Page 1

ESPECIAL LI 131 - abril/mayo 14

Elecciones europeas La crisis sigue concentrada especialmente en Europa. La amenaza de quiebra de los estados bajo el peso de la deuda acumulada, los planes de austeridad contra los trabajadores y la resistencia de éstos, ha tenido diversas etapas pero sigue sin resolverse. Entre los cantos de sirena de la superación de la recesión de la gran burguesía y sus partidos institucionales, la realidad se impone. Si en la primera etapa 2007-2008 se expresó como quiebra del sistema financiero, luego se transformó en la amenaza de quiebra de los estados. Enormes sumas de dinero público se entregaron a la banca, un dinero que hoy se quiere que paguen los trabajadores/as con políticas de recorte del gasto público y despidos masivos en el sector público. Esas medidas a su vez hunden la economía en la recesión al aumentar el paro y reducir aún más el consumo. Cuando ahora se habla de salida del túnel, en realidad se pretende que los y las trabajadoras asumamos la miseria como única realidad para nosotros y las generaciones futuras ya que los estados están hipotecados por encima de su PIB por años. Pero además, no es cierto que sea ni siquiera “su” salida, como demuestra el miedo a la deflación que ahora preocupa al BCE y al gran capital. Porque si la patronal no defiende los precios es porque no tiene claro que haya condiciones para realizar la plusvalía con un beneficio mayor. En marzo 2014, los datos de Eurostat eran escalofriantes: 26 millones de parados/as, el 12% de la población trabajadora, que supera el 27% en Grecia y, en el Estado español, golpea casi a la mitad de la juventud. Hay una caída de salarios y pensiones, aumento en la jor-

nada laboral generalizados, recorte en servicios públicos esenciales como salud y educación. Miles de familias trabajadoras son expulsadas de sus casas, crece la pobreza (en 2012 en la UE-28, 124.2 millones de personas, el 24.8 % de la población, estaban en riesgo de pobreza o exclusión social según el índice AROPE del Eurostat, lo que incluye a un 10% que no es debido al paro sino a la precariedad laboral y los bajos salarios), el número de suicidios (60.000 anuales, con aumentos desde el inicio de la crisis del 15 al 54% según el país, en Irlanda, Portugal, Italia o España, donde ya es el principal tipo de muerte no natural entre los hombres de 25 a 34 años), se pierden conquistas en derechos laborales que fueron el resultado de décadas de lucha obrera. Esta situación es especialmente dura para el trabajador inmigrante contra quienes se endurecen las leyes de extranjería (más de 23.000 migrantes han muerto intentando llegar al viejo continente entre 2000 y 2013, y en ese año, a pesar de la crisis, las llegadas se triplicaron con las masacres de Lampedusa o Ceuta) que criminalizan su más elemental derecho a buscar un trabajo, y contra quienes se desarrollan políticas xenófobas para provocar la división y enfrentamiento entre la clase obrera. Ejemplos de ello son la supresión de atención sanitaria, o los mecanismos alemanes para la expulsión de extranjeros sin trabajo – incluidos los de la UE- de hace un par de meses. Eso sin contar, que entre los regularizados se ceba el paro, llegando al 40% por ejemplo en España. Cuatro países fueron rescatados con la intervención directa de la llamada troika (UE, BCE y FMI): Grecia, Irlanda, Portugal y Chipre. El estado español recibió el dinero

abiertamente para el rescate bancario con dinero público. A cambio de prestar una cantidad de dinero para evitar la quiebra, los estados estaban obligados a aplicar durísimos ataques a los trabajadores. El objetivo de estos planes no es mejorar la situación del país sino evitar un impago de los préstamos a la banca acreedora, especialmente alemana y francesa. Lejos de aliviar la situación, los planes de rescate tuvieron efectos demoledores para la economía y no sólo no redujeron sino que aumentaron la deuda pública. En diciembre 2013, Irlanda salía del rescate con una emigración que los irlandeses comparan a la de la crisis de la patata de 1845, recortes de gasto público y subidas de impuestos valoradas en 28.000 millones, equivalentes al 20% del PIB, un paro de los que no han emigrado superior al 13% y una deuda del 125% del PIB, que ahora vuelve a los mercados con la calificación de “basura”. En mayo, ha salido del rescate Portugal: los impuestos han subido brutalmente, las pagas extras de funcionarios y pensionistas se han volatilizado, el IVA ha escalado hasta más allá del 23% y los servicios públicos se han resentido, generalizándose los copagos. Chipre, rescatada en 2012 junto con la aplicación de un corralito, disparó la deuda en 25 puntos en un solo año, llegando a fines del 2013 al 112% del PIB. En España, está ya en el 100%. Sin embargo, todos los economistas afirman que en ninguno de esos países se ha terminado la austeridad, y todos ellos siguen bajo supervisión de la UE y el BCE hasta que hayan devuelto el último euro, que con las cifras que son, es eternamente. Ante el temor a la reacción popular, sectores de la burguesía empezaron a hablar de que había que

Por la rreconstr econstr ucción de la IV Inter nacional econstrucción Internacional

1


combinar la austeridad con políticas de crecimiento de la actividad productiva. El abanderado de esa posición fue el presidente socialdemócrata francés F. Hollande, que discutía la política estricta de reducción del déficit de A. Merkel. En realidad discutieron de ritmos y plazos, pero las dos políticas son las dos caras de la misma moneda, la que quiere hacer cargar a los trabajadores con el peso de la crisis. Primero el propio Hollande presentaba un plan de recortes, y en medio de un descontento generalizado, cambiaba de gobierno para imponer a su ala más dura –y xenófoba-, la de Valls para imponer el plan. El proceso francés es el mejor ejemplo del engaño de que las reformas fiscales y la redistribución de la riqueza son una salida posible en el marco de la UE.

22

La deuda pública, como ya ocurriera en América Latina en los 90, no deja de crecer y no solo es injusta sino también impagable. Hay quien responde que lo que hay que hacer es analizar la composición de la deuda pública, con auditorías, intentando determinar qué parte de la deuda fue para pagar salarios y servicios públicos, la llamada deuda legítima, mientras que la otra parte que se destinó a las ayudas a la banca, a intereses abusivos o a pagar políticas que no están al servicio de las clases populares, sería la deuda ilegítima. Pero esa orientación hacia la auditoría y la discriminación entre deuda legítima e ilegítima paraliza el movimiento contra la deuda y no toma en cuenta que el problema de la deuda pública se generó como consecuencia de las políticas neoliberales de los 90 que rebajaron la carga fiscal a empresas y sectores de la burguesía, a las que hay que sumar las entregas masivas de dinero público ya en el desarrollo de la crisis. Así, Syriza que ha completado la auditoria de la deuda griega cifra la ilegítima en el 5%: ¿realment és legítimo el resto de la deuda para los trabajadores/ as griegos? Pero además, esta política también ha sido probada: en Ecuador, Argentina o Islandia, aunque se dejó de pagar una parte de la deuda –en el caso de Argentina debido a la bancarrota del estado-, a día de hoy la financiación para el pago de la “legítima” es tal que el nivel de la deuda es igual o superior a la del momento de empezar a dejar de pagar, y de nuevo son los

y las trabajadoras quienes deben pagar los platos rotos. Los trabajadores no son los responsables de la deuda pública, por lo que exigimos el no pago de la deuda. La banca debe ser nacionalizada sin indemnización para ponerla, bajo contr ol de los trabajador es, al ser control trabajadores, ser-vicio de un plan de urgencia contra el paro y la precariedad, que genere empleo público y estable. La crisis actual nos coloca ante una disyuntiva: aceptar la destrucción masiva de fuerzas productivas en todas sus formas (cierres masivos en empresas, paro, miseria creciente, retrocesos generalizados...) que exige el capitalismo para recuperar la tasa de beneficio o la lucha por acabar con él y construir un sistema económico bajo el control y al servicio de la mayoría obrera y poopiar las inpular. Hay que expr expropiar dustrias estratégicas, hay que avanzar hacia el socialismo. La crisis ha sacado a la luz la esencia del proyecto de la Unión Europea, una Europa al servicio del capital, particularmente del capital financiero, en competencia con otras potencias imperialistas. Hoy es un instrumento para imponer en toda Europa una ofensiva contra los trabajadores/ as sin precedentes. La UE es un frente de estados claramente jerarquizados. No hay un debilitamiento de los estados nacionales en aras a la construcción de un supraestado europeo, al contrario: la cesión de soberanía en el terreno económico para mejor coordinarla desde los intereses capitalistas, ha sido combinada con el refuerzo del estado como forma de dominación de clase, una tendencia al bonapartismo, un retroceso en las libertades democráticas, un aumento de la represión, el retorno de políticas reaccionarias contra la mujer con la recuperación de protagonismo de instituciones reaccionarias como la Iglesia católica. Ejemplos de estas últimas, son la ley del aborto de Gallardón, que se ha venido reflejando en la misma campaña de las europeas en las declaraciones de Cañete y la complicidad no solo del PP, sino del grupo europeo y su cabeza Junker. Todo vale para el control. Y ejemplos de cómo la UE refuerza los rasgos más bonapartistas de los estados es su intervención cuando los del sur entran en crisis. Primero fue Grecia, imponiendo a Papademos cuando Papandreu se

había visto obligado por las movilizaciones a hablar de un referendum sobre el memorandum. Luego fue Monti sustituyendo a Berlusconi, tras meses de ataques especulativos. En ambos casos, los tecnócratas impuestos por Bruselas eran ex directivos de Golden Sachs, para profundizar los ataques a los trabajadores con el aval directo del capital financiero. Sin embargo, los fracasos de esos gobiernos tecnocráticos, hizo abordar de otra manera la crisis del gobierno del PP azotado por la corrupción, forzando el otro elemento que utiliza Bruselas para garantizar sus planes: la unidad nacional de los partidos institucionales alrededor de su opción. En Grecia o Italia, tras Papademos o Monti, en España, no cuestionando la continuidad de Rajoy. Pero en unos u otros casos, lo que la UE no puede ocultar es la crisis de regímenes y gobiernos que no esconden sus vergüenzas y son zarandeados por la opinión pública, haciendo peligrar su papel como garantes de la situación social, razón por la cual, la UE prioriza darles todo el apoyo para que refuercen sus rasgos policiales.. Es por eso que, a la sombra de estos estados policiales, y en paralelo, se ha ido fortaleciendo la extrema derecha y se augura un salto cualitativo en estas elecciones alrededor de Marine Le Pen, cuyo Frente Nacional, ganaría las elecciones en Francia Las recientes encuestas confirman que, en los comicios europeos, podría aumentar considerablemente el número de los representantes de los partidos ultras: Partido por la Independencia del Reino Unido, UKIP (Reino Unido) Partido de la Libertad, FPÖ (Austria); Jobbik (Hungría); Amanecer Dorado (Grecia); Liga Norte (Italia); Verdaderos Finlandeses (Finlandia); Vlaams Belang (Bélgica); Partido de la Libertad, PVV (Países Bajos); Partido del Pueblo Danés, DF (Dinamarca); Demócratas de Suecia, DS (Suecia); Partido Nacional Eslovaco, SNS (Eslovaquia); Partido del Orden y la Justicia, TT (Lituania); Ataka (Bulgaria); Partido de la Gran Rumanía, PRM (Rumanía); y Partido Nacional-Demócrata, NPD (Alemania). Actualmente, ya tienen 47 eurodiputados (6%) y se teme los puedan doblar. Esconden su filiación nazi-fascista bajo la xenofobia como forma identitaria nacional y el rechazo de la UE y la salida del euro. Su


espectro, va de las más agresivas como Amanecer Dorado que cuenta ya con asesinatos a sus espaldas, a versiones pseudopopulistas igualmente peligrosas. En esas opciones de apariencia antisistema en muchos casos, larva el capital financiero el recambio si la situación social se polariza más. Pero también, su auge es el fruto de haber sabido dirigirse a unas capas de la población trabajadora y campesina abandonadas a su suerte, no solo por la derecha, sinó también por la izquierda institucional. En política exterior, como ahora en la crisis de Ucrania, hay una creciente intervención tras el gendarme norteamericano contra los pueblos. La UE no exporta democracia sino imperialismo y opresión. Es por ello, y por el reforzamiento de los estados, que en este marco tampoco hay cabida para las legítimas e históricas reivindicaciones de pueblos oprimidos dentro de los estados europeos a la autodeterminación nacional. Las posiciones reiteradas frente posibles referéndums de autodeterminación en Escocia o Catalunya, son otros tantos ejemplos. Del mismo modo que el capital financiero predomina sobre otros sectores capitalistas, Alemania y Francia en menor medida, imponen sus intereses sobre los países periféricos. Las diferencias entre estados y condiciones de vida crecen. La política impuesta por el BCE favorece los movimientos especulativos contra las finanzas de los estados más débiles. Las exigencias que se imponen a nombre de defender el euro suponen una carga imposible de soportar para los países más golpeados por la crisis. No hay reforma posible de la Unión Europea favorable a los trabajadores, hay que exigir la ruptura. Esa denuncia no la hacemos desde la reivindicación de la soberanía de cada estado sino desde la lucha por el inter nacio-nalismo obr er o, por internacio-nalismo obrer ero, por-que queremos una verdadera unidad entre los trabajadores y los pueblos de Europa, una unidad basada en poner la economía al servicio de la clase trabajadora, una unidad basada en la igualdad entre pueblos y naciones. Nuestro objetivo son unos estados unidos socialistas de Europa. Por eso, y aunque la respuesta de los trabajadores y los jóvenes es desigual, estando claramente a la cabeza, la clase obrera griega, como los planes son coordinados centralmente por los gobiernos y la troika, la resistencia a estos planes debe ser internacional. Este carácter internacionalista crece en la conciencia obrera y se hace imprescindible coordinar las luchas, así como impulsar conjuntamente huelgas generales europeas. Es imprescindible reconstruir la solidaridad obrera. Pero construir una alternativa no es sólo un proceso sindical sino esencialmente político. Una alternativa obrera que rompa con el capitalismo desde el internacionalismo. Hoy en los países más castigados por la crisis el trabajador ha empezado a buscar una alternativa a la izquierda de la socialdemocracia, con distintas expresiones de voto. Pero la izquierda está fragmentada, y no serán personajes mediáticos quienes la unan sobre bases firmes, como se ve en propuestas tipo Beppe Grillo en Italia que bascula entre las críticas al sistema y posiciones xenófobas. Para nosotros la alternativa arranca de la construcción de un frente de izquierda europeo en ruptura con la UE, por una Europa de los trabajadores y los pueblos.

Participamos en la campaña de OKDE (Grecia) Hace unos meses recibimos una propuesta de la Organización de los Comunistas Internacionalistas de Grecia (OKDE), para apoyar su campaña electoral. OKDE incluía la propuesta de participación de algunos militantes de Lucha Internacionalista (LI) en su candidatura en Grecia. Se habían dirigido también a varias organizaciones y corrientes revolucionarias europeas con la misma propuesta, presentándola como posible y necesaria para la coordinación de los revolucionarios y la solidaridad internacional con la lucha de los trabajadores y trabajadoras en toda Europa. Los ejes políticos de su campaña son: contra la Unión Europea y la Eurozona; contra las imposiciones de la Troika (Banco Central Europeo, Unión Europea, FMI) y los Memorándums que suponen el retroceso en las condiciones de vida y trabajo; en favor de la lucha común de la clase obrera y los pueblos de Europa para levantar un Programa de Emergencia a favor de los trabajadores, los desempleados, la juventud y los sectores empobrecidos; por la ruptura con la reaccionaria Unión Europea, por una Europa de los trabajadores, democrática y socialista. Lucha Internacionalista valoramos muy positivamente este llamamiento, sobre todo en un momento de fortalecimiento relativo del reformismo de izquierda y de las falsas salidas de cambios superficiales que proponen agrupaciones políticas que están aplicando los planes de ajuste desde las instituciones (en ayuntamientos y coaliciones de gobierno), y que ahora intentan usar a su favor las ilusiones que despertó Syriza, al desbancar en Grecia el tradicional bipartidismo que rige en la mayoría de países de la UE, arrastrando, además, en esta deriva a corrientes de la izquierda revolucionaria. También valoramos la defensa de los derechos democráticos frente al retroceso que van imponiendo los diferentes gobiernos bajo el mandato de la Troika. Y, por encima de todo, el hecho de que el llamamiento lo hiciera una organización revolucionaria griega, que en este momento, con innumerables huelgas generales realizadas en los últimos años, es el país en el que más ha avanzado la respuesta obrera a los planes capitalistas. Así, aunque al final no se ha podido concretar -por impedimentos legales- la participación de militantes de LI en las listas de OKDE, participaremos en su campaña electoral, y estaremos en Grecia durante el mes de Mayo, defendiendo la unificación de las luchas en el camino hacia la Huelga General Europea contra los planes de ajuste, por el no pago de la deuda, la ruptura con la UE, por un plan obrero para garantizar trabajo, salario y vivienda, por los derechos democráticos de las mujeres (ley del aborto) y los inmigrantes (leyes de extranjería), y por el derecho a la autodeterminación de las nacionalidades oprimidas. Y también contra el carácter imperialista de la UE, y en apoyo a la revolución Siria y los procesos del Norte de África y Oriente Medio. Vídeo de LI en la campaña de OKDE en nuestra web: http://luchainternacionalista.org/spip.php?article2245

3


Nueva ocasión perdida para construir un referente de izquierda Se configuraron las listas para las elecciones europeas del próximo 26 de mayo y se ha perdido una nueva ocasión para avanzar en la conformación de un frente de izquierdas en ruptura con la Monarquía y la Unión Europea. Cada grupo sigue con su particular batalla, y así nos va. En otoño Lucha Internacionalista hacía un llamado por la confirmación de un frente, reactivando la propuesta de las anteriores europeas de Iniciativa internacionalista (I.I.), que obtuvo 180.000 votos en el 2009, abriéndola a nuevas fuerzas, como la CUT, Izquierda Anticapitalista… pero hoy nadie parece estar por la idea. La izquierda abertzale está dentro de EH-Bildu EH-Bildu, tras EA. Es el precio que pagó para asegurar su presencia en las elecciones vascas, pero en ese precio está también la disolución del contenido social anticapitalista y de ruptura con el régimen que mantenía la izquierda abertzale. La propuesta a formar ese bloque se dirigió al BNG y a Esquerra Republicana de Catalunya, organización que sostiene al gobierno de Mas en Catalunya, esto por sí sólo determina que es la minoritaria EA la que dicta sus condiciones. Sólo cuando ERC lo rechazó, se lo propusieron a la CUP. Finalmente la candidatura “Los Pueblos deciden” es con el BNG y nada tiene que ver con el de I.I.: ni ruptura con la Monarquía ni con la Unión europea, ni medidas anticapitalistas.

44

Por su parte la CUP-AE -que incluye a Endavant que participó en I.I.- podía haber tomado la iniciativa y no estar a la espera de ver quien la sacaba a bailar. Desde hacía meses LI presentó propuesta en el organismo común con la CUP para que se pronunciara por reactivar y ampliar I.I., pero sin que nada se moviera. La CUP hoy no se presenta ni pide oficialmente el voto para ninguna candidatura, aunque David Fernández va a hacer

como CUP campaña en apoyo a EH-Bildu y el BNG. El tercer componente de ese neCUT,, la cesario frente debiera ser CUT corriente que dirige el SAT, de Gordillo y Cañamero. Congreso tras congreso debate si se rompe con IU-CA y se inicia una orientación de construcción de una izquierda revolucionaria y, congreso tras congreso –el último el pasado enerovota que sigue en IU, y que su apuesta sigue siendo por “reforzar” la corriente IU por la Base contra la “deriva derechista” de la actual dirección de IULV-CA. Una IU que, bajo la dirección del PCA, sigue en el gobierno de coalición con el PSOE. Han pasado por aplicación de recortes, escándalos de corrupción como el caso de los ERE’s, puesta en venta de la tierra pública en los últimos presupuestos para cubrir el déficit y pagar la deuda, y finalmente el escándalo del desalojo de la corrala Utopia. Esa misma IU hoy nos presenta una nueva versión de la reforma de la reforma, de la UE, del BCE, de la Constitución, del capitalismo… Tras estos tres referentes debiera Izquierda haber otros,, Anticapitalista que en las anteriores elecciones se presentó y consiguió casi 20.000 votos. Pero en un continuo giro a la derecha la política de Izquierda Anticapitalista y Revolta Global ha sido la construcción de alternativas a partir del personaje mediático. Fue en Catalunya con la monja Forcades y Oliveras en el Procés Constituent, lo es ahora con Pablo Iglesias, profesor de Ciencia Política de la Universidad Complutense y presentador de La Tuerka, con Podemos Podemos. Si leemos el programa de Podemos es calcado al de IU, … Para completar con el personalismo de Iglesias que ha cambiado el logo por su cara. Y que ha impuesto a Vestringe, el ex secretario general de Alianza Popular, que reciente y públicamente ha mostrado sus simpatías con el Frente Nacional francès de Marine Le Pen y hecho declaracions xenòfobes

y racistas. Por fuera de estos partidos queda Corriente Roja o el POSI POSI, que se limitan a hacer una candidatura propia de propaganda y construcción de su partido. Corriente Roja abandonó una política para la conformación de un bloque tras I.I. y Des de Baix en las catalanas, primero argumentando en las generales del 2011 que con la reforma de la ley electoral las elecciones eran fraudulentas y que por ello llamaban al voto nulo, más tarde en las catalanas no participando en CUPAE. Sinceramente, y aun compartiendo muchas de las críticas que hace a Podemos y que utilitza para justificar su no entrada, no entendemos su entusiasmo con el Procés Constituent de la benedictina Forcades, cuando las críticas programáticas y de personalismo de uno son del todo aplicables a los otros. Del POSI conocemos su prePor una repúsentación electoral (Por blica, por la ruptura con la Unión Europea) y prácticamente no hay ninguna ocasión de encontrarnos en las luchas. ¿Qué votar entonces? Hemos empezado afirmando que no hay una alternativa que empiece a construir un frente como el que creemos que la situación exige y necesitamos, por ello no hacemos un llamado de voto a apoyar a una lista concreta. No somos abstencionistas y pensamos que no votar favorece y refuerza las opciones de la derecha y mayoritarias. Por ello llamamos a votar entre las candidaturas que rechazan el pago de la deuda, que cuestionan la Unión Europea, y defienden el derecho de autodeterminación de los pueblos.

Li 131 esp elecc europeas cas  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you