir formación. Se las enviaba a cumplir tareas de distrito, hospitales o privadas, o bien a lejanos campos de misión. El movimiento del instituto tuvo tal aceptación que en 1840, tuvieron que adquirirse dos casas más como hospitales anexos al primero de ellos y en 1842 el hospital tenía más de 200 camas incluso tuvo que reconstruirse el instituto ya que resultaba demasiado pequeño para albergar a las diaconisas. La obra de Kaiserswerth se amplió a tal punto que su principal objetivo, cuidado de enfermos y formación de diaconisas, se diversificó en otras variantes como: -Auxilio a mujeres presas. -Ayuda a los pobres. -Cuidado de niños. La importancia del instituto trascendió fronteras y comenzó a recibir visitas interesándose en conocer y estudiar los métodos utilizados en la formación de las diaconisas. La organización fue visitada por Florence de Nightingale, quien residía en Inglaterra y fundaría posteriormente la Escuela de Enfermería en el Hospital de Santo Tomas. En los países protestantes, especialmente en Inglaterra, se crearon órdenes en número significativo en el marco de las iglesias protestantes. Entre estas órdenes, llamadas


4

hermandades, figuran la Orden de la Merced y la Hermandad de la Casa de San Juan de Londres, que fue la primera orden protestante dedicada exclusivamente al cuidado de los enfermos y se vinculó con la orden católica de las Agustinas. Las Hermanas de San Juan actuaron en el Hospital King's College y posteriormente en otros hospitales de Inglaterra, es de destacar que esta orden siempre defendió y difundió su potestad de controlar las actividades de enfermería en la instituciones en que trabajo. Friederike falleció en 1842 y Fliedner se casó con Caroline Bertheau, quien había ejercido durante tres años como superintendente del departamento de cirugía de mujeres del Hospital de Hamburgo. Su experiencia de enfermería resulto muy valiosa para la continuación del trabajo del instituto.


5

Principales características de la Escuela de Diaconisas de Kaiserswerth:

Se admitían jóvenes obreras, con 18 años como edad mínima, con cartas de recomendación de pastores y médicos, certificado de estado de salud e integración moral. No se requería hacer votos religiosos, solamente la promesa de trabajar por Cristo. Residía en la llamada “Casa Madre”. No recibían salario. Cumplían tareas en hospitales, distritos y podían brindar atención a enfermos privados, recibiendo en este caso remuneración por el trabajo particular. Dicha remuneración estaba destinada a contribuir al sustento de la institución. Usaban uniforme de algodón azul, delantal blanco con peto y un cuello de vestido volcado, cofia de muselina blanca con un vuelo fruncido alrededor de la cara que se ataba al cuello con un gran lazo blanco. Cuando no estaban de servicio cubrían la cabeza con un manto negro y cofia del mismo color. Tenía un programa de educación general, combinado con enfermería y trabajo doméstico y las clases eran dictadas por un médico. Cumplían una rotación por servicios clínicos en el hospital (en salas de hombres, mujeres, niños, salas de infecciosos, convalecientes, cuidados a diaconisas enfermas) y cuidados domiciliarios. La enseñanza teórico-práctica incluía, además, aspectos de ética, doctrina religiosa y farmacología, exigiéndose rendir una prueba estatal y aprobar los exámenes, tras lo cual se recibían de farmacéuticas. El programa preveía una duración de 3 años y debían cumplir un periodo de prueba que duraba de 3 meses a 1 año. las estudiantes estaban divididas por grupos (1º, 2º y 3º, que era considerado el de enfermera jefe). Se debía obediencia incondicional al médico, que era el responsable de lo que ocurriera. Todo el sistema se basaba en una fuerte disciplina profesional. Se levantaban a las 5 de la mañana, trabajaban y estudiaban hasta las 9 de la noche. En la casa debían lavar la ropa, realizar la limpieza, encargarse de la cocina, el jardín y la huerta, rotando para cumplir con estas tareas de su residencia.


PRIMERA ESCUELA DE ENFERMERÍA: LAS DIACONISAS DE KAISERSWETH