Page 1

  CONCLUSIONES

En los registro de fotos y dibujos, analizados e interpretados por jóvenes tanto hombres como mujeres, ambos perciben una ciudad mejor en los aspectos culturales y sociales, una ciudad con mejor convivencia, más tranquila, sana, alegre y donde pueden vivir juntos; ellos ven una ciudad más segura, con lugares bellos, personas amables y una ciudad visitada por mucha gente. Las crónicas permitieron verificar lo que los estudiantes conocen del tema de las drogas, las sustancias que consumen, (marihuana, cocaína, sacol, polvo) dando a conocer una historia propia de cada personaje en relación con la familia y las causas del consumo, unas de ellas son: por experimentar, por escape a los problemas, por falta de apoyo de la familia, por debilidad; para buscar el camino de la diversión, porque la vida es corta y hay que vivirla de la mejor manera, para imaginar y soñar, una de las expresiones más repetida de las jóvenes fue: por influencia de los amigos con poder de convencimiento.

Es importante diferenciar las causas anteriores referidas por los hombres de las causas expuestas por estudiantes mujeres: por falta de hogar, por caer bien a los amigos, por experimentar,

por las malas amistades, una de la

mayor tendencia fue, por los amigos mal intencionados, porque les gusta les gusta probar y experimentar de todo, por y aburrimiento. Otro aporte interesante tiene que ver, con que los personajes de los relatos

que se

alejaron de la droga con facilidad lo hicieron con el apoyo de los padres, mediante procesos de rehabilitación,

sin embargo describe, que una gran

mayoría se quedan en el consumo hasta la muerte. Es de anotar que algunos jóvenes de la comunidad que participaron en los videos expresaron que el consumo es algo normal y común, además agregan que ellos son conocedores de los daños y peligros. Es evidente que los padres de familia manifiestan en las opiniones y en las entrevistas que el problema de la droga radica en la familia, aluden que donde no hay hogar no hay nada, hacen énfasis en la autoridad, y en la ley


manifestando que ésta es muy permisiva poniendo en evidencia, la policía, la familia y el colegio. El punto de vista de los abuelos y abuelas fue predominante, pues con su sabiduría y experiencia señalan

que el problema de las drogas

no tiene

remedio porque las mamás ya no les importan los hijos, son despreocupadas y los muchachos son muy desobedientes y reiteran además que no hay nada que hacer porque ya no hay hogares. Y como el uso de drogas cada vez es más permisivo, esto hace creer a las personas que no sucede nada si se consume. Se encontró en las opiniones de los educadores un sentir particular manifestado en angustia, tristeza, e impotencia al darse cuenta

que los

alumnos brillantes de la institución, cuando inician el consumo se desmotivan frente al estudio y presentan dificultades de comportamiento, por tal motivo desertan de la educación, nadie hace nada, aunque todos son consientes del número de estudiantes que por esta razón se han retirado de la institución. Los profesionales hombres y mujeres con diferentes edades y carreras se caracterizaron por coincidir en sus opiniones: el problema no es la droga, sino la relación que se establece con la sustancia; no se trata pues de prohibir o restringir su abuso, sino de aprender su uso, ya que este se convierte en un problema cuando se invade el espacio del otro y la convivencia. La droga siempre es considerada como un problema de pobres y marginales, y se convirtió en un problema callejero, en la peor desgracia para algunos y el mejor negocio para otros; esta concepción la confirman los estudiantes en los videos. Hay algo que rescatar en los profesionales en filosofía y psicología a diferencia de otros y tiene que ver con los conocimientos del tema en relación con los antepasados, sobre ellos dicen: Anteriormente las prácticas de consumo se hacían con un fin benévolo como lo era la meditación, para encontrar el punto exacto entre la razón y los deseos, ahora estar fuera de sí mismo es característico de lo que la sociedad denomina drogadicto, vicioso, adicto… Sin embargo, chamanes, yerba teros, y ermitaños siguen teniendo aquellas


pasadas prรกcticas tratando de darle el valor patrimonial y cultural que las drogas merecen. Uno de los mayores logros fue conocer opiniones desde diferentes posturas con tranquilidad y sin temores ni prejuicios.


Conclusiones  

conclusiones

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you