Issuu on Google+

RCV, su historia en mi vida Concurso Literario 2013 Profesora Nélida Úriz Ämestoy Profesor Héctor Utillano Otárola


RCV 2013 Departamento de Lenguaje y Comunicaci贸n Departamento de Ingl茅s http://colegiorubencastro.cl


Índice

Nota de los departamentos

05

Concurso literario Héctor Utillano Otárola

07

Concurso literario Nélida Úriz Amestoy

23

English contest

52


Nota de los departamentos La escritura es un acto mágico, un ritual de creación que puede realizarse en cualquier lugar y ocasión. En un día de lluvia frente a la pantalla del computador o una gastada libreta mientras se recorren las calles atestadas de la ciudad. No importa el medio que se ocupe para registrar los signos que van a conformar un mundo nuevo nacido desde nuestra propia interioridad; el acto mismo es lo que importa. Sentir esas ganas tremendas de conjugar el universo en una frase precisa, en la que convergen alegrías, temores y sueños. Esas ganas, cuya única medicina es el conjuro del verso apoteósico con tinta o grafito, no descansan a la borradura, la corrección y refundación del mundo. Qué duda cabe que escribir es una necesidad humana, la necesidad de registrar y crear la vida misma. Pero ¿Desde dónde dar el impulso creativo? ¿Qué instancias tiene un joven con aspiraciones literarias? Una verdad innegable es que el colegio, instancia de formación y crecimiento, debe poner a disposición de sus estudiantes las plataformas de expresión donde, superando la barrera del pudor, puedan dar a conocer sus propios actos mágicos al público. En el contexto de los sesenta años del Colegio Rubén Castro, los departamentos de Lenguaje y Comunicación e Inglés, quieren promover las instancias de expresión creativa para sus estudiantes por medio de la presente antología, enmarcada en el Concurso Literario “Profesora Nélida Úriz Ämestoy” y “Profesor Héctor Utillano Otárola”. Los trabajos que encontrará el curioso lector, son de índoles diversas, pero bajo un lema común “RCV, su historia en mi vida”. Los estudiantes expresan en estas páginas, antes en blanco, las marcas que el Colegio ha dejado en su propia historia. Versos, estrofas y párrafos dan vida a la conciencia de la fe y el trabajo que el Colegio Rubén Castro ha ido sembrando en los corazones de cada uno de ellos.


Concurso Literario 2013 Profesor Héctor Utillano Otárola 1° año básico a 6° año básico


Cuento

Los 60 años de nuestro colegio Maximiliano Ascencio - 2°A Había una vez un niño que se llamaba Camilo, que iba en el colegio Rubén Castro en el 1°A. Todos lo discriminaban porque usaba muletas. Camilo siempre quiso jugar fútbol pero no podía; hasta que un día llegó un niño a su curso que también tenia muletas y se hicieron amigos. Un día Camilo se enfermó por muchos meses y sus compañeros lo echaron mucho de menos. Luego mejoró y regresó al colegio, en donde sus compañeros lo estaban esperando. Cuando llegó al colegio todos sus compañeros se tiraron encima de el y todos se hicieron amigos.

Los 60 años Vicente Arias – 2°A Érase una vez un niño que quería ser un dierector y un día dijo: -voy a ser un colegio- y lo hizo. El colegio era grande, los profesores eran buenos. Un día Daniel era viejito y murió, y le hicieron un funeral en el colegio, todos llevaron flores y lo enterraron en la entrada del colegio. Luego, llegó otro director y dijo: - Daniel está acá con nosotros, solo que no lo podemos ver, pero su alma está en el cielo y nosotros vamos a rezar por él. El colegio cumplió 60 años y el primer día de clases vino el alma de Daniel y todos decían “¿quién es él?” y el profesor más viejito dijo: -es Daniel, el primer director del colegio- y Daniel dijo: -El Rubén Castro siempre va a ser de hombres.


Los computadores vivientes del RCV Franco Valenzuela – 2°B Un día, en el colegio Rubén Castro en la sala de computación habían muchos computadores y yo fui a esa sala para trabajar en ellos. Entonces, mientras arreglaba mis cosas, vi un computador moviéndose y salí corriendo. Me di cuenta que también salieron para invadir el colegio, la sala de profesores, la multicancha, el casino, etc. Justo en ese momento pensé, si los computadores necesitan señal... podría cortar la señal del colegio y problema solucionado. Entonces, corté la señal y los computadores se apagaron, ya no invadían la sala de profesores, la multicancha y el casino, y todos volvieron al colegio.

Apocalipsis zombies al colegio José Menéndez - 2°B Todo empezó en una reunión de apoderados, cuando escucharon una bomba, fueron a ver y no había nada. Fueron a la zona de seguridad, vieron unos zombies y llamaron a fuerzas especiales,. Después de dos meses, a la siguiente reunión de apoderados no pasó nada. Después de unos años, investigaron los alemanes y encontraron en la bóveda de seguridad al rey de los zombies, entonces la guerra de dos meses de los zombies era para encontrar a su rey. Finalmente, todo volvió a la normalidad.

El Colegio Rubén Castro Cristián Hervia - 2°B Había una vez un colegio con un baño terrorífico, llamado el baño de la muerte, nadie pasaba por ahi porque si pasabas morías. Hasta que un niño fue y murió y el alma del niño sigue ahí, diciéndoles a los que pasan por ahí que se vayan. Finalmente, el alma del niño fue liberada pero la maldición continúa.


El colegio del futuro 2°B Había una vez un colegio que se llamaba Rubén Castro. El colegio era muy grande y habían muchos niños. El colegio era muy elegante y tecnológico. Un día, las máquinas se salieron de control, los niños estaban aterrados hasta que llegaron los profesores y apagaron el sistema y todos quedaron a salvo.

Lo bueno de ir al colegio José Tomás Martínez - 3°A En un colegio llamado Rubén Castro hay dos niños que se llaman José Tomás y Felipe ¡Ellos son muy buenos amigos! Un día José le preguntó a Felipe -¿Es necesario ir al colegio? Felipe respondió: -¡Claro que sí! Porque si no ni contar sabríamos, seríamos como cavernícolas chiflados. Entonces José le preguntó: -¿Cómo son los cavernícolas chiflados? Felipe respondió: -¡Muy locos y un poco tontos! Finalmente José lo pensó y decidió que es mejor ir al colegio que no ir.

Todo lo que me pasa en el RCV Bastián Celis - 3° A Erase una vez un niño llamado Bastián que debe levantarse a las seis treinta y no quiere, pero tiene que hacerlo. A veces se pregunta: -¿Vale la pena levantarse temprano? Termina diciéndose que sí vale la pena, porque en el colegio tiene dos amigos para cada juego y suceden cosas emocionantes y divertidas. Finalmente llega a su casa a descansar feliz.


La pelota desaparecida Sergio Fajardo - 3° A Había una vez dos niños que estaban jugando fútbol en el patio del colegio Rubén Castro, de repente la pelota se les cae a la Universidad. No podían abrir la puerta, entonces apareció un profesor que iba a la universidad. El profesor les dijo: -¿Qué están haciendo aquí? Un niño le responde: -¡Queremos ir a buscar nuestra pelota que se nos cayó! Yo les ayudo, dijo el profesor. Aquí tienen su pelota. Así estuvieron felices hasta que terminó el recreo, llegó la tía y fueron a clases.

Mi colegio Tomás Rojas - 3° A Había un niño llamado Tomás que iba en el RCV, era un niño común y corriente al que no le gustaba cortarse el pelo. Siempre se quejaba que no quería cortarse el pelo y siempre se preguntaba:- ¿Es necesario cortarse el pelo? Entonces le preguntó a la profesora. Ella le dijo: -¡S!í porque es una obligación en nuestro colegio que se corten el pelo para verse ordenados. Desde ese día aprendió que se tenían que cortar el pelo para estar más lindos..

Mi tiempo en el colegio Benjamín Rojas. Norambuena - 3° A Un día diferente a todos los demás, en el colegio Rubén Castro apareció un hombre que quería robar los lindos y dorados trofeos de la entrada. Entonces empezamos a pelear pero yo lo detuve hasta que llegó la policía Finalmente el ladrón fue a la cárcel y todos los trofeos siguen allí.


El Colegio Rubén Castro Oscar Figueroa – 6°A Un día conocí a un niño que tenía un sueño, el cual era ser un gran cirujano y para eso entró a un colegio el cual se llamaba: Colegio Rubén Castro. Me contaba todo lo que aprendía y lo bien que la pasaba, con mucho esfuerzo logró salir de 4º medio, ese día lo vi más feliz que nunca, desde ese día que no lo vi más y luego de 10 años lo veo cumpliendo su sueño como el cirujano más exitoso del mundo.

Microcuento Humberto Pizarro - 6°A Había una vez un niño apasionado por la música, el iba en un colegio que no le permitían la música. Y el niño le dijo a su madre: "puedo ir al Colegio Rubén Castro, allá permiten fluir la música" y la madre emocionada le dice que sí. Por lo tanto, el niño tan emocionado va al colegio Rubén Castro; y entonces le tocó con el profesor Juan Gómez y él es el profesor más profesional y mejor que todos y desde ese momento el sintió que su vida se recuperó y cuando grande será un músico y un gran profesor.

El niño que recibió un gran apoyo Italo Miranda – 6°A Había una vez, hace 30 años un niño llamado Juan que le iba muy mal y sus compañeros y profesores le decían que estudiara y que se esforzara porque en su colegio, el Rubén Castro no se permitía repetir más de una vez, cosa que ya le había pasado. Creía que si pasaría, pero los profesores le dijeron que no. A la mitad del semestre le entregaron su promedio y se dio cuenta que era 3,5 y se desesperó. El, al ver a sus amigos acercarse pensó que lo molestarían, pero fue todo lo contrario, sus amigos y la profesora le dijeron lo que le repetían todos los días, y el comenzó a estudiar todos los días y a fin de año logro sacar promedio 5,0 y se puso muy feliz. 10 años logro su sueño que era convertirse en el piloto de un avión y recordó todo lo que le decían sus profesores y compañeros, y dijo: -todo esto fue gracias al Colegio Rubén Castro.


Poesía

Colegio Benjamín Aranda – 1°A Colegio es algo como una explosión de felicidad aprendo sin parar.

Felicidad Javier Salinas – 1°A Niños cantantes que me hacen feliz cuando aprendo de los niños cuando escucho a los niños es como escuchar música en mi oído. Colegio Raúl Arenas – 1°A Niños que corren con alegría mis amigos me quieren y me dan felicidad.

Colegio Martín Araya - 1°A Gran caja de felicidad donde trabajo en equipo para aprender.


Mi nuevo colegio Alonso Rebolledo 4°A Yo llegué al colegio el año 2013 con un sueño: llegar a cuarto medio. En el colegio la paso bien con todos mis compañeros como son buenos compañeros. Cuando me siento triste ellos me alegran y siempre puedo tenerlos cuando los necesito. Me gusta mi colegio principalmente por su buena forma de enseñar.

Los 60 años Valentino Bruna 4°A El colegio es bonito igual que un diente de león me encanta divertirme cuando los 60 años los celebro yo. Mi colegio es muy lindo igual que los rayos del Sol y cuando lo miro me siento un ganador. Colegio mio, yo te doy mi amor siempre estaré unido con mi corazón.


Los 60 años del Colegio Rubén Castro Bastián Leiva – 4°A Mi colegio es hermoso nunca lo cambiaría por nada en mi vida. Rubén Castro tú eres mi vida y eres mi pasión y eres mi familia. Rubén Castro te quiero tanto que cuando me saco buenas notas me siento un ganador. Yo sé que me porto a veces mal y así me siento un perdedor.

Mi amiga la sala Javier Morales – 5°A La sala es mi amiga pues la veo todos los días y si está muy sucia yo todo haría La cambian cada dos años pero nunca las olvido todas son mis amigas y a todas les tengo cariño La sala es como mi casa pues aquí paso toda la mañana y cuando me voy a la casa la sala no se queda acompañada Cuando se queda sola me da mucha pena y cuando llega el otro día


la sala brilla como estrella Los auxiliares siempre ayudan para que la sala esté limpia por eso les agradezco que ayuden a mi amiga.

El recreo RCV Mauro Díaz – 5°A El recreo es sagrado porque siempre estamos jugando, no importa si haces deporte o juegas al celular ¡Que no te importe y juega nada más! El recreo está presente como el cielo, uno juega, corre y salta como nunca mas, uno corre, suda y puede sangrar pero al final ¿qué más da? Es un juego nada más El recreo debe ser feliz porque los niños divertidos todos están, jugando sin parar todos sucios quedarán El recreo momento sagrado, después de 15 minutos todo ha terminado todos vuelven a su sala con la satisfacción de haber jugado, pero después de 90 minutos el recreo volverá.


La mesa y la silla Benjamín Robles – 5°A Con corrector en los tornillos con dibujos pervertidos con tinta de lápiz desparramada con tijeretazos en las orillas Con tres ojos la silla soportando el peso de la smochilas con tus piernas de metal colgando los vestones Sin embargo estos compañeros no se pueden separar ellos unidos, te ayudarán.

El gran aniversario Vicente Molina – 5°B Los niños están felices con el aniversario, celebran todos juntos un nuevo año. Los profesores y alumnos están alegres todo el año celebran todos juntos como si fuera un verano. Los pájaros se preguntan ¿qué pasará? Los patos les responden: ¡Celebran sin cesar!


Oda a la medalla Benjamín Barnett – 5°B La medalla brilla como un Sol candente con la luz eterna que resplandece. No me importa que seas de plata pero yo te considero como de oro. Te gané con mi esfuerzo porque te quería como mi compañera.

La agenda del RCV Andrés Oyarzún – 5°B La agenda del colegio me ayuda a recordar las tareas y las pruebas firmarla es oficial. Se ponen los datos en la hoja inicial también están las reglas que hay que respetar. Es como un libro mágico que envía notas al apoderado para estar informado.


Mi insignia Facundo Álvarez – 5°B Esa misma que el dos mil nueve recibí como una madre que con orgullo me acogió y que desde ese minuto mi corazón latió. Con misiones y pruebas me enseñó disciplina de soldado ella me dio que se premia con honores que en mi corazón dejó. Yo creo que la amo y siempre la amaré y cuando sea más grande con orgullo la recordaré.

El patio de mi colegio Eduardo Behm – 5°B Abro las puertas veo una luz observo a niños saltando y jugando e inmediatamente siento libertad en mi corazón El patio es como un signo de libertad de alivio y de alegría cuando estoy en ti mi sonrisa luce alegre y brilla como la luz eterna Tus árboles, tus plantas y tu belleza son luces que iluminan mi vida tu bienestar es mi fortaleza


La alegría se ha posado en ti durante 60 años en los cuales has alegrado a niños y espero que durante los años siguientes sigas luciendo tu alegría.

Oda al R.C.V. Oscar Damian Figueroa Inostroza – 6°A Oh, colegio Rubén Castro gran templo del saber que 60 años cumpliste enseñando a todos los que querían aprender. Oh, colegio Rubén Castro que contigo aprendo y, además, me divierto, sinceramente.

Hace 60 años Italo Miranda – 6°A OH… colegio, tu me has recibido Y gracias a ti, mucho e aprendido Me has educado, me has respetado, Junto a los profesores, me has ayudado El colegio es mi apoyo Me hizo crecer Y junto a los otros Me ayudo a florecer Este es mi hogar Donde llevo 6 años Pero tú te fundaste Hace 60 años


Mi colegio Matías López - 6°B Siempre se está riendo, a menudo nos vigila y nos cuida como nuestro padre ¿quién es? No es el portero ni el coordinador, es alguien mucho mayor. En él jugamos y a veces lo adornamos ¿quién es? Ya está viejo y es mayor es como un anciano con un gran corazón. ¿Quién es? La respuesta sencilla es porque aquí tu la puedes ver, mi Colegio Rubén Castro es.

Quedo solo yo Alejandro Zatonyl – 6°B He de buscar respuesta en el mundo de porque no hay nadie, estoy solo cuando me voy parezco sordo y mudo al salir de mi casa voy y vuelvo solo Odio este mundo, no hay nadie pero ahí un lugar para mi no hay igual mi colegio para mi es todo, pero ahora estoy solo es el lugar mágico de mi vida, ahora es nada Cuando voy entro a mis recuerdos, los que amo de ahi no olvido nada, es un saco al llegar vuelo hacia un mundo feliz al irme me lleno de amargura, es muy triste Saliendo de mis recuerdos aquí se acaba a mi no me queda tiempo, es mi fin la vida ha sido dura conmigo no la culpo mi alma ha de partir y mis luces se han de apagar.


Concurso Literario 2013 Profesora Nélida Úriz Amestoy 7° año básico a 4° año medio


Poesía

La real comunidad rubencastrina Martín Bórquez – 7°A Ver como los demás, se maltratan verbalmente, mucho, en realidad, la mayoría, no somos lo que nos hacen llamar. Ver como los demás abusan de los más pequeños, y no quieren dar la cara, por ellos mismos. Somos bueno académicamente, pero, no somos solidarios, no somos empáticos, y no somos buenas personas, si vemos a alguien tirado, pasamos por el lado de él y pasamos como ciegos por su lado, ignorándolo, riéndose de él, mientras que no debería ser así. Hay muchas desventajas y hay ventajas que hacen ver a este un gran colegio, esos compañeros de buen corazón que siempre están allí para apoyarte, pero faltan, y ese cambio comienza por nosotros, la comunidad rubencastrina.


Mi colegio, mi vida Bastián Contreras – 7°A Un día de mi vida, Yo llegué al colegio Rubén Castro, Cuando llegué pensé que iba a ser un colegio, Un colegio como cualquiera, pero no era así. El colegio Rubén Castro tenía cosas, Cosas Especiales, Cosas que me ayudarían, En el camino hacia mi futuro. Me di cuenta de que no solo el colegio era especial, También los profesores eran especiales, Porque me ayudaban, Me corregían, Y me daban fuerzas para seguir adelante. Todo esto y más me ayudaba a ser alguien, Alguien como persona, Como amigo, Y en cualquier aspecto.


RCV, su historia en mi vida Axel Lazcano – 7°A Desde cabro chico el colegio ha sido una de las siete maravillas para mi y mis Padres. Con el fútbol de primer deporte eso es lo que más me gusta, jugar al fútbol en este colegio. Sin duda el mejor colegio del país y nuestro himno lo dice todo, con esfuerzo y valor se puede lograr mucho. Con un compañerismo que ningún otro colegio lo tiene, y con el amor esto fue dedicado desde mi corazón.

La belleza rubencastrina Emiliano Rojas – 7°A Rodeado por un bosque dos calles y una laguna, el mejor lugar para la educación perfecta. Las plantas de mil colores, el patio infinito. Con la sonrisa hasta las orejas se educa a los niños. La música suena alegre, la pizarra guarda secretos, todos están felices, de educarse con sus amigos.


Mi colegio amado Bruno Peralta – 7°B ¡Oh! Rubén Castro tu esplendos se ve del lejano alto ya sea por tu hermosura o calidad te recordaré siempre con claridad ¡Oh! Escuela mía que forjas mis lazos de sabiduría ya sea en las artes o en las ciencias te agradezco estos 60 años de existencia Tus árboles y flores son como una nube de colores y gracias a estos se genera una brisa que provocan tu hermosa sonrisa.

Mi vida en el RCV Alfonso Pinochet – 7°B Cada día vivo aquí soñando con crecer pasando por cursos sin dejar de aprender, pero con mi esfuerzo no me dejaré vencer. Cada día me ve llegar ese árbol que me ha visto pasar miles de días sin cesar Cada día que pasa será más feliz para mi porque estuve aquí.


El deporte en mi colegio Lukas Valenzuela – 7°B Deporte por mi colegio deporte por mi hogar y cuando yo se que el nombre de mi colegio bien pueso hay que dejar. Me levanto para ir a jugar para el día de mañana todo en la cancha hay que dejar y a nuestro colegio una copa regalar. Tengo un objetivo el campeonato ganar, jugar con el corazón para llevar a la final y gritar RCV campeón. Jugamos la copa PF la logramos ganar ahora en Talca a la V región representar.


Amiga eterna Pablo Godoy – 7°B ¡Oh insignia mía! Que me has acompañado de generación en generación por eso te llevo con emoción en mi corazón palpitante. Amiga eterna me mostraste frente a mis luces brillantes mi futuro caminar gracias compalera contigo quiero estar. Siete años junto a ti y se vienen más, insignia mía juntos vamos a avanzar.

Mi querido árbol Maximiliano Olguín - 7°B ¡Oh árbol! Que has visto generaciones pasar si pudieras hablar que cosas nos dirías. Que todos los días en la entrada tu estás más alegría y felicidad, tu siempre me darás. En la entrada siempre me esperas con tus hojas livianas siempre estás con tu sombra me acoges, con tus ramas me abrazas. Un signo del colegio esperanza a mi me das por los siglos de los siglos tu siempre me esperarás.


Mi amiga silenciosa Félix Espinoza – 7°B Insignia mia que me has acompañado eres mi amiga silenciosa insignia mia que me acompañas en mis rabietas, alegrías y penas pero jamás has dejado mi linda chaqueta Insignia mia espero que más adelante me sigas acompañando así que yo me seguiré superando.

Colegio Rubén Castro Felipe Ramírez – 7°B Eso, ¿qué será? Cual templo se ha de llamar, en el cuel he de cosechar frutos a mi caminar. ¡Oh! Pero qué hermosa estructura que sin compás y relámpago ha de amanecer ¡No es un montón de ladrillo! Es mi colegio, mi segundo hogar, hogar que ha de hacer un hermoso altar. Sin nombre y registro, cual clavel y rosal tú colegio que en años cautivó mi experiencia y ahora queda decir ¡Qué lindo es estar acá!


Mi vida en el RCV Daniel Cuadra – 8°A En 1953 un colegio se creó y Colegio Rubén Castro fue como este se llamó En 2006 nuestra generación llegó llena de sueños y esperanzas que el RCV acogió Por muchas cosas se pasó buenas y malas felices y tristes pero como una familia todo superó Ahora en 2013 este curso se unió ya después de 8 años los mejores hombres formó En este año 2013 60 años el RCV cumplió todo el colegio sonríe en esta gran celebración.


Hace 60 años Edhison Luengo – 8°A Hace 60 años mi colegio se fundó se llamaba Rubén Castro como un buen rector. Hace 60 años solo existía la pobreza pero el Colegio Rubén Castro no discrimina a la pobreza Hace 60 años había una generación de jóvenes los cuales se inscribieron en el colegio para ganarse la vida en el establecimiento Ya vamos en el 2013 muchos ex rubencastrinos viejos deben ser pero sé que en sus corazones al Rubén Castro deben tener. Trozos de mi historia en el RCV Benjamín Roco - 8°A Hoy el colegio cumple 60 años desde que fue creado hace 8 años que yo entré al colegio y he conocido a muchos compañeros, profesores algunos compañeros han tenido que irse por distintas razones En el colegio he conocido a muchos amigos algunos buenos, otros malos, pero todos amigos A veces vidrios han roto, y pagarlos no han querido pero finalmente siempre pagan los vidrios rotos Bueno el colegio, enseña muy bien aunque algunos rubencastrinos no deberían estar aquí pero todos tienen derecho a aprender soy rubencastrino y me enorgullezco de serlo.


RCV mi colegio Nicolás Rojas – 8°A Mi colegio es tranquilo como un campo del sur, nos muestra el aprendizaje de comienzo hasta el fin Muchos alumnos son esforzados para buenas notas tener la pasión de la escuela es fácil de sentir nos inspira a trabajar.


Que me voy, que me quedo Enzo Urrutia Ramos – 4°A ¿Qué palabras surgen De mi pecho desconsolado Y que encuentro Disperso en el tiempo? Que me voy, Parto de aquí Cruzo las puertas Salgo a la luz Voy a las sombras Salgo de las sombras Entro a la luz. Que me quedo, Río con nostalgia El corazón pega un salto Y la piel se enternece En un abrazo eterno. ¿Qué risas, gritos Tactos se igualarán A los vividos? ¿Qué canto será Cantado como el Canto que canta El alma cantora? Que me voy, que me quedo, Mis dedos rozan cada pared, Mis pies raspan el suelo Mientras yo tropiezo Y lloro al punto de caer. Que me voy, Las puertas se cierran a mi espalda Mi pecho atraído Por un imán de sentimientos Y la lágrima tibia llega Lentamente a mi boca Tocando la delicadeza del alma.


Que me quedo, Saboreo una carcajada Olfateo la nostalgia Escucho el lápiz Raspando la hoja Y la hoja que vuela Al dar la vuelta. Que me voy, que me quedo Canto el canto más profundo Me llueve la vida alrededor 12 canciones van en el pecho Me elevan y atrapan Me descuartizan y me arman. ¿Qué canciones caerán En mi pecho desconsolado Y disperso en el tiempo? Voy, vuelvo Me quedo para irme Me voy para regresar Que me voy Que me quedo.


La luz brilla por su ausencia Nicolás Lagos – 4°A Que la campana y que la prisa absurda ¿Para qué si el tiempo lo usamos en usarnos? no personas, aquí hay gente Entonces la misión y que la luz y la razón, que el valor y la sensación ¿Qué sensación si la luz brilla por su ausencia? Entonces la vocación, pero el obstáculo que el resultado y la producción que rendimiento y nunca percepción ¿Quién quiere ver cuando la decepción y no educación? Que al amor y la sonrisa ¡basura! Cuando el vacío en el alma y la náusea materializada Nos pena eterna la satisfacción ¿Y cuando la reflexión? que la movilidad social y vomitan los halagos por favor: Educación Pero la búsqueda en manos de algunos porque la preocupación por sobre la decepción porque no es esperanza pero siempre hay opción entonces las luces brillan por su ausencia pero el nobrillo no es nopresencia.


Mirad el resonar de las alegres voces Iván Jara – 4°B Mirad el resonar de las alegres voces sintiendo tu himno en el corazón mirad la alegría que crece como persona que vive en amor. El lenguaje de tus palabras ya nos llama al fin esperado con una insignia, una corbata recordará que está a tu lado. Mil estrellas en tu cielo dan el brillo a tus triunfos y el orgullo que enceguece da la muestra de tus frutos. Ser Rubencastrino es algo más que un promedio o una faceta es algo más de lo que sueñas fin incierto, sin receta. Mirad el resonar de las alegres voces imagina un futuro escrito que las hojas de tu vida se han llenado y que viajan más allá del infinito.


Cuento

Todo puede cambiar Matías Ignacio Cortés – 8°B En 1998 un pequeño niño de 9 años llamado Martín llego al colegio Rubén Castro y él estaba muy feliz por ello. Un día se hizo amigo de Ignacio y se juntaban todos los recreos para conversar. Pasaron los años. Ignacio se debía mudar de ciudad y Martín decidió que lo pasaran al máximo. Con el paso de los meses, todo iba bien excepto por una cosa en concreto, Martín tenía una grave enfermedad llamada cáncer y necesitaba contarle a Ignacio esta trágica noticia ya que se tenía que ir en una semana a internarse a la clínica. Pero resultó que nunca encontró a Ignacio porque sus padres habían decidido adelantar los pasajes sin previo aviso, se pasó la semana y Martín nunca encontró a su amigo para contarle sobre esta noticia. Después de meses más tarde, la enfermedad había calado tan hondo que lo llevó a una muerte anunciada.

El profesor fantasma Sebastián Riffo – 8°B Un día llegó a este colegio un profesor, que nadie lo conocía, era un completo extraño. Este profesor quería trabajo. Asombro a todos con sus niveles de enseñanza, los dejó boquiabiertos, ya que era un gran profesor. A este lo contrataron inmediatamente y comenzó con sus clases, como cualquier otro profesor. Un día este profesor con su curso fueron al laboratorio, el curso estaba feliz, ya que nunca salían de su sala. Ya en el laboratorio empezó la clase como cualquier otra. Lo que el profesor y sus alumnos no sabían es que algo terrible iba a suceder, un horrible accidente provocó la muerte del profesor. Este profesor consumió por accidente un veneno mortal. Anteriormente el director del colegio cambio las botellas accidentalmente al confundir las etiquetas y finalmente mató al profesor. Este profesor ya difunto decidió vengarse, empezó con cosas pequeñas como unos temblores, pero su


poder era mayor. En el colegio empezaban ya a sospechar que tantas desgracias seguidas no eran normales. Nada cambio hasta que llegó el ataque final, el profesor se vengaría. Finalmente este se apareció al lado del director que provocó su muerte y el hizo lo mismo con él, el director murió. El profesor para que todos reconozcan que él lo hizo dejó el siguiente mensaje con la sangre del director en la pared “Adiós, asesino, nos veremos en el infierno”. Nadie lo podía creer, el director había muerto y el culpable era el extraño profesor. El colegio tuvo que cerrar después de este terrible hecho y nunca más se supo de él.

Un recuerdo para toda la vida Javier Bernal – 8°A Recuerdo, como si fuera ayer, el año 1953. No era nada comparado a este día, no existía la tecnología que hay ahora. No existían, también, las curas a muchas enfermedades, como la hay ahora mismo. Ni, tampoco existía, la misma música que ahora. El año anterior a 1953 se finalizó la construcción de mi querido colegio Rubén Castro, un colegio que siempre ha contado con 2 aspectos muy importantes, la fe y el trabajo. Ese mismo año, se realizó el primer proceso de admisión realizada por mis ayudantes, mientras yo recorría cada sala de los que aspiraba, en ese momento, que fuera el mejor colegio de la V Región. Pasaron los años, veía como evolucionaba este maravilloso más y más, pasaban grandes alumnos, los que yo estaba seguro que llegarían a ser personas muy reconocidas en el futuro. Pero no todo era tiempos de gloria. Años después de la inauguración del colegio llegó la hora de partir de este mundo. La convocatoria a mi funeral fue masiva, alumnos, apoderados, profesores, miles de personas presenciaron mi funeral, el funeral del fundador del colegio Rubén Castro. Ya llegada la hora del nuevo director, presenciaba desde arriba como venían y salían grandes alumnos, aunque también veía la salida de muchos otros alumnos regulares que no pudieron continuar en este colegio. Otra vez veía la evolución de este colegio, y llegué a ver a ex alumnos del colegio que se destacaban en diferentes ámbitos sociales, políticos, entre muchos otros, lo que me enorgullece mucho más por fundar este colegio. Cuando pasaron los años, hubo un gran problema que le tocó enfrentar al colegio y que se mantuvo así por más de 16 años. El golpe militar y el paso a la dictadura en Chile, afectó de tal manera el colegio, que se presentaron muchísimos menos alumnos y además de muchas suspensiones de clases por las inmensas protestas que se generaron. Gracias a Dios, todo esto terminó y volvió a ser el tipo de gobierno que era antes. Cada problema, terremotos, Tsunamis, incluso guerras, pudimos superarlo, haciendo todo lo humanamente posible y ese es uno de los objetivos del Rubén Castro, tener fe y trabajo para superar cada problema posible. 40 años después del comienzo del golpe militar se celebró los 60 años de mi querido colegio, que aun sin yo existir, el recuerdo queda dentro de las salas, dentro de la memoria de todos y todas que colaboraron en hacer que este colegio fuera uno de los mejores colegios de Chile. Todo lo que he soñado se ha moldeado y formado eso es lo que me alegra y alegrará por siempre.


Un triste día de lluvia Martín Arévalo – 8°B Era un día de lluvia, todos los alumnos estaban aburridos en sus salas de clases. Parecía que la lluvia jamás se detendría. Cerca de las 3 de la tarde, momentos antes de que se acabaran las clases se da aviso de que no se podía salir del colegio porque las calles estaban cerradas y debían esperar a que se detuviera la lluvia. Mientras tanto 3 alumnos del colegio se juntan en el patio de más abajo y saltan las rejas para escapar, debido a que ya no soportaban seguir encerrados. Cuando salen se dan cuenta de que había una inmensa niebla que no los dejaba ver prácticamente nada pero decidieron seguir, cuando llegaron al lugar donde tomaban la micro se dieron cuenta de que era verdad lo que les dijeron, las calles estaban cerradas y no pasaban ni micros y ningún tipo de vehículo. Alfredo, el mayor de los 3 alumnos les dijo que sería mejor devolverse pero ellos no querían por miedo a que los castigaran si los veían. Alfredo final mente volvió solo y dejo a sus 2 amigos que se fueran, cuando llego el director del colegio lo vio y le preguntó porque se había escapado, Alfredo le respondió que quería irse y admitió que fue un error haber hecho eso, le pidió perdón y le dijo que sus amigos se habían quedado afuera, cuando paró la lluvia tras 2 horas, todos se fueron a sus casa y al día siguiente los amigos de Alfredo no llegaron al colegio, Alfredo le dice al director que estaba preocupado por sus amigos y él llama a sus padres, estos le dicen que no habían llegado a su casa, estaban desaparecidos y tras 2 semanas buscándolos no lograron encontrarlos y nunca más se volvieron a ver.


Todo comenzó una mañana Bastián Núñez – 1°A Todo comenzó una mañana antes de que empezara el mundial de Alemania 2006. En el Colegio Rubén Castro todo marchaba bien, y los auxiliares, incluyendo Juanito Moraga recién llegaban a su trabajo. Todo se desarrolló normalmente hasta que llaman a Juanito Moraga a arreglar una puerta de emergencia que estaba atascada en el salón “Luis López”, él junto a otro colega trataban desatascar la puerta de todas las formas posibles pero ninguna funcionaba, hasta que a Juanito se le ocurrió traer un combo grande y pegarle a una madera con el combo para así poder desatascar la puerta. A su colega le pareció que iba a funcionar su gran idea, Juanito fue a buscar las herramientas y luego volvió para desarrollar su gran idea, todo parecía funcionar hasta que con el combo se pegó en su dedo y se le reventó, su colega estaba alterado y él gritaba de dolor. Todo el colegio se enteró y fueron a ver cómo estaba, pero ya se lo habían llevado al hospital. En el colegio todos estaban ocupados y sus colegas hablaban de lo sucedido. Después de unas horas, hubo una noticia de que Juanito estaba bien pero debía descansar unos días en el hospital para recuperarse. Juanito estaba descansando en la cama del hospital luego de que los médicos curaran su herida, él se sentía mal y aburrido por no poder hacer nada hasta que se acordó que pronto empezaría el mundial de Alemania 2006 y lo podría ver por estar con licencia médica y eso convirtió su cara de dolor en cara de felicidad. En la mañana siguiente, Juanito se despertó y empezó a ver los partidos del mundial, todos los días fueron iguales para Juanito hasta que se terminó la licencia y tuvo que volver a trabajar al colegio. Cuando llegó todos los recibieron con alegría y le preguntaban si estaba bien, si se había recuperado y otras cosas. Todo el día se desarrollo con normalidad, hasta que sus colegas lo empezaron a molestar de que cómo tuvo tanta suerte ya que justo le dieron licencia y vio todos los partidos del mundial, incluso lo molestaban de que se había pegado a propósito, pero Juanito solo se reía y seguía su vida como auxiliar normalmente.


Paro en RCV Gabriel Astorga - 1°A Érase una vez un día normal para Pablo Peña, acostumbrado a la rutina seguía su procedimiento cotidiano normal, con la única diferencia de encontrarse en la TV que los estudiantes se manifestaban, él no estaba acostumbrado a esas cosas por lo que se impresionó mucho. Al otro día, se levanta con una sonrisa en la cara para ir a trabajar, llegando al RCV se percata que los alumnos escapan de las normas establecidas, pegando carteles y gritando. El se va rápidamente donde sus pares de trabajo intentando ver qué ocurrió y se entera de todo. Inmediatamente recuerda lo visto en la TV sobre los disturbios y saqueos; al recordar esto le da un escalofrío al pensar de lo que podrían ser capaces los alumnos del colegio. Él nunca había presenciado una situación similar, para él era todo nuevo y estrafalario. Él solo presenciaba y preguntaba algo enojado ya que no lograba entender qué más querían los alumnos. Pasaba el tiempo y seguía todo igual, pero en un determinado momento, escuchó un vidrio romperse y él al igual que muchos profesores pensó que los estudiantes se habían rebelado, lo que era falso ya que el vidrio no fue intencionalmente roto, pero los profesores no lo sabían, así que enviaron a carabineros para calmar todo. Los estudiantes confundidos, intentaban explicar que no fue una mala intención lo del vidrio, pero la orden ya estaba mandada, desatando la furia y creando el destrozo. Pablo Peña sin saber qué hacer y en parte asustado e impotente al querer hacer algo y no poder, tanta era su intención de calmar todo que decidió hablar con el jefe de la toma. Pablo Peña les dijo que no era una solución la violencia y en el momento que dijo eso fue herido en el ojo, quién sabe por qué o por quien y desde ese acto todo se calmó y hasta ahora se busca el causante de que el profesor Pablo Peña use lentes.


Limítrofe Pablo Aros – 2°A ¿Conoces la sensación de vacío? ¿Conoces el sufrimiento? ¿ Conoces el abandono? Yo solo dejé que las palabras fluyeran después de que 2 de mis tíos me golpearan sin justificación, les intente explicar, traté de hacerles entender de que necesitaba su ayuda, pero no, se rieron y negaron ayudarme. Esa misma noche tuve una pesadilla, y después recordé que esa pesadilla había ocurrido cuando yo era pequeño y solo estaba recordando un viejo trauma. ¿Sabes que se siente recordar un abuso? ¿Sabes lo que es estar acostumbrado a la negligencia de un padre ausente y de una madre que se preocupa mas de trabajar y de las cosas materiales? ¿Sabes que es estar condenado a no tener una relación estable con nadie, ni poder mirar a tu familia con admiración, sabes lo que se siente que la gente que quieres te mire con desprecio? Si sabes esto, conoces mi trastorno y sabes que necesito ayuda. Tal vez este momento sea el adecuado para aplicar lo que me enseñaron en el colegio, fe y trabajo. ¿Crees que eso me pueda ayudar?

Locura Jaime Muñoz – 2° A Estaba enfrente de él; tan simple pero a la vez tan autoritaria, era una simple puerta de unos 5 años de antigüedad, el tiempo la había tratado mal hasta el punto en que ya no lograba cerrarse, pero aun así lograba cumplir su función. El se sentía aprisionado en ese hostil mundo por aquella blanca puerta, podía cruzarla cuando quisiera pero no lo hacia, le tenía miedo al rechazo que ese mismo mundo le tendría si el la cruzaba, puesto que no conocía otro mundo que lo “acogiera”. Muchas veces había estado listo para cruzarla, había tomado todas sus cosas y se había alistado para atravesar ese portal, pero siempre terminaba arrepintiéndose. Finalmente, llego el día en que se dijo a si mismo que iba a arriesgarlo todo. Preparó todas sus cosas como tantas veces lo había hecho antes, procuró sentarse ese día lo mas cerca de la puerta que pudiera. Transcurrieron 30 minutos y no podía cruzarla, las dudas volvieron a su mente y lo acecharon como fantasmas ¿Acaso era lo mejor arriesgar todo lo que había logrado en ese mundo por la posibilidad de ser feliz? Entonces se decidió, se levantó de su asiento, todos sus compañeros desviaron la vista a él, se sentía juzgado pero a la vez creía que estaba mas cerca de la felicidad, pero el destino era cruel y le jugó una mala pasada puesto que se había demorado mucho en decidirse y ya era muy tarde para cruzar la puerta de la manera en que el quería, la campana ya había sonado y las clases habían concluido ya era “libre” para volver a su hogar pero no era libre de ese mundo de locos.


Rostro Radioactivo Nicolás Lazcano - 2°A “Fils, no tomes l'experiénce qui est à al lado de tu sac à dos. Je dois prendre pour travailler. ” H.B. Ese era el mensaje que el día 10 de Mayo del 1956 a las 10:30 hrs. había encontrado en la calle que está al frente de mi casa. Por cierto que debe habérsele caído a algún estudiante del colegio que está en la vereda del otro lado de la calle que por cierto se llama El Bosque, famosísima por el fundo que lleva su mismo nombre. Quién diría que años después el fundo se transformaría en una gran cancha de fútbol. Dado que no conocía el idioma que se mezclaba con el español en el escrito, no le tomé mayor importancia, puesto que intentaba buscar un traductor en mi prototipo de celular que por su condición tenía un mal sistema de red y de funcionamiento. Así estuve día y noche, buscando respuestas o algo de alta relevancia dentro del mensaje, pero nada, creo que la tecnología avanzada que como país nos esmerábamos por conseguir, no era ajustable, resultando completamente inútiles las tablets, notebooks, etc. En fin, a eso de las 20:00 hrs. me dispuse a dormir, agotado por lo que tal vez podría ser un simple juego de niños. Fue así que al estar dormido, oí un gran estruendo. Me levanté, miré mi reloj digital, eran recién las 20:30 horas, mire por la ventana y vi a mucha gente en la entrada del colegio, algunos usaban unos extraños trajes blancos con un signo bastante raro, otros parecían ser profesores, directivos y padres, además de algunos alumnos del establecimiento. De pronto, llegó la ambulancia y lo único que logré divisar fue al gran científico francés Henri Becquerel que hacía algunos años se había mudado a Chile. Estaba llorando, junto a su esposa, y fue ahí cuando recordé que mi querido amigo Tomás Becquerel, hijo del científico, estudiaba en ese colegio, y me imaginé lo peor. Salí corriendo de mi casa a ver lo que ocurría, y de ese modo me informaron de que el Tomás había muerto, jugando con una cosa que llaman radioactividad, lo que me pareció curioso ya que nunca había escuchado a alguien hablar de ese juego. Hoy, año 1966, me informaron de que el colegio después de eso tuvo que ser clausurado, porque en el lugar habían ocurrido algunas cosas raras. Recuerdo el caso de un niño que estuvo en el lugar, y que salió corriendo con unas graves malformaciones en la cara. De a poco el lugar cercano se va desocupando producto de los hechos y a que la naturaleza se va muriendo.


Prospección de ensueño Javier Cepeda – 2°A La distopía, alumnos, no es un mundo posible en sí, más bien es una característica de los relatos donde se presenta un ambiente de gran destrucción, con la raza humana al borde de la extinción, y donde muchas veces, se establece una lucha para mantener nuestra especie… Aquellas palabras zumbaban en mi mente. Mis ojos estaban cerrados, no conseguía abrirlos. Traté entonces de usar mis otros sentidos para averiguar dónde me hallaba. Lo primero de lo que me percaté, fue un desagradable olor, parecido a azufre y caucho quemado. Mientras tanto, mi cuerpo se estremecía por el intenso frío. Tenía un extraño presentimiento. Por fin pude abrir los ojos; estaba recostado en un suelo duro y áspero, mirando hacia un poco natural cielo de color verdoso oscuro. Cuando logré reincorporarme, observé la situación que me rodeaba: Un mundo arruinado, en decadencia. Se apreciaban restos de edificios de gran altura, todos ya caídos; a un costado, una casona colonial que inusualmente estaba menos dañada; más lejos se distinguía una iglesia gótica, que seguía en pie, pero con sus torres derrumbadas; más a la distancia había un panteón de aspecto clásico, con solamente un pilar en el piso; y ya muy lejana, vi una especie de choza que parecía prehistórica. Esta última estaba intacta, sin el más mínimo rasguño. En suma, me hallaba en un lugar destruido, sin rastro de vida, que parecía producto de un Apocalipsis. Me costaba respirar. Estaba atrapado en un mundo donde se encontraban todas las grandes proezas humanas juntas. La pirámide de Keops, con unos pocos bloques menos, se ubicaba frente al demolido Empire State. Intenté superar mi asombro y comencé a recorrer el deprimente sitio, pues quería saber que había sucedido exactamente. A medida que avancé, fueron desapareciendo los restos materiales del Homo Sapiens y se empezó a imponer paulatinamente la vegetación, hasta que llegué a un bosque. Temeroso, decidí internarme en él. Vagué por unos minutos, y cuando creía que todo había sido inútil, encontré en el piso un sobre. El remitente sólo enunciaba “léase en el momento indicado”. Sin poder resistir la curiosidad, la abrí y leí la carta de su interior, que decía: “Seguramente, soy la única persona sobre este mundo, y quiero dejar este humilde testimonio, que aunque probablemente no perdure, será mi legado para el futuro. Los seres humanos reinamos sobre la Tierra por miles de años, y, sin embargo, ella misma ahora se ha encargado de eliminarnos. Muchas veces nos creímos invencibles, intocables, insuperables. ¿Adónde nos llevó eso? Sólo a nuestra propia ruina. Ya no hay forma de volver atrás, donde todo fue mejor. En los inicios de nuestra raza, los hombres se unieron para enfrentarse a la naturaleza y salir adelante. Pero a medida que pasaban los siglos, el espíritu humano se tiñó de oscuridad, y poco a poco se alejó de su esencia solidaria y honesta. En mi tiempo, el medioambiente se vio sobrepasado por nuestras ilimitadas necesidades, y ya casi no existían los recursos básicos para nuestra vida. Los individuos, con tal de sobrevivir, cometieron las más grandes atrocidades, sin escrúpulos o arrepentimientos. Finalmente, el planeta nos volvió la espalda, se agotó todo lo que era indispensable, y vertiginosamente nos consumió la extinción. Y así llegamos hasta ahora, cuando de seguro, sólo quedo yo. No le temo a mi fin, hace mucho que me resigné a mi fatal destino. Lo único que deseo, es que si otros seres vendrán ahora que nos vamos, sepan cuidar el lugar que les da la vida, y mantengan alejadas sus almas de todo eso que a nosotros nos hundió.” A penas terminé de leer, todo se tornó oscuro, y lentamente la imagen se desvaneció, hasta que perdí el conocimiento. No sé cuánto tiempo pasó después, pero me despertó la voz de mi profesora de


Lenguaje, regañándome por quedarme dormido en clases. Abrí bien los ojos. Estaba otra vez en el salón, el último del 3° piso, el más alejado, al lado de reprografía. Eran ya las 11:05 horas y sonó el timbre para salir a recreo. La maestra me advirtió que si volvía a dormirme, me anotaría. Entonces bajé al otro piso, para ir al baño y lavarme la cara. Cuando salía de ahí, metí mi mano al bolsillo del chaquetón azul piedra, buscando un pañuelo, y palpé un extraño papel. Lo tomé y lo saqué; era un sobre, en el que sólo se leía: “En el momento indicado, todo pasará”.

Terror zombie en la escuela Javier Concha – 2°B Era 2147, comenzaba un nuevo año de clases en el colegio, los compañeros se saludaban y se contaban las historias de sus vacaciones, todos estaban felices sin tener la menor idea de lo que les iba a suceder. Pedro, Antonia, José y Camila en vez de entrar en el colegio y reencontrarse con sus compañeros, se escaparon y no volvieron al colegio hasta la tarde. Mientras ellos se escaparon, los demás compañeros y docentes del colegio comenzaron las clases normalmente. Al curso de Pedro, Antonia, José y Camila le tocaba lenguaje con el profesor Enrique, quien había ganado un premio en la televisión que le daba un viaje a una isla desierta, en al cual él debía sobrevivir hasta que se terminaran las vacaciones, cuando un aeroplano lo rescataría. El profesor en esa isla desierta fue mordido por un animal muy extraño, el cual parecía un lobo muy raro y sin pelaje, es más, el animal parecía estar en descomposición pero seguía vivo. El profesor Enrique al llegar al escuela aún no sentía nada raro de esa mordida. Pasados unos minutos desde que comenzó la clase, el profesor se veía raro y de un momento a otro se cayó al piso, todos los alumnos se acercan a ver qué le había sucedido, cuando de un momento a otro se levanta convertido en un zombie y comienza a infectar a sus alumnos al morderlos, de un momento a otro ya todo el curso estaba convertido en zombie, muy rápidamente se expandió por todo el colegio. Pedro, Antonia, José y Camila llegaron al colegio a las 12:05, una vez dentro se sentía una tranquilidad muy rara, no se veía nada ni se escuchaba nada. Comenzaron a sentir miedo de que haya sucedido algo. Los cuatro fueron a ver a su sala a ver si encontraban a alguien, al llegar quedaron impactados al ver a sus compañeros y conocidos convertidos en zombies, de un momento a otro se vieron rodeados de zombies, y solo había una escapatoria, el casino. Corrieron y se encerraron en la cocina, donde encontraron cuchillos y distintas armas para defenderse de la plaga zombie. Tras abrise paso entre unos 40 zombies, se ven nuevamente rodeados por muchos zombies, pero de esta situación no pudieron salir los cuatro, ya que José y Antonia fueron heridos por los zombies y ya solo quedaban Pedro y Camila, quienes lograron escapar. Tras informar lo que estaba pasando en el colegio a sus familias y a la policía, la información llegó rápidamente al ejército, quienes atacaron a la escuela y la hicieron explotar, deshaciéndose de toda la plaga zombie. O quizá eso es lo que ellos pensaron...


De lo típico a lo insano Guillermo Arenas - 2°B Y ahi estábamos todos observando el reloj en la pared deseando que la pequeña manija marcara las 09:15, el tiempo pasaba despacio, como en cámara lenta, hasta que por fin se pudo oír el sonido de la campana que anunciaba el recreo. Era un lunes como cualquiera, los cursos salían, se agrupaban a jugar los niños en la cancha, en el patio, mientras otros se dirigían a comprar en el kiosko o simplemente se sentaban a conversar en las escalas. Todo monótono y aburrido como siempre, el fin de semana había pasado rápido. Es lunes y ya todos esperaban que fuera viernes. En fin, todo el día transcurrió sin novedades, a excepción de un accidente ocurrido a unos niños de cuarto, en el cual uno mordió a otro, nada importante. Ya era la hora de almorzar, me dirigí con Morrongoski, Martinoli, Alberto y el Topo hacia el casino del colegio, entramos y se podía observar un gran cartel que decía: “Aniversario n° 69 - Colegio Rubén Castro”. Mmm, se me olvidaba que la próxima semana era el aniversario. Nos sentamos y comenzamos a comer, de pronto sonó mi celular, era mi madre, se escuchaba asustada y me decía que me fuera a la casa de inmediato, que no era seguro, no alcancé a preguntarle el por qué cuando se escuchó una especie de gruñido y se cortó la llamada. Quedé petrificado, no entendía lo que sucedía, ¿qué no era seguro? ¿a qué se refería? De improviso, un grito me sacó de mis pensamientos. Todos volteamos la mirada en dirección a las mesas ubicadas en las ventanas, quedamos con la boca abierta, era un espectáculo grotesco, algo que solo habíamos imaginado en películas, observamos en silencio como un pequeño alumno de segundo mordía y despedazaba el cuello de otro como si fuese una especie de animal alimentándose, el piso y las paredes se impregnaron de sangre, gritos de horror y espanto se escucharon por todo el lugar. Salimos corriendo en medio del absoluto caos, pronto nos dimos cuenta de que la situación se generalizaba en todo el colegio, alumnos atacaban a otros alumnos de manera encarnizada, ¿alumnos dije? Más bien debería dirigirme a esos cuerpos sin vida que alguna vez fueron como cualquier otra persona, como animales sedientos de sangre y ansiosos por saborear la deliciosa carne humana. Nuestro mundo conocido se desmoronaba a nuestros ojos, quién lo diría, al parecer las películas de los muertos vivientes que antes parecían solo ficción, solo nos daban un vistazo de lo que se avecinaba, de lo que en ese momento vivíamos con pánico. El miedo, la adrenalina, el sudor frío que recorría mi espalda, todas sensaciones desconocidas hasta ese momento; mi cuerpo, mis sentidos se agudizaban frente al peligro inminente, un solo pensamiento recorría la mente de todos frente a tal catástrofe: sobrevivir.


Invasión al Colegio Rubén Castro Raúl Catalán 2°B Érase una vez un colegio común y corriente llamado Rubén Castro, el cual estaba a cargo de Guido Crino. Este colegio sobresalía por la calidad de los estudiantes que tenía. Todo comenzó en un día normal de clases, los alumnos ya estaban finalizando su jornada escolar y en el colegio solo quedaron los profesores. Al llegar la tarde y sin que nadie se percatara, empezó una silenciosa invasión extraterrestre, los profesores del establecimiento fueron atacados y capturados por los marcianos. Uno por uno iban desapareciendo y los extraterrestres tomaban la forma humana del profesor que habían capturado para así poder reemplazarlo en las clases. Al día siguiente comenzaron a llegar a los alumnos a sus respectivas clases sin percatar de lo que había ocurrido la noche anterior con sus queridos profesores. Los marcianos hacían pruebas especiales con los cuales lograban robar la inteligencia a los pobres alumnos indefensos, esta inteligencia la ocupaban para poder tener mayores ideas y así crear mejores armas y completar el proceso de invasión de todo el planeta Tierra. Cada dia que pasaba, los alumnos perdían mucha inteligencia; ya no eran los mismos, se sentían decaídos, desmotivados, torpes y la reputación del colegio era pésima. A pesar de todo, los marcianos no eran malos del todo ya que a los niños no les hacían nada más que robarles su inteligencia, no los mataban ni nada, ellos podían continuar sus vidas hasta que llegara la invasión total. Los extraterrestres habían logrado su objetivo en el Colegio Rubén Castro, gracias a esta brillante estrategia de invasión, los marcianos irán por muchos establecimientos educacionales y poder así lograr el definitivo control del mundo y de todo el universo. Un extraño despertar Joaquín Moraga – 2°B Es temprano, es julio de 2053, ese día se cumplen cien años desde la fundación del colegio de Paul, el Rubén Castro, para él era un día muy especial ya que por fin se abriría la cápsula del tiempo que tanto le intrigaba. – Oye Paul, despierta La madre despertó al joven de su lánguido sueño. Como todas las mañanas, Paul s edespertó, estaba algo atrasado, pero todo era rápido gracias a su vestidor automático y a su blanqueamiento de dientes, entonces no tuvo problemas para llegar temprano, mientras caminaba rememoró algo de su pasado... Era diciembre del 2052, era tarde, llovía, el clima estaba algo extraño ese verano como si algo pudiese pasar. Paul caminaba y de la nada vio a un rayo atravesar un gran árbol, se abrió un agujero en el piso, una extraña luz lo invitaba a entrar. – Oye Paul, apúrate Sus compañeros lo invitaban a celebrar el aniversario, una extraña calma rondaba en el ambiente, entre murmullos se escuchaba “el director ha muerto”y también sonaba “el aniversario se ha cancelado”, Paul pensó para sí “está en un lugar mejor”, entró a su sala y volvió a su recuerdo...


Quizás fueron las luces pero cuando entró al lugar se rodeó de una tranquilidad infinita, el gran cuarto del fondo (el de la luz brillante) destacaba ante todo, pensó en dirigirse allí pero algo lo detuvo... – Oye Paul, atento El profesor le llamó la atención, mientras pronunciaba un discurso sobre la importancia del colegio, vaya como le aburría, el timbre fue un gran salvador. Paul se detuvo un momento, y pensó ver el cielo ante sus ojos, fue chocante, tan solo esa luz le decía todo. Ya han pasado seis meses desde que le cayó un árbol encima, pero a partir de ese momento, vio al mundo con una tranquilidad infinita.


Anamnesis en mi rostro Sergio Basaez - 4°B Recuerdo que iba de la mano de mi madre, tomando una leche en caja que ella me había regalado; a mi lado iba mi padre, muy serio y callado como siempre. Fuimos a la fonda del RCV. La tertulia estaba en su apogeo, y se escuchaba el hit del momento "¿Mami qué será lo que quiere el negro?", mientras era coreado por los que bailaban. Mientras yo estaba en la fila de la comida, que por cierto no avanzaba, mis padres se fueron a las mesas. Recuerdo que al cabo de unos segundos, se alzaba un nuevo cántico en respuesta a lo que la canción preguntaba. ¡Que se vaya Pinochet! - Gritó uno. ¡Que se vaya Pinochet! - Gritaron dos, luego tres, luego diez, luego... Era como si la gente se hiciera una masa, un conjunto, un pueblo; saltos y cantos, como si fuese ritual indígena. Recuerdo que había gente indignada en algunas mesas, entre ellos los señores Portales, Ibáñez y González-Videla, los más ancianos durante las reuniones de apoderados; El señor Ampuero dejó de cantar cuando sus acompañantes lo miraron feo. El capellán permanecía intranquilo, pero de todas formas movía su pie siguiendo el ritmo de la música. Don Jaime, nuestro director, corrió exaltado a llamar a carabineros. Estando dentro de esta lenta caravana para alimentos, escuché al señor Stark a mis espaldas diciendo algunas maldiciones, que aumentaban cada vez más a medida que me escuchaba corear y bailar. De pronto siento que de un gran golpe me botan la leche y el monedero, y que con otro golpetazo me rompen la cara; era mi padre, pero su furia me hizo ver al Diablo. Recuerdo que me tomó del brazo, y que me gritaba y me retaba mientras me sacaba con fuerza de la fila y del colegio. Lapsus mental... Me cuesta... Con dificultad, recuerdo que mi mamá llegó a casa pasadas las horas y que discutió con mi papá en la cocina. Recuerdo estar castigado mucho tiempo, por algo que mi viejo llamó el "cáncer marxista". Nunca comprendí qué hice mal. Son pocos los recuerdos que tengo de niño, pero sin duda esos pocos son los que me han marcado esta cicatriz que me duele cada vez que recuerdo ese golpe en mi rostro.


Yo era muy pequeño cuando me dejaron aquí Franco Valdés - 4º B Yo era muy pequeño cuando me dejaron aquí; me dijeron que era lo mejor que me podían dar y lo único que marcaría mi vida para ser alguien. Cuando comencé a subir los primeros días fueron insufribles, cada paso ascendente era un metro más lejos del suelo, cada escalón que dejaba atrás se desvanecía en el aire y la soledad que residía dentro de cada eslabón me envolvía en un manto paralizador. La escalera de mármol a cada segundo se estrechaba aún más y mis pasos flaqueaban de cuando en cuando al mirar la altura en la que me encontraba. Con pasar de los años, miraba como una clase misma alejaba el mundo fuera del camino de manera abrupta y me preguntaba que sucedía más allá de este lugar (si es que existía, claro). Algunos escalones fueron muy difíciles y simplemente los salté tambaleándome lánguido, preguntándome si había hecho lo correcto al hacer trampa. Pensaba que en la cima habría alguien que me daría el registro de todos mis pasos, y que me reprocharía por todos esos escalones que no pisé, por eso siempre iba de escalón en escalón cuidadosamente, pero había días donde la indiferencia hacia el proceso me abundaba y daba grandes saltos para acabar de una vez este trayecto unidireccional. Creía que no era el único subiendo por aquí, creía que alguien me alcanzaría por detrás, que me cruzaría con alguien ya bajando y él me contaría que hay detrás de todo esto o que simplemente en mi camino yo pillaría a alguien por la espalda, no obstante, probablemente los escalones aparecían según la necesidad del caminante y sólo existían en el tiempo presente. A cada instante yo crecía más voraz y desolado, unido en el desencuentro con el mundo mismo y no fue sorpresa descubrir el final del camino. Mientras subía llegué los escalones finales y vi que de un momento a otro, los escalones dejaron de formarse en todas las direcciones. Presencie lo que me desearon desde hace años, la escalera guía hacia la nada, cada escalón era un paso más distante de lo mundano y cotidiano y otro más cerca de lo divino e incierto. Todos estos años aumenté la distancia que me separa del suelo, acrecenté la caída libre hacia el mundo real y desde aquí, desde donde lo verdadero, lo falso y lo indeterminado se unen bajo el pragmatismo, desde aquí no hay paso en falso ni vuelta atrás. Perdiendo el equilibrio poco a poco, apoyándome en un escalón suspendido en lo virtual, aquí caerá mi cuerpo mientras mi alma deambulara por siempre en las alturas, vivo y muerto.


English contest

There is a boy Felipe Jorquera – 3°A There is a boy playing basketball The boy throws the ball and stays in the hoop. And the teacher helps the boy to get the ball.

Bruno and his bear toy Bruno Balladares – 3°B Bruno and his bear toy are in the school. The bear toy destroys the school and it transforms into ghost evil. Bruno destroys the ghost and he saves the school.

Francisco´s story Francisco Araya – 4°A Francisco goes to school on monday. He forgets his sanck. He is very sad. His best friend gives him some biscuits. Now he is happy.


The Dog Marcelo Suazo - 4°B One day in the School RCV There are two friends and find an angry dog The friends call animal control and today they are happy.

Ruben Castro School Benjamín Echeverría – 5°A In this school i learn many things This school label my life with special And emotive moments You need the efforts and dedication to be A successful student and get the objectives “fides et labor” is our slogan And we will respect it forever.

Today is an important day Vicente Molina – 5°B Today is an important day. Today my school is sixty years old. I am Vincent. My brother is Benjamin. We are students at the Rubén Castro School. We investigate about the history of the school. We ask my dad and grandpa and they respond they do not know. We investigate in books and on the computer. Finally, Benjamin and I teach our Dad and Grandpa about the history of the school we love.


My brain is complete Esteban González - 6°A Like a book I am full of knowledge But the difference is big I have numbers, words and images My brain is complete Like a tree A seed of a big tree After that I have fruits So they can learn from me But all the work is not mine I have a great classmate in my life And its name is really kind It is the sixty year old Ruben Castro school.

My school Matías López - 6°A My school, a beautiful school With teachers and students Now It s sixty years old but it is not a celebration for the school It is a celebration for the teachers and the students For their dedicated years and the moments of joy They were very fun and memorable That will be always in our hearts


My school is my life Vicente garcía 6ºB My school, my cute school. Six years studyng here so far. Sixty years of its beautiful life. I entered in first year and i am in sixth now. Many teachers i had. Some nicer than others. But it is my school. My school is my life. This is the best school. And it will be always be this way. My school, my second family. Where i am eight hours a day. My school, my cute school. Where i have many friends My life is the school. The best school i have ever had.

RCV in my life Benjamín Valenzuela – 7°A RCV, thank you for all the experiences and good lives when I hit bottom You saved me Seven years ago you became part of my life on those good and bad moments you helped me You bring out the best of me And the memories of my childhood You came to life 60 years ago And you keep on heats full of joy No matter what happend


You will always be alive Like a mountain I raised and opened myself to your knowledge Like an angel dress in White for every single good new Even If you are a part of U.C. you are also a part of my heart that I gave to you When your anthem plays All bounderies fall down Those beautiful sounds Gave peace to our souls You opened many doors to me Music and academically For that RUBEN CASTRO I say THANK YOU

60 years teaching Pablo Godoy – 7°B In Chile there are many schools, but no one compares to you. Teachers are responsible and teach many things. That will be the base to our future. Here, we are require to seek a great future And be better every day. Responsibility and behavior Are some of the most important things they ask. And today, I want to thank you For all you have taught me. Because being a Ruben Castrino is incomparable, Thank you R.C.V.


RCV is my second family Carlos Riveros - 8° A RCV is my second family where everyone has fun and when it is calm reaches the sun. Where everything is achieved and you can reach the dreams and goals you dream The school teaches everything you have learnt The school is carried like the best pearl.

What I See at My school Maximiliano Saavedra – 8°B I see sunlight falling on our faces We sing the anthem of our school I listen to the words of encouragement From teachers when we go through important things I see falling leaves with school memories Like a waterfall that evokes me I see young people enjoying their talents In a pleasant community, in an atmosphere of love


The arrival Matías Brito - 8°B All started one cold and kind of cloudy afternoon of October. A hopeful child from a small school wanted to enter a great and prestigious school. It was different compared to his old school. Many unknown people. He had to leave his old classmates but he visited them very often. The first day: Who are they? What do I do here? Where can I go? Who can I speak with? But at the end of the first week all these doubts were clear and he could meet great people.

Presence Jorge Costa - 1° Medio A We must wake up every morning have breakfast, take a shower every morning must follow a normal pattern but Are we actually "waking up"? From the first step we take outside our houses we must remember we're not asleep Does anyone realize we're here? waking up must be a synonymous to keep moving our lives We're people, we're able to think Does my teacher understand that I'm not a void? Yes he does He gets it!


The Dreams Pablo Abarca Torres - 1°B When I wake up early in the morning I wink and I see people looking at me I speak I get dizzy I don’t realize I am dreaming I Woke up in my bed Nobody was looking at me Nobody was talking to me Finally .... silence .... All the lonely people are still in my head All the lonely people Where do they all come from? Look at the world! Look at the lonely people! Look at the RCV! Look at me! For a good life With effort RCV A place full of Dreams


Windows of an old school Nicolás Ramos - 2°A I remember that when I was in first and second grades, classes were in the afternoon. This new building didn´t exist yet. I remember the restroom and cafeteria and the little garden next to it, full of ladybugs. I also remember how easy was the school at the same time. Sometimes drawing some apples, reading short books, and with the sounds of the bell everybody started to run and scream because of the break. But there was something that I remember the most , in those big classrooms where I learned basic things, there was a thing that I do not know why it made me feel safe and comfortable. That was those windows that allowed me to see everything I wanted, like the Sausalito, the other students playing outside or the old house of the hill in front that made us think in many stories of it. Something that only a little and naive kid could imagine, innocence that with the time I have missed and only when I see through that big window I can return to that time and take back those easier times.

Memories Jaime Muñoz - 2° Medio A As I walk through those old and dark halls, many things came to my deadly mind. I saw an old notebook, filled with many memories, memories that seemed to bring a strong feeling of happiness. I opened the old dusty notebook, I gently started looking through those week pages that the time rejected. They had some language note, some good drawings that resembled many past events and some personal thoughts. Fulfilled, I was going to leave it where I found it but suddenly a little piece of paper from the notebook. I crouched to take that mysterious thing. It was a photo of my old class. Some numbers were written behind. It was a date: August 11 th 2013. My heart started heating crazily as I looked those numbers. I slowly flipped the photo, I exploded in tears, tears of many years, tears that have suffered many painful times, tears I forgot I had. It was a photo of my old class. I could finally see again those faces which shared smiles and tears with me. I saw an old me and an old happy me, and the phrase that I wrote with my own hands: “Keep on walking forward” I had found that which I had lost.


School’s anniversary Gabriel Millanao - 2°Medio B It’s really strange when I talk about my school, I’m out of breath and I feel like a fool. I need to say that, I will always love my school, that huge house, especially my classroom. I feel very proud, I want to scream all day, In this special date, When my school is sixty years.

1953: letters from a student Gabriel Pinochet – 2°B It’s 1953; there is nothing new in the world, but in Chile there is something happening. Maybe it is not important, but I will still write this. Thursday, February 17th: “I heard that the PUCV approved the project to create a new school of humanities. The name of the school is Rubén Castro, in honor to the first dean. This is probably the beginning of something big so, I will write more about it.” Monday, March 23rd: “I am in! I am one of the 116 students. Do not worry daddy, I will be fine here.” Monday, October 26th: “Too much time has passed dad. This school is one of the best. I am really happy to be here. Finally, I can say that you are like me. We are proud that someone in the family is studying in such a nice school”. I know that someone will find these letters and share them because they are important. L.L.G. P.S.: I found something like a poem, but it is in Spanish. It can be of use. “Nuestras voces resuenan alegres Y en el aire su ritmo y su ser Rubén Castro has forjado tu lema Que llevamos en el corazón”


A Great Journey Joel Córdova - 3ºA There was a very small creature; he was a “esgolos”. They were characterized to be braves and very determined in their actions, they liked to enjoy life with much company. But his particular one was undecided and preferred to be alone, exploring and learning. He lived in a secluded and very quiet place, it was perfect to rest and reflect without problems; it was his paradise. One day he heard to other “esgolos” talking about a place called RCV. Intrigued decided to find out that it was, wasting no time he undertook the voyage. He traveled many miles, went through many difficulties, but finally reached its destination. He was accepted. In this place he met great “esgolos” with whom he could share, and excellent teachers. He was very grateful with the members of RCV. However, he still wants to come back to his paradise.

A Last Step William Pickering – 3°A Like a stairway to the sky I went up to the clouds I had many challenges and failed one It started long time ago but it´s about to end I ´m so close that I can´t let my chance to get lost I´ve been climbing every day and every year With more effort every round I´ve studied I´m prepared but I´m ready to give my last step.


The worst mistake Matías Jáuregui - 3°B Today, when I woke up, I felt that I could solve any problem. But I had forgotten everything about my life. I also felt that I didn't need a teacher to learn, so I decided to quit school, but that decision was a mistake. I didn't know anything about loneliness. One month later. I was alone in the world. I shouldn't have made a time machine. Then I looked at the sky and yelled: -Please God, just give me a reason to keep my heart beating.

Faith and work Aliosha Beegoo - 3°B This is the story of a very poor child whose family are very humble and hardworking. His father is a worker and his mom is a housewife. One day, when he was 6 years old the kid's uncle said: "You need to go to work", but his father and him know what he needs to do, he needs to enter a good school. That’ s the only way to have better lives. They decided to follow that choice and they arrived at Ruben Castro school, from that day the kid's life was based upon effort, faith and work.


What I learnt at RCV Víctor Díaz – 3°B Tired and sleepy I work hard every time But I’m not alone Everyone is with me Although sometimes the things can seem against you, and life always gives you chances to challenge yourself You cannot win every time But if you try hard, You won’t regret for your past actions Don’t be shy and use the power of your voice If you are a human, you’ll make mistakes So don’t worry, you aren’t the first and you won’t be the last Try to solve it, talk to someone… … Because “you are not alone” From darkness to brightness Joaquín Gutiérrez - 4ºA My anxiety was so high When they started to say hi I was shy, I was petrified I didn’t want to fight, Fight this feeling inside To tell my mind to stop the cry I was lost in the crowd Like if I was here on a cloud Full of proud That made rain But instead of water, it was pain, And then, suddenly, I saw a light It was so bright It was so right that I didn’t want to fight anymore Cause I found love, and it’s knocking at my door.


Easter in a real life Sergio Basáez - 4°B My body is on the ground. My neck is broken and I can’t feel my legs. I see a lot of people around me. Mrs. Pelu cries and screams asking for help. I remember her “read and draw” that was what I did in first grade. My head is bleeding. I see other teachers and students, everyone shocked. I remember every thing: the playground, the classrooms, my teachers, my friends… betrayal. I see my friends… I see him. Sometimes, when you love is your worst poison. I see a smile in his face. Our voice… their voices sound happier. I see a book with my blood. I see a faded cross on my left… or right… or… Nothing more.


My dear RCV Carlos Toro - 4ยบ Medio B Remembrances everywhere Lights that now are images and sounds of our mind. Sixty years have passed and my soul is so happy The school is a party and everybody sings. Days to stand up Days to go home Every day to open my eyes and my mind. The passion of Language The Maths problems The past of History And the madness of Science. Past that is my present Present of my history History that will be a legend a legend to the future. Let`s go my dear friends! Come on! Bring me that horizon!


Let me Nicolás Vinés – 4°B I know I’m not ready I just want to leave Let me breathe that air Let me feel myself Walking out Never going back Let me feel older and let me grow up Just give me some time and I’ll let you see how these twelve years have affected me Thank you for your time patience and education Thank you for the seed That now is a tree in me.



Concurso literario rcv