Issuu on Google+

LOS GERENTES EN COMPARACIÓN CON LOS LÍDERES Empecemos por aclarar la diferencia entre un gerente y un líder.  Los autores  con frecuencia usan los dos términos indistintamente, pero éstos no siempre  son iguales. Los gerentes son nombrados.   Gozan de un poder legítimo que les permite  premiar y sancionar.   Su capacidad para influir está basada en la autoridad  formal   inherente   a   sus   puestos.     Por   otra   parte,   los   líderes   pueden   ser  nombrados o surgir del interior de un grupo.  Los líderes son capaces de influir  en   otros   para   que,   con   sus   acciones,   lleguen   más   allá   de   lo   que   dicta   la  autoridad   formal.     ¿Todos   los   gerentes   deberían   ser   líderes?   O,   por   el  contrario, ¿todos los líderes deberían ser gerentes? Como hasta ahora nadie  ha podido demostrar, mediante investigaciones o argumentos lógicos, que la  capacidad   de   liderazgo   es   una   ventaja   para   un   gerente,   cabe   decir   que  idealmente, todos los gerentes deberían ser líderes.  Sin embargo, no siempre  todos  los líderes  tiene   capacidad   para   otras funciones  administrativas  y  por  consiguiente, no todos deben ocupar puestos administrativos.  El hecho de que  una persona pueda influir en otras no quiere decir que también sea capaz de  planificar, organizar y controlar.   Considerando que (sólo en un plano ideal)  todos   los   gerentes   deberían   ser   líderes,   podremos   profundizar   en   el   tema  desde la perspectiva de la administración.   Así pues, entenderemos que los  líderes   son   las   personas   capaces   de   influir   en   otros   y   que   tiene   autoridad  administrativa. LAS TEORÍAS DE LOS RASGOS DEL LIDERAZGO Pregunte a cualquiera en la calle qué le viene a la mente cuando piensa en un  líder.   Seguramente obtendrá una lista de cualidades tales como inteligencia,  carisma, carácter decidió, entusiasmo, fuerza, valentía, integridad y confianza  en   sí mismo.    Estas respuestas  representan,  en   esencia,  las  teorías de   los  rasgos del liderazgo.   Esta búsqueda de los rasgos o las características que  distinguen   a   los   líderes   de   quienes   no   lo   son,   realizada   de   forma   más  sofisticada   que   nuestra   encuesta   callejera,   predominó   en   las   primeras  investigaciones del estudio sobre liderazgo. ¿Podemos   aislar   una   o   varios   rasgos   de   las   personas   que,   en   general,  reconocimos como líderes y que no los tienen las personas que no son líderes?  Tal   vez   estemos   de   acuerdo   en   que   estas   personas   se   ciñen   a   nuestra  definición de líder, pero también tienen características enteramente distintas.  Si el concepto de los rasgos fuera válido, entonces todos los líderes tendrían  determinadas características. Las   investigaciones   que   buscan   aislar   estos   rasos   llegaron   a   una   serie   de   callejones sin salida.  Los intentos no pudieron identificar un conjunto de rasgos  que   distinguieran   siempre   a   los   líderes   de   sus   seguidores,   y   a   los   buenos  líderes de los malos.  Quizás era demasiado optimista pensar que un conjunto 


de   rasgos   de   la   personalidad,   consistentes   y   únicos,   se   pudiera   aplicar   en  general a todos los líderes eficaces. No obstante, los intentos por identificar los rasgos que consistentemente van  unidos al liderazgo han corrido con mejor suerte.  Seis de los rasgos que hacen  que los líderes sean diferentes de los no líderes son:  el ímpetu, el afán por ser  líder, la honradez y la integridad, la confianza en sí mismo, la inteligencia y los  conocimientos relativos al trabajo. Sin embargo éstos no constituyen una explicación suficiente del liderazgo.  Las  explicaciones que se basan exclusivamente en los rasgos no toman en cuenta  los   factores   situacionales.     El   hecho   de   que   uno   persona   tenga   los   rasgos  adecuados   sólo   aumenta   la   probabilidad   de   que   sea   un   buen   líder.     Pero,  además, tendrá que tomar las medidas correctas y, lo que es adecuado para  una   situación   no   siempre   lo   es   también   para   otra.     Así   pues,     las  investigaciones acerca del liderazgo, desde finales de la década de 1940 hasta  mediados   de  la   de   1960,   se   centraron   en   los   tipos   de  comportamiento   que  preferían observar los líderes. IMPETU:   Los   líderes   siempre   hacen   un   gran   esfuerzo.     Tiene   un   deseo  relativamente grande de obtener, logros, son ambiciosos, tiene mucha energía,  son incansables y persistentes en sus actividades y tiene iniciativa. DESEO DE SER LÍDER: Los líderes tienen un fuerte deseo de influir en otros y  liderarlos.  Manifiestan una clara disposición a aceptar responsabilidad. HONRADEZ E INTEGRIDAD: Los líderes establecen relaciones de confianza  entre ellos y sus seguidores porque dicen la verdad, no engañan y demuestran  gran congruencia entre lo que hacen y lo que dicen. CONFIANZA EN SI MISMO.  Los seguidores buscan que sus líderes no duden  de   sí   mismos.     Por   consiguiente,   los   líderes   deben   exhibir   confianza   en   sí  mismos para convencer a sus seguidores de que las metas y las decisiones  son correctas. INTELIGENCIA.     Los   líderes   deben   ser   lo   bastante   inteligentes   como   para  reunir, resumir e interpretar cantidades colosales de información y también para  crear visiones, resolver problemas y tomar decisiones correctas. CONOCIMIENTOS RELATIVOS AL TRABAJO.  Los buenos líderes tienen gran  conocimiento   de   la   compañía,   la   industria   y   los   aspectos   técnicos.     Sus  conocimientos   profundos   les   permiten   tomar   decisiones   bien   informadas   y  entender las repercusiones.


Los Gerentes en comparación con los líderes