Page 1

PLANTS, FURS AND DEATH Pablo Pons Heres Mayo 2017

FALCÓN GALLERY


PLANTS, FURS AND DEATH Pablo Pons Heres Mayo 2017


Idea: Pablo Pons Heres.

Desarrollo: Ana González Fernández y Pablo Pons

Heres.

Coordinación: Lucía Falcón y Juan Falcón.

ISBN – 978-84-697-3554-1 Depósito Legal – AS01796-2017

Imágenes – Pablo Pons.

Textos – Lucía Falcón, Juan Falcón, Ana González y

Pablo Pons.


Presentación

El 24 de mayo de 2013 inaugurábamos en Oviedo la galería

Arte Joven, siglo XXI, nuevos talentos.

de arte que lleva nuestro apellido, Falcón. No dudamos ni un

Lucía Falcón y Juan Falcón.

segundo en su nombre, como hermanos íbamos a dirigir un estudio de artista, una sala para dar proyección a creadores de nuestra generación y un punto de referencia cultural para la ciudadanía. Para la inauguración contamos con la presencia de Ana González, en aquel momento Consejera Educación, Cultura

de

y Deportes del Principado de Asturias

quién pronunció unas palabras sobre el proyecto: “El hecho de que en una ciudad abra sus puertas un lugar como éste no deja de ser un pequeño motivo para la esperanza, una mínima luz de optimismo que no permita derrumbar los malos presagios que se ciernen sobre nosotros, pero sí indica que ni mucho menos está ya todo perdido”. Destacó la importancia de la creatividad, el talento e imaginación, unos valores que no están precisamente en alza, pero siempre acaban resultando esenciales para el progreso de las sociedades. Tras el acto inaugural vinieron días en los que se congregaron, en

diferentes

actos,

artistas,

agentes


vinculados a la cultura y público general. Destacamos

En la celebración del aniversario de Falcón hemos decidido

especialmente la celebración del primer aniversario en el que

incorporar un nuevo artista: Pablo Pons Heres. Junto a Ana

pusimos en marcha una exposición del dibujante Alfonso

González Fernández, historiadora del arte y comisaria de

Zapico (Premio Nacional de cómic 2012). Hicimos una

exposiciones presentamos la muestra titulada “Plants, Furs and

selección de una serie de dibujos de sus primeros libros y de

Death”. Después de cuatro años cumplimos con todo lo que

la obra “Dublinés” con la que obtuvo el galardón.

teníamos en mente desde un principio: la cooperación entre

Paralelamente, junto a la asociación de utilidad pública

profesionales y consolidación de la trayectoria de los nuevos

Tribuna Ciudadana programamos una charla con el autor en

talentos. A partir de ahora sólo vosotros podéis disfrutar de

el Museo de Bellas Artes de Asturias. Nuestro objetivo

este trabajo hecho con ilusión que habrá de proporcionar

fundamental era atraer una disciplina como es el dibujo en el

muchas alegrías en un futuro cercano.

cómic a lugares donde hasta el momento no era habitual ver este tipo de creaciones: una galería de arte y un museo. Otro de los aspectos perseguidos desde la galería - fundamental en estos tiempos- es la creación de redes entre profesionales, entidades, asociaciones o instituciones. Nos atrae el pequeño coleccionista, aquella persona con inquietud por iniciarse en la afición por el arte. Nuestro propósito hacía el futuro es hacer que tanto público asiduo a la galería, clientes y artista crezcan con nosotros como un único proyecto. Año a año estamos sumando nuevas incorporaciones de creadores jóvenes iniciando o consolidando sus carreras, trabajando en equipo para conseguir una sala de arte joven y dinámica.

¡Brindemos por ello!


Hey! Ana González Fernández. Historiadora del Arte y co-comisaria de Plants, Furs and Death junto a Pablo Pons Heres.

Colaborar en una exposición es un privilegio. Estar en ello significa formar parte del desarrollo de una idea, de una pulsión, de un concepto, que va tomando forma hasta convertirse en un hecho que tiene sentido por sí mismo: un acontecimiento comunicativo que, además, tiene múltiples dimensiones. Plants, Furs and Death no es diferente, es precisamente eso. Cuando Lucía y Juan contaron conmigo para colaborar en el desarrollo de este proyecto expositivo me recorrió el estómago esa inquietud –especial y adictiva—que te invade al abrir, una vez más, diálogo con obras que están desarrollándose

en

sus

propias

circunstancias

para

confrontarse con el mundo. El causante de todo el lío: Pablo Pons Heres. Otra vez Pablo. Artista con el que he compartido diferentes tiempos y espacios, en diversas circunstancias. Nunca me canso de decirlo: esto es un placer, sensitivo, sensible, emocional, e intelectual. Supone tener la oportunidad y la necesidad de abandonarse a su obra. Creo, por otra parte, que es importante no obviar que un artista como Pablo Pons podría cerrar la conceptualización de sus propias creaciones y procesos sobre sí mismo pero Pons opta, una vez


más, por compartir la construcción de significados alrededor de su obra con apertura, generosidad y honestidad. Estas palabras, para ir preparando el paladar, pretendían ser más breves. De hecho se podrían reducir a una elocuente palabra: GRACIAS. Gracias a Pablo Pons, por Plants, Furs and Death y gracias a Lucía y a Juan por hacer el proyecto posible.


Cuatro años. Cuatro.

Cuatro años son muchas cosas. Una acumulación de decisiones, acciones

y

reacciones,

ensayos,

errores

y

aciertos.

Experiencias. Cumplir cuatro años en cualquier contexto artístico es, sin lugar a dudas, motivo de celebración. Y, siendo cabales, una exposición es una muy buena manera de hacerlo. Ser, estar, parecer y no desaparecer durante cuatro años parece un buen motivo, o al menos un motivo suficiente, para seguir con las expectativas y los sueños. También puede ser un pretexto para echar la vista atrás y analizar dónde se encuentran las raíces de las cosas. Falcón Gallery comienza su relato en 2013 pero su historia se remonta un par de años antes. Por aquel entonces Lucía organizaba las exposiciones de Juan, aquí y allí, en un lado y en otro, mientras Juan trabajaba en el taller de La Texuca (Bimenes). Juan es artista, es pintor, y Lucía historiadora del arte. Él había arrancado su trayectoria artística en 2006 y, como ahora, nada era sencillo. En 2012 Lucía fue contratada por un grupo de artistas plásticos con quienes comienza a trabajar. Un año después aquella vinculación se disuelve. Como siempre que se cierra una etapa, inevitablemente se entra en otra y, con aquel hecho, surge un punto de inflexión,


una oportunidad: lanzarse, de cabeza, a construir un espacio

Museo de Bellas Artes de Asturias. Siempre muy cercanos a la

creativo propio para exponer la obra de Juan y la de otros

literatura, por su manifiesta voluntad interdisciplinar, Juan y

artistas contemporáneos, intentando, además, generar un

Lucía desarrollaron una destacada colaboración con Pelayo

espacio de formación.

Fueyo, columna vertebral del Manifesto Imperfeccionista un libro, singular y mimado, con una acogida excelente al que

Así, de sopetón, el núcleo del estudio y galería comienza a

Juan puso vida.

configurarse y Falcón Gallery empezó a tomarle el pulso al contemporáneo desde su rincón en el mundo. A lo largo de

Hacer memoria sobre lo bueno, lo malo, lo aparentemente

estos años Lucía y Juan han ido afianzando sus ideas,

sencillo y lo intrínsecamente complejo, hablar sobre estas

desarrollando proyectos y definiendo, poco a poco, su campo

experiencias y vivencias evidencia que la voluntad de

de acción. Así, sin mapa. Con todo lo bueno y todo lo malo de

aprendizaje forja el carácter y determina el camino tomado.

no tener precedente porque empiezas de cero. A pulso.

Las ganas de sacar adelante una idea conducen siempre a lugares insospechados. Esto es palpable en la resilencia de

Ahora, cuatro años más tarde, al hacer balance, Juan y Lucía

Falcón Gallery y, también, en un proyecto como Plants, Furs

tienen la certeza de que han ido creciendo al enfrentarse a

and Death. La exposición es una llamada a la abstracción

cada proyecto. Unas veces bien, otras mal, y así con todas las

respecto a las circunstancias externas para mirar, ver,

gradaciones tonales posibles entre ambos términos –muy

experimentar y sentir de un modo profundo. Para dejarse

subjetivos, por cierto—. Al recordar algunos de sus mejores

golpear y caer en una pausa. Una suspensión necesaria.

momentos evocan, precisamente, las exposiciones vinculadas a sus aniversarios. La primera, sin ir más lejos, partió de una colaboración con Alfonso Zapico (Blimea, 1981) –Premio Nacional de Cómic y autor de Balada del Norte—, proyecto acompañado de una cuidada edición que se presentó en el


PLANTS, FURS AND DEATH

Hace días que buscaba las

palabras exactas para empezar estas líneas. No las encontraba. Eran demasiado rebuscadas, excesivamente naïf y tendentes a la inexactitud. Cualidades que, todo sea dicho, detesto. Sin embargo, como casi siempre que pensamos, hablamos o escribimos, muchas de las claves nos las aportan los demás y en este caso los demás son dos amigos –sí, qué sería de nuestra existencia sin la suya—. Y de no ser por ellos no habría dado con la médula de lo que sigue. Ayer, por enésima y enérgica recomendación, al fin vi Fight Club (1999, David Fincher). Una película, brutal y brillante, basada en la novela de Chuck Palahniuk publicada tres años antes. Una bofetada de 139 minutos que, literalmente, te deja noqueado. De todos los conceptos, frases y diálogos, que martillean mi cabeza hay una que me obsesiona y enlaza – desde mi punto de vista— con la esencia más profunda de Plants, Furs and Death: “This is your life and it´s ending one minute at time” Tyler Durden articula esta perfecta síntesis de la desgarrada liberación producida por la única certeza que tenemos:


nuestra vida se termina a cada minuto. Una frase que es un

acata, olvida, trabaja, produce, consume, olvida. Ralentiza el

Memento Mori para el retrato de la autista, anestesiada y

choque frontal de la vida programada –pretendidamente

desquiciada sociedad occidental posmoderna. Esa que, mejor

adulta y responsable— en su rutinaria asfixia de las

que nadie, conceptualizó y diagnosticó el sociólogo y filósofo

necesidades creativas, sus tiempos y, sobre todo, sus

Zygmunt Bauman (Poznan, 1925) como líquida.

consecuencias: unos horizontes mentales y vitales que poco tienen que ver con lo anterior. El block/núcleo de PFAD opera

Plants, Furs and Death es un híbrido que Pablo Pons construye

en ese sentido: es una hendidura espaciotemporal específica

entre el Memento y la Vanitas. Son láminas que viven en un

que permite un extrañamiento respecto al entorno –ahora

block, surcadas por la violencia del color y el trazo.

pensad en el universo tangencial de Donnie Darko (Richard

Bodegones de lo abyecto esperando a ser liberados en el

Kelly, 2001) —. Dibujo tras dibujo, representación sobre

mecanismo catártico de la mirada. Inevitablemente, PFAD es

representación, este se desdobla tal como si fuera una gráfica

algo

inagotable de momentos y estados de ruptura.

profundo:

una

experimentación

procesual

necesariamente consciente. Energía salvaje contenida. La exposición parte de un cuaderno –al que se suman tres

The playlist

Para Plants, Furs and Death surgió la idea de

piezas sobre cartón, a modo de bonus track— que denota, a

elaborar una playlist. No como detalle ambiental, sino como

través de las pieles, las plantas y la muerte, nuestras tensiones

impacto multisensorial que permitiera una conexión más

individuales más profundas. Esas que nos hacen vulnerables. Es

certera con el universo creativo de Pablo Pons. Ambos lo

un elemento psicoanalítico de expresión vehemente.

pensamos, lo repensamos. Al final encajó.

PFAD es una válvula que alivia la presión, simbólica y

01. Sonic Youth – Green Light (1996)

tangible, que la fricción de la estructura socioeconómica,

02. AFX – XMD 5a (2005)

punzante y abrasiva, genera sobre nuestra piel. Crece, asume,

03. David Holmes – Slashers Revenge (1997)


04. Spooky Black – Remember you (2014)

natural. Me fascina la música y lo que he tratado de hacer

05. My Bloody Valentine – Touched (1991)

siempre es algo que genere emociones parecidas. […] La

06. Macintosh Plus - リサフランク 420 / 現代のコン

selección responde a temas, compositores/intérpretes y

ピュ (2011) 07. Machine Drum – Don’t 1 2 Lose U (2013) 08. Quasimoto – Astronaut (2002) 09. Boards of Canada – 1969 (2002) 10. Tricky – My evil is strong (1996) 11. Blank Banshee – Teen Pregnancy (2012) 12. Suicide – Keep Your Dreams (1977) Doce canciones escogidas a conciencia por el artista que son una red, un cableado eléctrico que establece conexión entre diversos universos sensitivos. Amalgama polifónica y disonante con la que PFAD gana en matices. En sus propias palabras: “La mejor inversión para mi taller fue el equipo de música (durante un par de años enchufaba unos altavoces portátiles al ipod), el día que lo estrené tuve sensación de progreso humano. Siempre he trabajado con música. En primer lugar porque me gusta, en segundo lugar porque me ayuda a concentrarme, a relajarme y a extraer las ideas de forma

álbumes que he estado escuchando estos últimos meses. Algunos nuevos, otros viejos conocidos. En resumen, me gusta la música instrumental y los cambios de ritmo, me gustan los juegos y experimentos sonoros. Siempre procuro escuchar cosas nuevas sin prejuicios”.


Esto es así, y se nota, se advierte en la atmósfera de su

terminan notándose como los latidos que retumban en las

cosmos. Es su éter*.

sienes.

*éter nombre masculino

Plants, Furs and Death, sin proponérselo en absoluto, logra mostrar algo que siempre está ahí: la experimentación

1. Fluido hipotético invisible, sin peso y elástico, que

continua e incansable que acompaña los tiempos de

se consideraba que llenaba todo el espacio y

pensamiento y trabajo del artista. En el corpus artístico de

constituía el medio transmisor de todas las

Pablo la apariencia de improvisación sella los significados

manifestaciones de la energía

obtenidos durante ciclos en los que influyen diversas cuestiones. Sentir, ver, conceptualizar, escribir e investigar en diversas fases. Una cantidad de energía condensada. En todo,

Conducta material y pulsión procesual (apuntes freudianos)

el ejercicio de garabatear es realmente importante: abre una

La sensibilidad, intuición e inteligencia plástica brutales de

especie de limbo espacial, temporal y simbólico (ese ya

Pablo Pons residen, en gran medida, en su conducta material.

mencionado). Una realidad dentro de la realidad con la que

En la relación que establece con la dimensión física de los

Pons confiesa haber sido “un poco pesado” por momentos. Un

elementos con los que se vincula en cada proyecto y en cada

hombre a un block pegado. Cosas de artista en faena, daños

etapa creativa. Reaprovechados, aparentemente humildes,

colaterales del work in progress.

auténticos y ciertamente industriales, son parte del impulso estimulante que sus series ejercen sobre quienes las

Y, repetimos: Plants, Furs and Death no era algo pensado para

experimentan y se dejan arrastrar por ellas. Materia en bruto,

su exposición. Sin embargo 80 láminas, 3 cartones y una

sin pulir, real y, por ello, de una suntuosidad solemne. De ahí

playlist Sin embargo, 80 láminas, 3 cartones y una playlist

la posibilidad de rastrear las pulsiones procesuales que

después todo su contenido va directo hacia nosotros ¿Sería mejor que no fuera así? Es, tal vez, un tanto incómodo. Plantas,


animales/pieles. Jeringuillas, tachones, arañazos. Tabaco. Es algo impetuoso e irónico. Nos provoca, nos intimida. Mueve algo en nuestras vísceras con sus trazos agresivos y apretados hasta la fractura. Una expresión salvaje –y freudiana— que se puede paladear. Es posible saborearla, como sus colores, que se enmarañan en nuestra boca sin dejarnos articular palabra. Los cartones vibran en esta misma armonía estridente, aunque más limpios y despejados, complaciéndose en la superficie absorbente y rugosa del soporte que recoge y arrastra, a la vez, el pigmento denso, grasiento y concentrado de las ceras que aportan el trazo y color. El conjunto, música incluida, ejerce sobre nosotros una atracción irresistible ¿A que no puedes dejar de mirar?


Mmmm… bien, ¿Quién demonios es Pablo Pons Heres?

hemos trabajado juntos me han hecho pensar en la

Pablo Pons Heres (Avilés 1987) es un chico tímido cargado de

multiplicidad de posibilidades en la relación artista-comisario.

una energía brutal. Una sensibilidad contenida como un

Siempre retratada como tensa. Pues bien, creo que en el

embalse a punto de desbordar. Pablo es, ante todo, un

mejor de los escenarios, sería bastante parecida a que

artista. Joven, sí, pero un artista. Está empapado de gran

llevamos hasta el momento. Así todo es más fácil, más fluido,

cantidad de referencias culturales –en el sentido más amplio

más fresco y auténtico. Y eso marca una enorme diferencia.

del término—, y estas son una parte importante de su universo creativo. Si no estuviera absorbido por la plástica lideraría un

La trayectoria expositiva que lleva a sus espaldas es

grupo punk, seguro.

francamente interesante: El arte de la autodefensa (2012), Secret Empires (2013), I´m feeding the wolves (2014), I

Graduado en Historia del Arte, por la Universidad de

promise to be normal (2017) o Plants, Furs and Death (2017)

Oviedo, y ex-adolescente grunge –por aquello de ser born

son sólo algunos ejemplos de cómo Pons ha ido consolidando

and rised en el Seattle de Asturias— su competencia para la

una expresión compacta y resistente. Blindada frente a lo

reflexión y meta-reflexión alrededor de su obra es

pretencioso. Es lo que es, sin adornos. Una aspirina para

admirable. Y sorprendente. Y poco común. Es, también, un

adultos que hay que tragar entera y sin azúcar. Y esto da

profesional serio, amable, generoso de una claridad

buena cuenta de sus convicciones y actitud, difícil de domar

meridiana en su modo de relacionarse. Observador,

por nadie ni nada.

inconformista e irónico. Siempre dispuesto a invitarte a un café cuando tocan visitas al estudio.

Y hasta aquí mi parte.

Es evidente que siento por él un aprecio profundo y sincero.

Espero, de verdad, que estas líneas hayan sido estimulantes e

Pablo sabe bien que cada vez que me escribe para invitarme

incluso útiles en algún punto.

a colaborar y compartir un proyecto para mí es como un día

Hasta pronto!

de concierto. De concierto de grupo favorito. Las veces que


I´m Feeding The Wolves (2014)


CATรLOGO DE OBRA Selecciรณn


11 Plants, Furs and Death (2017) Plastidecor sobre papel


19 Plants, Furs and Death (2017) Plastidecor sobre papel


21 Plants, Furs and Death (2017) Plastidecor sobre papel


23 Plants, Furs and Death (2017) Plastidecor sobre papel


24 Plants, Furs and Death (2017) Plastidecor sobre papel


32 Plants, Furs and Death (2017) Plastidecor sobre papel


34 Plants, Furs and Death (2017) Plastidecor sobre papel


35 Plants, Furs and Death (2017) Plastidecor sobre papel


51 Plants, Furs and Death (2017) Plastidecor sobre papel


52 Plants, Furs and Death (2017) Plastidecor sobre papel


7 Plants, Furs and Death (2017) Plastidecor sobre papel


72 Plants, Furs and Death (2017) Plastidecor sobre papel


68 Plants, Furs and Death (2017) Plastidecor sobre papel


58 Plants, Furs and Death (2017) Plastidecor sobre papel


Bonus Track Untitled Plants, Furs and Death (2017) Ceras sobre cartรณn


Bonus Track

Untitled Plants, Furs and Death (2014) Ceras sobre cartรณn


Untitled Plants, Furs and Death (2017) Ceras sobre cartรณn

Bonus Track


Oviedo, mayo 2017.


Catálogo "Plants, furs and death". Pablo Pons Heres.  

Idea: Pablo Pons Heres. Desarrollo: Ana González Fernández y Pablo Pons Heres. Coordinación: Lucía Falcón y Juan Falcón. ISBN – 978-84-697-3...

Catálogo "Plants, furs and death". Pablo Pons Heres.  

Idea: Pablo Pons Heres. Desarrollo: Ana González Fernández y Pablo Pons Heres. Coordinación: Lucía Falcón y Juan Falcón. ISBN – 978-84-697-3...

Advertisement