Page 1

Nace

Eugenia

Texto: Candy Tejera 路 Ilustraciones: Cristina M茅ndez


Nace

Eugenia

Texto: Candy Tejera 路 Ilustraciones: Cristina M茅ndez


¡Hola! Me llamo Eugenia. ¿Queréis que os cuente un secreto? Hoy es mi día, porque hoy voy a nacer.


Hace aproximadamente 40 semanas que mi mamá se quedó embarazada de mi. Cuando supo que yo estaba dentro de ella, se puso muy contenta, porque le hacía mucha ilusión tener un bebé.


Mi mamá es una mamífera. Yo también lo soy. Todas las personas lo somos. Los bebés de los mamíferos se desarrollan dentro de sus mamás, en un órgano que se llama útero. Los pájaros no son mamíferos, ellos ponen huevos y los incuban en sus nidos hasta que nacen los polluelos. El nido de los mamíferos es el útero. Allí dentro los bebés crecen hasta que están preparados para nacer.


He pasado 9 meses dentro de mi mamá. En el útero he sido feliz, porque he tenido todo lo que necesitaba. A oscuras y calentito, flotando en el líquido amniótico. He recibido el oxígeno y la comida de la placenta: una especie de galleta grande, redonda y aplastada. Llegaban directamente a mi tripita por el ombliguito a través del cordón umbilical.


He ido creciendo poquito a poco, al mismo tiempo que crecía la tripita de mamá. Podía oír su voz y el latido de su corazón y ella sentía como me movía y le daba pataditas.


Ahora que me siento preparada, fuerte y grande, he decidido nacer. El momento en que el bebĂŠ sale del cuerpo de su mamĂĄ se llama parto. Lo hace a travĂŠs de su vagina.


Mama se ha preparado para el día del parto. Durante estos meses se ha alimentado bien y ha aprendido diferentes ejercicios que la han ayudado a sentirse a gusto con su tripita y con los cambios que se han ido produciendo en su cuerpo. Su pareja la ha cuidado y mimado mucho para que estuviese lo más relajada posible y que así yo pudiese crecer más sana dentro de ella.


El día del parto es un día especial. Por fin mis papás verán mi carita y yo podré ver la suya también. Ninguno sabemos cuánto tardaré en nacer, pero no importa porque no tenemos ninguna prisa.


Cuando mamá se ponga de parto, sentirá unos pinchazos que se llaman contracciones, que son pequeños empujoncitos del útero que me ayudarán a salir al mundo.


Una comadrona la ayudará durante el parto en todo lo que necesite. Y papá también podrá hacerle compañía durante el parto si ella quiere.


Mamá necesitará estar tranquila y cómoda para ayudarme a nacer. A veces le apetecerá caminar, otras estar sentada o ponerse de rodillas… Y cuando mi cabecita asome por su vagina, sentirá ganas de empujar. Eso significará que ya queda menos para conocernos.


Cuando nazca primero saldrá mi cabecita, luego los hombros y después el resto del cuerpo. Normalmente los bebés están colocados boca abajo mirando hacia atrás, aunque también pueden estar con la carita hacia delante o sentaditos de culo. En todos estos casos los bebés pueden nacer con normalidad.


Sin embargo, en ocasiones, hay bebés que no consiguen colocarse bien. Se quedan atravesados y no pueden salir por la vagina. En estos casos la comadrona avisará a un médico llamado ginecólogo que hará una operación a mamá que se llama cesárea y lo sacará por su barriguita en lugar de por la vagina. Para evitar esto lo mejor es dejar que la mamá se pueda mover como quiera y que no le metan prisa para parir.


Cuando nazca, será un momento emocionante, mi mamá me abrazará y ya no querremos separarnos. En ningún sitio se está como con mamá. En su pecho encontraré: calor, protección y lo más importante: ¡comida!. Después de salir los bebés, se corta el cordón umbilical (cuando deja de latir) y la mamá expulsa la placenta.


El primer alimento de los bebĂŠs humanos es la leche que brota de los pechos de sus mamĂĄs. Los bebĂŠs nacemos sin dientes, por lo que no podemos masticar, por eso tomamos la leche de la teta que hace que crezcamos sanos y fuertes.


La leche de mamá es dulce como la miel y siempre sale calentita. Los bebés al principio mamamos muchas veces, tanto de día como de noche. Como no sabemos hablar, cuando tenemos hambre damos señales a mamá: moviendo los labios repetidamente, moviendo la cabecita buscando el pezón... Y si ella no se da cuenta, finalmente lloramos para avisarle de que queremos tetita.


Del pecho no sólo brota la leche, sino también cariño. Cuando estamos tristes o enfermos mamar nos puede consolar. Y si tenemos sueño nos acuna y nos ayuda a dormir. ¡La tetita es un gran invento!


Junto a mam谩 descansando, de compras o de excursi贸n, la tetita siempre estar谩 lista en cualquier ocasi贸n.


ÂĄY no solo toman teta los bebĂŠs! Los niĂąos podemos mamar todo el tiempo que nuestras madres y nosotros queramos.


Mamรก me cuidarรก y papรก nos cuidarรก a las dos. No necesitaremos nada mรกs porque tendremos mucho amor.


Ya tengo ganas de conocer a mamá, he crecido lo suficiente, así que ya ha llegado el momento de nacer. ¡Uy, uy, yyyyyyyyyyyy! Ya noto los primeros empujoncitos... Dentro de poquito nos veremos. ¡Ah! Se me olvidaba. No os he dicho que mi nombre: Eugenia, significa “buen nacimiento”. ¡Mi deseo es que todos los niños tengan un bonito nacimiento como yo!


Nace Eugenia  

Eugenia nos muestra el maravilloso y sorprendente viaje que emprende en su nacimiento

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you