Page 1


LOS POETAS Y LAS LETRAS - SUMARIO

Los Poetas y las Letras

Equipo de redacción:  Amparo Andrés   Francis Parado     Elizabeth Rozas   Godofredo  García   Roberto Menéndez   

Nº 2 abril 

 

Diseño portada:   Susana Parado 

Maquetación:   Amparo Andrés 

Sumario

 Prólogo:     

Amparo Andrés 

 La página de…   

Elizabeth Rozas   

Poesía:    Andrés, Amparo     Chapana, Jorge  Galobart Lluís   García Agüero, José   García, Godofredo  González Luján, Margarita  González, Nelli Edith  Herrero, Raquel  Ibarra, Marisol  Maier, Christian  Melero, Julián   Noriega Montoya, Carmen  Puchol, Vicente  Rivasplata, Julio  Romero, Francisco  Royuela, Antonio José   Rozas, Elizabeth  

Relatos Andrés, Amparo     Maier, Christian     Noriega Montoya, Carmen     Parado, Francis     Puchol, Vicente           Rivasplata, Julio           Romero, Francisco

Haikus       

Ceja, Rod   González Luján, Margarita   Puchol, Vicente   Romero, Francisco


LA CASA DE LOS POETAS- PROLOGO

        Estimados amigos,     Me  complace  gratamente  contaros  que  después  del  éxito  de  la  primera  revista,  con  más  de  300  visitas  al  blog  de  la  Casa  y  18  seguidores,  llega  este  segundo número con una nueva sección “la página de…”, donde cada mes un  autor  diferente  de  la  Casa  podrá  contarnos  sobre  sí  mismo  o  sobre  aquello  que  considere  oportuno  para  que  todos  podamos  conocernos  mejor.  Este  primer  mes  comenzamos  con  Elizabeth,  una  de  las  moderadoras  más  veteranas  y  que  siempre  ha  apoyado  la  labor  de  esta  Casa  con  su  profesionalidad  y  su  trabajo;  por  ello  pensamos  que  ella  ha  de  ser  la  que  ponga  este  primer  granito  de  arena  para  hacer  de  esta  revista  sencilla  algo  cercano  donde  poder  sentirnos  reflejados  e  identificados  con  las  letras  de  cada uno de nosotros. A ella, pues, va dedicada la página de este mes. Tras su  página vendrá la selección de poemas y relatos publicados en la Casa durante  el  mes  de  marzo,  que  han  sobrepasado  nuestras  expectativas,  con  la  incorporación  de  nuevos  miembros  a  nuestras  filas  y  la  publicación  de  numerosos  poemas  y  relatos,  consolidando  así  esta  nueva  iniciativa  como  toda una promesa de futuro por delante. Que lo disfruten.    Amparo Andrés. 


LA CASA DE LOS POETAS

LA PAGINA DE …    ELIZABETH ROZAS LIZAMA    ‐CHILE‐ 


LA CASA DE LOS POETAS Soy Elizabeth.    Soy Elizabeth no soy poeta sólo me gusta escribir lo que siento cada día,  cosas simples, sueños alegrías, penas, recuerdos sólo eso.  Soy nacida en el sur de Chile orgullosa de mis orígenes Mapuches de estas  tierras.  Mi vida no ha sido toda miel si con muchas más penas que alegrías mi padre  un hombre autoritario, machista, alcohólico, trabajador que aunque fue  mucho el dolor que nos causo nos dio lo más grande que tenemos que es la  educación aunque extrañe una caricia y la tuve pero ya era demasiado tarde  fue en los momentos en que su vida ya se iba envuelto en sabanas blancas en  la uci de un hospital sólo allí pude decir te amo y pude recibir sus caricias. Si  lo necesite pero estaba ella la más bella de todas mi Madre que con su amor  nos formo y nos dio lo más grande que es el Amor, soy como ella nos formo y  hoy que no está a mi lado puedo aún cerrar los ojos y sentir su amor, aunque  aún la extraño y mi duelo no ha terminado. Es a ella a quien dedico esto que  escribo con el más grande amor, fue mi roble es cierto como yo quiero serlo  para mis hijos y si como yo se lo digo a ella espero que mis hijos lo hagan  conmigo algún día, Mamá misión cumplida el roble sigue en pie.  No te olvido.    Hace ya muchos años que te perdí  por el camino y me duele que ya casi no lo sienta.  Me he acostumbrado a tu ausencia y a no sentirte  pero aun te siento y te imagino   regañando porque no me levantaba  Me he acostumbrado también a mi infinita soledad   y a no esperarte, aunque aun me despierto   cuando escucho la puerta cerrarse,   soñando que vienes con esa canción   para despertarme y tirarme  la ropa  de cama para atrás.  Mentira! me sigue doliendo… pero ahora el llanto es silencioso.   Tal vez ya es resignación,   como se hace con cualquier proceso de duelo.  Pienso en estos días que se acercan y me da miedo   sentir tu ausencia y no verte sentada a la mesa  y no poderte abrazar.  Y solo la esperanza de que algún día  me sostengas y pueda sentir tus brazos Madre mía,   porque estoy segura de que, tal vez a la vuelta de la esquina,   estas tú esperando para que yo pueda entrar.  Eyina. 


LA CASA DE LOS POETAS

POEMAS


Amparo Andrés - Poetisa

AMPARO ANDRÉS  ‐ESPAÑA‐  


Amparo Andrés - Poetisa  

SUSURROS     Quiero escribir un poema suave  que no hable de amor,  que no esconda los días bajo la alfombra  ni ensalce las metáforas vacías  de las noches sin inspiración.    Quiero escribir un poema  que no hable de ti ni de mí   que no mire al cielo ni se conforme  con la humedad de los sótanos.     Quiero escribir de las horas solitarias  en las que me queman los pensamientos   entre susurros que me gritan tu ausencia. 


Amparo Andrés - Poetisa  

ASCENDIENDO Y DESCENDIENDO      Me preguntas, me dices, me adivinas  en ese desvelo de tu ansia  escurriéndose entre ilusiones y esperanzas  que quedaron tejidas en telares de silencio.    Sueño este mar tan nuestro de soledades  proyectándonos en la luz   de nuestras almas espejo  clavándonos miradas  surgiendo de la nada  descendiendo y ascendiendo en la palabra  leve delicia de corazones. 


Jorge Chapana - Poeta

JORGE CHAPANA VÉLIZ  ‐CHILE‐          


Jorge Chapana - Poeta  

PARA TI      Al atardecer...  cuando nada ya ilumina,  cuando el sol se ha ido  ...y con él, mis amigos...    Quedo en el silencio   susurrando...  Y deseo hallar   una lágrima   que me acompañe   en la vida...    Y entre jirones,   va rozando una esperanza,  que me niegan todo aquello   que, siempre he amado...     Pero...   en un instante  te apareces...  y te meces entre olas  que te duermen...    y mis llagas  van calmando,  todo aquello  que no encuentro...  todo aquello   que no soy…    Y tus ojitos...   me han estremecido  y tu piel   me ha enseñado  que, si mi dolor   es hoy profundo  ...todo mal,  


Jorge Chapana - Poeta que pueda en mi haber;  tus caricias,   me lo habrán adormecido...    Entonces...  si mañana he de irme  por los caminos   que mi Dios   para mis pies descalzos,  ha destinado...    Llevaré entre mis huellas  la esperanza   que no estaba sólo;  Eras tú, esa luz hermosa  ...mi bien amada... 


Jorge Chapana - Poeta  

ENCUENTRO     En la lejanía de tu piel  está la esencia...  y tu razón.  Como inspiración  han llegado  a mi consciencia...    ...Y he allí mi alma;  en la quietud  de horizontes claros,  de senda labrada,  de trinos dulces;  de tu respiración...    Y...  al final de una plegaria  ...de luz que se va;  apareces y te acercas,  entre olas que te mecen  en un cielo tibio,  de brisas eternas...  a mi cuerpo.  Y eres simple...  Y eres sabia.  Y te posas en el aire,  iluminando transparencias...    Es la niebla, que se aleja,  mientras cruza el graznido,  por grietas que deja  el silencio complaciente...    ...Es el vuelo lejano,  de aquel ave perdida,  buscando paz,  en esa tarde amada;  en la esperanza 


Jorge Chapana - Poeta de arrullarse  en algún rincón del mar...    Es la mirada del que espera  encontrar... la primavera,  acariciando arenas húmedas:  en la relación de la unidad...    Es el murmullo de las aguas  y sus chispas de armonía;  todo aquello, que ilumina  esta tarde...  en que se, de tu presencia... 


Jorge Chapana - Poeta  

SENTIR O PENSAR      Si digo lo que siento,  no te miento;  lo prefiero.  Si digo lo que pienso,  podría mentirte…    Y tengo...  muchas forma de hacerlo,  pero, mi alma intercede...  al ver tus ojos,  tu sonrisa... tu mirada...  y me atrapas…  y ya no puedo hacerlo.    ¿Cómo expresar,  todo aquello que,  no es fácil, hoy...  Algo simple,  pero difícil  al sentir mis labios,  al temblar...?  Y que escapa  a tu pensamiento...  pero no a tu alma.    Y me consuelas...  y me dices que,  no importa...  pero, tu y yo...  sabemos que sí.    Cuando ya no está la luz,  Cuando, ya no florecen  los geranios...  porque debimos dejarlos...    Cuando se ha ido el aroma 


Jorge Chapana - Poeta de los hualles...  y el calor de aquel refugio...  que quedó, entre lágrimas,  entre campos eternos...  entre noches de brisas dulces.    Sólo entonces, puedo hallarte...  Aún sin verte…  y puedo sentir tu cálida voz,  que, dejando ecos de nostalgias,  van surcando todo aquello que,  es tuyo y mío...    Pero, con tus dedos,  cierras mis labios,  porque amanece...  porque nace, el canto  de lo eterno... de lo bueno...    Y me pides que mis sentidos,  graben pronto, el susurro,  de los ángeles que,  entre pinos y araucarias...  van adornando  tu alma y la mía…    Y sonríes…  Dime entonces…  ¿De qué sirve el pensamiento,  Si no cabe en nuestras almas…?  ¿De qué sirve todo aquello,  Que nos llena del metal,  Que, a veces brilla..  Si tus ojitos no sonríen,  Como antes,  Como siempre?.    He de andar por  aquellos campos estériles…  Hasta volver a tus pupilas…  Y abrazando una esperanza,  La cubriré de rosas rojas…  Que en aromas de ternuras, 


Jorge Chapana - Poeta de susurros y suspiros…  entre arroyos y mis campos…  dejaré que mis latidos,  puedan, con silencios…  entregarte algo simple…    Que ya no miente…  un corazón cansado,  de herirte, desde siempre  a tu alma dulce y bella…  Que entre lirios y copihues,  entre jazmines y alelíes,  y un girasol, entre tus deditos...  Aún me espera… 


Jorge Chapana - Poeta  

PECOSITO     Transparente y rosadito  has llegado en primavera;  rebosante y paradito,   cual si fuera una quimera...    Ingenioso y penetrante,  pensativo y preguntón...  Mil lecciones quise darte  y sólo eras juguetón...    Se aproximan los otoños  de esta vida pasajera,  y has crecido ante mis ojos;  ...ya se va la primavera.    Larguirucho, caminante;  desgarbado y cimarrón;  insaciable ante manjares,  pequeñuelo... eres varón.    Por la vida, peregrino,   aún te observo en tu pescera;  sólo vuela pecosito;  te amaré la vida entera... 


Jorge Chapana - Poeta  

TU ENCANTO      ʺ¿...Escapas a veces,  a la sinceridad...?    ¿Sabes?  Siempre digo  lo que siento...  espero no molestarte....  o ¿ Prefieres  las palabras adornadas...?    Creo que no sirvo  para ello... ʺ    Sólo puedo decir hoy....    ʺ ¿Qué hacer  pequeña dulzura  con tus ojitos?...    ¿Amarlos una eternidad  o besarlos con pétalos  de mi alma?...    O bien,    ¿ Encender una llama  con mis venas  y entregarlas  a tu imagen  para tenerla presente  en mis sentidos.... ? ʺ    .....Si la pluma  no tuviera raíces  que nacieran  en tus pupilas...   


Jorge Chapana - Poeta Luego, sería imposible  que mis dedos  guiaran el vacío...    No cabría un aliento,  ni una lágrima,  en tan poco espacio...    Luego,  es tu dulce mirar  quien provoca,  que aflore tinta  desde mi alma...  y puedan soñar  con tu pluma,  mis dedos....    Y tú silencio...  ʺQue mis sensaciones  cabalguen...  en tus sentidos  y tus vibraciones  sean más profundas...  como agua de arroyo  que baja, abrazando  piedras suaves,  por cascadas  de hermosuras nuevas...    Y he allí tu canto...  y he allí tus labios...  sonriendo...  entre tus rosadas mejillas  que causan tanta pasión  entre mis versos a tu alma....ʺ    ¿Sabes?...    Nada es tan malo...  ni nada tan ingrato,  que no puedas sentir,  ni amar, ni palpar... 


Jorge Chapana - Poeta El alma siempre está libre....  en ti y en mí....  y siempre está prisionera...  en ti y en mí...  y en los demás...    Y desde allí... aventura  pensamientos...  acciones..palabras...  sensaciones..  sentimientos...  emociones...    Y en esa aventura  loca e inmensa;  va dando vueltas  por la tierra...  y el mar...  por el cielo...  y la inmensidad  del cosmos...    Y vuelve a tí...  tímida..retraída...  ocultándose de todo...  al hogar...  al nido...  a la oscuridad....  a soñar...  a gemir...  a susurrar...  a renacer...  y luego...  nace tu canto...  mi canto...  y es dulce...  y es pasión...  y logro alcanzarte....  y me tomas....  y te amo.....    Es simple... 


Jorge Chapana - Poeta entonces; me dices:  Ha llegado  el momento  de emigrar...    Los vientos soplan  hoy distinto...  El graznido  se ha alejado...  Y tu alma,  se va escapando...    Oh!...  ¿ Era necesario  que fueras tan hermosa,  que una sola brisa  de tu aliento en mi piel...  haya permitido  que mi alma hoy  esté desolada  por tus ojitos ...  y labios tan preciosos?    ¿Sabes?...  Me gustaría  decir que....  Ojalá ...  tu mano y la mía...  algun día...  puedan ser una sola...  y que la brisa,  que roza tu ausencia  hoy...  Pueda regresar  con tu aroma y tu sonrisa ....    Ahí estaré esperando...  en el silencio  de mi alma adormecida,  por un suspiro  y tu encanto... 


Jorge Chapana - Poeta  

PASEABA POR LAS CALLES Y…      Hoy, nuevamente  desperté apurado,  como cada día...  como cada vez.  Y digo hoy…   Porque fue ayer…  En verdad, no lo sé…    Desperté recordando   que no había hecho esto  o aquello...  y ordené mis ideas...  ordené mis tiempos...  pensé en ducharme...  pensé en el tiempo  que demoraría en   hacer todo aquello...  y después,  salir de inmediato...    Tomé un pan, no lo miré  sólo le agregué algo...  no recuerdo qué.  Sólo recuerdo que lo hice   y tragué a sorbos un té frío..    Ni siquiera recuerdo si   el pan era frio o fresco...  No recuerdo si en el pasillo  alguien me saludaba...  Ni si alguien me dijo  ‐ Hola o Buenos días...  Como tampoco recuerdo   que dije, cuando alguien  llamó al celular...    Caminé rápido... 


Jorge Chapana - Poeta hablé varias veces   por celular  no recuerdo que dije,  ni con quien conversé...  sólo lo hice;   estaba apurado..    Como cada día,   como cada tarde,   como cada noche...    Recuerdo que leí   en alguna parte  que alguien necesitaba orar  por un niño... o una niña?...  pero no recuerdo  por qué había que orar...  En mi apuro oré, me recuerdo,  un padre nuestro...   pero no recordaba   algunas frases de la oración...  así es que lo dejé...   me dije...  ‐ Dios entenderá...  la intención es la que vale...  Si, Dios siempre entiende...    Así, caminé rápido,  subí al vehículo...  y me marché...   Iba a una reunión...  iba a analizar   unos problemas...  pura mierda...  pero era importante,  claro, pero no para mi...  ni para mi familia...  Pero requería   mucha concentración  de mi parte;  yo sabía decirlo mejor...  Lo hice...  lo hice bien creo... 


Jorge Chapana - Poeta muchos sonrieron...  todo quedó en calma...  como quería la empresa.  Recuerdo que,  un gerente palmoteó   mi hombro...   ‐ Bien hombre, dijo...  sabes decir las cosas...  confiábamos en ti...  Y... recuerdo que dijo  algo más.. pero,  ya no importaba...  Me habían sonreído...    Eso era lo importante...  como muchas veces...  como siempre.  Era la rutina,  ya aprendida, en años.    Luego me marché...  ya había cumplido,   daba lo mismo,   mi presencia...  en cualquier lugar,  ¿A quién le importaba?    Caminé por las calles;  un ruido ensordecedor,  por todas partes...  sólo quería sentarme...  no lo sé...  Sólo quería apoyarme   en algo o en alguien;  No lo sé...    De pronto, una banca...  era una plaza...claro  la plaza central...  aquella que,  me invitó muchas veces,  de joven a recorrerla..   


Jorge Chapana - Poeta Me senté allí... cansado...  hastiado... abandonado,  por mi mismo...  Saqué mi corbata...   y mi vestón rodó por ahí.  Cerré mis ojos y...  en ese entonces...  Oí el silencio, en medio  de toda esa turba...  y decidí separar,   en partes, los ruidos...  los pasos, los que iban...  y venían...  a separar en pasos  de adultos o jóvenes,   de niños o ancianos,   de pobres o ricos...  de varones... de damas...  de estudiantes.. de ociosos  de todos quienes pasaban  por ahí... frente a mi...  Decidí oír la brisa... las hojas   rodando por el pasto,   al topar las baldosas...  Y separé las conversaciones,  de toda persona, al pasar;  sus gestos, sus silencios...  sus susurros, sus gemidos,  su sonrisa, sus enojos...  sus molestias... todo...  Y todo, pasó a ser mío...  pasé a ser dueño   de ese espacio...  De ese pequeño mundo...  que, siendo tan amplio...  era tan pequeño,   pues yo lo encerré...  lo atrapé y fue mío...  Logré dominar los ruidos...  hacerlos más amables a veces...  hacerlos más sutiles...  más cálidos... y sonrientes...  Y...  


Jorge Chapana - Poeta entonces, fui comprendiendo...  que había perdido,   hace mucho tiempo,  mi espacio... mi tiempo...  mi mundo...   Que ya no conocía  a nadie... y que,   nadie me conocía...  Que sólo había sido  algo así, como un sujeto...  de un libro cualquiera,  ya olvidado en alguna  biblioteca, olvidada que,  ya nadie visitaba...  Que había sido un objeto,  de todo aquello que,   cada día nos envuelve...  Y miré mis manos,  mis piernas...  Aún me quedaba  algo, de lo que fui,  alguna vez...  cuando era feliz...  o creía serlo...    Entonces,  miré mi vestón;   estaba cagado...  por una paloma   y mi camisa igual...  Pero no me importó...  De joven, también,  me ocurrió...  y sonreí...   ¿ A quién le importa?  Me dije...  Quizás,   era un familiar  de aquella primera   paloma, sobre el árbol...  Sólo quería saludarme,  o bien,   recordarme que, 


Jorge Chapana - Poeta entre ellas dos,   no me habían cagado…  tanto, como yo mismo,  lo hice neciamente...  en todos estos años,  con mi propia vida...    Sonreí, quería agradecerle...  por recordármelo así...    Entonces,   me puse de pie...  y caminé... caminé  hasta llegar a mi casa...  Conté 48 calles...  nunca lo había hecho...  Contarlas...  Y en ese caminar,   vi a personas...  Adultos, jóvenes,  ancianos, niños...  hace mucho tiempo  que no les sentía...  que no les respiraba....  Sentí ladrar nuevos perros...  sentí gritar a niños...  y digo sentí...  porque no escuchaba...  Sentía...   como lo hacía, cuando niño...  y sentí llorar una pequeña...  y sentí a su madre consolarla...  y sentí que, esa era mi mundo,  ese era mi espacio...   allí estaba mi tiempo...  allí estaban mis sensaciones,  olvidadas...  Y recordé que una vez,  cojeaba, porque un clavo  intruso...  se introdujo en mi zapato  ya viejo y leal...  y me mordió el alma... 


Jorge Chapana - Poeta En ese instante,  sin proponérmelo...  sin pensarlo...  Supe que,   había recuperado mi tiempo...  había vuelto la brisa...  el aroma a poroto quemado,  que salía desde una ventana...  el olor a cigarro prohibido...  el aroma de una botella  de vino olvidada...  Y llegué a mi hogar...  a ese espacio infinito  de puro amor...  que, un día me envolvió...  y que me fue cubriendo  de fortalezas desmedidas...  mal entendidas y soberbias...  que llenaron de escudos y  de muros... a mi alma.  Olvidando, todo aquello  que me daba amor,  cada día...      Ese día desperté...  y fui feliz, como antes...  ese día, lo disfruté...  como si fuese el último,   como si en vano...  se me fuese a escapar  y no quería dejarlo...   como un sueño...  como el amor que,  muchas veces,   dejamos escapar...    Eso, ocurrió,  hace unos años...  He cambiado...  Ahora siento...   respiro... huelo...   voy rozando  


Jorge Chapana - Poeta cada instante.    Ahora, es madrugada...  no hay reloj...  sólo es madrugada...  y en mi ventana...   cae el rocío...    El espacio, está lleno  de música de sueños...  afuera... suave, una brisa...  despierta a las hojas.  Cierro mis ojos, nuevamente...  y siento suaves murmullos...  ‐ Cierren sus ojos...  Son arrullos de canarios...  de jilgueros, de catitas,   de pájaros pequeñuelos...  de zorzales, de mirlos...  que están despertando...  como tú...o como yo...  Y en la techumbre....  cae una leve lluvia...  Sin interrumpir ese paisaje...  pongo leña al fogón...  y regreso, al pasillo...  y lo noto hermoso...  y observó una puerta...  Mi hijo duerme,   con unos audífonos  en sus oídos...  y una pierna   sobre el cobertor...  cubro su pierna y  saco el audífono...  me digo...   ¿Cómo puede perder  esta hermosa sinfonía  natural...?  En otra pieza...  mis otros niños, duermen...  uno sonríe, en sueños...  y mi otro regalón,  


Jorge Chapana - Poeta muy abrigado y satisfecho...  Hay cáscaras de fruta,  por todos lados...  Entonces, recuerdo...  ¿allá lejos...mi flaco,   cómo estará?  Ojalá escuche esta sinfonía...  me digo en silencio...  Vuelvo a mi cama...  Mi niña duerme aún...  al sentarme, entre sueños,   me dice...  Escucha...  Si, le respondo...   estoy escuchando...  Es el amanecer...   y su melodía...  Ella me lo había enseñado....  hace miles de años...  lo había olvidado....    Y luego,   va iluminando  el sol... y a lo lejos...  muy lejos...  no sé dónde...  Se escucha una radio...  ʺ... Se confirmó la acusación constitucional .... ʺ  jajajajaja    ¿Sabrán algo de esto, ellos..? 


Jorge Chapana - Poeta  

MANIFIESTO     En jardines,  fui buscando  una rosa,  para amar...    Eran tantas,   las que ofrecían  su calor  y mostraban   suaves aromas,  que embriagaban  y ocultaban  su candor...    Suave atardecer  iba adormeciendo  ...a aquellas que,  alborotaban  sobre tí...  Mas,   quedaste allí,  prendida,  en el cielo azul...    Y...  logré encontrar  esos pétalos que,   en melancolías  de amanecer;  sollozaban  ...en rocíos,   por amor... 


Jorge Chapana - Poeta  

NUESTRA MESA      Entre tanta viruta de malos pensamientos  hoy, he llegado hasta la casa de la abuela,  algo hondo cala que, parece sentimiento...  y una cuchilla, entre los dedos, que lo vuela...    Pero ni el aroma de una cazuela, lo ha podido,  entrelazar en madejas, tristes de un olvido...  ‐ ¡...A almorzar!  se le escucha a lo lejos en su lento andar...  ‐ quiere verdurita el negro... pareciera escuchar    Cómo desgasta el recuerdo, cuando todo duele?  ¡Qué manera de cansarse el golpeado corazón...!   ¿Cuántos años ...y uno hace lo que puede...?  Pero, sigue con su alma, rondando en mi razón...    ¿Qué querrá, que sólo quiero, entre la tierra, caminar?  ¿Cómo habrá dormido, si sólo anoche la pude abrazar?  Vago en lo profundo de mi tierra, que no me quiere ya...  Respiro en la inmensidad de esa lunita triste y bella...    Sabrá mi amada, que su aroma, aún, está en este espacio?  Que los dibujos de mis niños, brillan, cual estelas de topacio,  entre muros y papeles guardados, por esta abuela linda...  que sigue robando mi razón, para volverme como guinda...    Oh!..mi mundo no se había borrado; sólo está aquí, guardado,   entre cajas, roperos apolillados y maletas de cartón, eternas.  Esta ausencia, obligada, de un paso, que nunca he olvidado...  Pero, ahí está todo... y la sangre, alborotada en mis venas...    Cómo decirle a mi compañera, que nada aquí, ya es igual...  que, los malos hombres, siguen haciendo todo el mal...  que no quiero ya luchar por una bandera, que está llorando,  que, aunque duele mi desierto; de rodillas, estoy aquí rezando...    Lo siento abuela, hoy he caminado por las noches estrelladas... 


Jorge Chapana - Poeta Y he visto organizada a la maldad, que, aún no está presa  Y con dolor, de ver que, la ambición arrastra a empelladas,   a quien, gusta del brillo, del metal que nace en la maleza...     Pero me atraes entre tus brazos, para olvidar esos espantos...  y he descubierto algo que guardabas, dulcemente, en tu pieza...  Es la mesita que dejamos guardada, al irnos entre llantos...  Que me ha hecho recordar, que en ella, siempre había tibieza...    Había olvidado, que en almuerzos de familia, había sonrisas...  y que mi amada, siempre preguntaba: ‐ ...¿Hoy quien reza?   Que, aunque, no quisimos cobijarnos entre aquellas misas...  Bendito, Jesús, siempre has estado aquí, en nuestra mesa... 


Jorge Chapana - Poeta  

PAPITO     Sabes?...  He dejado  un sobre  en tu bolso  nuevamente...    Disculpa mi letra  y mi ortografía...  y todo eso que,  ya sabes...  Se que estás  muy ocupado...    Pero confío que  un día lo leerás...  Sólo quería  decirte que;  no importa que  mañana no haya  esos regalos  que, vimos en el centro...    Además,  como como ya sabes...  Pasó la Navidad...  Sólo me importa  verte sonreir...    Se que no siempre  puedes estar con nosotros...  ni tampoco tienes tiempo  para esas ʺcosasʺ  que tú dices...  y te entiendo...  es muy dífícil  tu vida...   


Jorge Chapana - Poeta Y quizás,  nosotros mismos  te la hemos hecho  más difícil...  Pero bueno,  por lo menos  quiero que sepas  que te queremos...  y que mi Mamita,  cuando, la ves llorar,  no es para molestarte...  sino, porque se siente  un poco solita...    Pero no te preocupes...  nosotros la calmaremos...  Además, le haremos  algunas florcitas de papelito...  con lindos colores...  con eso ella es feliz...  Yo te lo aseguro...    Sabes?...  Ella no pide dinero...  ni grandes cositas...  Sólo algo así..  una figurita...  un monito de papel...  sonriendo...    Pero quizás...  tú ya lo sepas...  pero quería recordártelo...  Pero no te preocupes...  nosotros lo haremos,  con mis hermanitos...    Papito...  Te cuento algo?...  Mira,  a veces, tengo mucho miedo...  miedo de que te enojes...  de que grites a mi mamita... 


Jorge Chapana - Poeta y al final...  a ella le cueste,  cada vez más sonreir...    Yo no quiero perder,  su pequeña sonrisa,  que le va quedando...  No quiero ya ver sus lágrimas...  Es posible que, ya mi cartita  te esté aburriendo...  pero tenía que decírtelo...    Cómo hacer para que  no ocurra más?...  Me ayudarías a eso?  A hacer que mi mamita sonría?  Anoche, en navidad,  pregunté a mis hermanitos  qué regalito les hubiera  gustado recibir...    Fue curioso...  todos queríamos lo mismo...  Que mi mamita sonriera...  y que tú le sonrieras...  Podrías ayudarnos...?  Lo harías por ella Papito?..  Sólo por ella, no por nosotros....    Muchas gracias... te lo digo por mí  y por mis hermanitos...  Cuídala...  Nosotros te cuidaremos siempre  y a ella también...  Te lo prometemos...    Te deseamos Feliz navidad, pues,  anoche saliste muy rápido  y no nos escuchaste...  Te quiero mucho...  Papito lindo...   


Jorge Chapana - Poeta  

TENUE AMOR      Un cúmulo  de caricias  aguardando;  Por qué el capullo  entre sus pétalos ....  va escondiendo?    ¿No sabe que,  es un reflejo  de luna...?    ¿Sabrá que,  es un rayito  de amanecer,  que le acuna...?    ...Susurros  en el viento,  se dilataron  en amor....  Acariciados  por la brisa  de atardecer,  se disolvieron...    Escondiéndose,  el alma  en su candor,  No supo,  cómo se apagó...  el aroma  fresco y suave,  de aquella leve  y cándida ilusión... 


Lluís Galobart - Poeta

LLUÍS GALOBART  ‐ESPAÑA‐  


Lluís Galobart - Poeta   DULCE    Dulce… Tanto cómo amargo. Bondadoso y dulce… Tanto cómo temerario. Citas escondidas. En el rincón guardadas. En la memoria inquietas. Amargo… Dulce… Tanto cómo amargo. Parecido al último beso Siempre dulce y solitario. Ese último beso… La puerta abierta al desorden Que de eso va el amor, De eso va… De desorden y de caos, De besos que no quieren terminar De compromisos que no pueden ser. El corazón en las tinieblas, y la razón se escapa. Se escapa y se va deprisa Para esconderse entre los deseos de Dios. No más amargo que dulce, Pero siempre certero. Dulce… Tanto cómo amargo. 


José García Agüero - Poeta

JOSÉ GARCIA AGÜERO  ‐ESPAÑA‐            


José García Agüero - Poeta  

SI NO CAMINAS NO DEJAS HUELLA.      Si no dejas huella   no existirás.  Si no dejas huella   punto de referencia no dejarás...  Si no dejas huella,   donde vas ninguno lo sabrá.  Si no dejas huella,   seguirte nadie podrá.  Si no dejas huella,   nadie te encontrará.  Si no dejas huella,  el Amor no te hallará.  Si no dejas huella,   no sabrás por donde regresar  a tu hogar.  Si no dejas huella,  no haces camino al andar.  Debes aprender a caminar  pon los pies sobre la tierra  haciendo camino al andar.    ¡Empieza a caminar ya! 


José García Agüero - Poeta  

SE MURIÓ SU AMOR.      El perderlo cuanto duele, cuanto;  hace sentir como si el aire faltara,  la alegría se convierte en llanto  y parece que la vida se acabara.    Algo aunque poco seguramente  seguramente que de tu parte faltó.  Pero no fue el inconveniente  fue que el amor en él se murió.    En el corazón de los cobardes  existen arterias obstruidas  donde hacen mella las dificultades  consiguiendo matar la ilusión  y culpan al otro de sus debilidades  destruyendo las cosas compartidas.    Cuando el amor se muere  tú no lo puedes resucitar  sufre el que más quiere  y a veces se muere por amar.    Pero el que ama con el corazón  se merece seguir viviendo,  porque es la vida cosa preciosa  del amor majestuosa expresión,  que el que no ama está perdiendo  al tratarla de forma irrespetuosa.    Mira al cielo estrellado  fija tu vista en la luz distante  piensa tan solo por un instante  que todo lo que entregaste  de otra forma te será remunerado. 


José García Agüero - Poeta

¡BONITO SUEÑO!      Sentía sin verte,  que andabas,  cerca, muy cerca,  rozándome.  Acariciando mi alma.    No podía verte,   Pero sentía,  En mi piel tu aliento.  El roce de tus labios  Ansiaba sediento.    Agotado de esperarte,  Caí sin fuerzas  En el lecho mullido  Que ocupó tu cuerpo  En el último encuentro.    Profundo y precioso  Fue aquel sueño  Del que despertar   Querer nunca quise  Me resistí con empeño. 


José García Agüero - Poeta  

EL TIEMPO ME PERSIGUE      Me persigue,  no se para;   me consume  el tiempo me acapara.  Me aprisiona,  me enardece,  me acelera,  me deprime,  cuando corre.  Pasan las horas,  vuelan los días  y la deuda llega.  ¿Quien la paga?  el dinero se esfuma  desaparece  por arte de magia  mi gozo fenece.  El tiempo me persigue  me conduce,  me esclaviza,  la idea me atormenta  nada queda en la cuenta  y el recibo aparece.  ¿Qué hacer?  hacia donde huir.  Muros de cemento  me entorpecen.  Parece el fin  de mi existencia.  Se acabó la paciencia.  Se acelera el latir  el corazón se lamenta,  no puede resistir  la fuerza letal  de la tormenta.  Sentimientos amargos  grande la impotencia 


José García Agüero - Poeta ¿es este ya el fin?  Que me encarcelen  que me juzguen  que me castiguen  pero que me quiten  la presión de encima  que los números destruyan  que los calendarios se borren  que el tiempo se transforme  en una falsa experiencia  que me dejen sin vivienda  quiero perder el reloj  que se calme mi conciencia.  Me quedé sin trabajo  voy cuesta abajo  el tiempo se acelera  el fin de mes ya me espera  necesito quien me quiera  ¡como corre!  ¡Qué desparpajo!  quiere conmigo acabar  me deja sin atajo  me cierra el paso  me martiriza sin tregua  me aplasta la idea  su velocidad me marea  Es el tiempo mi enemigo  tengo que aguantarlo  pero, menudo trabajo. 


Godofredo García - Poeta

GODOFREDO GARCÍA  ‐ESPAÑA‐  


Godofredo García - Poeta  

ENAMORARSE     Dicen que enamorarse es de locos,  pero más locos son  los que llegan a sentir el amor.    Eso que dicen que da igual,  que sea de día o de noche,  que llueva o haga sol,  mientras ientasel amor.    Como descubrirlo, qué dificil  es describir una palabra tan corta,  es alegría, ganas de vivir, ganas de sentir  el sol cada día.    A veces dicen ue es tristeza,  y sólo pienso que es tristeza  cuando dejas de sacar tu alegría.    Enamorarse, si fuera una enfermedad,  me parece que no moriría,  porque estoy locamente enamorado día a día.


Margarita González Luján - Poetisa

MARGARITA GONZÁLEZ LUJÁN  ‐ARGENTINA‐    


Margarita González Luján - Poetisa

TAL VEZ      Tal vez tú sólo me sueñas contigo,   pero yo te pienso.     Caminando entre el gentío,   te pienso.   Tus manos arreglando mi cabello,   te siento.   Aferradas a las mías en silencio,   yo te pienso.     Mientras el agua corre por mi cuerpo,   te pienso.   Suave roce de tu pecho contra el mío,   te siento.   Mañanas sin testigos, abrazados muy dormidos,   yo te pienso.     Soñándome los dos juntos en el río,   yo te pienso... 


Margarita González Luján - Poetisa  

CEIBALES Y TALAS      Ceibales y talas bordean el camino  unos rojo intenso, otros amarillos.    Bajo el cielo aquel jugaba de niña  esperando ansiosa ver los capullitos.  Preservar sus flores en hojas de un libro,  pensar que eran pájaros muy rojos dormidos,  pasar por mis labios su fresco rocío.    En cambio del tala, todo amarillito,  sus frutos robaba sobre mi petiso,  Caballito manso que muy quietesito  se quedaba abajo a cambio de mimos.    Dolor en la panza de frutos calientes  robados a un tala en siestas dormidas.  Ceibales y talas, compañeros míos  de juegos y andanzas del campo argentino. 


Margarita González Luján - Poetisa  

ABUELITA     Te fuiste temprano  y nunca escuchaste llamarte “mamá”  mis labios jamás dijeron “abuelita”,  mis nietos son muestra de tu eternidad.    Desde una volante te hacías caramelo  niños que corrían al verte llegar.  Sonreían con dulzura tus 27 años.  Los primeros días del siglo te vieron  rebelde y valiente la vida enfrentar.    No pude besarte, no te conocí,  te veo en mis hijos, antes me vi en ti,  y ahora mis nietos llevan adelante  tu fuerza y valor.    Nos diste la vida “abuelita” hermosa  y hoy llevo orgullosa tus ojos al sol,  mis nietos sonríen, te veo abuelita  y mis hijos luchan cual lo hicieras vos.  En mi vida abuela, estas “tu” presente,  sos la fuerza que abre hoy mi porvenir 


Margarita González Luján - Poetisa  

GOTAS DE ROCÍO      Gota de rocío, capullito de agua  pones tu la magia a todas las mañanas,  siendo testimonio de lo que antes fue,  cuando aun la lluvia no había caído  regabas el suelo cada atardecer.    Manantial sublime de una mariposa,  pequeño diamante que moja mis pies.  Distraída viajas de una flor al suelo  y sos la ternura que evapora el sol.    El otoño tiene todos los colores,  mas tú le das brillo al amanecer.  Pequeña gotita que tierna derramas,  porciones de vida que el Señor nos da. 


Margarita González Luján - Poetisa  

ESE HERMOSO PARQUE      Respiraba y no me sentía,  caminaba, y estaba vacía,  pensaba, pero no entendía,  es que esas cosas nuestras de todos los días,  estaban ahí y ya no existían.    Ese hermoso parque que nos contenía  es sólo un viejo banco de plaza vacío.  ¿Recordas la brisa, el sol, el rocío,  la caricia fresca de aquella llovizna?  Ya no está ahí, es sólo agua fría.  Se acerca la hora, el sol ha caído,  esa hora esperada de todos los días,  porque en la penumbra el amor crecía.    ¿Que hago aquí ahora, con el agua fría  en un viejo banco de plaza vacío,  cuando el sol se oculte y la noche fría,  me traiga recuerdos de aquella caricia? 


Margarita González Luján - Poetisa  

ME AMASTE      Me nombraste  y la vida corrió por mis venas.  Le diste sentido a mi piel,  cuando tus manos me rozaron.    Pusiste belleza a mi desnudez  cuando tus labios me besaron,  cambiaste mi monotonía en sueños  cuando tus brazos me rodearon.    Le diste color a mis ojos  cuando me miraron los tuyos,  me llenaste de amaneceres  al despertar a mi lado.    El cielo cubriste de estrellas  cuando juntos la luna miramos  y los sentidos quedaron escasos  cuando nos amamos. 


Margarita González Luján - Poetisa  

¿Y COMEN TAMBIÉN?      Caminos perdidos de lenta agonía  la sangre que corre pero ¿es real?,  NO, no lo piensa, como si pudiera,  él sufre de hambre de antes de nacer.    Ahora mendrugos de pan que le alcanzan,  miserable vida, tiene que vivir,  no sabrá jamás que hay otro mundo  con chicos que corren y comen también.    ¿Y comen también?  ¿Qué será un helado, un chocolatín?  Tal vez ir al circo, mirar la T.V.,  después un buen baño y hay que dormir.    Fiesta de cumpleaños, muchos invitados,  regalos, abuelos, un mundo para él.  Y allá, en otro lado dos ojos perdidos,  tal vez se pregunten ¿y comen también? 


Margarita González Luján - Poetisa  

TIEMPO DE VIDA      Es tiempo de vida y de encuentros nuevos  de viejo deseos aun por cumplir,  antes fue la vida, ahora el vivir.    Bellos horizontes se ven no muy lejos,   esperanzas, sueños, ilusiones viejas,  la calma que llega al atardecer,  caminar muy juntos y disfrutar del tiempo.    Antiguos rumores de sueños perdidos,   recreos del alma que buscan surgir.  razones que lento perdieron sentido  obrando ahora en un renacer.    Brazos que se extienden en busca de afecto,  amores que nacen de un sonreír.   


Nelly Edith González Acosta - Poetisa

NELLI EDITH GONZÁLEZ ACOSTA  ‐URUGUAY‐  


Nelly Edith González Acosta - Poetisa  

HORAS LENTAS      ¡Dejad tiempo este reloj!  Dejadle detener las horas.  Las horas donde el juicio  se esfuma en esa nube  blanco‐azul.  Difusa.  Lejana.  ¡Dejad que el tiempo  se detenga!  ¡Que amarre en mi puerto  sus agujas  ese reloj inquieto!  Tiempo no apures  ¡No apures las horas!  No ves que este sueño  ¡Es un vuelo de gigantes  palomas de alas blancas!  ¡Yo vuelo hasta él ahora!  Vuelo hacia luceros dorados.  ¡Dejad tiempo mi reloj!  Dejadle detener las horas:  Ingratas e insensibles  Que pasan y me dejan  sin llegar  ¡Hasta la alcoba deseada!  ¡Dejad tiempo callado  mi reloj!  Dejadle hoy  Romper el tiempo  Nacer el amor  Sin memorias  Ni esperas  ¡Dejadle tiempo!  Detiene las horas  Solo para amar   ¡Un minuto más!   


Nelly Edith González Acosta - Poetisa  

SUEÑO EN POESÍAS      Quiero:  ¡Soñarte en poesía!  Cubrirte de rosas.  Cambiar el pasado.  ¡Robarte mil besos!  Un día cualquiera:  Jugar en la playa  Donde acune el río  ¡Tus sueños de amor!  Quiero:  Soñarte en canciones.  Murmullos y trinos.  Paisaje encantado:  ¡De luna y de sol!  En tus ojos negros  Recorrer el cielo  ¡Con tu amor y el mío!  Quiero:  Robarle al silencio:  Poesías de amor.  Y un beso tuyo  Por único premio  ¡A mi libertad!  Quiero:  Soñarte en poesías  Canciones  Y rosas  Tu amor  Tu ternura  ¡Soñarte en poesía! 


Nelly Edith González Acosta - Poetisa  

SIN SUEÑOS      Vida mía:  ¿Dónde me dejas el sol  Cuando no estas?  ¿Dónde la risa?  ¿Dónde tus besos  Y ese amor sagrado?  Vida mía:  ¡Muero en silencio   Si no estas!  No tengo sueños  ¡No tengo nada!  No tengo el alma  Tan despierta  E iluminada.  Un silencio hondo  Me devora el corazón.  Vida mía:  ¿Qué haré si tú te vas?  ¿Dónde el amor?  ¿Dónde la risa?  Y tú estrella  Por guía de mis pasos!  ¿Dónde?  ¿Dónde estas?   


Nelly Edith González Acosta - Poetisa  

MELANCOLÍA       ¡Se yerguen hoy   mil recuerdos!  Me flagelan con látigos  ardientes.  Me quemo en la flama  del amor que se va.  Miro el vuelo de una falena.  Mientras impávida  de opacos deseos.  ¡La fontana exalta sus aguas!  En quiméricas luces  de farolas tenues.  Se me inmola el alma  despidiendo al farolón:  ¡Que encendiera mi hoguera!  Sobre mí, la luz de un fanal  ¡Me cobija!  Sin pedirle siquiera:  ¡Una idea confusa  que me salve   de la maldición!  De haber conocido   a un traidor.  ¡Se quiebran mis alas   de tisú!  Nenúfares y rosas se esparcen  por el río de mis sentimientos.  ¡Suenan viejos campanarios!  Despido al arrogante:  ¡Que creí un farruco!  Me quedo sola mirando el farallón  ¡Que se eleva  en la tierra sin sol!  Reseca mi boca  de ardientes gotas ácidas  ¡Famélica de amor!  Mis ropas hechas 


Nelly Edith González Acosta - Poetisa un triste fandulario.  ¡No visto mis blondas!  Ni despliego mis bridas:  ¡Dejando libre el salvaje potro  entre las breñas!  Ni despliego mis alas   de blanco lino.  Me entrego al destino.  Resigno un   ¡Te amo!    


Raquel Herrero Alverola - Poetisa

RAQUEL HERRERO ALVEROLA  ‐ESPAÑA‐        


Raquel Herrero Alverola - Poetisa

SUSPIROS      Suspiros de mujer   dueña y señora de sus silencios  En esta soledad atronadora,   vacía de vocablos que  plasmen su padecer.  Suspiros de mujer,   portadora del todo y la nada  en este cuerpo, en este alma   que hace ya tanto  iluminó su ser.  Suspiros de mujer,   que observa su propio mundo  de auroras y tinieblas,   de estelas y de sombras  que voltean otra vez.  Suspiros de mujer,   con la mirada anclada, perdida  en el horizonte inamovible,   como estatua inteligible  de inalcanzable saber.  Suspiros de mujer,  esclava de las palabras  que no acierta a comprender  cuando te extraña y te llama  Y en ti quiere renacer. 


Raquel Herrero Alverola - Poetisa  

POLIZON     Quisiera ser polizón   de ese barco a la deriva  Esconderme en su bodega,   embriagarme con su esencia,   recogerme en su coraza y elevar  A lo infinito esta condena.  Enloquecida de amor   ser el timón y la vela,  Oleaje de pasión,   que al abordar su pasaje,  Se amarren bocas y lenguas,   fundidas como carbón,   en las brasas de su huella.  Ser presa de su corazón,   carcelera de sus venas.   Cántaro para su sed...  Reina de sus aposentos,   gozo, lujuria, manjar…   que calme al lobo de mar,  la hambruna de su alojamiento.  Devorar hasta saciar   el deseo de los cuerpos  y después continuar…   Retenida en su navío,   para volverlo a encontrar. 


Raquel Herrero Alverola - Poetisa  

INEXPLICABLE     Dibujada en el rostro, una tímida sonrisa  Las pupilas dilatas, por lágrimas contenidas.    El reloj de la vida, no entiende de paradas,   suma y suma los minutos, mientras resta  consecuente, momentos, a la savia   de añorados frutos.  Siempre dura, cruenta y desigual batalla  Cual Dulcinea imaginaria de loco caballero  que empuñaba su oxidada espada   frente a aquel batallón de demonios  camuflados, que rugían como leones  con la fuerza de un vendaval.   Desgarrándole a jirones su pureza y   dignidad.  Similar al lazarillo fiel, que por un trozo   de pan,  toleraba el infame pecado  de ciegos crueles y despiadados  que negaban su visión y fustigaban con  propias manos.   Suave y roja amapola, que lucia en la  Llanura cual si fuera banderola…   Mecida por la brisa, caldeada por el sol,  arremetida por el viento   a veces convertido en cruento  torbellino, hecho tifón.   Hembra y mujer, dama y señora.   Amante, peregrina, soñadora…   Dueña de sus noches desveladas.   De sus silencios y plegarías, de sus  ruegos a Cupido enclaustrado en  las entrañas.  Desangrado corazón que no alcanza  la razón de tan desolada estancia. 


Raquel Herrero Alverola - Poetisa  

CAMINOS     Vagar por caminos de arenas y vientos  Se escuchan pisadas, palpando momentos  Y las huellas infundadas, son quejidos  son silencios.  Ay ausencias, distancias como abismos  Sombras aferradas que persiguen ser  Un sueño; que se arrastran de puntillas  Que se adhieren como lapas.    Y son los caminos de forja y vidriado  Caminos ferrosos, espejos mojados  Que nublan los ojos, que quiebran costados  La mente es despojo de tiempos pasados.  Danzar por caminos de acopio y sonatas  De ácidos vinos, de pan mohecido, de ruido  Estridente, de campos vacíos, de frías fogatas  No hay techo ni abrigo en danza macabra.    Y son los caminos de fe y esperanza  Excelsas llanuras de verdes trigales, trino  De jilguero, aromas de azahares, baladas  Al viento, rosas con esencia, vitales latidos  Susurros, querencias…  Caminos asemillados de miradas sin cordura  De amantes enamorados, de aventuras locas   Que a la luz de la luna, muerden bocas  Asiendo cinturas, amagando cuerpos, se  Despejan dudas.  El camino es pasional, ¡Bendita cura!   


Raquel Herrero Alverola - Poetisa  

Y LA VIDA      Y la vida sigue,   por mucho que yo le pida,  que le ruegue una parada.  Un camino, una huella   que me guie hasta tu alma.  Y la vida sigue,   por mucho que yo quiera   se detenga  y me lleve hasta tu estancia.    La vida continúa…   Y bien poco le importa  mi desgracia o mi fortuna.  Mis ganas de abrazarte,   mis lágrimas bajo la luna.  La vida continúa y nada sabe,   aun que lo sabe todo,  de este amor que amar no puede,   de este amor que amar no sabe,   por que nadie lo ha enseñado  A querer sin abrazarse.    La vida continúa…  Y otro día se ha perdido en  Alas del infortunio.  Nadie sabe ni sabrá nunca,   de la profunda agonía  cuando el alma se derrumba;  Porque no hay cuerpo que lo cobije,   ni hay cuerpo que lo cubra.  Porque no hay cuna que lo acoja,   Mientras vencido, abatido, cansado y dolorido;  Sucumbe al invierno frío   Desquebrajándose como escarcha.     Y sigue la vida,   con su alegre mirada 


Raquel Herrero Alverola - Poetisa Y mi sonrisa triste.   Su piel mutando y mi piel ajada   de tanta fatiga de tanta añoranza,   por ver si nacía el aliento nuevo  desde mis entrañas.  Y sigue la vida…  Y renazco de muertes en cada alborada  Porque espero verte. Si no es hoy,  será mañana? 


Raquel Herrero Alverola - Poetisa  

APRENDÍ     Aprendí a quererte,   como tierra de secano al regadío  Estriada, hueca, gélida, vacía  Con semillas arrojadas al olvido.  La sed de mi boca, anhelando   el maná de tu rocío.  Aprendí ha soñarte  presa de mis desvaríos  Como sueña el amante con su Luna  O aquel torito bravío;  Que espera orillado al río  A su enamorada Luna.  Aprendí a esperarte   en portales de aventura  Mientras gira la ruleta, en  alas de la fortuna  que me llevó a conocerte entre  claros y penumbras.    Aprendí, a reconocerte  como el viento reconoce un  tiempo desapacible de silbidos  y lamentos que crujen zarandeados  por fantasmas y tormentos.  Aprendí a comprenderte  Entre huidas y silencios, entre  Sabanas vacías, entre carencias  de besos, entre lágrimas quiescentes  Refugio de la pena mía.  Aprendí a enamorarme,  Del amor “que yo querría”  ¡Ese que me conquistaba!, que  Penetraba en mis venas hasta  que la sangre ardía  ¡Ese! qué en mi provocaba los  Albores de la vida.   


Raquel Herrero Alverola - Poetisa Quise aprender a olvidarte  Como se olvida la noche del  día que la precedía, como olvida  el moribundo el aferrarse a la vida  Cuando su aliento profundo suena  Solo a despedida.  Quise aprender a olvidarme  de lo que hube aprendido  De quererte, desearte, comprenderte  Del haberte conocido…  Pero no pude ¡Amor mío!    Bien poco sabe quererte,  Quien te arroja en el olvido  O no tiene sentimientos,  O es que jamás te ha querido.    


Marisol Ibarra - Poetisa

MARISOL IBARRA  ‐URUGUAY‐ 


Marisol Ibarra - Poetisa  

ESPERANDO LA MAÑANA      Brama el viento, arrecia el agua,  la oscuridad sobre la choza avanza.  Crujen las maderas, se agitan las chapas,  de la humilde y precaria morada  donde el viejo la mañana aguarda.    Llora la noche sobre la cabaña,  con sus lúgubres brazos le abraza,  con sus helados labios besa sus ventanas.    Acurrucase el viejo en una silla,  junto a la chimenea que casi se apaga;  sucia y raída manta le cubre,  dura almohada sostiene su cabeza blanca.    Una triste canción el viento entona,  monótona la lluvia le acompaña,  y dentro, el viejo, la mañana aguarda.    Enjuto rostro, manos deformes,  angustia en los azules ojos,  tristeza en su gastada alma;  todo es soledad y nostalgia.    Llora la noche sobre la cabaña,  se ha dormido el viejo en la silla;  esperando la mañana.    El sol ya se despereza  agitando sus primeros rayos,  canta el gallo anunciando  que el nuevo día ha llegado.    Sigue el viejo durmiendo,  con el rostro bañado en llanto,  pero no está solo el viejo;  la muerte le está acunando. 


Christian Maier - Poeta

CHRISTIAN MAIER  ‐ESPAÑA‐  


Christian Maier - Poeta  

AMORES EN EL LIMBO      Hay tantos amores  Que viven en el limbo,  Pero quieren ser nacidos  Con rumba, fiesta y bautizo.    Hay tantos amores  Tirados por el suelo,  Porque nadie se atreve  Que crezcan en el corazón  Y en el alma, la casa y la inspiración.    Te sientes tan vacío,  Tan ciego y tan perdido,  Porque no ves que encuentras  Casi en cada momento.     Porque no ves que te espera  Hace el primer día  Que sentiste que hay pasión.    Pero nunca respondes  A nadie que quiere  Regalarte su corazón.    Tanto miedo  Y demasiados amores  Que no dejaste vivir.    Tantos amores   Que duermen en el limbo  De tu alma atados.    Soy tu viejo amigo,  Solo deseo esta vez  Que te agaches en humildad,  Que olvides tu orgullo  Y que todos celebramos contigo 


Christian Maier - Poeta Con rumba, fiesta y bautizo  ‐ Y con mucho cuidado ‐  El nacimiento de un amor nuevo  Saliendo del limbo. 


Christian Maier - Poeta  

VALIÓ LA VIDA      La vida es un juego de cartas,  Es una broma  Un drama hasta morir  Una comedia que no para  Hacerme reír.    La vida es una guerra  Es luchar y perder.  es una historia de amor  Es conquistar y atraer.    La vida es una enfermedad  Es limpiar y sufrir.  Es un día nuevo, un amanecer  Con fuerza y más salud.     La vida no es algo constante  Y demasiado grande  Para entender.    Pero lo que sé  Que es el regalo  Más valioso  Que conseguí.    Y lo que siempre pasará  Con que me retiras  Y que me das.    Te amo mi vida. 


Christian Maier - Poeta  

SOLTERO/A     Irse solo/‐a al cine  Es como   Pasear   Solo/‐a   Los domingos  Por el mar.    Te parece  Que solo existen  Parejas  Que te miren.    Puedes leer   Sus pensamientos  Contentos   En sus miradas.    Ese/‐a pobre  Que no tiene nadie  Que tiene que  Pasear   Solo/‐a  Los domingos  Por el mar.    Ese/‐a pobre  Que tiene nadie  Que le acompañe  A ver esa película  De reestrenar.    Y de repente  No ves más  Esa gente.    Y muy dentro de ti  Escuchas 


Christian Maier - Poeta Que los tiempos  Se cambiaran  Y algún día  Vas   Exactamente esta vía,  Con María o José,  O María José  O José María  O José y María,  Si exactamente   Esta vía. 


Christian Maier - Poeta  

¡RES‐UES‐AS!  ¿ES‐AS?      Si caes  En esas palabras  Te faltara aire  No podrás respirar  Nunca más existe retirar  Es que vas a llegar  Y mucho más  ‐ Que es amar.    Es que no vas a parar  En descubrir,  En sentir  Cosas nuevas  Que existen fuera de las cuevas  En cuales te quedaste  Hasta que  Casi te quemaste.    ¡Pero no voy a encerrarte más!  La libertad  Nunca   Quiero quitarte  Hasta que te vas.    Que seamos dos pájaros  Siempre igual  En el aire ‐ espíritu  En la tierra ‐ dentro del nudo  En el fuego ‐ siempre sin vudú,  En agua ‐ mezclar el tú.    Y siempre sin esclavizar  Ni ti ni mi  Ni yo ni tú.    Usando las alas  Para volar 


Christian Maier - Poeta Juntos Al lado  Uno del otro  Pero ligeros   Saltando, gritando, bailando.    Poco a poco  Acercar  Esperar  Vigilar  Atacar  Descansar    No voy a  Hablar vulgar.    Que vivo para siempre  Si solo  Pienso en ti‐  ......  ‐Y mucho más  Que es llegar. 


Christian Maier - Poeta  

MUÑECAS DETRÁS DEL VIDRIO      Estamos asociados,  Estamos conectados,  Nuestros angelitos de la guardia nos llevan,  Siempre nos dejamos mirar en nuestros naipes.    De este sentado fuera de todos,  Cómodo en su butaca,  Se ríe y divierte de nosotros.    El parece que sabe todo de todos,  Sí el se va   A la búsqueda   En su Google futurístico  No hay más secretos.    ‐ ¿O si?    Porque es solo  La apariencia superficial  El escaparate  Que puede mirar.    Porque lo que hay  Dentro muy profundo en el interior  Solo puede   Descifrar, imaginar, presumir, sentir  Quien esta contigo  Detrás del vidrio. 


Julián Melero - Poeta

JULIÁN MELERO  ‐ESPAÑA‐  


Julián Melero - Poeta  

MUJER     Naciste niña  Te convertiste en la bella sonrisa  Cumpliste un año  Te convertiste en la princesa bonita  Comenzaste a ser mujer  Fuiste tú detrás de él  Te hiciste mujer  Te convertiste en arrogante y bella  Te hiciste madre  Te convertiste en esclava amada  Te hiciste abuela  Te convertiste en divina  Moriste  Mi vida fue una ruina   


Carmen Noriega Montoya - Poetisa

CARMEN NORIEGA MONTOYA  ‐PERU‐  


Carmen Noriega Montoya - Poetisa  

NADIE Nadie la extraña ahora, nadie la llama,   quieren hoy sus ojos decir, lo que nunca le dijeron,   quieren hoy sus labios esconderse en sus mejillas,   aquellas que algún día ella desearía volver a tener entre sus manos,  acaso alguien le dijo que ese día, sería el último a su lado?    Pero nadie dice nada, cuando espera escucharlo,  el silencia se aclama, y le rozan las miradas;   nadie cree haberla visto, una anciana solitaria,  nadie suele escucharla, porque ya no dice nada,  quien sabe y dice mucho, su experiencia cimentada,  para bien o para mal, ella ha escrito su único libro,   no conoce muchos otros, ella carga encima cruces,   que no sabe acomodar.     Nadie quiso olvidarla, nadie olvidó su mirada,  nadie quiere caminar en arena mojada,  cuando todo lo que vendrá, será el túnel sin salida,  será llanto y soledad. Ella sueña con sus ojos,   ella se sabe desierta, cuantas veces reclama,   cuantas veces despierta para morir,   cuantas veces muere para vivir,   y cuantas otras vive para reír.    Nadie escucha su llanto,  nadie la quiere engañar,  nadie descubre su frío,   nadie la quiere dañar.  Quien fue aquél que le dijo,  que ya no verá más,   si los que los ojos tenemos,  estamos ciegos igual.     Nadie intentó mitigar parte de aquel dolor,  quién lo puede imaginar, sólo el que por él paso,  nadie entiende el detrás,   por mirar el aguijón,  quizás no debió pasar, 


Carmen Noriega Montoya - Poetisa pero ya es tarde y pasó,  esta vez no tuvo tiempo de sentir,  esta vez deseó morir,  esta otra sonríe para vivir,  nadie mas puede alcanzar a verle,  pero ella al fin camina sola. 


Vicente Puchol Mora - Poeta

VICENTE PUCHOL MORA  ‐ESPAÑA‐  


Vicente Puchol Mora - Poeta  

OH AMOR      He reconocido en tus ojos  Oh amor!  el océano inmenso,  y la llama azul del deseo,  que ahora es mío, inflamarse  en las iris como un rescoldo,  como un pétalo de amapola.    Observo su danza, mecida  Oh amor!  por tus olas de estío  y destellos de luna blanca  acariciar la porcelana  de tus labios; que ahora  ¡ Oh amor!  mi amor,  para siempre son míos.   


Vicente Puchol Mora - Poeta  

TU VOZ      Callo y tu voz se precipita como el agua  en el Iguazú hasta la insondable  profundidad de mi memoria.    Escucho detenidamente como se desgrana  cada verso, y el tropel de silencios, exhaustos  de tantas e infinitas soledades  bracea de nuevo a la venida de tu océano.    Hablo de la vida manantial que nunca tuve  por eso, permanezco aún callado mientras  anegas las oquedades que me circundan  y rebosas con palabras sus débiles copas.    Despiertan ahora de su letargo las lámparas;  su aceite, rancio y yermo por los años  aguarda pétreo una sílaba para nadarla  y mecerse en su eterno vaivén.    Caen, caen tus versos uno a uno  como gotas en una mar de laurisilvas  mientras los sentidos se adentran  en la magia eterna de Garajonay.    Es entonces cuando habla mi poesía  navegando la sal de tus espumas,  cincelando en cada ola con su espada  el susurro imperceptible de tu nombre.   


Julio Rivasplata - Poeta

JULIO RIVASPLATA  ‐ESPAÑA‐  


Julio Rivasplata - Poeta  

REFLEJO DE UN ADIÓS      Las huellas de tu imagen  profundamente se cuelan en mi  tu mirada reluciente  es imagen elocuente  de faroles incandescentes  ...me disparan ráfagas de suplica!    Mis anhelos seguirán haciendo daño  martilleando los tuyos  y las míseras horas se detienen  en nuestro encuentro de distancias solemnes    Entre tu espejo y el mío hay un abismo  el tuyo irradia ternura  belleza eterna  campos elíseos    El mío soporta estoicamente  su cruel desdicha  muestra sin quererlo figuras funestas  horror humano  egoísmo a ultranza  el reflejo que muestra el inminente adiós! 


Julio Rivasplata - Poeta  

UN AMOR CATAPLUM      Fuiste un flash en mi vida    Yo un plop en la tuya    No se si hice mmm al mirarte    O si tu hiciste ahhh al sentirme    lo cierto es que ambos fuimos spot y chiss!        Recuerdo que tu padre dijo humm al verme    Tu madre zuizzz escondida tras la puerta    Mi padre con severo toc toc, entramos a bla bla bla    Y en un plis plas, tu mano pedí        Hoy te digo je je je ji ji ji    Mientras tu flop flop flop en la cocina    Nos vemos y pim pum pam sin compasión    Así es nuestro amor    Tan tan tan tan....   


Julio Rivasplata - Poeta  

ALEGRIA DE VIVIR      L4 D37ik4d4 oxt1 4l3gri4 d3 v1v1r  s3 du3rm3 con 1 >< tu10  3s 4qya Fra94nc14 q m m4t4  4qya ros4 p4Lp1t4nT  L4 q m Pue D    La delicada oportuna alegría de vivir  se duerme con un beso tuyo  es aquella fragancia que me mata  aquella rosa palpitante  la que me puede   


Julio Rivasplata - Poeta  

TUS LABIOS Y UNA FLOR      litus oseb odneis ariuges___________seguira siendo beso sutil   rolf ne sadiac oicor ed satog sal_las gotas de rocio caidas en flor   leim oseb odneis ariuges __________ seguira siendo beso miel  leip im erbos soibal sut _____________ tus labios sobre mi piel    @‐)‐D = :) yo * __________ La rosa es igual a tu sonrisa yo resalto  + x ti M da = ________________________ mas por ti me da igual  T >>> sA @‐)‐D ________________________ te enviare esa rosa   <<< tu Amor! ____________________________enviame tu amor!   yo*_________________________________________yo destaco   


Julio Rivasplata - Poeta  

AÑO NUEVO NARANJA      LLegan las ordas de voz a mi encuentro  mutiladas de gloria, advenedizas en historia  la calma no continuara, lo veo venir  aquella música retorica suena otra vez!    Silencio!!! ellas llegan para salir de aqui  mantienen la susodichas palabras estaticas  y como torbellinos hirientes, invaden mi hogar  mas mi quietud es poderosa, astucia fiel    Ve y toma tu camino! sientate aqui si quieres  pero cuando te vayas no te olvides de cerrar  las puertas de mi verso abiertas estan  nunca negadas a las perlas negras    Y en tu añoranza, recordaras la negra noche  en que mis revelados sueños te otorgue  tus copas de amnesia no seran suficientes  para el rigor de un olvido que no llegará    Mi sonrisa te aparecerá y desearas tocarla  desearas reir conmigo, con mi quietud  pero una voz te dirá nuevamente NO  la voz que sale del reflejo momentaneo    Somos esclavos de nuestras palabras  somos heridas sangrantes de vida plena  somos buscadores de sueños perdidos  somos aprendices de poetas, aprendices de letras claras  somos dos, no tres, ja ja ja  somos en suma, el mensaje que divaga entrando la noche  somos el código de madrugada  somos la A de un nombre  somos la Z de un sueño    Ya sabes! cierra la puerta cuando te vayas! 


Julio Rivasplata - Poeta yo mirare desde mi ventana, esperare la canción de un nuevo año!   


Julio Rivasplata - Poeta  

UN ACUERDO CON LUCIFER      Hoy vendi mi alma al diablo, completa sin devoluciones    necesitaba lo que me ofrecio y la vendi    la cambie por una joya impagable    por una nube dorada, la cambie por casi nada        En mi soledad intensa la idea me inundo    una vil bofetada sin merecerlo motivo la cita    una pequeña figura, dos velas y un ruego maligno    era todo lo que necesité y apareció por fín         Solo me pidio que aceptara la condena que me espera    no desfigure mi rostro y con una sonrisa plena acepte    mi locura siempre vence en estos casos    pues es mejor negocio tener lo que uno desea        Le entregué tu fotografía para que pudiera conocerte    el me dijo ya la tengo, pues te leo la mente    su carcajada implacable inundo la habitación    se fue mirando al cielo musitando, este es solo mío!!  


Julio Rivasplata - Poeta     Pues asi fue, le entregue un cheque en blanco    en este caso al portador, para el caso angel negro    mi vida a una futura condena esta apostada    mas rio orgulloso por la paga y digo        No hay mejor negocio conocido que mi alma    A cambio de una simple y sencilla vida contigo!   


Julio Rivasplata - Poeta  

NERKS EN SU DRUG      El fuego cruzado con el enemigo  no se detiene   un nerferts  lanzado por ellos   ha impactado en nuestro drug  estamos cayendo   en menos de una Sat   nuestro drug se destruira   y nosotros con él.    El enemigo es   mas fuerte   de lo que pensamos,  esta ganando...  no llevaremos el brial final  a nuestro hogar,   querida hoy voy a morir    Recuerdo nuestra despedida  en nuestro   CLausist   farullamos   junto a nuestros darts.  Nerfelits especie querida  no regresare   para ver a Etk y Aift crecer    Los moradores   de este zurka   son mas poderosos,   su arquitecna nos daña  no es mundo para nuestra raza.    La tierra no es mundo para nosotros... perderemos! 


Julio Rivasplata - Poeta  

LAGRIMAS HELADAS      Lagrima eterna de recorrido sin fín    soledad cancina, casi doliente compañía    una esmeralda sin brillo esta en la cama    un mudo cuadro descuidado soy ahora    la habitación habla por si sola    de tus ganas de odiarme, de tu ira contenida    habla de mi vida desperdiciada    de dos mundos distintos, forzados a unirse    el designio dice que nos queremos    mas la hiel que expelen tus labios    al besarme no me engañan    deseas otro ambiente, otra cama    y yo deseo mas que ahora no quererte    sin embargo estoy aqui ausente    y siento tu ausencia tambien    lagrimas recorridas de negra magia    pintura enmohecida, desgastada    solo queda la cama vacia, tendida    el silencio eterno de una despedida constante 


Julio Rivasplata - Poeta solo queda nada en nuestra alcoba    duerme hoy aqui, reina sin corona    yo ire al bar a comerme mis ansias    ya no queda mas distancias    mi indeferencia me destrona    la tuya te abdica    del reino de nuestro insufrible amor 


Julio Rivasplata - Poeta  

LIBELULA     Donde quiera que estes te vere    Te sentire    Seras una continua compañía    Seras una visión Constante    Y en tu Adios    Sentire el retorno de tu Alma    Para estar Junto a mí    Seras una Imagen    Seras una caricia en el Viento    En la despedida    Invocare tu nombre susurrando    de vez en cuando, como un hechizo    para tenerte a mi vera    seras Carmín infiltrado en mis labios    Seras la sonrisa del eco distante    cuando tu sombra no vea ya    Seras un acento, en mi epitafío      ʺ Murío por ella, Vivío para ellaʺ 


Julio Rivasplata - Poeta  

UN INSTANTE      Miro entre mis hojas escritas en sangre derramada una nota tuya  y mis lagrimas cual cascadas en selva se dejan caer insesantes  cada verso tuyo hiere con el puñal de la indiferencia mi alma  y en cada linea adivino la intención de acabar definitivamente conmigo    Veo entre los espiritus herrantes sin paz, tu sombra ajena a mi mundo  y matizo tu actual contexto. con el pasado aquel de las letras dolientes  aclaro las imagenes en mi frecuencia de anelhados sueños frustrados contigo  y lamento profundamente las señales de tolerancia que un día te hice llegar    Recorro hoy mi tiempo perdido escrito en aquellas lineas infames  donde con deprecio lanzas por la ventana todo el amor que un día sentí  y con el dolor en el pecho, como si una rafaga hostil hubiera surcado mi torax  arrugo el papel lleno de iracunda violencia y como si fuera un truco de magia  negra  lanzo tu pedazo de papel, a la basura!...  lleno de remordimiento por la estupida lección recibida sin anestecia  concebida  levanto mi rostro demacrado por el llanto y lamentando al cielo digo!...  ¿POR QUE A MI ? 


Julio Rivasplata - Poeta  

MALO AMOR      una rosa sumergida en el lago de mis tormentos    Un abrigo roto falso cobijo para el frio invierno    Sufrimiento    Un paraguas roto que deja pasar gota a gota la falsedad    Un truco de magia, desenmascarado     Desengaño     Una linterna que niega su necesaria luz    Una pobre antorcha sin combustible     Oscuridad     Insufrible corazon negro    Así es tu amor falso    Asíes tu amor malo    Así es tu amor corriente    Así queda tu amor     ¿el mío ?    El mío te lo dejo de recuerdo    No se bien si en fotos, en canción,     O en esta infame composición    Allí te dejo mi corazón herido 


Julio Rivasplata - Poeta Para que hagas de él    Lo que nunca haria yo contigo!   


Francisco Romero Díaz - Poeta

FRANCISCO ROMERO DÍAZ  ‐ESPAÑA‐  


Francisco Romero Díaz - Poeta  

QUIJOTE     Quijote,  ¿por qué sigues con los molinos?  ¿por qué sigues atacando a los rebaños?  ¿por qué no partes ya a por Dulcinea?    Ella no quiere los triunfos de su caballero,  ella no quiere las ofrendas de tus victorias.    Quijote,  caballero andante de la gran Castilla,  manda a tu escudero a casa,  y tu montura tranquila en su cuadra,  ve a tu Dulcinea y dile que es tu amor.  ve y dile que se termino la lucha,  que los molinos serán gigantes,  que los rebaños ejércitos,  pero ella es tu única batalla,    Quijote,  ¿por qué no partes ya a por Dulcinea?     


Francisco Romero Díaz - Poeta  

NO BUSCO MUSA      No busco musa,  ni busco bella que me seduzca,  ni que saque rimas de mis dedos.    Siempre canté al amor sin estar tú,  rimé deseos con anhelos, sin estar tú  soñé y lloré en versos, sin estar tú    Seguiré mi lento peregrinar  buscando la emoción en una palabra,  buscando la lágrima escondida en un verso,  buscando el anhelo de un sueño.  seguiré mi caminar,  lento, solitario, arduo.    No busco musa.  mis palabras existían antes,  pasaras y quedaran en lágrimas  plasmadas en sonetos,  y seguiré mi lento peregrinar.   


Francisco Romero Díaz - Poeta  

EN LOS CONFINES DEL EROTISMO      En los confines del erotismo,  allí donde deseo, lujuria y pasión  se funden en mil jadeos.  Allí nacen las canciones, esas que salen de mis besos,  cuando mi cuerpo se envuelve en tus caricias,  y mi alma se envuelve en tu pasión.    Canción…donde la melodía de tu cuerpo  se acompaña de mis caricias,  donde la letra la escribo con besos,  en tu cuerpo desnudo,  canción donde fundo mis anhelos  en lo más hondo de tu orgullo de mujer.    En los confines del erotismo nacen mis versos,  allí vagan mis sueños,  allí nacen las melodías que dan luz a mis mañanas,  allí navego cada noche…a buscar tu cuerpo…  a gozar de la felicidad de tu amor.     


Francisco Romero Díaz - Poeta  

SOY MARIONETA      Soy marioneta,  mueves mis hilos a tu antojo,  soy marioneta y quiero ser pinocho,  quiero tener mi libertad,  para caminar…  para volar…  para amar…  Soy marioneta en tus manos,  y todas la noches espero al hada  que me dé mi libertas, corte los hilos.  Quiero cobrar vida,  partir de tus manos, descubrir otro mundo,  quiero tener mi libertad,  para caminar…  para volar…  para saborear otros besos…  para poderme enamorar.   


Francisco Romero Díaz - Poeta  

LLUEVE     Llueve,  y las gotas de alegría caen…  caen en las rosaledas,  caen en el verde musgo,  caen en la dulce primavera.    Se refugia el pajarito,  viendo las gotas caer,  jugando con las salpicaduras,  de la refrescante lluvia primaveral.    Llueve en el campo,  llueve en la ciudad,  llueve en la calle,  llueve…    Llueve en la rosaleda,  para que pronto su perfume nos embriague,  llenando de perfume la primavera.    Llueve en el campo,  donde el pajarito se refugia, ahí, al lado,  para salir pronto a jugar  con las gotas de que caen,  y con su cantar…  mostrar que es primavera. 


Francisco Romero Díaz - Poeta  

LLUVIA ESTIVAL      Se cierra el cielo con negros nubarrones,  el pajarito en su cálido nido se refugia,  corre la gente buscando cubierto.    Tras el estruendo comienza el aguacero,  con grandes gotas precipita la lluvia,  refrescando el caluroso día estival.    Llueve copiosamente, grandes gotas,  llena las barrancas, corre hacia el riachuelo,  el tueno vuelve a clamar…Llueve.    Rápidamente comienza a despejar,  para poco a poco, deja de caer  y el sol, allá, comienza a clarear.    Salen los pajaritos, comienzan a cantar,  sale la gente, vuelven a deambular,  vuelve el sol a calentar otro día estival. 


Francisco Romero Díaz - Poeta  

ASESINO     Vuelven a sonar las campanas,  lazos negros cuelgan de la banderas  que se encuentran a media asta,  la muchedumbre invade la plaza,  plañideras conversaciones se murmuran,  para hacerse un silencio sepulcral  cuando en féretro invade la plaza,  nace un grito desde el fondo de la muchedumbre,  sale al unísono: ASESINO…    Mujer que viviste en el silencio del terror,  viendo como amanecía cada mañana  con una nueva amenaza,  cómo tus heridas no terminan de sanar  y nacían nuevas.  cómo las palabras que tenían que ser de amor  siempre fueron de odio.    Hoy las plañideras lloraran por ti,  todo el mundo murmurará tu historia,  con rabia contenida a tu marido llamaran:  ASESINO 


Antonio José Royuela - Poeta

ANTONIO JOSÉ ROYUELA  ‐ESPAÑA‐  


Antonio José Royuela - Poeta  

CIUDADES QUE SE APAGAN      Cuando el silencio es cómplice  de un viento que no testifica,   una ciudad se apaga.  Todo en nombre de la palabra amor.  Un alma ajada en la turbia intimidad,  unas manos gastadas de padecer martirio,  una vida de tristezas y sombras dictadas  por los misterios de unos taimados derechos.    ¿Qué acuerdos fueron sellados por la ternura?  ¿Qué promesas se incumplieron?    Unas lágrimas preguntan el por qué de su exilio.  Entretanto, los demás,   eslabones, de una misma cadena,  refugiados bajo bóvedas distintas,  conceden crédito a un reloj   que sólo marca las horas que quedan para morir.    Cuando una habitación se llena de soledad y miedo,  otra ciudad se apaga.  Un número en la cuenta del olvido  para memorias que cubren sus esperanzas   con las sábanas de otro desnudo.     ¿De qué fuentes bebió el sol de diciembre?  ¿Por qué abril se instaló en el invierno?    La misma lluvia sobre los mismos zapatos  y nuestra irresponsable forma de tratarla.  Ese descomedido modo de querer  y la desesperanza de su legataria.    Que la vida es mentira es el final de la representación.  Mortal para unas, noches sin fin para otras,  trágico para todas.


Elizabeth Rozas Lizama - Poetisa

ELIZABETH ROZAS LIZAMA  ‐CHILE‐    


Elizabeth Rozas Lizama - Poetisa  

YO…     Hoy escribo para ti,  No sé cómo eres  sólo sé que existes  en mi mente y en mí,  no borrare tu recuerdo  aunque no sé cuál y   porque te recuerdo  conozco tu sonrisa,   se de tus soledades,  de tus infiernos temidos,  de tus paraísos soñados,  de tu forma de conjugar la vida,  de cómo amas la tierra que pisas,  de tu pasión por vivir,  más no conozco tu mirada,  tus manos, tu silueta  ¿Quién eres? Niño, joven o viejo.  ¡Escúchame ahora!   Que es para ti. 


Elizabeth Rozas Lizama - Poetisa  

RECORDANDO     Cada año cuando el aire se vuelve más frió,  pienso en ti madre, eras la primera   en hacernos notar las primeras señales  del otoño, el cielo con las huellas  del humo de las chimeneas,   la urgencia del canto   de los gorriones; la pálida luz matinal.  No olviden, decía la sabia zorra,  que las hojas que mueren en   otoño renacen en primavera.  Muerte y renovación eran sus  temas para contar tus historias.  Tengo muchos recuerdos uno  donde me llevabas y decías  mira eso, la luna, ves la parte  rojiza? ese es el mar de la tranquilidad.  y la parte azul es el océano de las tormentas.  Y agregabas que en la vida es necesario  aprender a caminar en ambos lados.  sinceramente nunca vi. ni el mar   cuando contemple la luna, solo   miraba tu rostro pálido entre las estrellas.  Cumplirás este marzo tres años,  ya tres años que nos dejaste y   hoy puedo recordar sin tanto  dolor tus historias, hoy soy yo  que me convierto en vieja zorra  para repetir la historia   con mis hijos y contar   lo que decías al comenzar  el otoño Madre. 


Elizabeth Rozas Lizama - Poetisa  

SUEÑOS, REALIDAD      Jamás podré olvidarte, me es muy difícil  no pensar en ti, estés donde estés,  estés con quien estés, te veo   en cualquier mirada, en cualquier sonrisa,  en la luz de un día de niebla,  como en un día lleno de sol.  Te leeré en alguna frase, en alguna canción,  en el titulo de algún poema,  te sentiré en cada noche,  entre mis silencios y mis soledades,  te perseguirá mi mirada allá donde vayas,  y en cada uno de esos momentos   me añoraras. Lo sabes, lo sé. 


Elizabeth Rozas Lizama - Poetisa  

TE AME, TE OLVIDO      Te ame, si señor  en tus confesiones,  en tus salidas del abismo,  en tus caricias, besos de ron y miel,  te ame en tu indiferencia,  en saber todo lo tuyo,  en todo y más.  Te equivocas cuando me dices  que me has olvidado,  te equivocas si dices que la quieres a ella,  te equivocas cuando dices que yo no te he amado.  Te deseo  te deseo en tu mirada soñadora,  te deseo cuando sabes que ahora voy a ti,  te deseo cuando se que tus labios vienen a mí.  Te olvido  en tu renuncia por nada,  te olvido en tu cobardía de no enfrentar lo que sientes,  te olvido en la forma de seducir,  te olvido en tu olvido rápido.  Te ame y te olvido.  Y ante todo eso mi único sueño   es que seas muy feliz,  A veces me olvido que te olvide. 


Elizabeth Rozas Lizama - Poetisa  

HERMANO     No alcancé  a aprender a quererte.  Te quedaste en un recodo  de mis juegos.  Mientras yo vivía  tú eras un fantasma.  Robaste la sonrisa de mamá.  Heriste el pasado  y lo cubriste de silencio. 


Elizabeth Rozas Lizama - Poetisa  

COLLIPULLI     Siempre camino derecho  hacia  la cruz que me guía,  hasta la humilde capilla.    A cuántos he dicho, adiós,  en este mismo lugar  se fueron , se adelantaron.  ¿Dónde llegaron?  ¡No sé!    La última despedida  conmovió hasta los cimientos  las casitas de madera  de este pueblito dormido  paciente, viejo.    Sigo caminando y pienso,  ¿quién seguirá el camino  con partida y sin regreso.      (Es para mi pueblo natal, Collipulli que significa tierras coloradas al sur de  Chile). 


Elizabeth Rozas Lizama - Poetisa  

PASADO     Estoy recordando,  recordando pasados  imborrables  Que aunque de años  muy lejanos  hacen que regresen  como si fuera hoy    Te ame como jamás  nadie  te amo  y fue mi primera vez.    te ame con el alma  a tu lado aprendí la pasión  y aprendí el dolor.    Te perdí lo se  te fuiste para no regresar jamás,  pero la vida me tenia  preparada  otra cosa  otro amor  que amaría por siempre. 


Elizabeth Rozas Lizama - Poetisa  

EL POETA ESTÁ DE VACACIONES      El Poeta no está,  salió de vacaciones.  Quiso descansar y  accidentalmente  se tendió en el camino  hasta que sus vísceras  quedaron impregnadas  en el asfalto de su pueblo,  al que amó  con devoción cultural.    El Poeta no está,  salió de vacaciones.  Tomó el camino  a la eternidad.  Se fue solo,  en silencio...  en sangre.  No quiso despedirse,  no tuvo tiempo.    (En memoria de Jorge Aguilera) (No es mío es de Magdiel un poeta amigo y  Jorge un gran amigo que murió atropellado en la carretera con su bicicleta en  Collipulli, hubo mucho dolor)    Lo tome prestado ya que yo conocía a Jorge por sus hermosas poesías y no  cabe duda que donde él esté esta componiendo los más hermosos escritos. 


Elizabeth Rozas Lizama - Poetisa  

PARTIDA, DUELO, QUÉ SE YO      Partida.  Cuánto dura el dolor para poder olvidar  Se mide en centímetros, metros, kilómetros?  Cómo es si no pasa, cómo si permanece?  Hasta dónde es correcto, quién lo dice   Quién lo sabe, quién llora, quién permite  que se quede aquí en mi pecho  Quién sobre el alma de otro dicta un plazo  cuántas lágrimas, qué insomnio  Qué persona, qué Dios, qué corazón  lo deja hundirse en el alma  Qué lugar, en qué oración, qué rezo  Por qué debo olvidar  si es parte de mi vida.   No tengo el tono del adiós  No me queda otra frase que la suya  No permito momentos  no quiero más lecciones, por favor  Ya lo sé, al fin lo entiendo   que nadie me lo diga, porque sé que no es cierto    No me han acompañado en el sentimiento  y tengo que vivir el duelo   hasta que mi alma quede en paz. 


Elizabeth Rozas Lizama - Poetisa  

ESTOY VIVA      Te habías ido, y yo había quedado  sola en nombre de todo lo que  aparentemente habíamos sido.  Todo siempre estuvo dicho.  El final era claro desde el principio.    Espero que hayas aprendido algo bueno,  porque yo no. La realidad es que después  de todo, no estoy muerta. Qué raro,  yo creía que iba a estarlo. Quizás no  debí creer tanto en mí, o en ti.    Así que después de todo, estoy viva.  Es una buena noticia, yo creí que moriría.  Si hay algo que aprendí, es que no debo creerte.  Quizás el error más grande fue escucharte.  Quizás todo fue un error, y en el fondo lo sabía,  pero te quise, a ti o al personaje  que te sale bien interpretar,  pero así fue, te quise. También te extrañe,  te llore, te espere, pero todo se resume  en que te ame. En vano, por supuesto.    Todo hasta que entendí quien eres y quién soy.  Hasta que entendí que por buscarte  me estaba perdiendo a mí misma. Entonces volví.  Mi orgullo te saco del vacío interior que habías  dejado en mí y se lleno de todas las cosas que  había olvidado. Ojala pudiera decir que te olvide,  pero no, pero aun, te ganaste mi desprecio.  Hubiera preferido olvidarte,  así no tengo que saber que existen personas  como tú. Pero no, no te olvide, aunque trato  de no recordarte porque me estaría obligando a  odiarte y no quiero hacerlo. Ya sería demasiado.  Realmente me hubiera gustado que terminara  de otra manera, pero así quisiste que fuera. 


Elizabeth Rozas Lizama - Poetisa  

PEQUEÑO     Hoy te miro niño de la cara sucia  y los mocos colgando y me   pregunto quién camina a tu lado,  quien no dejo que disfrutaras   la vida de los juegos de tu edad.  Quien permite que en vez   de jugar debas trabajar,  quien coarto tus letras y   te dejo en la ignorancia?  te miro, pides una moneda,  en la calle, hace frió,  llueve y continuas allí.  Niño de la cara sucia  ven deja que te abrigue,  deja que mi mano te acaricie  y puedas dormir y  volver a soñar, soñar   que existe un mañana  que puedes llegar a alcanzar. 


Elizabeth Rozas Lizama - Poetisa  

MAMÁ MÍA      Quisiera escribir hoy el mejor   de los mejores pero mi yo  esta lejano. En un pueblito  que esta más allá de mis ojos  y no puedo llegar hoy al encuentro  con los recuerdos de mi infancia,  esta allá pasado el puente,  donde las tierras son coloradas  y donde te deje Madre amada.  Es tu aniversario y me cuesta  demasiado aun sentir tu ausencia,  me haces falta mujer de la mirada  verde que dejaste huellas  profundas en tus hijos.  Y hoy como ayer te pienso.  y aun cerrando los ojos  puedo obtener tu imagen  en mi mente Madre santa,  Madre mía, Madre amada. 


LA CASA DE LOS POETAS

NARRACIONES‐ RELATOS 


Amparo Andrés –Narraciones, Relatos

AMPARO ANDRÉS  ‐ESPAÑA‐  


Amparo Andrés –Narraciones, Relatos  

EN CLAVE DE MÍ      Suena el despertador y parece que las sábanas tengan tentáculos, me  absorben hacia dentro, con una marea onírica de sueños involutivos en un  entorno involuntario, seduciendo mi voluntad, ahogando cualquier amago de  independencia, insolente ante el estruendo que anuncia la realidad... Pero él  no se rinde, sigue llamando a las cosas por su nombre, con su voz de realidad,  precisamente ahora, en lo mejor de mi sueño... Venga! sigue sonando,  maldito!! Sigue!!    Saco la mano por debajo del edredón. Noto el frío, es ese frío de cuando  empieza a amanecer, ese mismo que se te mete en los huesos y te arrastra  hacia el radiador, y pienso con poco entusiasmo en la falda que tengo que  llevar para el trabajo. El maldito vuelve a hacerlo de nuevo, ya no queda más  tiempo, dice... Unaaaaaa, doossss y tres, me levanto casi de un salto,  traicionando a las sábanas: el maldito ha ganado de nuevo. Me pongo la bata  y las chinelas y voy hacia el baño sin apenas abrir lo ojos, recordando aún la  tibieza de mi sueño, la tórrida escena de mi mundo truncado.    Cinco minutos no es mucho tiempo, pero cinco minutos bajo el agua son  suficientes para arrancarme la ilusión, cinco minutos y ya empiezo a pensar, a  malvivir    Quiero volver a sus brazos, quiero dormirme y no despertar nunca, ser  siempre una parte de ese todo que vaga en mis noches, la ilusión de un día  sin página en el diario, de un renglón sin torcer... Ilusa.    Voy al dormitorio, saco el traje chaqueta, las medias y el tarro de crema. Está  fría pero es una delicia sentirla sobre la piel.. y las medias... con la crema  recién puesta se quedan mejor las medias. Enrollo una y la deslizo por la  punta del pie, el tobillo, la pantorrilla, el muslo... Perfecta! queda en su sitio,  fija... Le recuerdo especialmente en este momento, sus gracias, sus incordios,  sus ansias por retenerme antes de entregarme al mundo... Maldita sea, no  tengo que pensar en él, no. Tengo que pensar en cosas banales, tengo que  pensar en depilarme esta semana sin falta, y en llevar el coche al taller para  que le cambien el aceite, en la cremallera de la falda que se atasca, ¡ché, ya he  vuelto a engordar! En la comida de trabajo de hoy, en como soportar al  pesado de mi jefe, en la firma, en la notaría, en Helen, en la compra, en  cualquier cosa menos en él... menos en mí... 


Amparo Andrés –Narraciones, Relatos Ella aún duerme ajena a todo, Helen sigue en su mundo, ese que yo dejé hace  unos minutos, abarcándolo, perfilándolo, poseyéndolo... Es tarde Helen, es  tarde y él no está, ¡levanta    Acabo de vestirme y voy a la cocina. Me preparo algo ligero, un café con leche  y unos cereales, no doy para más; luego, quizás un té sin azúcar...    Ahora me centro en el pan, los bocadillos de Helen, su excursión...  Los bocadillos! Corro hacia el congelador. Saco dos panecillos y los pongo en  el micro... Dos minutos y listos. Las latas de atún, los fiambres... Una tortilla y  al papel de plata.    Al fondo de la casa suena otro despertador...  Cariño, buenos días, te he hecho los bocadillos, los tienes ahí, sobre la mesa.    Te pongo la leche? Si mami, voy a vestirme    Y sigo sin pensar en él...    Con los minutos arrastrándome hacia la oficina salimos a la fría mañana de  febrero. Un tímido sol comienza a jugar cosquilleante sobre las aceras  húmedas. Doblo la esquina, justo enfrente, en el parque, un altísimo olmo  deja caer una deliciosa lluvia de hojas bailarinas al son de un cortante mistral  que apenas logra mitigar sus rayos oblicuos . El aire huele a tierra húmeda y  el rocío deja sentir su peso sobre los arbustos. Pienso en todas esas cosas que  nos dijimos, y las que no, y me asalta la añoranza.    El coche está lleno de rocío, otra vez él, no pienso en él, no, pero está ahí, en  un rincón de mi mente, aguardando sereno a que le abra la puerta,  invocándome una y otra vez mientras yo me hago la distraída: A ver cuando  nos dan la plaza de garaje que esto ya se pasa de castaño oscuro... ¡Venga  mamá, que es tarde, deja de limpiar el cristal!    Obsesiva no le hago caso, sigo limpiando, como si con ello consiguiera  despistar mis pensamientos, maldita sea, es inútil.  Pasó mucho tiempo. Aquellos días de estrés también pasaron. Ahora me  miran ajenos desde el arcón del pasado, como dándome otras claves con las  que atemperar la vida... Murió el pasado y el presente se hace evidente, yo me  hago evidente ante mí misma y mi camino sigue por otros derroteros con  horizontes brumosos e inciertos. Me pregunto si esto es lo que llaman  madurar...   


Amparo Andrés –Narraciones, Relatos  

FELIZ DIA DEL  PADRE (Un homenaje a mi padre)      Sí. A veces lo recuerdo. Es como una estrella fugaz que aparece y desaparece  de mi cosmos increpando a mi memoria, arrastrándola hacia su propio  universo; y es en ese momento cuando me veo tan lejana, en otra órbita,  donde a pesar de la distancia, se reflejan ahora los destellos de lo remoto.    Como cuando de niña me sentaba al lado de mi padre sobre los riscos de  algún bosque, y él, con esa parsimonia que solo es posible en esos instantes  circundados por la magia de la naturaleza y la sensibilidad del alma, me  enseñaba a engrandecer el espíritu, elevándome por encima de aquellos  árboles que ahora, a la vista de su mirada, parecieran ser los espacios donde  los ángeles escuchaban sus palabras y nos acunaban con sus alas,   permitiendo aquellos maravillosos momentos que volverían a repetirse  mucho tiempo después, en la parsimonia de otro espíritu lejano que tan  familiar me parece, y a la vez tan distinto.  Y los universos a los que pertenecía se desdoblan ahora en ese recato de  tiempo irradiado, inundando otra vez las bambalinas de mis pensamientos y  elevando mi espíritu de nuevo por encima de todo lo que toca la tierra. Y  vuelo, sí, quizás en fantasías de ángeles que me ofrecen sus alas, quizás en  quiméricas rutas de destinos inciertos, tan necesarios como el aire que  respiro, y tan ciertos como los recuerdos de aquellos instantes del pasado.     


Christian Maier – Narraciones, Relatos

CHRISTIAN MAIER  ‐ESPAÑA‐        


Christian Maier – Narraciones, Relatos

  EL TATUAJE EN VIAS DE EXTINCIÓN 

  Entrevista de un Escritor del 26 de Marzo de 2033    Periodista (muy joven):  “¿Porque no tienes tatuajes?  Como te gusta escribir  Podrías tatuarte una de tus poesías.”    Escritor (en la flor de su vida):  “Si tengo tatuaje, pero es una obra de arte  Que crece muy despacio,  Es un tatuaje que tarda toda la vida.”    Periodista:  ¿Dónde lo tienes?    Escritor:  “En todo el cuerpo, pero todavía solo  Se refleja en la cara.”    Periodista:  “Pero no veo nada.”    Escritor:  “Es que no me conoces bien y desde muy poco tiempo,  Se ve mejor que más años se conoce  Y mucho mejor, si se conoce desde mucho  Y no se ha visto por mucho tiempo.”    Periodista:  “¿Que dices?    Escritor:  “Si es un tatuaje muy místico,  Es más viejo que la humanidad  Una herencia de los monos.” 


Christian Maier – Narraciones, Relatos Periodista:  “¿De que monos?”    Escritor:  “Es que, es el tatuaje de la sabiduría  Casi olvidado,  Por las modas contemporáneas  Por modelos, y actores,  Por fotógrafos y médicos.  Este tatuaje tiene dos enemigos  La cirugía plástica  Y el Botox..  Pero para mí siempre va a ser  el tatuaje más bonito y maravilloso   que jamás existía..” 


Christian Maier – Narraciones, Relatos  

PRESENTACIONES EN EL COLEGIO      Solo para adolescentes ‐ mayor de edad y/o mayor de hormonas.    Pequeña introducción: Estimado/‐a lector/‐a,  No es necesario, leer todos los temas  Que propone el profesor,  Con uno ya esta bastante,  Para tener una imagen,  De que se trata  La esencia se encuentra en la conversación de los chavales.    Presentaciones en el colegio    Hoy nos encontramos en un colegio  En la clase del castellano  Vaya ‐ el profesor reparte  Los temas para las próximas presentaciones.    Los alumnos tienen que referir  Sobre distinto temas.  Pueden elegir entre tantos:    1. La felicidad y el tamaño del pene  2. La felicidad y el tamaño de los pechos  3. La felicidad y la fuerza de la vagina  4. Sexo en orgia  5. Sexo con animales  6. Sexo al borde de la muerte  7. Pornografía como arte  8. Pornografía como acompañante de la masturbación  9. Pornografía un cine sin Oscar  10. La poligamia y la conciencia  11. La poligamia de tu familia  12. La poligamia y la bisexualidad  13. Fetish calcetines  14. Fetish ropa interior  15. Fetish sangre de la menstruación.   


Christian Maier – Narraciones, Relatos Después de que el profesor ha repartido  Su lista de temas  La mayoría empieza de gemir.    Escuchamos la conversación entre   Los adolescentes Ignacio y Rodrigo.    Ignacio:  “Es que este profesor,  Que harto y aburrido estoy   Otra vez solo nos pone temas de mierda  Es que, es tan anticuado.”    Rodrigo:  “Si yo también creo que tiene  Algo como un retraso mental”    Ignacio:  “Es que todavía se encuentra  En la temporada de los hippies  O comunes con sus liberaciones  Sexuales y infantiles.”    Rodrigo:  “Sabes escuché rumores sobre un libro,  Me suena como me hablaba mi bisabuelo  De una historia estupenda”.    Ignacio:  “Dime de que hablaba?”    Rodrigo:  “Creo que se llama Don Quijote o algo así.”    Ignacio:  “Por dios cállate,  Si el profe te escucha  Nos van a expulsar del cole.”    Rodrigo:  “Si lo sé, es peligroso,  Pero no sé de donde viene  Estoy súper irritado, 


Christian Maier – Narraciones, Relatos No puedo dormir,  Ni puedo concentrarme  Ni puedo pensar en otra cosa  Solo pienso en este libro.”  Quizás son las hormonas  De la adolescencia  Pero solo deseo  Leer este libro.”    Ignacio:  “Rodrigo, por favor que no lo digas a nadie,  Pero ya me lo he leído  Y me lo pasé súper bien.”    Rodrigo con los ojos muy abiertos:  “Tienes el libro?”    Ignacio:  “No, pero te doy el código secreto: 


Christian Maier – Narraciones, Relatos  

ODA A MI VACA FAVORITA      Mi Mama:  ¿Que hacemos con la Alma  Que ha parado de dar leche  Después de quince años?    Mi Papa:  Es una vaca inútil,   La vamos a faenar,  Así tendremos su carne.    Mi Mama:  Pero la carne de una vaca de esta edad  Y después de partir catorce hijos,  Sabe muy mal.     Mi Papa:  ¿Y que haríamos con una vaca  Que sigue comiendo y bebiendo  Sin dar ninguna gota de leche?    Mi Mama:  ¿Darla la caridad?    Mi Papa:  Que caridad – es una vaca.  Una vaca vieja.    Mi Mama:  Si, pero nuestro hijo pequeño la quiere mucho  Ha aprendido de ordeñar con ella  Y fue una vaca muy simpática  Nunca ha coceado  Ni a ti, ni a mi, ni a nuestros hijos.    Mi Papa:  Da igual,  Las vacas son para dar leche, 


Christian Maier – Narraciones, Relatos Si no dan leche  Las matamos  Como siempre.    Y la mataron,   La Alma.   


Carmen Noriega Montoya – Narraciones, Relatos

CARMEN NORIEGA MONTOYA  ‐PERU‐  


Carmen Noriega Montoya – Narraciones, Relatos  

NOS LLEGÓ LA OPORTUNIDAD      Estamos esperando el momento preciso para descubrirnos, para demostrar las  habilidades que tenemos, para brillar frente a un auditorio, que para nuestro  beneficio, está sometido a escucharnos. Pero, ¿qué diremos?, tenemos todo y  nada en nuestra cabeza, cuánto es el ánimo que sentimos que llega a  desesperar, cuanta es la fe que nos tenemos, que llegamos a dudar.Pareciese  que todo sentimiento mientras más intenso, más peligroso.  Hasta hace un momento estuvimos calentando el asiento, observando la  solemne actuación de un personaje peculiar y atractivo con una facilidad  extraordinaria para persuadir al oyente,logrando en todo momento hacerlo  partícipe del show. Entre imágenes e ideas nos zambullimos un rato corto,  cuando fuimos sorprendidos por aquél artista, que nos observaba con sus  grandes ojos, pidiendo una respuesta.  Es más fácil estar detrás de un espectáculo, como el encargado de la  escenografía, del guión o del sonido. Incluso a veces como oyente, es más  fácil sonreírle al que esté al frente, para no pensar en una respuesta rápida e  incongruente, perooo después?, cuando queda ese vacío en el ambiente, esa  incógnita en el aire, y decidimos contestar deliberando una respuesta, es  entonces cuando el reflector se ha ido, han dejado de atendernos, terminó  nuestro momento, como todos los que se han ido en un pestañear.    Ansiosos de presentarnos ante un público selecto, aunque hubiésemos  preferido que no lo sea sólo esa vez, con las manos completamente húmedas,  y la voz entrecortada, alguien por ahi hizo una cuenta regresiva, que sonó  peor que la final de algún concurso; seguimos encontrando en este camino  motivos para deshacernos de lo que en realidad no conocemos, una  experiencia que para nosotros significa gritar a los cuatro vientos qué  podemos hacer bien. ¿Acaso estamos vengándonos de todos aquellos que  hablaron en detrimento nuestro?, o peor aun ¿necesitamos sacar esa parte que  jamás se ha visto al espejo?. Nadie nos conoce en este recinto, ¿por qué  mostrar a unos extraños nuestro talento?, ¿queremos ser conocidos o  reconocidos?, no es amor a nuestro arte, un arte que respetamos desde  siempre, es amor a un sueño que bien podría haber nacido sin muchas  pretensiones, sin embargo se volvió ambicioso con el tiempo.Resulta  increíble pensar cómo es que algo que tanto se desea, cuando por fin es  nuestro, ya no nos genera tanta ilusión.  Alguien está dándonos las últimas pautas antes de salir. Ya estamos aquí, y  poner un pie atrás no se necesita para retroceder, si ya nos mojamos los pies, 


Carmen Noriega Montoya – Narraciones, Relatos podemos seguir adelante. La sensación de ser el centro, queríamos partirla en  pedazos pequeños y saborearlos lentamente. La reacción que se pintaba en  los rostros, esa que nos amedentraba al principio, nos enloqueció luego. Es  como ganarse en un minuto esa aceptación que veníamos buscando, ese no  querer ser ʺlos fracasadosʺ, ¿era preciso demostrarlo entonces?. Si cada quién  se guardara un poco más de sí dentro, no disfrutaría compartir con otros  aquello que nos alegra tanto la vida, aquello que nos da motivos para ser  felices, aprendiendo a vivir paso a paso.    Mejor decimos lo que no queremos ofrecer, eso es, un show que no transmita,  en el que no disfrutemos, y un conjunto de bohemios que pugnan por  figurar.  Tal vez nos enfrascamos en esto, pero nos llegó la oportunidad. Sabemos  también que mientras disfrutemos de nuestro éxito, ninguno de nosotros  tendrá que inventar una historia que contar, todo será real.


Francis Parado – Narraciones, relatos

FRANCIS PARADO  ‐URUGUAY 


Francis Parado – Narraciones, relatos

SOLO POR CINCO MINUTOS    Sin mirar atrás siguió su caminando a la parada del ómnibus. El 112  demoraba mucho y más a la noche. Pero no tenía alternativa, tenía que  esperar. Por ella no había apuro pero la nena ya cansada pedía que la  levantara en sus brazos.   Aunque lo hizo por un rato el peso sumado a la mochila le hacían dar  calambres en sus delgadas piernas. Los minutos pasaban y no se veía ningún  transporte en la Gran avenida, solo autos que paseaban disfrutando de los  lugares tan lindos que ofrecía Montevideo. Los que más les gustaba eran las  librerías cafés. Donde podían recorrer y leer todo lo que quisieran sin ser  interrumpidas.  Pero era tan tarde ya y vivían tan lejos y sabía que una vez de ingresar al local  las horas iban a volarse y podían amanecer las dos leyendo libros y  mostrándose una a la otra los descubrimientos de tesoros escondidos en las  estanterías.  Por suerte ya la nena había aprendido a leer, algo temprano para su edad pero  no era de extrañarse ya que siempre fue muy proactiva. Ella disfrutaba verla  hurgar en el sector infantil en busca de los cuentos de aventuras, aunque era  criada como princesa no eran los que mas le gustaban.   El llanto de su hija la sacó de sus pensamientos, la consoló diciéndole que ya  faltaba poco para que llegara el ómnibus que las llevaría a su casa. El otoño  había llegado con aire frío y el viento que llegaba del mar hacia que sus  abrigos no alcanzaran lo que hacía mas tediosa la espera.   Fue la primera vez en sus 20 años que se sintió desamparada, busco en todos  los bolsillos un billete olvidado que le pagara el regreso en taxi, pero en el  fondo sabía que no había mas que monedas sueltas.   Pasaban las once de la noche de ese domingo que habían disfrutado en casa  de su amiga de la vida pero perdieron la noción del tiempo entre risas y  juegos.  Fue la nena que aburrida de la espera comenzó a leer los carteles luminosos  de la avenida, fue así que descubrió la nueva Librería‐Café y comenzó a  tironear de la mano de su madre para cruzarse al nuevo local que con sus  luces y montañas de libros que le aseguraban un pasaje al mundo de las  fantasías, lo que para ella era como estar en su casa.  Sin ningún vehículo grande que se pareciera a un ómnibus decidió consentir  una vez mas a su hija y fueron a la Librería – Café, con la condición: ‐ Solo  por cinco minutos! Aunque ella sabía que una vez que ingresaran entrarían  en el No tiempo y ya perdería el control de su realidad. Pero se dejo guiar por  la manito de su pequeña que la llevaba al mundo de “siempre podrás soñar”.    


Francis Parado – Narraciones, relatos  

UNA BUFANDA PARA TI      Sentir la tibieza de la manta que me envuelve en este otoño que recién  comienza me ha hecho comenzar a tejerte una bufanda.    Elegí agujas gruesas porque quiero terminarla rápido, tengo poca practica en  esto de las manualidades pero saber que llevaras durante el frío invierno,  abrigando tu suave cuello, la bufanda en que cada punto paso por entre mis  dedos, me inspira a tejerla sin importar el tiempo.    Sé que te parecerá extraña porque yo misma hile la lana, está hecha de:    Hilos de mis sueños    Hebras de mis suspiros    El brillo de mis ojos    La fortaleza de mi amor    La suavidad de mis besos    El calor de mis abrazos    ….y una finísima hebra de nunca me olvides 


Francis Parado – Narraciones, relatos  

CONTRADICIONES ENCONTRADAS      Difícil poder decir o explicar lo que sentimos. A quien decírselo porque el  solo hecho de sacarlo de nuestro interior y ponerlo en palabras hace que su  forma cambie. Aun cuando el otro recibe de nuestra boca lo que sentimos...    Porque él le dará otra interpretación a ese sentimiento, aunque ponga su  mejor voluntad, nunca podrá llegar a entender la esencia de lo que siento.  Verá de diferente manera y le dará la forma que se adapte a sus propios  códigos para poder entendernos..... aunque nunca lleguemos más que a una  aproximación de comprensión el uno del otro.     Así surgirán miles de interpretaciones, tantas como seres habitamos este  planeta y generaremos tantas diferentes formas de códigos personales, únicos  e irrepetibles como lo es cada ser que somos.     Como poder entonces tratar de permanecer juntos, como intentar compartir  algo más que lo cotidiano, que lo banal, que lo material. Cómo hacer para no  sentir esa sensación que nos asecha cada tanto, esa sensación de estar solos  parados en medio de la nada aunque estemos invadidos de seres y aparatos y  otros ruidos.     Cuanto puede uno pretender del otro? algo más que atención? cuidados? estar  cerca físicamente? Saber que ocupamos parte de sus pensamientos al  preocuparse de nosotros?   ...y yo que soy capaz de entregar a los demás? poner mi atención por un rato,  cuando intenta trasmitirme uno de sus sentimientos que al igual que él  traduciré según mis códigos? Atender sus necesidades, sus pedidos,  esperando que sus peticiones me hagan sentir ocupada por un tiempo para  que ʺesa ʺsensación de vacío no regrese y me invada.     Es que todos los seres buscamos lo mismo, por eso interactuamos unos con  otros? , creo que si, como si estuviéramos hechos solo de una parte y  buscáramos desesperadamente el resto de un TODO !!! Ese todo al que  debemos pertenecer. Somos esa pieza que tiene un lugar importante e  insustituible en la gran máquina pero no sabemos donde ubicarla  correctamente.     Será por eso la búsqueda continua de respuestas y caminos, aunque creo que 


Francis Parado – Narraciones, relatos no sabremos nunca cual es nuestro lugar correcto donde nos sintamos en paz  sabiendo que estamos en ʺcasaʺ en el lugar correcto y haciendo la tarea que  nos corresponde .Siempre será una constante búsqueda.     Tal vez los seres inferiores que no tienen el ʺDon ʺ del pensamiento sean  realmente felices. Nada analizan nada cuestionan, solo aceptan lo que reciben  y se conforman con ello.     Seremos realmente seres superiores??? o somos seres castigados y por eso nos  dieron el pensar??   Pensar, analizar, calcular, desear, querer, anhelar, buscar, crecer, madurar,  soñar, poder, sentir..... son todas palabras que hacen a nuestro constante ir y  venir, correr tras algo o alguien. Siempre en la búsqueda, siempre corriendo,  siempre el miedo a no lograrlo, siempre la impotencia de no tenerlo.     Así pasamos día tras día en un camino que parece eterno hasta que algo nos  frena  nos paraliza y todo el camino recorrido pasa delante nuestro y podemos  constatar que siempre ha estado lleno de los mismos miedos e  incertidumbres que no nos dejaron disfrutar y ser felices plenamente.    Quien nos ha dado tantos dones y nos ha limitado tanto con los miedos ... 


Francis Parado – Narraciones, relatos  

ROSAS COLOR DE TÉ      Las luces todavía están apagadas pero ya está todo listo, los adornos, las  flores, rosas color té mis preferidas.   Todo está dispuesto esperando a los invitados que irán llegando poco a poco,  muy elegantemente vestidos con presentes y dispuestos a pasar una larga  velada.       Ahí llegan mis padres.    Que viejos que se ven, me sentía tan protegida cuando era niña sabiendo que  nada podía pasarme porque siempre estarían ellos para defenderme y  cuidarme.    Me abrazan y besan, cuanto hacía que no lo hacíamos? Como dejamos de  demostrar el cariño que tan bien nos hace. Ya enseguida los acomodan en sus  sillas y les sirven algo de tomar.      Cuantos amigos que tengo!.    Que gusto verlos de nuevo, años han pasado sin una llamada, que descuidada  he sido, no merezco que hoy estén acá.     Ahí vienen mis niños.    Son adultos ya, pero veo en sus ojos a esos bebes que me hicieron tan feliz  con su inocencia y dulzura. Qué bueno trajeron la música, ahora la reunión  está completa.   No, no falta mi amor, que raro que se demore tanto, le debe costar entrar, me  lo imagino, debe estar afuera tratando de tomar coraje para ver a tanta gente  amiga y querida.     Ahí llega.    Ay Vida me traes una rosa color Té, aún te acuerdas de lo mucho que me  gustan, llegaste justo a tiempo, dame un beso , quiero sentir la tibieza de tus  labios.  


Francis Parado – Narraciones, relatos Tu beso.    Si ya te siento, pero no llores Vida, no llores. Dile a los niños que pongan  mas fuerte la música que llegó la hora y con ella voy a bailar.    Por toda mi eternidad.   


Francis Parado – Narraciones, relatos  

MUCHO     Trabajo con mujeres de todas las edades, llegan a mi por un aviso de que  pueden tener su propio ingreso sin importar la edad y sus estudios.   Me sorprende como llaman los maridos para saber de qué se trata y ella,  mujer esta su lado tratando de escuchar lo que NO les digo. Le pido que me  pase o me llame la Sra. interesada.  Me irrita mucho!!!     Cuando vienen a la entrevista muchas veces viene su marido o pareja y  pregunta y opina él en vez de ella, a lo que desde hace unos días tome la  decisión de que ellos esperen afuera.  Me irrita mucho!!!    Veo como mujeres con gran potencial tienen su autoestima muy baja y  muchas veces cuando deben decidir me dicen la frase tan usada ʺ Voy a  preguntarle a mi maridoʺ.   Me irrita mucho !!!    Amo mi trabajo, ver como mujeres que comienzan con todos sus temores y en  pocos meses se transforman en mujeres independientes sacando todo su  potencial, creatividad llegando así a cambiar su aspecto físico, la seguridad  con que hablan, tienen iniciativas y administran sus ganancias. Lo que a  muchos maridos.....    Los irrita mucho!!!   


Vicente Puchol Mora – Narraciones, Relatos

VICENTE PUCHOL MORA  ‐ESPAÑA‐  


Vicente Puchol Mora – Narraciones, Relatos    

LA SENTENCIA DEL TEST    Cuando los ojos y oídos de este narrador la descubrieron, Silvia tenía poco  más de dieciséis años, un ciclomotor recién estrenado que premiaba las notas  finales del curso, y un corazón adolescente que se debatía confuso entre el  novio de su hermana y un compañero de instituto por el que había empezado  a sentir cierto afecto.  Sin embargo, no fueron estas banalidades las que nos llamaron a su lado, y si  estamos hoy aquí, padeciendo los rigores de un invierno que agarrota  nuestros huesos, es solamente para constatar parte de lo que va a ocurrir esta  mañana entre las cuatro paredes que tenemos enfrente, y que tardaremos en  traspasar unos minutos por respeto a la intimidad de Silvia.    Mientras hacemos tiempo, les antecedo que no hallarán en este narrador  resquicio alguno de pena ni alegría por lo que pueda acontecer en el futuro.  No es potestad nuestra adueñarnos de unos sentimientos que nos son ajenos  aunque no hayamos hecho otra cosa en nueve meses, que seguirla a  hurtadillas allá donde fuere.    Fue así como descubrimos que la vida de nuestra niña discurría  esencialmente entre libros, cotilleos con amigas, Tuenti antes de la cena y  disco‐pubs los fines de semana. Y precisamente nos encontrábamos en una de  estas macro‐discotecas con los oídos abotargados de música imposible,  cuando una de sus amigas la invitó a participar en aquella acampada que iba  a cambiar la vida de Silvia por completo.    Conoció a Néstor en aquel campamento junto a decenas de jóvenes venidos  de toda la provincia, y aunque sintió un repentino flechazo cuando lo vio  sentado ante la hoguera acompasando su voz a los acordes de una guitarra, no  fue hasta semanas después cuando se atrevió a mandarle por correo  electrónico la fotografía que tomó aquella tarde cuando se reunió todo el  grupo.  A toro pasado, diremos sin temor a equivocarnos que una chispa de esa  hoguera prendió entre sus miradas cuando éstas se cruzaron, y una mirada  dio lugar a una sonrisa y ésta a unas palabras y finalmente a dos besos en las  mejillas como carta de presentación.  No pasaron las cosas a mayores en aquellos días aunque a veces se buscaran,  no vayan a pensar que estamos ante jóvenes promiscuos, al contrario, los dos  provienen de familias medianamente acomodadas, amistades cuidadas y una 


Vicente Puchol Mora – Narraciones, Relatos educación recta y servil en colegios religiosos. Pero cuando la progesterona y  la testosterona se empeñan en soliviantar la inactividad emocional del cuerpo  humano, ya se sabe que son cosas que suceden a estas edades malditas, se  acaba por descubrir que no sólo de pan vive el hombre; y precisamente, este  pensamiento es el que más compunge a nuestra pequeña Silvia en el cuarto  de baño al que ahora entramos sin pedir permiso para encontrárnosla sentada  en el inodoro con el test de embarazo entre las manos, el corazón en la  garganta y las lágrimas corriéndole las mejillas a destajo.  Solloza y repite para nosotros y sí misma que fue solo una vez, que Néstor se  retiró a tiempo porque a ella le dolía y estaba profundamente asustada.  Cómo ha podido suceder se pregunta ahora. Si apenas lo conozco, se dice con  la voz entrecortada mientras va sorbiéndose los mocos y mirando de reojo el  pequeño test que todavía no ha dictado sentencia.  Sus pensamientos sobrevuelan de nuevo los meses y la trasladan a un primer  encuentro breve y solitario en los jardines de Monforte. Estaba tan nerviosa  que olvidó el casco en el sillín y tuvo que desandar la vereda para poder  recuperarlo. Su intención era la de llegar tarde, No vaya a pensar que estoy  desesperada, pero aquel inconveniente la retrasó demasiado, no obstante allí  estaba él, esperándola tras la fuente como habían planeado. Atardecía  mediado Octubre y el frío empezada a sentirse cuando el sol se perdía en el  horizonte, quizá el destino lo tuviera previsto, eso nunca se sabe, pero la  noche fue cayendo con mas rapidez que ganas y ese primer paseo concluyó  con un beso y la promesa de volver a encontrarse.    Los jóvenes de hoy no necesitan verse ni hablarse demasiado, esto lo decimos  nosotros que fuimos testigos de las conversaciones posteriores a través del  chat y del correo electrónico: Yo nací en Madrid pero vine a Valencia siendo  niño, Yo en cambio nací aquí, toda mi familia es de esta tierra desde tiempos  ancestrales, Ya será menos, Pues sí, como lo lees, no te miento, mi apellido se  remonta a tiempos de Jaime I, Y que tal te van los estudios, Soy buena  estudiante, o al menos eso creen mis padres, jajá jajá, Pues yo no voy tan  bien, se me dan mal las ciencias, creo que soy mas de letras, Y sales con  alguien ahora, No, hay uno de mi clase que me ronda pero no lo soporto, y tu,  Yo tampoco, rompí con una chica antes de la acampada y no he vuelto a tener  suerte, Vaya pareja, esto lo pensamos nosotros mientras leemos en la pantalla  y observamos como una sonrisa cada vez mas henchida se dibuja en el rostro  de Silvia. Quedamos para el sábado, Claro, donde, Podemos ir a la estación,  allí puedo aparcar bien la moto y controlarla desde el “Rolling ice” que  queda en la esquina, es un sitio tranquilo y podremos hablar, Por mi perfecto,  a las cinco entonces, A las cinco, un beso, chao, Un beso guapa, nos vemos.    ‐Silvia, que haces tantas horas en el baño, te encuentras bien, hija.   


Vicente Puchol Mora – Narraciones, Relatos Del sobresalto casi le cae el test de las manos, es su madre por Dios, que va a  decirle, no lo sabe, está aturdida, confusa, contrariada. Ha pensado mucho en  ello, quizá demasiado para no tener la certeza, pero puede haber algo mas  certero que las náuseas. Desde la primera semana de retraso que no duerme,  que no vive, que no estudia, desde la primera falta que en su vida no hay más  circunstancia que el miedo y la angustia, y esta semana ha sido la segunda y  Silvia llora en silencio para que no se la oiga. Tan solo nosotros podemos  verla sonarse con el papel higiénico antes de hablar y decirle a su madre que  sí, que ya sale, que todo va bien, son mentiras piadosas que no hacen daño, y  cuanto daría ella porque fueran verdad, como fue verdad aquella fiesta en  casa de Néstor en el puente de la Inmaculada y fueron verdad las copas, los  besos y las caricias, y lo que vino después, que nunca narraremos por ser  secreto de alcoba que a nadie interesa.  Que haré si da positivo, se pregunta con los ojos cerrados y temerosa de  abrirlos para mirar el test, se lo contaré a Paula, ella es mayor y sabrá que  hacer, me matará, me matará y se lo contará a papá antes de que pueda darle  siquiera una explicación, no lo haré, buscaré una clínica y abortaré, pero soy  menor, como voy a poder hacerlo sola, porque a Néstor ni palabra, menudo  compromiso si solo nos conocemos nueve meses, nueve meses, madre mía,  nueve meses, por Dios, que va a pasar, embarazada y todavía no he cumplido  diecisiete, no puedo, no puedo tenerlo, sería imposible, y los estudios y el  instituto, y los profesores, que van a decir todos. Pero puede que no lo esté,  por favor que no lo esté, he estado muy nerviosa últimamente y puede que  tenga retrasos por eso, puede ser, por favor que no lo esté, por favor Señor,  por favor, son súplicas adolescentes que a veces dan sus frutos, ya lo hemos  visto otras veces en otras gentes y momentos, veremos si aquí sucede.  Niega una y otra vez Silvia con la cabeza queriendo expulsar los demonios  que la atormentan, los ojos permanecen cerrados todavía, no se atreve a  abrirlos y sin embargo el test ya ha dicho su última palabra, nosotros lo  estamos viendo pero no lo diremos, nos iremos ahora, ya no tenemos nada  que hacer aquí, atravesaremos estas paredes y desapareceremos dejando el  rastro de nuestras palabras en negro sobre blanco, quizá oigamos en la lejanía  como a Silvia se le para el corazón, si tal cosa puede escucharse, o sean risas  nerviosas, palmas y pequeños saltos de júbilo que más tarde tendrá que  justificar ante la madre que todavía espera tras la puerta, será en unos  instantes, no tardará mucho en abrir los ojos y ofrecerle la cara al destino,  para entonces estaremos lejos, no seremos nosotros quienes contemos su  vida, sólo se nos permitió llegar hasta aquí, no conoceremos más y lo  conocemos todo, ya dijimos que no sentimos, que no tenemos alma ni la  esperamos, y a Silvia, no volveremos a verla, desaparecerá de nuestras vidas  con sus fantasmas o con sus hadas, vayan ustedes a saber, así es la vida de  narrador, de un furtivo y casual contador de historias.


Julio Rivasplata – Narraciones, Relatos

JULIO RIVASPLATA  ‐ESPAÑA‐  


Julio Rivasplata – Narraciones, Relatos  

¿TE ENTERAS?      Voy a empezar esta historia como lo hacen los grandes escritores, diciendo...  Había una vez..! es que la verdad yo alucino con todas las cosas, y como  sabrán , no ando bien de la cabeza mi imaginación vuela a 14000  Km./milésima de segundo, que quiere decir que en ocasiones ni vuela! por  eso de estar quemado!      En fin, había llegado a visitar a mi tía Rigo, diminutivo de Rigoberta; que  para el caso es mas practico y mucho mas bonito decir Tía Rigo que lo otro ,  que no se a ciencia cierta si es un nombre Austrohungaro, Afrotazmano ó  transilvano pero que es feo de coxones!!    Y heme alli sentado, y hablando delo que me habia sucedido en la semana, es  decir estaba mudo, observando como mis primos contaban cosas de verdad, al  menos eso pense, ʺ que bonito a ellos si le pasan cosas, si se enteran de cosas,  si les cuentan cosas, por que lo dicen, lo comentan entre ellos, joder ! cuantos  amigos tienen ... que envidia! ʺ    ‐ Oye! Luisa y supiste lo de Jóse? ‐ dice mi primo Roberto  ‐ No que ha pasado? ‐ pregunta Luisa  ‐ que se a liado con la Ana‐ agrega  ‐ oh! no me digas ( poner cara de niña boba por favor) ‐ Luisa con esa cara..    Yo por supuesto escuchando sonriente la charla y pensando ʺ joer ese jóse se  ha liado con Ana, como es que no les conozco, si salgo con mi primo desde  niño y bue.. seran nuevos amigosʺ, pero me sorprendío mas mi tía Rigo, que  desde la cocina se oye su voz..    ‐ Queeee? Que Jose se ha liao con Ana? Dios mio de mi vida... Y que ha dicho  Miguel?  ‐ Se puso furioso‐  ʺ Joer! , otro que no conozcoʺ pense, mientran me estaba terminando las  galletas del nene, que las habian dejado alli, cerquita mio, y por acto reflejo  terminaan de a cinco en cinco en mi boca...    ‐ Es que hace la semana pasada , Ana se habia liado con Miguel!‐ dice Roberto  ‐ Es que la verdaad! (cara de pija y estupida de nuevo por favor) ‐ Luisa 


Julio Rivasplata – Narraciones, Relatos ‐ Esa chica va a terminar mal, ya te digo! ‐ dice mi tía que nada mas oir el  cotilleo , deja de hacer lo que estaba haciendo y se pone a la charla.    Logicamente, yo seguia con las galletas, mirando calladito y pensando ʺ que  warra de tía, se lo debe montar hasta con el chino, y como es que no la  conozco?ʺ , bueno mi pensamiento se interrumpe nuevamente al oír a Luisa    ‐ uff! pero que fuerte lo de Fer.. verdad?‐  ‐ Si si si!! ‐  ʺ FErrrr? a ese tampoco le conozco, donde estuve todo este tiempo?ʺ  ‐ Es que ese tío no tiene educación, desde que lo vi sabia que andaría por mal  camino‐ dice Roberto  ‐ Ya! pero que lo cojan asi, con toda esa Mierda, que mal rollo no?‐ Luisa  ‐ y se le veia buen chico!‐ Mi tía, con la misma cara de Luisa  ʺ Ese Fer debe ser un Diamante! seguro que anda to, colocao por la calleʺ  pense ʺ pero, que tipo de amistades tiene mi prima?, esto ya no me esta  gustando nada!ʺ  ‐ Se acostaron! ‐ Dice Roberto  ‐ Quienes? ‐ Las dos  ‐ Sonia y Angel ‐ Roberto, con los ojos bien abiertos  ‐ JA jajajajaja ‐ Risas entre ellas    ʺ jo, jo ,jo ,jo ʺ yo sonreia pero no tenia ni pajolera idea de quien era Ana, la  Warra, ni Jóse, ni el cornudo de Miguel, ni los dos Gilipollas de Sonia y  Angel, la verdad estaba perdido.  y asi fue toda la tarde, yo mirando y los tres hablando, asi me entere de que  Carlos habia tenido un hijo con Fernanda y que Felix no quiere nada con  Sofia por que esta no se ducha, etc etc... que tardecita esta!    Ya de vuelta en el trabajo, y con horas de sueño atrazado, por las copitas que  me tome en el bar el día anterior, unas 10 copitas nada mas, y que dejaron  tumbado sin conocimiento en mi cama. En eso aparece mi Jefe hablando por  el movil    ‐ Oye!! querida, te enteraste? ‐ habla y espera lo que su novia le responda. yo  que noy nada cotilla, deje de hacer lo que estaba haciendo para alcanzar oir  algo.  ‐ Que Sonia y Angel se Acostaron ‐ Dice nuevamente él,    ‐ ja ja ja , que no lo viste? ‐ dice otra vez    ‐ Pero si echaron la repetición ayer por la tarde! ‐ prosigue sonriente, al  parecer su novia estaba recibiendo la ultima noticia del momento.  


Julio Rivasplata – Narraciones, Relatos ‐ Joer, tía que no te enteras de na! ‐ cuelga    ʺ yo Tampocoʺ... pense!    


Julio Rivasplata – Narraciones, Relatos  

MARIOLA… MMM!      Vamos cariño, eres un lobo!..ufff!! así asiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!!‐ gritaba la vecina de  onceavo piso mientras yo me regodeaba viendo las noticias, claro que si  bajaba el volumen de la tele, el efecto de las imágenes y los gritos de mi  vecina formaban un material audiovisual escalofriante... ustedes deberían  imaginarse!    Esta era una de esas noches, si de esas que nadie te llama ni para que digas ʺ  numero equivocadoʺ, de esas noches en que todo el mundo es feliz, si todo el  mundo menos tú!. Pues bien me encontraba ya en la fase de aceptación de esa  noche, cuando mi estomago se rehusó a aceptarla, y como es predecible salí a  comer, por que en mi casa esta prohibido cocinar... je je je , para no tener que  fregar los platos!    Ya en la calle, estaba el aire muy agradable y siendo sábado por la noche el  moviento era lo de siempre, muchos coches, chicas, chicos, abuelos  fisgoneando por la ventana, abuelas sacando al perro a cagar, motos que  rugen mas de lo que corren, familias completas paseando o dirigiéndose al  bar, donde los mayores beberán cerveza y los niños miraran como los  mayores beben cerveza, en fin toda la gente feliz... menos yo, que tenía  hambre.    Me había decidido por algo diferente, no serían las hamburguesas de siempre  esta vez, quería aventurarme con otra cosa, ya en el mostrador del Burguer me  decidí a fin por una Hamburguesa pero de Pollo, y para variar pedí la patatas  de luxe! que detallazo!.    Aquí es donde comienza la historia, por que fue allí donde conocí a Marilola,  una chica espectacular, formidable y... voluminosa.      Cuando nos miramos parecía que cupido había estado apuntando a otra rubia  que estaba por allí, pero justo paso Marilola, le cayo la flecha y de rebote me  cayo a mi, que estaba sentado sin molestar, justo al lado de donde pasaba ella  con su bandeja repleta de hamburguesas, que en un principio creí que había  llegado con la familia, pero que luego se acomodo en la silla, digo en el sillón  y me di cuenta que todas esas hamburguesas eran para ella... que envidia!  Nuestro primer cruce de palabras fue muy romántico: 


Julio Rivasplata – Narraciones, Relatos ‐ Hola!.. Te las vas a comer todas? ‐ dije con una excitación desbordante, casi  no podía contener las lagrimas de ver aquel espectáculo único.    ‐ jle jle glubpueble que me qlede clum hamblde! ‐ me respondió mientras  casi se atraganta con los mordiscos que le dio a su súper XX .. y una X mas L ..    Luego lo que siguió fue formalidad, una invitación a sentarme y charlamos  amenamente de los centros de belleza y de adelgazamiento que proliferan en  la ciudad, y de los buenos resultados que logran con algunas chicas  anoréxicas que vemos en la tele, y entre risas y eructos quedamos para ir a mi  piso, a probar unas ricas pre pizzas que compramos en la tienda de  alimentación de lo chinos que esta situada justo abajo de mi casa.    Pero no comimos las pizzas! nada mas entrar a la casa, fuimos directo a la  habitación, hicimos el amor, el hinchador, la vuelta al mundo, y muchas otras  formas de amarnos... pero lo mas hermoso de esa noche fue que Marilola  tenía un vozarrón de sargento!!!.... Venganza!!!!!    UFFFF!! AYYYYYY!!! TIGRREEEEEE!!!!! ASIIIIIIII!!!ASIIIII!!!! .... podrías  soltarme la barriga?  ‐ Que no eran las tetas? ‐ dije!!


Francisco Romero Díaz – Narraciones, Relatos

FRANCISCO ROMERO DÍAZ  ‐ESPAÑA‐  


Francisco Romero Díaz – Narraciones, Relatos

   

EL POETA Y LA LUNA      Hubo una vez un poeta que su musa siempre fue la luna, escribía a la luna  reflejada en el mar, a la luna reflejada en el lago, a la luz que reflejaba en las  rosaledas, en su perfume envuelto de noche, en su color áureo.    Escribió el poeta, versos y versos, líneas y líneas. Salieron miles de metáforas,  giros, imágenes para describirla, para cantarle. Le canto cuando estaba llena y  llenaba todo el cielo de las noches, cuando las estrellas no podían salir ante  su majestuosidad, escribió cuando perdía la batalla ante las estrellas y estas  conquistaban todo el cielo y no la dejaban salir. Miles de y miles de noches le  escribió, despejada, eclipsada por una nube, eclipsando al sol…    Escribía el poeta, poemas a la luna, poemas a la noche, poemas llenos de  embrujo, perfumes a rosas y mar, y la luna cada noche lo llamaba, lo seducía.    Un miércoles su llamada fue tan fuerte que el poeta se adentro en el mar, la  veía reflejada en sus olas y el canto las olas lo llamaban. no podía hacer nada,  hipnotizado avanzó mar adentro a buscar los brazos de su amada.    Era miércoles, y con suerte, si sabes escuchar, los miércoles el poeta y la luna  los puedes escuchar, cómo el poeta canta versos y cómo la luna le canta su  amor.    Si sabes escuchar…los miércoles…el poeta y la luna volverán a cantar.


LA CASA DE LOS POETAS

HAIKUS


Rod Ceja- Haikus

ROD CEJA  ‐MEXICO‐    


Rod Ceja- Haikus

  AÑORANZAS    Tristes recuerdos  de momentos vividos  que no vuelven más


Margarita González Luján - Haikus

MARGARITA GONZÁLEZ LUJÁN  ‐ARGENTINA‐    


Margarita González Luján - Haikus

  OJITOS NEGROS      Sonrisa alegre  amanece la vida  mirando el cielo.    Ojitos negros  traviesos, curiosos.  Niño bonito.


Vicente Puchol Mora - haikus

VICENTE PUCHOL MORA  ‐ESPAÑA‐  


Vicente Puchol Mora - haikus  

LLORAR EN SILENCIO      Tras la ventana,  me acechan los recuerdos  y siento pánico.    Dejen de hablarme,  necesito silencio  para llorar     

NICHO COMPARTIDO      La enfermedad  y la pobreza extrema  comparten nicho     

TEMPESTAD     De luna llena  dejó viudo al navío  la tempestad   


Francisco Romero Díaz - Haikus

FRANCISCO ROMERO DÍAZ  ‐ESPAÑA‐  


Francisco Romero Díaz - Haikus

  TU NOMBRE 

  Suena un nombre en la noche,  alto y claro suena tu nombre,  suena mi dolor para toda la vida.     

VEN     Caricias al alma, entre versos y rimas,  llenando de deseo mi cuerpo, y anhelos mi alma,  no escribas, ven y hazme tuyo con pasión, besos…     

HOY     Hoy luce el sol,  la primavera llega,  tu amor ya se respira.       


La Casa de los Poetas - Agradecimiento

Agradecimiento     Al  finalizar  esta  revista  quiero  agradecer  a  todo  el  Equipo  de  moderación,  a   nuestra  diseñadora  de  portada  Susana  Parado  y  a  todos  los  colaboradores  y  poetas que han hecho de esta idea algo tangible, con muchos más aportes en  este número y muchos más participantes que sin duda será el inicio de algo  fructífero para nuestra andadura en este difícil camino de las letras.    No  olviden  que  pueden  solicitar  el  archivo  pdf  para  descargar  en  sus  computadoras.    Muchas gracias a todos.    Amparo Andrés. 


LOS POETAS Y LAS LETRAS NUMERO 2 ABRIL 2009  

La revista literaria de "La Casa de los Poetas"

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you