Page 1


1


2


3


4


5


EDITORIAL BALAM 6


Edici贸n: Primera 2014 Texto original en espa帽ol. Producci贸n: Editorial Balam Autor: Lourdes Becerril Lammoglia Derechos reservados: M茅xico. D.F 2014

7


8


9


LA HORA ESPERADA

E

l día había llegado; no era un día cualquiera, el sol estaba más brilloso que de costumbre y el ambiente de la habitación no era el que se lograba percibir todo el tiempo. Sintió un escalofrío por todo su cuerpo, desde la cabeza hasta la punta de los pies, Adela no podía creer que la espera tan larga de tantos y tantos años por fin había terminado. A las 9:15 de la mañana sentada en la esquina de su cama, con las cobijas completamente revueltas por una noche llena de exaltación, nervios y sobre todo ansiedad del día ya llegado, recién despierta y sintiendo con un calor profundo como los que suele haber en verano. Adela decidió levantarse de la cama y caminar como lo hacía cotidianamente al despertar al secreter con espejo que estaba en la esquina de la habitación que había pertenecido a ella por tantos años. Se sentó en la silla blanca de tapiz color verde y pensó que probablemente esa era la última vez que despertaría en esa habitación y sobre todo en esa casa, Adela sintió un nudo enorme en la garganta, de esos que son muy difíciles de deshacer. Todos los recuerdos de su niñez, regaños, alegrías, tristezas, castigos y travesuras parecían haber sido hace muy poco; ≤¿Cómo pasa tan rápido el tiempo?≥ se preguntaba al mismo tiempo que se veía en ese enorme espejo que ella conocía a la perfección.

10


Adela escuchó tres golpes muy fuertes y pesados en la puerta de madera de roble de la habitación acompañados con unos gritos de emoción y alegría. ≤¡Adela, Adela, Adela!≥; en ese instante los recuerdos y las emociones a flor de piel se desvanecieron dando la impresión de que nunca existieron realmente. ≤Si, pasa madre≥ contestó la muchacha; la madre, una señora de sesenta y cinco años de edad con el cabello bastante corto y caneado de estatura muy pequeña y un gran peso entró a la habitación trastornando toda la serenidad que existía dentro de la recámara en esos momentos. Adela vio el reflejo de su madre en el espejo diciendo ≤Niña ya es muy tarde, te tienes que empezar a arreglar≥, al escuchar esto Adela volteo a ver el pequeño reloj que colgaba de una de las paredes que estaba pegada a la ventana y cayó en cuenta que solo faltaban cinco horas para el gran evento y esto causo en Adela sentimientos de emoción, alegría y entusiasmo. ≤La que te va a maquillar y peinar llega a las diez así que ya es momento de que te bañes, el tiempo se nos está viniendo encima Adela.≥ le dijo su madre. Adela entró en el baño para ducharse, abrió las llaves de plata de la tina blanca que se encuentra en el baño, se quitó la ropa y entró a la tina, así es como empezaron los preparativos de ese día tan importante. Al llegar a la casa la persona encargada de arreglar a Adela empezó de inmediato con los preparativos, sentó a Adela en la misma silla blanca de tapiz verde de la habitación y comenzó a hacer su trabajo, después de dos largas horas de espera Adela se pudo ver en el gran espejo del secreter, no lo podía creer, nunca se había visto tan natural, feliz y hermosa; lo que sentía en su interior se reflejaba a la perfección en esa cara conocida de una mujer de veinticinco años que estaba viviendo el día más perfecto de su vida.

11


≤Muchas gracias, de verdad este peinado que acabas de hacer es exactamente como lo he imaginado en mi cabeza por tantos y tantos años.≥ exclamo Adela; era el momento exacto para estrenar ese hermoso vestido color blanco como la nieve que había soñado tanto tiempo para ponerse, este era tan majestuoso que su madre y criada tuvieron que ayudar a ponérselo. Adela al ver la faz de orgullo en su madre sintió una nostalgia que nunca había estado involucrada en su relación (que siempre fue un poco conflictiva); ≤Te ves hermosa Adela, siempre soñé con este momento y realmente es impresionante como todo es demasiado parecido, me gustaría poder quedarme así toda una eternidad pero me bastará con recordarlo muy claramente el resto de mi vida pero por ahora, ya es momento de irnos a la ceremonia que será la más importante en la vida de mi hija.≥, dijo su madre. Al subir al coche blanco clásico que había pertenecido mucho tiempo a su familia, Adela sintió una alegría estremecedora al pensar que ya faltaba menos de una hora para la gran celebración, el trayecto aunque fue muy corto, para Adela daba la impresión de que no era de esta manera; llegando a la Iglesia Adela se bajó del coche y se percató de toda la gente que había sido invitada a su ceremonia, familiares, amigos, compañeros de trabajo y conocidos, todos vestidos galantemente y unidos ese día por el mismo propósito, celebrar a Adela y Jorge en matrimonio. Al ver la puerta de madera en la entrada de la iglesia estilo barroco construida por franciscanos en el Siglo XV, su mirada encontró al otro personaje que cambiaría su vida por completo ese día junto con Adela; Jorge, el hombre que estaba esperándola en el altar, estaba vestido con un smoquin, portaba unos zapatos extremadamente bien lustrados y un peinado espectacular.

12


Empezó a sonar la música para que Adela entrara por fin a la iglesia, nunca había sentido tanta emoción y al mismo tiempo tanto miedo por algo en toda su vida, al entrar a la iglesia y caminar por ese pasillo de alfombra roja, viendo a todas las personas invitadas solo podía sentir felicidad; al llegar al lado de Jorge lo miró fijamente y le sonrió, al parecer Adela no podía dejar de observarlo detenidamente mientras el le sonreía al mismo tiempo haciéndole saber y dejándole muy en claro solo con esa sonrisa que los días venideros en los cuales estando juntos serían los mejores de toda sus vidas. El padre comenzó la ceremonia, pasaron algunos minutos, Adela y Jorge al pasar este tiempo ya estaban mucho más tranquilos porque la emoción ya estaba mas enfocada en la ceremonia que en la situación, el sacerdote les explico todo lo que conlleva el contraer matrimonio y vivir una vida en pareja, después de unos 40 minutos el sacerdote hizo la pregunta y por fin se escucharon las palabras esperadas por Adela todo el día; ≤¡Si, acepto!≥. Jorge y Adela caminaron hacia la puerta de madera de la mano y con una sonrisa que al parecer ya no cabía de lo grande que era en sus rostros. Saliendo de la iglesia, todos los amigos, familiares y gente invitada los felicitaron por haber entrelazado sus vidas para siempre, al terminar las felicitaciones Adela y Jorge se subieron al coche blanco, el mismo que llevó a Adela a la ceremonia y llegaron al lugar donde se festejaría la ceremonia.

13


La hora esperada  

tarea lou :)

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you