Page 61

–No tenemos ninguna… asociación. Los ojos de Zaid refulgieron por un instante. –No, pero espero que pronto la tengamos… aunque solo sea profesional. Esme dejó escapar el aire que había estado conteniendo. –Ah…. ¿Quién te sustituirá? –Eso depende del fiscal general. Me presentará a los candidatos al final de la semana. Antes de que Esme pudiera hacer más preguntas entraron dos mayordomos para retirar los platos y llevar el postre, y Esme no pudo resistirse a los dátiles rellenos de queso de cabra, las galletas de mantequilla y los pasteles de pistacho. –Contacto Global tiene una sede en Ja’ahr –dijo Zaid en cuanto se quedaron solos. Esme se puso alerta. –No tenía ni idea. –Hasta hace poco, su programa social no tenía aliados en mi reino –explicó Zaid. Se refería a antes de la muerte de Khalid Al-Ameen y su ascenso al trono. La consciencia de que la corrupción del Estado era culpa de su tío y no de Zaid golpeó en ese momento plenamente a Esme, y se sintió culpable por las acusaciones que había hecho en la televisión. –¿Y cómo quieres que te pague por lo que has hecho por mi padre? ¿Trabajando aquí en la sede de Contacto Global? Zaid se metió un dátil en la boca y Esme se quedó hipnotizada viéndole masticarlo lentamente, siguiendo el movimiento de sus sensuales labios. Él tragó y la miró con expresión velada antes de decir finalmente: –No, he decidido utilizar tus conocimientos de otra manera. Esme sintió un escalofrío. –¿Cómo? –Como mi contacto personal con la organización Esme evitó concentrarse en la noción de «personal». –Yo… ¿Qué quieres decir? –Durante las próximas semanas voy a recorrer las zonas más remotas de Ja’ahr. Contacto Global está haciendo un registro de las comunidades más necesitadas aquí, en la ciudad de Ja’ahr. Mientras tanto, tú vendrás conmigo para evaluar las necesidades de mi gente. Tus recomendaciones permitirán

Profile for Lucía Elisa Aguirre Ramírez

Maya Blake - El Sultán Y La Plebeya  

Maya Blake - El Sultán Y La Plebeya  

Advertisement