Page 1

finas, porque soy una persona con deseos, de que es lo que está bien para mi, y hacia eso voy”. Esto ha permitido construir grandes resistencias desde los grupos de la disidencia sexual, de grupos étnicos, originarios…. -Leyendo un texto de Valeria Flores (*), me sorprendió que el empoderamiento sea de la palabra lesbiana, porque, dice ella, no solo se la usa de modo discriminatorio, lesbiana es una palabra que no se nombra, es silenciada, ¿Qué pasa con esto que es aún más primario que empoderarse de un insulto? -M: Pensemos que el lenguaje construye el conocimiento, entonces lo que no se nombra no existe. Creo que dentro de la comunidad LGTTTBQ, las lesbianas históricamente ha sido un colectivo muy invisibilizado, porque somos socializadas como mujeres haciendo que se construya una subjetividad secundaria, como tenes un deseo sexual que no condice con lo que te impone la norma, que es que tenes que desear a los varones, y no por el deseo mismo, sino para poder tener hijitos, la vida de las lesbianas se invisibiliza aún más. Resistiendo a eso, las que luchamos por los derechos y por tener vidas más felices hemos empezado reivindicando la palabra lesbiana. La cuestión de salir del closet, dejar de tener una doble vida, hace que todavía hoy, aun en nuestro país, donde con todas las normas que hay nuevas, hay mucha discriminación y lesbofobia, sea necesario nombrarse lesbiana. Porque es una palabra que tiene todavía en el común de las personas una carga negativa muy fuerte, que desacomoda las estructuras, desacomoda esa mirada que cuando te ve supone que sos una mujer heterosexual, con la posibilidad de ese destino impuesto de la maternidad. Te lo digo desde mi punto de vista y de lo que yo vivo, cuando la gente me conoce lo primero que supone es que debo estar en una edad como para tener hijitos entonces decir lesbiana tiene

esa fuerza de romper la estructura, que nos hace invisible. -¿Parte de la invisibilización que tiene ser lesbiana, tiene que ver con la concepción fálica del deseo que tenemos como sociedad a la hora de pensar en la sexualidad? -M: Todas las personas venimos formateadas para un modo de relación sexual que viene de la iglesia y viene de la cultura hegemónica, porque acá pueden pasar gobiernos de todo tipo, de todos los colores, pero en realidad subyace muy debajo, la imposición de una moralidad para la reproducción. Me parece que incluso las lesbianas son mas violentadas, porque además de tener como sociedad, una cultura para la reproducción, tenemos una cultura muy machista, donde hay una expresión de la masculinidad muy grande en la que el éxito de la masculinidad tiene que ver con gobernar el deseo de la mujer, socializadas como tales, por ende un deseo que deje afuera los machos de nuestra sociedad es una sexualidad que molesta. Y si tenemos en cuenta que hay otras tortas mas masculinas, mas machonas, ellas sufren una violencia exacerbada, porque “ostentan” una reapropiación de esa masculinidad, la violencia que sufren esas tortas es la peor, no solo va desde el insulto o de que te definan o que te nombren, sino que lleva a golpizas y, muchas veces, a la muerte, como es el caso de la Pepa Gaitan. Y la raíz del odio tiene que ver con ese mandato, de qué venimos a hacer a este mundo. Es muy complejo, es la construcción misma del capitalismo, porque cuando hablamos de la explotación, de ricos a pobres, es como que hay una claridad de la diferencia, pero en estos temas trasciende las fronteras socioeconómicas, el quien manda a quien, a través de la figura de varón machista, siempre tratando de llevarnos a todas por el “buen camino”.

5

5  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you