Page 93

¿por qué no en aquel momento? ¿Y por qué no podía ser Esmeralda y el hijo del que tal vez ya estaba embarazada? Dos pájaros… Un tiro… Miró al mayor de los asesores, un hombre de setenta años que no solo había sido fiel a su padre, sino que había arriesgado su vida para salvarlo a él: Anwar Hanuf. Anwar carraspeó y se hizo el silencio. –Aún a riesgo de repetirme, creo que es el momento de que asegures tu posición de sultán y te cases, Zaid. Que Zaid permaneciera en silencio cuando normalmente, llegado ese momento, daba la reunión por terminada para evitar responder, sorprendió al anciano. Insistió: –Nuestros países vecinos quieren fortalecer nuestras relaciones por medio del comercio, pero algunos preferirían sellarla con una alianza matrimonial – el anciano se detuvo y miró a Zaid. Al ver que le indicaba que continuara, se apresuró a abrir un dosier y leyó una lista de posibles candidatas. Tras la cuarta, Zaid lo interrumpió: –Aunque sé que los matrimonios concertados han contribuido a forjar alianzas, yo no me voy a casar con una mujer a la que no conozca. Pero sí creo que casarme contribuiría a la estabilidad del país. Anwar se irguió y lo miró fijamente. –¿También estás de acuerdo en que cuanto antes, mejor? –Sí. Y tengo una candidata. El grupo intercambió una mirada y Anwar hizo en alto la pregunta que todos tenían en mente. –¿La mujer inglesa? –preguntó abatido. Zaid entornó los ojos. –¿Tenéis algún problema? –Claro que no. No es ella, sino su padre quien nos preocupa. –Su suerte depende de un jurado, no de mí. Anwar carraspeó: –Pero es posible que nuestros enemigos utilicen a su padre para oponerse. –Nos enfrentaremos a ellos como a todos los criminales: aplicando la ley. –De acuerdo, Alteza –dijo Anwar–. Esperaremos tus instrucciones antes de hacer el anuncio formal. Zaid permaneció en la sala después de que sus asesores se fueran, preguntándose si no habría actuado precipitadamente, pero llegó a la

Profile for Lucía Elisa Aguirre Ramírez

Maya Blake - El Sultán Y La Plebeya  

Maya Blake - El Sultán Y La Plebeya  

Advertisement