Issuu on Google+

Ensayo II Identidad Nacional Luciana O. Cada país tiene su cultura y su identidad, el problema es cuando no lo asimilamos de manera correcta y cuando esta identidad

es

interrumpida

por

factores

externos

y

desconocidos. Costa Rica no se caracteriza por tener una trayectoria cultural excepcional, en realidad su proceso es muy parecido a otros países de Latinoamérica. En este proceso cultural el problema fue más que todo político, ya la idea no era un camino cultural sino un camino político.

El poder del país

tenía como idea una renovación política que se sumara con la cultural teniendo en cuenta las tradiciones y los eventos cívicos, esto con el fin de no olvidarse del todo de la cultura nacional. Este proceso se puede decir que fue exitoso ya que en el mundo Costa Rica es considerada como un país con una fuerte identidad. Se dice que para llegar a esta etapa se tuvo que pasar por un

proceso

de

construcción

cultural.

El

primero

es

considerado la formación del Estado costarricense durante los años 1821 y 1870. Costa Rica era vista como un país que sobresalía en Centroamérica y el Valle Central era visto como una región de interés cultural y político muy importante. El problema con esto era que solo el Valle Central era tomado


en cuenta y las demás regiones carecían de importancia, debido a esto se veía comprometido el avance cultural ya que para que el país fuera exitoso en ese ámbito tenían que estar involucradas todas las regiones. La oligarquía cafetalera tuvo mucho impacto durante este periodo ya que ellos eran el poder principal del país en ese momento. Este fue un punto en donde la política y la cultura se hicieron uno ya que este grupo lo que hizo fue lograr un avance político significativo con pizcas de avance cultural. Esto trae consigue ciertos factores como la distribución equitativa de las tierras, la ideología de progreso, un sistema escolar fuerte, himnos, cantos, ceremonias cívicas. Estos factores tratan de que la relación cultura – política vengan de la mano pero muchos lo veían como una manera de obtener poder político usando al poder cultural como herramienta pues se notaba que el compromiso de la oligarquía con la cultura era reducido. Algo de esto que se arrastro hasta nuestra época es el hecho de que un problema grande que tenemos en el campo cultural es que se nos mete en la cabeza la idea de ser nosotros y de tener una identidad única, que en realidad se nos olvida como serlo. Esa es la razón por la cual el pueblo se siente amenazado por factores externos como lo es el capital extranjero y las influencias extranjeras en el país. Esto se da ya que al desconocer bien nuestra cultural y por no tener claro quiénes somos como costarricenses sentimos que estos factores extranjeros y “desconocidos” vienen a imponernos su cultura y a apoderarse del país. Esto es un concepto erróneo


ya que los que tienen problemas identificándonos con nosotros mismos somos nosotros, lo demás son consecuencias de un mundo globalizado y que hay que aceptar para así poder avanzar junto al mundo. Esto como se menciono anteriormente empieza desde antes, donde el Valle Central era visto como la cuna de la nación y donde la idea de lo ajeno y extraño era amenazante. Ya en este punto se comienza a involucrar en el avance del país a las demás regiones ya que debido a la expansión de la educación primaria se comenzaron a integrar y a sentirse costarricenses. A esto también ayudo la expansión de medios como la prensa y la radio ya que esto ayudo a involucrar a todo el país y a hacer que todos se enteraran de lo que sucedía en el. La huelga bananera y la guerra del 48 fueron dos eventos primordiales en la historia de la nación costarricense. Estos acontecimientos demuestran como la política y la cultura puede unirse para crear en la gente una noción de poder. Estos son dos ejemplos en donde el pueblo costarricense se da cuenta del poder que tiene y que ellos en realidad son la mayoría y son los que mandan en el país. Esto también se puede ver a nivel actual y en otros países del mundo en donde el pueblo se da cuenta del poder que tiene ya que ellos en realidad son el país y que si hay algo que no están de acuerdo pueden revelarse contra ello y en la mayoría de los


casos ganar ya que el país en realidad no le pertenece al gobernante, le pertenece al pueblo. Costa

rica

es

vista

en

el

mundo

como

la

“Suiza

Centroamérica” ya que siempre se ha mantenido lejos de conflictos políticos significativos y también por el hecho de que en 1948 se logra la abolición del ejército costarricense. Con esto también se realzo

la imagen del campesino

individualista y se volvió un personaje emblemático. Costa Rica se gano la imagen de paraíso democrático resistente al comunismo. Otros acontecimientos que influyeron a esto fueron la homogeneidad racial y la ausencia de conflictivos y violencia. El termino nación se volvió un aspecto importante pero más que todo desde un punto de vista político. Se puede decir que hay un error ya que “nación” debería de significar solo un orden político sino también un orden cultural.

Con el

espíritu del pueblo se llevo al término nación desde una nación política a una nación del pueblo. El poder de un país se encuentra en todas partes, pero como se menciono anteriormente, el pueblo no se da cuenta del poder que tiene hasta que se ve enfrentado con la injusticia y decide tomar cartas en el asunto. Esto demuestra que en la mayoría y en el corazón del la nación es donde existe el poder, “donde hay poder, hay resistencia”.


Es importante tener una clara separación entre el aspecto político jurídico de una nación y su dimensión cultural. Es esencial lograr esta diferencia ya que se necesita que la cultura no sea manejada de manera jerárquica, como la política,

sino

de

manera

natural

y

propia

de

cada

costarricense. El hecho de estar en el proceso de buscar una fuerte identidad y cultura nacional no significa tratan de mala manera a las culturas externas. Este es otro ejemplo de falta de confianza del ser costarricense. La xenofobia que ocurre en el país se da más que todo debido a la falta de confianza y ya que se siente la amenaza de que un factor externo venga a meterse en esta búsqueda. Esto se tiene que resolver ya que si seguimos despreciando otras culturas nunca vamos a tener una propia. Se crea la noción errónea de que si se trata mal a lo ajeno se está venerando a la nación y en realidad se hace todo lo contrario. El hecho de pertenecer a una nación significa ser solidarios con los otros miembros de esta y con las demás naciones. Es ser leal a las necesidades e interés tanto del mismo grupo como de otros. Todas las naciones van a tener siempre intervenciones de otras, en otras palabras las migraciones q se dan de un país a otro. Esto no tiene que ser visto como un problema ya que el hecho de que se involucren otras naciones a la nuestra nos debería de enriquecer y no


tenemos por qué sentirnos amenazados, al fin y al cabo el mundo es uno solo y todos pertenecemos al él. Como se mencionó anteriormente no podemos discriminar a otras naciones ya que como se menciona en las lecturas “… discriminar es, al mismo tiempo, destruir y destruirse a sí mismo.”

“Para tener una identidad nacional no hay que ser nacionalista en sentido doctrinado.” Con esta frase se ve que el hecho de ser nacionalista no hay que tomarlo desde un punto político ya que de eso no se trata y puede llevar a una respuesta violenta como respuesta a regímenes autoritarios y opresivos, sino que hay que tener en cuenta la cultura y lo que nos define como personas comprometidas con nuestro país.


Ensayo II