Page 108

¿Por qué entonces sentía tanto dolor? Esme encontró la respuesta en su palpitante corazón: estaba enamorada de Zaid. La melancolía que acompañó a esa revelación persistió durante los días siguientes. Perdida en su sombrío estado de ánimo, que ni siquiera contrarrestaba la alegría del bebé que crecía en su interior, tardó en darse cuenta de que se había producido un leve cambio en la actitud de pueblo. Cuando empezó a prestar atención, vio reportajes y tertulias en la televisión en la que se cuestionaba la conveniencia de tener a la hija de un criminal como primera dama de Ja’ahr. Y a medida que se cuestionaba su pasado, su ansiedad fue en aumento. Junto con el sentimiento de que su tiempo había concluido. Y pensó que quizá eso era lo mejor: que la decisión la tomaran aquellos que importaban: los ciudadanos de Ja’ahr. Esos pensamientos se materializaron al día siguiente, una semana después de su retorno de París durante los que no había mantenido casi ningún contacto con Zaid. Nashwa la sorprendió, y no gratamente, al anunciarle que el jefe de policía pedía verla. Cuando Esme entró en su despacho, Amed Haruni lo recorría como si le perteneciera. Dejó el pisapapeles que tenía en la mano y la miró sin tan siguiera inclinar la cabeza como cortesía. Pero a Esme solo le importaba saber por qué estaba allí. –¿Qué puedo hacer por usted? –preguntó altiva. –No me andaré con rodeos, señorita Scott. Hay un número creciente de ciudadanos que consideran un error su futuro matrimonio. A pesar de sus propias dudas, Esme contestó con desdén: –Y supongo que usted es uno de ellos –Amo mi país y estoy en la obligación de hablar antes de que sea demasiado tarde. –¿Por qué acude a mí y no al sultán? Haruni abrió los brazos con gesto de fingida inocencia. –Porque no está aquí, sino negociando absurdos acuerdos en el extranjero. Esme se enfureció. –No son absurdos, se lo aseguro. –No estoy aquí para hablar de eso. –Entonces, dígame para que ha venido. El hombre le dedicó una sonrisa de serpiente.

Profile for Lucía Elisa Aguirre Ramírez

Maya Blake - El Sultán Y La Plebeya  

Maya Blake - El Sultán Y La Plebeya  

Advertisement