Page 1


“Los árboles también lloran” libro editado por Pablo César Aguad Arriola, gracias a un proyecto del Fondo de Iniciativas Artísticas y Culturales Gobierno Regional de Valparaíso.

En sus páginas encontrarán poemas diversos, dedicados a lo cotidiano, a la vida, la muerte, la soledad, el amor, en fin….

Pablo es un hombre sencillo, humilde, retraído a veces, descendiente de colonos árabes que arraigaron en este pequeño y hermoso pueblo (Cabildo) ubicado en la Quinta Región, Situada a 180 km al norte de Santiago y a 140 kilómetros de Valparaíso con 1.455,3 km² y una población total de 20.439 habitantes.

“Los árboles también lloran” es reproducido con el permiso del autor solo para este sitio. Este libro no podrá ser reproducido, ni total ni parcialmente, sin el previo permiso escrito del editor. Todos los derechos son reservados ...

Es para mi una gran satisfacción poder contribuir a la publicación de este libro en Internet, porque se cumplirá el sueño del autor, que su poesía no quede guardada en las estanterías de esta Biblioteca Pública N° 44 “Ramón Chacón Salinas”. Es su deseo que salga al mundo y traspase fronteras, sin otro objetivo del que se multiplique la lectura de su poesía.

2


“ LOS ÁRBOLES TAMBIEN LLORAN”

PABLO CESAR AGUAD

3


“LOS ÁRBOLES TAMBIEN LLORAN” PABLO CESAR AGUAD FINANCIADO: FONDO DE INICIATIVAS ARTISTICAS Y CULTURALES GOBIERNO REGIONAL DE VALPARAÍSO Inscripción N° ISBN N° Derechos reservados del autor 1° Edición 2007 Fotografías: JOSE VALLE ROJAS Compaginación texto JUAN C. VALLE J. Impresos en talleres De Imprenta “Libra” Juana Ross 35 Valparaíso Fono Fax (032) 2211456 E-mail: impresoslibra@entelchile.net

4


DEDICATORIA

Dedico este mi primer libro de poemas de mi autoría, titulado “Los Árboles también Lloran”, especialmente a mi familia.

Al fondo de Iniciativas Artísticas y Culturales de Gobierno Regional de Valparaíso, por su apoyo para la concreción de este trabajo.

AL Circulo Artístico Literario de Cabildo, institución de la cual soy socio, por su amistad, cariño y apoyo, quienes fueron el pilar para que mi obra pudiese ser publicada.

También quiero dedicar esta obra, a quienes gustan del arte y la literatura, a todos los alumnos de las escuelas, colegios y liceos de mi comuna.

A todos mi eterna gratitud, y sobre todo Gracias a Dios por permitirme y darme este bello y divino don de escribir poesía y así poder expresar mis más hondos sentimientos.

5


6


7


8


INTRODUCCION

En este, mi primer libro de poemas editado, titulado “Los Árboles también lloran”, se encuentran plasmados trozos de mi corazón y sentimientos. Podrán encontrar entre sus páginas variados temas tales como; la vida, la muerte, la naturaleza, la cotidianeidad, el amor, entre otros. Son mis vivencias y conocimientos expresados bajo un prisma de belleza, simpleza y cariño, por todo lo que me rodea. Mi estilo y forma son simples y a la vez ahondan en misterios del existir. Procuro que, en cada trazo, en cada frase y en cada verso que escribo, expresarme tal como soy con todas mis virtudes y con todos mis defectos. Trato además de describir las cosas con ameno y fluido lenguaje, para que los lectores me puedan entender en lo que quiero decir y mostrar, con esta herramienta de la escritura, y con ello demostrar que me agrada mucho este oficio, la lírica. Le escribo a las cosas que van con nuestras raíces, en nuestra piel, en nuestro espíritu, arraigadas por siempre. Mis objetivos son difundir mis escritos y dejar un loable y altruista legado a las generaciones venideras. Cerca de mil poemas tengo a mí haber, en este libro solo incluyo una selección de ellos, los que estoy seguro que en alguna medida, amigos lectores, muchos se sentirán identificados. Mi interés final es que ustedes disfruten este, mi primer libro.

El Autor

9


AURORA ES PUREZA

La aurora es como Un amanecer por mi ventana Es cristalina mañana Es árbol entrañable. Es matinal, es amable Es contemplar profundo Es una blanca joya Es refinada transparencia. Es campestre fragancia Aurora es pureza Es blanca belleza Es rocío del alba. Es canción para el alma Es diadema adornada En valles de añoranzas Es blanca jornada. Es mi mirada profunda Transparente, jovial Blanco y celeste cielo De puerta matinal. Es esperanza al despertar Es día remozado Tan inmensa como mar En cielo iluminado.

10


11


LA SIESTA DE LOS PERROS

Bajo los aleros de las casas De los pintorescos pueblos Duermen una siesta Los perros callejeros Quizás pidiendo en su sueño Migajas de cariño y comprensión De las personas de buen corazón Ya que ellos no tienen dueño. Al pie de los árboles De las plazas y plazuelas Duermen una siesta Los quiltros solitarios. Quizás pidiendo en su sueño Algún amo y un hogar Donde su pelaje cubierto de frío Poder recostar. Los pobres quiltros aristinientos Deambulan por las calles Arrastrando sus rabos y sufrimientos Desde los ríos a los valles. Recorren sin techo fijo Donde poder echarse abrigados a dormir Con cicatrices en su pecho Cojeando y aperrados a morir… Los perros se despiertan Se sacuden sus huesos y pelajes Para con hambre y sed Seguir su vagabundo viaje…

12


VUELA LIBRE YA

Libre es tu gorjeo alza tu trinar tus alas al apogeo de un sonoro despertar Libre es tu aleteo por la tarde me dirás yo leo y leo de fondo tú cantar Respira profundo libre eres al fin revolotea a tus ansias vuela, libre, libre. Liberado al fin eres no te atarán más jaulas ni redes jamás, jamás. Amigo alado hermano alado vuela libre ya vuela alto ya. Enséñale tus colores al viento hincha tu pecho al viento Eres libre como siempre deberías serlo contento, contento, contento.

13


TIEMPO Las horas pasan y pasan Y mi tiempo pasa Sobre las aspas del reloj Y mi tiempo y nuestro tiempo. Los lapsos pasan y pasan Y mis horas Sobre las alas del reloj Y mi hora y nuestras horas. Los tiempos corren y corren En aventuras locas Los vientos soplan y soplan Tras las olas… En la bahías Se voltean los relojes de arena Los tiempos vuelan y vuelas Tras las alas de las golondrinas. Las horas pasan y pasan Ajando los viejos retratos Los tiempos corren y corren Recuperando algo de infancia… Mientras las manecillas Del reloj colgante cambian y cambian Algo cambiamos también nosotros Para no quedarnos encasillados En las memorias del tiempo. Las horas pasan y pasan Y mi tiempo Las horas corren y corren Y nuestro tiempo. Los silencios pasan y pasan Sobre aquel viejo retrato Los silencios buscan y buscan Los gritos de la infancia. Se quedo el reloj Sin tiempo y sin distancia El viento aplaco mi locura Sin tiempo ni distancia.

14


A CIERTO SAUCE

Sauce querido quien te barrerá las hojas del olvido que ya no estarán. Si no es la escoba el alma al aire de ansiedad una espiga de cierto verano que muy lejos se va… Quien peinará tus ramas ciertas mañanas y cojerá tus verdes lágrimas ciertas mañanas. Los brazos ardientes estarán de ti pendientes la carretela saliente los años de tu cimiente. La enredadera coloquial el desvío del arriero el plenilunio la conversación de los pájaros Sauce querido quien te barrerá las hojas del olvido que ya no estarán El viento pálido de la distancia alero de mis horas de paz inacabada. Crece sauce madera gastada de mi loca alegría el roce de la niebla. El gesto de tu trepar son tus hojas caídas como mis lágrimas ya no volverán… 15


BREVE VOLANTIN TRISTE

Mi infancia se fue volando Tras el volantín se mis sueños Rodó en las canicas de cristal Compartiendo con mis amigos. Rodó en la pelota de cuero De las pichangas del barrio Rió a ráfagas en la risa – pena De los payasos del circo de mi vida. Cayó el precipicio del dolor Desplegó sus alas de mariposa taciturna Durmió y despertó donde los días-noches Me llevarán en el tren sin rumbo. Fue acariciada y golpeada a la vez Rodó en las ruedas de la bicicleta Que a porrazos aprendió a pedalear En los días-tardes sin horarios… Se escondió a orillas del canal Bajo la cama del dormitorio Bajo la mesa del comedor Dentro del ropero o bajo el sol. Mi infancia se fue volando Tras el volantín de mis sueños Lloró bajo los altos álamos Y naufrago en el canal. Con su barquito de papel Que hundió con sus lágrimas De agua y papel…

16


LOS ÁRBOLES TAMBIEN LLORAN

Los árboles también lloran Sobre todo en otoño e invierno Pues ellos saben |

Que son melancólicas estaciones Sus hojas caídas Son sus lágrimas Sus raíces Son su alma Reverdecen en primavera Y vuelven a empezar El verano les trae serena calma Sus lágrimas las lleva al viento Pues el viento al igual Que el paso del tiempo Restañan las heridas…

17


MIS LÁGRIMAS Mis lágrimas en la azotea se confundieron cierta mañana con la lluvia y la marea en mi lúgubre ventana Cantaron las almas del petrel en el horizonte desconocido solitario como perdido mi andar se había ido… En los pantanos de la mente dio un vuelo raso perdido se aisló de la gente del tiempo desconocido. En los sueños del submundo con amigos imaginarios su escenario de meditabundos de espectro solitarios… Mi llanto por las nubes encrucijado de pesadillas marionetas y bufones se reían a mis costillas Plegue mis alas negras al mar de los lamentos piedras, gritos y silencios laberintos de muertos. Cuadros espeluznantes los gritos del silencio galopar de sombríos jinetes el ruido que sentencio… Mis lágrimas en la puerta se secaron con el sol una tristeza muerta mi sueño de tornasol Mis pupilas secanas confundidas en el viento cada vez más lejanas mi andar ya no siento. 18


19


Plaza de Armas, comuna de Cabildo, a単os 70

20


ESTAS EN TODOS LADOS Estas en todos lados vas y vienes volรกtil como caballo desbocado transparente y versรกtil Vienes y vas por el aire y del surco al aire y de la neblina al aire de la Rosa de los vientos. Carruaje de los alisios antesala de las lluvias fuerte cual huracรกn suave como silencio. Vienes y vas por el รกrbol intruseando las hojas y los vestidos del tiempo al aire del aire al tiempo. En jirรณn de in gravedad del aire al tiempo sin prisa ni levedad del aire a la brisa. Estas en todos lados en todas partes te apareces meces con lujuria las olas meces a la luna con tu brisa marina. Como un duende alado le murmuras al follaje tu canto ebrio de risas en las cuatro estaciones.

21


LOS BESOS DE LA MUERTE

Los besos de la muerte cuando revivir se quiere no tienen suerte a su ego se hiere… Los besos de la muerte suelen ser calculadores húmedos como sierpes no poseen horarios. Enamoran fríamente a quien se quiere llevar a su saliente aposento con besos callados… Los besos de la muerte desde tiempos pasados sin previo aviso se lanzan a su escogido. Como sueños de Morfeo se llevan su trofeo a sus campos de cemento a sus campos de tierra. Para cuidar sus huesos como huesos santos con fría ternura…

22


PASOS DE AGUA

Pasos de agua sobre una alfombra de hojas de hojas amarillentas de hojas ya extintas… Por el viento de agua y silencio pasos de agua sobre las techumbres de los silencios campestres. Sobre el manto de las noche de agua voces de agua que quebrantada el silencio de los árboles laberínticos. De los bosques subyacentes pasos de agua fantasmales dando su último rocío a los bellos cardenales. Pasos derretidos por el tiempo por la voz de una nueva estación que esperaba hacia tiempo bajo los pasos de agua…

23


MIS PEQUEÑOS SUEÑOS

Mis pequeños sueños no tienen tiempo ni dueños vuelan libres sobre las alas de la infancia y los recuerdos. Circundando el bosque de eucaliptos y la casa del cerro con canal y álamos donde jugaron y soñaron mis ilusos sueños. Sollozando, apenados, pequeños dos diamantes mis ojos soñadores opacados por melancolía por mi infantil fatiga… Mis pequeños sueños volaron, viajaron buscando una salida cierta entre tanta confusión. Huyendo a un quimérico mundo que crearon tiernamente con hombrecitos de plasticina y mucha imaginación…

24


CHUBASCOS AL ATARDECER

Se desliza el agua por la ventana incipientes chubascos al atardecer se desliza el agua por la campana que repica al atardecer… Cae la lluvia por los remedos de nuestras existencias del poeta que escribe al atardecer de la mujer que no para de tejer. Se desliza el agua por los cobertizos se desliza por las tejas por los extremos de las pasadizos por los silencios de las casas. En el receptor radial anuncian chubascos al atardecer y en todos los rincones del jardín ya comienza a oscurecer. Una mujer despintada y cotidiana borda todas las horas y va enhebrando los matices los distintos matices de su vida… El poeta sigue delineando su vida el gato le ronronea en su falda mientras los chubascos no cesar de caer al atardecer…

25


DEJAN NIEVES EN EL PELO

Los largos sufrimientos dejan nieves en el pelo y solo sonreímos de vez en cuando cuando nos sacamos el velo. A veces sufrimos porque queremos y nos echamos a sufrir y nos echamos a morir y luego renacemos… Desde nuestro nacimiento ya nos acompaña el sufrimiento se va haciendo tan extenso que a veces nos lleva a morir. De vez en cuando lanzamos una carcajada al viento de vez en cuando lanzamos un quejido al viento… A veces maldecimos al tiempo y a nuestro largo sufrimiento y tratamos de enmascararlo desde nuestro nacimiento. Por solo algunas horas los espantamos durmiendo y soñando con amaneceres sin más lágrimas e ilusorios nos vamos despertando… Los largos sufrimientos dejan nieve en el pelo y sobre nuestras sienes pensamientos y añoramos recuerdos.

26


27


28


EL ANDARIEGO

A la vera del pedregoso camino descansa su andar, su destino el joven y el viejo andariego descansa su andar peregrino. Entre sus harapos va su dignidad lleva la cruz de su destino el solo va por los caminos sin odio ni maldad. En una choza abandonada pernocta el andariego con su sueño y sin más nada buscando un poco de sosiego. Se despierta por la mañana para él todo sigue igual y a la próxima mañana todo seguirá igual… Emprende rumbo al norte con su mochila de ilusión en ese árido horizonte buscara migas de comprensión. Por los pasos y los pueblos se aprecia el andariego con su pobreza y sus recuerdos buscando un poco de sosiego.

Andariego de paso por Cabildo (2009)

29


TARDE DE DOMINGO Tarde de domingo de un domingo cualquiera en la tarde transmiten un partido del fútbol de primera. Ya ha terminado la misa dominguera los árboles, las aves y los parques se van vistiendo de primavera sea en Cabildo o en Pirque. Los niños juegan una pichanga los evangélicos alaban y cantan en las ferias se vende a ganga los pájaros descansan y trinan. El organillero de música y colorido a la tarde dominical de las calles y el parque florido con su aire pintoresco y tradicional. Hoy es domingo y se casan los gringos con Juan y Pilón me lo dijo don Ramón. Es tarde de domingo de un domingo más a si como un año más ya es casi noche de domingo. Mañana será otro día hay que sacar la basura pues es lunes y es monotonía hay que andar con lentura… Revisar los resultados de los juegos de azar algunos vuelven a laburar al colegio y los zapatos lustrados. Y yo solo vuelvo a añorar mi larga siesta dominical que es sagrada y especial en mi casa y en todo lugar… 30


LAS ANIMITAS

Blancas y salientes casitas a la vera del camino cuando pases peregrino ora por las animitas. Conmemoran y recuerdan personas muertas trågicamente indican el sitio del accidente sus espíritus velan. Cruces, figuras iconoclastas fotos, flores, velas, estampas orlan las silentes animitas para no estar tan solitas. Se detienen los viajeros a rezar por las animitas por las almas que partieron su rumbo tempranero. Ellas nos recuerdan es mejor perder un minuto es esta vida que la vida en un minuto‌

31


Castillo abandonado en la localidad de La Vega, comuna de Cabildo

32


DANZA GITANA

En medio de la fiesta danza la bella gitana su carpa engalanada su espĂ­ritu despierta. En plena noche se oye el rĂ­o cantar junto a la gitana danzar blanca perla de la noche. Celebra toda la tribu las nupcias de la gitana resuena una campana las estrellas le hacen ronda. Destilan el vino y cocimiento esta dichosa y lozana la joven y bella paisana se armo el casamiento. La colorida carpa reluciente tras el casorio de la gitana con su joven paisa pretendiente brillo la luna y la fontana.

33


34


A LA TETERA

Regordeta locomotora de aluminio o enlozada vas por las parillas de la cocina. Enrielas echando humo y vapor por las mañanas y a toda hora. Al mediodía a la hora de once y por la noche tu poto se calienta Y vas mugiendo y vas silbando como locomotora o toro bravío. Cuando el agua esta hervida tú silbas das chillidos y viertes burbujas y humo. Avisas por tu pico erguido y a tomar once se ha dicho con te y picarones fiel compañera de la cocina doña tetera.

35


36


EL CORTEJO

El día quiso llorar al ver el cortejo por las calles avanzar con su pálido reflejo. Algunas personas seguían la carroza un par de perros seguían la carroza. El viento y las hojas seguían la carroza los pájaros y el silencio seguían la carroza. Al pasar el cortejo todos se persignaban decía el señor Melgarejo mientras el sombrero se quitaba. Que en paz descansa la delantera nos lleva la muerte a todos alcanza igual que a Adán y Eva…

37


FLOR DEL AROMO

Pendes de retamas de espinas verdes de espinas blancas con todo el amarillo.

En plumillas en redondez pequeĂąo membrillo novio del aroma.

Vestido de helio desafiando al viento dando tu bienvenida a la luenga avenida.

Perfumes de polen los viajes de las abejas ellas portan bajo sus alas tu color matutino.

Expandes tu frescura por las calles aùejas esparces tu ternura borras sus tristezas‌

38


LA TAZA DE TE

En el mantel de popelina un par de tazas de te en la casa de Angelina donde nace el variette.

Vivimos momentos agradables en torno a esta bebida sus sabores son reconfortables para amenizar la vida.

A la hora de la once nunca ha de faltar el pan y el te son siempre familiar.

Desde tierras asiáticas a las mesas de todo el mundo para alegrar las pláticas cuando se pone uno gemebundo.

Me declaro un fanático de la teína y también un fanático de la casa de la Angelina.

39


EL CIRCO

Hoy les voy a presentar un circo muy particular el del payaso periquito muy triste y solito. Era un circo pobre y de escuálido espectáculo un par de perritos futbolistas uno de trapecista. Un solo malabarista una mujer odalisca y el propio y único payaso periquito. La carpa no era muy grande pero si el calor humano eran todos muy unidos como un hermano. Terminada la función al payaso periquito se le hacia un nudo en la garganta y el corazón. Eran penas de amor y penas de la vida más con su sonrisa mejor enfrentaba la vida…

40


MI BOCA LOCA Mi boca loca a la tuya pide clemencia para no caer en demencia si tu besar no me toca. Para desatar el nudo de mi extraña existencia solo te pido paciencia para verme desnudo. Entre mis remedos de romántico seductor solo soy el conductor de mis ocultos miedos. Me falta bastante trecho para sumirme un día en la suave melodía del arrullo de tu pecho. Alcanzar tu aura quisiera tu dulce voz de querubines y tus azules clarines como quisiera, como quisiera. Ave blanca, grácil, delicada eres en mi pequeño mundo donde a veces me hundo mi fénix constelada. Socorro, auxilio te grito desde mi ventana cuando gris es mi mañana y la de mi autoexilio… Porque fácilmente me recuesto, me deprimo si verte un día suprimo te lo digo realmente. Ya sabes cual es mi remedio son tus besos vida mía es tu cuerpo alma mía para salir de mi tedio…

41


EL LIBRO ABIERTO

Dejare el libro abierto a la voz de los pájaros descendiendo de los cipreses borrando con sus vuelos las lágrimas del cielo. El libro y los pájaros están abiertos a que pase la sangre de los milenios escrita con sangre. Todo lo inasible, lo inaudible lo transportan en sus alas ellos ya han sondeado desde hace millones de años lo que los hombres han taladrado. Si las aves poseen aire y los hombres poseen la tierra por que no se alían entonces y terminan de escribir la historia sobre el gran libro abierto… El que silencioso resguardara sus blancas memorias y la tinta roja de sus palabras y sus verdes teoremas sobre la copa de los árboles…

42


POR UN AMOR INAMADO Anoche medio dormido en un sueño de amatistas y rosas fui recordando los ojos tan enigmáticos de tu mirada. A mis esmirriados ojos mujer de largos silencios entrañable hermosa tan enamorada. Mujer que tanto extrañe y más no pude llegar si quiera solo una vez amar en esas idas jornadas. Me dormí entre nubes marrones y un mar color conchovino mis penas no pude consolar ya bien adormecido… Sigue el recuerdo de aquel lugar rondando mi desvarío y soledad donde esos ojos tuyos me quisieron algo hablar. Se impregnaron en mis mejillas las interpretaciones de las olas cuando me quede a solas sin tus lejanas comisuras. Un rictus de viento y de sal en nuestros labios que se comenzaron a acercar y a la vez a alejar… Como las aves migratorias se alejan del mar largamente sin saber si un día volverán a entregarse por igual. Así se fueron un día y para siempre tus ojos, tus labios entre sus alas y las olas del mar… 43


LA PAZ DE ESE LUGAR

44


LA PAZ DE ESE LUGAR

Divina paz que estas en el cementerio donde la mano rapaz no puede tocar su misterio.

Es por eso peregrino hermano esta vida es como un sueño pero no se pasa en vano y nadie de nadie es dueño.

Bendita comunión la que hay entre los muertos esperando su resurrección de paz cubiertos.

Somos trashumantes viajando en el tiempo por la vida caminantes por la muerte el destiempo.

Una inmaculada aurora vela sus sueños eternos la más blanca de la flora con sus arrullos tiernos.

Nuestra existencia es tan breve y deleznable ya sin la inocencia de la infancia infatigable.

La noche inconmensurable cae con su mano silencioso sobre el campo santo perpetuable del descanso sempiterno, preciosos.

Es por eso hermano peregrino desde el instante de nacer tenemos un seguro destino un día tener que fenecer.

Allí se respira el aire puro de la brisa de la tranquilidad es el aposento más seguro del ser en su final fragilidad.

Somos de transitar pasajero en esta vida terrenal mi hermano viajero a la vida celestial.

En la bóveda o el panteón o bajo la húmeda tierra reposa el latir del corazón donde el cuerpo se entierra. Ese frío nicho de cemento donde un ser yace dentro no será más impedimento en el gran día del reencuentro. El alma se va a lo arcano a lo infinito y celestial el cuerpo lo consume el gusano en lo infinito y terrenal.

45


RECUERDOS DE INFANCIA

Dejaré mi historia en el lápiz y el papel y mi fecunda memoria en mi primer cascabel. Dejaré dormida mi infancia en mi primera cuna en el jardín su fragancia sobre su mimbre la luna. Mis primeros zapatos de charol de color azul merino que olvide bajo el farol del balneario algarrobito. Dejaré las caricias de mi madre consuelo de mis tristezas tras la reprimendas de mi padre en mis horas traviesas. Mi corral de madera donde jugaba solitario la tibia mamadera acompañándome a diario. Dejare tantos recuerdos en la estación ferruginosa que si un día lo pierdo será mi vida espinosa. Desde el suelo paipotino tantas gentes conocí hasta el suelo rancagüino y el liguano donde nací. Son estas mis evocaciones de una etapa inolvidable de inocencia en las acciones fugaz y mudable… 46


EN TUS OJOS VIOLETA

En tus ojos violeta puedo ver la melancolía tras los pasos de tu silueta con su triste melodía. El tiempo es draconiano y tu lo sabes bien tu rostro ya no es lozano como lo era el día de ayer. Te haz vuelto rozagante en tus años mayores pero sigues vistiendo elegante como visten los ruiseñores. Tus manos turulatas ya peinan tus cabellos y ya no abordan esas batas de trevira ni destellos. Hoy tu cuerpo desmedrado se consume en el esplín solo el dulzor almendrado te sostiene hasta el fin…

47


COTIDIANOS TESOROS

Sobre mi mesa colmada la taza de negro te y pan amasado con pate. Encima de mi velador no falta el calor de una lata de ungĂźento y la palabra del Nuevo Testamento. Sobre mi cama siempre hay una almohada una roja cubrecama mi lectura acostumbrada. Es mi librero son indispensables la, Historia Sagrada y Universal y la poesĂ­a de autores admirables. En mi alacena no puede faltar el pan, el te, el azĂşcar y la sal para la vida disfrutar con sus cotidianos tesoros.

48


POSEE TODO EL AMANECER

Tras La verja ese hermoso jardín donde en la tarde se conversa para espantar el esplín. En la entrada de la casa se impone un rododendro persona que pasa lo confunde con filodendro. Mi hogar es sencillo pero abundante en recuerdos en amistad y cariño que nunca los pierdo. Por un costado corre un hilo de agua por el otro lado crece una patagua. En el fondo del patio un sauce llora sus penas regando con su rocío las dalias y las azucenas. Bajo la sombra del viejo limosnero duerme mi perro hasta que mi voz lo nombra. En mi pequeño horizonte los pájaros picotean las mañanas y cantan por las tardes antes de volver al monte. Así es mi lar como pueden ver no es grande como hangar pero posee todo el amanecer. La casa es chica más su corazón es grande en calor es rica y mi alma la expande. 49


CAFÉ CON LECHE

Sobre el blanco mantel una taza de café con leche la blanca luna y la noche el frío y un trozo de pastel. Entre un sorbo y otro voy paliando ese frío en mi rincón sombrío entre un sorbo y otro.

Entre la espuma y el humo desprendiéndose de la taza volatizándose por la casa esta soledad asumo. Solo en este instante se confunde la espuma con la fría bruma de la noche musitante. La vida de noche y día es una caja de Pandora es precisamente ahora café con leche y melacolía…

50


EL GATO ROMANO

No es mío ni de mi hermano se pasea por el barrio y se recuesta sobre la radio el gato romano. Por las tardes es una sombra en su triste desvarío contonea su pelaje umbrío y se hecha sobre la alfombra. Salido de algún erial con sus pulgas inseparables nos hace más pasables las inciertas horas de este sitial… Se le ve capturando algún ratón desprevenido y luego dando un maullido llenito estirándose y bostezando. Tiene un amigo llamado Ismael a quien acompaña a juntar cartones entre los basurales y los ratones para más tarde jugar con el. Ambos tienen cosas en común van por el mundo acomodando el hambre y la miseria de vez en cuando en un vació tarro de atún…

51


DEL JARDIN CROMATICA

Al son de clarines de un diáfano cielo desciende de tu pelo un tono de esmaltines. Un sol sin confín una mariposa acrobática son rosa acromática instalada en tu jardín. A tu derredor hay paz de serafines enarbolar de volantines la brisa de tu prendedor. Abanicas tu donaire la hermosura de tus rosas con las alas de las mariposas haces tuyo todo el aire. Un ramillete de flores dejare sobre tu cama será de mi pecho la llama de ardor y de colores. Este sentir no es juego si te vas con el viento algo me oprime ya siento no te alejes te ruego.

52


EN EL TABLERO DE LA VIDA

No soy más que peón en el tablero de la vida buscando una salida a esta endógena depresión.

Con poca chispa, con poca prenda ingobernable sin una reina que me ame que me peina o me adorne una nueva senda.

Todo es blanco y negro es complejo es absurdo cuando un día me aturdo o al otro me desintegro.

Y que puedo hoy hacer en este tablero de la vida si sigo en oscura guarida esperando un albinegro amanecer.

Casi como circundando en este grisáceo sentimiento permanente lo presiento sumido en este cuadro.

Si no poseo la clave ni el poder ni la estrategia solo puedo crear una elegía y se ha extraviado mi llave.

Sin mover ninguna pieza por no querer por no saber moverme de mi tristeza.

Mi caballo de nube marfil se ha ido más allá de mi torre tras locuaz sueño corre y corre junto con el rey y el alfil…

Seguiré así no se hasta cuando invariable, solitario, relativo como un punto suspensivo sin autocontrol ni mando

Hoy mi andar es más flexible es igual en blanco y negro solitario, salvaje cual onagro y sigue siendo hipersensible.

53


SOBRE LA CAMA Y LA MESA

Un runruneo de estrellas taciturnas sobre las cuatro patas de mi cama como zumbido de abejas nocturnas en los bolsillos de mi pijama. Con cuatro tablas viejas fue confeccionada mi mesa de color de arenas y almejas y de pálida soledad que pesa. Cuatro patas tiene mi mesa adornada de figuras de yeso y madera de vidrio, plástico y porcelana japonesa de nácar marino y de sarro de tetera. Sobre el colchón de mi cama puse cuatro sueños cardinales fuego, mar, aire y retama entre mis flores de cardenales. Cada noche mi almohada se ciñe su corona de cuatro reinos siderales donde mi tenaz insomnio de desmorona junto con mis ojeras lagrimales. Cuatro pétalos tienen mi última rosa adornando el empolvado velador se parece mucho a mi mustia prosa y al solitario espejo del tocador…

54


LA CASA DE LOS RELOJES

En esa antigua casa habían relojes por todas partes de velador, de arena, colgantes parecía una tienda de relojes suizos tal vez era una familia de coleccionistas y todos andaban a la hora precisa. Al mediodía y a la medianoche salían los pajaritos dando su cucu-cucu y la cenicienta paraba allí su coche para volver a su vida rutinaria en la casa de los relojes donde todos ya durmiendo se veía tan solitaria… Todas las horas tenían su nombre la hora de dormir, la de despertar, la de desayunar, la de almorzar, la de tomar onces y así sucesivamente era la antigua casa de los relojes donde usted el horario que quiere escoge…

55


SOBRE EL JARDIN

Una luna sobre el jardín es como una perla en el mar llevándose con su luz el esplín que antes cubrió aquel lugar… Ese lucero encima de los prados en la infinita luz del rosal es el farol de los enamorados es el blanco canto de un zorzal. El clarear de la luna inunda ese bello verdor como cuando sin demora abunda en sus flores el amor. Se va haciendo meneos prístina la luz despidiéndose del día va apareciendo la silueta vespertina del crepúsculo y su melancolía… Ese mar de doradas espigas entibia los febriles idilios esos romances sin ortigas tan tiernos como lirios. Una plateada luna mece a las dormidas flores como la rueda de la fortuna mece a los amores.

56


EL VELADOR

Ese mueble barnizado de caoba y de silencio mis sueños a velado entre polvo y silencio.

Puse sobre su cubierta una lámpara verde Un Nuevo Testamento y una foto de mi madre.

Un par de crucifijos algunas caracolas un luminoso San Miguel de arcángel y el sonido de las olas…

Un popurrí de flores secas y un vaso con agua para mis noches resecas que siempre me acompañan.

Las ganas de verlo al despertar cada mañana al igual que un libro tenerlo junto a mí y a mi cama.

Bajo sus cuatro patas puse mis chalupas junto a mis caminatas y a otros recuerdos…

57


58


59


60


EN SU CANTO

En el precioso canto de aquella ave lira afina el aire sus azules y perennes dianas y mi alma delira.

En la tersa y blanca rosa que el impenitente invierno a su raudo paso deshoja mi espíritu suspira aunque le quede solo una hoja.

Si el impetuoso viento torse las retamas donde se posa el ave a cantar para aliviar las almas humanas ¡Oh Señor cuando nos volverán a alegrar!

Si el temporal arrasa con el nido y con el rosal tendremos que esperar una nueva primavera para volver a soñar…

61


62

Los Arboles también lloran  

Podrán encontrar entre sus páginas variados temas tales como; la vida, la muerte, la naturaleza, la cotidianeidad, el amor, entre otros. Son...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you