Page 1


I'ubliwci&, iIJ/e'IlIICWfWI ptriM;('(J ,ftl

IAOO""I),lo

de U, /H.",i&mQ de Uur"clu"".

Num' ro 3 !kpllemb ... 1985

R, dacción d, ISI, núm, ra looll

lJUM/~U

Oomláll QUNO M",fa /{"bt" Mum¡,(1 de S41~ ·MI)WleJ .~-

S, cr,torios de redocción:

11

l o,di UellmuJll l<JKp

1'",~,i,,,

Diseño gráfico: E",ic s",,«,

Producción :

''''00''''0''''

24

,k Uroo" ..nw rú Ha",c/ona f~"

T«n.ra

S"I"'rWr:~::':UltfClI"" nu~olltl/. 649 OH028 IJ"n:t'IOII" T,I. (93) U9 18 OS r.ll. 27/

26

FOlogrofio: 18 lo( 2·' • U ..ú c.....Jj. '8 11t1(·oSa/",,,,·

Trod lKdon8$: ",,/1> T("mplrr

, Im·presió n: /{um",l!'uj. s. u.

Folocromos:

C'u"',.•. J.'"

27

Encuade rnación:

J.".

f;",,,bi,,,f;lIl1. ,ss¡\': 0213·11 /f) Del'. I~g,,/: /J. 11.212·1985 C"py,ighl

©

1985. W I1

Suscripción 1'()f 3 tftmpl,,,cs (1

11(10)

I'"}!,,,,,

29

f:'l",ri,,: 5.000 pu.

f:"m"'ft"': 5.500 pu. 1'0' Ó tjempl"'tJ

(2

uñoJ)

9.000 plJ. fj.tttmjc'u: 10.000 pu. f~.riu:

,''''''", por rftmplu,;

2.000pu.

1'''1( ,,,01

39

¡"'OO'U/"';" de U,bu"unw Diug",,,,I. 6-19

08()28 U",,,t/,,,,,, (t :Jp"fI,,)

43

46 1'1/1(111"

47


PINO MONTANO, ¿UN PROYECTO ACTUAL? loan

E

Bllsqflet.~

SIC núrncrode U. R. contiene una IImplia presentaóón sobre la construcción de Pino

M ont<lno en Sevilla Se trata de un grupo de viviendas proyectado corno un "polígono de manzanas" que

re plantea la organización originaria en bloque abierto. La altura del conjunto es de cuatro plantas y su densidad inte rmedia. El proyecto propone UIl patrón conju nto y un programa parecido, si bien la cdifiC<lción la realizan <lHluitcctos diversos. Las imágenes del conjunto son dife rentes a las de la periferia reciente y se nos asimilan a los grupos habitacionalcs de otras décadas. El programa de la vivienda es próximo al

1\ ,. 1"

de las vivie ndas de los setc ll{¡] y. en

I

/

-

'

c.:.',~

_

.

N5""t:--I~

íJ- - - --¡-¡ /~

,

~ .~

~l/.,

~

cambio, la oferl:l de los espacios urbanos y de su .1Hluitectura, aparece como innovadora. ¡.Estamos frcnte a un proyecto actual o un reviva] de] pas¡ldo'! ... Sc tratH de una cxpc rienCl¡l piloto o de un proceso mlÍs llmplio? ¿SignifiCll esta operación un indicador de la nueva oferta reside ll cial de hajo coste? Parece detect:trse una transformación en los tipos de actuació n en materia de residencia. e incluso en lú propia definición de los progra mas hahitaciona1cs. En efecto. ex istell nuevus modelos dc cjecución dc ];1 rcsidenci¡l hoy, a juzgar por la observación de una seric de experiencias en cont extos difere ntes. De la crítica contrapuestll al bloque ahierto . a 1:1 "utopia irrealizable" según Alicc Colema n. surge n proyectos de interés que recupcran induso propucslas dc los C. I.A. M, que hHb ían sido canalizados por un uso especulati vo de nquellos principios cuando se les apartó de su capacidad alternativa. Los nuevos conjuntos son otra vez barrios en la ciudad. que ofreccn Ull<t cstrm'lUra propia a la vcz que sc someten al conjunto. Renu ncian ex plícitamente a formularse corno Ncw Town , una vez com probadas sus limitaciones, que sa lvo raras excepciones, hadn de su conceptualización una categoría metodológiC¡l más que un modelo pnÍ<.:tieo. Los nuevos harrios se proyectan e n si tuaciones diversas (a veces periféricas. otTllS cenlrales) de la ciudad, incluso su ponen reinterpretaciones de antiguos esquemas de Nuevas Ci udades, corno

por ejem plo en las ACT UR espa riolas dc Trl~S Cantos. RicTll de C rklas. Lacua ... Son barrios de densidad intermed ia q ue debe n producirse con unos costos bajos de urh'lni zación. qu e huscan asegurar una dcfinici6n prec isa del suelo no edificado. tratando de ev itar el espacio descontrolado eh.! ];r perifc ri,l residcnei'l!. La vivicnda obcdccc a programas var iados y St· ineorpornn las necesidades de In nUeV¡1 derml1lda residencial: e l nivel de confort pasa tambi é n a hor:l por el acceso a nuevos servicios: la distri bución co mercial, el ¡r parcamie nto, el espw.:io de juegos .. son datos a vcees fundarncrrta1cs de estos barrios. Debe nota rse que tamhién en algunos p,líses ele socia lismo real - por ejemp lo C hecoslovaq ui a-, se est:in experimentando proyectos piloto de característi¡;as parecidas : de 11l1 eV(1 l,r dellsidad intermedia sc ofrcce UIIlHI pun to de referencia Se reproduce , otra vez. el esp¡lcio del barrio o de la ci udad vecinal como el nivel de proyecto de la residencia. En lYS7 Ludovicn O uaroni ya lal1 z;rba esta afirmación en ··la polilia del quartu.;re". Diríase que la idea de " ncibourghood unit'· que formula]);l CIMenee Perry en 1929, sigue indirectamente formuhíndose ¡;on ordcnaciones urbanas difercnciadas. Entre la var iedad de los nuevos barrios pu eden dest¡lca rse al mellOS , tres fOrrllil S diferentes de ordenación. l. Barrio.\' de Mal1zil/w,f. en los que la ed ificació n se somele a un orden genenll eomo condióó n de su urbanidad . El ba rrio se rompe en piez;ls de forma variable , busellndo e n la red de ca lles una ordellllción precisa del espacio p(rblico. La vivienda se d istribuye por pisos con acceso ¡;olect ivo. E l espa¡;io inlerior de la rnam:ana sc incorpora corno espac io con fuerte idcntidad y LISO compartido por las vivie ndas. Pino Mont:lIlo. estarílr en este grupo . La dife renciación arquitectónica ~e o rga niza en base a la man zana . La di versidad tipológica comporta l¡l calJe corrcdor. La agrupación dc manzalllls cst ahleec la unidad vecinal que se re pite al ritlllO de los equipamientos y servicios. Palumeras, e n las gra ndes actuaciunes de vivien da en Madrid. utiliza este tipo de ordenación sin di vcrsific;rr la arq uitcct ura. El barrio de manzanas


está tambié n e n la b"se de algunos proyectos IBA de Berlín . También e n e l proyecto de ext"ensión de Teati nos propuesto por el reciente Plan de Má laga y que inspira la portada de

UR-3. Habrá que va lora r bien estas ex pe riencias e n contraste con los bue nos precedentes de Berlage, y P . Oud e n Holanda , y de O. Wagne r e n Vie na. La casa bloque con patio inte rior. estuvo presente e n la tradición e uropea de principios de siglo, como punto de e ncuentro de la ordenación compacta de de nsidad inte rm edia con los principios de la vivie nda salubre. lit revisión de aq uellas cxperie nci as a la luz de las necesidades ac(u ales, supone una innovación importa nte. lit manza na se dcfine a hora como refere nci a gen e ra l de la arq ui tectura, a e lla se so me te n los pro gramas funcional es y las soluciones estilísticas. Las sugerencias de l proyecto de casas pa ra inmi gra ntes de Le Corbllsie r pa ra Barce lo na. cn 1932, se nos presenta todavía como un eje mplo pendiente de comprobación. 2. f){/rrio~' de C(j.m.~. La idea de edificación e n línea rige estos proycctos. La vivie nda , tam bié n de bajo coste, se organiza con fo rmas mu y variadas y con una distribución del acceso muy simple y poco colect iva. La ocupación de l suelo po r la edificació n sue le sc r alla y c l cspado rcstante lo comparten los sc rvicios públicos y el !\ue lo inmediato a l:t vivienda. Es la periferia como residenci<t pura . La construcción del proyecto Mal ague ira de A lva ro Siza Viei ra en Evora. significa una muestra excepcional de este tipo de barrios. La propuesta afro nta situación de viviend a diferend:ld:ls e incluso con te mpla grupos dc "(:¡¡sas-en crecimie nto" abordando el d ifícil probknlit dc [¡I "vivie nda-proceso" como alte rn ativlt a la vivie nda de muy bajo costo. El proyecto de vivien das de G¡l lla rta que se expone más adcl an te, podní e ntenderse e n este gru po. La edificación en hi lera es la forma de orde nació n Imls ¡Ibundantc e n los gru pos residenciales de M ilton Kcyncs l'OlllO descomposición ed ificatoria al interno de la g nln red viaria. No pue de olvidarse <luC el bloque e n líne a tuvo su ap!ic¡tció n máxima en la e xcelente cxpcri c ncia de las Siedlungen ccntroeuro pe as. La casa en Hne,1 parece ahora dar respuesta a una varicdad de dc ma ndas reside ncia les de hajo costo claramen te diversificadas . J. 8{/rri(J.~ de IJ/olJues plurifllllcioll(/Ies. La o rganización de la reside ncia se prod uce H pa nir dc un modelo in tegrado que combina diferentcs tipo s de vivienda con usos no reside nciales (comercios . servicios ... ). El proyecto de barrio se ident ifica en este caso con la un itaried¡l(1de su arqui tectura. El precede nte de]¡t "unit é d'habita tion" de Le Corhusie r resulta il ustrativo. Esta ordenación busc;¡ ];1 urbanidad en la imbricación ent re usos. Los proyectos US;¡1l formas de urba nizació n conce ntrad;¡ y su ejecució n debe resolve r globalmellle todo el proceso. El grupo reside ncial " Wohne n Morgen" de Wil he lm ]-]o lzbaue r e n Vi e na, ta mbié n e l proyccto Grcgou i para la extensió n de Móde na , y el de G. de Cario para Te rn i... e n todos e llos la idea de '·su pe rbloq ue'·, aparece como dom inante. Por o tro lado la actu'lción programática en mat e ria de vivie nda está mou ificándosc . ¿ Puede decirse q uc la transformación de las ciudades se produce sin nuevas vivie ndas? El p'lisaje de nuestras ciudades c n los oche nta parece haber borrado uno de sus eleme ntos más pintorescos d ura nt e décadas . La co nstrucción de gra ndes can tidades de vivie nda ha pasado a un segundo pl a no y q ui zás están ca mbia ndo los mouclos prácti cos que inspiraban aque llas realizaciones.

Es cierto que e l nuevo paisaje urbano nos muestra los cambios dc ritmo e n e l c recimie nto econó mico y poblacio na l, pe TO éstos había n e xperime ntado ya importantes va riaciones con anteriorid ad ; por Ol ro lado el movimie nto migra torio se mantiene vivo e n paises de poblllción más jove n. Las políticas e n favor de la re habilitació n de la ciudad existe nte, han pasado de esta r suste ntadas como un valor crítico fre nte a l crecimi en to residencial de baja calidad a prese ntar una fuerte ide ntificación con una sit uació n de crisis econó mica. ¿N o se estará pasando de la desalenció n y deslrucció n sistemática de la ciudad an tigua , a su conservación o rehabil itación ind iscrimin,.-.,da? Pro bable me nt e, observar ya e n los oche nta la ci udad dcsdc 1" reside ncia , hace pe nsa r q ue la vivienda no ha dejado todavía de ser '·problema'·. L;¡ con traposición "centro-perife ria", no puede olvidar que la perife ria como luga r de creci mien to residencial. es q uizás una condiciÓn propia de la ciudad modcrna y por c llo precisa me nte pod r¡'t contene r at ri butos urbanísticos positivos. Cie rtlls in te rvc ncio nes dcsdensi ficlldoras e n nuestras c iudades , exigidn nuevos c reci mien tos habitacio na lcs. Las políticas de vivi e nda han sufrido transformaciones importa ntes y de signo distin to. Mientras algunos de los pa íses más ricos, clara me llle , hlln o lvidado el problc ma, e n otros conte xtos se perfilan nu evas formula cio nes. El abandono del "social ho using" e n los países sajo nes. result a pa radigm:ítico: la ve nt a de un excele nt e stock de vivienda pllhlica e n lnglat ernl. e labo rado a través de procesos de trabajo de décadas, es una muestra: la abolición dc los programas de l H .U. D . ( I-I n using and U rba n Dcvelopmc nt) de los arios sese nta y setenta e n U,S. A .. significa una posición de tnjam e negativa a 1,. redistribució n de re nta a través dc su bsidia r la vivienda. U Ro) reproduce e l a rtícu lo dc Richard Pl unz como p;lTte de su ¡ralMjo sobre los a llos heroicos de l ho usi ng america no e n N. Y.: el coste y la fo rm a urba na son integrados en un proceso de dise ño que acepta la a lt a de nsid:rd como hipótesis de contexto. Pa rece cxperimc ntarsc un a desconfianza respecto al tópico valo r d ina miz¡ldor del sector de la n)llstrucció n e n e l sistema económ ico. Si bicn sc tra ta de un a vinculació n csq ue mática, es c vide nte que h'l sido uno de los slogans que ha justificado lu prog r.unació n de las g randes ca ntidades reside nciales. Este de terminismo eeono miciSlJ.1 ha bí.. llevado a una po lft ica urba nísli ca de gra ndes desajustes e nt re su alención a la vivienda y a l.t ciudad y c ntre los programas o fi ciales de vivie nd a y 1,ls auténticas necesidades de la de mandn resitle ncial . Por otro lado a lgunos países con pocos recursos y con o rie ntación progresist a avanzan un a nuev¡r in terpre tación del problema . Fre ntc a la imposibilidad por parte del Estado de ¡Isegura r vivie ndn digna a todos , C uba re dime nsion a su nCluación e n vivie nda y nh re un proceso m.ís complejo: la promoció n reside ncial puede result ar también de la inicia tiv<l coleetiv'L el sector publico puede actua r como soporte. I-Iará f¡tlw espe rar a ver como e l nuevo m;IT(:O adminiSlrati vo se tran sfi ere a los proyectos ¡lHluit ectón icos de los barrios tan limitados por la procede ncia de la tecnología . Nic....agu a e nsaya ta mbién unas pautas de crecim ie nto reside ncial de bnjo coste contro lando la transforma ció n del sue lo . Puede n ge ne rarse así alternativas de act uación co n gran capacidad. Se recupera de nuevo la necesaria discusió n del ··crecim ie nto sin

II'o l," r" M()rB"" ". V,ell"'.

urbanización" q ue desde una plataforma internacionalista. ha bía sugerido Charles Abrams. Ouizás se ha valorado e l impasse de las actll.idones " d uras" con im¡lgen y pa te nte e urope a . También se ha demostrado la incapacid ad de las actuaciones exte rnllSde subsi dio o de colonización: un recie nte cst udio de Rod Burgess muestra la irrelevancia de las act uaciones de las agencias de U.N. en estos con textos. Los pa íses con fu e rte crecimiento de be n afrontarlo , e l eonlro l de la tra nsformaci ón de l suelo es básico para evita r la pe riferia especullltiva (:omo lo fueTa e n otras condiciones e n e l Lond res de los treinta según ex pl ica Raymond Unwin . La peri fe rill reside ncial incluso con escasa urban iZllción, n unca h:l sido espon tá nea, y reducirla al prn<.:eso IIldi vid ua l de cada vivienda pucdc resultar soci alme nte regresivo. De a hí q ue el "sclf-hclp" ind ivid ua l resulta fran came nte contradictorio. La recie nte expe rienc ia suda me ricn na y asi<ítica puede abrir, tambié n , nuevas posi hi lidndes. En cllnlquier caso, estamos frc nte a una se ri e de ex pe rie ncias re novadoras e n el campo dc la vivie nda cuyo alca nce y valor, debe rá medirse a medio pl azo . Hoy parecc in teresante destacar los fact ores innovad o res de estas propuestas. Diríase qu e los nuevos proyectos buscan cambiar el tradicional COrl(:Cpto de barrio de vivie ndas por e l de "n re a residenci al". En efectO, la preocupación por e l programa habit<tcional de estos proyectos, parccc ya mu y vinculada ;r la ca lid¡ld del e ntorno y a la sa tisfacción de necesidades no internas a la vivie nda (la so lución del aparcamie nt o , de los es pal~i os no edificad os con do min io colectivo y/o privado , e tc.). A su vez, e l t ipo de vivienda se plantea de una form a d ive rsificada con programas d iferen tcs y complejos, con la voluntad de re presentar ahí , su relación co n e l rcsto de ci udad c n la que e l proyecto se insert a: esta respuesta podrá medi rse e n la solución de los bajos, en la alt ura de la edificació n propuest.t, e n e l tam.nio de los bloques o ma nzanas. en la coloc;lción de l comercio .. Por tanto. lu idea de "mínimos existenciales" que dió lugar a la vivie nda salu bre y d igna, yque luego sc convi rtió en e l prototipo de los bloques mode rnos cn los barrios de vivie nda , vie ne ahora e nriquecida, manipulando aquellos conceptos de una forma diversificada y ofreciend o un re pertorio de modelos proyectuales con los q ue afrontar las nuevas "areas reside ncia les" . E l tem.t , se planlea aq uí abie rto a los proyectos actuales que busca n una transformació n de la oferta reside ncia l; U rbanismo-Rcvista, pretende de dicar una se rie de artículos de info rmació n y debate a lo largo de varios números, para valora r I¡I capacidad innovadora de Ins experie ncias recientes.


LAS FORMAS DEL BLOQUE EN LOS ORIGENES DE LA VIVIENDA PUBLICA

Ric/¡ard PLIIIIZ

Es artIculo es un capítulo cen/ral del libro "Housing in New York", de próxima aparición en su versión castellana. Richard Plunz, Profesor de la Universidad de Golumbia, desarrolla un aspecto poco conocido de la arquitectura norteamericana; las formas de la vivienda social que arrancan decididamente en los programas polflicos de los años veinte. Se nos presentan como unos apasionados episodios en los que ensayos, discusiones y, sobre todo. grandes o pequeños proyectos sorprenden por su claridad y abundancia. Los principios y las aspiraciones que eran con temporáneas y compartidas por la cultura arquitectónica europea encontraron en Ne w York un campo privilegiado de verificación material.

E

l . 01>"" J~I ~q'';I'" .le/'ico d~ lu C;'y IImLJing A ".hu"',. la dire«ión J~ ~""',Inick Acknma, •. l'irj.llmt.l(.•.

ha,,,

~ll'rimu woy""w d~

"¡"iflulas ,ollllmrmr con:nruidll.! por ,/ Gol>it'rMll tlO N'M' York,

se IevDnl6 rn /936 (on ¡<),,<lM ""mi<.if",lrs u

'rD,isdr liI N. Y.CH.A. COnJislió 'lO la rehal>ili.lltión dr IOn con!u",o dr ";vicm/as obrtrtIJ

aiJ.rn.u

mffluJII.r la drmollciótl ik un urcw de rllos y /(l

rtlOOVlICi6n romplna ,Ir /tu ikmb.

I primer proyecto de viviendas construido enteramen te por el gobierno en la Ciudad de Nueva YorK constituyó un anacronismo y resultó ser aUpico respecto de las promociones de vivienda pública que se acometerlan en las tres decadas siyuientes. Completado en 1936 por encargo de la New YorK City Housing Aulhority (NYCHA), se denominó First Houses y se componía de una serie de "tenements " rehabilitados -a partir de viviendas construidas antes de ta l eyl'L que ocupaban una parte de manzana en el punto de conlluencia entre la Avenida A y la Calle East 3 en ellower East Side8. Frederlck Ackerman, Howard McFadden y George Genung, del equipo técnico de la Housing Authority, diseñaron el proyecto. Se reeonstruyeron, en conjunto, veinticuatro "tenements". tras efectuar una supresión selectiva de edificios, para proporcionar luz y ventilación adecuadas. Los 123 nuevos apartamentos comparlfan un espacio recreativo cuidadosamente tratado creado a través de una combinación de los palios traseros. (Fig. t). la decisión de llevar a cabo reformas en lugar de construir nuevos edificios surgió a raiz de las circunstancias que rodeaban la financiación del proyecto inicial. Los fondos provenlan directamente de la Federal Relie' Adminislration (Administración de la Ayuda Federal) e, indirectamente, de un acuerdo inmobiliario con Vincent Astor, propietario de la mayor parte del suelo. la construcción del proyecto provocó controversias. tanto debido a los benelicios financieros de que se le acusaba a Astor de habef obtenido, como por el hecho de rehabilitar las viviendas en lugar de suprimirlas'. Algunos consideraron que First Houses constitula una solución definitiva al problema de los edificios de viviendas existentes en la Ciudad de Nueva York y, de hecho, en tanto que proyecto de reforma. no ha sido todavia superada la calidad de su diseño arquitectónico. Noobstante, resultó muy caro, su coste, ascendiondo a más del triple de otros proyectos construidos por el gObierno antes de la Segunda Guerra Mundial y que incluian nuevas construcciones en Nueva York. La mayoría de los primeros proyectos fi nanciados por el gobierno federal en Nueva York seguian la linea tradicional de diseno establecida por las innovaciones de los años 20 o incluso antes como. por ejemplO. Boulevard Gardens, un proyecto de ren ta limitada de la Public Works Administration (PWA) (Administración para el Fomento de las Obras Públicas), diseñado por T. H. Englehardt siguiendo la tradición de Sunnyside. El terreno, situado en las afueras de la ciudad, en Woodside, permiHa una extensión considerable de cesped abierto rodeado de diez edi ficios de seis plantas de altura con tan sólo un 22.4 por ciento de ocupación 10. Knickerbocker Village. un proyecto encargado fuera por la Reeonstruction Finance Corporation (AFC) (Compañia Financiera de Reeonstrucción) y diser'lado por John S. VanWart de la Fred F. French Company, como proyecto de ren ta limitada. constituye otro ejemplo. Situado en el lower East Side, entre las Calles Cherry, Catherine, Monroe y Market, el proyecto consistía en dos edilicios de lipo perimetral proyectados para una altura de doce plan tas con un 46 por ciento de ocupación 11. (Fig. 2). Se completó en 1933, constituyendo la primera aplicación, en vi viendas de alquiler bajo. del tipo con patio in· terior, usado anleriormente en proyectos lujosos como Apthorp o Belnord. En contraste con sus predecesores de alquiler alto. Knickerbocker Village inclvia ascensores automáticos en lugar de emplear personal de ascensor, '1 sus 1.593 apartamentos eran diminutos. (Fig. 3). las viviendas se distribuian a

ambos lados de un corredor estrecho '1 sin ventanas que permitla la Multiple Dwellings Law de 1929. Las paredes exteriores estaban "almenadas" para permitir luz suficiente y proporcionar una ventilación cruzada.

En su diseño de Hillside Homes,'2 primer proyecto de la PWA encargado fuera , Clarence Stein siguió desarrollando las ideas que había empezado a aplicar anteriormente con Henry Wright. El vasto suelo se extendía

1 aproxidamente sobre cinco manzanas Irregulares en las afueras del Bronx, en la intersección de las calles Eastchestery Boston. No so utilizó ningún programa predeterminado para las viviendas. El objetivo del diseño consistía en reducir los alquileres a precios muy módicos, a través del establecimiento de un equilibrio óptimo en tre el número. ta conliguración, la dimensión y el coste de los edificios sobre el suelo. Stein se sirvió, como punto de partida, de su diseno anterior para Phipps Garden Apartments. Esperaba poder reducir a $l t el

alquiler que en Phipps era de $16 al mes por habitación. En lu gar de empezar con grandes formas monolíticas que cubrieran todo el suelo, Stein utilizó componentes de diseno más pequenos como instrumentos analíticos, combinándolos de varias formas para obtener esquemas alternativos. Estos componentes más pequeños se derivaban del plan para Phipps Garden Apartments: ante todo. piezas en forma de "1" sin ascensor: piezas en forma de " T~ sin ascensor; y piezas en forma de "T"" de seis plantas ycon ascensor. (Fig. 4). Se suprimió Irnalmente la "r sin ascensor, debido a su coste excesivo comparado con la forma en " 1". Dos de las alternativas estudiadas para la obra usaban piezas uniéndose con continui· dad para definir patios con césped a la escala del proyecto Phipps. (Fig . 5). El "Esquema A" , diseñado con anterioridad, usaba tanto piezas en forma de "T"" como piezas en forma de "l" sin ascensor, y cuatro piezas en forma de "T" con ascensor que aparecen sombreadas. En el esquema "8", se sustituyeron las piezas "T " sin ascensor por piezas "1" Una vez construido, el plan comprendía 1.416 apartamentos de dos, tres. cuatro y cinco dormitorios, con un 39 por cien to de ocupación. excluyendo las calles. (Fig. 6). El método de diseño constiluyó una importante innovación, pues la configuración del site plan podia cambiar en las últimas etapas del diseño. Este método ofrecía al arqui tecto y al constructor una nueva lIexibilidad en el diseño que resultaba especialmente útil en proyectos de gran escala. También permitía un ajuste en la mezcla de los tamanos de los apartamentos en las etapas finales del diseño. Esta mezcla y la planificación de cada tipo de apartamento, estaba sujeta a estudios sociológicos sobre los tipoS de familias que se suponía vivirian en ellos, siguiendo un precedente sentado por Th omas para Metropolitan Homes. Los dos proyectos de intervención directa de la PWA, Harlem River Houses y WllIiamsburg Houses, dilerian de modo radical en cuanto al enloque de sus diseños. Harlem Aiver Houses. diseñado por el equipo técnico de la PWA bajo la dirección de Archibald Manning Brown y con Horace Ginsbern como di· señador jefe, seguia de cerca la tradición de apartamentos con jardin de la Ciudad de Nueva York 13• (Fig. 7). El proyecto, completado en 1937,. contenia 574 apartamentos distribuidos en cuatro edificios irregulares situados en la parte alta de Manhattan entre las Calles West 151 yWest 153 Y Macombs Place, en la orilla de Harlem RiveL Se cerró at tráfico la Calle Wesl 152 que fue incorporada a los jardines. la ocupación era del 32 por ciento. A diferencia de Williamsburg Houses, el proyecto estaba destinado únicamente a inquilinos de raza negra. (Fig. 8). El número de habitaciones por apanamento en Harlem Aiver Houses oscitaba entre dos y cinco. la disposición de los edificios com prendía secciones de cuatro y cinco plantas en formas de "L", de "T" y de "Z", que se en· trelazaban para adaptarse a las manzanas irregulares. a la vez que proporcionaban varios patios agradables. Los patios estaban bien acabados, con veget ación , y pavimen tados con ladrillo. La disposición del proyecto respondía cuidadosamente a las calles y los edilicios que lo rodeaban como también a los cambios de nivel que provocaban variaciones en la elevación del terreno. El diseño de detalle de los edilicios. aunque banal en ciertos aspectos, ofrecía al mismo tiempo una calidad óptima en cuanto a utilidad y permanencia . Si· gue incluyéndose actualmente la arquitectura de Harlem Aiver Houses entre los proyectos de vivienda pública de más alta calidad de la


1m

10 . Atulli.i, dd lenry Auc,bu,y Smirlt publk~d~ etI 1917, Es 1" p,ime'~ P'OPUtJM de viviend"s que en N~ w Yo ,k ens~y" la ro/"ru dd pe' fi l , pc,illneo par¡¡ "" ,onj,m/o pe,imetral m [o'ma (le ma,m m". 11 . I_a mim,a[o m ra dieme de Jiu,a fue ",,-,ayada por t./ aUlOr para una hipOIÜica promoció" o¡'rem en 1" fJ"riferia. Úl sim ó medio de U" grall I,Mq"e si" ve/,Itulos, colQ(;~rI<lo los 8""'j",' "'' ,,1 pe,{me/ro .

lO> ¡l.

I<\ I ' ' ' \ L

-':'lOl 'l>ij-

,ti

13

"ti

13. I''''y<x/oúe edificación pe, im e/,ul pa", ,"'" manzana Silllada en Eas/ flurlem. elaborado '" " B.') port"! EquifHJ Ttcllico de la New Yo rk Ilo" silll: Awhorily bajo la dir('aióII dr f'¡wlerid Acku mllt' para la I'. W.A ,

11 Ciudad de Nueva York. Los arquitectos apro -

15. A "~¡;ji., "eU ,w,ion/e$ de lo casa · ja"lin ,eulizu"" 1934 po' la ,,,,,'va I/ousing A",ho ,i/y ''''jo /u d i,ección de F,ederi"k Ach' m"n , Tadas di". se h" bi,m com/ruido" fi""lrs de IQS otlQS "rim,' )',w"blJ/,tlt:.,/itu"III,¡a los .f~lO re. COn rem", ",odr"",•.

vecharon toda la experiencia y los conocimientos adquiridos de la década anterior y no

.:t,

dejaron nada de lado : incluso los murales y las esculturas estaba n incorporados en el di· seña de edilicios y jardines. El New Oeal Trea sury An Projects Program (Programa de Pro-

yectos Artísticos de la Tesorería del New Oeal) contrató un equipo de artistas encabezado por Heinz Warnecke y que incluía al fa-

moso escullor de raza negra, Richmond Bar¡he, para que colaboraran con los arquitec10$. \4

Williamsburg Houses lue diseñado por un equipo contratado por la PWA y dirigido por Richmond H. Shreve, director de Shreve, Lamb y Harman, arquitectos del Empire Slale Building. (Fue el responsable del diseño Wi -

2, 1'",,1 1'. I',arel, Coml""'y , Kllkkaoocker Vill"ge, comm lÍdo en 1933. .obrr d J,o...n Fa,, , -"ide. m etliallM ,m p,rswmo tle ,,, Recolls.",oj"" H ,"mce Co,!wr",j"". n, [o",,,, IH!TÍm,,/ml)' ..IO altu ra, ilOicilllmeme " ....c i"'l"u/,,$

5

cotrSrrucdO"'$ <ir lujo. 3. K"ide, l",d,',

Villuge. Cm po ,k ,'i,';mdas di~e/¡,,,I,,. s~8'¡" las 1I0'IIIas de 1"

M"Iti"le D.....m"85 L¡,,,,

1929, pero COI! ,,,,, [IIe/llldll" ,elru"'/" e,I,,,' pam [adlill" la IlI z y 111 ,'mliladóII . 4. 1,,, ~,"e ca"j"''''', CIIITeIIU S.d" "',,/izó m, imrl/so n ' Ulljo pa,a fijl/r la" forma"~ dt agr"l",dólI de las ,'jvie,," "s. O""'"U S .dll. ¡';sllltljos previos ,le lI11n lli";"/I,' ,le d islwsidó" 1"'''' IliIIside ,/~

....

,

s.

Ilo"ses,

.. ~

~~ J " . ~, ~

col/I,u "'lfi","~"

"" 1". ["''''".. d~

2

• r.

lIiam Lesca ze). Williamsburg Houses consti· tuyó e l primer proyecto de viviendas para grupo s de ingresos limitados en la Ciudad de Nueva York que se apartaba de forma radical de la disposición tradicional del espacio para el tipo "apartamento con jardín" . El proyecto, completado en 1938, ocupaba díez manza· nas estándar en Brooklyn entre la Avenida Bushwick y las Calles Leonard, Maujer y Scholes. Se cortaron las travesías para formar tres grandes "supermanzanas". Veinte edificios articulados en forma de "HU y "T" contenían 1.622 apartamentos con un 31 ,1 por ciento de ocupación. 's (Fig. 9). Aunque podría haber mantenido cierta continuidad , tendieron a co nvertirse en objetos aislados. El efecto dispar se vio acrecentado con el emplazamien to de los edificios a 15° fuera de alineación con la malla de calles, Se eligió esta orientación sobre todo poi razones estéticas. a diferencia de las propuestas anteriores de Henry Allerbury Smi th que introducían una segunda geometría basada en un cuidados análisis de los criterios funcionales como, por ejemplo, luz y vista (ver Figuras 10 Y 11 l. No existia en Williamsburg Houses justificación económica alguna para e l planteamie nto de edilicios aislados. De hecho, el alquilel en Williamsburg resultó más caro por habitación que en Harlem River Houses. '6

r ~ ....

<l8"'P",:ió" tlr 1M

4 6, 1'1«1, ,Ir (Olli"' IIO drfilll'ljvo ,/;> Ifillsi<le II<",su. que (olll¡"e",le 1.4 l ó vivie",las (011 ,mil lXul/acióII <Id slIdo úel 39%. Se com/ru)'Ó el/ 193.'), en rllJrmu, COI! "" p,h wlIlo de la A dmiujslradó" de la" Ob"... I',¡¡'¡ictU. 7. Ilarlrlll /(j,'n Ho uus, com/rllidas ~ II 1937ell U Mlem , m uy I"ó:rimas"

{II

",,<"' ... " " , 7

lfadirióII

de la fIlsa-¡ard ill llro)'o, kill" tle los Mlos .'e;'i1e. fiu rm, re<rlh ",I'H por d cqujpe dc disc/lo d~

1"

A d ",il1 j,. /", ~ió II

dr

las obrlls Pú!!/icus baio 1" direcciólI de A"Jrib"J,I Ma",illg 8 roll'lI, ~OlOjulII" meme COlO

fl o",ce G ills!!,,,,. ¡...... o de ,m [,.Ale", de pmpa8allda d e las Ilude", Rives lloll.e,· q u~ las cO/iXa ell IlrmilOos de e voluciólI gmtlllal 'tspee/o n /11$ vh'ie" rf'15 " bre"" de ,,, Vii ja l..ey, las de la N,,~va, y" ~OI,j "" 1Q dr

8.

l'a,,1 l.-a w,~" u /)w,I' Ilr. lodos ellos situadO$ en

las m,m za"" s p ' óximas de 1" 0)'«/0,

B

La alineación geométrica de Williamsburg Houses provocaba un cisma violento entre el proyecto y su entorno. (Fig. 12). La sustitución del interés planimétrico de las dos dimensiones por una edificación espacial, en tres di· mensiones, relacionada con el uso del suelo, provocó a lgunos problemas funcionales bási· coso La orien tación del soleamien to no mejoraba con un giro de 15°, y no cabe duda que empeolaron los efectos de los fuertes vientos invernales en los patios. Tom Hamlin escribió en 1938: "Por extraño que parezca, éste (angulo) , tan importante en los planos, no aparece en el conj unto. e)(cepto en algunos pun tos; es tan grande el número de edilicios y tan extensa el área que ocupan , que la impresión que da .. (es que) están torcidas las calles .. Desde luego, el tipo de efecto asimétrico y aserrado producido por las fachadas que dan a las canes no resulta ni tentador ni informat; ostenta una lormalidad agresiva propia, un ritmo ... que acentúa en lugar de reducir el carácter institucional de todo el conjunto:" 7 Los estudios de diseño para Williamsburg Houses, al igual que para Queensbridge y Red Hook Houses que empezaron en la misma época, incluían esquemas iniciales de la New York City Housing Authority que diferian de modo rad ical en los planes finales, El Equipo Técnico de la Housing Authority, encabe-

15 zado por Frederick Ackerman , se manten la dentro de la linea de diseño del tipo apartamento conjardin . A partir de 1937, sin embargo, las posturas económicas y estéticas de la legislación federal fren te a las viviendas cambiaron en sen tido opuesto el rumbo de este planteamiento. El Equipo Técnico de la Housing Aulhority añadió a los es.tudios mencionados anteriormente, otro proyecto de la PWA en 1935 para una manzana entera en Manhattan, entre las Calles 98 y 99 Y la Prime· ra y Segunda Avenida 18 . El e~tudio de Ackerman para este lugar derivaba directamente de los proyectos de tipo perimetral de manzana de baja altura de los años 20, parecidos a los que se edificaron en Jackson Heights. Queens. (Fig. 13). Nunca se realizó. Los primeros estudios de diseño del Equipo Técnico de la Housing Authority para Wi· Iliamsburg Houses conservaban la geometría de la malla de calles a través del u~o de pequeñas viviendas perimetrales en forma de "un. En con traste , Lescaze utilizó su alinea ción geométrica arbitraria y las formas de construcción fragmentadas que se hallaban mas cerca del espiritu zie/enbaude lamuyadmirada seidlungen' 9. Su plantemamionto le valló verse incluido en la Tenlh Anniversary Show (E)(posición del Décimo An iversario) del Museo de Arte Moderno en 1939. El catálogo de la exposición alababa Williamsburg Houses del s iguiente modo: ~Un oasis de espacio abierto y edificios cómodos y ordenados en medio de una zona de barrios bajos maltrechos. Sólo se ha edi ficado en un 30 por c iento del suelo. La malla regular de calles del sistema viario de la ciudad ha sido modificada para permitir el emplazamiento de supermanzanas de tri· pie dimensión. Se reducen de esta forma el numero de traves ias peligrosas, permitiendo así una disposición más ventajosa de los ed jficios. "20 Las nuevas tendencias en Site-planning resultaro n evidentes en las propuestas someti das al Concurso convocado por la New York City Housing Authority en 1934 y organizado por Flederick Ackerman. La influencia del plan zielenbau era patente incluso en las propuestas de viejos arqui tectos tradicionales como John W. Ingle, (Fig. 14). Las condiciones del concu rso se asemejaban a la superficie y al programa del propio Williamsburg Houses, y la idea del concurso fue concebida como una es tratagema de calificación de arquitectos para llevar a c abo proyectos de la Housing Authorjty 21, Se presentaron 278 propuestas a concurso y el resultado (todavía valido) de los 22 esquemas ganadores demu~s­ tra que la calidad de diseño habfa bajado desde la década an telior.

Frederick Ackerman constituyó una figura única en la arquitectura norteamericana. Le wis Mumford le calificó como "tal vez, junto con Grosvenor Atterbury y John Irwin , el primer arquitecto importante, después de Louis Sullivan, en ser plenamente consciente de las responsabilidades sociales - y del condicionamiento económico- que supone la arquitectura 22 " , En los inicios de su carrera profesional , du rante la Primera Guerra Mundial, ejerció un papel critico en la edi!icación de los programas de viviendas del gobierno, especialmente a través del análisis y aplicación de los tipos de viviendas británicas 2.l. Su interés por las viviendas se mantuvo firme a lo largade toda su vida y su obra para la New York City Housing Aut horuy incluyó algunas de las investigacio· nes mas seri as sobre el diseño de viviendas


14.

I'ropu~las d~

Horuct Gins/.¡ern (ar r iba) )'John W. Ingle (thbajD) para un

COnCu'SO prom ovido en 1936 por la New York !foos;ng A wlrorily. A mbas rcsponden a Un id¿,,,ko programa de (onsrrucción para 1M Williumsburg Ilo ,,-,e.•.

9. Williams/>I<' S HO'lSes, construidas en H'Q<Jk lyn huei .. /938 {Jor la A úm in isl,,,ciú,, de los O b/"4f Pllblic4J.

14 llevadas a cabo en los Estados Unidos. Uno de estos proyectos se centraba en un estudio comparativo de 23 proyectos de viviendas de bajo alquiler construidos en la Ciudad de Nueva York, la mayorla de ellos apartamentos con jardln de tos af'ios 20 (ver Fig. 15). Ackerman expresaba en su informe la decepción que sentía respecto al hecho de que, debido a que ninguno de estos proyectos filantróp icos tenia un alquiles inferior a $8 por habitación , estaban fuera de alcance para "la mayorfa de las familias que ocupaban las obsoletas estructuras en rui nas de nuestros barrios pobres". Ariadía a continuaci ón "no es sorprendente, por consiguiente, que se haya desarrollado entre los grupos de bajos ingresos, una actitud algo escéptica respecto al " movimiento pro mejores viviendas" .24 Ackerman también se mostraba pesimista en cuanto a la posibilidad de combinar un excelente diseño de viviendas de bajo precio. Sus opiniones eran contrarias a la ideOlogía naciente, la cual defendia que las técnicas de edificación modernas pod lan resolver el dilema : " El estudio expone los compromisos a que so ha llogado en la búsqueda a lientas do una solución al problema que la técnica no lograba solucionar, debido a la relación incongruente existente entre el inevi table (valor de uso) y los ingresos de aquéllos para quienes han sido diseñados los proyectos. Este estudio ...deja algo muy claro: que la técnica no puede solucionar el problema tal como está planteado. Debe ante todo plantearse en términos cong ruentes: deben aumentarse los ingresos de los grupos de bajo ingreso: deben recortarse los costes de uso - lo uno, lo otro, ambas cosas a la vez-".2~ Tal vez A Nole On Sita And Unit Planning (Notas sobre la planificación del suelo y unidades) represente el estudio más ambicioso publicado por Ackerman.2t! Consti tuía un extenso análisis económico de una variedad de formas de suelo parecidas a las que se sometieron al concurso de 1934, y ofrecía la evi doncia defin itiva de que los costes a largo plazo para los planes del tipo zieJenbaueran más altos que para los planes del tipo aparta mento con jardln. Este estudio resultó ser tan importante como el análisis anterior de Ackerman del concurso de 1921 para los edificios de viviendas de la Phelps-Stokes Fund (ver Fig. 16 Y t7). Sirviéndose de datos reun idos a través de la Works Progress Administration (WPA) (Administración para el Progreso de las Obras Públicas), evaluó una serie de 42 alternativas de suelo cuidadosamente seleccionadas por sus caracteristicas de coste a corto y largo plazo. Los gastos continuos de mantenimiento, un dato raramente incluido en los análisis de diseño del suelo, constituyeron un aspecto importante del estudio. El análisis del suelo usaba densidades que aumentaban desde 100 hasta 250 personas por acre l21 (ppa); se asignó a cada densidad una serie de planteamientos para la disposición de los edi ficios, que iban desde formas simples de "lazo" hasta formas complejas en " U" articuladas, con alturas que oscilaban entre tres y seis plantas. Dos importantes con clusiones fueron que una ocupación menor y las formas simples de " lazo" no garantizaban necesariamente gaslos menores, tal como lo demuestran las alternativas para 200 ppa. (Fig . 18). Este resu ltado cuestionaba to que se estaba convirtiendo en un dogma para el diseño de viviendas : que para las viviendas de baja altura y bajo alquiler. un coste mínimo era sinónimo de una ocupación reducida y formalizaciones simples. Ackerman sugirió que

°

9 uno de los factores decisivos relacionados con el bajo coste era el mantenimiento a largo plazo o los Mgastos de uso" . La combinación de ciertas preferencias esteticas y una preocupación exclusiva por la reducción de los gastos iniciales ayudaron a que se ignoraran los argumen tos de Ackerman . En 1934, los arquitectos Brounn y Muschenheim , en colaboración con el Tenement House Department, propusieron una literal y mucho mayor interpretación de los principios del zie/enbau para una sección del Upper East Side, entro las Callos East 20 y East 78. la segunda Avenida y el East River. 27 (Fig. t9) . Muschenheim fu e uno de los primeros y mas literales interpretes del funcionalismo europeo en Nueva York, y su estricta adhesión al modelo zielenbau rad ica sin duda de su propia formación arquitectónica en la Academia de Bellas Artes de Viena. El proyecto concebía hileras paralelas de edificios de cinco y doce plantas y de 219,5 m (720 pies) de largo. Este fue desde luego el plan zieJenbaud e mayor escala, que ha aparecido en la Ciudad de Nueva York. Ese mismo al'lo, la recientemente formada Housing Study Guild (corporación para el estudio de la vivienda). un grupo cívico privado, publicó un estudio que intentaba demostrar las ventajas económicas de la torre de gran allura y de planta en cruz, respecto de los modelos zielenbau de baja altura. El análisis de la Housing Study Guild proclamó oficialmente el inicio del debate sobre los edificios de gran altura en contra de los de baja para alojar familias de ingresos módicos. Los argumentos desafiaban los "dogmas" que prevalecían en la época, y que defendJan que "el apartamenlo de dos plantas era la forma más barata de vivienda 28 " . No obstante, los argumentos en defensa de los edificios de baja altura se extendian más allá de la cuestión económica. Existían objecciones de índole cultural. Se consideraba que los proyeclos de torres de gran altura eran incompatibles con el modo de vida de las fam ilias de bajos ingresos en sus barrios. Clarence Stein expuso uno de los argumentos típicos cuando afirmó en 1934 que " ... Ios edificios con ascensor son indeseables desde el punto de vista social para fam ilias de medios limitados. Los niños deberían encontrarse cerca del suelo donde puedan jugar con plena libertad;!g". También exisUa , naturalmente, el viejo prejuicio de que no deberla permitirse a los pobres el lujo de los ascensores.

El debate sobre la defensa de viviendas de gran altura en contra de las de baja ocupa un lugar destacado en la controversia de 1934 creada a ra lz de la financiación pública para el Proyecto de Viviendas de Rutgerstown , una propuesta para el Lower East Side. La Corporación de Rutgers Town debla reconstruir una malla de más de 50 manzanas a lo largo del East River, entre los Puentes Manhattan y WilIiamsburg, como proyecto de beneficios limitados 30 . El arquitecto, John Taylor Boyd Jr., proyectó 10t torres de doce plantas de altura, que alojarian una población tolal de casi 30.000 personas. (Fig . 20). La Corporación de Rutgers Town solicitó a la PWA un préstamo de $40 millones. La solicitud fue rechazada en mayo de 1934, alegando falta de fondos 3 \. También se comentó, no obstante que ciertos críticos en la PWA tem ían que el proyecto corriera el riesgo de·convertirse en "tugurios sanitarios verticales"32. Resulta irónico que, eventualmente. se ocupara de todas maneras el suelo con proyectos de gran altura. Se pro-

Arriba: la simaci6n prt via a la demolici6n. En ~dio: la prop ''''.!ta pr¿via del Equip o lú nico de la N . Y. I/.A. bajo la dir~cción d~ 1'. A ckerman . siguj¡mdc la Imdición n~"y<>rk jn a d~ la casa·jard",. Debajo : Plan,lecQf,j" mo d~flni/ivo. qu~ signiflcu ulla cOllcepción co mpl~ lam~ml!: diT/ima. Equ ipo de dife/io bajo la dirección de Richmomi H . Shre v~.

12. Vi)tllde Willia=b",g Ho uses. que dm ,ues/.a el con/ras/e viole,,/o de su forma con /.. ,le IQS ¡",rrim vecinos.

12

16_ Ih ,drl!:w Thomas. Esquemu /""a ,'" concur$O de ,·jviendn obrua Or¡¡m,iUldo en 192 / por/a Fo nds Phelps·Slokes. Es/a propuesta es una mejora delpro/O/lpo en fo rma d e /J.

17. Sibley y F~/Jr~YSlo" . f'ri mt:r premio del co" curso . Esle ¡¡rO)'«IO ~ ra md .• ctmvenciQf,al q"eel presemlldo po, A . Thoma.•.

,

o

, T Y 16 ,..".., r:. " ' -l:r,'" V. ;, ·, / t'r,4

E

H

,..""..,,~t' , ,. '..,/:, . .. '.::::""'; ., ' , . ,1'.,,

, j.

17

~

J I'X ,~ I

"

'

,

o

2 00

$

E

N

~

T

Y

. "

· "I

"'-; f"'." .' r,: "~f ." ; jI; • . I'.~~ ,."''',,-¡" '.,,,,1,1",.,;' · '" '" ¡...~".~ ,,; -.1 • I'.j : ." • -. " 1"1' '..... ~ ,\ ,.j" ." · :1::.~..-= '3.O<i 2 " , ~ , .. ,.~ . ¡ - "1;"-1 ' .::r,." r . t!.. _/ .

. ,{· ~:,~~~ o.o

Z"t .......;~'f.'. ~ ,, .., ·"',.%~...I""'(" -= ••. ~~/~ • ;..,;""';;'1, ''' :~;,::,'= ' •.\ ~. ~

., • r ' r) _ ,

.

. :~! ,~

'•

\~

>'. "~<> ...~;¡~~ .:..., '" ;., .... "~ · rf. ,."... 1"~' ;/~ " ~" ~ ~.&~ ... . 2"'~"""'/'~ ~ '''' '''' '

" ,.~'

I

'~ ¡r.:,,::,~ , ...2\ "6 '; . . .' i'" r::,::,~ 0•.2;

!5 ~

51T E PLA N R EL A TIVE$

~ I TE

ffl'Sf§: ..

. .-:_•::... "... ,"'''''" ,. ,.. '" . "'

18.

".~ ­

~

- .............. ...

;:;..

~..,"' ,..

.....

;::-

"'

~ ..... ,. ... .,.. ... . (>O

:.:. _ ~ . "!o<M.»

F..s'l"emas,k ,,,, de Frcderick A cI<ermu" y Wj/Jiam IJ"lIanllilulmlo A Not e On Si !~ and Un i! Pla nni ng. '1"e demlte.·lru W m O a largo 1,loro los m uyo res <·o.ws correspo"dm a los planes d~ Zielenbau. ~",dio

¡;:: ~* 01),,,, ,,,_

I,n\,.. ~\ .. :=''"'.'''''''\'''\"''"l :: , . , .., ....... :¿~

PL AN

~ELAT I VES

! :!f;'¡"r :~;:i~\; ItLAlr YB

'i¡

1.

~~ 'e'I'; ~~ 1

-.--.- - ' "

== -:==: := .= :§ = .==;

-

0~ ._-

1',

--r.. - ~--~=,' " -,' " :1' -

__ - -._--_.

:._f::==:=~==, -_. ._--_.- '

.,-

_-

......,:--~~!!!!~~::~!!!!!!!~-_...:~ ~~

-'

19

19. Pro/m e"a""ra "" enorme proyecto de eliminación de suburbios en el Easl Side. n alizada en 1935 jlQr 8ro,,,,,, y M ....ch~nJreim . Ocupa cerca de 50 mallZallUS de la mal/a " eoyorkina U/iliUlndo una ,'enión muy /jural de las tlcllicas europ~as d~ los Zi~lenba".


,ยก

.l. f.; , ,. ~

~

โ€ข

,

N


cuencia, se redujo la super1icle total por habitación de 6,74 mi (22 1 pies 2) a 5,25 m2 (172 pies 2 ) , lo cual se justificó'en términos de eliminación de '" espacio pe/dido". Un almario con puertas fue asignado a cada apartamento, colocándose cortinas en el resto de los armarios. No se permitieron puertas ni mamparas para separar las cocinas de las zonas de es· taroTabiques de yeso y estucado sustituyeron las construcciones de obra en la mayolfa de las particiones interiores. Aunque se conside ró necesario un selVicio de ascensor, tenlen· do en cuenta la altura de seis plantas de lOs edificios, se omitieron las paradas en las segundas, cuartas y sextas plantas. No se construyeron los edificios de mayor altura, a pesar de tos ascensores, debido a que las leyes de construcción de la Ciudad de Nueva York exigían una segunda salida de incendios para siete o más ptantas. Una altura menor de los edificios hubiera aumentado la ocupación, en· careciendo pues el coste de los cimientos, da· das las malas condiciones del terreno: tamo bién hubiese resul tado necesario al'ladir áreas de cubierta, corredor y sótano: seis plantas eran consideradas una altura ideal. La única innovación aportada por Red Hook fu e una reducción en los gastos de construcción. El coste final por habitación ascendió tan sólo a $1 177, una cantidad considerablemente inferior al máximo federal. Los proyectos liIantrópicos e innovadores previos siempre habían apuntado hacia una mejora en la calidad de las viviendas. Red Hoo4I invirtió esta ten· dencia durante las dos décadas siguientes en la construcción de viviendas sociales en' la Ciudad de Nueva York.

40. l'lm' .... d~ll,a,<I flD'I~m

elDbOrlul.... •", /950 para .il"", los proy« IOS p" blicoJ d~ vivi" ,,,/¡IS 'I"~ Sf hDb l"" pl""ificDdo d"'Dme u/e p~,(od.....

35. 1'/.." dt co" j",,,o pa'" Cla, o" 1'0i"l G(J,d~nJ,

conslr"idos f n

194 / . "." }'",k ", ~ "'ytr, A ym<lr E",b",y 1/. Y O""on Y Bah",.

35

U" o d~ 101 poroJ p'oy«_"", edifid<n

" ..... .,,0..0.:...

r2

d"bDj" "l/UTa p iros) y de bDj" dtruid..ú

" .... "'I'uidm ~" N~ ..' Y u,k. El plD" u «"Te" " ID id.... d~ los Zitl, ,,I>aw. 36. /.... Cu,b,<s<" ' .

p'oP/,es/" I""D ID rt':O'1I""i:DÓÓ" d, la

",,,II,,d.. M,,"lolll/"""" "'''g''''''''''''''''' ""gúII 1" im"ge" de 1" '"eI",I",/ elO d I""q(l' '". t/ib"jall" t/e.< I",t .• d t J II ";J;ta a N, ... l'ork ti! /935 .

37.

(""';0'1"",

p"M'eudl' ,." 'file Ncw R~publi c (l9J8) do",l.. se eri/lc" I"{DIID <le lI'ug' nu Ite,",A ógku .. IO los edificios call

"Iq/tiltrts "";Us. t" rompa'ac'ó" am los a ...." ....s .." ti Irrrt"u .",luDr.

3X. "",o a! ' M <Ir

¡,-"..,

R¡ .'ef I/OIIS~J. <'(",, />/ddo m /94/ . Fll rrl"ri", ~,

"ro¡;"'''''' 1,,¡M;m dr" ";" ;'-",16$ trllou es dr

"¡"''''' I'roJer", ¡f,. 1V0,1,,'eJ. II',,/ka. ¡'( ¡Iq

Kml/

,. S","/¡ ; A/{ red E"510 11 Pum J c. 1I'. J(h1/t. m¡;. />;,,,,Iu ,I' I«<'lóII de /'~rrJ C"k...'I", ul,.

=:J Ll Ll Ll L

JLlLlLlL .... -.. -c''-..., Cl 39 . Ea.. Ni ...·, lIort"f"S

¡

¡

-r '

I·n.....' PTOJn'/O,. I"""rou '¡t fi",In ·o .." 1m q ll" ufHJr«.. lu rvol,,,,,ó,,

dr.<lrlw,/"""",. ,Ir Z,ffr" />(I,, hlls,a la, IOrrn ",.. zrl",/¡", ,",,.. n llfirios ",11.< />(Ilos.

""." , .....' """. ,,"" ''''''' .... u,

"_...'".... .."M ..... C0_ "_>OC' ..... ..... 0_"' _ """""""

-

....... ""'N '

39

Antes de 194 1, la New York City Housing Authoruty evitaba la edi ficación de viviendas de gran altura buscando suelos económicos que equilibraran los coste s más elevados de la construcciones de baja altura. Esta polltica según las disposiciones de la Ley de la Vivien· da de 1937 que prohibla el uso de edificios de gran altura, excepto all í donde la baja altura resultara impracticable. El suelo de Red Hook era barato debido a las malas condiciones de soporte. En South Jamaica Houses y Clason

4 1. l'lm,,,, ,/pl ¡.:..." IImlr ",. m /'176.

do",l~

;",/k m. /litUO 1m I,,¡meros I'roytC/Os

.<t<

1,,¡I>Ii~{)$ d~

"i,';mlfll

",,"'O'"d",Mt'st'" '''' IHlrq"t'". m t i "'a'(O dt lou OI",,,,ciQ" d út'

.'''/'''''''IK', Ó/, d~

"'g ,mos " ""'pu"ú,d", "." U" C,,"II,I M"nln/HlI " tsdt' 1949.

El sucesor inmediato de Red Hook, Queensbridge Houses, fue disel'lado por Wi· lliam F. Ballard, Henry S. Churchill, Frederick G. Frosl y Burnett C. Turner. y estaba si tuado en Queens, entre Vern on Boulevard, la Calle 2t .Ia Avenida 40 y la Calle 41 . El proyecto se terminó en 1940 y constaba de 3.149 aparta· mentos construidos con un coste de $1 .044 por habitación, es decir: un 8 por ciento me· nos que en Red Hook 74 , FredelÍck Ackerman y el Equipo Técnico de la Housing Authority habían elaborado un plan anterior para el sue· lo, del mismo modo que en Williamsburg y Red Hook. (Fig. 32). Al igual que para los otros proyectos, el plan inicial usaba edificios de tres y cuatro plantas. El planteamiento para el espacio pUblico estaba mas estructurado y je· rarqu izado. sobre todo si se compara con el plan final que se generó principalmente a tra· vés de una /epelición de las unidades en foro ma de ~Y- . Resullaba deseable la forma en ~ Y " porque contenla más área de fachada que las unidades convencionales en forma de y, por consiguiente, permitía agrupar más habita· ciones alrededor de un único núcleo de as· censor mientras segula recibiendo luz su fl· ciente. (Fig. 33). Desa fortunadamente, las unidades en forma de -Y" produclan unas re· laciones un tanto sorprendentes entre los edificios. Con el sistema en "Y" , cualquier calle dada podia encontrarse con fachadas de edificios orientados en hasta seis ángulos distin· tos. Desdo el punto de vista estótico, y en rela· ción con los diseños tradicionales de edificios de apartamentos. el plan del suelo para Queensbridge Houses ofrecía una imagen nueva y audaz en té/minos de baja ocupación y geometrl a no--reclilínea. (Fig. 34). Pero finalmente, esta geometría · revolucionaria " no resultó ser más convincente aqu f que en las anteriores Williamsburg Houses, disel'ladas con un enfoque más conselVador. Ya en 1940, la New York City Housing Aut· hority había completado su primer proyecto fi· nanciado por la municipafidad : las Vladeck City Houses. Situado entre las Calles Henry, Water, Gouveneur y Jackson, estaba vinculado a un más amplio proyecto federal : las Vla· deck Houses. Fue diseñado por un equipo en· cabezado por R.H. Shreve y comprendla 240 apartamentos. También constituyó et principio de una larga sucesión de proyectos del go· bierno que erradicaron gran parte del viejo Lo· wer East Side.

-_._-

_._--- ------.'=-.";.:.. __..-- -_.- ._---=-;;:.:"!...

41

POint Houses, completados en 1940 y 1941 , el suelo era barato porque estaba situado en los extrarradios. El uso de una planificación del suelo con edificios económicos de baja al· tura cuasi zielenbau incrementó el ahorro. El Proyecto Clason Point , diseñado por York y Sawyer, Aymar Embury 11, y Burton y Bohm para un suelo emplazado entre las Ave· nidas Metcalf, Noble, Story y Seward en el Bronx, tenía una altura de tan sólo dos plantas con un 20,8 por ciento de ocupación. (Fig. 35). En ef discurso de inauguración, el Administrador de la USHA, Nathan Straus, comentó: · Siempre he Cl'eido que los hombres y las muje/es no están hechos para vivir apretados en edificios altos, y que los niños pueden disfru lar de una infancia mas alegre y sana si , en lugar de estar apretados e incluso los mejores edificios de seis, ocho y diez plantas, se les permite vivir rodeados del entorno que pueden ustedes contemplar si miran hoya su alrededor75."

A pesar de que dominarán éstas actitudes. los argumentos estéticos, sociales y económi· cos empezaban a reforzar la idea del disel'lo en altura. Le Corbusier había visitado la Ciudad de Nueva York en 1935y, en un alarde de obselVaciones agudas, abogó por la transfor· mación de ManhaUan en la · ciudad en un parque". Consideró que los "rascacielos eran de· masiado pequeños" y esbozó manzanas de Manhatlan transformadas en megamanza· nas. Situó rascacielos fuera de escala y formalmente idealizados en medio de un conti· nuo pa/que verde. (Fig. 36). En t937, Le Corbusier dejó perfilada su critica y su idea en Ouand Les Cathédra/es étaient BlancheS". El libro daba autoridad y respetabilidad a va· rias versiones a escala reducida de la "ciudad en un parque~. Una caricatura publicada en New Republic en abril de 1938 eKpresaba el punto de vista preeminente entre los progre· sistas por el cual los pobres tenlan el mismo derecho a los adelantos tecnológicos que los militares, un ideal que parecía encarnarse en la torre de gran altura. (Fig. 37). El primer proyecto de gran altura en la histo· ria de la vivienda fi lantrópica en Nueva York lue East River Houses, completado en 1941 , que constituía el quinto p/Oyecto de ediliciación financiado por la USHA. (Fig. 38). El sue· loestaba emplazadoen una zona de reformas de viviendas pobres de East Harlem, bordea· da por tascalles Eastl02 y Easll05y la Easl River Drive 77 . El equipo de diseño estaba foro mado por Voorhees, Watker, Foley y Smith. AlIred Easton Poor, yC. W. Schlusing, yencabezado por el arquitecto Perry Cake Smith ; too dos ellos contaban con experiencias previas en proyectos de viviendas publicas de bajo alquiler. El plan para el suelo eliminaba dos calles por completo, creando una única y enorme manzana. Los arquitectos no ofrecieron nin· guna explicación funcional para la orientación de 450 de los edificios respecto a la malla de calles de Manhattan, ni siquiera para la orientación de soleamiento. El angulo adoptado surgía aparentemente de una decisión os1611· ca, basada en la forma planificada para el par· que urbano adyacente y que Moses habla proyectado con forma triangular para permi tir un borde mas largo con vista sobre el río. (Se construyó un puente peatonal eventual que cruzaba el East River y unia el parque con Wards Island), Se elaboraron dos alternativas para el suelo: una de ellas usaba edificios de seis plantas con ascensor, y la otra mezclaba edificios de seis, diez y once plantas. (Fig. 39) . El esquema de mayor altura resultaba un 3 por cien to mas económico que el de baja altu· ra para casi el mismo número de apartamentos. Una vez construido, el proyecto contenía t . t 70 apartamentos. Sólo seis de los veintiocho edificios eran de gran altura. lo que explica la diferencia relativamente pequel'la de coste entre ambos. esquemas: si todo el proyecto hubiese sido de gran altura, la dilerencia hubiera aumentado considerablemente. Con la realización de East River Houses, y vistos los costes de construcción de las viviendas se inv irtió el p/ejuicio imperante desde hacfa décadas de que los pobres no deberfan vivir en torres .

El precedente establecido por los edificios de gran altura subvencionados por el estado en East River Houses se convirtió en el mode· lo exclusivo para la edilicación de viviendas en East Harlem. Un informe publicado en 1945 por el Manhallan Development Commit· tee (Comité de Edificación de Manhattan) muestra todo East Har1em reedificado con too rres de gran altura emplazadas en entornos de tipo parque 7ll • (Fig. 40). En 1950 ya se ha-


bía completado un segundo proyecto de edificios de gran altura y el Mayo(s Committee on Slum Clearance (Comité del Alcalde para la Eliminación de los Barrios Pobres) de Robert Moses identificó cuatro suelos más. Señaló el resto de la zona como área para derribar 79. Se edificó eventualmente sobre trece suelos más. cuatro de los proyectos habiendo sido encargados por la New York City Housing Authority y nueve por otras agencias. (Fig. 41). El resultado de todo ello es que aproximadamente un tercio de East Harlem está ocupado en la actualidad por viviendas de posguerra subvencionadas, casi todas diseñadas de acuerdo con la imagen de la "ciudad en un parque'". El escenario semejante tuvo lugar en el Lowcr East Side donde, a finales de la década de los 50 , tos edificios de viviendas obreras habían sido sustituidas por una concentración masiva de " torres en un parque" .

N POLIGONO DE MANZANAS 'Ma n a R uberl

NOTAS DEL AUTOR

16. Puedcn ha llarse los dalos esladishcos de todos los proyectos dela New York Crty Housing Aulhority en : New York City Housir.g Aulhority. Projecl Dala (1975) . 19. Et cambio de planleamlentos es discutido en Ri· chard Pommer, -The Architecture 01 Urban Housir.g in the United States During the Early 1930's", $ociQly 01 ArcMeclural His roMns Joumal XXX VII (o;ciembre 1978), pp. 235·264. 21 . El programa del concurso se encuentra en Ford. Slums H<Jusing, lI : 921-923; ~ una relación de los esquemas ganadores se encuentr a en New York City Housing Aulhorlly. Competition: Scrapbook 01 Placing (New York, Ware Library de Columbia Universily. 1934). 30. Rutgers Town Corporation, Rulgers Town: Low Casi Housing Plan lar lhe Lower Easl Sida (New York , 1933). Se propuso una versión anterior y más reducida del mismo proyeclo en 1932: Robert W . Aldrich Roger. Low CaSI H<Jusing PI,In far IhQ LOWQr Easl Skll) (Now York . 1932). 39 , Ver secciones baJo los IllUIosde "Tliborough Bridge" y "Tri borough Bridge and Tunnel Authority" en Robert Caro. TIle Power Broker (New York: Allred A. Knopf,1974). 40, Un exce lente repaso general a esta campaña es desarrol lado en John P. Dean, HOf/16 DWnBrship: Is /1 Sound?( New York: Harpa, and Brothers, 194 5), 59, Puede hallarse una descripción resumida del Inicio del piag rama de la USHA en : Fisller, Twanly Years o/ Pub/ic Housing, pp. 6-8, 92·125 . 63 Se calcularon estas cilras a partir de: New York City Housing Aulhorily, ProjQCI O<lla. 65, ESle episodio ha sido descrilo con gran delalle en . Caro, TIIe Power Brokerpp. 610·61 2, Para una Interesante relulación de las propuestas de Moses ver: Carol Arono~ici, W ,F ,R. Ballard. Henry S. Churchi ll, Carl Feiss, William Lescaze, Aloorl Mayer, LewisMumford y Ralp h Wal~er, -Moses Turns Housing Expc rl - , $he/re, III (Diciembre, 1938), pp. 2-3, 72. Puede hallarse una interesanle exposici6r1 oficial de este argumenlo en: Altlarl C, Shlre. " Housing Standards ant the USH A Programo, USHA 291 40H, Washington, O.C .. 1938(copiasdemulticopisra), New York. Ave,y lillrary 01 Columbia Universily 73, "A losson in Cost Rodl)(;lion", TIlo Archilrx;lur<l1 FOIUm LXIX (Noviembre, 1938). pp. 405· 408: pueden hallarse descripciones generales de lodos los proVe<:o los de la NYCHA incluidos en eSle inlorme en: New York Cily Housing Aul hority, Tenlh Annual Repon: American Insl itute 01 Archilll(;ts. New Yor1o; Chapler , The Signilicance 01 lhe Work 01 Ihe Nc w York Housing Aulhorily{New York, 1949). 74. Las reducciones de cosle para Queensbrldge y otros proYll(;tos de antes de la guerra están analizados en: New York Cily Housing Au thorily , LatgB·Scaia Low Ram Housing: Construction Cost Analysis, 2 voIs. (1 946)_ 79. Ver mapa on: N.Y.C ., Mayor's Cornmittooon Slum Clearance, Harlem S/um Clearance Pla n Under Tille 1 oflfle HousingAcr of /949(1951) .

ano

NOTAS DE LA TRADUCTORA (1) El aulOr se refiere supuestamente a la Slate Hou· si ng Law (Ley de Viviendas ESlatales) de 1926. (2) Acre: medida de aproximadamenle 4.000 m'.

< •.

...

I

...- •..•• ~'.

••

••

•• • •

.

--"

.••• -.

•• l • ••

••

• • ••\.

.•••-..

.'.. -

I ejos (k l G uad;llquivir y en la perife ria de Sevill a se ha cOJl:.truido un conjunh) de casas fo rmando manzanas-patio . Las callesson ree t a~, la altura de los I I consta nte. Los es pac i o ~ librcs y lo ~ cq uipumiclltos, construir lodavía , quedar<Ín también encajados cn cse . dt, llUlnzanas. Un frag me nto de ciudad e n defin it iva , el que una geometría única y prec i ~ a , un tr¡¡¡~ado brl o.6naL organiza los disti ntos u s o~, MOntáno ocupaní 126 h l,;c tÍt re a ~ . i.t llllO~ tres ~ ~~~~:~,::::~.,;":I,:1 ,;"::o::'~t, eigual del CC IlI ro de Sevilla , una ~upe rficie t ¡¡ un te rcio de la que Ocupa la t'¡uuad La extensión , displlc!'ola ~ obre un amplio vacio

p

qucdarÍt cnvuelt a y precintada por in fraestructuras d e distinto orden: d ea1ll11 del Arroyo. la ant igua traza del ferroc arril y la Ave nida de Pino Mo ntano . propuesta ést¡t co mo eje ¡trtlculador de l o~ disti ntos g r u po~ residc lll'iales que ha n ocupado cste secto r de In ci udad. La vol un tad de realiza r una in te rvención unita ria en esa zona p..::riférica IIcvó a la revi sión del antiguo pl:1Il y su adecuación a nuevos cri terios de organizació n de la residencia. El nuevo pln n pnrcial , redactado e n 198 1 por lo:. arquitectos A n(onio Cruz y Antonio Ortiz, propone U1llt ordenación que mod ifica la ocupación y el tipo abie rl os.

\';,,,, ,J~ 1"., ,li,lim,,,

n¡" "lO"OS CUlJ>r"",I"s el!

,,, 1" F,,,~ úe I''''v M rmtano.


• I'/¡", a,'IINol <ir 1%.1.

• 1'1,,,, I'Mr;,,1 d,' O"I..,,,,d,,,, d,· 1970

./

1'1,,,, I'"rd,,¡'¡~ 1'i.~1

tI"'''I/I'' C"' ~ J'

tlmOIllO

0"" 0. ,tuI""

1'1"" l'", e",1 d~ /fi.~ ' .

s'·Il",,,JO"''''I''''·

,.

." T"

-. -. •

"I",u" de '~I" "'wo

d,'1 /'ir", I'.. ,río¡ d,- 1Wil .

~-"'

i '!.; ""/'

l.' '''- ' lT ' ~ l:n'- 1

0.'

.,

--- , ,--, --'1'1'- ; ~- -.,'-1----- -·-fl-·

" ·' r< t '

ti, .

~,

,.,' 1 M I' ~- "r ' ''''''''1 ''­

';T'rf'- '''--''- ~Ir----r:r-

I

11

previstos inicialmente, Son dos las premisas básieas del nuevo plan: exallar la presencia de la calle , y asegurar la homogeneidad del tejido residencial. En el proyecto esto se inte nta a través de un a organi zación de las casas en manzanas de baja altura y aum entando, por tanto , la ocupación del suelo respecto a las o rdenaciones d e los polígonos convencionales. La construcción de un tejido compacto, se supone , garantiza la continuidad urbana y el confort del espacio público , a la vez que mejora ciertas condiciones de organización de las viviendas. La ordenación morfológica se plantea asf, como un trazado de callcs ortogona les , de distinta anchu ra y longitud , que forman un damero continuo con supermanzanas de quince hectáreas. Se trala pues de unidades de gran tamaño donde cada supcrmanzana agrupará un as 1.300 viviendlls, y el eq uipam ien to vincul ado directamen te a la residencia - la escuela y el dispensa rio-_ La construcción ya acabada de parte de este polígono permite valorar las ventajas e inconveni en tes de la aplicación de esta forma urbana compacta - utilizada generalmente en árcas cent rales o contiguas a tejidos antiguos- respecto a los mode los de construcción que el urbanismo contemporáneo pl antea para el creci mien to rcsidencial. Los polígonos residenciales construidos en los 60' y 70' sometieron al desorden visual y a la banalidad a muchas periferias de ciudades españolas. En su im agen tópica, los bloques aislados se superponían a una agricu ltura vecina que coexistía con potentes infraestr uctu ras; yeso con descuido inexpl icable de la construcción de las calles yde los servicios mínimos . Un desorden , no hay que olvidarlo, muy disti nto al que los teóricos de la ciudad moderna veían en la ciudad de princi pi os de siglo. Porque ese crecimiento masivo residencial que ha salp icado los bordes de nueslras ciudades duran te las úl timas décadas sí ha conseguido ofreccr vivie ndas higiénicas y barrios con espacios libres. A pesar dt: la especial feal dad de esos polígonos y tantas veces de su pésima construcción. las eond icioncs de sus casas son mejores , casi siempre , a las de los barrios degradados centrales. Los espacios libres aunque sin urban iur y amorfos, t:x isten. Los eq uipamientos , con el tiempo, acaban fun cionando . Pero eso. se demuestra, no basta : a esos trozos de ciudad les sobra sistemática y ventilación. espacio li bre, tráfico regulado y reservas de equip<Hnientos, pero les falta C<lsi todo lo dem<Ís: el orden compositivo, la diversidad visual , y la mezcla de actividades que eualifiCHn las distin tas partes de la ciudad. El rechazo a<.:t ual ;1 esta forma de crecimiento residencial en periferia. no es producto sólo de criterios estéticos dist intos, ni de ideas alternativas al problema de la vivienda masiva; es sobre todo crítica a la dificul tad de conseguir carácte r urbano en esas ÚTC<IS que otras fo rmas de organización de la residencia , -quizás más precarias, seguro menos teorizadas-sí han ofrecido. En aquellos po lígonos de bloqu es se ev itaron las cal les-corredor y los usos con nictivos, se qu iso luchar contra el hacinamiento . pero sus trazados nunca. hasta hoy, han favorecido la creación lIe espacios públicos inte resantes. ni la aparición de un uso nuevo lIc 1<1 ciudad. Podría pensarse que la di scusión sobre e l tipo de ordenación conven iente e n perifcria se si tu<l ¡wto rmíticalllente en tre la opció n: polígono de bloques o de manzanas. Sin duda, esta es una opción importante que el ejemplo de Pino Montano clarifica. Pero no hay que olvi dar que hay exce lentes ejemplos de barrios de bloques aislados al tos y que consiguen crear ambiente urbano yeomplejidad , tanto como hay también eje mplos de barrios de manza nas realizados de golpe, de gran monotonía y vu lgaridad arq uitcctóniC¡l. En Pino , el plan ha escogiuo la ortogonalidad corno pauta_ la ca lle como est ructurll y la manza na corno forma de agrupHció n. La ejecución en cambio , ha t ransformado y adecuado las premisas del plan , y es la manzana la que se convie rte cn protagonista. el patio en el espacio principal de la agrupación y la cal le en el paso, acceso obli gado, o pasaje. Una de las d ificult<tdes mayores del proyecto de Pino consistirá en adaptiIT las grandes superficies de espacios libres y de eq ui pamientos que req ui eren los barrios de nueva crcación, y que se resuelvcn de forrnH autónoma en los polígonos trllClicionalcs, a una organ ización de la masa residencial por manzanas. Porque en los di stintos tejidos de manza nas conocidos , difici lmente el verde forma parte de la organización: O bien se superpone a ell a; o bicn es claramente llldependiente. Algo parecido pasa con la organización de los equipamientos: o bien , cuando son de tamaño reducido se disponen de for ma más o menos fl ex ible -como e l comercio- ocupando parte o la totalidad de una manzana; o bien cuando req uieren grandes superficies y por lo ta nto mayor accesibilidad, se dispone n corno piezas si ngu lares , ajenas al tejido residencial. E n la extensión de Pino se ha buscado una sol ución mixta de distribución de esos espacios comu nitarios que requ ieren de gra ndes superficies: ni independientes de la orga ni zación de manzanas reside nciales, ni integrados en el las. Lo primero


• Ximadó" del polígOlW de I'ina iliOn/1m" (126 /fa) al I!OTle del caseo u,b""o d~&,',II",

••

• Calle cem,,,¡ de lu /. f"u, conformada por IIJ.. dUlinllMfacha,las.


• '-ti "¡II.'

porque requeriría un trazado rn,ís jerarquizado, lo segundo porq lI C obligaría a tamallos de manzanas de masiado grandes para su subdi visión en vi viendas homologadas de protección

oricial. Los se rvicios más vinculados <l la reside ncia -jardines, ¡tmb u latorios O CSCUCI¡IS- se dispo ne n en band¡lS de 11 4 m

que atravcs<ldas por las c<l lIcs longitud inales. rompe n el con ti nuo residencial: los servicios de caractcr más gc nc rnl -{lc poT\ ivos. parques .. ,- se disponen e 1l los bordes de la extensión absorbiendo la particu la r forma del polígono. Así cada supcnnanzana de 35~ 111. intcrcj cs queda interrumpida porel grueso del eq uipamiento que ocupa casi la mitad de su

a nchura , y que se repitc sistemiÍtiemnc ntc cn eada una de las supc rmallzallas. cn tre las ma nzanas de casas. La ¡¡use nci a de eleme ntos de estrlJ(;tura ge nc rlll quizús scría uno<.!e los aspectos m<Ís dudosos dcl nuevo plan de Pino Montano: la Avenida se sitúa fue ra del continuo de manza nas, el verde est<Í asign<tdo indivi du alme nte a c¡t(!.a supcrm,tnz<Ul<t , el comcrcio se sit Ult en el perímetro. La idca de establece r elc me ntos de conjunto se subo rdin a nqu í a la vo luntad de c rear un tcj ido contínuo, e n el que todos los elementos puedan ordenarse en manzanas. El paq ue te escuela -ve rde-a mbu latorio corta sin embargo rotundam e nte esa posible co ntinuidad de man za nas reside nciales. Y si bie n por un lado es cierto que el reglamento ob liga a standars de espacio público y eq uipam ie nt o muyclevadoscn los plan es parciales, tambi é n es cie rt o que asignarlos n cada una de las manZ¡tn ,tse n que se ha dividi do e l polígono presupone. casi. establece r un mecanismo de subharrios segurament e innecesa rio. Tal como se ha trazado el nuevo barrio , con callesorlogollltles de distinta anchunt y c¡ttegoría. pero partiendo de un esque ma rcgul¡n que se querría corno pauta para una ex te nsión re pe titiva , la estructunt y je ra rquia de las ca lles wrnpoco pe rmit e In creació n de un ce ntro. eje o ejes que lo polari<.:cn. En Pino los elem e ntos que dan escala y qu e te nsio nan el conj unto se situan en su mi sma pe riferia. e n e l precinto del poligollo, como un grueso feston (1 ti C bordea la peculiar for ma del solar. Para la ejecució n. el poI¡gano se lw desco mpuesto it parti r de l¡t unidad JIlan z¡tna. Los proye<.:tos fueron distribuidos por el Patronato de la Vivi e nda a algunos de los arq uit ect os más prestigiosos de Sevill<t. Las dos manza nas c uadradas fre nt e a la A ven id;t son proyeeto de José Ramó n y Ri cardo Sierra; las dos siguien tes de Anton io He n]{indez y José Antonio S:ínchez; las siguie nt es rectangulares son proye<.:to de Ra fae l Lucas, José Mo r,tles y Maria José Muiloz. Las dos ex tre mas. también rectangulares. son proyecto una de Antonio Barri onuevo y otra de MUVictoria Dur:m y Fr¡¡ncisco Torres. Se han construido así 8 de I¡ts 20 nHmZ<t nas que componen la unidad morfológica repetible del polígo no. El hecho de que haya sido la man Z<l na y no otra la unidad de proyecto llit favore<.:i do la ex pe rimentación sobre los usos del p¡t tio , <t la vtZ que ha rckg¡tdo la callc a Sllmcra cond ición de acceso. Lt ca lle vista desde el plan corno la ga ran tí,t de imagen unitaria y regular del conjunto. ha perdido así cierto inte rés e n la ejecución. Las man za nas. se paradas y deli mitadas por ví¡tS de distinta jentrquía y tall1¡uio. se h¡¡n co nstruido por piezas, corno un d;tmero. y por c110 su pe rím etro -el de la unidad supe rmanzana- no se reconoce. Ni h¡lY ca mbio tipológico que marque diferclH.:ias e nt re las C¡tsas int e riores y las de borde de perímetro, ni hay trata mic nto homogé neo de fachada s. CHda manzana co nstruida indepe ndiente mell te suj cllíndosc a las ordc nanzns del pla n . se o rgani za. como un gran compacto un itario distribuido ¡tlrcdcdor de su patiu .

'R~

,

('(lit, > rOmo "a~s" "",,, zm,m u ,,,,,¡,,.,


:

• Callt ct,mal dtJ<lr /" A •.."U/I" dt PillO MO"'<lnQ. "-,, p"mn ,~"""w //lJ

.,

m"""I1I'"

.

1",10".1,,,.1,'/,,,

ma1l"""" IJ, f 1/ 1,

• ,.,,,1,,,,1,,,,,11"''''''1.'/ 1111""/1""",

/""'<) ,/r/"


. , ..

. ''-

'

..

,, . . '

,

..

. '1,.", . , .:r-~'

..•

..

1I

.... ".

"

' &, ".

.

'.

.' .

~''~ .:

/

-'

/.

'

-

..,

." . .

, .

.. .'

.. '

...

.

..q

'.,

.

,. .

. .

,'.

. . :.

,': ,'

..

.... .;,, "

... ..

.- ' "

'.'

.

.' •

."

',."

.

PI""'(J gf"Ulll ,/(' /'¡"o M0."''''0. I--.Jr"l" 1:1000.

. ,

, "

, ".

'.. , ..

..


Las casas son iguales Hlas cuatro ca ras, igual la fac hada a una ca lle de 12 metros que la fac hada a un espacio verde de 114 de anch ura , o una gran avenida come rcial. En todos estos proyectos particulares, las manzanas se organizan como una casa de veci nos al rededor de un patio que hace de zaguan y que será la zona de estar , de juegos , de reun iones y fi estas de la eomtmidad. Este se convierte en el gran tema de los proyectos , en su leit mot ir, rompiendo así 1<1 gradación tradicional ca ll e-casa-patio, como tran sición de más a menos público. El patio no es el detr<Ís sino al contrario; la manz¡ma se ha girado. Sin emba rgo, en promociones a bajo coste co mo est¡l, el problema de organiza r la manzana como casas en bloque , es decir con todas sus fachada s expuestas, hace difícil mant ener la ca lidad en todas ellas. Quizás pensar en ese fragmento de ciudad corno un conj unto de casas con calles , montadas sobre un tapiz de patios, haría más fá cil comprender sus dificultades. Porque só lo así pa rece rá lógi co que sea la call e la q lIe acoj a las irregularidades geom ét ricas y los ca mbios de alineació n. En cualquier caso uno de los mayores aciertos de los proyectos es habe r volcado todo el interés y esfuerzo en la solución de ese patio, que se convierte cn el espacio más inte resante, más am biguo y, a la vez, más ut ilizado. En las manza nas cuadradas, de 42x42 metros, el espacio interior es regul ar, de buena medida. El núme ro de familias que se agru pan· alrededor - unas 48- permite el control de su uso y se mantiene todavía la dualidad de fachada s - a la calle e ilu erior- favorecido por la ubicación de comercios e n sus plantas bajas. La escale ra de vecinos se si tua en h:tS esqu inas y dá acceso a tres viviend as por planta . En las manzanas alargadas las viviendas vuelcan defini tiviul1ente a su espacio interior la fachada princi pal , independientemente de);l buena o mala orientación , y adoptan una sol uci6n qu e retranquc;t 5 met ros la alineación, organizando unos jard ines pri vados en plan ta baja a la calle, red uciendo as í la anchura del patio que se o rgan iza corno un amplio pasaje. Esta solución , de algún modo , ltnu)¡t la dificultad qu e supone mezclar espacios públicos y privados en el pafio , a la vez que anul a también la posi bilidad de inte riores m:"Ís complejos. Las casas tienen sicmprc vcntil¡lción cruz¡ld¡l, con una supe rfi cie que oscila de 65 m2 1as de tres dormitorios. a 75 111 2 las de cuatro , o rgn nizadas en una plan ta o en duplex. Las plantas bajas Oson comercia les Oson viviend.as con un jardín privado qu e las separa de la calle. La ali neación retranqueada que, d¡\ forma de H a la manzana alargada, la subdivid e en cuatro barras que queda n ligadas por los accesos.

••

/

A cu so du de la calle

(1/ pililo d t. la "'O>I ZM'"

A"

El proyecto de la manzan a cuadrada B-2 de frent e a la Avenid a, vue lca todilla residencia al pntio redo ndo -sin esq ui nas ni rincones- definido por una piel supe rpuesta a las fachada s de las casas . Ese espacio in terior elegante y sobrio con odIO jac¡lf¡lIld:"Ís y un estanque circula r se ha diseilado como una gran ¡lI1l es.. la, como Ull amplio recibidor sin entorpecimientos. Queda ordenado por dos eJcs d iago nales que o rga niza n cuatro grand es portalones de acceso a la ca lle . La defini ción de ese rotundo circulo int erio r enCtle nt rn dificultades, sin e mbargu , al adapta rse a la geom etría ortogonal de las casas. Dificultad que el proyecto resuelvc mediant e galerías y bako nes y dando a veces a las estancias de las casas que miran al pali o. form as excesiv¡¡m ente complej¡is para su supe rfki e. La faclHld a ,1 la ca lle ¡¡parece co mo una gran tapia agujereada por las ventanas y puertas de los co mercios. La calidad de esas fachadas de ladrillo y el remate de la manzana con una cubierta li ge ra de amplio vuelo dan cohercncia y unidad al conjunto , ;lla vcz que acent úa su aspecto de enorme caseroll . El proyccto de las otras dos rml1lZan<lS B-l defin e tina solución menos unitaria de l espacio inte rior. La volu ntad de hacer m¡\s doméstico el patio , m¡ís adaptado a su uso como área de juegos con pa rterres y pérgolas hace que éste pierda escala . Es un espac io sin duda más privado, pero con el inconvenicntc cntonccs dc cstar de masiado expuesto id a calle, demasiado accesi ble . Las viviendas, con los accesos también por lns esq ui nas so n más conve ncional es que lns de la m,lIl zalla de B-2, quizás sean sin embargo más ildapt ables a los particulares. Los proycctos de manzanas alargadas son muy distin tos entre dios , aunqu e m¡¡nteng¡1Il alineación , alturas y número de pl<tlllas constantc. En la m¡IIlZatl¡l A-2.2, el patio es el ele men to que definiti vamente Justifica la Hgrupación y es el espacio co n más earáe!er de todo el polígono. La edificación se organiza en cuatro barras que qued¡l11 inte rrumpidas cada dos viviendas , y en los extremos , organizando los accesos principales al espacio inte rior. Los accesos quedan enfatizados por dos pequeilas torres que los flanquean con cubierta II dos'aguas de azu lejos blancos y nzulcs que (!;ln color y vivacic!lld a IllS f¡lc! w(]¡IS blancas, y q ue anuncian que lo im portan te ocurre dentro. El trata miento del pat io con fl o res, arbo les y quiosco, sobre un amable suelo de albero lo hace muy con fortable. La radlllda a la call e es In¡ís regu lar y

••

A,{'e<:lO$ Ji'W$(>$ d~ las

(a/l(~

,Id {'ol/gono.

/",---,


••

,

,, ••

'os """, ..m,,, A "a I ¡.

Fue/mil" de 1.... I

(>",/(>

lus dos """"""...-.


••

I

I

••

,.

fmer;or de ,,,

"'"":1"',, A,_ ,.

-


••

I··"p<.á,,..'~,,,,,,/~,,

"""' ...",, ' ....''''',;11/''' A l/'

I'mio I",,,rio. <Ir /11

"""""'''U /J "

I'",i" i",,, ..O' , d.. /"

I1", .. :""aA,.

contrasta con la inte rior . La nwmwnn A- I ofrece ti na solución de patio más constru ido y qu izás por e llo menos inte resa nte . Escaleras, ba randas y pavimcn tos organizan un espacio ala rgado en el q ue se confía en que el verde acabará. ¡llgún d ía, por se r protagonista. El proyecto para la manzana A-2 adopta una solución distinta que descompone la edi ficación en barras. El patio central queda interrumpido por un cuerpo qu e se adelanta y que lo subdivide en tres espacios \,'onsecutivos . Quizás lo más controve rtido del proyecto sea esa voluntad ex presa de co mpartime ntar ese espacio libre ce ntral que sc mantic ne público comunita rio y ulternativo ¡t la calle y ti la vez cerrar el edificio a esa. Las viviendas son dúplex con los accesos unificados cada ci nco de ellas . En planta baja tiencn un jardín quc las separa de 1¡IS ¡;allcs y quc se ¡;onvierte e n un a aec ra privada . Y esa volunt ¡¡d de romper el espacio interior de manzana, en ámbitos más con trolables , mediante una disposición menos cstricta me nte pc rilllctral de la edificació n se encuentra aquí con una manzana de tamailo

excesivamente red ucido. En vez de domesticar el patio, lo discute. Pero, por otro lado , es la propuesta q ue pe rmite una forma de vida más privada , menos expuesta al con tin uo uso corn un itMio.la que apuesta por un a solución más anónima y apropiable del espacio. Una vista aé rc<l dcl conjunto demucstra que a pesar de las dificultades , a pesa r de que sólo la mitad de una superman zan a esté construida , de qu e los proyectos ofrezcan soluciones desigu,llcs y pHrticulares a la organiz¡lCión de las man za nas; el con; unto ti ene un a claridad y una potencia inusual. Le pasa lo mismo que a sus bloq ucs veci nos, allí do nde termina la edificación comienza la tierra o los altos postes. Pero la opción por una solució n compacta yeontinua , en manzana-patio hace de este contraste un dato de urb'lI1id¡¡d , un se ntido claro del espacio propio del ciudadano que vertebra , e incl uso puede llegar a co nvertir en in terés positivo, lo que en tantos casos es la descomposición formal de la periferia urba na.

/..


LEXINCTON TElillA CES. CJยกic{ยกgo , /909 Fl'flllk Uoy d WI"iglll

o

10

20

.-

,I

#

\--

&0

I

~'-\ O

LA CASA DE LAS FLO R ES. Madrid, 1930 Sec//I/{lillo ZI/(/ ZO

-------! I ,

- - - - - -<--


I

o

50

100

LAS COC/l EIIAS. B(lrcelol/a, /968 1. A. Codercll

LACUA. VilOl'ia, /977

M. de Sola路 Morales, R . MOl/eo

A 11CA DES DU LAC. S(lilll-QIll!lIIill -CII - Yllelines. 1972-75

Ricardo Rofil/

"

"


«

G

A

L

L

A

R

T

A

s

I

E

D

L

u

N

G

»

Angel MarlÚt

PLANO DE LAS MINASYVIAS DETRASPDRTE DELA lONA MINERA DE

AB RA DE

\/'i IZCAYA ro!:.' !" 1I1J i'Olll.ll.\l:EXlEI.IO.JI.JE I.IEll.IlSrl.:lTO [). t"1l\m~m B.Uns.\1\ DE n U"IIL'I\l', ~'!I')

,

' ~"'!

..,

...

_

.....

\

-'"

Ot.

",

..

~. w.~."T~_t

" <00."

#'"

/~I

....-'

//

,-

--

/

.,

,

'\ , ",.,~, ,\-

j

,.

_~r

\ a reinterpretaci6n, la reforma, la revisión y hasta , en algunos casos, la disolución y el olvido consiguiente son modos aplicados en el quehacer habitual del urbanismo del Pa ís Vasco en estos años de larga y particular transición para hacer frente a

L

Casal. se presentaban aún en un estado casi natural, tan sólo afectados por algunas pequeñas casas, o por el nuevo edificio de Ayuntamiento, No eran éstas, sin embargo, las primeras expectativas a que los mismos habían dado lugar.

una copiosa herencia de planeamiento extensamente distribuída , y evitar así

las indeseadas consecuencias que reportaría su realización. Y esto es así porque resulta aquí muy común la pla-

nificación exageradamente desorientada o ligera, promovida con precipitación, entre 1960 y 1975 aproximadamente, que, tan s610 unos años después, no resiste el examen más benévolo. De esta fa lta de acierto planificador participó también ampliamente la gestión pública. En 1981 , cuando se produjeron las transferencias del Estado a la Comunidad Autónoma en esta materia, la actividad del I.N.V. se desplegaba en una veintena de polígonos distribuídos en las tres provincias, pero principalmente en Guipúzcoa y Vizcaya, en muy diferente estado de gestión . Junto a unos polígonos prácticamente agotados, los había en plena fase de desarrollo, airas estancados a causa de problemas de diversa indole, y algunos, aunque adquiridos hacia años, en los que no se había iniciado la urbanización. El polígono "El Casal " junto a Gallarta (promoción de una colonia de viviendas en el término municipal de Abanlo y Ciérvana) era de estos últimos: treinta y tres hectáreas de suelo expropiadas en 1969 y ubicadas en plena zona minera de los Montes de Triano, a 16 kilÓmetros de Bilbao, esperaban cumpli r destino. Los terrenos, que abarcan un cerro situado entre los barrios de Gallarta y El

Gallarta se encuentra sHuada en las estr ibaciones septentrionales del macizo de los Montes de Triano. donde se dieron lOS mas importantes criaderos de minera l de hierrO de la provincia de Vizcaya. Laabundancia y riqueza del mineral habia sido ya glosada por los geógralos romanos PUnio el Mayor y Estrabón reliriéndose a estos "montes rojos" donde las grandes masas de mine ral alloraban a la superlic ie, La explotación de esta riqueza minera de los Mootes de Triano tuvo un eSpe-c1acular desarrollo durante la segunda mitad del siglo XIX. apoyada en los ava ncosde lasidorurgia yen el empuie aportado por el capilal extranjero inve rt ido en las mismas. El territorio de estos montes y sus aledanos que olrecla tan preciada vena . se convirtió as l en caudalosa luente de materias primas de la incipiente industrialización y , por lo tanto , su aprovechamie<lto quedÓ sometido a solicitaciones intensas.

El poi ígono expropiado se encuentra comprendido entre pequeños nucleamientas de población , de los que el más importante es Gallarta (con 3.000 habitantes, aproximadamente) y los demás son enclaves menores agrupados a lo largo de las carreteras (El Casal, San Fuentes, Nocedal). Las condiciones de este entorno y su emplazamiento en un municipio de población estancada (Abanto y Ciérvana, que comprende además de los mencionados otros núcleos menores y población dispersa, ha reducido su población desde 1960, de 11.500 a 9.600 habitantes que tiene aproximadamente en

>

la actualidad), llaman la atención acerca de las dimensiones del suelo expropiado (33 Has.) y de l alcance de los usos planificados ya en 1969: 1.633 viviendas sobre 24,47 Has. de suelo. La explicación residiría en el fin para el que en un principio estaba destinado el polígono: el avance progresivo de los trabajos mineros, que ya había provocado la desaparición de algunos núcleos de población , hacia prever en los años 60 la próxima destrucción del núcleo de Gallarta. Se anunciaba aquí el caso de que la explotación de la riqueza minera de los montes a partir de los núcleos urbanos situados en posición avanzada, se volvía sobre sí amenazando con devorar el propio producto urbano generado por la misma . Sin embargo, tal figura retórica - al menos, en este caso- no llegó a consumarse, hoy Gallarta subsiste en su mayor parte y no parece verosímil, por el momento, que sea necesaria su desaparición. No obstante , el Plan Parcial de 1969, aprobado en 1971 , se mov ía en unas coordenadas propias de un acontecimiento urbano de tal calibre: 24,47 Has. de suelo para 1.633 viviendas nuevas, centro administrativo y servicios comerciales, culturales y asistenciales, cual si de una nueva ciudad se tratara. Mas, por añadidura, la ordenación propuesta para atender estos objetivos, al servirse de las pautas de diseño urbano características de los años 50 y 60, planifica no sólo una ciudad distinta al pie de Gallarta, sino que además lo hace basándose en un orden urbano radicalmente nuevo. Así, la ordenación de bloques compactos y aislados ensayando un pretendido movimiento de masas voluntariamente irregular, la separación de los tráficos rodado y peato-

nal , las composiciones orgánicas de los conjuntos de edilicios , la confianza en la autonomía de la actuación en torno a un centro urbano de nueva planta, ... constituyen rasgos definidores de un tipo de ordenación propia de aquellos años que recoge, incluso, modelos de comportamiento social que estaban por venir con el desarrollo en ciernes. Si bien no es éste el momento de analizar la mayor o menor oportunidad o acierto de este tipo de planeamiento, si que se puede advertir que su concreta aplicación al cerro de "El Casal " no contó con particulares virtudes dignas de tener en cuenta y, por el contrario, acusó importantes desajustes en su intento de dar una implementación urbana al irregular territorio del polígono. Por suerte, el aplazamiento de la gestión ha dado lugar a que el paso del tiempo y las circunstancias políticas sobrevenidas hayan permitido considerar la cuestión de la urbanización del polígono " El Casal" de manera menos traumática. Las minas no avanzaron lo esperado, Gallarta se presenta como un núcleo urbano irregular y deformado pero dominante y el cerro comprendido entre Gallarta y El Casal ofrece una gran extensión de terrenos de propiedad pública propicia para acoger una ampliación planificada de su entidad urbana.

Ü(¡wola fundación modieval del<lS iglosias do San Pedro y Santa Juliana de Abanto hasta el despe:gue espectacular de la e~plotación minefa de los montes de Triano on la segunda mrtad del siglo XIX . pocos acontá· cim ientos han alterado la constitución rural de este te· rritorio situado a caballo entre el valle del riO Ga lindo y el de Somorrostro en la margen jzq~je¡da de la rl a de Bilbao. Pero desde esta úRima fecha , la conjuncl6ndel desarrollo industrial. 1" explotación intonsiva de la ma"


.__Lo, ·_

<-

__ .,,,. .• .-'

-' \

=

\

.

,/

,

~\

,

. 1 l .

\

Proyecto de Modificación del Plan Parcial de "El Casal" en Abanto y Clérvana (Vizcaya) , Proyecto de 184 viviendas de promoción pUblica en el poligono " El Casal " en Abanto y CiéN ana (Vizcaya). Ju lio de 1982. Promoción: Departamento de Política Torrilonal y Obras Públicas del Gobierno Vasco. Arquitectos : Enrique Guinoa, Antón Boyra, ValenHn Santamarlna, Jesús Urchegui. leria prima_que el propio territorio contenía y la sucesi. va formaci6ndel " Gran Bi lbao " a lo largode un extenso siglo , han desplegado sobre el mismo sus efeclos , comportando considerablQS Iranslormacionos y dandQ lugar a la configuración de un mapa suburbial de parti, culares earacter isticas, La proliferación de excavaciones a cielo abierto, los amonlonamienlos de material de desecho, las serpen. teantes pi stas para la explolación minera, las trazas de

los ferrocarri les mineros que subsislen y las abandona · das,la Irama de ca rreleras de diferente rango , y la irregular distribución do un soclor industrial complejo implantado sin mayor recato. dibujan un panorama on el que la vivienda suburbana de composición y lipo varia· dos. se raparte irrogularmenle en aglomeraciones sal · leadas produciendo una Iragmenloción excesiva de la détwl organización urbana. la formación de los núcleos de Ga llarta, San Fuen· les y El Casa l, que engloban al polígono do propiodad pú bl ica , obodeció fundamontalmento a las agrupaciones ospontáneas quo crecieron considerablemenle con el desarrOllo espectacular de la explotación minera hasla 1900 (en 1910 era n 9.848 los habitantes del muo nlclpio, que hoy cuenta con la misma población. aproxi· madamente). Aunque con alt ibaios. a lo la rgo del pre· sanie siglo la extracción de minera l ha deca ldoprDgresivamente, mien1ras que. pO< su parto , QI parque do vi· viend as ha sido objeto do la 16gk:a modernización que ha permitido superar el hacinamiento y el elevado por· cenlaje de infravivienda que afoclaban a estos distri· tos. En la fase más reciente de este proceso . las leves Indicaciones del Plan Comarcal del Gran Bi lbao nohan tenido incidencia aparente .

En este contexto, la intervención de la Dirección de Vivienda del Gobierno Vasco en el polígono "El Casal ", ha respondido a la necesidad manifiesta de vivienda (en Abanto y Ciérvana , se detectaba aún en 1980 un 40% de vivienda de calidad muy baja) , con una actitud no por prudente menos decidida. La reconside ración de la "herencia"

,

.

~~

.'

"¡:

1""

,

. iI

"-

-'1

>.

recibida ha alcanzado aquí afortunadamente hasta el plano y se ha acompanado de una oportuna idea de estructuración urbana nada banal. La ordenación --que agrupa 212 viviendas de las que se han edificado ya 184- se plantea con voluntad de enriquecer la cohesión de las aglomeraciones separadas entre las que se sitúa, contribuyendo a reducir los desfavorables efectos derivados , en una situación suburbial, de una fragmentación exagerada. A este respecto, el propio emplazamiento del nuevo Ayuntamiento junto al polfgono, sobre una vía inedilicada y aislado, ilustra una situación de dispersión de la centralidad y de desconcierto en la acción urbana particularmente reveladora. El planteamiento para modificar la ordenación del Plan Parcial precedente de 1969, se basa en proyectar sobre un terreno en pendiente pronunciada, comprendido entre el Estadio y la carretera que une los núcleos de El Casal y Gallarta, tres hileras de viviendas adosadas en agrupaciones que superan el desnivel vertical escalonadamente, y se cimbrean horizontalmente para absorber las ondulaciones de la loma. Las viviendas se distribuyen en casas de dos plantas, aprovechando el desnivel del terreno para acceder por ambos lados desde sus respectivosjardines a las mismas, sin mayorobstáculo que la mitad de la altura de un piso en cada caso. Entre los grupos de viviendas superpuestas y adosadas así organizados discurren caminos de peatones de perfil casi horizontal siguiendo las ondulaciones del terreno. Junto a la calle superior, el camino, arbolado y de más anchura, se convierte en espolón de refuerzo de la conexión Gallarta - El

"

, .. ,.",~"

"

e

c-,-+'

-

,

•, .j

...

Casal con paso ante el edificio del Ayuntamiento. El orden general asi conseguido se compat ibiliza con un pequeño grupo de viviendas en bloque, compuesto de dos plantas de vivienda sobre una planta baja general y otra parcial por la cara en que el desnivel más se acusa destinadas a comercio y servicios de interés público. Estos bloques se disponen en forma de C, acentuando la presencia aislada del edificio del Ayuntamiento al otro lado de la calle y con la idea de contribuir a configurar un espacio urbano artificial entre edificios. Por contraste con la propuesta contenida en el Plan Parcial de 1969, la excluyente confianza en la autonom ía de la actuación de entonces, se convierte aquí en tolerante respeto hacia lo preexistente, en voluntad de mejorar su deficiente estructura y en tomar como básico punto de partida para una construcción correcta de la ciudad el evitar la destrucción de los valores urbanos implícitos en la elección del emplazamiento. La novedad tipológ ica de aquel plan se convierte ahora en la presentación seriada de tipos de vivienda comu nes, espontáneamente ya producidos en las aglomeraciones existentes. Y aquella morfología urbana radicalmente disti nta de todo , según un modelo confiado a la independencia del territorio, a la irregularidad geométrica y a la linea quebrada, viene a domesticarse en un tipo de ciudad que tiene en la regularidad y conti nuidad de sus líneas uno de los fundamentos principales de su indiscutible simbiosis con el suelo que le sirve de soporte. El resultado final ha sido la formación de una pieza urbana importante, de mayor trascendencia si cabe en vi ~ud del irregular enclave en que se ha ma-

terializado, Por ello, insistir sólo en la función cohesionadora de la actuación entre barrios separados sería insuficiente. No cabe duda que una actuación de este tipo y medida constituye, en el in · terior de una organización urbana su burbial y endeble, un episodio relevan te con un impacto espacial y urbano de gran alcance , La pérdida de protagonismo de la explotación de la riqueza minera, unida a la ineludible necesidad de corrección de la anomalía subu rbial extrema que hoy toma cartas de naturaleza en esta parte del Gran Bi lbao, colocan a este territorio en trance de afrontar un futuro novedoso, que enriquezca la incipiente organización urbana actual. En este proceso. la parte de ciudad ahora construida va a representar un material de inestimable valia. Cierto es que hay en la agrupación construída gestos de dudosa eficacia real -como el intento de configurar un espacio urbano unitario frente al Ayuntamiento a pesar de que la plaza rectangular y los edificios en bloque quedan implantados varios metros por debajo de la rasante de la carretera existent9-, o que quizá se advertirán algunas insuficiencias infraeslructurales como en la organización viaria secundaria- mas en conjunto tales peros apenas afectan al innegable mérito del logro general. Lo que de momento se puede ahora ya ver es que en las minas, ese territorio vizca ino sinónimo de paisaje cuasilunar, mezcla de territorio-objeto y de extensa fac toría natural, no se of rece sólo un lesoro escondido sino que también se puede presentar un soporte de ciudad con capacidad para superar su natu raleza suburbial presente.


Cuando un grupo de arquitectos sicilianos

' CQU . OOTTO

........

" , , \ . , I<¡';'.''i._\T,,1<1

"'"

e

,,,

:='--

".~~'"

--o

=='--..:::' uando un grupo de arquitectos

sicilianos convirt ie ron Messina a fina les dclmcs de marzo de 1985, por linos días, en un Laboratorio dc proyectos, consiguie ron d isolver un maleficio que durante décadas pesaba sobre la CiUC!;HI. E l reclamo y la razón de ser histórica de Mcssina ancla en su posición clave corno cabeza de puente de] estrecho que une el continen te con la Sicilia y sus más de 6 millones de habitantes . Su bahía ha contemp lado el trasiego incesante de los navíos y lw resumido durant e siglos la sue rte de la ciudad . Sin embargo Mcssina se ha visto envuelta durante los (¡ l¡lIlIOS lustros en la

discusión sobre la lla mada "relación estable " , es deci r >la posibilidad,

incluso la bondad , de tende r un puen te e ntre las dos orillas del estrecho. Esta cuestión. co mo es lógico , ha dado notoriedad y "lcance a la ciudad y ha planeado permanentemente en los debates sobre su futuro. Sin duda es cie rto que incide e n la propia base económica , y no es menos cieno que las implicaciones territoriales sc prornelerí;m importantes caso de resolversc rcalizanuolo o bien opt¡Uldo , co mo ta mbién se defiende. por la mejora elel "collega mento mobile·· ¡t<.:t ual, res u<.:lto , por cieno, e n una estación de inte rcambio modal marítimo-fe rroviaria que abraza directamente los bu q ues sobre los rai les, y situad a al fondo de la bahía. Pero 10 que resulta me nos claro es suponer q uc ésta sea la principal cuest ión sobre el futuro urbanístico de la ci ud ad, o. inclu so , que sell ést a 1<1 cuestión de ]¡l que derive inexorablemen te la gran esca la y la forma propia de Messi na hasta e l extremo de aplazar , e n la opinión de algunos sectores ciudadanos, las decisiones sobre su fut uro urbano. Cabe cntcnder que el posible pue nte se localizaría . por ralOnes técn icas y geográficas, mucho más a l nort e de la ciudad y sus anclajes modifica rían los circuitos territoriales e n los accesos , pero muy poco l¡! propia ciudad, a la vista del cllnícter del litoral en aquel lugar, y tal corno se e ntrevee c n los bocetos que G. Sa mon{¡ realizara e ll los 'lños sesent a al inicio del debate, Sentadas estas premisas , ¿es posible y congruen te defender que existen e pisodios urbanísticos de la fo rll1<1 co njunw de la ciudad a cuya eclosión

1'010/11<1110 d" 111 ZOl/" d" "w,,/jv NI ~I '1"e se las ,/jslilWts¡vrn"" <le ocllpación, des/II,·á",/ou ¡liS manl/mllS CVII.·¡ru;'¡ltS CO/l rdifiC<ld{",~., ""imrias. •

flhs~n'an

estaríall convocados los esfuerzos prcsentes y pró ximos. sin qu e guarden una relación de dependencia univoca con el gran debate regiona l? En otras palabras ¿cs posible y rr ecesarío promover un e pisodio urbanístico cuya imagen y razones aniden en valorcs propios e intrínsecos de la ci udad ?, Da la rmpresión que dctnís del objetivo apMen te llle nt e comed ido con el q ue un gru po de arq uitectos sicil ianos dirigidos por Pasqualc Culolla convocó a 8 grupos universitarios de distintos países, sc encie rra lH idca dc trazar el futuro de la ciudad en términos más propios y tanto o más eficaees ele los quc pudientn resultar del aplazamiento a razones generales. "L'isolato di Messina" fue el objeto de esta invitació n y si n d uda e ncicrra por de pron to una sorpresa intelectual para q uien sc ace rque a la ci udad sin dcmasiados prej uicios. dispuesto a entende r un argumento quc no es e l de su belleza y sugestión principales, En realid,ld la cOnstrucción histórica de la ciudad se ci mentó sobre la rada. La h¡!hia ha protagonizlldo la ci udad medieval , la suerte alt e rna dc las casas reales europeas por el control del est rceho y la eclosión de la ciudad mercantil , pue rto y puerla de Sicilia. De ah í que la ensenada allll hoy. corno ayer , ofrece e l testimonio más rotu ndo de su pasado: el faro , la ciudadcla a caballo de la bahía y e l mar , los lazzarelli, los m ue lles de atraque y la palazzata , (en el lugar de la a11l igulI

••

mura lla de mar) e le. A esta ci udad, protegida por las estribaciones del Etna cuyos contrafuertes fo rm an el telón dc fondo magnífico de su imagen marítima , a est a ciudad , lc siguió e l terrible terremoto que en 1908 la arrasó implaeablemcnte. El Plan Borzí de 1911 para la reconstrucción est,í al origen , simplifiClldamente ,dc los isolati que conocemos ho y. Pero es importante entender que con e l plan Messina dejaba de ser solo un sistema urbano articul ado e xclusivame nte sobrc e l pue rto y 1<1 b<1hí<1. Pro poní<1 una ciud<l<l distinta , a una mayor dimensión , ocupando sistemática mente todas las estrech as planicies disponi bl es. sedimcnto gcológico de los torrentes (las fiumare), BorlÍ c n su plan cra suficienteme nte cauto corno para respeta r la memoria de li! P<1 1azz¡¡ta frente a la bah ía , pero suficie nt emente ambicioso corno para esw bl ecer las triangulaciones q ue permitieran las transiciones y acuerdos entre la ciudad reconstrui da sobrc sus cimientos y las nuevas cxtensiones e ntrc las c ual cs, ]¡l que ocu pó los Oni Mosella , a mediod ia , era la principal. Esa Mcssina interior. delimitada por los contrafuert es orogrMicos y el ferrocarril era la principal de entre las extensiones , doblando el ta maño de la ciudad ochocentista. Pero a esa dimensión mayor Borzí no imaginó otra expresión que la eJleaj¡lda en e l anfiteatro de la bahía. Su proyecto, a diferencia de otros contem poráneos


convirtieron Messina ...

\ ",., .1•• /.,. ",.1.1.1 d. · \ •. , 111"

• • / '/111'" K"""r<I/ dI' /",.K,,,,,,lrs "I/n,·rllr,(),,,·)' dr 1" .1 wmr",,,lrs I""I'''''.'¡''' del , I ,·","'r .1,·/ 1'''",

s

E

v

I L L A

• •

La oportunidad del Plan

• / .., ,~c"" s'mcció" de (" ";',,1,,,/ des,"'.... tld lermllO/O Se Ilrl'Ó a ca/)(, sis " icmlo d Plall dd ¡"I;e"je", / .. /lord ( /9/ J). Su., l"'){""'_"'u 1""'/lImll ademtis fu r x/em ití" I'Q>'I~riQr d,-I// d ud",¡ e" ¡v¡J<ls /m' 111t1ll¡r~'s elll,,,,'lliwml )' /".' //IG,,'mí ll.' _

• • • ~''''''I"m",'¡p .l/rui"" f" ~I <¡lIf U des/(Iclllllos rllmro ejes 'I"e./os orS/lI,i zIIi¡(} rYs dd Si"'I""'¡"'" r ligieron Imlll.< /""I! O/ro.< 1111110'< fllCUl' l/Iro'. L .... di.w'.,iolle, de ,'_Ir,' 1,,¡mN CtJlII'I'lIi"w Cellln",m ~II

N"''''

,,/ " a,<sr r f(lIr relÍllf IIIS maIl Z"''''S (OIll{Jle ll<li "<I$ f ll/rr

lu ¡",Id,, )' r/ / ""()",,,iI, mm¡"" sIlIIIJo los amig " os Orl;

Mosel/a.

(plan de l (Irq A. Guidini) se limi taba a

la oc ul~ac ión a lo largo de los muros fe rroviarios . Al cabo de med io siglo de la construcción de CS,t nucvlt extensión. (los i50Iali). y a 75 aiíos ya de l plan , e l dcbat e act ual re toma aquel mo me nto decisivo. El orde ll de la ci ud ad interior establ ecc el pe Jl tltgra ma del nuevo reto que 111ciudad intuye : incorporar por primera vcz el frente mrlrítimo a los usos urbanos, lo cua l no es ni la definició n de la b,1 hía (el lugar histórico que imaginó y evocó J uvarra, y proyectó Samoná), ni la de finició n de las playas hi'ci" e lllorte, fl lmqueadas ele subu rbios li torales. Es o tra cuest ión , es la transform ación de más de 3 Km s li neales de COSI<l q ue re prese nt a n la segunda escell<l de la ciudad . no ya en la nlda sino a mar abierto , para que ;'Íreas centrales mal conectadas y peo r lIs,ldas coadyuve n al plusvalor de la Mcssi na inlCrior, hoy ya muy central en la ¡;j udad. Ouizú esta lectura pueda ser análoga a la de tantas otras ciudades donde el redi me nsionado de usos transforma barre ras y muros ciegos en oportu nidHdes de gm n inte rés pa isajíst ico y ci udada no . En Messina esta tnmsformación cue nta con un cntroterra cuyo carácter es singularme nte valioso. Muchas veces IriS nuevas rea lidades apareccn como corola rios o evocaciones de las experiencias ya consolidadas e n la me moria de la ciudad . En Messina uno de esos valores dcllugar, qu e aunque

•••

reciente es ya estimable, es precisamente la fo rma construida de sus manza nas. de sus " isolm i" . llltdll convencio nales. Esc fu e el acierto e n la formula ción ini cial de los a rquitectos sicilianos sob re cuy,t base se elaboraron los proyectos. Deli mitaron una úrea e n forma de "asse·· que Heumulabrl el m"yo r núme ro de los isola ti de la ciudad interior y prestaron una atención plt rticular a aquellas man zanas que parecía n m,ís interesantes correspondie ntes a la lIIici"tr va pública de los arios 20 y 30 principnl merlte. Son "case popolare" dc bnjn alt ur" (3-5 plantas) co n una di sposic ió n muy articulada de "cortile " (plttio). con los ,ing ulos sólidos, acces ible y püblico desde las calles, residenciales. Eltamalio ele los interiores, en sus accesos , e n los pa tios, e n los desniveles y e n las corni sas,. sugiere un uso público pero vecinal. pri v;Hlo pe ro abierto. La conc,rle naciún hil vlHwda de los patios los dota de un alcance rmis general y config ura e l ambie nt e pro pio prl ra toda eSa iirC¡1de la ci ud"d: la c iudad IIlt e rior . De ¡tllí que e l isolato, tien e también va lor e n su agregació n, en su co njunto como un idad reside ncial caract erís\ iC¡t . El COrl vegno puso la atención e n la c¡¡p¡¡ciclad ¡uwlógica y me tafó rica dc esa re al idad como punto de a rranque e n las intervenciones de cada e quipo. Para los iso la ti e xistentes . e n sus leyes y proporciones . esa interve nción podía ya anticiparse e n forma de variantes más O me nos felices del bino mio conservación-sustitución co ntrolada. En cambio . donde e l re to Hlcanzó mayor significado fue precisa me nt e e n los bordes , e n la anuncÍlldll y plausibl e transfo nmtció n de las úreas compre ndida entre el A sse y c1litora l. Ahí es do nde Messina posee poderosas cartas ; no solo e l Borzí. lo qu e ¡Iquel plan dej ara aplazado pero tambié n lo que afirmara, sino además la arq uitectura de sus iso[at i, esa precisa transició n métrica e n los espacios pú blicos de cuyo eje mplo , o portu name nte resca tado por los organizados del Simposiulll , de be lo mar nota la ciudad para sus próximos e pisodios quc, como se despre nde de algunos de los propyectos, puede n ofrecer pa ra el fin de siglo una tra nsformació n que cierre aquel ciclo urbanísti co que se inició e n 11\s prim e ras déca das de l novecientos.

Josep Parcerü a

urant e los últimos meses de 1985 un,' a mplia e xpos ició n sobre e l Avance de PI:ur de Sevi lla ha servido de excusa para pone r en ma rcha de nuevo c l e dificio de l viej o cas ino e n I; IS inmedi aciones de la Pl aZ,1 de Espa ria y d c l Pa rque dc María Lui sa. Una vez rn:is la formulación de una i<tea urban íst ica d ,lra so bre e l f utu ro de I¡I CI ud ad, se convierte e n eje de la discusió n y del inte rés ciud" da no. Sevilla y su futuro se supe rpon e n a un a valoración de las necesidades ur banísticas m'¡s priorita rias. El proyecto a largo plazo sc define como compati ble con los plmles o progra mas de ¡tetu,tció n iIlll1ediatos. El proyecto de Pl a n de Sevil la se nos prese nt a como un esfu erzo singul a r de plane ami e nto: por e l ritmo te mpo ral del mismo y por los princi pios quc inspiran la elabor:tción de las propuestas. En me nos de un ario, e l diagnóstico y e l Avance ofrecen um. id e .. ge ne r.. 1de fut uro y una prime ra e laboració n de las partes del proyecto . ( . ) Si la preOl.: upació n rnuniópal a co rto plazo llitce t¡ul\as veccs d ifícil Ulllt observltció n m'¡s d istante de la

D

din,í mic¡¡ urbana de ll11ismo, y la act uació n directa e nmascilra la posibilidad de o rdenación a " lfgo pla zo, en Sevill a las coorden adas ur ba n í ~t i ca~ ¡¡pu nt a n hacia una refl ex ió n pro fund .. del futuro de la ciudad. El Plan anterior fue ,t prOb,Klo C Il ]\)63: el fu e rt e c recimie nto residencial se ha C010Cild o e n los cjes radiales de I.a cr udad dado un eS{lue nw cI<lfa rne nt e desestructurado con fue rte depe nde ncia sobre e l ce nt ro il ntiguo:];. apuesta dc S evi lla por cOll ve rtirse C I! se de de la Exposició n In tcrnacional dc 1\)()2, se liala Ull horizon te y un cOntenido de especial relev;olóa : El Plan apareccr¡Í " ho ra puo..: s . como ohligado y o portuno. El Plan de Sevilla arranca e n IlJK5 y sc sit(w e n 1:1 Tl uev;¡ Hn e; . de planes especiales que busc,m un a ,H:t iwd " urh¡¡n¡¡'· dclurbanismo ha cia nue s tr a~ ciudades . Las ex pe r ienci¡¡s so n mu y recie ll te~ y si n duda su necesidad de inn ovación o bliga ,1 inte ntos incom plctos o parcia les. sin e mhargo parece configurarse {'s ta i(lea de urban ismo "urha no ·' donde 1:1"co herc ncia" y la

••

.'

I

.


• Fot0l'lono del Ce"'ro de lo d ud",1 j,mlo al Guadolqulvlr y lo w no dr /0 Ca rlujo.

• M"'I"~'" dr /0 I'rol',,~s'" para ~... I" .o,M Jo",l" s' observ" 1" o,drr1Ución p,r v;Sla Im,a la Exposición de 1991.

"cualidad " formal de la ciudad se persiguen prioritariamente: Resulta pues así, un nuevo entendimiento del Plan qu e tiene singulares repercusion es sobre el método de su elaboración. Sevilla , por ejemplo , enfatiza cuánto un Plan se somete a la ciudad existente corno punto de arranque si bien se valoran con fu erza las propuestas de ordenación futura . El ej e metodológico del trabajo parece girar en la recomposición de la estructura urban a y en la interpretación de la morfologia de sus partes. En efecto , I¡t m o rf ología urballa se erij e como eje descriptivo-interpretati vo de la ciudad , y se presenta como variable sintéti ca que aglutllla [os componentes de la forma urbana y de las relaci on es sociale s existentes . A panir de estas técnicas se identi fican tejidos urbanos di ferenciales y cstructuras tipológicas distintas que se nín manejadas ellla propuesta II través de instrumentos de actuación como la ordenanza . El Avance de Sevilla nos muestra, qui zás , unas categorías un tanto ge néricas que más adelante deberá pormenorizar. A su vez renace el énfasis por la e.wruclUra urbllllll como puente entre el tejido urbano agrcgado y la ordenación territori al de los sistemas general es . El Avance de Sevilla sorprende por el alto nive l de elaboración de los sistemas general es en sus diferentes sectores . Es una experiencia que pone en valor de nuevo este conjunto de re laciones de orden general: la red viaria con sus nive les de especi,tlización , los ejes y estaciones ferroviarias , pero tam bién las grandes piezas de ve rde y de equipamiento y los elementos nodales de la ciud¡td-<:ntendidoscomo focos de actividad , pero también como generadores de si ngularidad en el tejido ge neral-o L a forma de la estructura aparece ní en el trabaj o de Sevilla como principio de solución de sus elementos y como di sc u ~ i ó n

agregada de sus relaciones. Sobre estos instrumentos generales de trabajo una interpretación más sesgada de las partes de la ciudad buscará las situaciones singu lares en el tejido que deban ser obj eto de especial intervención : por ejemplo , los vacíos intersticiales con capacidad de transformación . De esta forma se busca una coherencia con las partes a la vez que éstas ofrecen una imagen discontinua del conjunto . Porque de hecho el plan tiene la oportun idad de " re-pensar" Sevilla con la hipótesis de la Exposición U niversal de 1992 , con motivo del quin to cent enario del D escubrimiento de América. Adecuar la ciudad para este evento significa para el Plan la oportunidad de recuperar el impulso urbanístico perd ido . Y adcm ás cn fecha fij a: por tanto al PI<t n se le exigirá un fu erte realismo en el predimensionado de sus actuaciones. Con estos principios. el A vance propone una recuperación del río Guadalquivi r en su tangencia con Triana y el Casco Central. El levantamiento del re lleno de tierras de Chapina puede permitir esta brillante opción. Establecer un nuevo diálogo entre el va lioso vacío de la isla de La Cartuja y el gran centro sevillano deberá significar para la ciudad una apuesta centenaria . El río corno eje de las actividades si ngulares y de [os espacios de interés colectivo quedaría defin itam ente potcnciado . Este eje definido a pon iente de la ciudad en dirección N orte-Sur , da se ntido a la operación de estructuración de la ciudad en el arco de periferia a lcv.mte. Sólo así se entienden las operaciones de in fraestructura viaria y ferroviaria imprescindibles en este tej ido residencial moderno para evitar una earga excesiva sobre el borde del ce nt ro. Ahí es donde se miden los aciertos

del Avance, en el dimensionado de los crecimientos , en las ideas para establecer una estructura viaria que no viene dada sólo por la cantidad de carrileSde su sección , si no por sus frent es, por la frecueneia y tipo de sus cruces, también por los contenidos urbanos de cada uno de sus ejes. En definitiva a la oportunidad del Plan habrá que aliadir el interés que abre su proceso de elaboración. La maqueta de la ciudad con el Avance se convierte en el instrumento más si ntético dc la propu e~ ta: la ciudad ensaya así la obse rvación de sí mi sma , busca ndo un test de su image n futura . E l modelo tridimensiona l neutraliza un punto de forma lismo del que qu izás adolece la exposición . El Avance dispone de una excelente Mcmoria poco habitual en los Planes que pone en relación obj eti vos con in strumentos, la ciudad total con sus partes . L a prosecución del trabaj o deberá poner en el preciso dimensionado de cada operación de estructura, su esfuerzo máximo para demostrar la aplicabil idad del Plan. A su vez el desarrollo de los instrum entos normativos podrá conducir el proccso desagregado c individu<t l en los tejidos existentes reciclando así grandes áreas de la ciudad. D e esta forma el Pl an se presenta corno una estimulante experiencia para abrir una nueva dinámica urbanística en Sevilla.

j.B.

( ') El ( ra b~jo ha sido dirigido por el :lrquilCCIO n"", ián Q ue", . mn el sopo rte n'unicip,,1 de Francisco Uar rionu cvo . ~r([ IO.: un amplio e([ui po

de

h ;,~(" )(l l'crso n,,~ mil

la ~oJ iT<'c<;ión <k

Gu illermo Dia l. P~llC Se gu; . Ju an CU<·llca. ;,r([t",.

y 1" ,"wwria de Edu l. rdu L<:ir".

n los procesos de formación y transformación urbana registrados en algunos centros de ciudades capitales de Hispanoamérica, junto con detectarse una evolución gradual e incremental de desarrollo morfológico que se inicia con el suceso del Descubrimiento, Conquista y Colonización efectuada por los españoles en el siglo XVI, se reconoce que una parte esencial de éste, ocurre en estos últimos cien años, y utiliza el legado urban fstico establecido con la ordenación planeada y compacta del momento fundacional. Sin embargo, dentro de la urbanística de nuestro continente, se detectan algunas discordancias entre la realidad de algunos hechos morfológicos y la manera en que éslos han sido tradicionalmenle interpretados. l a primera y más evidente de estas discordancias queda planteada entre la enorme variedad de situaciones urbanas y arquitectónicas generadas en los centros urbanos en los cuatro siglos de desarrollo y, la frecuente idea de que éstos serían entidades monótonas, indiferenciadas y rígidas al cambio, cuando no, peyorativamente consideradas entidades coloniales que no registran ningún estímulo de modernización o actualización. El segundo de estos desajustes aparece, cuando englobamos a toda la producción urbana del continente como una misma cosa, y como resultado de idénticos procesos, sin distinguir siquiera el conjunto de especificidades regionales que al interior de tan vasto territorio ocurren, y por consiguiente, la existencia de desarrollos diferenciales entre linos paises del área y otros. El tercero de estos desajustes se presenta, cuando designamos "centro moderno" al lugar central actual y, " colonial" al pasado, originado en la matriz cuadricular fundacional , asumiendo que entre ambos no existe continuidad sino ruptura y tensión entre un momento y airo, no obstante saber empíricamente que los centros se desarrollan en base a los mismos elementos urbanos establecidos en el asentamiento inicial. Finalmente, la cuarta contradicción aparece entre la especificidad urbanístico-arquitectónica que ha caracterizado nuestra praxis y procesos de construcción, y la convencional creencia de que por nueslra condición de "periferia", nueslra actividad es reproductora, cuando no el mero reflejo mecánico y directo de 10 que ocurre en los centros productores de la cultura. Intentando desmitificar algunas de estas cuestiones, yen cierto modo reivindicando la especificidad cultural de nueslros procesos de formación y transformación física, y el paralelismo que existiría entre la producción arquitectónica hispanoaméricana y los diferentes movimientos internacionales, me parece conveniente aclarar que: En relación al primer desajuste - vale decir, rigidez al cambio y obsolescencia de la trama, frente a una realidad urb~na flexible y en constante adaptación- es necesario recordar que el orden de la cuadrícula como modelo bajo el que se formaliza el tejido urbano de la ciudad, es desde los inicios un proceso abierto y dinámico, e internamente diferenciado en zonas con roles, funciones y significados diversos. Aparte de producir una gran variedad de ciudades dentro de un mismo patrón de asentamiento, dió lugar a que la manzana como pieza fundamental de la cuadrícula. se resolviera arquilectónicamente de manera diversa, proceso que con el tiempo se acentuó y complejizó. Con respecto al segundo de estos desajustes -a saber, la frecuente confusión entre "unidad" y "uniformidad " de los procesos urbanos- se hace imprescindible distinguir las varianles regionales que adquiere el proceso de urbanización, tanto por valorar adecuadamente unas entidades de otras, como porque metodológicamente permitiría avanzar en la clarificación de las diferencias que dentro de la unidad presentan ciertos núcleos.

E


José Rosas

LA PARTICION DE LA MANZANA Cómo se modernizó Santiago de Chile El arquitecto José Rosas, profesor de urbanismo en la Universidad Católica de Chile, presenta en este arlículo un resumen de su tesis doctoral "Manzana y tipo edificatorio en transformación. El centro de Santiago y las constantes de la ciudad hispanoamericana ", leída en la Escuela de Arquitectura de Barcelona, en febrero de 1986 bajo la dirección de Manuel de Sola-Morales. La minuciosa y exhaustiva conceptualización de un material urbanístico inédito, hace concreto el centro de Santiago de Chile a través de sus manzanas, y del proceso físico de modernización, mientras que al lector le es dado establecer otras analogías y similitudes gracias a la claridad con la que el tema se presenta.

c..

PI"no ¡/rl "tro (/970-1984) '1"" "",..Jlm d {Jroc..so 11.. pml'lr lldó" el! rI

¡/r Smui"go

"W" l""Ul! .


l'lallla$ "ISO ba", CO"¡IIIIIO dt la /Juba, " di/ido< rOl"f'M'''', ""r\'a Ir a",a d"",,,, drl

d~1

I<'jid,) (>1/01:011("

~-•

l'i"afl"S"y ('I,lIr,\ dr 1" Unió" J' rd'JirlO dr //1 /Jo/s", A/ /umlu, (01110

~. ' u,jo,~ " ,,,·

¡rió". /111 "UlI "/"<IIp/" d,' rlllJi,,,a<.,, ..tI ,,/"'''', rn /"',II"",lIftoo dr 111'" <'ulu",,,1

• • ,(b,,/oo, U ...ClO ....S del (on/",,'o .'i<> ob"'H" 1" ,I,,''''~¡'¡'''/ ,1" "5/110' dI' "",[,,'11<',61,

\ '1>'1",1.. /"

{)III/;Q1I11/,

"1,, ,~""w"l,,

e/ E,I/O/'"

"''''''¡'''/ y"

/" d,·,,,,/,,, /" II"h"

• • Igl"J'u

.1,,">1"'''',

ar'lllll""""

rrl,,,,o~.

,''',(o "s"momo d" ,m"

¡':" I''''"",drl

"ror"so <1" SIl,HIIII('uí"

"1""16",,,,, ¡Ji""/"''¡'"

X/X )' "ulo rl XX¡. / . Alu" inón del ,',lIft"u "r "',mlr r1I ullU,a IIMS19/j¡. 2. "".",(1&, úr f'l'S"lr.s co..""""lrs rn ",,,,,,,, ""/" (I'IJ(J·I<ItJO¡ J, C",m",.,.ión ,1, su""''' ,¡"""u¡n (1'17'0-

'''''

••

Aparece como inevitable el aceptar que España es capaz, durante los siglos XVI, XVII Y XVIII , de reducir a todo un continente a una sola unidad, sin alterar las particularidades regionales que en cada localidad existieron , De allí que en la búsqueda de clarificar diferencias y valorar identidades , se reconozcan dentro de los grandes centros urbanos hispanoamericanos, aquellos estrictamente "históricofundacionales " y que son la base de la representación simbólica del poderío español, y los meramente "fundacionales" de escasas referencias precolombinas y coloniales, y lugares de constante transformación central , concretamente en los últimos siglos. Aparte de profundizar en las diferencias que nos caracterizan, urbanísticamente nos acercaremos al establecimiento de actuaciones diversificadas y por ende, a un entendimiento de los proyectos de ciudad , más ajustados a la naturaleza dellenómeno. Frente al tercer desajuste -recuerdese la contraposición entre "centro moderno" y "centro colonial"y contrariamente a loque se supone , la trama urbana de la mayoría de los centros fundacionales desarrollados en este siglo , retoman los derroteros senalados en la estructura urbana inicial. La cuadrícula como orden general y la manzana como unidad predial son -además de los elementos definidores de la ciudad regular y de su proceso evolutivo- los ejes de la transformación urbana durante el siglo XX. La condición abstracta, simple y elemental de la ordenación inicial, y la ausencia de referencias precolombi· nas o coloniales importantes en los centros fundacionales alejados del epicentro geo-político de la Corona Espanola, serán retomados casi en los mismos términos durante el siglo XIX y XX , cuando algunos paises del área inicien el proceso de modernización y su homologación urbana con lo que ocurre en las grandes ciudades capitales de Europa. Por eso, no se advierten a primera vista episodios barrocos, neoclásicos o "beaux artianos ~ autónomos de la matriz cuadricular, dado que es la misma estructura la que los incluye y adopta, y bajo la cual la ciudad crece y extiende en el territorio. Sin lugar a dudas que el impulso que la organización colonial y algunos de sus hitos neoclásicos e ingenieriles adquieren durante el siglo XX, es más complejo, variado y rico que en los períOdOS precedentes. No obstante, la relativa adaptación de gran parte de la arquilectura moderna al parcelario y manzanero existente, nos confirma que entre la ciudad actual y la pasada no sólo existe un principio de continuidad histórica, sin mayores rupturas o sobresaltos, sino que los hechos arquitectónicos de estos últimos cien años están directa o indireclamente conectados a un acumulativo desarrollo en el tiempo y mantienen vinculaciones importantes con el pasado. Finalmente, en relación a la última contradicción reconocida -a saber, especificidad urbanísticoarquitectónica de nuestra praxis y total "dependencia" a los modelos generados en el exterior- es necesario recordar que, a pesar de los fuertes vínculos que se registran entre la producción arquitectónica europea y norteamericana, y la hispanoamericana, ésta en cualquiera de sus etapas de evolución no es ni el traslado ni la copia literal de tales experiencias. Por una parte, la particularidad de un proceso urbano condicionado por tres síntesis o redefiniciones culturales en que hemos participado: el Descubrimiento, Conquista y


Colonización ; la Independencia e Ilustración, y la Industrialización y Modernización de los Estados del área ; así como por otra la fuerza con que actúa la trama en una situación central , dentro de un sistema económico más o menos permanente, impondrán ciertas reglas inevitables a los hechos arquitectónicos, y generarán necesarias adaptaciones e integración de las formas edificadas a la naturaleza de la cuadricula. Además , aducir la condición de "periferia" como situación explicativa de una total dependencia entre la praxis de nuestros países y la de los productores de la cultura, aparte de caer en un simplismo ya anacrónico, está negando que históricamente desde el siglo XIX las relaciones entre los supuestos " centros" y las supuestas "periferias" son de gran complejidad, interpelándose mutuamente , hasta el punto de que muchas veces ciertas producciones o hechos de la periferia afectan las situaciones de los centros. De allí que se postule que: 1. La ciudad regular, vale decir aquella organizada como una cuadrícula en base a los elementos manzana , calle y cruce, es una entidad moderna desde los inicios. Por una parte , presenta en relación a las experiencias europeas contemporáneas del periodo fundacional, una nueva idea de ciudad y una nueva planta . Por otra, utiliza ciertos instrumentos de gestión y un conjunto de normas y ordenanzas que buscan desde el comienzo la regulación de la producción arquitectónica, previo a su realización, Además, el sobredimensionado del suelo contenido en las manzanas y la gran capacidad de la caja viaria establecida, permitirá durante siglos su utilización y la satisfacción de unas crecientes demandas de uso. 2. Las ciudades hispanoamericanas a la luz de tales aspectos , vienen definidas por variables urbanísticas y espaciales que mantienen cierto nivel de autonomía de los procesos económicos, sociales o politicos. Sin querer negar estas influencias , la autonomía relativa de los elementos urbanos , sus reglas, y leyes de organ ización física , permite escamotear los fatales determinismos entre espacio y sociedad, complejizando tales relaciones a algo más que la simple y mísera relación entre desarrollo socioeconómico y transformación física. 3. Sn ésta línea, se piensa que la cuadr icula como orden general de referencia y la manzana como unidad predial en una situación central , constituyen la condición necesaria para fijar las reglas a las operaciones arquitectónicas que se pretenden alli realizar. La modernización de los centros fundacionales retomados con gran impulso durante estos últimos cien años. vendrá de la modernidad de la cuadrícula originaria y de una continuidad del proceso tipológico all í registrado, La manzana resultará así , el escalón mínimo de la organización urbana del centro, así como por otra, el contenedor de diversas arquitecturas desarrolladas en un proceso dialéctico, constante y acumulativo. 4. El centro urbano en este contexto, aparece -dentro de la frecuente creencia de que nuestras ciudades carecen de forma- como una forma de crecimiento urbano y con unas caracterí sticas morfológicas y tipológicas diferenciadas de otras áreas de la ciudad, Incluso, se puede considerar al centro urbano colonial como el punlo de arranque del actual centro moderno y de la formación metropolitana de la ciudad. En éste proceso de desarrollo que experimenta la trama central se reconocerían dos situaciones dialécticas : una , en que la trama es

',~

• • Ommro ",igi",,/

...

(19/ 1),

s~

obu,,'" /"

~~'isle"ci,,'¡~ /1II¡",,<aj~ ~I!

',- •.:flíl 1

N,n.

• ¡'IIIII/(J¡'''jay fI'UnI"li¡""ld l 'orlil/ Fl'ml!"dn COl!d",. s~

•. '·' . _. ~ '. r." " 'l

ob,,~rl'<lII r/'frr~lIdas

7~ -

1~~If.-: h,,-

JI'·(I/()",¡{rs. de,,,..,, I/Nn'ida'¡ ro",rró,,! e/l fI" lII lII b"j" )'/" {om,(¡ritm df "'la <'(,ro,,,, de bardl' d/'jll/II/I> "",io

""ai",·,

• • MII/IZ<II", I '"r",¡

I'('mú"dez C",,,·I,,,. •

.U • • J ••• _

~

\' '''<ld,'/"

1<"-1",,1,, 1'",,"1 hmúlUln: LUI/"¡III{rml<" "1,, I'lul<> d,' Arm".,

mri··'~ [ !

• • I I//('rl()' <I"¡ //I/.m/'· ¡ '",.,,,I /"·r,,,¡,,,I~z

("()"d"" •

Alz",/"..,¡'·¡"

lI /1mz"/lII I'-~",ú",la

C()'I<I/(/y~<,<""/()'I<'$

,-.........-. .

"c1_ ~

r

:in . L,

• • Sree;'>II/',"

orlgll!(lles de/ ¡",,,,ior '¡~I

I

1'"",11 /'-"",á/"I~z ('"",'111" • Ikwlle IICU.<OS y "",rfS''''/U "" pusaje

••

M"II~ .


• s,.CIOY /~¡esi" de S il" Fn másco (¡88j . 1915), Mllcrv",,,,,z,,,,,, l/l/e eDlI/le"e ~I Cum'mlO, /,, /gluio y rUf<l"~l/¡"'~S. Se (wdrllria d lorro dr pr"lio.,m /m I,aimelros. caraCla{Sliro d~ los solMes ocupmlus Imr 1" f!rlf"il<"(ll!r~

rdlgi(!Sa,

I [

• • ¡;u"I(""'" call""'''¡ (1<.I30. /96()).

"/'mmfu"''''' "¡,, d,·/"

"'''(rO'''''''Z'''''' CII

..,,,,¡,o """',,,,,,,, 1""

'"efllll Y /OIrO /IIrrr!or de 111 Igles!" y COII"rnlO. J' ¡JO' realiwció/I dt colli""'" reslde/lcial" lo Sil/,'

ViJUI ClJI!/"'lIu

1'lITi, · I.u"'/'-'·$.

1'"", d,'/" "(JI"

"1""" dd (filtro ,. SU ed'ficMiótl . 'al/e A~""i/jl""..

• • Vi.laddm,,,ud~ los PUSU}fJ' dfl Cfnl' Q, !'asale 1'I,ill'1'1,

..

, ,

una modalidad de ordenación arquitectónica, y otra, en que la arquitectura es un mecanismo de ordenación y reinterpretación de esa trama. En la primera situación , la trama constituye una forma de ordenación general de los elementos de la arquitectura. En la segunda situación, tanto por un avance disciplinar como por desarrollos tecnológicos posibilitadores de nuevas operaciones arquitectónicas, el orden general de referencia establecido por la cuadrícula y la manzana, es posible de ser modificado. 5. En esta secuencia es perceptible una cierta madurez y creciente complejidad en el uso de la manzana como unidad predial y como principio ordenador del suelo y las edificaciones. En este proceso, la "parcelación en cruz" y la "casa-patio" tan extensivamente utilizados como organizadores espaciales de la ciudad colonial, son los que inician el desarrollo morfológico y tipológico de los centros urbanos. Las complejas parcelaciones y los tipos edificatorios en altu ra con específicos programas arquitectónicos, no son sino el lógico resultado de un proceso tipológico iniciado en el XVI , que logra evolucionar desde una situación física precaria y rural, a una organización urbana, densa, compleja y muy rica. La demostración empírica que nos entregan las modificaciones parcelarias y tipológicas -como instrumental disciplinar de conocimiento del centro de Santiagocomprobará que los resultados morfológicos recientes no son independientes de la lógica de la trama central y de los derroteros señalados en el modelo fundacional. Incluso más, la cuadrícula y la manzana como entidades simples, elementales, un tanto neutras y escasamente formalizadas , manifestarán un orden preciso y detallado, y demostrarán cuánto de compromiso consciente existe entre la producción arquitectónica reciente y la estructura urbana y morfología preexistente. De allí que a mi juicio, el conocimiento moderno de la idea y uso de la cuadricula y de la manzana en los centros fundacionales de Hispanoamérica, sea un imperativo categórico. Su capacidad de evolucionar, transformarse y estructurar un nuevo espacio arquitectónico , quedará suficientemente demostrado en las características tipológicas y morfológicas de la edificación y tejido urbano del Centro de Santiago. Hasta es posible que el manzanero del Centro de Santiago, más allá de su carácter específico y local, aporte como modelo, ciertas nuevas ideas sobre: la ciudad regular en nuestro continente; el tratamiento moderno que adquiere el lugar central, y las alternativas variadas de estructuración física que se posibilitan en una manzana cuadrada. Se han intentado en esta línea , poner de manifiesto hechos unificables, mediante la construcción de los antecedentes e información cartográfica del Centro de Santiago entre 1885 y 1984, explicitando en diversas escalas y lecturas, el proceso de sustitución y transformación tipológica que reQistran las referencias predi ates y los hechos arquitectónicos de estos casi cien últimos años . Apoyándome en el hecho evidente de que la consolidación moderna de este lugar, ocurre al igual que otros centros urbanos de algunos países del área , desde la segunda mitad del siglo XIX hasta el presente , dado que en este período se potencian y aceleran unas condiciones parcelarias y tipológicas que habían sido durante siglos, dificultosamente utilizadas, se ha construido un Atlas del Centro de Santiago , desagregado en tres períodos históricos que se confrontan


entre escalas diferentes: a nivel del Centro como subsistema de la ciudad, a nivel de conjuntos de manzanas, y a nivel de las arquitecturas de ciertas manzanas. El material reunido en el Atlas de Planos, inédito dentro del panorama urbanístico 'local e internacional, revela las interacciones que dentro de la temática de estudio registran las manzanas y los tipos edificatorios durante el siglo XX. Ello es, el puntode partida, no sólo para verificar las hipótesis que la tesis plantea, sino la base para reformular planteas teóricos e instrumentos disciplinares de estudio, y comprobar la inseparabilidad entre el hecho arquitectónico y su dimensión urbana, así como la enorme incidencia de los antecedentes físicos en la forma de la ciudad y en las posibilidades de adecuados proyectos en ella. El contenido de las manzanas, visto a la luz de tres momentos sintéticos de la historia urbana del centro, abarcan algo más de cien unidades de estudio, cuarenta de las cuales presentan a escala 1 :500 una representación planimétrica y axonométrica detallada de su organización espacial. Asr , una de las principales cuestiones que se comprueban en el caso del centro de Santiago, y que son extensibles a otras realidades urbanas equivalentes en el continente, es que la formación de este lugar y el desarrollo de la ciudad en el tiempo, viene dado por sucesivos agregados residenciales que se incorporan a los existentes, dentro de lo cual el tejido central resulta ser, la intensificación y densificación de la trama en el territorio. A grandes rasgos , y aun a riesgo de esquematizar, se reconocen cuatro procesos dentro de la evolución que experimenta el manzanero central como subsistema: 1. Un primer proceso evolutivo, ocurrido durante el siglo XVI que se caracteriza por el paso de la ciudad trazada a la ciudad edificada, y que se inicia a partir de la existencia de una idea de ordenación que organizó el sistema de distribución viario relativamente regular, la manzana como unidad predial y los solares en cuartos dentro de ésta. En esta etapa, la vivienda es una construcción de carácter mínimo elemental, que constituye el elemento a partir del que se materializa la ciudad. Junto con iniciarse este proceso, podríamos afirmar que la parcelación del suel9 y las tipolog ías edificatorias, especificamente las residenciales, aparecen como los elementos fundamentales en la formación de la ciudad y su centro. 2. Un segundo proceso evolutivo, ocurrido durante los siglos XVII , XVIII Y la primera mitad del XIX, es la conformación de la llamada manzana cerrada como modelo de formalización del tejido urbano central, constitu ída a su vez por la casa-patio en sus versiones del tipo "esquina" o del tipo "entre medianeras". La vivienda minima del tipo elemental que caracterizó el primer proceso, constituida por un volumen simple y que representaba el espacio habitable esencial durante el periodo de asentamiento inicial, ha dado lugar a soluciones más complejas. Estas serán producto de la ampliación y densificación de la vivienda hacia el interior del predio y/o de la subdivisión de la manzana originariamente dividida en cuatro solares o en cruz, que en su condición central resultaban por una parte excesivamente grandes para el tipo de viviendas, y por otra constantemente va lorizadas. Este proceso de densificación y subdivisión que se registra en casi todas las manzanas céntricas, tendrá durante la colonia algunas excepciones: las manzanas con

construcciones religiosas o militares

...• ' ~" . ... ;

\

..... . r

-'

..

,. I . ~ . .

. I

~ . ., ~ . r; . . ~. t· ,";,.(\ .~. " . :

=-';...._,

r~_-;

.

••,-'•

te

.. ': :: : I

..

,

: r: ..., : ..

¡-

.: ~ : ~

l

! : : < ,:.:::.:~.¡ c .) J 1

'-i.. ':"

ptnmn cmrepiso.

• M Ollwllo 1",ihuIIIJlu Vi, ;m.

/'/'''''''1''<1'';'''' • !'asaje ell Imll ",""Za'IO cO' If(UJdo 01 [(",do mil 01'0 IJOm;e.

• • I I/:odosy ,,'<"clones

dr lu mun :UMU

,k "/"rihu",lItj V,r/OJ.

•• ~"

,

d • ••

L

••

m ¡<JI/ .

!'Iumu prime, {Jigo . L!!U". ,

'

,'"

• r

.." ..

• --" • • M",w"", //"¡"" $ 111. T"",s[omwci()fj f""uf",;" '¡~"I~ 1Q6()"

"" ••

,\I"" ~,,,," H,,¡,,~s

11/ . Dl5lflb"nó" II'fdwl

Secó'me .•


.,

': l

"~ T

• ,11<1";:"',,, pmnr, piso. b.t"r"''' .11"

f"lWys "II,,/I1',S n. Ir,s

---'-

"11",11"',

-r.. "

'*='

.. ;-

" . ! '-

'''''''''''80 Cm.m, l'IIllI/a

.,

"

' , . ..

.-..

, j

,

r

,

.J

.~

1""111" piso lipo.

IK"I/INI 1"1 mlu"" .I~I l'

1"11'"

",,,,'0,

• • \ '"". d,' /,' mllr MI),,~i1I" ¡:;" Immr, "'''''0 ell-"tI,p(fll

MI'lr(¡poli. ~"'~¡:IIt,tI"

11>1:'" 1"1 '·'/¡P' i" ,1"

/,.

U",,,,, t S¡ffI>Ii-"" •

:'1

1'1,,,,,, .tri Ce",,,,

ti.. ...""1"'1:" 11~J()·IWi-l) f;1alll' () 1"Q/" "IIIlm" ti" '''''''''1'''' ,1"1,, C/l1I1",1,.

.t( s" ¡""'lile"',,,

"'1"''''1''-''"''''''

;

..,

" ,

• •

-

j f

•• Til"'''' r\'Pr"~i(,,,

Jd I~"I:''''/<' 1/#/i""I" ,,"

"¡'[I('WS <lrl a ",'o, "SI"'''.ul'''''"I'' J"I R,,,,,,) ("j",w 1,,1)1"~J10 ¡/O.

R'un"r' " ''1'''1«11'''' ,'n l/lnto/ltl6n""/I,

'"

. ~:. : r-"\_

• , '..lapaS"/<, M"I/a) CUtiS''''', A l ¡",,,Ju. !Hml,uJ;<J rr",..,. nmJ,m/Q ,«w'lIr y.. r prrtlto a/m,a

~

"':.':"- _.:'

--

que mantienen toda la superficie bajo un mismo propietario. En este contexto , habría que aceptar que en la formación incremental del tejido urbano central han tenido enorme gravitación la vivienda como agregado o relleno y la estructura de ta propiedad del suelo. 3. Un lercer proceso evolutivo, ocurrido durante la segunda mitad del XIX. es el pasode este sencillo sistema de relleno determinado básicamente por tas posibilidades de parcelación y subdivisión de los pred ios, a uno un poco más complejo en que la configuración arquitectónica determina un tipo de espacio más desarrollado. Al aparecer el Monumento , individual o integrado a otras tipologías edificatorias , la manzana cerrada como modelo de formalización deja de ser la única alternativa de ordenación de la ciudad. A pesar de que los monumentos siguen adscritos a las leyes de la manzana , las relaciones que se establecen a nivel perceptual, morfológico y funcional , son completamente distintas. Por una parte , la forma edificada de los monumentos establece nuevos modelos de parcelación, y aunque en algunos casos presente si militudes con la organización predial de la arquitectura religiosa, en términos morfológicos poco liene que ver. La arquitectura de los monumentos es pública y muchas veces el edificio está Integrado a la ciudad a través de galerías, "halles" públiCOS o plazoletas que lo destaquen , Por otra parle, la vivienda registra nuevas tipologías edificatorias y con ello nuevos modos de ocupar la manzana. El palacio o villa urbana , el "cité" o conventillo, no sólo representan una evolución dentro de la tipología residencial, sino que manifiestan una maduración y creciente complejidad en el manejo O resol ución de los pred ios. Podríamos decir que la pene/ración, sea en su versión de portales, galerías, "halles" o pasajes, surge como un elemento nuevo dentro del parcelario antiguo. Así , se llega a una creciente contribución al espacio público-calle a través del proceso edificatorio antes descrito. La calle ya no es solamente un elemento imprescindible para el desarrollo de las tipologías edificatorias; son las propias tipolog ías edificatorias las que incorporan elementos que modifican los modelos de ocupació n predial y las parcelaciones de la unidad . 4. Finalmente , un cuarto proceso evolutivo que se desarrolla durante el presente siglo que es cuando aparecen elementos nuevos como los pasajes interiores o calles exteriores dentro de la manzana , y que in troducen -conjuntamente con nuevas organizaciones arquitectónicas- otras tramas o sistemas de referencia dentro de la trama ortogonal. Aparecen simultáneamente como ya hemos mencionado, por una parte volúmenes más autónomos del contexto y leyes de la manzana, así como por otra parte articulaciones más complejas con los elementos ortogonales calle y/o cruce. La arquitectura moderna establece operaciones formales nuevas en la manzana. Se desarrolla la manzana con penetraciones como otro tipo de ordenación y se implementan diferentes tipos de trazados peatonales o vehiculares al interior de éstas para recoger la temática de la movilidad. Se multiplican las tipolog ías edificatorias. Aparece el "edificio barra ". el "e dificio-ciudad", el "edificio-compacto" en altura , solidario o aislado de otros, que modifican definitivamente el paisaje urbano, y de hecho la organización espacial del manzanero central . Sin embargo, dentro del terreno de


L A FORMA

EDIFICADA

EN

EL

"

.--. u_.....•, . _~ -"

<D

:.:::'M"' _

-...c::::--"'... 0.-..~

!'

__.-_-

r J1!1lJ .IUUl1lt,

..... _ .... ':;l ... ... • • ", • • _

HRtH....~ ~ .....

w_

'

1I11·,·tT"l

11'11111111

._ _. -"" .. __. ........ _. -.. - ---E:'::' ':" ,,- .'._.'_ ._u_.

_

J

::;=- ; :: ;~

~

¡¡ ¡¡

..

"

;;::.:.7:

~..

~==- _ .-

___

.... " .... ".,

.'..0. '• ...

; 1

.--.. _. ... --.•. ...

~

...- "'

'O.

n

___

..... ........ ..... . .-':::::..=-:. ...... ••...,!::. '_ -~.':..'='.' , YO _ _ .'

~

---

--_ ..... ---..

,

~

':::=:::;;::-.:~

. " . . . ..,. o"

•,

'"

. •I

_-

._.. -_ ............... .__ .... -

• _Oh' ." ....... :=.::.:::0:.. ...... _ ./

_-

_ , 'h ... _ _ .., . . . . . .

...

_

:.::::..... ;;:.

¿

~R _ _

"--

0 o .o0 •

.....

.

- .LJJ:.:!j.llllJJ....:...:••

'

~~.-

." .

®

' ' +' 4 ' ¡; t~I J

~, .~ ;,rr··· ,.;,; .) ..d i

S' !; r,tl~¡. .. ."

'¡';"

''S'O .. . . ,

... l

--

.,

.",, ",

" "

~-~

:1:=

I I

... _ ..._.. . . --_..... - ...

,

"

' M _ _ _ ... ...

__ M_' _ o.,

",." "

.. ".,

---, _._...._.'. -_._." '-"'- '-

.

.... -..,:':. :, j -;s::,

"

~--

_, • • " • _0_" ....

.__

o ••

~=-;:

,,::

...... _ _

Oo

_

-' -~ ~

.~.

,,,.-' ~~

..

~"" _

o'"......

n

{ -

.,,~

.._._ ....,,,-..........

--'

..... ... ..........

..-_.

'

'!!;,'.".......

.. ......" "....... " .

-_.-_. ... . _ . J -."....... -- ... 0 _r :::cc==:!...-_ ... ... . . :LiL ----

• (

...

_.-_.-__.... .......-_. ....... _--_ _.- .

.

--~=

. . . . ........L. jJ.J

~~:=:

::=:'_._.

. - ... ..... ....,--

~ ::.:-::::

-"

.' 0'

...... ::::::--

••

_._~

-

. .....,

( \.4-~ ••

" ....... ,.._.,-.

_ -

E:_;E.~~

:::::::':.":::-::' - -_.~

7:'•.¿•••

~-

,.••

":.:~

' -'

.._n_ ..... --'.__.. -........ ......,-~.:-=- ~:"."!' -~_

-,

..0;:;.--

__-_"'-

_...... ........ " .... . -- ".


M,,,,,mw Ilm"o "'·"'"ciÓII

~:,pmiol .

tI~

ItI ,fis¡,ib" dó1I !,urulMiI, ,I~.<tlr

/91/ "

1911 ....... , ,

/9.~.j.

r

1984

...

r~. ~ roo

1

~

I

I

.

~"'[D '

I~

JJ~

M",,,,,,,,, /I¡"" O

¡.:s,,""ol. I'I",ua I"; ",~ r I,iw.

r~H

r ..

'-1

-

\ ,."

.

"'"

.

"" u' ' : ' ' .

.- . ! . " . ' :: ~

, ., ' .~

. ....

1I ' • . _

_

- o

'-

.

... '

• M"" ~",,,,/I,,,,m 1;"1''''¡o/.I'I",,,,,,,150 1'1''''

• M,,,, ,,mmlJ,U/(",, 1;"/''''-'01. I'¡",m' "¡"IIIO pi",.

••

Vi~,,,,·,,II.·

Alu",,,,,¡,, "UII do,' "I"'s ,","{r..,"mio$ d,' "I"N''''' ,1"w$llJ. 1.05 más "lJu..

,..,.¡...,,,,'$.

So" 1"$ más I"'JM SQ" del l'eríodlJ JO· 60 Y,I~ 1m "·¡¡I"""·,,,,,,· ,1.,11'1,,,, lI"lll/wr.

VislI!

"é"·,, ,Id

ucltJr ,I~ "

'm"dd,,,i,),,

,lrl barrio C/I'im. S<"I,'¡" " 1'/",, IJ, '¡"" .... ,11""'''''' tlr 111 <"<l/k Eje /Ju/us.•"" ",mil·u dr

e,lI{rc""¡ó,, ,Ir h"rtl~)" c reodótl ,Ir I'lu,I15 m """ " " I I'"I"do d~ 1" ,II<>"Nlu.

••

~•• _

¡(iO =

., ~

• • 1'!U~1"" ""''¡0, M" ,í,.. C,,,,..;,;,,. Al {Oll tlO rd,{r..." m "I",m ",., (""um dr S",ui~¡;o.

l 1,

",'0

~

~ o

las operaciones arquitectónicas, éste sigue gobernada por los trazados o posibilidades de la geomelría más elemental. Así , a partir de operaciones semejantes: subdivisión, densificación, fusión , reconversión geométrica, racionalización y regularización , se desarrolla un proceso tipológico que evidencia una evolución desde la manzana cerrada a la manzana con penetraciones , ydesde la casa-patio al edificio-ciudad. Durante más de trescientos años , vale decir desde sus inicios en el siglo XVI hasta el último cuarto del siglo XIX, la trama urbana en los centros fundacionales fue una modalidad de ordenación arquitectónica, vale decir, la arquitectura en gran medida sería definida por la figura de la manzana y por la naturaleza del solar asignado. La arquitectura religiosa, militar o civil, tanto pública como privada, y con todas las diferencias de escalas, programas o estilos, estaban determinadas o adscritas a las leyes y posibilidades de la manzana como unidad predial. Se podria afirmar que la arquitectura durante la etapa colonial y neocolonial , es consecuencia o se deriva del mecanismo de ordenación sugerido por la trama y por la forma o trazado de la manzana. Incluso en las manzanas mas centrales - sometidas a diferentes y constantes demandas de usos nuevos-, la fuerte componente geométrica de la ortogonalidad es el principio básico y ordenador de cualquier tipo de organización arquitectónica. Quizás uno de los hechos que expliquen el que la trama de la cuadrícula fuese durante tanto tiempo , la operación más sustantiva y definitoria de las tipolog ias edificatorias, sea por una parté las escasas transformaciones tecnológicas y de sistemas constructivos que se registran en los partidos arquitectónicos , asi como por otra parte la enorme gravitación de la vivienda del tipo casa-pat io como relleno o agregado urbano. En definitiva, la planimetria y la volumetría que presenta el centro urbano de la ciudad hispanoamericana desde sus inicios hasta mediados del siglo XIX, espec íficamente en aquellos países que en este periodo inician un lento proceso de modernización e incipiente industrialización , es en gran medida el resultado de la aplicación de una serie de determ inantes formales establecidas en la manzana y solar en que se hallan referidos los objetos arquitectónicos . Esta situ ación comenzará a transformarse con la introducción de la arquitectura neoclásica y de la ingeniería en la mayoria de las obras públicas que se inician hacia mediados y/o finale s del siglo XIX, y que alteran la escala, sistemas constructivos, tecnolog ías y proporciones de las formas edificadas . Por una parte. como hemos indicado, aparece el monumento adscrito a la manzana que inevitablemente determina un proceso de fusión y recomposición predial. Por otra parte. a nivel de las tipologías residenciales, la aparición de la villa o palacio urbano , y las soluciones de vivienda colectiva del tipo "conventillo " o "cité ", cambiarán no sólo el esquema Iradicional de las casas, sino los modos de ocupación predial de las manzanas. De este moda , ya en el siglo XX se puede afirmar que cambia sustancialmente el sentido de la ordenación arquitectónica en las manzanas. específicamente en las centrales, debido a: a) La introducción de la mayor ía de los países del área en un nuevo sistema económico internacional , comandado por los Estados Unidos, y que potenciará la maximización de plusval ías y rentabilidad en las operaciones urbanas, b) El papel jugado por la tecnologfa en la construcción en altura, la


racionalización de las formas arquitectónicas y la máxima economia en el empleo de los terrenos, y c) El peso ideológico y muchas veces legal , de Planos urbanos y normas de edificación, inspiradas en los modernos planteamientos del urbanismo funcionalista. En este contexto, y tal como se aprecia en algunos ejemplos de la estructura catastral de 1930 a 1960 y en singulares manzanas, la irrupción de la edificación en altura construida con hormigón armado, y regida por una normativa que introduce los avances en materia de higiene y confort, no sólo cambiará el sentido de la arquitectura de la manzana, sino que posibilitará situaciones compositivas completamente nuevas al: liberar el plano horizontal de elemenlos divisorios de carga y tender hacia el esquema de losas y pilares; permitir la ocupación de los primeros pisos y del interior de los predios como extensión de la calle o espacio público, y maximizar el uso o aprovechamiento del suelo al multiplicar los niveles. Incluso más, y a diferencia de lo ocurrido tradicionalmente , durante el siglo XX la arquilectura es el mecanismo de ordenación de la manzana y por ende, de la trama regular en su condición central. Podrfa decirse que existe a lo largo de todo el periodo estudiado un proceso tipológico , contínuo y dialéctico entre manzana y arquitectura. que evoluciona desde una situación en que la trama opera como ordenador arquitectónico hasta una en que es la arquitectura la que establece una operación formal nueva en la manzana. En la arquitectura del siglo XX, como se comprueba en la totalidad de manzanas 1 :500, la trama sólo representa un orden general de referencia, ya que será por una parte abandonada por un proceso de proyectación algo más au tónomo, así como también porque será utilizada desde otros puntos de vista. Las tipolog ¡as edificatorias que se generan en este período, manifiestan un orden intencional en sus plantas, alzados y secciones que modifican el contenido de las manzanas. En este proceso - no siempre tan lineal como aquí se ha descrito- se registra: al Una tendencia cada vez más acentuada a la regularización de las manzanas , y a la independencia o autonomía entre forma edificada , calle y unidad de relleno. bl U~na evolución de 10 simple a lo complejo, y de lo homogéneo a lo heterogéneo, y la generación de una gramática precisa y detallada. cl Una creciente madurez , complejidad y densidad en el concepto y manejo de la manzana como principio ordenador, dónde la evolución que se registra manifiesta un evidente y progresivo desarrollo de las plantas de los tipos edificatorios que contiene. Estas conclusiones que la investigación propone, pueden ser comprobadas a traves de los siguientes hechos: 1. La formación de la ciudad hispanoamericana se da a partir de la "casa-patio", que establece ciertas relaciones entre morfología parcelaria y tipología edificatoria que serán fundamentales dentro del proceso tipológico. La estructura catastral del período 1885-1915, muestra la coexistencia de pequeños y medianos predios ocupados por este tipo edificatorio, ratificando la escasa densidad y nucleación de la forma urbana. Sin embargo la persistencia de la regularidad, frontalidad, alineamiento, cubicidad y máxima adecuación o aprovechamiento del suelo en las sucesivas tipologías edificatorias, -si bien intensifican el uso de los prediosrevela ciertas constantes de composición derivadas de este tipo

(i:~ ",¡fe

Vi.•", IItrell

~/ !"",ieme

I".d"

de /"

C{,,~dm/

,. I'I"",,¡~ A , ..." .•. IJnu¡'y"lubl"j",,,,, d ( ·'III$re.o N,,~;on(ll

f:rt~l', •• ;NTJ~ j

1.... • -:

:J-

..J:: : _..... :~

nb 1_1 OJ:: ~ ' -~" '~ ru ,....,

:"':,' " ''1uu· ____ : :: r..":

: ~~J

! .!li..ll! .. ,,! ¡ f Jl ]

1'1<111/11 secundo pifQ.

'\/1111:",,,,111"1

( ·'m¡;r~J"

,\ ',,,i,,n,,l.

r;.:.::-- , , i " , !Ql, ,

Vi"" '"'''r~·,o del

1I" "co ,le 0111,· ,· I'",~v AI",,,,"'¡<I.

, '--d _. -y 1'lulI/u primu I,iso.

• ¡\fmw",,, lJ,mú' deC/¡ile. 1'/",u<I I>UO IIIH>.


Vi..,,, d"."Ü

s.."

üisló/MI had" tu (o"Iill"" ,1" lo~ A,,,I/J

• • /,/",,,,",,1 C"","(",,,oll,, las

( '", ......1",,, Y . , "<1 <11 otro ¡",lo drl rro drl C..ntra ,I~

Su"""go. A"" q""

<llgo"'''f. m'ta/N ..I

1,'''''' ,It 'Ol ",oOl""'''nlo$ ,"¡,glOM>S. ItU ""JtU " las (h/l(" "s 1" 1.. ¡""if",;a. IA"h"." ¡f~ ¡IIrtltlJ)

inicial y del sistema urbano aplicado. Parte considerable de las manzanas del centro de Santiago, escala 1 :1.000, entre 1885 y 1984, están di rigidas a examinar este aspecto. La constitución de la ciudad se produce a partir de la manzana cerrada, con formada genéricamente por la casa-patio como agregado residencial, que actoa como urbanizadora del suelo central. La manzana con penetraciones, conformada básicamente por edificios ciudad -donde ya la vivienda ha sido "expulsada" hacia los últimos pisos o hacia las periferias- es el resultado de la evolución del proceso tipológico descrito en el lugar central. 2. Los órdenes de composición de las casas-patio, lanto en su situaciÓn de "esquina " como en su condición de "entre medianeras" no constituyen formas genéricas de ordenación que respondan a un determinado programa o concepción del espacio. Son , a mi juicio, resul tado de la lógica de ocupación que permite un predio rectangular con escaso frente a la calle y que utiliza precarios sistemas constructivos. Por el contrario, en los proyectos que se registran entre 1930 y 1960, - regidos ademas por la normativa del Plan Brünner- existe una forma de ordenación que responde a un complejo programa de funciones, y que inlenta equilibradamente dar una respuesta urbana y arquitectónica. Las tipolog ías edificatorias que se registran parecieran evidenciar tanto a nivel ind ivid ual como a nivel de conjunto o fragmen tos una idea de ciudad a nivel general , y una conciliación entre tradición y modernidad . En síntesis, plantean un criterio de optimización estructural, morfológico y funcional , que logra modificar la manzana. Esto se manifiesta en: a) La tendencia generalizada de la manzana cerrada a configuraciones planimétricas y volumétricas más complejas. como lo son las conlormadas por penetraciones. b) La supresión del muro en el zócalo como elemento definidor del espacio privado, la conversión de éste en perlmetro conlenedor de actividades públicas y la irrupción de la calle o pasaje al interior del predio o manzana como sistema alternativo y complementario a la trama de calles.

c) El proceso de constante regularización y racionalidad geométrica que presentan la manzana y sus arquitecturas , y la creciente tendencia a una reconversión geométrica a nivel predial que registran las unidades más céntricas. De un proceso de subdivisión y densificaci ón horizontal , se pasa a un proceso de fusi ón de predios y densificación en verlical . d) La creación de un espacio interior de múltiples referencias, como lo son el sistema de pasajes o galerías interiores que se conectan , y/o el surgimiento de un subsistema de calles o pasajes exteriores que generan otra Irama dentro de la trama de damero. e) La aparición del patio interior como espacio público, complementario a la calle y la posibilidad de introducir elementos que deforman la trama o la estricta ortogonalidad (por ejemplo, las diagonales, las curvas, rotondas o elipses) . 3. El proceso tipológico que registra la manzana central, está fuertemen te determinado por ciertos elemenlos que lodelinen y encauzan. A saber, se reconocen : a) A nivel morfológico, una fuerte componente geométrica de la trama general de referencia yde la unidad de relleno. Ésta si bien no es dictatorial . establece una forma de ordenación arquitectónica precisa y al mismo tiempo permite determinadas operaciones compositivas dentro del sistema propuesto . La trama cartesiana y las referencias ortogonales nunca desaparecen . si bien son utilizadas de manera distinta en cada época. b) A nivel técnico o estructural, la constante más significativa que se registra en las diversas tipologras edi ficadoras es la simplicidad y lógica constructiva. Esto viene dado por la búsqueda de una máxima adecuación al terreno, la utilización de tecnologías tradicionales y la racionalización de los procesos constructivos. Se podría afirmar que las transformaciones tecnológicas y de sistemas constructivos. a pesar de que durante el siglo XX modifican los partidos arquitectónicos, han estado orientadas hacia una optimización del recurso espacio disponible . cl A nivel cultural, se reconoce un proceso que evoluciona desde

sol uciones elementales y primarias a otras más complejas que están presididas más que por normas o leyes , por la parcelación del suelo y estructura de propiedad de éste . De alguna manera , la lógica de ello ha garantizado una cierta continuidad del proceso, puesto que una de las características que se reconocen es la discontinuidad de normas o reglamentos; que se evidencian en la sucesión de fragmentos de ciudad que la ciudad como realidad posee. Resumiendo. y como se puede apreciar en algunas láminas que a continuación se adjuntan. la observación del material urbanísticoarquitectónico del Centro de Santiago perm ite afirmar lo siguiente : 1. Discontinuidad en las normativas que rigen el proceso de edificación afecta obviamente la continuidad del proceso tipológico med ia namente consolidado durante la primera mitad del siglo XX . La irrupción de nuevas demandas, genera no sólo una transformación tipológica, sino una mutación tipológica . 2. La parcelación y las tipologías edifi catorias son los elementos fundamen tales en la interpretación del proceso de formación del centro de ta ciudad, concretamente en aquellas áreas de mayor centralidad . Por la menor centralidad que presentan los bordes del Centro. se registrarán parcelaciones y edificaciones cuando no atípicas dentro del proceso, al menos especiales en sus mariologías y desarrollos . 3. La distinta naturaleza de la manzana de borde, conjuntamente al menor valor relativo del suelo en dicho sector, se conjugarán para determinar una tendencia: la acción pública en el diseño de ésta y el privilegio del sistema de penetraciones exteriores como complemento a la trama de calles existentes. Por oposición. podría reconocerse una tendencia hacia la naturaleza individual o privada de la acción en las manzanas más céntricas, y el privilegio de un sistema de penetraciones interiores tipo "galería" o " pasajes cubiertos" para el recorrido peatonal. 4. Parcelación, Edificación y Penetraciones , tienden a producir en general una ocupación máxima del suelo en el primer nivel hasta el punto de llegar a ser unade las relaciones de mayor constancia dentro de la

evolución del centro. Todas tienden a maximizar la utilización de una superficie dada mediante : la racionalización en la ocupacióñ del suelo , la discriminada localización de actividades , la multiplicación de los frentes o niveles comerciales y púbticos, y la dotación de pasajes o galerías como sistema de recorrido interior. En este contexto el centro moderno de Santiago en sus tres escalas citadas es la consideración desde otros puntos de vista de un orden urbano existente. Los ejemplos que registran fas manzanas de este lugar, además de comprobar lo señalado. constituyen un repertorio de soluciones experimentales capaces de modificar el tratamiento convencional que ha venido manifestando la manzana cuadrada , Espero que además, lejos de su caracterespec ífico , los ejemplos que aporte como modelos el manzanero central de Santiago, entreguen nuevas ideas sobre la ciudad regular hispanoamericana , haciéndola formar parte indiscutible del acervo urbano moderno. hecho que hasta ahora no ha ocurrido.

••


Argumentos de diseño para una autopista urbana Craig IVhitaker La (lo/hllica sobre el \Vesl Frolll de Mllll/rallall •.'S ohjelO IIltimal/1cl1Ic de

11I1(,I 'I/S propllCIlIlS qUI' 111111 /"I'/Ilal1leado /11 discusión ya dll.\';clI sobre el [lIllIro ,le ¡It- rlo~' de SI/S prolllgOl/iMIIS C. IV/¡i{(,k!'f, f('SIJO" SII /)k ¡Id 11"(1;: (1110 jillldm!ll'/!/(II, y lid equipo de /l , V el//IIri q//('/w "'(1110((/(10 el I'S(Jado púlJli<Q I"CSlIllall/e. dll Im/eSlflI ,It' IlIs cQlllmdirc;()Jw\" d,- /111 I/'IIU/ qm' IIfraSlrtI (/¡'~'({e h{/("/~ /1//0.\" 11, ;m/ai.\"iólI 1I1"!JlIllúlin/ ,mIne !lira di' !IIS frtmjll_l" ur.~'I [rel/I!! 111'1/11';('0. LllllpOrltlÓÓII

b(lll(ls más Sif!.lIifica/iwIS del IIIII/ufo,

E

n los últimos <:jm:ucn!a ailus se ha <1111¡¡liado cO llsi d cr:,h lCl11cnl C nU C~l ro ennocil11icnw y c lllcn dimiclllU de I¡¡ ~ ,1l!-

lOpistas urbanas. Un dibujo del folleto de 1922 lllle ¡mUllcia la pmpuCSlil de Rohe n l\'loses pa ra la East River D ri,'c ayuda a ilust l'ar l(j~ camhios (IU C se h;lIl ido opcr:tndo co n ellic l11po (fig. !).

1

El sig nifkado <Id dibujo no dc; ;, luga r a du das: el sol brilla só lo.1 so.1b re una calzada despejada: turi smos deseapotab!es. Lineo!n. PhaelOns y Packllfds. se desliZ:1I1 tr:lI1quilarne nte yC"ndo y vini e ndo del cn mpo; la ciud:ld se perfil;, en el fo.1 ndo co.1mo.1 un sí mbo.1lo.1 de pro.1spc"idad y modernidad. y en el pa~o peatonal elev,u.!o \Iue aparece en primer pl:mu pueden ve r~e figuras asomad;,s - qu c parece n su rgid;,s de entre Ins p[lginas de alglln "-011"11111111 COlllllf)'- no tenie ndo nilda mejo r que IHlee,· (jII C e ntre te' nerse ohservando cltráfi eo (IUC pasa por debajo.1 de e ll'ls. En 1946. d Clx: hc ya no represe nlalM una novedad y em pez,tban a operarse e" mbios en nuestras perce pcio.1 nes. En un fo.1llelO de este mismo ario. pu blicado cn apoyo 11 la propuesta pn rn l:l tI.·l1 d-M:ulhaunn Expressway. un dibu jo.1 dd paSo.1 elevildo.1 (fig 2) mo.1str;,ba cómo.1 se alejaba ll los peatolles de 1:1 calz:IJa. LH estructura e n sí. aunque rcspla mlccientc y blanC;I. destacaba tanto como la Marble Collegiate Chu reh ye l Em pire State Buildin g. I'nm grnn ~uerte de M anhattan. nun ca se const ruyó 1:1 autopist:l. Aho ra S:Ibemos que I;ls ví<lS n'í l)id ¡¡s urbanils conllcy¡m <.:onsc<.:ue nc1as que sus primeros autores nunea nntici paron ni tuviero n en cuellla . Un tramo dc l:t I3rooklyn-Oucl'ns Expressway. por e jemplo. situado a orillns del rio Brooklyn (fig. 3). co.1rta des piMI¡Idamcnte un fr:igil harrio del ~iglo X IX . dcj:lI1do en su esteIn pedazos de parcelas y medianeras vistn s. a la vez que se p<U"a las zo.1rllls residenciil les :litas de los servid os y :t<.:tlvid ades en el frente acuftti<.:o qu c se encue nl rnn ni otro Indo. L:! East Hi\"er Drive scpar:l del mismo.1 mo.1do.1. a 10.1 largo.1 de gran par1<:: de su reeorriJo. a Manhallan del río. Incluso el ElIst Ri ver Park. que se extie nde desde 1.. C .. l1e 14 h¡lsta el puente de Willi .. msburg y que fue co nstruido cn la misma ~poca qu c la iHltopist:t. es poco frecuen tado debi do a la ba rre ra (IU C cre" j¡! E:!st River Drive (Hg. 4) entre la ciud:ld y su rlo.1.


8

En ol ras ciudades Ilortc!lmcric;uws han resull:Jdo todavi:t menos :lfortunadas I¡¡s co n~c­ clIcncias. U na gr,u1 parte de la lOna céntrica de KimS¡¡S e il)' se ha visto vacinda po r un siste ma viario cuyo di SC tio se hasó casi por completo en crit eri os de inge ni ería y tráfico (fig. 5); la O;¡n Ryan Exprcssway de C hi c:lgo (rig. 6) divide esa ciudad a una escala de proporciones hahitualmente asociildas a fenómenos naturales wmo e l Río Mississippi o el R(o Grande. Sin embargo. a menudo olvidamos en e l grim deba te sobre las ... Ias ní pid ns urbanas que. dadas las cirCullslan cins propicias. un,l nUlopis ln puede represe nt ar un imponuntc C:ltalizado r de ca mbios m!is positivos. C0l110 lo demuestra la propia ciudad de Nucvit Yor k qu e ofrece nlgunos de los mejores ejemplos. El I:Jroo kl yn I-lciShl s Espla rwde l~inr e nta la rcjuve necidn cO r1lunid¡uJ de Brookl yn l-IeiShts y le propo rciona un eeluro. El pnrque, (Iue se ex ti e nde a lo Inrgo de tres mnnznnaseo n su espeetfl eulnr vista sob re Lower M:r nh1!ltan cs. de hec ho. un,r cubi e rta sobre un tram o de la Brook lyn-Oueens Expressway. El proyecto surgi ó a raíz de la insistencia por p;lT\e de los vecinos quienes se h;lbí;rn opuesto ¡r lo~ pJane~ o ri gi n;lles de una c,tlZ;ula si mple (figs. 7. 8). E l Bal1e ry Park ~ob re la vía subterrán en y la Plaza de las Nacio nes Unidas sobre la FDR Drive (fig. 9) se parece n al Espl:rnade ell que ambas sol uci o nes une n la ci ud nd co n el frent e acuá ti co . al cubrir lns calzadils (Iue se paran lo uno de lootro. T,ll ve;¡; ofreze;r el Car1 Schltrl Park. en el Uppe r E;lst Side de Manh¡lIIan. el mejor eje mplo e n Nueva Yo rk . En cs te pHquC que se ex ti e nd e a lo largo de su marge n ex te rior sobre la E,lst River Drive (fiS. lO) y es uno de los m,ís tr:rn sil;ldos de 1¡1 ciudad. está emplazad a Gracie Mansio n. reside nci;¡ del ;tleald e. Se cons truyó 1,1 au to pista co mo e,tl zada;r nivel e n la orilla del rí o del paHlUe cxistente. El Alcalde Fiorello La Guardia insistió en qu c se eubrit' ra la vía. apu nt an do qu e le parecia inconveniente !nltar los ¡¡suntos pllblicos mien tr¡IS esc uchaha el ru gido deltrlifko desde su vcntana. Todo c llo nosco nduec al \Vest Side de 1'.1,111hallan do nde la co nfluen cia de v;t rios ¡1l'Ollleci mi entos indelx:nd ie nl es ha Hendo para NueV,t Yo rk un a opo rt unidad 'Iue se ría eX'eepcional para ntal<luier ei ud ild . En primer lu gar. esta ;¡:ona de In ciudnd ha expe rimentado e n lil líltima déc,lda cambios casi ciltacl ísmicos. L l mayor parle de 1:IS actividades d" "trga . :r! maee n:rje )' transporte han alnndon;ldo el \Vesl Side pam Ocupar sola res más b; u'n los. de m,lyo r c,lp;tddad de ex pnnsiÓn . Salarios más hajos y má~ fácil aCceso. En la nu evn reo rde nació n del espacio y sus nuevos usos se incluyen pro yect os irnport,lntes C0 l11 0 Batter}' P:l rk City ye l New York Cily Con ve ntion Cen ter, as í como un gra n número de renl ode l ,tcio n e~ y rehab ilitacio nes de me nor ese,tl:l. tanto de li po residellci;r! co mo comercial. En seg undo lu g;lr.I,t pie;¡:a ce ntral del \V e, t Side y ~ u presencia más dt'stilcada - In a l11icun da y mal co n ~e rva d n aUlOpis ta elevad,t de \VeSl Side- se ha de rr umbado (Hg. 11) Yhil sido e limi nad,!. Se ha desviado el w'ifico de momc nt o a un:l c,ll zad a provisional il ni vel del ~ uclo qu e SC par¡l ;1 la ge nte del frente ,Ku{rtico. La des;lparició n de es til vía y las previsio nes hec has por las leyes fede ra!l-s han permitido 'lile los gobic rnos del estado y de In ci udnd propusiera n la reco nstrucción de la ealzad:1 como un a au topista interes tat,r!: un trinel próximo y ex terio r a l:r línea ex istenle del río co n un ¡);trque en la ori lla de -'.344 m (2 .7 mill:ts) de largo sobre su cubierta. Por aliad idura. un nuevo cs· paeio pa ra edifie:rr se creará detrás dcl p;mlue . así como \l na pl,lIu;, de tr,lt;,mie nt o de deserhos sólidos y un ga Tilje de manteni mi e nlO de autobuses fi!l[lrteiados por el gobie rno federal p;lrn sustituir los eq uip:rmientos existen tes e n el árc;1del proyeclO. Las ventaj¡rs que ofrece una via cubierta y vent ilada so n obvios y han sido de se rilOS co n dd:llle en o tro momento. Lrs eonser uencias de cs te proyetto e n t;lItlO que obra pública. y qu e ilustnl el \Ves twa y Park. hnn recibido menor ate nción. El tún e l de \Vest",a)'. si tuado en el borde de la isla y ;rpoyando un parq ue e n su cubierta . recupcr¡t In o rilla del río para el público. \'oIvi":ndo la mm vez m[ls. aeee~ib l e Iwr;r los ciud,td;r nos. Puede verse 1;, importa!Ki;1 qu e eje rce la dclimil ;rció n de los esp,lcíos pú blicos y privados si examinamos los eje mplos o pueslOs (lile sc e ncuentran en el otro lado de Manlwllan .;l lo lnrgo del E¡tSl Ri \'er. En $utton Pince. los inte reses de l:rs inmobiliarias pri vadas hnn sal tado por e ncima del paso. usurpando el acceso ni río y limit ánd olo ¡j los in'luilinos de aparw me ntos de lujo (fig. 12). Más ,11 sur. ent re \Va· tersidc Plaza y 1.. Esc uel a de la Naciones Unida s. dos proyec tos hi e n inte ncionados co nsiguieron negnr ni público el atteso al borde ae u{lIieo qu e to mparten. debido a qu e nin guna iniciari"¡l pública espeeffica dió forma al diseno, \Vcstway Park no sólo rec upera la orilla dcl río. si no qu e I:r nmntiene como dominio público . El tún el yel parque . jUnio con una pequ eña calle en el borde int erior. crean un<l fu e rte y clnrn dem arcació n del suel o sob re el qu e se puede o !lO edificar. \Veslway Park siguc de

13

,,,

" Il ' 14

1

t'\t. I '

,-

~

~.

-•" •


es te modo la Inldición del plan de D:lnicl Burnh<llll para la orilla del lago de Chicago (fi g. [3). o de Copacabana en Río de J anciro (fig. 14). Encontramos, másccrC;l de nosotros,

la Ri vCNidc Drive, o 1<1 Quint .. Avenida ¡¡ 10 largo de Central Park , donde la separación entre el espacio público y el espacio pri\'11do. y la te nsión enlre ambos. rcalza a los dos. E n cierto modo, el antecede nte m{is próximo a \Ves!way se halla justo a l norte de Grand Central 51111ioll. Dura nte los mios que siguiero n 11 1900. se cubrieron las vfas expuestas del ferroe,lrri! con una Park Avcnuc pllisajism y un en· tramado de travcsf¡¡ s. unie ndo asr dos secciones de Manhilllan que la vía fc rrovi:uia ha bía

·

T,-

corlado medio siglo ,mIes (ri g. 15). Al e nsa mblar los dive rsos compone ntes que forman e l Proyecto \Vest""a y. sus ,mtores se han v i~ to obligados a centr¡l rse en el problcm:1 fundnmental que frustr¡l I¡l mayo rí¡1 de los intentos de recOnstrucció n o refo rma de j mplins porciones de ciudades existe ntes. sobre IOdo cuando se ve implicado e l tema de l tra nsporte. A dife rencia dc las ciudadcs rc n:lcentislns donde un ocasio nal caballo desbocado constituía e l objeto de m,l)'o r movilidad . la ciud ad mode rna de be solllcion:lr y permitir velocid¡ldes que ¡lb¡lre,Ul desde hl dcll}Catón. e n el cen tro. hasta la deltr:lllspo rte supersónico. e n el pe rimetro. incluyendo TOda una ga rml de foro mas y vclocid:rdes e ntre amhos extremos. A p¡¡rtir de este confl icto (fig. 16) Yde los proyec· tos pro puestos para solucio nnl·lo. rHleió el uro ba nismo modcrno. A principios del siglo XX . el urbaniS1;l Eu· ge ne I-Ienard fue un o de los (Iue constnta ría que 1,1 segregación de las distintas fO TrlI;IS de tra nspOrte represenlflb:1 un ingrediente ese ncial para la reducción del conflicto. Propuso como solución tipos oonstruct i\'os y siste mas de tr,msporte (lIg. 17) enterame nte nuevos. cada un o con su propia ví¡¡ y zona de servicios. Grand Central Sl;Ition (fig. 18) Y su poStcri or evocación e n le nguaje moderno por e l futurista italiano Antonio Se. EJia (fig. 19) mostraro n una segunda revel:lción impo rtan te : que los dive rsos sistemas segreg:.dos podínn interconectarse con elega ncia y drama. V,lrias ge nenlciones de urban istas y dise ñ:ldo res u r bano~ ~c h:,n fo rnwdo desde emonces en h. creenei:l de que si podi,m diseñar y manejnr la infraest ructura de In ciudad. podían modclnr todn formn eOllstruidil . El historindor!lT' t]u itect6nico Reyner Banhalll docume nt a con grn n pcrspicneiil en M l'gllslrrlc/w"I!S Ins fOTrlwS y los planes fantásticos que han sido fraguados para combinar 1;:al1cs. IIlc tropolil:i nos. vivie ndas y o tros usos ( fi gs. 20. 21). Aunque existan eje mplos histó ricos de constru cciones de usos nllíltiples (fi g. 22). 111 mayoría de estas fantasías megaestrueturales h:1II pcrm,mecido irre:Lliz:ldas. Su sino no se debe tanto ¡¡ un fallo de visión - 111 ciud11d mode rn a es. e n efecto. un organismo de inmensa eomplejidad- eomo :1 un f:lllo en el e nt elldimiento de 1:. dinámie.. ¡>olít ie,1 que rige en una democracia pluralista modernn. El gobierno en los Estados U nidos se eSlratifica e n sectores federales. est:ltales . de condado y municipales. C:l(ln sector se di vide intel"llarll<.'tI1e en coml>n rtirnel11os funcionales. y e n ocasio nes ;rrtificiales . en los ' Iue el transI>orle cstj sep:l1":ldo de la vivienda y. por ejemplo. de la s:mid¡¡d . C:lda uno de estos compartimentos se mueve de acuerdo con un ritlllo interno propio y según su orden del día MhninistratiwJ. de pe ndiendo de sus conve niencias e lectoralcs. T enicndo en cuenta (Iue las ci udades ¡ullericanas s<.' conuu yen con iml>Or!ill1teS ¡rportaeio nes de eilpit,,1privado. los IlToblenms de un:l jurisdicción gube rn:11l1c l11i.1 insuficiente ~c ven ,leentuados por la nccesiu¡¡u añ¡luiu .. de e ncajar los dife re ntes intereses pühlicos y privados. AsL cuando los políticos y otros responS:lbies ejecuti vos exarni n<ITon el proyecto presentado IX)!" l'larvey Wile y Corbell e n 1925 par:II:1 Regio n:11 Plan Associatio n (Fig. 23) ye n el que proponía una ¡leer.. pe¡lIo n,.1 elev¡lda po r enci ma de dos niveles de calles . se e nfrentaron a preguntns sin respuesta: ¿ Debería <:ons trui rsc en prime r luga r la a<:e m . obligando de este modO:l los pc¡lto nes a int rodu ci rse por las ve ntanas de la segunda pla nt a de los edificios y il pasar por encinm de los despachos de las scerClarias, p:ml conseguir biljar h:lst:l e l vestíb ulo? ¿O bie n. deber í¡m I>o r el c01l\r.. rio refo rmarse IOdos los edificios del centro de la ciudad. constru ye ndo los veSTíbulos e n la segunda pl,mt<l alite la promesa de un:r futura aceT:l ¡¡é re:l'! El informe irónico de Hugh Faris prescntn un dilcnlil todavía más increíble: ¿ Debe ríasc e mpczn r por conseguir I¡¡ ¡¡prob"ción p¡lr" un P¡ISO sit u<ldo il 30 pl¡mlilS de ill!ur¡1. O bie n comenzar. por el con tra rio. perforando grandes orificios e n el eelll ro de los edificios. dej,mdo p:lTa m,\s adelante 1;1construcó6n del paso? Un gra n potencinl p¡ml tr"gedias se eseon· d í" en tales <.'sque mas. Después de la prime ra propuesta del plan para Argel de Le Corbusie r e n 1929. el pl¡m se convirtió cnsi en un icono para 105 urba nistils modernos. Un enorme edificio de npnrtamentos. con una nutopista en la cubie rta . estaba desti m,do a serpcnte,tr a lo I¡¡ rgo de la costa nled iterr:\nea (fig. 24). Cu"n· do desapareció de la ecuilción e l compone nt<.' (Sigile ",la ¡Mgilta ~~)

,

21


----

-.-.

--------"

-- --~

-

,':1-_

__ :1 11

,n "

I

,,"

'1

"

, ,,""

ยก '.

----

------_

HlId

_ _

------- --SO

'1


We s tw a y Rfls ,d flnl,al

o

Comm . ' Clu l In(lu . " ' 1I1 _ InS tlt u l lO flal

c:::J

Po ,k Llnd s ~

h ;l l i n~ Hig h ..... ~ Flclli t ies P, o posfld H;9hw" , Facillt le.

c:J

p 'O PO•• d 8u . R a mp. _

1 Pr\l)'CfIO WC~t\\";IV CIl 1;, ciudad d..: NucI a Y",I.. C~ un" pwpue~la par" ~u q illli r uo pa,o dCI ;Ldll e n 11111) mal ";'I:uJO. ) ya eli minado. ~illwdn ~'n 1<, .. ri1Jd dd I{ i... Ilu d~on. por un luncl ad}al'CnIC ~()1>r..:..:1 c\p;,cin at·U;í Ik. , ;11:IU;I1. Una lel cjC1:Ulad .. , el lecho dd Illnel ~()~ l endl'¡í un P;If(lu,,: quc w I'l'<llol1g:II·,í 111"" dn~o lil,'lllClr", (UI1;I'. lI'c' mili,,,) ,,10 larg\l ,k 1" rih('rit, Sc ff('il r,i ",imi,mil. ":lIIn' "'11; nll":ltl Pilr(lll": } ¡." ..:difkin' e,i~lcnl..:~ e n el honk a~ l u;¡1 de I:J 1:iu<l;HI, UII IIlICIO e'p;¡cio de "'M m¡lnz;ul.I dc prolund.11;1\.1, LI l'r(1)CCW pn,:,el1l;t pnll>km;¡, <.1..: di....:,)" , le c~U:l<lr(hll!l fi;¡ .Iifi..:ulwd da(!.' qlle, flur un I;.d.,. I¡, dur,n:ión del pnh,:C'" de 1:1I11"n"'(Uln lid IUllcl) dl'llMn.¡ue <...:r;i d~ "ntr..: .h,:h" \ dlCI ¡¡Ii.", l'a",r,lIl I·;n-i.... ,ui ••, ma' Ira, LI lerrlllll,l" "i.'n I1cll';( rqll" "nlC' d,' qu..: 1111;1" nul'\ ,1' l'(lrh" 1(U,'óolle" ~"en fmKi,llll.micllhl "k,III':(,1l 1" III.CI¡. ,'rilla dd no_ I'•• r l·nll"gui~nl~. no 1'~I" 1<.' ¡OO,\\ Ii\ un pro)!f¡'IIl;l p"r¡, el IN' del P;¡IIIUC ' IIIC puc.L1 ,~nir ':\'111.) 11;I'c p"ra cl d"cli ••• kl mi~nw. S(I!I, ptld..:nm, c'l'CrUI;IT ;K~·rr".1.: 11\\ tul\ lr.... '''u¡ll'itl,} de 'u, lIcl"<.',i.l¡¡d,', 1'.II.Itl.I 1;"1,,. ''': h:1I1 IIlciadn ya In .. tr"h:ll'" d..: m¡:..:nll·· \"1" ne..:e';l,-i.l~ p:lr" 1;1 t"t" hl)"uú'iúll dclllUlll 1, en e.'ll,crU~"IKi:I, p"r;, el p"nlu,,: 'Iu~' 1.. 1·"I,!"!· 1':'1. 1,,, pl'nbk m", qU\' wrj,uI ¡I r;llf .. k l·'t.'" ohr¡" Cl"r('..: nlll UII imp¡¡(lo cOIl,id..:r,tllk ,,1111": 1;" 1·'" "l"I~n"iG" ,Id parque '\le\"l;.r;ln . <.,lhr(' t,'do,!;1 ,,,·tlla tlellío. l. .. 111( ,'\·;1 :lu«'I",la en ,í ''': .'1lt'~ "r:, ",I ,,·~' !!falllJ.', pih ,t..:' '1IId,.do~ \"11 1" rvra_ D.' r't,' mod", 1" I'la \ el 1'''1''111'': J'ern);jn":I'~'r¡'1l lIJI)". \:0,11"1;'0 Ir, 1111 l'lIlll'II11' diqu..: ll..: n !l',1 ~ al..:lI¡1 p""I~'~"'TiI d tl(IH!c otl'rlllr dl' 1,. C"J!l dd lunl'l,k 1""'I>k, "1",·,del1l~' prol<'I.·.I(I, ... p.... 1'1111>,11·(;"·'0' Ih."" I I lhllUl' 'l' .. ....:lIlara 1i!!"T,I1I1"lIll' C,1It d 1':1,,' d ... 1,)\ aim,. (" u"n ..!., ello l}Curr ... 1,'u.I',1 lu!!al en b junt.1 \'nln: la (¡Ija) d d"I"'" 111M ,k,·,1I1¡,.l'"lI1 .h/..'r":lI..:ial 'I\ll', .. ,111 d 1"·1111'.1, 'e U,.I.,d. ,i'- I,\gnífi¡;n' 11 ,1'CIII,1I11IeIlI01\<' Il'Ilr1''Cnl:\ 1111 prnhl":III:I, '1110 UI\;l l'I,,'rluni,I.,,' D..· un ladn. d 1',tllIo ..'~t<.'ri .. f ":l1 f.. rma de p.I'''''' ¡'\lV t,'ro) Cll rtl\l'l p<lr d 11,'IIII"'.:r,';,r.i UII,'nl.1m,' I'u~d..: p.l\llllent"r,~ ,.,.,-"b;,,·,..: ("11 g'''';I. ,,1 .:,til ...k 1", ;lIl1igll .., l,;,,);tl.:, d~' barl';II.I'. (.;\. 1'..:c..:d ,k, "rl">ol.:,. ,I<.'h,d,' ;1 ' Iu,,' 1,1 'i,hnnbtl plndm'ida 1)<''- ",1,11''':11 d ,ul",lel" mal""" l.., r:""(,, 1 ';Ihi~,rt(l 1 h,lrr"I., 1"11'. d 1 ,~nl". ''''o, 1I .. .d'lIId,,,.: ,ti '"lIplin t,.llm' r..·l·lu .1,,1, i". 1'", ,'11" parll', al "tI" I"d" d~'1 ,"(llt;¡lIli~'nto, 'l' <lhri,-:, IIn,l a\ l'nida d~'g"flleml.!nt..: 1',11 111K'llt ,1 da. Imld..:"d" dc ,\I"""ll"} nl"t..:"d" ,k ¡'alll'o,. qllc .. ~. Il'f" cllriqltt't'I(1¡¡ I,,)r 1.1 1·11\1"1',"1,'11111 d..:1 1'., ..,'0 nd, ru d" 'lUlO 1"'1r..:d 1'.11 ;d"'" " di .. 1" 11 alwh'g'". I\:.·ianh" a d"lItil' ,kl'illltllhl1liC" .. ""11 p¡tril",I .." haci":I1<I" 11'0 ,i..' 1111<' dl' 1", lado,. ~ prilc¡il';¡nl":, ,kl '·j ..ggin¡;" ,,"le'lul .., dc dl"nt l;¡ l, IIlili/,md,' el Olro_ l,IIllU'-.' l·II..:1 1It",-li,. ddllltit,u,i 10-' ti.... nl~l"d,,,. 1 1 11111111 '" rú glllC"') ~ f ti\: t " dc c".:;, 1" . ":<1(11" 1"'1 fC'llom" dI' ;1 IIn;l "iudad d~1 1'"l1,ui"lk \!II~·I;. ) IIr~ Dd"lCri" 'l'r 'uii"icnI"lIIen¡,' ,lIl1l'hn ,'nlll,' p.'1';1 1"IIII:I..'r h,,('cr \ 1.1,1 ,'n d 1,>do \:'10 ~·,I" mu\ bl~'n" pen,It)\ 1II!!":lIleftl\ n..:(..:,il"n .:ifr" .. ,A 'IU': d.,¡,md .. pUf \: ncin hl d,'1 rio ....• 'IIU¡¡r:\ d dique'.' ¿Uu,' ,lI1dHlr<l t":lIdd·' D,'1"'11 \0111,11 ..... ..: c,¡", d..:ci,ion l.!' ;1I11~" dI' IIc\"r,c" l·,II... el (lI'CII •• dc ,l.:t,\11.- 1 1" ,~,n'­ Iru.:ri,'n c n '1 .. Al no tli'I"lt>nn d..: Utl progr;¡m,1. rllmo !,II111)l.l\!1I de lul" (Iuica :lIlftl,-id"d )l¡l[" rc,nllCI n· !'h (\lc,llonc,. ~ CIK,ml r;'IIl,I,lIlo, " dl CI ,mil' d..: 1" fillilhl;\ ~ itÍn del proyC(h'. 1;1' Ulli\,,.. tlt· re..:l l i",,~ ""'11 1", '1IlC p",-en:'lIln, \:' 1I1t" I· w n:dUl"Í¡lit a cf,',·111:1 r 11 n ,''';lItlrn h i'lIll'lcn di.! ot r," Illllr.h) rrente, nC\I:iti..:"" ) \111 illl¡íIi'i, mill\l ~i() ... , d..: ..:,il11" podría f\ln(innar nuc~lrn m\lro, 1\ '1 pll":'" ante\ illd,,...' dc hilhcr ¡','¡mul;"I" un plan dc ":'III1,:..:pl<) g":l1ct,,1 par" ell'<lIlIUC, ~ dehid,,;¡ lu' pr(JblctJliI~ (IU~' ~~' ~'Iah¡¡n I'!;m"';m" dn. 11 .., \ imo, .,hli~;ld." 11 C",wdi"r d..:I,III<.-, ;1 un nild ' Iu,,: ,uclc "parCl·..:r 111u1:ho nt;" "dc1;11111.' <.'n el p t~"'n'~o dc dlWlio , Un ICI'''''' g.ell~·­ ral [¡ll rahal" J..: Andr': Le ;O-:úl re r..:fmll'l 1111":'Ir;¡ intuil'ion dc qu~ ~n un p;li~;ll" 11,111\1. 1.. ' 111'" h!!..:n", .:amhi,), de nilel .Itlqui~rcn un¡l illlportanl"i:, IllUdlllllla~tloT (fig_ 1) De I;¡{I., de 1" ,1".. nid;I, un IllUf(lIk' (10.<)(, cm (1 1'1': .. ) I)M~­ (Í;I (t,lll\l iluir la all ur,l ideal. S":fI:l m:l~ ,.11,1(111\' un hallcu. aut1qu.: ~ufiri":I11Cl1ll.'l1IC !l;ljo para perl1lllir 'ent;¡r~e en el ,in que l." pi..:, Ikg'''Ctl :11 ,"el" (fig. :n I-: ra ,ufi.;il·nl ClIIl'nte ,1110 p"r:, 'lile 1;. gl.'llt..: cn el p;Hque ~~' ,ltIti.:t"a 1'1"le~!ld;1 ) .. ufil"ie nt cment..: haj,' cn t:amhio IMra qu..: pudie~l' \"..:f't..: <."1 rll'" Sin emhargo. tk,¡k' el P,I'>CO ~itU:1d.l;1 1.11 m (-' pie,) mi" "h;llo. d ntul"ll no

E '

.......,

I

- --

I I

I

I I

-- -.L.. --.........., '-' ,, "

--

"-... l' ,

- "-... e b

>.

-"-...

"

/7¡; 17


de vivie nda . Ull segundo plim 111o~ traba tan sólo la alllopistil de cuhicrlH (rig. 25). Si huhie· se sido .,probado este scgundo proyceto. A rgcl se hu bienl encontrado desfiguradil de forma permanente por un paso elev,ldo parecido a la Brue kn er Expressway. con sus columnas des· t,leando corn o gigi1l11escas botas po r en" ·c la frági l tclar,ui,l de barrios ,11 estilo c¡¡sbah que se extend ii1l1 por debajo. Estos eje mplos históricos pueden ofrecernos una doble lección. P;¡r¡¡ aume nta r las posihilidades de éxito de un complejo proyecto de obra pública o eh: ('dificació n. d('be Ik\'a,·se a cabo o bien b;¡jo un únioo patrocinio adminisIr<1ti\'o. o. si no. con una (mie" fue nte de fondos -como en los C¡ISOS de Gran Central Stalion. del Roekerfeller (en ter y (lel programa cspacial de la NASA- o bie n. por el contrario. dehe desgl()sa~e e n componentes discrelos y itUtÓnomos. y no depender para su rea lización de un complicildo entramado de soluciones burocdticas. Hemos intentado i,plicar estas l en~io nes al Proyecto WestlVay a la hora de resol\'er el difí· cil prohlema que plantea permitir un lihre acceso al río para el público. reconstruyendo al mismo tiempo una necesaria unión de tramporte. Los cambios en el uso del suelo a lo largo de West Sidc y e l deterio ro y posterio r derr umbamiento del antiguo paso ele\'ado han facilit ado la tarc a: pero el tú nel subal"uático. el parque sobre su cubierta. el nue\"o centro de servicio de nwntcnimiento de los fl\uohuscs lIIctropolit,lI1Os y 1,1 pl,lIIta de recuperación de desechos han sido todos posibles gracias il los fondos aportados por la Federal I-lighwa y Trust Fum!. y fal·ilit'1(los il lrilvCs de una serie de leyes fede ra les y de decisiones tonwdas por la administración. El parque se encuentra íntegramente ligado a la autopista desde los puntos de vista legnl. administrmivo y de diserio Ll necesidad de un p,lrtjue surge de l"s le yes medioambicn tl1ks <lile rige n el proyecto y. <1e este modo. la apo rtació n económica destilwda iI su constnrcci6 n está incluida en el presllpueslo gener"t. PelO Cllandn hay;! finaliZildo la eonstr1H:ció n de Westw'IY. St' h¡lhril completado elllspecto federal del proycel0. t\ parlir de ese momento. los t111rrios residenciales {lile se hallml detr{ls pueden ir ace rdllldosc a la oritla {Iel río a Sil propio ritmo. \'olvie ndo IIsí a unir la ciud<ld de Nue va Yo rk con su río. El Parq ue

Han influido \',llios f:.clO Tes en el d ise lio y lk Wl'~ tw" y I'"rk. situándolo en una misma línea con otros grandes parques de In ciud .. d de Nuev;! Yor k. El Río Hudson que fluye a lo l,lrgo del parque constitu ye uno de los determinant es miis importmltes. Por su anclwril y gr¡mdelil sugiere que la función m,is \'ital. a gran eSl·a[a. del p,lT((UC consiste en delimitilr el borde de ~·b n­ hattan y la fronte ra enrre 1<1 ciudad y la ampli;1 eur\'a del rlo. El parque forma una orilla para 1.. isla de M .. nhal1'HI. una ffiUljil I'erde siguie ndo 1.. tradició n de los parques de Riverside , E<1SI Ril·c r y Battery I'ark Cir y. que el,mulIente pcrfi]¡Ul IMgOS tr,1I))OS del perímetro de 1,1 isl:" del mismo modo c n (Ille Ce nlral Park nwrca el ('e nll"Q. Se ¡¡Cefluí;! el contraste l'ntre ciud .. d y río con un pa~o continuo al honlc del agun decarfleter unit¡¡rio a lo largo de su rel"Onido . pe l"O abriéndose en varios puntos sobre grandcs áreils deerás. El paseo eonstiruye también una pwteecióll pam el túnel. permitiendo que t,m· to el p~,rq\1e como elt(lllel conlengan la ,lCción de I¡IS olas. de los vientos. la ~ mareilS y las inundaciones. E n este se ntido. el p¡mjuc Sl' en· fre ntl1 11 un río (Iue se diferencia enormemente del Sena. el cual Ouye trilrllluilamente por París sin riesgo de marCilS. o de los C~l nal es de Veneci.. donde las plazas y los ··campi·· se inunda n debido" I:.s marisnws mMcomotrice~ quc se hall,1I1 e n el s ubsueln. l;l gcolllet fÍ ¡1dellÍl rle l de la autopisla ejerce Sil propia lógica respecto itl parque. En cicrtu modo. hl autopista es unn caja decorada. una caja a ni vel {lue ynec junto a una mesa lIarw que sc prolong:l. :tlej:índose del agua. a una dist¡lllCiil de ",.trii1s manl ilnas. No era, pues. al·onscjilole provocar ni c.. mbios driunátieo~ de ele\!i1ción ni grandes he ndiduras debido a 1:1 gr,m cse.. ];, del río. como tampoco hu bicril sido posible . d:ldas la forma y la cilpacidad dc eargil de la caja de llünel y In proximidad de l U.S. Pierhe .. d Line. l a~ c¡¡ral"lerí~ ti ca s


Los o.'spados Inrgos '1 abiertos pueden rcsultar sercnos y ennoblcecdores. como lo demucstran los cí!spcdes de I;IS nwnsio ncs rurales ingksas. en \IIolloton I-I all de Robert Smythson (fig. 26). porcjemplo. o en los jardi nes de Andrí! Le NÓlre en Vc rsai lles (fig. 27). En un paisaje IlIlno. no obstantc. los m!is ligeros cambios de nivel caUS.1I1 un impacto mucho ma)·o r. !..os diSC li ado res h,1Il usado estas difere ncias para marcar los limites de \Vestwa y Park . Situado e n el bord e de la ciudad . alejado de l agua. el parque se e ncue ntra a 3R. IO cm ( 15 pulgitd,¡s) por encima de 111 aeen,- ofreciendo de este modo un asien to p:lra los pcatono.'squo.' deseo.'n de sc-anS'lf en e l borde del parque. Est<.IllUro',I~ie n lO e~t :í j,\lonado IXlr MI;¡\'eS n Ul1pas en c;¡d a un o dc l o~ muchos ,lCcc~o~:t1 p:trqlle. En e l oordc exterio r. un cambio de nivellige ramenTe m ~s importante --4(,, 2 cm (2,5 pies)- mil rca 111 trHn ~ición del int erior dd 11lIrqu e al p<lseo. Este c¡1Il1hio t<lmbi í! n e~t:í dclimi[¡ido por un muro-asiento a una esc,\la m!is apropiad,¡ p;¡r¡¡ el río. cun ~ ucc~ivos <:SI.·,.lon<:s 'j nunp<ls 'luC condm:en al pa~eo e~pue~to . El discrlo facilita la orientació n p;¡r¡t los usuarios del p;uq ue. y prcst¡¡ un mll)'OT inte rés a estos cambios de ni\'el. En luga r de l a~ bola~ '1 pir:i mi(lc~ que trad icinlllllmcntc " dorn:m bts eSCltleras. el di'leño intorporll ~ ¡mboIO$ m:is ap ropiados para Nueva Yo rk : manzanas y T:.scaeielO!. fuera de c~cala. UIIlI dI! b s funcio nes primo rdi,¡le$ del par· que consiste en proporcionar diferentes e ~pc ' ri encias funciomllcs)' estftic¡ls. y es lograd n en parte a Tm" és de tod:t una variedad de e,¡minos L'On dhti nw~ Proll.'h iws. P¡¡TlI1cII. ¡II p:I'leO abie rto, )' de tr:i~ de fl. se exTie nde un •• ,!Venida 1X':ltonal . En cont ras te al ca r<1t· ter cspart,mo '1 rudo (Iue o frcce e l pa~co ahie rt o. éseit :I\'cnid a cst ~ bordcitda dI! :írbole~ y p,l\' inh:nt¡¡d,1 eleg,lII telllelllc ~'O n diversos diseños. Los paseantes no deben necesariamente compctir con los eidist¡ls o los prHct icantes dd ··jogging··. Un carril purll bieiclctns serpe ntea sunvcme nte a 10 largo de l horde inte rior de l cés ped del parque. present ando ot ril geomet ría . T odus estos traZlIdos largos se ve n MraveslIdos por ca minos Ill:is cort os q ue cruzan el parqu e d("sdl." la <:iud¡¡d h :l ~ t :llu orillll del ag ua . Lo~ :írboles atil!nde n ,\ \,¡¡fio~ propósitos il r(Iuiteetónicos . L:t distant' i:t regular que les se· p.lra ,110 hlrgo de wdu la ¡¡venid:t crea un rirmo (Iue eonsTit uyc un contrapu nto 1);:lril lil~ largas CUT\'ilS de los :írbole~ irrcgul¡¡rmente e~p¡¡ci¡¡­ d os e n el bordc interior. ESE:I mczcla de forma lidad (" info rm alidad h:dl,. ~u prceedente en d Centr;\ I !'ark dc Frcde ri ck L:lw 0lmstcd. y en St J:III1CS P,¡rk en Londre~ donde I;! fil a rígid;1 origi nill d(' árboles plant ada por Le NÓlre se enriquece con la pl:lmaci6n poSTerio r y m:is si· nu os."i (lue se estie nde por detr:h. ekctuada por Joh n Na~h (rig. 2H). A medida que ,wanza· mos po r e l cf~l)Cd 11;l no)' abie rto cntre ril as de á rboles. el efe<:to de \)Cnl)Cctiva cn ..:1 parque lIdqui<: I'C illgun a 'lIIulogi;t con un p;t ~CO cn barC;t por lo~ E\'CI"1;I;ldcs de Florid'l. do nde sc iltr¡¡vicS;1II viSlas que se ab re n )' cierr an le ntame nt e. ofrecie nd o un a image n parecida a la de l o~ teloncs de f'lIl(lo de teal ro durant e un cambio de e!4Ce nografía . Percibimos e l \Vest\\'it)' 1';lrk tal1lO iI gra n como:. !l("quci\¡¡ e~c,iliI . mic ntfll ~ qu e C\'i tltlllOS 1,\ e:.(ala interm cdia (Iue tan a l1lelludo do mina cn la " piitzza modc" del discri o urbano actual. T;t mhit: n funt' io na el p,lT(lue a dos esen ias te mporllles 'l. en este se ntido. eo nstit uyc ¡¡ l:t \'ez un d iagnllllll po lit ico-acli vo '1 un d ise ño fi jo. El bordc cxterior ~c e nfrenta al río de ro rm a gr:lndiosa )' duradera. El borde inte rio r ba jo los árboles o frcce. a modo dc b{)I.'olI~ dc " rdil1;!. zonltS dc dimc ns ione~ vil ri:III;¡~ (IUe puedl." n ser Illdie;¡s o dc~ tin ada~ a ot ras actividadcs aun no concebid,ls por personas que a\in no residen cerca de un p..1Tq ue que lljin no 1m sidocont ruido. Se hlln pl:lllte ••do. po r supuesto. vilrias áreas de So.' rvieios 'j zo n :t~ de juego inf¡lIlt il c~. muchas de las cuales ha n ~ lIrgid{) iI r,J íz de re un iones eon di versos grupu~ '1 iI~oci adonc s. Por otro Iildo. y "UrtlO se despre nde de nuestros estudios sobre Centr:tl Park . sllbcmos que el pro ceso de aoordnr. disc ilil r '1 co n~truir equipamielllos P¡¡TiI un pil rqu e pucde pro long,l rse du o rant c 1:l rgo tiempo dcspufs de su concepción. \V est\\'ay l'<ti"k puedc aco plnr~<: a I."ste di:ílogo qlle ir:í de ~a Ho ll :í l1dme en c l rutlll"O. Al igual qu e el rro . el P:lflluC ¡llUW 1:1 pe rm,tncnci:t '1 el cambio.

24

26

27


r---- .-----------

• 1'1,,,,,,,

g~""ul

,1..1

fHl rlf""

E

I puerto de Nueva York, uno de los más importantes del mundo, está que-

dando vacio. la antigua estructura de 105 muelles ha quedado obsoleta cuando la actividad portuaria ha dejado de ser la princi· pal del !renla de rios. los usos del puerto se

han desplazado a New Jersey. a olros barrios o a otras ciudades menores. Y este desplazamienlo se ha producido pcH' diversos molivos: por el elevad lsimo precio del suelo de Manhaltan, jlOf la dilicullad de acceso para los camiones que han de Circular por las autovlas

perimetrales a la ciudad junio con el Irálico local. por los elevados costos de la mano de obra, por las altas lasas y. sobretodo, por los cambios en los sistemas de lransporte Vpor lo requerimien los de amplios espacios que necesita la nueva organización de los puertos con el sistema de carga y descarga por medio de containers. Esta situación de cambio profundo de la tecnologia portuaria y. por lo tanto de cambio en la organización formal y espacial de los puertos es similar a muchas ciudades con puertos viejos. El reuso de los fren tes de agua. de los edilicios portuarios. de tos muelles. para el desarrollo de actividades recreati vas se presenta. a partir de los 70'. como un prOblema nuevo. como un reto. para muchas ciudades. Pero tiene unos efeclos y una importancia capital para Manhattan. Porque ah l. ya desde sus origenes. la relación de la ciudad con el agua. con el puerto. es la fundamental. Puerto que juslllica el primer asentamiento hOlandés en la isla. que se transforma en más abierto y más segregado respecto al crecimiento residencial durante la ocupación inglesa y en puerto moderno de mercancias en el siglo XIX y XX . En Manhanan la historia de la relaCión de la ciudad con el agua es la historia de su ",andlill". Cada cambio en el uso del puerto se ha producido ganando lierras al rio. agrandando la isla, especialmente en el downtown, donde la presión por crecer se ha mantenido desde siempre muy tuerte: desde la fundación de New Amsterdam has ta la si1uación actual. el downtown ha doblado su anchura. Hoy, una vez la ciudad se ha transtormado en uno de los principales centros de servicios del mundo y cuando los requerimientos de los puertos han cambiado. el frente de agua se Iransforma en lugar a recuperar. De un lado para introducir usos residenciales y comerciales y del otro para conseguir espacios libres: ambos usos reservados antes al centro de la ciudad. Los centros comerciales en los ~water­ fronls " son los nuevos espacios púbticos de los SO'. Las campañas electorales ya no discuten nuevos parques. ni mejora o substitución de barrios degradados. prometen frentes marítimos donde inyectar ambiente urbano. Las propuestas, como para Olras muchas ciu dades americanas. son básicamente de dos tipos: de reuso o de landflll. En el primer caso se trata de operaciones de recuperación de los viejos espacios portuarios para introducir actividades comerciales y de ocio. creando mercados donde se mezclan todo tipo de productos de consumo. Nuevos espacios que pretenden reproducir, con mejor o peor acierto, un ambiente de puerto preinduslrial a escala de ciudad menor, y conseguir verdadera vida urbana de ambiente peatonal: como los anliguos puertos pesqueros europeos. Son propuestas que, en ciudades sin centro alguno y con barrios de negocios tristes y desolados. tienen efectos muy poSitivos. parezean lalsos o verdaderos, consigan crear ambiente urbano y concentración de gente entorno a los nuevos mercados o imitación de am-

biente urbano. En cualquier caso el Soulh Slrest Seaport en el lado oeste de Manhanan tiene una" artificialidad que no tendría en otras ciudades. Es una reproducción de vida urbana en medio de una ciudad que ya liena una densidad, casi excesiva. de ambiente urbano. " La mezcla de casas. tiendas de artesanla. comercios, restaurantes y teatros. no son solo un recuerdo del pasado sino también un ejemplo vivo de como estan conectados pasado y presente .... hacen visible el pasado en el presente" decla Heckser. Un pasado que a veces nos parece de ciencia ficción , Otro tipo de operaciones van ligadas a la creación de nuevo suelo. de landfilL Estos proyectos proponen continuar el proceso de crecimiento de la isla mediante la extensión de la actual línea de costa. Siguiendo el proceso de engorde. hasta alll donde elllmile de las aguas navegables lo permi tan. Su resultado es más incierto e imprevisible. pero en cualquier caso mucho más trascenden te para la morfologia de la ciudad. En Manhallan un grupo de proyectos en el lado oeste están dando forma al perfil de la ciudad. El más polémico ha sido el de Weslway. Porque es el menos justificable a priori. Un proyecto que toma la autopista como escusa para una amplia ordenación de toda el área entre muelles. Parece que está definitivamente paralizado tras doce años de debate feroz_ Pero, en cualquier caso, nos inleresa su discusión porque es un ejemplo paradigmático del tipo de transformaciones que se preveen para los frenles maritimos en USA y, además. porque muestra cuales son los instrumentos y cuales los tópicos básicos, soporles de esos proyeclos. El Proyecto del Westway consisIe en la Iransformación de 3'5 millas del frente portua· rio de Manhattan sobre el Hudson Aiver. El presupuesto aproximado es de 200.000 millones de dólares, Se trata de substituir los muelles abandonados de la parl e oeste, desde el Battery Park hasta la calle 34. añadiendo 182 acres de tierra firme y por lo tanto rellenando el espacio enlre muelles, de cara a conslruir una autopista enterrada en el extremo de las nuevas lierras. Las primeras ideas del proyecto se elaboraron a partir del colapso. hace ya varios años, de la autovía elevada que recorría el frente del Hudson Aiver, y formando parte de un conjunto de iniciativas de translormación de los frentes portuarios de Manhattan. Se desarrolla cuando se hace evidente la posibilidad de implantar nuevos usos en esas zonas. a partir de los cambios producidos en la tecnología y organización portuaria que han dejado amplios sectores del puerto vaclo. La propuesta se e)(tiende a lo largo del rio Hudson desde la nueva zona de e)(pansión del daontown sobre el agua, Ballery Par\( City, hasta el Conven tion Center de la calle 34. proyecto que realiza el arquitecto Pey sobre lerrenos de los ferrocarriles. Es así que la cara oeste de la ciudad, la orilla del Hudson, eslá en proceso de transformación completa, Desde el e)(tremo sur hasta más allá de la calle 40 se está construyendo la nueva fachada de la ciudad. El proyecto del Westway se ha planteado de forma muy distinta a esos olros dos: la construcción de la vla, su necesidad o no. han enmascarado buena parte de la solución arquitectónica precisa. Las cone)(iones con las infrastructuras e~is­ ten tes y con la con tinuación del Westway por Ballery Par\( Cily son uno de los temas prioritarios que el proyecto debe resolver: El enlace con la estructura del Halland Tunnel que ca(S'g'" '" 1" l14gllliJ-I3/

BI G A PPLE

I

Z r' \...1 I"V I I

I

~ I I

....

I

<: ~

---- --

,


,

-

"1d 1".

PARA UN PARQUE

CHR rSTOr'IIER STREET

-==-_ ..

• V;,,,,,./,,,,,·;,,I,,,. • • f),·,,,II,· d,-1" ", ...fió" ¡mI/u" la orlila 1M 1/"<1....", ,

M uq,,('//J 11#"1

I"o,.t"r,,,.

I d ¡~cri<l de \V¡,:~lw " y l',trk es ¡, 1.. \'~'Z continul) y v:l riadu. Es l'o ntinuo porque rcflcjn In escala inmensa y In fluid;1 continuidad del H udson Rivcr paraldo ,1 cuy¡r

E

ribera se ex ti end e e l parque (s in me ncionar 1:1 mno pist:l a la que cubre). y va riado porquo: responde a las di stin tas caractcrLslicas y m::cc· sidadcs de 1m. barrios que borde a. Su continuidad reside en el P¡¡seo <IbicrlO si· tuado inrncdiat:l mcntc a o rillas del agu a y e n la ¡¡\'cnida peatonal so mb rcnda si tuada mlis arriba. Estos clc rn c1l1os dc nOHUI consiSlcncia en su di sciio lin cHI global. aunque resulte n vHiados los elementos rl. mi cos (llIe los componen. E l diserío del p:l rque tambi én es conti nu o en sus configllr~l(;ione~ de ~rb()Jcs)' céspedes (IUI: se extienden m ~s all~ de l;~ .lVenioa. h ••st •••• 1· e.tIllar el orden nalU ralist:l impuesto po r el borde ondulan te de árboles que defi uen al este los céspedes llbie rtos. La filo. de á rboles pl,mtados a lo largo de P,lrk Street csconti nu a y s6lida p:lra refleja r 1,. o rdcnación do.' la ma lla de callo.'S dc los barrios o.'olindantes y ere .. r una transició n h a~ t ,1 e ll,lEstos elementos cont in uos e n el di se ño e n-

[m n ¡¡ fo rnwr parle de su orden ,[ gm n csca lH . La \'ariednd surge en el di seiio de otros d ementos (llI e pe rtenecen a SlI urden ,1 peq uciia escala : nos he mos referido ant e riorme nt c ill,ls cOllfigll radones rí tmic.ts que compo nen el pa· ~eo y la a"enid .. : cstOl. incluyen rir.:,.s v,lri aciones de d i~etio y 1I\:t1eri¡11 IJ:lr:~ el jl:lVilllc nto , hOrn¡Kin;.~ y pelo •• ilos. ra llll)'IS)' escult uras sobre y dent ro del muro de colUención . asie nt os )' b,rnros, faroles. barandillns y á rholes I}()r do(Iuier. ~'on~ titu yc nd()se en elementos (Iue sc aprecian desde ce rca a medid:t <Ille uno se mueve a su alr<.' dedo r . La varied ,ld t :lIl1 bi~n se ob ti<.'n<.' ;. tr;¡v~s de I..s ondubeiones de la fila de :lrhoJcs y de los distintos usos especfficos 0.'11 el interio r de los ··bosque s". los cUilles contienen parques recreativos. infantiles. cte. Las pilastras. con sus formas)' disposici(¡n irregul:tres, ,lIi aden va riedad l."QIIIO un a mtr'.p"nlo'. 1,. consiSlencia y con tinuid ad dd marg<.' n dd pa· ~o.

Debido al:t fuer.l;a que eje rce el o rden iI gran ese,tl:t y, 1,1 eonlinuid.ul y co n ~i~tC IJ(:i:1 qu e le so n inherentes se aeom p;uia )' ¡Jt'olllodurá hl v¡lricd:.d de l orden 11 pcquc rin esen ln (Iue evo-

lucionará ¡I medidll que In~ dberiadorcs lo desarrollen )' pul,lIl ¡J Ir:lvés de consul!,l:i ,Idicion:des con los v<.'(· inos. Una vez finalizada la construcción. el d ¡~cflo ~cní C:I]1:'Z .de sobrevi\·ir a las mIKlific¡rd l)lles)' ¡¡pli(",trion~'s itK'viti!bies (Iue tendr<l n lugar ro n 1.'1 paso de l tie mpo. Pll('S sc mos[r¡m'l a la \'Cl fue rt e y tok rant e. Otro modo de nprecinr e,le discño se ria erIJ1.:'indolo a pie -o bien .. lol:trgo de la orílln dcl río. o bie n d irigié ndose h¡¡cia 1;1 orilla-, y lo cierto es que uno <.' nconlrar ía il lllpli¡¡s oportunid¡¡d<.'s para snza r de ricas)' va ri.. da s exp..:riencias. Si un o se di rige h¡tria <.'l río . alr¡¡vies,. cs pneios abiert os )' ú' fr:ldos. soleados y so mbríos; cruza entonces una ave nida fornwl ;¡ I:t sombra de Ci rboles do nd e pucde dcscansa r y se ntilTse en dist intos lugarc~. para luego baj •• r al pasco :.bicn o y expuesto)' sen tir la emoción de <.'ncontrarso.' mu)' cc rca del agua. A l e:ll11inar. practie<l r el "jogging" (o el ciclismo) a 10 l:i rgo del p:~sco , po demos experime nt a r la excitación que pro\'oca liI proximidad del río: :rl pilscar po r l,t avenida alzada. l)()(jemos se ntirnos seguros. más di ~t :lIl t es del fre nte acuático y prolegidos cn e l re("in to de limilado po r los

;irh\, l e~ IIII C no~

ofr<.'("<.'n su :.ombt·'I. U bicn p'.disfr lllll r de toda unil I'ilriet!ad de CX Ili,:,·i.:nc;'tS -e.'pill:i:rle~. ~illlhó l k;¡~ y re(, ,.e;¡ ti \'a~ ;11 alcj;¡rnlJ~ de la ,twnid" p;¡r;¡ pcnetnl r en la zo na de l"és pcd~'s)' :Irbolcs. D e~de unn c mh"rc¡¡rión e n el rio, el partjue ofrCl'cd t amhi~lIl1n agradable ¡¡~PCl·lIl. y. vi~to iI di~t,tncj¡¡ . g r;¡ci:l~ H ' " o rtlell 11 gra n esc:lla. 110S<.' mo~t rar:l r<.'hu~­ (",.do. si no que "'1.' con\'<.'rtirá o.:n Ull hc nnu~<l)' :tpropiado b¡t ~ilnK'nt.., \'c rde 1);l r:. cll>crfil \IUe ~e dibu;,t dctni~. El di~erio dc C ~I (' I,trgo)' eSirechll p;¡rqu(' inco rpora tant o s u funciól1 de ma rge n co mo de lu gar (I}()r dcredlO pro pio). El eklllen t" I'rillcipal qu e lo componc ~'S d ri tmo n. mejor diChll, un:t se rie d e rilmos, gr,lIl<les y p"'qu ci\o~ . yux l¡¡puestos con riqll<.' la. ere:lIldo de e~le modo una ~lIertc de fuga urbaníMie:t. Por dio l>Odni ~e r conti ll uo y \'ilri •• do a la Vel. por ello MI ordcn iI gr,m CSl·¡t!iI pod r:l resistir e inclu"í>. \'en;(' rcallado po r cunntas \':lri¡¡ci<lll('~ :Ieontczea n . de mo~

Vell l.llri, R(mch

& Scott I3rowfl.


:r, :r, I I

munlca con New Jersey. con el Armtrack Tunnel del ferrocarril y con las salidas de la autopista enterrada que enlazan con las calles principales de los barrios que atraviesa. Enlaces mal resueltos que muestran una de las mayores dificultades dal proyecto: adaptar la autovia a la estructura de calles y de otras infraestructuras e)(istentes. Los puntos en los que se prevee el enlace con las estructuras de superficie se resuelven como amplios nudos que muestran. como un cráter enorme. las entrañas dal proyecto. Como si ello no importa-

..

,

La continuación de la autovla por el BPC no pasa ya por la orilla del agua. El proyecto se está desarrollando siguiendo la ordenación de Cooper Eckstut Ass. que atienden a criterios de composición mas tradicionales que ordenan masas y regulan vistas y espacios públicos. más en la tradición del"urban Oesign". La vía se encaja en el espacio que queda entre la esplanada dol BPC y 01 World Trado Center. deprimida y con un sistema de enlaces puente que hacen posible la cone)(ión con las calles del downtown con las tres torres de Pelli. que decididamente transforman el perfil y la imagen de Manhatlan desde el agua. El BPC se ha proyectado desde el principio. para nueva edificacion. Durante esos años de debate público el proyecto del Westway ha ido transformandoS€l. cambiando ligeramente la sección y modificando la propuesta general de zoning. Sin embargo los elementos básicos de la propuesta se mantienen. El proyecto establece una sección matriz. de anchura apro)(imada de 400 pies que recorre 3'5 millas y que es el instrumento que permite la distribución y orden entre los distintos usos que acogerá la porción de tierra ganada al rio. La autopista quedará cubierta. con las dos direcciones separadas por el espacio de ventilación - uno de los requerimientos técnicos que mayor peso ha tenido en el proyecto- y cubierta por un parque lineal de t95 pies de anchura . la correspondiente e)(trictamen te a la proyectación de la via. En la tradición del ··t6it jardin" , se plantea la solución para la cornisa limite de la ciudad : poro aquf sin las ventajas de la planta libre. El parquo. o mojor el paseo. ha sido oncargado a los arquitectos Venturi Rauch & Scott Brown y a los Landscape-designers Clarke y Rappuano. El conjunto está diseñado a partir de una esplanada que recorre por encima del Westway las 3.5 millas del proyecto. El paseo. a cota superior. queda definido por un grueso de arboles que lo separan de la calle y separado de la esplanada por un muro bajo -lo suficientemente allo para sentirse protegido·pero lo suficientemente bajo para no quedar encajonado. apunta Whitaker. A lo largo del recorrido se preveen tres parques. uno para cada uno de los barrios que se atraviesan - Tribeca. West Village y Chelsea- organizados como ampliación del paseo continuo y por tanto tratados como bolsas con la misma vegetación perimetral. como ensanchamientos. como puntos importantes de un recorrido: uno en la calle 23 para Chelsea.

otro en la calle Chnstopher. para el West Village -donde surgió la critica más despiadada al proyecto de la voz de Jane Jacobs y de las asociaciones de vecinos-o y el último para Tribeca. La mitad da landfill sera destinado a edificación : 50 acres para comercio y 35 acres para residencia. apro)(imadamente. Aunque el proyecto no define las pautas de la nueva edificaciÓn . las ideas claves están ya apuntadas. La propuesta consiste en continuar las calles de 105 barrios que el proyecto recorre. Los edi ficios seguirán la alineación de la calle y la edificación sera por manzanas. ni lodas iguales. ni todas con el mismo vOlumen ni normas reguladoras. a pesar de que el FAR (volumen edificable) esté ya asignado por el planeamiento general. Y es esa solución aparentemente inofensiva. que quita importancia al grueso de edificación - motivo primero y escusa para la construcción de la alJlovia autofinanciada asi con los productos de las ventas del nuevo suelo creado-. lo más controvertido del proyecto. Que las funciones portuarias hayan desa· parecido en parte y que las necesidades y demandas do suelo para construir sean crecien tes no obliga. automáticamente. a pensar en soluciones que coloquen casas en manzanas en las orillas. Porque efectivamente. quizáS es una oportunidad para el paso de infraestructuras. porque una ampliación del suelo puede servir para usos de carácter general. o porque quizáS puedan ser mejores otras formas de agrupar la edificación en bloques aislados. El proyecto propone manzanas y las ventajas que ello supone son muchas. Pero no es probable que sea la manzana resultante de alargar la trama pre-comissioners de los barrios del Village y Tribeca. lo más acertado. Alargar tramas es un mecanismo que ha permitido que muchas ciudades crezcan a partir de pocas estructuras. pero cuando se trata de más de 50 hectáreas. parece que una buena solución. necesariamente. ha de proponer alguna estructura propia. algún criterio preciso de composición. alguna ley formal o volumétrica que permita la creación del nuevo frente. Crecer asi . alargando. continuando. puede ser un buen mecanismo. pero noel mejor para la nueva fachada de Manhattan. Parece que el proyecto se desentienda. que no quiera entrar en ello. Quizás por eso la discusión se ha centrado sobre la autopista y sobre su arreglo en superficie. En un proyecto de esa envergadura. que ordena una banda de lierra tan larga y estrecha es importante acertar los elementos que definiran la escala de conjunto. aquellos en los que se confia la estructura. Y. efectivamente. el proyecto tiene una rotundidad y claridad en la definición de la sección y de ta solución en planta de la nueva linea de costa -recta ycontinua- que es indiscutible. Se resuelve. como el diseño de la vía. respondiendo sobre todo a los requerimientos funcionales del nuevo artefacto a instalar en la orilla y a las necesidades de una utilización pública de su superficie. El problema se desdobla en la solución de la estructura general-la que reclama la ampli-

tud y caracter de la nueva via y de toda esa banda de nuevo suelo a edificar- y en la decisión precisa del banco cornisa -que se define en una sección 1:50.EI proyecto se desarrolla asi sin rozar siquiera la escala intermedia y. por lo tanto. dejando de lado esplicitamente todos los lemas que se resuelven 8 esa escal• . Sin embargo pare<:e que los mejores proyectos que dan solución al paso de infraestructuras por las orillas. tomados. insistentemente como oval y ejemplo por los promotores del Westway. son los que se resuelven a escala intermedia: La que permite definir las caller y los volúmenes. la composición del conjunto y su imagen precisa. La escala que a la vez que resuelve la alineación de una esquina. permite comprobar el grueso de la edificación y su imagen volumélrica. La ordenación del River side Drive construido en 1937 por F.L. Olmstead. como solución de v la parque sobre el ferrocarril. el parque Carl Shulz que cubre un trozo de la Roosvell e )(pressway proyectado como continuación del jard ín de la Gracie Mansion. la Brooklin Esplanade sobre un tramo de la Brooklin Queens expressway •...• todos esos proyectos tienen en común una brillan te solución en sección que. además de separar los distintos tráficos - escondiendo los pesados- permite una peculiar relación de la masa edificada con el rio. Son esos proyectos que a diferencia del Westway no son de crecimiento. pero en los que la discusión sobre la forma de la ciudad es la fundamental. El proyocto ha quooado paralizado sin que la discusión sobre ta nueva fachada de la ciudad se haya iniciado. Se opusieron en su momento los vecinos de los barrios limítrofes que imaginan más la barrera que puedan significar nuevas edificaciones al lado del rio au nque continuen las calles. que las ventajas de un parque estrecho- se opuso también el ayuntamiento de New Jersey que ve estrechar el rio progresivamente. Sin embargo. es un pez. que se aloja en los muelles viejos. el responsable del rechazo final del proyecto. Y ello. es sintomático una ciudad que vende imagen de su masa edificada. de sus calles. de sus edificios y de su perfit como ninguna otra en el mundo. Hoy los barrios de Tribeca. Chelsea y West Village desde que la autopista elevada se derrumbó disfrutan de un contacto con el agua como ninguna otra zona de Manhallan. Un contacto a través de unos muelles vacios. desnudos y rotos pero que. sin duda. son una solución agradable de entrega de la ciudad con el agua : más cuando han desaparecido almacenes y tinglados que tapaban las vistas. Un magnífico paisaje que desgarradamente e)(plica la pérdida de entidad del pueno de NewYork. El proyecto a pesar de todo su enfasís en el strip park tenia un gran y único reto: la nueva fachada de la ciudad . de 3·S mill<iS. Fachada que sería el marco visual del West Sida. el teIón del parque. la nueva cornisa de la ciudad. El proyecto nunca se atrevió a dibujarla.

M.R.

X

I I

I

I

r' \,1


ar Irom lhe Guadalquivir Rival, and in IhO suburbs 01 Sevilla. a txJilding eslate lorming courtyard -blocks has beon óovo~ . The 511001$ In jI aro slraighl and lhe buik!ing heighl is malntalned constant throughoot. The opan alr spaoes and facilities which havo nol as yet boon furnished will

F

also be lotted inlO this gridlfon 01 blOCk!!. Ills in faCl a fractlOfl 01 Ihe clly in which El pr9CislI and constan! goomelry, lollowing nn orthogonal dasign, organises lhadlf1erant uses. PillO M0f11ano will oovar a surfaca afea 01 126 hactaras Iocated al aboul ¡wo miles (three kilomalres) Nonh of !ha centra of Sevilla, an area aqualling about a third of ¡hal covared by lhe central city. Tha axtension , sal In a larga empty space , wllI be slmounded and \Ir.cIO$W by difieren! types of inlrastructurcs: lhe Atroyo canal, lha old rallway ¡rack ano:! Pino Montano

AvorlllO, tha fanor having bean projeCtod as an

Articles in English.

"ublrc,u:ión ¡n/enlaclOn,,¡ ¡xrifHirco. <id

lAloormoru, de Urbmri.!nw

rh

Bar~li)TIIJ .

UR Número 3

&/Xieml"" 1985

arllculatOl)l axis lo. ¡he dilferenl resiOOntial groups Ihal llave oovered Ihls section 01 the city. The decislon to carry OUI a lmitary intervention In th is ootl~11I9 zone loo 10 e revlsHm 01 the oId plan al'ld lIS adaptation lo now massing enleria lar the hoIAsing estate. The new partlal plan. drewn up in tsal b~ the arehitects Antonio Cruz and Antonio OrIil, proposes a building massing to modily \h(I original coveraga aOO opan types. lhe basie premises tor the new plan are to emphaelsa the presance 01 the street and lO ensure lhe homoganeily 01 the residencial netwOfk. This is attampled in Iha project throogh housing massir.g in iow-~se blocks, thus Increaslng slte coverage In oomparison w~h massing on convenlional astales. TIle developmenl 01 a oompaet networl<. supposedly garantees urban conllnully and comlort In Ihe publle ¡;paoos, whilo at the same time improving earlain oondrtions In lhe organisalion al houslr.g. The morphological massir.g is thus approachod like a networl<. 01 orthogonal strools of diflerenl widlhs and \egthS. tormlr.g a contlnuous grld 01 superblocks covering lilteen n.ectares. The project IhuS involves large slzad units wMfe eaeh superblock will group about t ,300 dwel lings, plus facilities dlfactly attached to resklence -$ChOO1 and madical cllnic-. The already complelad COfIstructlon 01 part 01 thls aslala allows lo. an evalualion 01 the 9dvantages arJd inconvenlences der;vlr.g from the appllcatlon 01 thls oompact urban design -gene rally usad in central areas or in areas adjaoont to oId areas- comparad wllh Ihe bu lldlr.g models conlemporary urben design SUOOests lor residential expansiono ResldenTlal esteles buillln lhe slxtles and seventles subjected !he suburbs 01 many Spanlsh towns and cilles 10 visual disorde. and bana llly. Their commonplace Image presentad them as IsoIatad blocks S<.lperimposed on the neighbouring agnCIJltural actlv~ies cooxis~1'lg wllI'l powerlullnlraslructures. all 01 which was added 10 an unaooountable negligence in the bui lding 01 slreets ar.d minimum services. A vcry different disorder, it must not be 10rgott8f\, Irom Ihal which thoorelicians 01the modem cily saw in the cllies 01 lhe t>eglnnlng 01 the ctffitury, because Ihe masslve rll5idenlial expanslon whicl1 has spottad the edgas 01 our cil ies over Ihe last dacades has al leasl managad lo alter hyglanlc houslng condltiona and nelghbourhoods wlth opan air spaoos . In spile 01 the particula. ugllnesa al lhose estates ando soolten. 01 thelrterrtble build ir.g slandards, tho housing conditions are nearty always batterthan In the degradad nelghbourhoOOs In the city contf9S . Thoy do altor open spaces, ovon il these are unurbanlsed and amorpl\()\Js. Wlth time. lhe facll ~les have oome 10 lunction. But. as has boon proven, Ihal Is no! errough : ¡hose partial cilies have more Ihan sufllclel1l s~stemlsation aOO ventllation. opan space, regu laled traflie and laci lily slocl<.s, but Il'ley lack almosl everything else: masslng designo visual diven;ily and lhe mi~ture 01 ectivitles qualllying the ditlorent parts 01 a cily. The currenl rejaclion 01 this klnd 01 resldentlal expansion in Ihe suburbs Is not only the result 01 dilte~ng aesthetic criteria , Of 01 alternatlve Ideas ooncernlng the problem 01 mass ive housir.g, ills abova all a crttlcism 01 Ihe diltiC\llties these areas show in acqulrlng urban character whlch olher resldenllal masslng lorms -pemaps more precarious and certainly less lheorised- have managad to olfer. COnidor-SlfootS aOO confllctive uses wefe avoldad on those biock estates , stacking was lought against , bul lhair design has never. up 10 now. lavourad Ihe development of interesling public spaces or the cmmgance 01 a new usa lar lhe cily. It oould be thought Ihat the disCIJssion aboul convenlent massll'lg types in the suburbs would automalically cenlra on the choice betwe8f\ individual bIocks of Ilals or block estales. Thls is an undoubledly important option whlch Ihe example sel by Pino Montano c1arllles . It musl nol be lorgotlen Ihat lhara are a xeollenl oxamples 01 neighbourhoods with highrlse lsolalOO towers managing 10 Ct"eate an urban atmosphore al'ld complexity , jusI as Ihoro are also examp~s of block neighbourhoods ooveloped in one go. showlng greal archltectural monotony and banali¡y. In Pino , Ihe design has ehown orthogonalily as a model. tne 5treet as a stfUctufe. aOO the block as a grouping lorm. The execution 01 tha projecl, however. has cMnged and adaplad 1M premisa 01 me dOslgn. by turnlng lhe blocll inlo Ihe mam lealure, Ihe oourtyard into the malO space in Ihe grouplng , and the slroot inlo Illoroughfare, obIigatory access or passage way. One of the major dllticulties enoounlered in l he Pino p,oject lies in adapti ng Ihe largeopen apaee and lacillly surlace areas the newly crealOO nelghbourhoods requiro, and which are solvad in ¡lUIonomous ways in lhe tradltlonal eSlales, 10 an organlsation 01 reSldenllal masslr.g In bloclls. For greenery Is not otten IncludOO In lhe massing ollhe dilferent known block gridirons: It is either superimposed. or else clearly iOOependenl Irom it. Somethlng similar occurs to the massing of lacilities: Ihey llore eilMr !OCalcd in a more or less fleXIble mannm when srnall-sized -as m Ihe casa 01 oommerclal

laeililies- occupying a partial or whole block, o, elso , whon greal surta<:o meas are requ ired and, Ihereloro grealer acce-ssibilily, lhey are Iocated as ouIstandir.g piaces. sat apart Irom Ihe residential networl<.. In the Pino eslate, a mlxad solutlon has baon sought lar Ihe dlstribulion 01 thase communlly spaces which requlra large sur1ace areas, making lhem neilher independent lrom tha masslr.g 01 Ihe rasldentlal blocks nor. integralad inlo them . In Ihe lormer case because more hlerarchy would be needed In Ihe deslgn. and In Iha laner because 100 large a sized bIocks would n~ssarlly be requirad lar thair subdivlsion inlO subsldlsed houslng units. The wrvices masl linkad to the hoIAsing estata lendscaplng. cHnles or schools-are arrEmgad In I t 4 m long nbbons which are crossed by lhe lenghlwiso runnlng stroots aOO break up 10 cantlnuous enaracler 01 the housing eslate : sorvices of a fllOfe general Iype sportsgrounds, parl<.s, etc. are emplaced on Ihe edges 01 the estale absorblng ils particular $hape. Inthlsway, each superblock 01 358 m lrom straot to streel is Interrupled by Ihe maln lacilltles coverlng almost hall 01 its wldth, repeallng Ihemselves syslamalically In each 01 lhe superblocks, between the building bIocks . Tha absance 01 general sl ruclurill9 etemants is pemaps one 01 Ihe most doubtlul aspec\s 01 Ihe new Pino Montano plan: the Avenue runs outs\de the conlinuous lino 01 blocks, greonory is ind ividually asslgnad to eaeh superblock , oommerclal lacllities are Iocaled on the perlmater. The Idea 01 establishlr.g ov8la ll elements is subordinated here lo lhe ..,ish to create a oontlnuous network where all the elemenls can bo organised in biocks The joinl schooI-greenerycHnlc elemen\. however. catagorical ly does away wilh the possible eontinuily 01 residential bIoeks . And alltlough il Is lrue thal the regulal ion sel very high slandards lar public and facrlrty ¡;pace in partial plans, I1 is also lrue la say l nat by assignir.g them to eacl1 ol l he blocks Inlo whlch Ihe estate has been dilfiood, (practically) maans setting up a mechanism 01 subnelghbou rhoods, whlch ls probably unnacessary. The way In whlch lhe new naighbourhoOO roules have boen design9d. wilh orthogonal streets 01 dilterenl wldths and categonas. but ualng a regUlar sohema as a slar1ing poin\. Intended as a pattem lor repelltive eXlenslon. maans that the strOOI SIrv<:Iure and hlerarchy daos nO! allow lor the creation 01 a centre. ax is or axos lo polariso~. The elements gi'{lng soale and lension to 1M groop in Pino are Iocated in its very suburbs. in lhe eSlate prceincl, like a Ihick ga~and borderir.g Ihe site's peculiar shape. For the developmanl 01 the prOjecl . Iha eslate has been broken down, taklng Ihe block as a slartlng poln\. Some of Sevilla's mast prasligious archltacts were commisslaned Ihe proJects by the Patronato da la Vivienda (Housir.g Board). The two aquare blocks lacing the Avenue were designad byJosé Ramón and Ricardo Sierra : lhe two lollowlr.g bIocks by Antonio Hernéndez and Josó Antonio Sánchez: the loIlowing rectangular blocks were designad by Ralael LlICas. José Morales, and MarIa José Mul\oz: one of Ihe two also reclangular<shaped end biocks was designad by Anlonio Barrionuovo. and the O!her by M" Victoria Duran and Francisco Torres. Eighlol Ihetwenty blocks meklng up me repealable mo¡phologlcal unll an lhe estata have tnus been daveloped. lhe ¡act of Chooslng the block as a project unit, and nol some olher element, favoured experlmentalion wilh Ihe uses lar Ihe oourtyards while relegaling the slrael lo its mara 8CCEISS condillon. The Slraol , soen In plan as a garantee lar Ihe unitary and regular image 01 tha whole group. thus loses certain interest in Ihe e~acution 01 tha proJecta Tho blocks , soparated and dolinoatad by throughlares dilterlng In ~Iefarchy and slze. have been built In pioces, like achess-board . ando lar Ihls reason. thei, penmater - that 01 the S<.lperblock unit- cannot bo Idenllf~ . There Is nellher a Iypological change marking dilterences belween innor and perimelral buildlngs. nor a homogeneous !realment 01 tna la«acles. Every blocll, iridependently built but lollowing l he plan guidelmes, ia massad lika a grcal unilary oompacl dislribulad aroul1d its inner courtyard. The buildings are lhe sama on Ihe lour sides, a wall Ironting a t2 m wide street being Ihe sama as a la~ade overlookir.g a tt4 m wide graon space or a large oommercla! avanue. In all these particular sohames. the bk:>cks are organised like a single buildi¡¡g surrourn;ling a oourtyard whlcl1 acts aa a hall ane! wlll be lhe living. pla.yground, moot ing and lostivily aroa 01 the oommunily. Thls has lurnad into Ihe great S<.lbject 01 \he projects. thel. leitmotiv. In thls way breaklng away Irom lhe Iraditional strootohouso-courtyard grading syslem es a lrensitian Irom mo.e 10 less put>llc. Tna courlyard Is not al !he bacl<; on Ihe contrary; the block has swung round. Nevc,.,Mless. in 10W cast projecls 01 Ihis klnd. lhe problemol masaing lhe bIocksaa a sir.gle blJild ing, ;.C. wilh all its la«atlos o~poscd . makes il dilticult to keep up slandards in all 01 them. Perhaps II ane were la imag ine this clty fragment as a cluster 01 hollSOS wllh streals, all sal upon a tapestry 01 oourtyards, il would maka Its diflicultias aasier to grasp. For only in thls way wil l it saom loglcal thal the straot should be lhe one to undergo geometrica.1 Irregularitles and char.ges in alignmen\. In any case. one 01 Ihe grealesl achlavements ot tha schemes is to have ooncenlralad all interesl and altor1 into solving the oourtyard which !>ecomes Ihe mosl inleresling. the most ambiguous and oat the samol ime , lhe masl used al all the spaces. In the aquare blOCkS. measunng 42 ~ 42 m. the Inner spaca is regu lar and of a goOO siza. The reduead number 01lamllle5 grouped aroune! il -about 48- helps control ita uses. and the duality 01 lhe la«ades is Slill ma intained -overlooklng bOlh Slree! and inner spacelavourad by the Iocalion 01 stlops on Ihe group Il00rs. The communily sta ircasas are in Iha caroers and givo access 10 Ihree flals per sloray. In Ihe rectangular blocks, the Ia<;ade 01lhe bulldlngs delinite1y conlronts Ihe Inner spaoo, independently 01 goOO or bad oriantallon. aOO a solution 01 moving back Ihe alignmenl by 5 m is adoplad , thus creating private gardens at grade level laclng lhe streel. and In thls way rOOucing Ihe widlh 01 the oourtyard whlch Is designad as a wida passage way. TIlis SOlution somehow docs away wlln the dilllcully 01 mlKl1I9 publlc and prlvale spaces in the courtyard, while at tho sama time doir.g


away with the possibility of more complex interior deslgns. The dwellir.gs atways hace CfOSs ·ventilation and Iheir surlace aleas Ilucluate belween 65 m' 1m the Ihrae·bedroom unils and 75 m' 101 Ih910ur-bedroom un its , organised into sir.glelovel orsplitlevel unrls. The ground IlIVels are either usod 101 commercial purpos9s or privale garden tlals wllh Ihe garden separalir.g Ihem hom Ihe stree!. The displaced alignment maklng the rectangular block "H" shaped Is sulldividod Inlo lour slabs linkod up by Ih9 accosses. The B-2 square block sehema conlronti ng Ihe Av(mue focuses all tho resldential units on lhe round courtyard -wilhoul C()rners ot nooks- which is delined by a sldn superlmposed 0f'I lhe building walls. Thls oI&Qanl and sober in.-.er space with eisht jacarandas and a circular pond has !leen deslgood as an enlrance hall, like a larse anlechamber wllhoul obstacles. Th9 order is eslablished by two diaSOnl"ll axes orSanising lour lerg9 enlral1C@1oIlbi9sleadlngonlolheslrael.The delinition 01 this categorical inner cirele enconlers dlNlcultles, however, in lis adaplaHon lo lhe ()(\hogonal goomelry 01 the buildings . The design sotves lhese diNicullies with gaHerles and balconies, givlng on OCC8sions Iha rooms ovartooking the CO\Jrtyard ovorcomplex shaPOs lor Ihoir surfaoo areas. The layade onlo Ihe streel Is like a large blank wafl quality 01 porfOfaled by shop winoows and doors. Ihese brick walls. added lO Ihe light rool wilh wide proJectlon ccwerlng the lop 01 l he block. gives lhe whole group coherel1C@ and unily whila omphacising ils llPpearance 01 a big rambllr.g hOuse. The schem9 01 the other two B- 1 blocks oflers a less unrtary soIut,on lor Ihe inner space. As a result oltrying loturn lhe courtyard intoa more dornestic space, more adaplabi e lo lis uses as a playground area, wilh 1I0war beds and pergolaa, its seale Is losl. 11 Is undoubledly a more privale spaca, In which case, however, il shows lhe disadvantage 01 belng over exposed la Ihe streel , loo accasslbia The houslng unlls, Ihe aco::esses lo which aro also emplacod on Iho comors. are more corwenllonal IhM lhose in Ih-e B-2 block, although probably more adaptable lO lho dwelters' needs. Tho re-clangular·shaped block sehernes diller a greal deal Irom one aoolher, allhough malntalnlng alignment. heights and number 01 Sloreys constan! in alt.ln the A-2.2 block, lhe courtyard Is the element Ihat detinitely justilias the massing and Is Ihe spa<:e denoling mosl ctmraclcr 01 alllhe oslale. DevelOpmcnl is organised along laur slabs which are interrupted every two housing units, with Ihe main aceesses lo the inner space Iocaled al Ihe ends. The accesses are flanked and emphacised by Iwo sma ll lowers whose blue and white med rools on lWO SlopeS add coIour and brighlness lo the wMe wa lls, whlla at the same time serving the purpose 01 announc ing Ihe impOt1ant lunctlon occurring wilhln . The courtyard is lurnlshed wilh flowers, !roes and a kiosk, all surrounOed by pleasanl wnlte dry land, lurnlng It Into a very conlortable space. The streel slde la98de 15 more regu lar Ihan, and acls as conlrast lo. Ih-e innor la~ade . The A-l block oHers a more developed solulion lar lhe courtyard and is perllaps lor Ihis reason less Inleresling. $lairs. handrails and paving deHne an elongaled space where we hope greanery will, one day. play lhe leading role . ' The A-2 block scneme adopls a diflerenl 9OIution whlch braaks down Iha developmanl into slabs . The cenlral courtyard Is Inlorrupled by an advancing Ilody which subdivides iI inlo Ihree conseculive spaces. Pemaps lhe mosl conlroversial aSPOCI ollhis scheme lIes In Ihe express willlO divide Intocompartments the cenlral opon space wh~h, whilo romaing publ~ lor tho C()mmunlty and being an allernative to lhe slreet. closes at Iho same lime too building away lrom lhe street. housing units are split levelied wilh joinl a~e:¡ses tocaled every IIve unlts. A garden on Ihe ground level separalas them Irom Ihe streel and lums inlo a prlvale sidewalk. This express will to split lhe inner space 01 the block into mor9 manageable environmenls Ih,ough a less Slriclly perimelor bu ildong massing, is laund here In ar\ excessively small-sizod block . InSlead 01 domeslicating Ih-e courtyard , it dlseussas 11. HowlIVer, Ihis seneme leads on Ihe olher hand lo a more prlvale lorm 01 lile, lass exposad lo a COn!lnuous communily use, and delends a more anonymous solulion allowlng Ior a more privale lakaovar 01 Ihe space. An aerlal vlew 01 Ihe clusler proves Ihal. In splle 01 difficulties, in sp~e of only half 01 a suporblock havlng boon developod, 01 the sehemes offering ununllied and Individual solulions lor the building massing In lhe bIocks, the group as a whole shows unusual clarily and lorce. The same happens here as in me case al \he neighbouring blocks: where developrnent ends, Opetl land or high posls begin. Bul Ihe docision 10 Opl lor a compacl and contlllUOUS soIutlon wllh courtyard bIocks lums this C()nl,asl inlO a dalum lar c'ly-planmng, gives clear meaning lo Ihe city dweller's own privale space, making up Ihe ba<:kbone, wlth possoblhlies 01 even Ilecomlng 01 posltive Interesl, 101 whal In so many cases is Iha lormalllfeakoown oluman suburbs .

nw

nw

s woll as delocling in Ihe processes of clly lormalion and lanslormation found in some centres 01 Spanish American capital cilies a gradual and inerementing evolullon 01 morphological deveiopmenl begun al lhe lime 01 O,scovory, Conquesl and Colonrsatlon carried oulby Ih9 Spanish In the 16th cenlury, one can al80 nOle that an essent'al part ollhls deveioprnenl has laken place over Ihe lasl hundrad yea,s and is sl ill based on Ih-e urnanlstlc legacy ot orderly and compact massing eSlablished al Ihe timo 01 lound lng. In Ih-e city·pla nning on our continont, however. certain discordances are delectad between the realily 01 certain morphologieal lacts and Ihe way fn whlch those have traditiona lly been Iranslated. Wishlng to demythlcise sorne 01 mese poinls and. in a way, dclending Ihe cultural specihcity 01 our

A

procosscs of Physical lormallon and Iranslarmatlon. and Ihe parallelism thal could be !ound botwoon Iho archileclural production 01 Spanlsh Amorica and Iha d,Nerant Inlernatlonal movements, I conslder it suilalllo lo clarify Illal; Wilh regard to Iho tirsl maladjuslmenl -Ihat Is 10 say, rlgidness before change and obsolellsm in Ihe network. in Ihe lace 01 a Ilexible urban realily undergoing conslanl adaplalions -we must remamber Ihal Ihe gOO"on ordar oul 01 which Ihe urban network 01 Iho cily is lormalised is, Irom the oulsal, an opon and dynamic process whlch is also inlarnally dividad ,nlo zones convoying divorsa roles, lunctions and mean ings. Apartlrom produclng a wide variety 01cilles Iollowing a samo established patlorn. ~ onablod Iho blOCk, as Ihe main piace 01 Ihe gOOlron, to be arch~ecturally soIved In diNerenl ways, a process thal was acconluatad In time and bocame more complex Aogarding Iho second 01 lhese maladjuslments thal ¡s, lhe Ir(!Quent confusion belween "unity" and "unito,mity" in urnan processes -jI is absofulely essenl ial lo dlstinguish l he regional varianls lhe process 01 city-planning aequires, so as to give adequate cred it lo sorne ent,tíes as disl,net Irom olhars. and also bocause, Irom a melhodologlcsl poinl 01 viaw. 11 would help 10 clarlly Ihe dilla,ences lound In carlaln nucfelln splle 01 lhelr apparenlunity 000 musl inovilably ;lCO::(lp1 Ihal during Ihe 161h, 171h and 181h cenlurlas, Spain was able la reduce a whole conllnent lO one unilY, wilhout allering Iho regional peculiarilies Ihal existod in overy locality. As a result, In lhe anempt lO clarlly differel1C@sand value identilies, one can distinguish within the largo Spanish American cily centras, thOse in a slrlcl sense "historical-fouOOatlonal". setling the basis lor lhe symllolic omllodimonl 01 Spanish powor, Irom IhOse marely "Iaundalional", wilh few P'9-Columbian and C()lonlal relerences, placesol conSlant translormalion, laklng place O\f6r Ihe lasl cenlurles lO be exacto Apart Irom delv'ng mio Iha d;f1erences wh~h characterlse US, wa Shall approach, Irom an urnanlstic poInl of vlew, lhe eslabllsmenl ot diversitiad bohaviours and, consoquonlly, an undorslanding 01 lhe cilies whlch are bener adjustod 10 lhe nalure ollhe phenomenon. In relati()(l 10 Ihe third maladjuSlmenl -tet us nol lorgel the contrast Ilatween "modarn contre" and "C()lonial cenlro" - and conlrarily lo whal is surmised, the urnan nelwOfk in moSI 01 me IOundational centres developed during this century lake up once more tho gu idelines sel by lhe original urban slruclure. The gridiron making up1hegeneral order and the bIockas a pred ial un'l, as well as be ing Ihe dclining elemonts 01 the l¡¡gular city and ils evolutlonary process, are also Ih-e a"es lor urban Iranslormal'on durlng the 20th CIInlury .. Finally. and as tar as lhe last recognrsed conl ,adiction is concernad -narnely, urtlanlsllcarehlleclural sp&Clllclly 01 our praxis and lotal "dooondonco" on modols generaled abroad- one muSI remamber thal in spite 01Ihe strong links be1Ween Europoan and North American, and Spanish Amenean archilec!utal proc:fuclion, al 00 slage in its evolulion is lhe laner eilher a transler or a Uleral copy 01 such experiences. On lhe one hend, lhe uniqueness derived Irom an urban process condltlOlled by Ihrae C\Jllural synlh9ses or redelinilions in which wo have laken part, i. e .. Discovery, Conquesl and CoIonlsatlon; Independence and Enlighlmenl, and Ihe Induslrialisation and Modemisation 01 Ihe Stales In Ihe area, addad lO, on Iha olher hand, Ihe actlng slrength 01 lhe notwork 'n a central silualkm wilhin a moro or less parmanenl ecooomlc syslem. will all Impose cartain inev,table rules on arehiloctural evenlS and crealO Iho necossary adaplahons and Inlegratlon 01 the bullt lorm InlO lhe nalure 01 lhe gOO. MOfoovor, in lalking of "Iringo silualions" lo explaln lhe 10lal dcpondonca I:letwoon \he pra~is 01 our oounlries and thal of tIle culture proc:fucing countriC"S, asido Irom lalling into a now anachronlstlc oversimplitication, we are deny'ng the fact that hiSlorically, Irom Ihe 19th cenlury on, lolo.lions between lhe so-called "cenlres· and the so-cal lad "Iringes " are axlremaly comple. aOO mulually Inlerpellanl, lo such an exlenl Ihal on many an occasion cartain produclions or events occurring on Ihe Iringe allocl situations in the centres. On lha basls 01 whlch lhe lollowlng can be asserted: , . The r¡¡gular eily, meaning Iho city organised as a grid basad on block, cross-slreel and crossing elemonts, is from lhooulsel a modorn onlity .. . Also,lhe oversized siles onwhich Ihe blocks aro devoiopod and Ihe widlh 01 Ine streets In Ihe estabiished roadway system will allQw ils use fot centuries and will salisly the increasing demands lor differenl uses. 2. Spanlsh American citi9S, in Ihe hght 01 such aspecls, are delinad Ih,ough urbanist,c o.nd spatio.l variables wh,ch mainlain a certain level 01 indepondonee Irom oconom,c, social 01 pOIit'cal 9lemenls. Wilhoul wishlng lo deny such Inlluences, Ihe relative aulonomy 01 urban alemants, their rules and laws 01spatlal organlsalion, allowsone 10skipoverlhe latal delermlnisms sel betwean space and society , making such relationships more oomplex by lurning Ihem inlo somelhing mora Ihan JUSI Ihe simple and miserablo rolationship betwoon socioeconomic development and physlcal translormalion_ 3. Following Ihis Ilne 01 approach . It 15 lhoughl lhat the grld as a general order 01relerance and lhe block as a predlal unll in a cenlral tocation make up me I"lOCC5sary condilions 10 li~ the rules for intendad architectural opcralions. The modemisalion 01 Ih-e "Ioundallonal" clty centres, ¡aken up once more wilh great ,mpetus In Ihe lasl hundred years. w,11 stem lrom Ihe modernlly 01 Ihe original grid and !rom Ihe conhnu ity of Ihe Iypologlcal procass emanallng Irom il. The block willlhus Ilecome the lirSI slep in lhe urban organisalion 01 Ihe city CMlre. as wel l as the conlalner lor various architeclural lyptlS develaping Ihrough a dialectlc, constanl and accumulative process_ 4. Bearing in mind Iho widesproad apinian thal our citles lack lorm, tha city cenlre emarges in Ihisconlexl as a lorm of urban growth, includlng morphologlcal and typolog~al characlerislics which differ from those found in Olher areas ol lhe city. One could even conslder the comal clly centre as the cornerSlone lO, Ihe present modern cenl,e and lar the metropolitan lotmlng ollhe cily ..

5_ A certaln malurtty and complexlty ernerglng Irom lhe uso of Iho block as a predial unil and as a sito massing organlslng elemenl can be percalvod In Ihis SeqllOl1C@. In Ihls process. ' cross parcelllng" and "C()urtyard houses" , usad 80 exlensively as spatial organlslng laclors In lhe cofonlal city, become Ihe inilialOfs 01 the morpholog~al and typoiogical develapmenl In lhe clly cenlres .. Following the above staled. II is, in muy view, a calegoncal impe,ativo to aequiro a modoro underslanding 01 Ihe idea and use 01 Ihe grid and block in lhe "foundalional " cily cenlras 01 Spanlsh Ameriea. Thelr capaclly Ior evoMng, sell-translormalion and slructurir.g naw developmenl space shall _ be sufficienlly ptOVed by Iho typotogical and morphologlcal characterlsllcs emanalir.g Irom lhe urnan dovelopmenl and network in Ihe Centro 01 Sanl iago. II is oven possiblo tho block gridiran in tho Canlre 01 Sanliago may prova uselul as a model, puning lorward, beyond ilS spocitic and local character, cenain new ideas on: IIlo regular cily on our continenl; lhe modern Irealment the central nucleus undergoos. and Ihe variad building massing alternalives Ihal are possible lar a $quare block. In I"is sense, an ellort has been made lo reveal un,liable lacts,by reconslrucli ng anlecedents and with the help of avallalll9 inlormation from lhe ca rtography of lhe Centre of santiago be1Ween 1885 and 1984, and expllcitlng by moans 01 differenl seales and readlngs Ihe process 01 typoiogical subsl'IUlion and transformalion UJgislerad in predial relereoces and archltectural evenls Ihal have laken placa over Ihese almost a hundrad years. Backed up by Ihe evldence Ihal, li ke In olher urban centres o! sorne o! lhe countries In lhe area, lho modero consolida:ion of IhlS iocation has occurrad Irom lhe mlddle 01 the 19yh cenlury onwards,ln view ot Ihe lacl thal during this period parcalling and Iypolog,cal conditions are lavoured and aco::eleralad, after having lar cenluries efICOunlered great diHicultles, an Allasol the Conlreol Santiago hasboon d,awn oul and dlvided inlo Ihree hislorical perlads, oonlronllng ona anolher at diflerenl IlIVels: al Ihe City Cenlre IIIVOI, as the city's sub-syslem, al Ihe block group level, and al Ihe sp&Ciflc archileclure 01 cartain blockslevol.. SOOn In lhe light 01 Ihree synlhollc momanls In lhe city centre's urban hislOry, Ihe contents 01 Iho blocks are encompassed in more Ihan one hundrad Sludy unils. lorty 01 whlch show on a scale o! 1:500 delaHed planim(!\r~ and axonometr~ diagrams of spalial masslng. ThuS, one of the main queslions conliHnoo in Ihe case 01 Sanliago's city centre. whlch are also extensibf9 lo other equivalent urnan realilias on lhe conlinunt, is Ihat Ihe lormalion ollhls Iocalion and the develOpmenl 01 lhe clty In time is Ihe r9sull ot suc<:essive ,es,dential additions allached 10 those already In exlslence, where Ihecenlral grld turns oullo be lhe inlensllication and densiticalion 01 Ihe network in Ihe lerrítory. Even If runnlng lhe rlsk ollham belng amare oultine, one can roughly rocognise wilhin the evolUlion loor procasses undergone by Ihe cenlral block grtdiron as a subsyslem. 1 . A filsl procoss 01 evolUlion, laking place during ¡he 16\h cenlury, Is charaClerlsedby \he rnove Irom planed cily 10 developed cily emerging lrorn Ihe existing idea 01 massing, sel by lhe fOlalively regular roadway dlslribut,on system, Iha block, as a predial unil and the quartered siles wilhin lhe laller. Allhis slage, housHlg is but conslruction 01 a mini mal elernenlary character making up Ih-e elemenl Irom which Ihe city is 10 malellallse .. 2_ A second evolutionary process. laklng placa during tho 17th, 181M and lirSI hall 01 Ihe 19th cenluries, is Ihe slrucluring ollhe so-ca llad perimeler block as a model 01 10rmallsa1lon lor the cenlral urban gridlron, made up in ilS turn by courtyard houses in Iheir "comer" Iy¡:>e and "al!achad" Iypa versions. Too mlnimal elementary houSlng Iype characlerising Ih9 "rsl process and made up 01 a simple volume which represenlad the essential habilable spac9 durlng the init,al pariad 01 senlement. gave way to mote complex soIutions. These were lhe result 01 axlending and densilying houslng lowards Ihe inne, part 01 the eSlales andfor lhe sUbd,lIiaion ot Ihe original ly quartered or cross-shaped biock which, in viow 01 ils central Iocation, was exceedingly large lor lhe type 01 housing developed in i1, and whose valuo, on thoothorhand, wasconlinualiy being ,aised. There were a lew e~ceptions to thls process 01 densification and subdivision recordad in practically all lhe biocks in \he cily cenlre during Ihe COlonial poriad: lhose blocks wifh re/rgÍCJUs or mllilary bUlldmgs mmntaming smgle property-ownership over tire enlire sile. Inlhisconlexl, one muslacceptlhal housing 8S an addillon or Infllhng elamen\, and Ihe slruclurir.g ot slla ownersh lp have exertad greSl gravilation lorce In the grow ing developmenl 01 Ihe cenlraluman labric. 3. A thi,d evolUlionary proceas , laking place during lhe second hall ollhe 19th cenlury, Is Ihe slep Irom Ih,s simple syslem of inlilling basically delerminad by Ihe parcelhng and sulldivislon possibilitias 01 Ihe estales, lO one in which Iho arch ileclural conliguralion delermines a more devaloped type of spaca. Wilh Ihe emergel1C@ ot Ihe Monumen!. elther as an Individual elemenl in ilsell or inlegratad inlO O1h-er building typotogies, Ihe peflmeler blocll as a modal 01 formahsation stops bolng the only alt9rnalive 101 building messing in Ihe cily. In $pilo 01 monumenls still I:leing governod by Ihe laws 01 Ihe block, Ihe ralalionsh,ps estabhshed at a percapliona l, mo,phologlcal and lunClional level are compleleiy dlNerenl. On Ihe ona hand, Ihe buill lorm of Ihe monumonl eslablishes new modela lor parcalllng , and although In sorne casos il shows certain similarilies wilM Ihe predial organ,satlon 01 religious conSlruction. Ihere is titile simllarlly lO Ila found Ilatween lhem In morphoioglcal lerms. The architoctu'e 01 monumenlslspublicandlhe buildings are often Inlegraled Inlo lhe clly by mElana 01 gallerios, public halls or small squares 10 make lhem slnndout. On the other hand, houslng shows new building Iypolog'es and, al lhe sama toma, new ways 01 covaring Ihe block. The palace 01 detacOOd house, lhe "cité" or

small convent. nol only represenl an evolution wilhin residencial typoiogy, bul also show a riponing and growing complexity In Ihe managemenl aOO solving of l he estales. We could say Ihal "pene/ra/ion", whelher under lIs lobby, gallery, hell or pessa{)fl way versiorrs, flmerg6s as a new e/emenl wilhin Ihe rJk1 pafC8/ divlslon .. 4. Finally, a fourth procass in lhe evolu~on develops during lhe C\Jtrent cenlury wllh Ihe ernergence of n~ elemenls like innar passage ways or opan Ihf0U9hstreets wilhin lhe blocks inlroduclng, logotherwllh new building masslng types, O1her networks or relerenca SySlemS within lhe orthogonal grid. As has alroady boon montlonod, lhere is a simullanoous omorgorlC(l of moro aUlonomouS volumos Irom lhe block conlaxl and laws on lhe one hand, and more complex articulatlons w~h orthogonal Slreel andlor crossing olements on Ihe olher. Modero archilOClure establlshes new lormal operalions w"rlhln lhe block. The block wil h "pcnetratlons" Is developed as anolher building massing Iypc with diffllfant Iypes of rOules lor pedeslrians end veh~les insido, Ihus encompassing the subjecl 01 mobility. Building Iypologies are mul!iplied. The "biock building", the "city bu,ldlng', the high-~se "Iower building" appear, joined loor isolated Irom others , delinrtely modilying the urnan landseape and, In lacl, l he spatial organisalion ollhe city cenlra's gridiron blocks. Wilhi~ Ihe lIeld 01 archiloclural aperalions, howovor, the gridlron continues lo be govemed by roules and possibililios SOl by lhe moSI olomontary goomolry. Thus. emanaling lrorn similar operallons, namely subdhrlslon. denslflcallon, NSIon, goomolrlcal reconvarsion, rationallsatlon and regularlsation, a typOloglcal processls developed and maCle lIVidenl by lhe evolulion hom perimeter block la block with "penelratlon s' , and hom th6 courtyard house 10 the "cily·building" . FOf over more than Ihree hund red years, Ihal is, lrorn its emerg9nce in Ihe 16th CIIntury righl up lo the last qu~rter of lhe 19th cenlury, Ihe urbsn gridiron in file fvuOOalÍOllal city centres was ma/n/alnad as a pellam for building massing, mean;ng /hal archil8CIure would be /argely d8finad by Ihe figura 01 lhe block and by fhe na/ure 01 fhe assigned sile One can safoly slate' Ihal in lhe 20th century Ihe oourse 01 building massing undergoes a subslancial change In Ihe blocks, more speclflcally In Ihe clty cenlre blocks, due lo: a) The entry 01moSI 01 me oounl rlas in the area inlo a n-ow in¡emational economic system, headoo by Ihe Uníted Slalos, Ihus inclaasing Iha possibililios 01 ma~imising gain in value aOO PfOfilabilily from urban optlralions. b) The roles playad by tecllnology in high-rise conSlrUClion, Ihe ralionalisalion of archilecturallorms and maxlmum economy in the use 01 siles, and c) Tha ideotogical and oflen legal werghl 01 C,ty Plannlng and building norms, InSplrad by lhe modern approaches 01 lunctionalislumanism. Wíthin Ihis conloxl, and as can be appreciated in sorne axamples 01 cadaslral archítecture Itom 193O lo 1960 and In some outslandlng bIocks. lhe Irruptlon 01 high-rise conSI'uction built with reinlorced concrete and govemed by norms IntrOduclng progress in lerms 01 hygleno and comfort, will not only alter the coorse 01 alChillH':lure In Ihe blocks, bul will ¡¡ISO pavo Iho waylor completely new compasilion patterns by : freeing fhe horizonfal plane oIload-dMdar elemfmls 9nd lendjng /owards a pillar and s/a/} schel1t6: a/Iow/ng "rsl sloreys and lhe inskifl ot /he eslales lo be usad as exlensÍOflS 01 slreel and pub/le space, 800 mak/ng lhe ulrnosl use or /aking mexlmum advanl8!Je 01 fhe sjtes by mumply;ng ground /(¡ve/s. Even lurthar, and Incontrasl lowhal haslraditiona lly ocx:urrad. archllec/Ure, during the 20th century, /Ums jO/o Ihe mech8nism giving arder lo Ihe building massing 01 the block and, hence, otlfle reguler ne!wOrk in lhe city cenlre. It could bfj said thal, all along the periOd Studied, lhale is a typotogicat, conlinuous and dialectic process belwean bloci<. and archítecture, moving Irom a situat,on where lhe grid govems bUlidmg massing, loone where il is archítecture which carries out new formal aperallons on Ih-e block. In lhe archlleclure 01 the 20Ih cenlury, as Is conlirmad by all lhe bIocks on a scale ot I :500, lhe grid only ropresenlS a general otdar a! rele((lf1(;e sinee il witl be abandonod lor a somewhal more aulonomous projecling process as woll as Ileing usad Irom olher pointS 01 viow. The building typologias ganeraled in this poriod show an inlenlional order In Iheir ground plans, hoighls and seclions, modilying the conlents of Ihe blocks. In this process, whict1 has not always been as linear es !klscribed hora, we can nole: a) An lIVer-increaslng 19r.dency lewards regularislng the blocks, and the independence and autonomy between bullllorm, slreel and Inlilllng unit. b) An evolutlon Irom simplicity lo oomplexily, from hornogeneity 10 heterogeneity, and Ihe crealion 01 a pteclse and delailed grammar. cl An incroasng malurity, complexily and densily In lhe ool1C@pllon and management 01 lhe block as Ihe basis lor building massing, whero Ihe evolulion shown denoles an evldont and prograssive devalopmenl 01 lho ground plans lor lhe bulkllng types Il conlalns. These c;onclusiOns, put forward by our rosearch, can be verilled Ihrough me lollowing laclS: 1. The Spanish American city Is lormed lrom the eslalll,shes certaon "courtyard hOUse" which relationShips betwaen lhe parcelling morphology and lhe buildir.g typOlogy Ihal are lundamenlal lo Ihe Iypological process. The cadaslral struciure 01 the 1885-1915 poriod shows lhe coexislanceol small and mad ium slzad estales covored by Ihis building typa, IhuS conllrmlng Ihe Iow density and lhe nucleoapproach of Ihe urban form o Allhough lhe perslslenca 01 legularity, Ironlalily, alignment. cubilormity and mro:lmum adjusllng or advanlagoous use 01 sitos in the suco::essive building typologles Inlensifies the use 01 lhe estales, iI also reveals however cartain constanls in the compas~ion derlvlng Irom mis inllial type and Irom lhe city-planning syslem applied. A great numbor 01 bIocks, al a acale 01 1:1,000, belweon 1885 and 1984, in the centro 01 Santiago, have I:leen sludlad lo thls purposa. The city is formad by taking Ihe perimeler biock as a starl ing polnl which generieally consislS 01 oourtya rd


hou5es as a .ElSldenIlElI additlOll, and QClong os an urbaniSlI"og element kxated lr1 \he C9IllffJ, lhe bIocks Wlth "p/.l'nQt.alions", basicatl)' con9ist 01 bIock5 01 Ilals - whefa houslIlg has bwf1 ".elegated" lO !he tap slorays ot the suburbs- IS !he tosuH 01 the evoIution taklng placa th.ough lhe Iypologtcal pnx:eu described in the central part , 2, The masslng arrangomonts govoming tilo courtyBrd hooses, both In lhel. "comer" locatlons and .....nen thay are attached, afe flOI gonorlc mas~ng fo.ms tasponding lo a sp!!Cilic !!PIIllal ptOgrammo or COI"IOOPtion, They aro, in my vlow, 1110 Iogical coyerage aolutions aJtowed fQr by a reclangular-shapoed aslato wIIh r&duced Ifont onlO tne street anct USlng ptocarlous building syslomS. On tne contrary, Ifl tho projocts deYoIopod betweon 1930 and 1960, be$ido$ being govornod by lhe BrOnoor Plan guldelines, lhe building m8SSIOQ lorm .esponds lO a complex prog,amme 01 'Unction9, and trlos 10 orrm a balBnced urt)an Bnd a.cllltactu.al soIution. The buitding lypOIogiea 10 emelgo seam lo mako ovlClent, both at tho indlvldulIl lavel IInd at lhe groop or Iragrrnml laval, Ihe ldaR ollhe clly on 11 g(J!lural luvol and a rOCOf1Ciliallon betwoon Iradilional and modttm vlews. lhay Introduce, In Shorl, a slructu.al, morphoIogical and lunctlonal opIlmlaalion whlch mana.gea 10 modily Iha block. lhls Is moda manifesl by a) The gono.alisod londonc;y 01 1110 porlmoler block towllrda more compIox conrrgu.alions lr1 plan and voIumo, wch as thosa structu.ed wlth penotratlOlls. b) The 'BfT1QYal 01 lha 'anClllg wall as a dafinlng oIomont 01 prtvalo spaoo, Ihe convCfSlQn 01 IhIs mio a po<imatral conlainer 01 put:Mc QCtMlIe$, and tha IrfUpllO!'1 ot slreols o. passago ways In the inner part 01 lhe eSlale o. block as an allamatlva and complomenlary systom to the 31.00t gridiron. c) lha pmcess DI cOflstanl .ogula.lsation and goomolric ratlonality shown by tha block ¡md ils a.chilectural forms, and tne growlng londeney towa.ds geomelrlc reoonvO<Sion at a predial !ovel shown by the moro cOfltrlc unils. Wo ITIO\IO 1.0ITl a procesa 01 !Wbdivi$lon aod horizontal donsiticatlOll onto 11 procass o1luslon 01 ostatos and vortocal densI1icallOll d) The craabon 01 a mullrpkt-relefl:lllce Innef 5P<ICG, likll!he syslom o, rnt8fCOf1fl9l11d tnner paasage ways O<" gal19ria9, andIor th9 IIfTI6IgCfICe 04 a sub6ystem 04 slreols O<" ooler passage ways, Itlus ~alihg al"lOlhe. grld withln lhe exlstlrog regular grid e) The cr98lion olthe Inverted yard as a public space comptornenting tho st'ool. ond ttIo posslbihty 01 Introduclng elements delorming Iho grid o. lhe SlriC! Or1hogon~lily (with, say, dlagonals, curvos, rOluooae or elllpses) . 3 Tho typological procoss loklng placo In lhe cent.al block Is slrongly dctennlned by certarn elemOf11s Itllll define and canalizo 11. Namoly: a) Al 11 morp/1oIogICsll6veI, 11 Ilil.ong g&OI'netrical component in lhe general grid 01 relorenee and in !he in'illing un~ , Ahhough ItlIS i. 1"101 OVllffu~ng , il pteClSO archrleClutal masslng ostabliShe-s a organlsatlOfl whrla al the aamellm9 altowing lO. certain compoSllion schemes wllhln the proposad syslom. TIla CllrtllSian gridlron and lhe orthogonal reloronees never dlsappea. ahogethe<, allhough Ihey ara ull6d In dil1e.ant manners du.lng each period, b) Al S IflChnical or slruc/ural I6VfJ1, In.o mosl slgnllicMI constanl notad In IhO vOrlOU$ buildIng typoIogles Is Ihe slmplicily and togic 01 dovetopmool. Thla la lhe .esolt oIltlo quest lor maxlmum adequahon lo tne silOS , lhe uso mado 04 Iradilional tachnologies, and tho ratlona1isalion 01 bulkling processes. tt could be slatad thal, in spite oIlT1()(.t.fyrrog BrchilllC'!u.IIL unHs during lhe 20th cenlUfY, tachnicologrcal Iranslormatrons and thos& of deve10ping BySlems have boon almcd at an optlmal sotution tor lhe aVllllable "",". el Al 8 CUllurallt1v6l, lhere IS a 'ecognlsable process avo/ving IrOlTl elementary and primary soIUlions 10 Olho. mo.o complex ones, mote ollen govorn&d by tho parcettlng 01 sites and tho dislribullon 01 pfoparly owno. ship then by rules or laws lile toglc bohlnd Ihis has somehow garanteed a certBin conlinully In the process , since an accepled cha'8CleriSlic is tha dl5COI1linuily 04 norms or rogulations, sotl-evident in \he successIon 01 city Iragmonts lhat the crly , as 11 .eallty, possesses . In shor1 , and as C<IIl be apptecoaled In lhe IIIt.IIchiId plalOS, havlng examined the urbanlstrc·archrtactural material in tha Cenlta 04 Sanbago, Ihe tottowlng can be

..,.

1 A di5COl111nuily in Ihe flOfms .u~rog 1M building prOCOS9 obviously arrllC'ls lhe conlinuhy 01 lhe Iypological ptocass morll 01 le98 consotldatod during lho li'SI hal! ot lhe 20th century lhe IrrupHon 01 new damsnds provokes nol only a typologlcal lranslorrnatron, but also a typotogtcal mutallon. 2. Parcettlng and building Iypologlos afe the basic elemOflI.S when Inlerpretlng lhe lormallOfl process 01 tha cenl.e 01 lhe city, moto SP9Clllcally In th9 mOtu cenlral afeas. Ove lO 1110 Less cenlral kxatron 01 lhe odgos 01 !he Centro, parooI~ng arid doveLopmonl in lhese a.03$ will be , il 1"101 atypical of !he procoss, al teasl tess outStandlng In lhell morphoIogles and developments 3 The difloring naluro 01 the bordo. block , added to lhe rolatrvely klwar yalua 01 land In thls S&CIIon al Iha clly , will dotormine a tondenc:y ' publlc IICfron io the dasllln and the privilege 01 a systam ot opon 'OI.Itos as a complomenllO Ihe uxisting gndiron SI,aoIS. Olla can recognlso, on Iho conlrary, o. 10ndOncy lowa,ds an indIvidual Of privale naturo 01 &ellon In Ihe mo.a central bkocks, and Iho privilOOO 01 a syslem 01 ' gallery " Iypa or ' covered paasage way" Iype innor "penelralions" lo. podoslrian raulos, 4 Parcetling , DeveLopmenl and ' Paoetratrons" tend In gorre.al lO produco maxlmum COYerllgo 01 lhe SIlO at gr8ÓII Leve! 10 tilo poinl 04 Ihrs becxrmrng ona ot th9 mosl conslanl relationstups Wlthin !he IlvoIulion 01 !he cent.e They all lend to maxrmlse lhe Usagll 01 a giYen surlace alell by : ratronalislng sita coyerago. diSCflminatlng tha kxatron 01 ectlvltles, muttlplying the comrnercial end publoc I~ea or Levels, and Ill\ocating passage ways or gallarlos as a syslom 01 Inner rooles. In thls oonlaxt , seeing thtt modom cantro 01 Sanliago at ils Ih.eo quoled levals Is a moans 01 considerrng an e~jsling urban cenlro I.om otilo. poInls 01 view. lhe examples pul lorward by lhe bIocks in Illis

tocalron, as wett as proving wtral has already boon poinled 001 , maka lIP a repenoi.e 01 o.porImental soIutrons lhal CM moóily the convenlionaJ treatmenl 1110 $Quare block. has atways undergooe. 1 alSO hOpO lhal, apart IrOlTl thelr specilic character, lha oxlll1lples lha contral grlcliron btockS 01 Santiago pul 1000ard as modols wilt ollor now idoas on Iha regular Spanish Amarican clly thus lurnlng il Into an llnquestiofll.b!e conlribullon to the stock 01 modam uroan accepted riclles, somolhlng which as YOl has nol occurred

e have g.own COIlstderably ove' 1110 past hall century In OUt koowteogo aoo unde.SlaOOlng 01 u.ban hlghwo.ys A drawing I,om tha 1922 brochuro announelng AQbcrl MOSCs' propasal lo. lhe East Aiver Orive helps itlustralo Iho changes (1). TIla meanlng 01 lhe preture is qUIte claar: Tilo !Wn shines onIy on an uncrowded roadway : UncoIn Phaelons and Padm.d tounng ca.s glida by effortlessly on lhelt way lO IInd Irom lhe counlry ; !he crly Iooms rn lhe backg.ound, a symbot 01 prospenly and modernrly ; and on 1M ov8fpass in lhe loroground toung.e ligures --seemlngly laken Ifom IIlo pages 01 lown 1100 Country- who hOlvlI nolhing bonor 10 do than walch lha lrallic PASS beIow By 1946 tha car was no tongo. a novelty, and our pe.cepttons wera changlng . In a brochuro 01 thal Vea. in SUppOrt 01 tho propoSO<! Mid·Manhalttln Expres$way , a drawlng 01 lhe alavaled hrghway (2) showed poople wlllklng away Irom Ihe road TIlo slruclu.a ilsell , lhough gl9aming and .....nIto, shared equal brl~ng wlth lhe Marble Cotleglale cnu,ch and the Emprre Slale l3uild.ng MOfclMIy lo. Manhattan, tho hrghwsy was nevar built We oow know thal urban highways llave con59QU!1f1C8S thal their earliesl proponents neye.anlM;ipalod o. conSidorod. A portlon 01 th9 Brooklyn· Oueens Expressway along 1110 Brool<.lyn watam-onl (3), lor axamplo, s!aslles th.ough a Iragile 191h-oontury neighbortlood, teavlng remaindered parcats 01 land and blank walls In Its wake, whHo sepa'allng the uptand resiOential areas on 0f\9 aldll Irom Ihe jobs and waterlfonl aC1lv ltlos on l he o1he •. So, too, ove.- muc/1 01 liS langlh, lhe Easl Orivo cuts Manhattan off Irom lhe nver. Even Easl River Pa.k, stralchlng trom 141h SIreet 10 the WllliOlmsbr.Jrg Bridgo and bulh allhe same lime as lhe highway , is underusod bacBuse lhe "oliva (4) craales a batrier be1Ween lhe city and Ihe rlvM In othe. American citlOS lhe consequences havo oIten been even tess lortunato Much of downlOWn Kansas City tras boen roamed OUI by a hrghwllY systom whoso desigf'l was predrcated almost entlrely on trOlf1ic and onglnoering c.iloria (5); and ChlCllgo'S Dan Ryan Expressway (6) divides lhal Clly on tilo glgantlc scala usually associated wlth natu.al phonomona Il ke tha Misslsslppt Rivo. o' Iho RIo Graooe. In tha greal debale ovo. urban highwOlYS, howovo., wa havo ollen lorgollOfl Ihal unda. prop8t crrcumslaneas a hlghway can be a poworlul catalysl fQr motll conslructrve changa New YOI"k City itse!l oIIers soma 011110 besl e)(affiplos. TIla Broolctyn Helghls Esplanade cemenla lile rttiuvenated BrookIyn HoIghlS communlly and grves d locus. The Ihree-block-Iong parI<., with lis speC1l1CUlar view ot the Lowo. Manhatto.n sky1lne, 1$ actually a rool over a port;on 01 the Broolclyn·Oueans Exprllssway ; I1 was croated at the inSlslonee ot local reSldents who had opposod the origInal plllns lor an unadorned roadway (7, 8). Tho uOOo.pa8s benealh BattDfY Park, and tho Uniled Nallons Pla2a ove. lhe FOR Orivo (9), aro Slmita, to lhe Esptanade in Ihat both knil logelhor lhe clty and tha wate.honl by oovuring Ihe tO<ldways thal separate them Pemapa New York's besl OXOlmpto is CarI Schurz Pa"', on tilo Upper Easl SIda 01 Manhattan. The pa,k, one 01 tha buSlesl In tha clty, Is lhe SIlO 01 Gracro Mansion, !he Mayor's residence, and aIoog di OUI9f edgo, tilo pe'" OKlondS OUI ovor It'le East RlVer Oliva (lO). Thedflvo was bullt as an axposad roadway along !he livor odgo 01 the eXlst¡ng park. I1 was Mayor Foorello LaGuardla who insisted ths dl;va be cove.ed, noling that 110 lound il IrTlproper to carry on lhe public '! buSlnoss whrte hSlsnlng 10 lhe .oar 01 trallic OI.Ilsldo hls Wlndow. AI I 01 this bringa ua to the Wast Sido 01 MOlnhanan, whOro too conlluonee ~ a numbe. 01 separate evonlS has Cfaaled an opportunlty lo. Now York thalls raro lor any Clly Flrsl, over lhe pest decade thls pal1 01 tilo CIIy hU bean undergoing nearly ealadysmic changa . MosI 01 lhe traditronal C3fOO·handllng, warOhouSlng , and Ireighl-'orwarding activlt>oS havo abandonad lhe WOSI Sida lor snes wíth choapol" latid, grealer backup SpaCe, tower wages, and bett8f ilCCllSS. lhe vacuum Is belng liltod wilh now usos, .neludlng la.ge pro¡ects like 8altefY Pa.k Clly and the New York Clly ConvOlltion Centor as well as a multltude ot smalter renovations aoo ,ehabilrlaÜons bolh (asldantla l and commOr<:ial. Socond, lho canlerplBC8 01 lhe Wasl SIdo and ilS mosl salient prosence _Iho antiquOltod and undor· mainlalnad "'evatad Wesl Sido Hrghway has coIlapsed (II) and beOfl domoLished. Fo. \he time belng , Irattic has been deloured onlO a mal<.eshlft .oadway al grade tovoI, cun lng peopIe 011 Irom Ihe walerlronl TIla demi&e 01 ttliS hrghway. and lile prOVISlOl\S 01 lederal law, allowed the stala and crly governmenlS 10 prOPOSo robuilcLlng lhO .oad liS an Inlerslalo hrghwaV a. tunnel in lhe IIver lu st oolside Ihe eXlsllng shorehno , wilh a 2.7 ml le·1ong w81er1ronl par!< Ofl its .001 In addltron, Ihere Wllt be naw land crealed behind 1110 pa'" lor devoklpmonl, and 11 new lederalty linanced soIld , wasle treatment loclllly and bus-maintonanee garago 10 replace lacl ll tles now In lhe p'ojecl aroa The anvlfonmontal banalits 01 a coye.od and venlllatad highway aro obvious , and have blten doscribed In groat dotai l elsowhere. The publoc·poIicy

W

consequances Itlal WlIStway Park IMusl.ales have 190IIIVed lau attentron WfJstway's lunnet, lying al lhe edgo 01 tha island wllh a pork. on rts .004, recaptures thal wate-rtr0!'11 lo. !he public and makas il accessiblo lO tho ciIy's poopIa once lIgaln. WII can SOEI the lmpor1anee 01 delineallng public and privato domains il wa Iook at conlrary examptos across Mantranan, along Ihe East RiyO' Al Sutton placo priVOlIO rOOlI·ostato inIO'OSIS havo hOpped out over lho highway, USll.p<ng access to the river and

tlls\r. aasl8I; bul lhe underwalor IUnnot wlth a park above 11 , tilo new S8fV1cecenler lO<" city buses, and!he waSle·re<:overy plan! havo all been mllde possrble by the .esou.ces oIlhe laderal Highway lrust Fund, and enablod Ihrough a sorles 01 lederal laws IIInd adminiSlralive doeisions The par!¡ is integrally IInked to Ihe hlghwa~ logally, adminlstrallvely, and in deslgn Tho need lor lhe pllrk IImanales I,om tho envlfonmonlollowS govorning lhe projecl aOO Ihus tha doIlars lO bulld 11 a.e par! ollhe projllC'l'scost 8uI whon

hmitlng It lO luxury·apartmonl ctwoltors (12). Fartoor SOUlh, betwoan WalerS!de Pla.ta an<I the United Nallons Schoot, 1wO wcn·intentron.ed pro¡ecs 5uccaeded in denY'll!l lhe pubIic afly access along Iheir common 'lVerl.(Ifl\ bacBuse 00 ovemdlng publoc poIrcy straped th9 dllSrgn.

Weslway IS linlshed Ihe ladera' asp!!Ct 01 a project wrlt be comptela. lllon tilo .osldontial neighborhoods behrnd can begln 10 moveouI tolhe waterlronl al the'r own pace, .auoolng Naw York. Crty WrIh lis r1v0l"

Westway Park. flOI only recapturus lhe walorlront bu! prasorves H In the pobllc domarn. The tUOflOI and park., tog9lhe. wlth a smatt Slreal along !he Inland 1Idgll, croalos a Slfong, Clear doHnealion bolwoon wtral can be built upon and what eannol. In so doIng, Weslway Park IS In lhe I.adition 01 O!lnie! 8urnham's plan 101 lhe Chlcago lakelronl (13) 01 tha Copacabana In Rlo dO Janolfo (14) , Claso, 10 horno, ~ is like Rlvafl!Ída Ofrva , o. Flfth Avanue along Cenital Par!<, whero !he sepo.allOn 01 public Irom prívate and Ihe lension belWIl9fl thern enhanee bolh In eme sonso, Wastway's cIosest anlacadent líes juSI oorth 01 Grand Ceolral Slatlon . In lha yoas alter 1900 Ihe opon tracks wero covered with a landscaped Pa'" Avonue and a netwofl< ot cross· streots, Itlus sblchlng logethor 1wO sections 01 M&nhattan lhe railroatd had $OValed a hatlo(;9nlury beloro (15). In putting togetller tilo dive.-so components oIlhe Wostway ProJIIC'I. hOWevor, its p.oponents have htld 10 add.oss tho lundamental probl9m thal IhwarlS moSI allomplS 10 robuild or rehabihlatll larga portions 01 axisllng cllies -PllrtiC"ularly when transportation lacllllles aro involved. Unhke tho Ronaissance Clty, in whrch the la5taslmovlng CJbtect was an occaslOOIIl runaway horsa, a modom eH y must copo Wllh and l8Cihtala speeds .anglng 1.0ITl padestrians al ilS centor 10 SSls al its pe"meler , Wlth a ptethora of modas IInd velocrties in betwwn. Oul 01 Itris conlliC1 (16) and lhe schemos proposed 10 resolve rt , modem crly planning was born Al Iho beglnning 01 lhe 20th conlury 1110 Franch planner Eugene Henard was among lhose who saw Ihat 1M segrogallon 01 dlrrorOfll klnds 01 conveyances WIIS an euentlal Ingredient In reducing conltict. Ha propasad tOIOltly now bultdlflQ·types arld lransportatlon aystoms (17), each wilh ils own ro<1dway andoff-slreat storago area. Grand Ceolfal Slatron (IS) and ilS lal8f allOCalion In mooo.n ctoltling, by lhe Ilahan Fulurisl Antonio SI. Ella (19) , wero a serond importanl ravetation: lhoy demonslrated th.al lhase vanoua segregaled Syslems could be int91'1:onnectad Wllh eleganee and drama Several gona.alions ot plannetS 3nd urban desrgner9 have !lince g.own up bet;ovrng lhat If lhoy coutd desrgn and monago Iho crly's inlfaslructure!hoy coutd shape alt buih lorm In MogaSlructuros, too a.chllectu.al historian Rayner Banham documanls wilh ¡nsight Iho lOlnlOlslic lorms and plans Ihal havo been concocted combrning roads, SUbways, housing, aoo othor usos (20, 21). Altllough tha.e are hlstorlcal examplas 01 multlpto· usa constfuclion (22), mOSl 01 lhoso megaslruclural lanlasios have ramalnad unreallzed lhol. lato roptosonts 001 so much a lailu,e 01 vlslon -Ihe modem clly is ¡ndeed an IIOOfmouSIy comp1ex organlsm- as a lalluro 10 undersland lhe poIllrcal dynamlca 01 a modem pluralisl ÓII<1'IOCfacy In tilo Unllad Slatea , govemmenl Is layered ;nlO ted8fal, sl8te , counly, and munM;ipal tovets. E8Ch layer is lurtllo. S&CIionect Into lunctional, sometimos artllicial compartmonls , with transportatlon sopafalC'd Irom housing, and Ifom, say, health caro Each 01 thesa ageflCle5 moves 10 Its own Intonal rh)'lhm and admlnlSlrallve agenda, responding lo dllfalanl constltuonclos. Secauso Amorican CIlios a.e buitt wllh III.gO llmounls 01 p.iyale caprlal , Iha problema 01 Incompiela govemmental ju.isdrc1ion IIre axocarbaled by lhe lurtllor need to mesh public lU1d prlvata inIOWSIS. Thus , when publoc orrierals atld otilo. docision· mllkors tooked at Harvey Wiley Cofbett's schefne 04 1925, preparad lo.- the Regional PLan A.ssociallon (23) , In .....nrdl 110 proposed en upper·teveI pedeslnan srdewalk over 1wO tovols 01 stroolS, they saw unllnSWetable quesllOIls: Shoutd tilo sidowalk be bulll '''Sl, wilh pOdeslrians crawllng Itlroogh seoond-Slory wir.dows 8fId ove. secretanos' deiks lo gol (Iown to lha lobby; o. shoUld all downtown blJildlngs bo rcbu,lt wlth two-Slory Iobbies, on tho promlse 01 a lulu.e aorlal aldowalk? Hugh For.iss's tongue·in-cheek 19XX rendering shows an ov~n more iflCtC'dlble dllemma ' Should one begln by seekrng approvals lo. a 3O-story·high roactway O<" Slllrt InSload by punchlng holea throogh 1110 mrddlas ot liI1QI! buildings, Wllh lha hlQhway 10 loIlow? In such schemes lay g.lIal poIenllal lor I,agedy Aher LII Corbusier proposod his lirst plan lO<" AlglOrs in 1929, 1I became almost an icon lor modern crly plannono. An eflOfmous continuous apanmanl buIldIng, wlth a supefhighwayon ils rOOl , was to snake along tha ahore 01 tilo ModI\Qtranoan (24). When 1M houSlng componenl d.oppad 0\.11 01 Iho equalion, a secood plan showed only tho rooftop roadway (251. Had lhe schome moved lorwan;!, ALgiers would tUNe been pofmanently disligu.cd by an IIloyaled hlghway hke lhe B.uckner Expressway, jts coIufTlfls Jacl<.booTlng across lhe 1Iagllo wob 01 casbah·hke neighbortloods beneath These hrstoncal examptllS can tlloch us a twolold tosson. To Increasa lis chancas 04 succesa, a complex publrc-works or davetoprTront projIIC'I must either be ca/fled out undel" a SIngle adminIstratIVa oagrs or hava 11 Singla sou.ce 01 lundlng -as was!he caso Wllh G.and Central Station, RocJ<:elelter Cenl8l , and lhe NASA space prog'Olm- or elso il muS! be brokon Inlo d,sc.ele componenls , aach sell·contalnad and nol depending lO. its Implemontalion upon comptrcllted Intarlocklng bureaucratlc arrangamanls. Wlth WOSlwny we have Iflad to apply lhase tessons in soIvlng Ihe dlllicult problam 01 glving pooplo aecoss lO lhe "ve. whlle .ebulldlng a necessary t. ansportallon hnk. Changas III land use along lhe WOSI SIdo eOO the decaV and coI!apse ot lhe oId hrghway havo made the

THE PAAK $ov(!ral liICIoti Ilihape lhe daslgn aOO chsr8C1er 01 \he Weslway Pllrk aOO pt8C9 il in conteKl wrth otile. greal Naw York Clty Pe.h, TIla Hudson Alllar ttOWlng beslCle lhe park is one 01 tha mosl Importanl 01 lhese dolorminanls. By Hs widlh ~nd grandeur il suggesls Ihal lhe park's masl vllal larg!l-scale lunCllon Is lo delir.oata Manhal1an's edge and tilo boundary betwil'en the city and the broad sweep 01 lhe rlvor Tho park.1s a border lO<" Manhattan Island, a g'oon Slrip in 1110 tradition 01 AiYOfsrde PlUk, Easl Aivor ParI<., end Banery Pllrk City , wtroch ctearty ma.ks long s1raIches of Ihe islarxfl perimeter , juSI OS Cent.al Park. marks lis cente. The contrasl betwll9f1 ClIy anr;t rlva.- Is emphasized by a contlnuous wOlorl.O!'1I espIanade, consisten1 In characler aIorog íts lenglh bu! Openlng at many POinlS 01\10 divor$O largo araas beNOO . The esplanade Is also a prolactlon lor!he highway lunnol, altowlng both park. and hlghway 10 Wllhstand!he actlons of waves, winds, tldes, aoo Itoods. In thls sensatllo park Isconlrontlng a rive' very dilte.enl Irom lhe CIIlm and lidoless Saine ltowlng through Porls or tilo canals 01 Ventee, whoro tha plazas and campos a.o ltoodod lrorn tho tidal marshos betow lhe geomotry 01 the hlghway tunnel banealh e.9fts lis own togic upon the pe.k In one sonse Iho hlllhway is I)'lng neKl 10 a ftat tllble ot a decorated bo~ a tovol Iand aKlending away I.om lha waler lo. saveral bIodIa. Oramallc changos In etevatlon Ilnd large indenIatlOlls In ptan WOl"II thus nerthar deSlrabla, bacBuse 01 Ihe g'Oln scalo 01 the nvor, nor possoble , beeause 01 lhe shape and Ioad·cartylng C8Pllcity 01 lhe highway bo. and 1110 pro.,mity ot tha US, Plarhead Llne. Long, lIat opan SPSCIIS can be sereno and onnobtlng, as in tho lowns 01 English country eSlates sueh as Aobart Smythson's Woltolon Han (26) or tho gardens 01 André Le N6tre at Vorsailtes (27) In a tlal landscape, howaver , vary smatt changos in otevalion havo a much greatar Impecl The designers havo usod these dll1eronces 10 mark. tilo bounda~s ot Westway Pañ<. Al lhe cily edge, away lrom 1110 waler. tilo park.1s 15 lOChes abovlllhe srdewalk , orreríng a seat 10 those who may wllnt 10 linger allhe park.'s odgo, This SIIIlng·waJ 1I punclualad by gcntte ,amps at oach 01 the ¡NIrk's mBn)l entrances. On the oolor lidge a slrghtly g.esle. changa In elovallon -two alld a hllll leat- marks lhe IransiOOn Ifom tilo park', interior down lo lhe esptanade. Thls chango is also delineated by a sltling· wall at a &COllo mo.o approprialo lo tha rlvar, wlth Irequent SIOps and ramps out onlO the eXpOSed esplanade , Deoorlltlon helps park. usera Iocate themsetves, and to giyO inlereSI to thaslI changos In olovation. Instead 01 the lradlllOllal balls and pyramlds acIorning \hs Btai~, howeve., lhe des.tgn Incorpo.alas symbols mora appropriale lo Now York -QVer-scallld BppIes and

oo.

"""'-

Ono 01 1110 park's prlfTlllfy luncbons IS lo provide the richness 01 dlVO' se lunctlonal snd estnetic eq:>Orience-s. 1l ooes lhls In part wilh a variuly 01 palh$ lor d,ftofont purposas. PtI.altlll lo lha opon esptanade and behlnd 11 runs 11. promanade . In conlrast 10 \ho spartan and toogh chnracle. ot Ihe opan esptanadO, the promenada Is lrea,tined and elogantty paved In diverso pollorns. SII"oII8IS nead nol compate wilh joggers o. cyctlsls A b+cycte palh g&nlly toops IIlong Ihe Inner odgo ot the park lawn wilh yal anothef geometry. AlI lheso long .out8!l are 1.lIve.sed by $horter palh$ leading thr"ough lhe park.lrom Ihe city 10 lhe walor. The traes serve a var>oly 04 archrlectural purposas The! •• egul... spaclng Blong the promanada creales one rh)'lhm thal ts a oountllrpoint to Ihe long curves 01 Irt'eglllarly spaced trllOS on tilo Inne. edge. lhls mMu.e DI lormohly and inlormalrly has lIS precedents In bolh Froderick Law Otmslad's Cenlra I Par!< and SI. James's Park. In London, wha.a Le NOtre's original riglcL tino 01 trees is onriched by John Nash's lator, more sinuous planllng behind (28) . In lha POlrk, as wo movo along tho Ital. opon lawn betwoon troo·lines, lile of19i:1 01 pllfSpecllve 16 somewhat analogous to a boal rida Ih.ough tha Florida Everglades , where wa pass throogh vistas lhat opon and closo stowly, ~ka ITIO\Ilng thaaler-lIals during a scenery changa. Wa pe.ooivo Westway Pllrk al bolh!he Larga.!!Cll1a and !he small, whrle aschewlng th9 mlddla scate so olleo dormnantlfl \he "prazza 1'I'IOda" 01 modem urben desrgn. The parklllsoluncllons allWO lime'scatos, and In thal sonso is a dynamrc poIrtrcal diag.am as wan a s a lixed desrgn. lile outer adge conl.onts Iha r1var In a grand and cndurlng manner. Bul Ihe inner edgo beflBath the heas Is lika a safios 01 squlrrel's poucoos offoring v~riously altad IIreas lo. play 01 othor aClrvlties oot yat colICalved by poopIe not yOI .0Slding neor a pa.k no! yat buril To be sora, comlort slalions aOO chllcLren'S ptaygrounds -many o, which ara \he rasu" 01 meetings Wlth community g'oops and oIher const~uendes- are planned fQr varlous Localrons Bu! we know 1.0ITl sludyrng COfltral Park thal the process 01 ag'aeing or , dosigning, and bu rldrng lacrlrllllS io 11 pa.k can conlinuo long aner il was conc:elVed Westway Park. can accornmodata Ih l& avolvlng dialogue. Uka 1110 livor, tilo park. ernbodles both permanence and change .


la arquitectura es uno de los pilares fundamentales de nuestra vida y de nuoslra cultura. A Iravés dol tiempo, la labor del arquileclo es 01 más fiel exponente de los logros del hombre en la mejora de la calidad de su entorno. Por eso, la arquileclura, para Dra· gados, es una razón de ser. Dragados pone al servicio de la arquileclura la alta especialización de su equipo humano y el empleo permanente de las más avanza-

das tecnologías. y a ello ar'iade la más absolula fI delidad a los proyectos y el más estricto rigor en el cumplimien to de los plazos de entrega. Con este esplritu. Dragados se encarga de llevar a cabo, de principio a fin , todo tipo de proyectos arquitectónicos. Porque estar al servicio de la arquitectura es estar al servicio de la vida.

UN GRAN EQUIPO AL SERVICIO DEL HOMBRE

mI..

DRAGADOS y CONSTRUCCIONES, S.A.

-

UR3 La forma edificada  

UR, publicada entre 1985 i 1992 pel Laboratori d'Urbanisme (ETSA Barcelona-UPC), va ser una revista independent dedicada a la difusió, críti...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you