Page 1

ยกELLOS Sร QUE VALEN!


LUCÍA RODRÍGUEZ GARCÍA EVA MESA MILLÁN

Mt. 5, 1-12

En esta cita San Mateo nos dice que todo lo que hagamos en nuestra vida vale la pena para llegar al Reino de los Cielos. Por


eso, el valor que atribuiremos a esta cita será que la verdadera vida está después de la muerte. En nuestra sociedad podríamos decir que se vive pero cada vez en menor medida, pues a medida que pasa los años disminuye el número de personas que realmente viven con este valor. Esto no quiere decir que no siga habiendo personas que creen en este valor y que lo llevan a cabo.

Mt. 5, 13-16

Nuevamente hablamos sobre los discípulos del cristianismo. En este caso el valor principal sería que nosotros, los discípulos de esta religión somos los que realmente damos sentido a ésta. En nuestros días vemos como hay


concentraciones, como la JMJ que da vida y hace que nuestra religión se fortalezca como tal, demostrando que nos importa y que la vivimos día a día sin importarnos lo que piensen los demás, sobre todo teniendo en cuenta que los adolescentes que no creen y a veces que si ven la religión como una perdida de tiempo.

Mt. 5, 2124

En esta cita se comenta que tenemos que ser respetuosos y honestos con nuestros prójimos y que debemos pedir perdón y saber perdonar


y si nos equivocamos no tenemos que ser orgullosos. En nuestra sociedad la mayoría de las personas no se respetan y son tan orgullosos que parece que les cuesta dinero pedir perdón, pero en cambio hay otras, una minoría que piden perdón y respetan a los que están a su alrededor.

Mt. 5, 27-28

Este valor quiere demostrar que hay que respetar a tu pareja que si te casas es porque estas enamorado/a de él/ella y tienes que ser le fiel


hasta que la muerte os separe porque si te casas es para compartir el resto de tu vida con esa persona, no con esa y con algunos/as más. En nuestra sociedad hay muy pocos hombres y mujeres que son fieles durante todo su matrimonio pero las personas que son fieles tendrán en algún momento su propia recompensa.

Mt. 5, 33-37

En esta cita se desprecia el valor de un juramento. Esta clase de promesas no pueden cumplirse en innumerables ocasiones lo que nos hace perder credibilidad de los demás en nosotros mismos. Nuestras palabras deben ser verdaderas y al mismo tiempo sin necesidad de juramentos. Los únicos que


nos pedirán juramentos serán los que no confíen en nuestra palabra. En nuestra sociedad sigue sin cambiar lo que ocurría en tiempos de Jesús pues el simple gesto de jurar es una razón que queremos dar para la confianza de alguien en nosotros. Hoy en día es muy común jurar en falso o no (lo que no significa que sea mejor) continuamente.

¡Ellos si que valen!  

Trabajo sobre los valores del Evangelio

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you