Issuu on Google+

04

Boletín informativo del Sistema Nacional de Áreas Protegidas Primavera 2009

Día de fiesta para Cabo Polonio

8

ZoomFauna/Flora: Palma butiá y Sapito de Darwin

10

Actividades: Excavaciones arqueológicas en el Polonio

12

Protagonistas: Gente del Polonio


contenidos

9

8

4

10 Boletín | 04 Boletín informativo del Sistema Nacional de Áreas Protegidas

4

InfoSNAP

Día de fiesta para Cabo Polonio

8 10

ZoomFauna/Flora

Palma butiá Sapito de Darwin

Actividades

12

Protagonistas Gente del Polonio

14

Noticias

Evaluación y nuevo convenio

15

Actividades

Corto y recorrida por los Humedales del Santa Lucía

Excavaciones arqueológicas en el Polonio

Boletín informativo del Sistema Nacional de Áreas Protegidas ISSN 1688-5295 Noviembre 2008 Coordinación: Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA), a través del Proyecto SNAP. Consejo editor: Alicia Torres, Guillermo Scarlato, José Pedro Díaz, Erika Hoffmann y Laura Modernell. Asesores Editoriales: Beatriz Sosa, Carmen Olivera. Redactor responsable: Erika Hoffmann (Galicia 1133, entrepiso). Producción periodística: Isabel Sans Diseño: PlanD Fotos: Proyecto SNAP, Alejandro Olmos y Karumbé.

SISTEMA NACIONAL DE ÁREAS PROTEGIDAS DE URUGUAY


editorial

El ingreso de Cabo Polonio al Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) de Uruguay es un gran logro. No podía pasar desapercibido. Por eso, el pasado 5 de setiembre se organizó una celebración en el lugar, cuyo objetivo fue reunir a los actores que participaron del proceso de ingreso del área al Sistema para transmitirles lo importante que fue su rol durante el periodo que acaba de terminar pero, sobre todo, lo fundamental que será en esta nueva etapa, que ya hemos comenzado a transitar. El Parque Nacional Cabo Polonio, en Rocha, se integra así al mapa de áreas protegidas de carácter nacional que tiene Uruguay, junto al Paisaje Protegido Quebrada de los Cuervos, en el departamento de Treinta y Tres y el Parque Nacional Esteros de Farrapos e Islas del Río Uruguay, en el departamento de Río Negro. Próximamente se sumará el Paisaje Protegido Valle del Lunarejo, en el departamento de Rivera. Cabo Polonio es la primera área protegida del SNAP que incluye ambientes marinos. Del total de casi 26 mil hectáreas que abarca el área, más de 21 mil hectáreas corresponden a territorio oceánico. Esto representa un paso fundamental en la construcción del SNAP uruguayo, en línea con compromisos asumidos por el país a nivel internacional y en consonancia con esfuerzos que se están realizando en el mundo. De esta forma, vamos avanzando en incluir las prioridades de conservación del país en nuestro sistema. Sumando valores naturales y culturales que forman parte del patrimonio nacional. Consolidando una herramienta fundamental para lograr un verdadero desarrollo sostenible. Apostando a un Uruguay natural en consonancia con el Uruguay productivo. El SNAP es una construcción colectiva. Necesitamos que cada uno sume su granito de arena.

Guillermo Scarlato Coordinador general del Proyecto SNAP

3


5 de setiembre, Parque Nacional Cabo Polonio

Día de fiesta para Cabo Polonio Con el slogan “Para cuidarlo y respetarlo, sumamos nuestro granito de arena al Cabo Polonio”, tuvo lugar el sábado 5 de setiembre la celebración del ingreso del Polonio al Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) bajo la categoría Parque Nacional. La jornada marcó simbólicamente el inicio oficial de una nueva etapa. Después de la tormenta que amenazaba suspender la fiesta, como por milagro el cielo se abrió y el sol salió a saludar a los participantes. Más de seiscientos visitantes, muchos de los cuales se empeñaron en viajar trescientos kilómetros sin saber qué pasaría con el tiempo, se unieron a los locales en el disfrute del aire de mar, los colores de la naturaleza, las obras de los artistas y la música que llenó la tarde.

cientos de platos. Los artistas locales crearon nuevas obras para la ocasión. Una nutrida agenda con numerosas actividades simultáneas, con recorridos naturales y eventos sociales y culturales, fue una muestra de lo que es posible hacer a la vez que se cuida y se respeta el medio ambiente. Buen día para festejar

Pasando los palmares y los campos agrícolas y ganaderos de Rocha, en el kilómetro 264 y medio de la ruta 10, está la entrada al Polonio. Hasta ahí llegaron el sábado 5 de setiembre al mediodía cinco ómnibus previstos por el SNAP con periodistas, Un montón de gente recorrió el Cabo todo el día, de un lado a músicos, actores locales de otras áreas protegidas, escolares y otro, tratando de estar a la vez en todas partes. Los boliches liceales, unos 60 coches oficiales y de particulares con estucerrados en temporada baja abrieron especialmente para la oca- diantes, autoridades, vecinos y curiosos. sión. Los pobladores dedicados a la gastronomía prepararon 4


SNAP A la entrada, en el puesto de información, se entregaban bolsitas verdes para traer la basura de vuelta, y gorras con el logo del SNAP. Los camiones areneros se llenaban de pasajeros, e iban saliendo por el trillo de arena hacia la costa. Había dejado de llover y la arena estaba seca, pero al llegar la playa Sur se veía empapada todavía. El mar, verde y limpio, invitaba a entrar. Ya cerca del Cabo se ve una doble hilera de vallas de malla sombra -parte de un proyecto de recuperación dunar-, que detienen la arena, que se va acumulando y secando y va formando una loma. En la entrada se ven casas de lo más diversas, muchas con murales de colores y algunas con paneles solares. Aquí y allá un conjunto de banderines al viento señalan la obra de un grupo de artistas.

Sendero Varios grupos salieron a recorrer el sendero “El descanso de los lobos marinos”, recientemente creado por un grupo de vecinos del Polonio, que se asociaron para elaborar un circuito de recorridos que organice los paseos, sobre todo en los períodos de mayor afluencia de público. Su objetivo es disponer de alternativas ordenadas de senderos para los visitantes, y generar a mediano y largo plazo ingresos para los pobladores que se capacitaron como guías de naturaleza. Para el proyecto de senderos los vecinos se asociaron con la Organización de Conservación de Cetáceos, y obtuvieron fondos del Programa de Pequeñas Donaciones del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Cometas, paseos y videos Las actividades programadas incluyeron paseos en carros tirados por caballos. Durante todo el día se pudo subir gratis al faro, realizar senderos a pie y visitar exposiciones de artistas del Cabo. En la escuela los niños remontaron cometas que habían hecho ellos especialmente para este día, y participaron de actividades organizadas por Ambientarte. Los liceales que concurrieron al Cabo eran los ganadores del concurso “El hombre y el agua” organizado por la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA). El premio incluyó una visita guiada al Cerro de la Buena Vista, el punto más alto del área que sirvió de límite entre los imperios de España y Portugal entre 1750 y 1777, según el Tratado de Madrid. Los reporteros gráficos, tuvieron el privilegio de pasear en helicóptero y registrar imágenes áereas del Cabo Polonio. Los

paseos en barco previstos se cancelaron porque el mar estaba muy picado. En la Sala de Conferencias del Faro se proyectaron cortos sobre las áreas protegidas de Cabo Polonio, Laguna de Rocha y Quebrada de los Cuervos, y el audiovisual “Un hombre llamado Zorro, alma de Cabo Polonio”, sobre el viejo cazador de lobos marinos que luego tuvo el boliche El Zorro. Se hizo una presentación sobre los senderos de Cabo Polonio, elaborados en el marco del Proyecto de Pequeñas Donaciones (PPD) del PNUD, y hubo una charla de la Estación de Maricultura acerca del proyecto de cría y reproducción de lenguados de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (DINARA). Los interesados pudieron visitar las instalaciones donde antes se cuereaban los lobos y ahora se crían lenguados y brótolas. La jornada de celebración mostraba al Polonio en frecer a los

Mosaico Un grupo de 20 artistas locales contribuyeron a la fiesta con la inauguración de un mosaico inspirado en la relación con el entorno y la simbología guaraní. El mosaico señala los puntos cardinales, cada uno con un color y una cualidad, informó Aldo Grau, uno de los integrantes del equipo. Cada punto está decorado con un pequeño lobo marino de arcilla. El Este es amarillo, indica el comienzo (cuaraug en guaraní), el Norte, color blanco, representa la sabiduría (karaí), el Oeste, rojo, simboliza al guerrero (tupá), y el Sur, azul y negro, la belleza (jakairá). 5


DĂ­a de fiesta para Cabo Polonio

6


SNAP

El Polonio protegido: un proceso participativo

7


ZoomFauna/Flora

Palma butiá Butia capitata La palma butiá forma palmares en las grandes planicies de Rocha, donde es un símbolo regional. Ocupa unas setenta mil hectáreas, particularmente en las Lagunas Negra y de Castillos. También aparece en Maldonado, Treinta y Tres y Cerro Largo, en suelos desde pedregosos hasta arenosos, costeros y lacustres.

Sus frutos son comestibles y se usan para licores, salsas y dulces. Está amenazada por el ganado y los cultivos: solo se ve una sucesión de tamaños al costado de las rutas. Hay ejemplares raros con cuatro y hasta siete tallos.

Es un mito la “diagonal de los indios” La creencia popular dice que fueron los indígenas que diseminaron las palmeras en sus migraciones de norte a sur generando una especie de diagonal que atraviesa nuestro territorio. También se dice que fueron traídas del continente africano por los esclavos.

8

Su estípite o tronco es recto, ensanchado en la base, llega a tener diez metros de altura y cincuenta centímetros de diámetro. Sus hojas curvadas color verde ceniza, pinnaticompuestas, alcanzan los tres metros de largo. Se considera que los ejemplares adultos que se observan actualmente superan los trescientos años de edad. Florece entre finales de la primavera y comienzos del verano. Un mismo vástago alterna anualmente la producción de flores masculinas o femeninas. A fines del verano y comienzos del otoño fructifica; sus frutos “butiá” son drupas ovoides amarillo anaranjadas, de sabor agridulce, acuosas y aromáticas, y tienen un carozo con dos a tres semillas, comúnmente llamadas almendras.

Fuentes: Brussa, Carlos. El Uruguay y sus palmeras. Una familia cimbreante. Grupo Guayubira.http://www.guayubira.org.uy/palma res/uruguay_y_sus_palmeras.html, Rocha, Néstor. Apuntes del palmar butiá. Informe Uruguay. Año II, nº 89, 30 julio 2004, http://www.uruguayinforme.com/news/300720 04/30072004rocha.htm, fotos Informe Uruguay y http://butiaceros.blogspot.com/2009/06/elpasado-6-de-mayo-de-2009-visitamos.html


Sapito de Darwin Melanophryniscus montevidensis

Mide entre dos y tres centímetros de largo, la hembra es más grande que el macho. Es negro con manchas amarillas y rojizas. Su alimento predominante son hormigas y ácaros. Lo descubrió Charles Darwin.

Habita la zona de arenales y dunas de la costa uruguaya. Se dice que es una especie endémica ya que se distribuye únicamente en las costas de nuestro país. Actualmente se lo encuentra sólo en las costas de Maldonado y Rocha. Las poblaciones de Montevideo y Canelones han desaparecido. La pérdida de hábitat por un incremento de la urbanización costera constituye la principal amenaza de esta especie que actualmente se encuentra en peligro de extinción, y ha sido categorizada por UICN (International Union for Conservation of Nature) como especie amenazada. En el área protegida Cabo Polonio encontramos poblaciones de esta especie.

El período reproductivo dura solo unos pocos días al año, en épocas cálidas luego de fuertes lluvias que generan charcos semipermanentes en los que se realiza el cortejo y la puesta de huevos.

Gonzalo Larrobla

El color de su piel granulada --negro con manchas amarillas en los flancos y el codo y rojizo anaranjadas en el vientre-así como el rojo brillante en la planta de sus patas, es un mecanismo de defensa asociado a la secreción de alcaloides tóxicos.

Fuentes: Anfibios del Uruguay http://zvert.fcien.edu.uy/anfibios.html; Noticias de la Sociedad Zoológica del Uruguay, setiembre 2008, anho 1 no 1 http://www.serpentario.edu.uy/szu/noticias/noticias_szu_01_01.pdf, fotos Laura Watson, mapa www.globalamphibians.org. 9


Actividades

Excavaciones arqueológicas en el Polonio

El Departamento de Arqueología de la Facultad de Humanidades de la Universidad de la República en plena actividad en el Cabo Polonio.

Desde que en 1892 José Arechavaleta identificara en el litoral atlántico campamentos de caza de las poblaciones prehistóricas que construían túmulos funerarios en las tierras bajas del Este, se ha avanzado mucho en el conocimiento de los pueblos constructores de cerritos. Gracias a las investigaciones del Departamento de Arqueología de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de la República, liderado por José López Mazz, e integrado entre otros por Eugenia Villarmarzo, Andrés Gascue, Verónica de León y Federica Moreno por el Museo de Antropología, se ha podido recuperar algo de las experiencias milenarias de los antiguos pobladores de estas tierras. Los estudios en Cabo Polonio han contribuido a reconocer las adaptaciones humanas costeras frente a los desafíos ambientales y la gestión prehistórica de los recursos costeros de hace más de 5.000 años. A partir de 1990 se han realizado varias excavaciones, y todos los sitios arqueológicos han sido reconocidos y 10

mapeados. También se ha estudiado la arqueología subacuática, que aporta información acerca de los vestigios de la colonización portuguesa y española, los naufragios, y la historia del faro y la lobería. Hay en la zona sitios logísticos de cazadores-recolectores prehistóricos asociados a puntas rocosas y cursos de agua, sitios de caza y recolección en las playas, y canteras de granito y cuarzo para la elaboración de artefactos. El análisis de elementos arqueológicos de fauna, flora, piedra y cerámica muestra un vínculo estrecho entre los sitios costeros y los cerritos de indios de las tierras bajas.

rocosos del cerro de la Buena Vista, el Cerro Negro y Punta del Diablo, se encuentran materiales de piedra, asociados a restos de moluscos y dientes de tiburón, de corvina y de lobo marino de más de 2.000 años de antigüedad. Estos restos son un indicio del tipo de dieta de estas poblaciones.

La información reunida ha permitido sugerir un desarrollo común de estos pueblos a partir del Holoceno Medio, es decir 5.000 años atrás. Pero además se ha comprobado que el Polonio y sus proximidades fueron ocupadas desde mucho antes: a partir del Pleistoceno final, o sea hace 11.000 años. En el domo del Cabo, en los espacios entre las dunas, en los afloramientos

El equipo de arqueólogos trabajó con la escuela de Cabo Polonio, que está ubicada encima de uno de los sitios arqueológicos.


De acuerdo a los informes del Departamento de Arqueología, en distintos momentos del siglo XX numerosos investigadores reportaron el hallazgo en la región de diversos artículos de uso cotidiano y herramientas. En la confección de herramientas se observa una gran variabilidad de técnicas de talla, picoteo (práctica en la que se utilizaba una piedra con punta que se golpeaba con un percutor) y pulido. Los morteros, por ejemplo, son abundantes en los sitios costeros. Es usual que estos instrumentos de molienda presenten hoyuelos pulidos y picoteados en una y ambas caras. Los hoyuelos picoteados son tradicionalmente asociados a la extracción de la nuez del fruto de la abundante palma Butiá (Butia capitata). O sea que serían “rompecoquitos”.

Además, se aprecian los avances en la pesca a través de una tecnología de captura eficiente, mediante el uso de pesas de red o de línea 5.000-4.500 años atrás. Posteriormente estas poblaciones construirían cementerios, cerritos y concheros (acumulaciones antrópicas de desechos de moluscos). Probablemente los antiguos habitantes del lugar utilizaran como sitio de otoño e invierno la Laguna de Castillos y Cabo Polonio en primavera y verano. Es una manera de optimizar el uso de los recursos naturales en el ciclo anual, sustituyendo el trabajo esporádico de cazadores y recolectores por otro más intensivo en el uso de la mano de obra en la pesca y caza en el Cabo y en la recolección de bivalvos en La Esmeralda.

piezas, especialmente la venta de puntas de flecha y boleadoras. La protección debe partir de la gente que vive en el sitio, de modo de conservar los recursos encontrados e impedir los saqueos. Gestión integral La propuesta del Departamento de Arqueología se refiere a las actuales tendencias en protección patrimonial. Estas se orientan a la Gestión Integral del Patrimonio Arqueológico, con una “cadena valorativa” a través de un flujo

de información que va desde la investigación científica (que instituye identidad a objetos y lugares) siguiendo por la conservación (que focaliza la restauración material y la cautela legal) para finalizar con las actividades de promoción social (educativa y turística). El eje central es el de considerar los vestigios prehistóricos como documentos de valor, objetos materiales que precisan conservación, y recursos (no renovables) útiles para impulsar estrategias locales de desarrollo social. Por lo tanto se sugiere la creación de un Centro de Visitantes o de Interpretación, que relacione los aspectos ambientales y las experiencias humanas de más de once mil años en ese espacio. Concebido como una herramienta de educación ambiental y patrimonial, el Centro permitirá también integrar la historia reciente del Cabo a través del rescate de las actividades tradicionales en torno a la lobería y la pesca. Un Centro de estas características es clave para la generación de conciencia pública acerca del patrimonio. Fotos: cedidas por el Proyecto CSIC “Poblamiento temprano del Este de Uruguay” (FHCE/UR).

Excavaciones Factores que amenazan los testimonios Amenazan al sitio arqueológico de Cabo Polonio la urbanización, la circulación de vehículos, la erosión provocada por la construcción de casas, porquerizas y gallineros, y la construcción de caminos y tránsito de vehículos. Para mitigar impactos y proteger los sitios arqueológicos, es necesario controlar estos factores de riesgo. También es perjudicial el avance del monte de pinos, y por supuesto existe erosión natural. Otro de los factores que implican destrucción es el saqueo de material arqueológico que alimenta el tráfico de

En los años 2005 y 2006 se realizó una “batería” de 22 sondeos con excavaciones de 50 cm de lado. En todos ellos se recuperó material, a pesar de las alteraciones provocadas por las construcciones modernas. Las últimas excavaciones hechas en el Cabo en el año 2007 llegaron a una profundidad de 2,20 metros, donde no se encuentra carbón para datar los hallazgos, que siguen apareciendo hasta llegar al afloramiento rocoso.

11


Protagonistas

Gente del Polonio En el Polonio conviven intereses encontrados, expectativas diversas sobre lo que significa ser área protegida y algunos miedos que se expresan de diferente forma. Por ejemplo, un pizarrón, apoyado sobre un rancho dice: “SNAP todo bien, pero con transparencia y sin discriminación”. A pesar de esto, lo que prima es la esperanza y el compromiso de participar, tal cual lo expresó el presidente de la Comunidad de Cabo Polonio Marcos Machado en el acto oficial: “necesitamos ser partícipes de lo que se va a construir”. El Piava se llama Isaías Veiga, su abuelo le puso el sobrenombre. Piava es un tipo de mojarrita. Es pescador y dueño del “comipaso La Majuga”. Lleva 41 años viviendo en Cabo Polonio. Nació en la Barra de Valizas, empezó a venir al Cabo a pescar con su padre a los 8 años y a los 20 se quedó a vivir.

Artesana y pintora, Dayci Vivas nació en un campo cercano y vive en la zona. Pasa la temporada en el Cabo, vendiendo buñuelos de algas en la playa, el resto del año está en el campo dedicada a las vacas y las ovejas.

Participación La asociación civil “Comunidad Cabo Polonio”, que tiene unos 60 socios, es presidida por Marcos Machado. El Piava es integrante de esa asociación y participó poco del proceso que condujo a designar el Cabo como área protegida, aunque estaba al tanto. No tiene claro qué va a pasar de ahora en adelante. No quiere cambios, sino que todo siga como está. Cita una bandera en que se lee “Al Polonio déjalo ser”.

Chela no va a las reuniones, piensa que el área protegida “ni La Chela es quien hace el pan que generaciones de veraneantes ayuda ni molesta”, y no quiere tener nada que ver con el han comprado cada mañana. Su rancho originalmente estaba proceso. cerca de la playa norte, pero tuvo que hacerse una casa más arriba porque el agua le estaba llegando. Su hijo Joselo --Heber Respecto al futuro de Cabo Polonio como área protegida, el José Calimarisvive en Cabo Polonio y en verano tiene abierto su dirigente de Gabasol S.A. Gonzalo López manifestó su esperanza de que haya reglas claras y un proceso participativo. boliche. Entiende que debe haber un ámbito de discusión que permita Gonzalo López es dirigente de Gabasol S.A., una sociedad con respetar los derechos y opciones de vida de la gente. 104 socios, casi todos ellos uruguayos que veranean en el Cabo desde los 80´s. La sociedad es propietaria de 213 hectáreas - Dayci estuvo en el proceso desde el inicio. Dice que el Polonio que van desde la entrada del Polonio hasta la playa sur- y de 74 atravesó cantidad de épocas de crisis y movimientos de lucha construcciones de veraneo. Tienen sus casas, un parador y un con distintos gobiernos y autoridades, que han implicado angustia respecto a las demoliciones, dificultades entre los capataz.

Lo que se viene Está en curso un llamado a un equipo consultor para la elaboración del Plan de Manejo de Cabo Polonio, y se designará un administrador del área, quien será el encargado de aplicar dicho Plan. El Plan deberá organizar la gestión de las distintas zonas residenciales y turísticas, así como organizar el flujo de visitantes. Entre otros, deberá encontrar soluciones al saneamiento. En cuanto a las construcciones en sectores frágiles desde el punto de vista ambiental, habrá que estudiar su relocalización y tendrá que considerarse si es necesario deforestar para devolver a las dunas su movilidad original. Simultáneamente se integra un ámbito que reúne a los actores con intereses en el área (propietarios, pobladores, ONGs y reparticiones públicas) para oficiar de consejo

asesor (la Comisión Asesora Específica del área). La gestión actual del área impone algunas restricciones para el lugar. No se autorizan las construcciones en el litoral rocoso ni en el cordón dunar. Tampoco se permite acampar. No pueden circular vehículos ni embarcaciones no autorizados. Está prohibido el acceso a las islas y la caza de lobos marinos, con el fin de proteger la población de lobos en la zona, una de las mayores del mundo. No se puede introducir especies o animales exóticos. Solo se admite la pesca deportiva o artesanal. No se permiten las actividades mineras ni la extracción de objetos arqueológicos. No se autoriza la disposición final de residuos. Tampoco puede haber niveles de ruido que afecten el paisaje sonoro. Todos estos elementos deberán ser estudiados para ver qué se mantiene, en qué condiciones y qué no.


pobladores “de manera de hacer pensar que unos son más pobladores que otros”. Que ha habido problemas por criterios que no han estado claros y dificultades de relacionamiento. Para ella la entrada al SNAP es diferente, porque las autoridades integraron a todos los locales en un plano de igualdad, sin distinciones por origen, nacionalidad, actividad, años de radicación o postura intelectual. El resultado en su opinión es positivo, y tiene fe en que la intención es el cuidado del lugar.

Expectativas y temores Piava tiene miedo, “no sabemos lo que van a hacer”, dice. Él trabaja con el turismo: “es lo que me ha salvado”. Piensa que si restringen el acceso a la gente, o si se hace un hotel cinco estrellas, se va a ver perjudicado. Le encanta pescar, pero el combustible y las herramientas están caras, se pesca poco y el pescado vale una miseria, “no da para vivir”. Según Dayci circulan versiones de que se van a tirar todas las casas, y van a quedar solo servicios específicos con chicas para mostrar el lugar a los turistas. Tiene miedo de ser desplazada del lugar. “Es agotador no tener la certeza de poder quedarte en el lugar que elegiste para tu vida y modo de subsistencia, es una tremenda zozobra”, dice. Gran parte de los pobladores residentes del Polonio no son propietarios; tienen sus casas en tierra del Ministerio de Ganadería. No tienen claro cómo se va a manejar su situación ni la certeza de una permanencia. “Necesitamos tener una seguridad”, comenta Dayci, y explica que quieren que esté documentado en qué condiciones ellos están. Al Piava le gustaría tener agua --la que hay es de cachimbas y de la lluvia-- y energía eléctrica --tiene un generador pero hace mucho ruido--, pero tampoco quiere cables por todos lados.

Propiedades e intereses Gabasol S.A. es sin duda el grupo con mayor capacidad de gestión en la zona. López afirma que la sociedad no tiene fines de lucro, sino que por el contrario los socios pagan una mensualidad para defender una opción de turismo diferente, sin electricidad ni agua corriente. Sus tierras abarcan la entrada y el paso al Polonio. Dice López que los socios cuidan, que no andan con los coches más que hasta su rancho, y que los mandados los hacen a pie. Que compran lo que necesitan en los almacenes locales y que tienen una muy buena relación con la comunidad de residentes. Con el asesoramiento de la Facultad de Ciencias, Gabasol levantó las vallas que se ven en la playa para ayudar a secar la arena, para que el agua no escurra sobre ella y evitar que el mar la lleve. Ahora también contrató a la consultora GEA para 13


Protagonistas la lleve. Ahora también contrató a la consultora GEA para evaluar el impacto del saneamiento. López espera que esta nueva consultoría sea un aporte al futuro plan de manejo. Dayci considera importante que se frene el interés voraz de la expectativa inmobiliaria, “que puede ser muy nociva, especialmente para la gente local que no somos ni bonitos ni hablamos tres idiomas”. En su opinión es difícil llevarse bien entre todos porque hay muchos intereses económicos, gente que vive en el Polonio y gente de afuera, contratistas, jugadores de fútbol, extranjeros, políticos de distintos colores. Entiende que la iniciativa del área protegida por fin da una dirección en un sentido, y hace una propuesta de cuidado. Para Chela “mucho más lindo era antes. Antes éramos más unidos, no había diferencias ni discriminación”. Se ha metido gente, la feria es una tortura, se pelean. En 60 y pico de años hasta ahora no vino la prefectura, esto ahora es una vergüenza. La gente agregada viene de tiempo en tiempo, vienen a lucrar y se va, hay gente de afuera diciendo 'soy del Polonio'. Después se olvidan, no vienen más”. Al Piava también le molesta la gente que arma la feria, trabaja en el verano y luego se va, porque deja los restos de los quioscos colgando. “Uno se siente dentro de la mugre, cuando se van tendrían que limpiar”. Aunque han habido avances: la recolección de basura está a cargo de la Intendencia. “Hay un camión contratado y el Polonio está limpio. Ahora todas las semanas llevan basura, antes solo en verano”. Los baños son un problema. La gente del lugar pidió baños químicos, y llevaron dos para probar. Los vecinos también propusieron un camping municipal, “para que pueda venir la gente sin mucha plata”, dice Piava. Gabasol es totalmente contraria a la instalación de un camping porque según ellos no existen los servicios ni la infraestructura necesaria. 14

Con la Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR)

Evaluación y nuevo convenio El Sistema Nacional de Áreas Protegidas estuvo presente, a través del coordinador general del Proyecto SNAP Guillermo Scarlato, en el Consejo Directivo Ampliado de Comisión Nacional de Fomento Rural el pasado 13 de agosto en la Casa de la Cultura de Paysandú. En la reunión se difundió el resultado del primer tramo del Convenio entre la institución y el SNAP, cuya ejecución culminó a mediados de 2009. La sesión contó con una nutrida participación de autoridades departamentales y nacionales, directivos, técnicos y productores de CNFR e instituciones de base de todo el país. En la oportunidad se consideraron las condicionantes externas e internas que atentaron contra el alcance de los objetivos buscados en algunas de las regiones, y se acordaron mecanismos para concretar los ajustes necesarios. Con respecto al convenio entre CNFR y el Proyecto SNAP luego de una positiva evaluación del primer tramo de la ejecución se decidió elaborar una extensión, con nuevos objetivos para el nuevo año, que se comenzará a implementar a la brevedad. El acuerdo se organiza en base a cuatro regiones: el Norte, asociado a la cuenca de los arroyos Laureles (límite entre Tacuarembó y Rivera) y Cañas (en Tacuarembó); la región Este, que incluye la Quebrada de los Cuervos en Treinta y Tres, y en Rocha la Laguna de Rocha y su zona de influencia (no el Polonio ni Cerro Verde porque no hay productores allí); el litoral Oeste, que incluye Farrapos e Islas del río Uruguay entre San Javier y Nuevo Berlín, posiblemente también Bosques del Queguay (en Paysandú, cerca de Guichón) y los Humedales del Santa Lucía como región Sur. El objetivo en este segundo tramo es sensibilizar a diferentes actores del medio rural en la temática de la biodiversidad, el uso racional de los recursos naturales, y las oportunidades que ofrecen las áreas protegidas para el desarrollo sostenible. Se busca además iniciar un proceso tendiente a promover el conocimientos y habilidades para la efectiva participación en la planificación y manejo de áreas protegidas. En esta etapa se identificarán las necesidades de fortalecimiento organizacional y capacitación, de manera de favorecer un desarrollo sustentable de la producción familiar que contemple la perspectiva de género. Se hará un diagnóstico de la situación de los socios de las sociedades de fomento rural y de la producción familiar en relación a las áreas protegidas. Se pretende evaluar las perspectivas del sector agropecuario en las áreas y su zona de influencia, y promover el proceso de implementación del SNAP en colaboración con las entidades y grupos vinculados a CNFR.


Actividades Día del Patrimonio

Corto y recorrida por los Humedales del Santa Lucía

A pesar de las numerosas intervenciones humanas que ha sufrido, el tramo inferior del río Santa Lucía conserva buena parte de sus atributos naturales. Provee el hábitat para numerosas especies animales y vegetales, incluyendo una gran variedad de aves migratorias; protege la gran biodiversidad de sus ecosistemas y posee una belleza paisajística característica, así como recursos arqueológicos relevantes.

Gracias a la articulación del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, el Proyecto SNAP, el Programa Agenda Metropolitana, las intendencias de Canelones, Montevideo y San José, la ONG Iniciativa Latinoamericana y el apoyo de Centros MEC, durante la jornada del pasado sábado 26 de setiembre se realizaron variadas actividades en torno a los Humedales del Santa Lucía, área propuesta para ingresar al Sistema Nacional de Áreas Protegidas. A partir de las 10 de la mañana se realizó, en el Centro de Visitantes de Santiago Vázquez, la exhibición del corto sobre el área “El Espejo” de Tucutucu producciones en red y posteriormente se inició una recorrida en ómnibus con visitas guiadas para conocer los humedales desde la perspectiva de los tres departamentos (Canelones, Montevideo y San José). Hasta las 17 horas integrantes de la Asociación de Guías Turísticos del Uruguay, miembros del grupo de tercera edad

Agua Clara, docentes de biología y geografía de varias instituciones educativas y público en general recorrieron con guías la pasarela de Santiago Vázquez, Punta Espinillo, Las Brujas y Playa Penino, intercambiando conocimiento y experiencias. Además, durante la jornada, el centro de visitantes estuvo abierto al público y recibió a niños de MEVIR Joanicó, Scouts y escolares de la zona, quienes pudieron disfrutar de actividades lúdicas, muestra de fotos, videos y trabajos realizados por las escuelas del área en el marco del Plan de Educación Ambiental. El público que llegó al área también pudo recorrer la pasarela de Santiago Vázquez con los guardaparques municipales. El SNAP adhirió con esta propuesta al Día del Patrimonio considerando que esta zona constituye un ambiente único en el país que merece ser conocido, conservado y disfrutado. 15


Hacia un Sistema Nacional de Áreas Protegidas Área ingresada al SNAP Área en proceso de ingreso al SNAP Propuesta en elaboración / estudio

Boletín | 04 Boletín informativo del Sistema Nacional de Áreas Protegidas

Galicia 1131 / 1133 esquina Rondeau CP. 11100. Montevideo, Uruguay Tel.: (+598 2) 917 0710 interno 4200 / info@snap.gub.uy www.snap.gub.uy


Boletín 04 - Sistema Nacional de Areas Protegidas