Page 1


Facultad de Bellas Artes Universidad Nacional de La Plata Cátedra de Lenguaje Visual 3. Página de facebook: Cátedra Lenguaje Visual 3. Correo: lenguajevisual3@gmail.com Blog: lenguajevisual3.blogspot.com Alumno: Luciana Ferrero Mail: lucianaailenferrero Docente: Pina Rodriguez Turno: Mañana Año: 2019. El presente libro forma parte de un Proyecto educativo de aprendizaje Servicio de la UNLP. Los derechos de autores e ilustraciones están reservados y protegidos por las normas de Propiedad Intelectual. Prohibida su reproducción con fines comerciales.


En un lugar cĂĄlido, con azulejos turquesas y ollas cascadas, la abuela MarĂ­a enlazaba historias a medida que deslizaba los ingredientes en torrentes por las sartenes.


Desde el ventanal de la cocina, de hierro con vidrios enormes de colores, se podĂ­a oler las fragancias de los ĂĄrboles frutales que los abuelos habĂ­an plantado: nĂ­spero; membrillo; limonero; mandarina y un ciruelo remolacha que era su orgullo.


Ese ciruelo era el mĂĄs esperado, cuando sus frutos se ponĂ­an maduros explotaban de color. Eran grandes, de piel bordĂł, pulpa rojo oscuro y textura consistente. Maduraban a fines de enero.


En primavera adornaba el jardĂ­n con sus flores, racios blancos y rosados


que en verano se transformaban en frutos.


La abuela preparaba dulces, y los guardaba en frascos de distintos tamaĂąos.


Cuando la visitaba me trepaba a los ĂĄrboles y juntaba, en una canasta, los frutos maduros. El membrillo era el mĂĄs duro y solo la abuela sabĂ­a elegirlos para que el dulce quede rico.


Me gustaba subir al nĂ­spero porque estaba pegado a la medinera y, desde ahĂ­, podĂ­a ver la casa de la vecina.


Me quedaba charlando con ella y me prestaba libros para leer. El nĂ­spero era el mĂĄs bondadoso. Llenaba sus ramas de frutos dulces y algunos no llegaban a la canasta.


Había otras sopresas en el jardín. En el costado de la casa, junto al alambrado, la abuela había plantado frambuesas. Ellas se enredaban y crecían a lo largo del terreno, con sus hojas anchas y verdes escondían sus frutos rosados.


Los dĂ­as de lluvia el olor a tierra mojada y quebracho inundaban la casa. En esos momentos la abuela se ponĂ­a a crear; combinaba el gusto y la fragancia.


Mezclaba frutos: nĂ­spero y limĂłn; manzana y mandarina; membrillo y naranja; frambuesa y vainilla. Inventaba sabores nuevos en su olla de hierro.


En su libreta de tapa dura anotaba curiosidades que escuchaba en la radio. TambiĂŠn pegaba recortes de las revistas.


La veía escribir, como si fuese un diario íntimo, recetas y puntos de tejidos, “para no olvidarme nada ” decia.


Debajo del sauce llorĂłn, en una mesa redonda con la tapa hecha con pedazos de azulejos de colores, comenzaba nuestra tertulia. Los sillones de hierro y almohadones tejidos al crochet nos esperaban. Cobijadas en esa frescura llevĂĄbamos el mantel a cuadros, el tarro de mermelada y el tĂŠ.


Entre charlas, tejidos, hilos, dedales y telas pasĂĄbamos las horas, mirando como el Sol se escondĂ­a, y como la familia de pinos nos sonreĂ­an con la Luna.


Profile for Luciana Ailen Ferrero

Aroma en frascos - Ferrero / Demarco - 2019  

El libro fue realizado a partir de la metodología de Aprendizaje y Servicio y forma parte del proyecto de "Libros solidarios LV3" 2019 Autor...

Aroma en frascos - Ferrero / Demarco - 2019  

El libro fue realizado a partir de la metodología de Aprendizaje y Servicio y forma parte del proyecto de "Libros solidarios LV3" 2019 Autor...