Page 1


LOS POETAS Y LAS LETRAS       

                        Número 03  Mayo del 2009        Los poetas y las letras es la revista mensual del grupo:    La Casa de los Poetas  lacasadepoetas@gmail.com      Poemas, haikus y narraciones publicados por sus autores  durante el mes de Abril del 2009  en La Casa de los Poetas  Grupo de la Red Social Xing  www.xing.com          Prohibida la reproducción total o parcial de las obras   sin la citación expresa de sus autores 

-1-


Los Poetas y las Letras

Equipo de redacción: 

Nº 3 mayo 2009 

Amparo Andrés   Francis Parado     Elizabeth Rozas   Vicente Puchol  Jorge Chapana  

Diseño portada:   Susana Parado 

Maquetación:   Amparo Andrés   

Sumario Prólogo: Amparo Andrés    La página de Autor   Raquel Herrero   

Autores de abril: 

Relatos    

Andrés Amparo   González, Nelly Edith  Parado, Francis   Sayago Mtez, Ángela

Poesía:  

Haikus

Andrés, Amparo  B.G., Germán  Chapana, Jorge  Fernández Gómez, José Ángel  García Agüero, José   Gonz, Emi  González, Nelli Edhit  González Luján, Margarita  Herrero, Raquel  Ibarra, Marisol  Maier, Christian  Melero, Julián   Menassa, Alejandra  Puchol, Vicente  Romero, Francisco  Royuela, Antonio José   Rozas, Elizabeth   Sayago, Ángela 

       

Ceja Rod   González Luján Margarita   Parado, Francis  Puchol, Vicente  


LOS POETAS Y LAS LETRAS       

-4-


LOS POETAS Y LAS LETRAS       

PRÓLOGO         Estimados amigos poetas    En  esta  tercera  entrega  de  nuestra  revista  podemos  decir  con  orgullo  que  ha  sido  todo  un  éxito  con  más  de  600  visitas  al  blog y con difusión en medios internacionales, así como con la  participación de más de 20 autores que compartimos mes a mes  lo  mejor  de  esta  vocación  que  tenemos,  pero  ¿qué les  puedo  decir que ustedes no sepan ya? Una revista hecha por nosotros,  para  nosotros  y  para  el  mundo,  hecha  con  mucho  cariño  y  dedicación,  la  que  ponemos  nosotros  desde  el  Equipo  de  moderación  y  la  que  ponen  ustedes  cuando  escriben  estos  poemas, auténticos remansos para el alma. Por ello les invito a  coleccionarlas como una forma de unir nuestras sensibilidades  de  poetas  aportando  un  granito  de  arena  para  hacer  que  este  mundo sea un poquito mejor y más humano.    Muchas gracias a todos.        Amparo Andrés       

-5-


LA PAGINA DE: RAQUEL HERRERO ALVEROLA       

  LA PÁGINA DE:    RAQUEL HERRERO ALVEROLA    ‐ ESPAÑA‐ 

-6-


LA PAGINA DE: RAQUEL HERRERO ALVEROLA          ¡La casa de los Poetas! Que bien suena ¿verdad? A mi al menos me sonó tan bien éste Titulo, que tomé la decisión de llamar a su puerta hace ya….no recuerdo, pero sí mucho tiempo. Un tiempo en el que una poetisa, una escritora española sin más aspiración que encontrar ése lugar donde sus versos, relatos, sentimientos… quedaran cobijados del algún modo; encontró en esta casa su Rincón privilegiado. Desde el primer momento me sentí acogida, querida y respetada por el equipo humano que por entonces moderaba y dirigía este lugar. Recuerdo con especial cariño alguno de los nombres de aquellas personas que de modo totalmente solidario y comprometido trabajaban para engrandecer esta casa de cultura, libertad y, sobre manera, de amistad profunda. Dando cabida en ella a cualquier persona llegada desde cualquier punto de nuestro maravilloso planeta. Roberto Brindisi, Sandra, Eduardo Leira, Dome, Georgina Palmeiro … Todos ellos dejaron su aporte incondicional y marcaron un camino a seguir para los que ahora están y para los que en un futuro quieran entrar. Con sus defectos y virtudes (cómo todos) pero también con inmenso cariño y mano tendida hacia los escritores que como yo misma ansiaban esta casa de acogida. De mí misma, pues decirles que nací en un pueblo Serrano llamado; El Real Sitio de San Ildefonso, en la Provincia de Segovia (España) Decirles que mi pasión es escribir. Que el primer poema que me alcanza la memoria a recordar lo hice con nueve años y rápidamente lo escondí, pensando que si lo leían se burlarían de mí. Y ahora pasado ya el Ecuador de mi existencia, sigo con la misma pasión, solo que ya no escondo mis palabras. En esta 3ª Edición de la Revista Literaria, quiero agradecer la invitación que sus actuales moderadores me han brindado para dejar mi testimonio de agradecimiento. Amparo, Vicente, Ely, gracias y mucha suerte y acierto en este hermoso proyecto; Creado con ilusión, esfuerzo y cariño. Me permito hacerme Eco, del sentir de todos mis compañeros de letras y como no, del propio, para haceros llegar un abrazo enorme. Raquel Herrero

-7-


LOS POETAS Y LAS LETRAS       

-8-


LOS POETAS Y LAS LETRAS       

POESÍA

-9-


LOS POETAS Y LAS LETRAS       

- 10 -


Amparo Andrés Machí – Poetisa       

AMPARO ANDRÉS MACHÍ  ‐ ESPAÑA‐ 

-1-


Amparo Andrés Machí – Poetisa        ANHELOS      Me has herido de muerte  agonizo  inmersa en un fuego que me quema las razones  y vence todos mis miedos,   me arrastro hacia ti, febril y despojada   de toda mi existencia, libre  para ser esclava de tus besos,  para entregarme pura   a tu más ardiente anhelo.    Tu corazón clama mi nombre al cielo  yo lo escucho en el silencioso gemido de la luna  en las noches en las que los dos miramos al cielo  y nos derretimos juntos en nuestras brasas, sabiéndonos  el uno del otro allá, en algún lugar  eterno que solo nosotros conocemos  algún día y para siempre.

-2-


Germán B.G. – Poeta       

GERMÁN B.G.  ‐ ESPAÑA‐ 

-1-


Germán B.G. – Poeta       

CASTILLOS     ¿Porqué? me censuras  que construya castillos en el aire  cuando solo valgo para eso. 

No te acuerdas como construimos  nuestro amor, como creció  nomo nació “el milagro”   y como fuimos tres  y nació él, y fuimos cuatro. 

Forjamos nuestros sueños  de la nada, y un día  los vemos caminar por el pasillo  o lo imaginamos en las aulas  estudiando, teoremas y álgebra. 

Castillos, no son acaso el hogar,  y las penurias que pasamos  y que podemos contar  no son lo son acaso los esfuerzos y   las noches en San Juan de Díos. 

No son acaso Castillos  el tenernos el uno al otro,  siempre en el aire, volando   o esperando para volar. 

El uno al otro, y el mar  el uno al otro, en la noche  y en la adversidad,  nos hemos endurecido  pero no hemos dejado  la ternura, ni hemos olvidado  el viejo ritual de cada mañana  antes de salir, como cada día  el cálido beso cotidiano 

-2-


Germán B.G. – Poeta        que es un intercambio  de confianza y renovación  todo sigue bien, todo está igual  mi amor... 

-3-


Germán B.G. – Poeta       

HOY OTRA VEZ EN EL TREN      Hoy otra vez en el tren, hacia delante la marcha  o bien hacia atrás, por ello  no sabes si vienes, y no sabes si vas. 

Hay asientos libres, y no hay mucha luz,  entonces sabes que es de noche y vuelves,  pero sí es de día, resulta que vas. 

Los rostros aquellos que llegan  son los mismos rostros que se van  Unos aquí entonces se bajan  otros que vienen, suben ya. 

Se juntan las pisadas  las huellas y el caminar.  Los pasos hacen cruces  en andenes, plataformas y pasillos  pasos que caminan sobre los pasos  dibujan arabescos, muy difíciles de interpretar  y una cosa sobre todas es cierta  que todos aquellos que hoy has visto  quieren mañana de nuevo comenzar. 

-4-


Germán B.G. – Poeta       

MAR SESGADO DE ESPUMA      Mar sesgado de espuma,  que orada acantilados  que levanta olas clamorosas,  que es gris con días grises,   o azul en días claros  que es reflejo de luces  o abismo de oscuridades. 

Lleva restos de naufragios  separa parejas de enamorados  por él se puede dar la vuelta  al mundo,  o quedar varado en los Sargazos  que puede acercarnos   los unos a los otros  o puede ser trampa de hielo  o valle de inmensidades  o sábana ondulante  de formas caprichosas  de destellos deslumbrantes  que brillan sobre la luz  del alba, al atardecer. 

Sin riveras eres río,  o camino sin recodos.  Tú furia levanta espumas,   temporal que azota la costa  dejando señales profundas,  en las miradas y las tierras. 

Marinero, marinero,  ve levando tus anclas,  que el mar te impulsa y te lleva,  de agua y brea te cubre. 

Con él eres solo uno,  y por tus venas sagradas,  -5-


Germán B.G. – Poeta        mezclándola con la sangre  circula también su agua. 

-6-


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

JORGE CHAPANA VÉLIZ  ‐ CHILE‐ 

-1-


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

QUERIDA PROFE…      Hoy caminaba  por el centro...  y te vi. pasar  a mi lado...  No pude evitar,  saludarte...    Quería hacerlo,  pero tenía un nudo  en mi garganta...  Es que te vi  tan pequeñita...  Tu cabello plateado,  tus ojitos dulces  y cansados...    Cuántas historias...  cuántos retos...  cuánta ternura...  cuánto amor,  desparramado...  por allí, en los pasillos.    Y tu voz segura,  cálida, tierna...  Y tus silencios,  en tardes  de suma tristeza...  Nunca me acerqué  a ti, para saber tu dolor...    Pero allí estabas;  siempre presente...  con tus ojitos húmedos,  esperando por ayuda,  por un aliento,  por una mano  que te abrigara,  -2-


Jorge Chapana Véliz – Poeta        que te apoyara,  que te entendiera...    Hoy en la plaza,  te vi de nuevo,  luego de tantos años...  Sentí que, tu dolor  no había escapado.  Se había hecho...  profundo,  ahora era inmenso;  formaba parte  de tu sangre...    Lo ocultabas  con una sonrisa...  con ternura infinita...  pero tu piel,  no me engañaba...  seguías ahí,  de pie, mirándome...  tratando de recordar...  y me decías...  si hijo, en verdad;  algo te recuerdo...  Pero tu alma,  no ha cambiado...    Entre pasos...  ibas abriendo  toda ausencia...  y al alba... sonreías...  y mostrabas  ese amor,  que llevabas  guardado en ti...    Y así...  lo entregabas,  en cuadernos...  que flotaban,  -3-


Jorge Chapana Véliz – Poeta        con nostalgias  eternas,  a mis ansias...  de jugar....  de correr...  de sembrar  sonrisas...    Hoy...  te vuelvo a ver,  después,  de tantos siglos...  y no sé, qué decir...  ni que expresar...  ni cómo hablarte...  ni como tocarte...  ni como abrazarte...  ni qué conversar...  ni cómo sonreírte...  ya no sé nada...    Has volcado  en mi corazón...  un manto de recuerdos...  que, me impide hoy...  enseñarte ahora,  todo lo que siento,  todo lo que tengo,  todo lo que soy,  todo lo que quiero,  todo lo que anhelo,  todo lo que añoro...  Me has dejado mudo,  No se qué mas decir...    Tomé de mi bolsillo,  unas fotografías...  quería mostrarte,  cómo era, de niño...  y mostrarte...  mi familia...  -4-


Jorge Chapana Véliz – Poeta        Pero tus ojitos...  sólo descansaban  en el horizonte...  y de allí...  como el rocío...  rodaba una lágrima...    Quise mostrarte,  qué hacía ahora...  cómo vivía...  cuánto tenía...  mi pasado...  mi presente...  y mi futuro...  Pero,  el tiempo,  ya no importaba...  Tu sonrisa,  ya no estaba...  el silencio...  se hacía profundo.    Entonces supe,  cuan pequeño  era a tu lado...  Que no importaba,  todo lo que pudiera  hoy, tener...  Ni importaba,  mis títulos,  ni mis bienes,  ni mi traje...  ni mi estampa...  ni, de quienes,  hoy me rodeaba...    Me di cuenta,  al verte tan pequeñita,  cansada, triste...  silenciosa...  que lo que importaba,  -5-


Jorge Chapana Véliz – Poeta        Era tu presencia...  era tu compañía ahí...  a mi lado....  No era yo el importante...  ni nada mío...  Entonces supe que,  todo lo que aprendí,  todo aquello...  que conseguí...  que logré,  con gran empeño...  No era mío...  ni era mi orgullo...    Ahí comprendí que,  todo aquello,  era tuyo...  Allí estaba...  tu piel,  tu sangre...  tus penas...  tus alegrías...  tus ansias...  tus anhelos....  ahí estaba....  tu esperanza...    Y sentí vergüenza...  y en mi mejilla,  sin avisarme,  escapó una lágrima...  Hace mucho,  que no ocurría...  lo había olvidado...  Había olvidado  agradecer...  había olvidado,  comprender que,  tu esfuerzo,  tu carácter,  tu amor,  -6-


Jorge Chapana Véliz – Poeta        tu dulzura,  tu comprensión...  y tu bondad...  hoy, me tenían...  de pie...  frente a ti...  Para abrazarte...  Gracias, Maestra...  Y... perdóname,  por haberlo olvidado...  por haber olvidado...  que, también,  eras mi madre...  y que te amaba... 

-7-


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

GUERRA     ¡...Ay, que tristes  se han vuelto estos días  y que oscuros  mis pensamientos…!    Se han llevado  a mis hijos;  me han quitado  toda fuerza de valor.    ¿Por qué he de entregarlos  …Oh Señor, en sacrificio,  si no hay causa injusta  en el pedir…?    ¿Por qué me han herido  en lo más hondo,  si son ellos mi vivir…?    Han de saber, que son ellos  la semilla del amor  y sólo claman justa libertad…    ¿Por qué el castigo es sordo  …y ya no escucha,   que mis niños,  sólo saben de bondad…?    ¿Quién tiene ahora  en sus manos la verdad,  que no me entrega  mi razón para existir…?    ¿Qué es la justicia,  si mi sangre, cada día,   se me escapa, en el sentir…?    ¿He de entregarme entero  -8-


Jorge Chapana Véliz – Poeta        y…ofrecer mi carne  a cambio de esas semillas  olvidadas, Señor…?    ¿Han de escucharme  alguna vez…?    Dadme ahora, tan sólo,  por un instante,  la oportunidad de verlos libres;  y te he de dar mi vida,  a cambio de esa guerra  que, en su ceguera,  tristemente, me desangra…   

-9-


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

HIROSHIMA NAGASAKI      Dedicado a los sobrevivientes, familiares, amigos de quienes sufrieron o  acaecieron en esa masacre...    Vi sobresalir tu mano...  Ese día has despertado,  de un mal sueño, muy lejano;  y la tierra has contemplado...    Corazones, esperanzas,  amor;...todo centelleaba.  De pronto...aquello comienza;  ...era un resplandor que odiabas.    Muchos sueños se apagaron:  el odio fue un gran señor,  ...y las vidas se volcaron.  Fue esquirlas, el ruiseñor...    Y...viviste reventado  de lo injusto, de lo extraño;  con infierno, amortajado...  Tristes vidas,... tristes años.    Y tu lecho es infinito,  y tu casa está vacía...  Si esto hubiera sido mito  ...de gozo, el alma tendría.    Maldecir en tu presente,  las miradas te disgustan...  ...Hasta el céfiro latente,  la ira y el enojo quebrantan...    Todo lo que fue inspirado,  al instante ha sido odiado;  y la que fue una canción,  ahora,...ya es condenación.    - 10 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        Cuarto oscuro y solitario  acompaña a quien, a diario;  demanda de aquella suerte,  se lo lleve hasta la muerte...    Vi sobresalir tu mano  ...y no he sabido sentir;  ahora ya eres un anciano,  ...aún lloro, no voy a mentir.    ...Si cumplir una función,  este día cotidiano,  no hará alguna mención;  ...dará paz, querido hermano. 

- 11 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

TU CANTO      Buenos días señor, ella dijo  Colgando así, ropas húmedas…  Y le dije… ‐ ¿quien la bendijo…  rosadas mejillas de seda….?    Mostraba preciosa sonrisa,  dibujando hermosa ternura…  ¿Por qué se ha llevado la brisa…  y ahora trae una niña tan pura…?    ¿Acaso merezco su manta?  ¿No basta con ser desgraciado…  Ahora, debo cuidar a una Santa?  Se ha ido mi alma; ya estoy acabado…    Y el silencio, ya me despierta,  conquistado, por un dulce canto…  Una voz que, lejos, me inquieta;  ¿Es un buen día…o es un encanto?    Ya viste mis manos rasgadas…  Y la piel quemada en mil guerras…  Y mi sangre se ha ido, empapada  Tan sólo soñar, ya me aterra…    No sé cómo fue tu presencia…  Ni entiendo a esta tierra mundana…  No quiero llorar mil ausencias…  Si un día, el viento te hace lejana…    Soy un viejo que arrastra mil penas…  Y la que he amado, hoy ya no existe…  Si esas notas rozan mis venas…  ¿Quieres a un varón que mal viste?     Bendito día ha iluminado,  a esa voz, que no puedo acallar…  Si mi día había terminado….  - 12 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        Por qué a mi alma, la quieres llevar?    Tu canto… no para en mis sienes  ¿Qué hacer, si esto es un embrujo…?  ¿Correr…? …si cantando ya vienes  ¿Podré yo cantar, o es un lujo…?    Ya basta de tantos intentos…  de hacer que mi vida despierte…  El calor lo ha llevado el viento…  No entiendo, aún así, quiero verte…    Deja ya, de jugar con mis penas…  Que no puedo esconder mi pasión….  Tu canto que arranca mis venas…  Y tu voz me roba el corazón…   

- 13 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

SOÑADOR     Vas silbando por las calles,  repartiendo tus riquezas;  que no vienen de otros lares,  sino, del amor que rezas...    Y tu abrigo es la esperanza,  tu sombrero es la visión;  del que sueña y del que danza,  con el puro corazón...    Vas descalzo por las nubes  ....y el camino es tu cantar;  una escala, es la que subes,  porque Dios te va a llamar... 

- 14 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

MI ESQUIMAL  (1998 a mi hijo Charbel)      Lo esperaba morenito,  lo imaginaba tristón...  Lo soñé muy calladito;  iba a ser mi corazón...    Ya llegó mi niño lindo,   floreció todo mi amor;  un glotón y tierno osito,  ¡...A buscar un carretón...!    No ha venido de París,  ni viajando de Parral;  y no es la siembra del maíz...  ¡Es tan sólo un esquimal!    ‐ʹTese quieto mi gordito,  no se asuste; ...ten valor.  Quien le pincha su potito,  sólo quiere lo mejor...    Ya no llore mi chinito,  que mamá no se repone;  del gran susto que le dimos;  ¡Se ha llenado de ilusiones...!    A tomarse su papita,  a embucharse el biberón;  que le espera una cunita;  paʹ dormir como lirón...    Se durmió mi camioncito,  me he quedado pensativo;  ¡... Cuando crezca y sea mocito,  cargará a sus viejitos...! 

- 15 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

TAMBORCITO (1998 A mi hijo Sergio)      Han golpeado la puertita,  ha llegado la cigüeña,  tempranito; ¡Es mi guaguita...  Oh, Dios santo y tan pequeña!    Me lo dijo la mamita:  ʺ...juguetona y revoltosa,   ha de ser la criaturita...ʺ;  ¡Mi viejita milagrosa!    En mis brazos te he tomado,  tus caricias he sentido;  tan chiquito el niño amado...  ¡El hogar se ha bendecido!    Mi pequeño tamborcito,   bullicioso saltarín;  van creciendo tus ojitos,  al sonido del clarín...    Laborioso y muy travieso,  responsable y fiel amigo;  quieres llevar todo el peso...  y me llegas al ombligo...    Ojalá tengan razón,   los notables eruditos;  ¡... el pequeño corazón,  tiene al niño Dios bendito...!   

- 16 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

CURUCHITO.‐ (1998 a mi hijo Josué)      Brillan, brillan los ojitos  cual bolitas de cristales;  corren saltan por el campo,  vuelan libres por los aires...    corren, corren las patitas  del pequeño angelical;  se repiten pelotitas,  bañadas en lodazal...    Yo no tengo mil obsequios,  ni hay tampoco un dineral;  mi chocita de barrito...  y semilla paʹ sembrar...    Sin platita... mi negrito,  el de arriba nos entiende;  no hay regalo de papito...  Malo el tiempo; no se puede...    Se resbala mi negrito,  su trompita por el suelo;  chocolate por los vientos,  sin trapitos; ¡...Un resuello...!    Ha llegado la lunita;  ¡A quitarse la catinga;  paʹacostarse en su camita,   que al acecho está mandinga...!    Un cuentito para el sueño,   un susurro para el alma;  la fogata para el leño...  y el calor que dará calma...    ...Quiera el dueño dʹeste cielo, 

- 17 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        que mi mocosito entienda;  queʹl taitita friega el suelo,  paʹ queʹl niño en casa aprenda...    Me preguntas si te quiero,  te respondo con silencio;  ¡...eres tú mi Curuchito,  si me faltas... yo me muero...! 

- 18 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

PASIÓN     Ve y escarba  allí…ahora,  entre la leña   acumulada  en tus sentidos   y recuerdos.    Permite que,   sólo los susurros,  de la alondra,   puedan amar…   como hiciste tú   ayer, así…    Despiértalos;   que asomen…  Haz que,  no has escuchado…  o que,   no has visto nada.    Deja entrar   al viento del Sur…  Y rompe los silencios  de tu lar,  Con aromas   y suaves caricias…    Vamos a sembrar,  tú y yo,   esto…que,  abriga corazones   ...y esperanzas.    Y danzaremos  en tímidas sábanas,  que, murmurando,   sabrán de ti…  - 19 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta          Reposando   entre aquella niebla…  que nos invita   a embriagarnos aquí…    Ven,  que voy a abrazar  tu corazón…    Y no voy  a dejar escapar   esos latidos…  que gimiendo,   ya se arrancan   de tu piel…  Déjame rodearlos   con mi aliento...  Entra en mis huellas,  cansadas de esperar…  Y muéstrame   el camino a las estrellas…    Hoy,  te voy a enseñar que,  no me conocías…  Que,   contigo he aprendido  de caricias…    Y...  que un susurro quemante  huyendo de ti….  dejará que,  tus mejillas se sonrojen   en mis pupilas…    Y entonces,   el sudor de mil luceros,   que merodean,  Entre amaneceres  - 20 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        de tus silencios,   será cristalino…    Voy a inventar  lunitas nuevas  en tus pupilas…  Que despertarán,   en cada beso   que vamos dibujando…  Y sentirás que,   hay cielos eternos,   que te esperan…    Y entre el murmullo   de la noche y el día,   sonreirás…  Y entre la arena  de tu vientre,  rozaremos primaveras…  Y te fundirás en mi piel   y yo en la tuya,   quemándonos…    Vamos,   ven a mi piel,   que aún el amanecer   nos espera…  Deja que  tus dulces hombros,   tiemblen entre mis labios…  Y que tus sentidos  muerdan mis espacios  infinitos…    Hazme saber que,   hoy has regresado  al umbral de mi alma…  Deja que tire tus sedas   en la oscuridad que,  nos acompaña…  Ven Cariño…   - 21 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        permíteme regalarte  un corazón apasionado… 

- 22 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

ADIÓS (Diálogo entre dos amantes.)      ...No me quieras llevar flores,  ahora que mi vida es ida,  no me desees dar amores;  que me ha llevado esa herida...    ‐¡...De saber que me quisiste,  ...de escuchar tus serenatas!  ¡La pasión que no tuviste,  ...de mi amor, hoy me maltrata!    Te has postrado en mi morada,  sollozando entre mis huesos;  si eras tú, a quien amaba,  ¿Por qué tardaron tus besos...?    ‐Calmaré mis penas en llantos,  de aquel beso que no di.  Sabe Dios, que está en tantos;  ¡con tu partida, me fui...!    ...Ya no importan mis anhelos,  no interesan mis pesares;  vas envuelta en negros velos,  derramando muchos mares...    ‐Ahora soy tu amada triste;  que no encuentro, en mi razón,  para el alma que mal viste...  de harapos al corazón...    ...La frialdad que me ofreciste,  me condujo al paredón...  ¡En tus brazos me tuviste;  sólo Dios dará perdón...!    ‐Del subsuelo desangrado,  ha nacido mi consuelo,  - 23 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        de saber, mi bien amado;  con Jesús alcanzarás vuelo... 

- 24 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

¿VAMOS…?     Ahí estoy…   entre los sauces  y los hualles…  entre el mirlo   y una golondrina..  contemplando ese espacio…    Y tus ojitos jugando,  dibujando huellas,   reencontrando  el sendero…    Y este cielo,  estrellado   que,  va ocultando  nuestros tiempos…    Y me dices,  con tus manos abiertas…    Ven conmigo…  arrastra tus dedos  al arroyo que refresca  y siente mis caricias…  descansando   en el remanso…    He allí  Tu dulce canción  de primavera,  que, de sentir  el roce   de tus dedos…  cálidos de mieles,  van estremeciendo  mi esperanza…    - 25 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        Y te vuelves hacia mi…  Con tus ojitos dormidos…  Apoyándote suavemente...  en mis dulces sueños…  que van y regresan  entre estrellas  dibujadas...  en tus sonrisas…    Ven Cariño…    Me despiertas…    Ven a probar el néctar  de ese fruto  que es tuyo y mío…    Acarícialo   Y hazlo tuyo….    Escuchas?...  ¿Son campanas…  a lo lejos…?    Lo sabes, amor…    Es mi alma  que va repicando…  cada instante…  que te acercas…  y… que huelo   tu esencia…  y permites que  tu aliento juegue  en mis mejillas...    Ven amor…  Vamos a danzar  Por ese cauce que,  Va sonriendo  para ti…  - 26 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta          Permíteme  alcanzar tu alma   dormida entre mis huesos…  y cobijarla entre caricias…    Y susurrando, con mis dedos…  besaré tus labios dulces…  y te amaré, entre los campos…    Entonces…  Tu lágrima y la mía…  se fundirán en fuego eterno…    Y borrarán las llagas  que ayer, en un descuido…  hizo sufrir tu alma blanca…    Ven pequeña mía…  Déjame acurrucarte  entre mi piel…  Y vamos al Hogar… 

- 27 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

EL FIN…A mi pueblo      Me preguntas  Por qué me he embriagado?  Quieres adivinar…   Tratas de indagar….   Pero nada aciertas…  Nadie sabe…  A nadie le importa…  Y tratas de quitarme mi vaso…  Y éste es mi único compañero…  Mi amigo… y es de cristal….  Y me acompaña con sus melodías…  de nostalgias que me hieren…  Y su música llora… como mi alma…  Entonces, sigues interrumpiendo…  Quieres saberlo todo  Pero qué hay que saber?  Qué es necesario saber?  Que todo marcha bien?...   que la vida es así?  Pero dime…. Qué sabes de mi?  Qué es importante?  Está bien…  Te diré por qué estoy llorando…  Mi pueblo ha muerto….  Lo han derribado…  Ha caído de rodillas  Y está sangrando…  Le han dado en pleno corazón…  Y nadie le advirtió….  Todos callaron…  Fueron cómplices…  Todos sabían….  Mi pueblo era un viejecito…  Que sonreía…. Y amaba a todos…  Y siempre estaba radiante…  Todos estábamos orgullosos de él…  Claro… 

- 28 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        Siempre limpio… siempre altivo…  Pero envejecía…  Y nos ofrecía lo mejor de sí…  Pero… ¿Qué importaba?  En fríos amaneceres…   me mostraba su calor   y yo lo amaba…  Me entregaba su cuerpo…  Y yo corría sobre éste….  Con mis amigos… y jugábamos…  Y entonces, nos regalaba calidez…  Tantos latidos que nos entregó….  Si te pregunto dónde está tu pueblo….  Seguramente, me lo dirás…  Sabes?... No puedo hacer lo mismo…  Si lo preguntas… No sé qué decir…  Y un nudo ahoga mi voz….  Ahí nació la sonrisa de mi Madre...   Allí, mi padre fraguó sus manos…  Ahí el cobre forjó su piel …  Y sus brazos fueron metal…  Y su carne nos protegió…  Y desde el fondo de su alma…  Mi pueblo le enseñó a sufrir…  A rezar… a sentir a Dios…  Y le enseño a amarnos…   A cuidarnos…   Y allí amó a mi madre…  Y con sus aromas…  Inundaron los jardines de  espinas dulces… de rosas rojas…  Y mi sangre se hizo fuerte…  Y nos enseñó a amar la vida…  A abrazar al que sufre…  Y la solidaridad nos rodeaba…  Mi pueblo me sonreía….  Me enseñó que, no hay fronteras…  Y que el hombre desnudo…  Es sólo eso… un hombre…  y que no necesito más de lo que soy  Y que nada me hace falta,  - 29 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        Si, puedo comprender el amor...  Hoy no puedo olvidarle…  No tengo ya calma…  Se ha ido el sol que le acompañaba…  Le ha dado la espalda…  El amanecer ha huido…   No quiso ser más testigo   de su agonía…  Y la noche siente vergüenza…  Las estrellas se han ocultado  en un manto de algodones  inocentes… que nada saben…  Y mi Lunita está llorando…  Y estoy a su lado…  Y mi llanto es eterno…  Y mi alma sigue en penas…  Y estoy curao….  Y a quien le importa?  Puedes decirme qué se siente?  ¿Qué puedes comprender tú…  Si tu pueblo está sonriendo…?  Porque sabes que no caerá…  Pueblo mío… he vuelto a ti  Aquí estoy…  Quiero darte mi sangre…  Quiero que fluya por tus venas…  Que no me importa,   si he de morir por ti…  Sólo quiero tu sonrisa….   Despierta Pueblo mío….!  Deja de llorar conmigo…  No hagas caso a aquellos que,  Hoy, se ríen de tu alma que yace ahí…  Ahora, por favor…  Déjame con mi vaso y este vino amargo…  Deja que agonice con mi pueblo….  Quiero hoy morir con él…  Que no se vaya sólo….  Sigo escuchando su melodía…  Y miro sus pupilas que se nublan….  Estás llorando?... lo estás?  - 30 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        Pueblo mío… Hoy te vas, sin mí….  Hazme un espacio en tu lecho….  Déjame quedarme contigo…  Que ya no tengo nada,  en esta tierra fría….  Que me inunda el alma   De tiempos injustos…  La noche se hace infinita ahora  Que nadie ahora se arrepienta…  Ya lo han hecho…  Han callado….   Han ocultado al culpable…  Entiendo lo que quieres mujer…  Y que si tú hoy me consuelas…  De nada sirve, si no entiendes…  Déjame yacer en su morada…  Hoy me dormiré en su pecho sangrante…  No te vayas Pueblo mío…!  Espera… voy contigo…  Déjame cubrir tu corazón  que ya se enfría…  Oh … Mi querido Chuquicamata… 

- 31 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

AL CAMINO      Vamos hijo que, se hace tarde...  Dale, corre junto a mí,  Que la noche no es mi comadre...  y recuerda, que una noche te perdí…    Vamos crío ven conmigo,  Que hoy no quiero recordar…  Que esa luna un Domingo,  Sin querer me hizo llorar.    Está fría esta camanchaca...  Y el silencio es compañero,  Que no olvido la resaca.  Del fiel amigo cantinero…    Cómo has crecido mi negrito...  Y este tiempo me ha ganado,  En criar a mi gordito,  Que en pesares, te he olvidado…    Si supieras hoy mi niño  Que dolores llevo dentro  Pero contigo no destiño  Aunque me duela   aquí en el centro…    Que pasado más oscuro,  Ha llevado tu taitita…  Que el viento ha sido puro;  Sino mi vida, está frita…    Hazte a mi lado compañero  Que de ti no me desprendo,  Que si hoy algo, se primero  Es que, el dolor no lo comprendo…    Ten cuidado con las piedras,  Que aunque las veas caerás,  - 32 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        Porque no sabrás de hiedras...  Y estando cerca, las amarás…    Pero en fin, pequeño mío,  Es lo mejor que ha pasado…  Que aunque parecía pan comido;  Sólo el tiempo me ha enseñado…    Yo no quiero tus dolores,  Pero si mi Dios me los entregara,  Corderito mío; sólo en mi, habrá amores...  Y con besitos, ten seguro, el viejito te sanara…    Que está vida tan ingrata hay que vivirla,  Pa’ poder enterrar la nariz en muchos males...  Pero un día, el de arriba verá una isla…  Y sabrá que, allí no somos animales…    Ven huachito; abraza a tu viejito...  Que, aunque curao; igual te tengo dentro…  Y ni con fuego, me separan de mi negrito  Y al mundo alrededor…y yo en el centro.    Si me caigo, es que el trago me ha nublado...  Y ya sabes que, este viejo tiene pena...  Que aunque ayer, se haya caído mi poblado  Te lo juro he levantarlo con mis venas...    Esta pampa que, nos tiene muy curtidos...  Y nos anuncia que, mañana se nos va…  Pero un día el Señor, nos habrá convertido,  Porque muertos, estaremos por allá...    Que interesa, si la gente se da vuelta…  De ver un Indio, con su pena en la frente...  Acaso, no han llorado detrás de una puerta  o no han tenido una lágrima en la mente…?    Da lo mismo cabro mío; no interesa…  Si el abuelo, una noche me ha enseñado...  Que si alguna vez, una mujer te besa…  - 33 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        Por lo menos, el gustito te habrá quedado…    Entonces, Ya vendrán tiempos mejores…  Y podremos caminar juntos por los cerros..  A buscar yo el alimento… y tu, amores.  Y sabrás que el corazón alivia con berros    Mira hijo a lo lejos…una fogata que nos guía  Queda poco; abraza a tu viejo que se cae  Y tu sangre es mi única compañía…  Es la Ruca…una esperanza…quien lo sabe? 

- 34 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

ARBOL HERIDO      Alborotando lentamente,  estas manos se levantan  entre murmullos,  que no escuchas, de silencios...    Tantas hojas que se mueren,  y ruidoso es el dolor...  Es el golpe entre ellas;  Indefensas ante el miedo...    Y las envuelves... y las despiertas;  ...y luego huyes.  Es tan solo el juego,  que –sabes‐ ganarás ahora...    Pero algo se asoma  y tenuemente te ilumina  ....y te nombra,  entre tantos cuerpos,  que yacen,  sobre las cabezas y desperdicios;  te retrata...y sonríes.    ...Entre ramas, se me escapan  mil harapos heridos,  y mi cuerpo se desnuda;  entonces...puedo verte.  ...Y rehuyes;  pero escupo mil gemidos  que te buscan...    Me contemplo, en mi ausencia,  en recuerdos de ayer,  pero siempre...  es tu sonrisa,  quien despierta aquel sueño...  Y me ahogo entre delirios  y llamas que me abrazan.  - 35 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta          Nuevas hijas, he de tener,  Inmaculadas...  Te aseguro;  Y aliviarán mi alma. 

- 36 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

¿A QUIEN ESTOY AMANDO HOY?      A quién estoy amando hoy…?    ¿Qué responderte Amigo…?  Si, ni yo lo sé…  No busco entender,  No busco tu aprobación…  Desde ayer, desde siempre…    Estoy amando…  e ilusionado de su esencia…  Sueño cada día con coronarla  de melodías y susurros…    ¿Cómo entender, por ejemplo…  Que amo sus manos ásperas,  Cuando cortando y desescamando  un pescado, me sonríe en una feria…  Mientras, va gritando a la multitud,  Que todo está bien…   y está fresco aquel?    Qué mientras va trapeando de rodillas…  Y con sus manos…  pisos en locales nocturnos…  rodeada de humos que dibujan el aire…  y alientos noctámbulos de melancolías  y ajenos a su sangre…  sólo quiero aliviar su desencanto…    Que abrazada a una barra…  Va mostrando en sonrisas su piel eterna…  Y en la oscuridad… su alma está llorando,  Que aunque le tiren monedas a su cuerpo…  Sigo sollozando junto a ella…    Que cuando se le obliga   a llenar mil papeles,   en escritorios cómplices…   - 37 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        sin entender su pálida voz…  Ahí quisiera elevar un grito,   para que escapara la impotencia...  desde su alma dulce y triste…    Que por las noches,   Al oír su carro de basura,  recorrer por las veredas  de mi barrio… tiemblo al saber…  que su dolor no es menos…  Y que su canturrear…  es para amainar el frío…    Que muchas veces,   quisiera estar en su lugar…  para no ahogar mí llanto,  de noches ocultas que desfallecen…    Que cuando rompe en llantos,  en esa soledad que quema su alma…  sólo espero estar ahí,  para adormecer su dolor…    Que cuando alguien la golpea…  y su silencio reina en el espacio…  su dolor lo siento mío…  Porque ahí, ya estoy odiando…  a esa mano y a esa voz,  que le castiga sin razón…    Que en su deseo de escapar,   muchas veces,   en melancolías estrelladas…  En muros creados por prejuicios...  Que no entiende, ni acepta…  Ahí estoy con ella…   Para sentir sus lágrimas…   Para elevar una súplica…  Para verla sonreír…    Entonces…¿Qué hacer…  - 38 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        si, ya no puedo cambiar?    Luego, me preguntas,   ¿Por qué escarbo en la oscuridad…?  ¿Cómo saberlo… si son mis manos,  Las que buscan algo que,  yo quisiera recordar de mi pasado…?      ¿Cómo dejar de sentir profundamente,  Cuando entre sonrisas, ella dulcemente…  Susurrando rondas de ternuras y amor….  abraza a su hijo, con un lazo de caricias…  y cuando el mundo está muy lejano,   que no percibe todo aquello…. Sólo ellos…?    ¿Sabes?... Nada quiero explicar ya….  Sólo deseo seguir sintiendo…  Así como el cantor español que…  En un arranque de locura…  Llegó entre la bruma… y acarició...  remeciendo nuestras almas, diciéndonos…  ʺ ...¡A Aquellos aquí en el aire…  El espacio y la aventura…  anudan el pensamiento  e iluminan al corazón….!ʺ    Así mi querido y buen Amigo….  Así quiero seguir volando hoy…  Volando como Tilusa…   Quien estremeció mis ilusiones y sueños…  con “la palabra simple… eterna…”  Cuando nos recordó algo… con el corazón :     “ Mujer… Amiga… Amor…  Te llamaré paz… y pensaré…ternura…    No sé… No sé como nombrarte…  Porque nombrarte… es un acto delicado…    Pero quiero confesarte… tantas cosas…  - 39 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        Que siento, cuando estoy a tu lado…    Esta locura enorme… se amansa un poco  en tu presencia…    Y abrazado a tu cuerpo…   me siento como un naufrago…  Mujer… Amiga… Amor…”    Así amigo… deja de preguntarme……  Porque, sólo así me siento feliz;   estando cerca de ella…   

- 40 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

EN SILENCIO  En silencio…  Así, como el niño descalzo…  Llegó el amigo Manuel…  Caminando con sus pasos de algodón…  Desde el campo y la distancia…  A probar la sal de la tierra…  Con mesura y pupilas, al viento.  Caminó por los valles,,   En las quebradas y los cauces secos…  Pero, ahí plantó su calidez…  Fue un breve paso…  Pero sembró de su tierra en la mía…  Se hizo corto el camino…  Fueron largos los golpes de la rueda…  Pero ahí estaba… siempre sonriendo…  Llegó el momento… se va el amigo,  Sin siquiera preguntar,   Si llegó el tiempo de la cosecha…  No era necesario… lo sabía.  La semilla germinó hace mucho…  Gracias por tu alimento,   Que de él, hemos comido todos,  de su fruto hemos saciado nuestra sed…  en cinco minutos, me acordé que no estarás;  Un abrazo… Dios está contigo. 

- 41 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

IRREVERENTE     Yo   Soy  larga  barba,  que escribe  y no prohibe;  que se angustia  de esta mustia  vida insultante...  Que se cree amante  y excluida de errores;  va henchida de horrores  y prendada de engaños,  desde hace muchos años...  Vayamos todos los poetas,  ...dejémonos de esas tretas;  ...tiremos afuera estos versos  que no sean más, tiempos adversos  ...Nunca cuatro, ha sido dos más dos;  Aunque hoy, se lo hayan creido ambos lados  ...Y los que observan ...siempre lo han sabido  Pero este idioma; ahora si que, ya se ha ido....  Para la aflicción, como nosotros; ...no hay otro...  ...que le haga entender a este marchito rostro...  que, este universo, está regresando a sus raíces...  porque, en esa era, no existieron rotos países...  ese habla, que ha herido a esos dolidos corazones;  no se ha dado cuenta que, no existen mil razones...  para agraviar a esa gente y aunque fueran inculpados;  ¡...Sin fiereza, ni maldad; está Dios por todos lados....! 

- 42 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

CAMINANDO     ¡Amigo mío…  Hoy golpeaste mi alma…!  Leía en tu carta…  Y he caminado,   por las noches…  En desiertos que,  fueron míos… tuyos…  He tratado de seguir   las huellas que dejaste…  Tu camino…y el mío….   en la chusca…  Pero la camanchaca   y los vientos…  Se las han llevado…  Recorrí la Cordillera…   sus montes…  Caminé   por entre la yareta…  Que aún sobrevive…   asustada…  Y los berros   en un arroyo cristalino…  Cansados del arsénico…  pero sonriendo…  me preguntaron por ti….  Y me abrazó la Rica – Rica...  Y un charango exclamó…  Con dolor…  ¿Dónde está   el Amigo Manuel..?  No pude responder…  Cayó una lágrima…  ¡No lo sé…   va caminando lejos…  por otros campos extraños...!  Y el condor triste se durmió…  En esa falda, donde corrías…  Con los amigos…  - 43 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        En frías mañanas   que nos esperaban,  del desierto cordillerano  Me decías ayer…  Que aún te impresionas,  Pero que tu alma   se ha adormecido…  Es cierto,   los recuerdos,  con el tiempo y la distancia  se desvanecen  Y que las pocas lágrimas   que te quedan…  Las estás guardando,  Para aquel día…  que las necesites…  Eres sabio Amigo…  El tiempo,   la soledad   y la distancia…  Han forjado el alma   que te acompaña…  Pero,   que con dolor digas...  que tus lágrimas,   las estás guardando…  Eso… duele…   Lo sé yo también…  Sabes?  Es extraño…  No sólo duele…  Caminar…  por campos extraños.  También…  las heridas lacerán el alma…  cuando mi sangre…  va en lamentos   por mis desiertos…  en las noches,  cuando despunta el alba…  Cuando la vizcacha…  - 44 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        con sus párpados  cansados te pregunta..  Y no sabes nada…  No puedes responder…  ¿Puedes comprender?  Cuando en amaneceres…  caminado entre  sonidos metálicos…  de mi norte…  la chachacoma  con dolor…  baja al monte…  y se duerme…  entre murmullos  que me hacen temblar…  Y el pingo pingo que,  Si ayer te hizo reir…  Hoy me hace llorar…  Al confundirse…  Entre sus tallos…  sus lágrimas…  y el rocío del amanecer…  de camanchacas cansadas…  de esperar…  Qué tú y yo..  volvamos a jugar…  como cuando niños…  Pero…  Ya no estás…  Y entonces…  voy por los senderos  de tierra y cobre…  mintiéndole a   esa quena que me sigue..  empujando mis sentidos…  recordándome que…  no fue ayer, que   fumabamos escondidos…  inventando sueños..  con ese humo caballero…  que respetaba esa complicidad…  - 45 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        Pero de pronto…  me despierta una zampoña…  y susurrando,  va recitando versos  que me hieren…  Qué acaso no ha entendido?  Que no puede comprender,  Que ya estoy viejo…  Y que sólo…  He de recorrer…  nuevamente,  por entre las hierbas  de mis cordilleras frías…  para explicarle   al buen paisano,  que mi amigo…  Ya no vendrá más  a comer…  ese pancito amasado…  que sacaba en ese  infinito horno de barro.  Ni beberá más  La amada chicha de Aloja,  Del maíz que nació  Entre terrazas del Toconce…  ¿Sabes Amigo?...  En estos tiempos malos…  Cuando el hombre  que hiere la carne y el corazón…  Y se acerca,   para hundir su puñal…  en mi alma…  Ya no lo siento…  Mi alma…  También se ha adormecido…  Como la tuya…  Casí ni siento   el metal entrando   en mis entrañas…  no lo había notado...  Quizás, tienes razón…  - 46 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        Más duele el recuerdo…  La distancia…   El paso por aquellos…  nuevos campos…  Como tú le nombras…  ¿Qué sabe ese puñal…  De verdaderas heridas…?  Aún te espero,  En esa escuelita…  Sentado allí….  en una escalita imaginaria…  Esperando por tu sonrisa…  Vamos amigo…  Soñemos de nuevo…  Que tu alma…   no se adormezca…  ni se muera…  Lavemos nuestros corazones   en el silencioso y triste rio Loa..  Con tu sangre y la mía…  En un nuevo amanecer…  volveremos a construir…  este pueblo que nos espera…  Un abrazo querido amigo…  Mi fiel compañero  de mundo… 

- 47 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

HERMANITA     Inocencia, resbalando;  complacencia, caminando...  Ojitos de uva, sonriendo;  manitos suaves, rozando...    Con pasitos de dulzura,  con ternura toda nueva...  En respiros de alegrías,   de canciones, enamorada...    Y quietecita, al ronquido  del padre que, te amaba,  con ternuras y caricias...  le temías a su alma de Oso,  meloso y querendón...    Qué pensaba esa alma,   que entre hojitas, se escondía,  que de día suspiraba...  que de noche susurraba...    Va a traer el viento tu aroma,  va a danzar entre mi tierra,   su almita de mujer buena...  que ha de amar, todo aquello  que ha tomado entre sus manos.    Ha crecido entre la chusca...  entre las piedras y sus esperezas  y su canto no ha cambiado....  sigue intacta la sonrisa en sus labios...    Ha llegado nuevamente mi lunita...  y ha mostrado los encantos   de tu alma... niña buena.  Han querido las estrellas,  iluminar tus blancas canciones...    - 48 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        Entonces, cómo olvidarte,  si todo lo que se ha enfriado,  lo has cubierto con tu manto...?  Créeme, no podría Hermanita,  dar mi alpalda...   a tan dulce compañera... 

- 49 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

FOURIER DECÍA…      Fourier decía:  Todo lo que se funda  en la fuerza  es frágil y denota  la ausencia de ingenio….  Hoy deseo decirte que…  Todo lo que nace...  de mi corazón;  Es puro...  y sólo es inspirado  por la candidez   Y hermosura   de tu esencia…  Y por ella,   puedo decirte   con ternura,  por ejemplo:  sólo eso…  que, quizás...  algo me ha impedido  ser más claro…  que una gota de sensibilidad   entre tu calor y el mío  haya creado una melodía…  y ella te hiciera dormir   con una leve sonrisa  en mi pecho…  No sé cuando…  Pero haría un poema  Para ti…  Y sería dulce  Y tierno a tus ojitos  Sensible y suave  a tu figura  Sólo,  será un pequeño rocío  de amanecer…  Y será un pétalo   - 50 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        rozando tu corazón…  Sólo para ti.    *******    Poema dedicado a mi amada esposa, amiga y compañera... Joyce... 

- 51 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

CARBONERO     Ya no llores hijo mío,  que papá regresará;  cruzaré por esos ríos,  verás; todo cambiará...    Es de noche, no hace frío,  por los bosques correré;  mañana será un lío,  casi todo perderé...    En la mina, nada queda,  nadie compra este carbón;  ...y sentarse en la vereda,  no le sirve a este varón...    Buscaré por los senderos,  por los ríos y los mares;  ...y hallaré algún viajero,  a quien cuente mis pesares...    Te prometo, llegaré...  con trabajo, de verdad;  un regalo te daré,  que allá lejos, no hay maldad...    Cuídala a mi viejita...  que no quiero algún pesar,  ni que un día a esta bendita...  me la lleve el ancho mar...    Déjame partir mi pequeñito...  acompáñame entre los coigües...  Quiero sentirte, niño bendito...  como sentí a los amigos robles...    No te preocupes por mi bienes...  que digueñes quiero poco;  mas, yo prefiero los merquenes...  - 52 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        aunque el newen me tenga loco.    Abrázame mi peñi querido...  y me verás partir, por el arroyo.  Y un buen día será parido...  sino; caeremos a ese hoyo...   

- 53 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta       

BUSCANDO A EINSTEIN      Cuando parecía que la luz llegó…  Te fuiste sin dar explicaciones…  Pero me quedaron algunas dudas..  Que quisiera, me pudieras aclarar…    ¿Cómo es que el amor, así se terminó,  por dónde lo miraras o en visiones..?  Si toda pasión por ella, sólo ha sido pura…  Por qué tu mundo relativo, la dejó llevar?    Dime Einstein.. ¿Es tan difícil comprender,  que una afirmación tenga algún sentido?  ¿Acaso ella volvería si yo viviera aquí o allá,  O si la luz del sol, una noche me iluminara?    Aclárame de una vez: ¿A qué le debo temer?  ¿Quién es más grande… Ella, que ha partido,  Dejando un gran vacío en esta inmensidad…  o la triste alma mía que, ayer me abandonara?    Ya no juegues a ser Dios y deja lo absoluto…  Que aunque pareciera; sólo ha sido relativo…  Si mi corazón en pena, hoy se viste de luto...  ¿Hay algo en tu mente, que sería superlativo?    ¿Ves como cambio lo que antes estaba rimando…?  Y el contenido de estos versos no ha cambiado…  Tu relatividad no la entiendo, porque voy llorando…  Pero comprendes que siento hoy… y que estoy cansado.    Tu lógica ya no me está resultando, pareciera fantasía…  ¿Cómo es que, si mi cuerpo cada vez resulta más pesado,  Aunque mi corazón esté laborando; ya no tengo energía…?  ¿Acaso usaste el núcleo de átomos de mil genios errados?    Ven, no te escapes, ten paciencia; si sólo quiero respuestas…  Dime si a tu mente no le agradan las preguntas ilógicas,  

- 54 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta        de un payaso que ha perdido la cordura, de ironías abiertas…  Que van abriendo heridas, de ausencias de caricias mágicas…    Ven amigo Einstein, acércate a este pobre enamorado,  No me temas, ni escapes, sólo responde a lo esencial   Si mi cuerpo, al crecer, con la inmensa velocidad de luz,  Se compara con toda mi energía acumulada en mi piel…    ¿Por qué ella ha dicho que hoy mis versos no le han tocado?  ¿Por qué si el ayer me sonreía, el hoy no es nada de especial?  Ha partido… y yo cansado entre mis Libros y un tono Andaluz…  ¿Con un gramo de luz, volvería a iluminar ese corazón de miel?  

- 55 -


Jorge Chapana Véliz – Poeta         

- 56 -


José Ángel Fernández Gómez – Poeta       

JOSÉ ÁNGEL FERNÁNDEZ GÓMEZ  ‐ ESPAÑA‐ 

-1-


José Ángel Fernández Gómez – Poeta       

DESDE EL SILENCIO      Qué puedo yo decirte, sin decirte nada  para así respetar ese silencio tuyo  y dejarte saber desde ese abismo   lo que sienten mis ganas de tu tiempo.  

Qué podría decir sin importunar el infinito,   sin dejar que las ondas del sonido   demostrasen esta distancia entre nosotros  que crece sin reparar que fuera del espacio  las dimensiones son inconsecuentes. 

Ayer, hoy y mañana se mezclan sin reproche   en la experiencia que llevo en esta herida  y la casa que los ocupa se vuelve un torbellino  que por no ser un centinela se disuelve en el humo. 

-2-


José Ángel Fernández Gómez – Poeta       

AQUÍ ESTÁS AUNQUE NO ESTÉS      Soy quien habla, cuando escucho tus palabras  y quedo mudo y admirado cuando marchas.   Silenciosas se han quedado mis estancias   y tu voz es un eco que archivo en mi memoria   y que retumba en mis paredes y en mi almohada.  

Aquí estás aunque no estés   porque has dejado olvidada tú presencia   entre mis sabanas.  En mi álbum de recuerdos favoritos te he sembrado,  impregnado de la esencia de tu alma. 

Muchas gracias, mariposa del encanto,   has pasado por mi casa,   por mi aliento,   por mi cama,   y has dejado tu figura   efervescente y asombrosa  dibujada en mi existencia  que te acogió sin miedos.   Amorosa,   en la rosa de mis labios   has libado   entre tus risas,  alegre, tierna y cariñosa.  

Sorprendido reconozco ese   espíritu indomable   que te habita.  Y agradecido estoy   del destino dulce de tus labios   posados firmemente entre los míos. 

-3-


José Ángel Fernández Gómez – Poeta       

POR MUCHO QUE PREFIERA ESTAR EN TUS BRAZOS      No seré un pavo  bailando su reclamo  por mucho que prefiera   estar entre tus brazos.  

No pretendo cazar las mariposas,   ni controlar las nubes,  ni detener los vientos.  Me basta con disfrutar tus viajes   libando entre mis flores,  con sentir tu brisa en mi sonrisa,  tu lluvia entre mis labios. 

Por mucho que prefiera   estar entre tus brazos. 

-4-


José Ángel Fernández Gómez – Poeta       

ESE “NOSOTROS” NUESTRO      Descubriéndonos vamos   sin ninguna intención  de alimentar los sueños.  Con la calma de vivir en nuestra paz   y compartir con otro esos momentos. 

Y brota la alegría en nuestros ojos  al entender que ambos miramos   un destino abierto a la esperanza  de despertar a nuestro ser.  Creadores   de existencias personales   somos;   para luego poder   compartirnos,   con alguien, sin esfuerzos. 

Construyendo un nosotros   nos encontramos  y en cada encuentro se va definiendo   el cómo y el porqué de este “nosotros “  tan singularmente nuestro.  

Descubriéndonos vamos sin premura  abiertos ambos a ese proyecto   sin definir aún, pero ya cierto,  Ese “nosotros” nuestro. 

-5-


José Ángel Fernández Gómez – Poeta       

VÉRTIGO     Siento vértigo también cuando te miro  y me encuentro que antes de verte te he soñado  y es un sueño que he tenido y he buscado   tanto tiempo, tantos años, tantas veces  y no sé si te he encontrado o te he creado.  

Aparece a mi lado de repente de la nada   totalmente inesperada y envolvente  y me dejas sin aliento contemplando tu mirada cariñosa.  La mujer que de mis sueños ha brotado   con pasado y con presente independientes de mi suerte.  

Tú vivías mucho antes de yo verte,  tú te hacías y yo me hacía a este destino.  Preparados al encuentro hemos llegado  y no entiendo si este vértigo es de verte  o es un miedo de mirarte y de perderte. 

-6-


José García Agüero – Poeta       

JOSÉ GARCÍA AGÜERO  ‐ ESPAÑA‐ 

-1-


José García Agüero – Poeta       

VIL ENGAÑO    Me tuvieron engañado  Ignoraba la realidad.  Desde cuando nací  me intentaron manejar  Habían manipulado  Mi forma de pensar.  Cuando lo comprendí  Encontré la libertad. 

Pero ahora ¿qué haré?  Siendo que la verdad   no es nada popular.  En un mundo de mentiras  Donde falsean lo que miras  ¿cómo sobreviviré? 

Esta es la gran cuestión  ¿vale la pena luchar?  Pondré en ello el corazón  Mientras viva buscaré  La mejor forma de pensar. 

Existe el verdadero amor  Existe la amistad  Cultivaré la lealtad  Seguiré mirando al cielo  y con respetuoso temor  Pediré a Dios con anhelo  Que se haga su Voluntad. 

-2-


José García Agüero – Poeta       

TODO TIENE UN PRECIO      Nada se regala  si gratis lo recibes  no olvides su precio.  Reconoce que si vives  tiene su valor  si piensas lo percibes  y si muestras aprecio  tu actitud te avala.   

-3-


José García Agüero – Poeta       

QUIERO A ESA MUJER      Estaba allí  contemplándola,  embelesado   de su belleza  y con mi cabeza  dicendo sí,sí  quiero a esa mujer;  y no solo por sus encantos,  sino por su perfume también;  por la transparencia de sus ojos  por la brisa de su aliento,  por la profundidad de su ser. 

Quise perderme en su piel  y encontré su corazón  moviéndose con alegría  pensé que sería mía  y sentí crecer mi ilusión.  Pero por no perderla  de vista ni un instante  siguieron clavados mis ojos  en ese mujer tan bella  en su semblante  en su perfil diamantado  continuaré enamorado  si tengo que alejarme de ella. 

¡Oh! esa preciosura anhelada  se derrite mi alma prendada  de lo que su cuerpo enseña  sus labios tentadores   y rojos como el carmesí  en silencio me llaman  y mi corazón se empeña  en conseguir sus favores   embriagado en su frenesí. 

-4-


José García Agüero – Poeta       

¿QUE ES LA VIDA?      ¡Oh! La vida,  la vida de todos  ¡Oh! tu vida, mi vida,  ¿Qué es la vida realmente?  Solo preguntarlo es osado,  Es un atrevimiento,  que todos hemos aceptado.  ¿Quién puede definirla  con convencimiento?  Todos opinión tenemos,  y a opinar nos atrevemos.  Pero ..¿quién la conoce,  quién la entiende plenamente?  La vida se manifiesta,  La vida es, es eso,  es algo de bastante peso.  Porque si algo tiene sentido,  es por el hecho de ser,  aún no siendo comprendido.  Tú la tienes, vida tienes  Porque me escuchas  Yo la tengo, vivo estoy  Porque hablo y no me voy.  La vida es esto en principio  Una manifiesta relación  De seres que quieren, que son  O al menos creen ser.  La vida es un orden de cosas,  que permite el movimiento.  Que engendra el pensamiento.  Movimiento que permite sentir,  que permite con el corazón  entregarse a otros y amar,  que permite que otros sientan,  que piensen y puedan vivir.  

-5-


José García Agüero – Poeta       

¿QUÉ ES LA POESÍA?      Es la poesía   una enfermedad del alma.  Es el verso un lamento  del corazón herido,  que ansioso reclama,  que busca la calma,  huyendo del zumbido  de la penetrante metralla;  de la bomba que arrasa,  del inesperado disparo   que arranca letalmente  de la ennegrecida arma  del que sin compasión  aprieta con enardecida rabia  el ensangrentado gatillo,  apuntando hacia las vidas  de los desamparados,  que en busca de justicia  su angustia gritando  en todos sitios proclama. 

Es la poesía  La sangre que palpita vida  fuera ya de las venas.  Es el verso un suspiro  del espíritu aplastado,  que se retuerce perseguido  por el dolor percibido  que le causa la maldad  de gente sin conciencia;  que es capaz de matar  sin considerar la inocencia  a quien se cruza en su camino  sin detenerse a mirar  que está matando a su hermano;  amputando la suplicante mano  sigue el agudo puñal clavando 

-6-


José García Agüero – Poeta        sin misericordia y sin piedad. 

-7-


José García Agüero – Poeta       

LA COSA FEA      Se hace más grande  se hincha cada día.  se desarrolla y robustece.  No para, sigue y crece  y el alma entristece  ver como nos acosa. 

¡ Dime ! amigo.  Amiga del alma  Dime una cosa  Que no sea fea  Que me alegre  Y me de gozo  Estoy en el pozo  Dime lo que sea  Que un rayo de luz  Puede que yo vea. 

-8-


José García Agüero – Poeta       

ALZARÉ EL VUELO      Lo que soy ,  todo lo que se,  puedes tú saberlo;  porque te amé  y todavía te amo  aún mas que antes.  Alzaré el vuelo  puedes creerlo.    Porque es luz de día  porque nunca te dejaré  ¡ cómo podría hacerlo !  si me entregaste tu ser  cuando te lo pedía.  Nunca te traicionaré  eres solo mía  tuyo siempre seré.    Me entregaste tu pureza  me diste tu agua de beber  dejaste que calmara mi sed  que mis entrañas abrasaba  cuando a tí me acerqué.  El beso que me diste  porque en mi confiaste  junto a la blanca pared  guardo todavía caliente  y me da fuerzas para amarte  más te amo hoy que ayer. 

Suspiro al recordarte  muero por volverte a ver.  Me consume la distancia  el desearte me desvela  mi alma se consuela  al recordar tu elegancia.  Es tu encantadora sonrisa  -9-


José García Agüero – Poeta        la que me embriaga   y alimenta ahora mi mente. 

Al mirarme solo veo   una cara de enamorado  en el espejo que tengo delante.  Y la caricia siento de la brisa  al abrir la ventana y buscarte  para añorarte desolado. 

Parece que mi sufrimiento   De pronto se ha acabado.  Imagino estar allá en lo alto   de un pino enorme y frondoso  como ave desafiante  mirando el horizonte  en espera de contemplarte.  Cuando estés viniendo   hacia mi encuentro  con tu bello semblante  alzaré veloz yo el vuelo   ansioso por abrazarte. 

- 10 -


José García Agüero – Poeta       

EL NECESARIO EQUILIBRIO      Si errores vigilaras  ¿quién estaría de pie?  Somos como la hierba verde  que hoy florece  y mañana estando seca   se consume al arder.    Hemos de ser tolerantes  respetando la libertad   de los que desean opinar.  No permitir el libertinaje  siendo firmes al hablar  cultivando la humildad  silenciando al insolente.    Debemos ser saludables,  pulcros y transparentes,  debemos ser amables;  amar lo que es recto  a la vez ser valientes  defendiendo lo correcto.    Es difícil ser justo   y ser bueno a la vez,  pero hemos de proteger   a la gente inocente.  Es una labor decente  que debemos emprender.    El necesario equilibrio   ¡ quién es el poseedor !  Evitar el descalabro  es manifestación de amor.   

- 11 -


José García Agüero – Poeta       

ES LA POESÍA      Es la poesía un reclamo  un sentido lenguaje  un clamor espontáneo  que poderoso surge  de las entrañas  del que es poeta  del que se retuerce  y con fuerza exclama  que en alto nos llama  que dando nos pide  que con lágrimas suplica  por la ansiada ayuda  para su dolida alma.  Que deambulante padece  la pena y la angustia  de una vida llena  de inquietante injusticia.  Que lanza al mundo   la penetrante llamada  pidiendo socorro  intensamente implorando  con sangrante pasión  la anhelada misericordia  para los que padecen   la cruel opresión  de los que saben odiar  y apuntan al corazón   de los indefensos  que siguen llorando  suplicando con ardor  que llegue la verdadera paz  que se les enseñe a amar. 

- 12 -


José García Agüero – Poeta       

¡ DE LA VIDA HAY QUE PARTICIPAR!      Muchos eligen ser   Simplemente  turistas en la vida  Y a eso se le llama   despersonalización.  Negación al derecho  de participación.    ¿Dónde va Visente? ....   donde va la gente.  Dejándose arrastar   por la corriente  y van sin más a parar   al mar sin identidad.  Se confunden con la masa  que no tiene personalidad  y son manejadas   por el viento;  moviéndose   como las olas del mar.    Y hasta ni lo eligen   pues eso requería   concentración  y mínimo esfuerzo.  Son esos autómatas   que se ignoran a si mismos.    La vida es algo más  y cuando uno está enfermo   y siente que la puede perder  entonces debe rebelarse   y luchar por permanecer.    Es parte del propósito   de la existencia de una persona  que es el protagonista de su vida  - 13 -


José García Agüero – Poeta        además de pensar en si mismo  el pensar en los demás. 

¡ De la vida hay que participar! 

- 14 -


Emi Gonz – Poetisa       

EMI GONZ  ‐ ARGENTINA‐ 

-1-


Emi Gonz – Poetisa       

DE MARÍAS Y JUANITAS      Gabrielas, Fridas, Alfonsinas, Evitas, Juanitas  Silenciosas a veces, bulliciosas otras, generosas,   de almas amplias  pensamientos claros o enredados  intuitivas, madres, amigas, hermanas, ciudadanas, políticas,  desafiantes, querellantes, ejemplares.  Luminosas, regando senderos de flores incaducas.  Inentendidas o ensalzadas, valerosas, cuestionadas,...  Caminando y construyendo por las calles, por los cerros,  por los pueblos y ciudades  Por las villas, bibliotecas y cocinas,   congresos, comedores, Hospitales,  oficinas, universidades, Gabinetes presidenciales,  Soportando comparaciones con cosificados modelos   femeninos, Irrisoria vanguardia de la estupidez humana,   vacíos de contenido, mascaritas de hojalata...   tantas veces embestidas por el machismo   de los hijos que ha parido, pisoteadas, relegadas,  Ay, que nunca falte tu protectora ala!  Ay, que nunca falte, tu canción tu ejemplo,   tu ley tu equilibrio tu romance tu sexo  tu intuición, fortaleza, tus sueños!  caminando de la mano, sembrando esperanza,   derribando muros, educando, educándose.   Juntan fuerzas, las Juanitas, las Evitas, las Marías,   aún desechas, y se levantan cada mañana  las anónimas héroes, de pechos tenues o exuberantes,  a combatir el presente, a escribir otra página.  

-2-


Nelli Edhit González Acosta – Poetisa       

NELLI EDHIT GONZÁLEZ ACOSTA  ‐ URUGUAY‐ 

-1-


Nelli Edhit González Acosta – Poetisa       

UNIDOS.     Esa estrella...   ¡Esa única estrella  que en la noche parpadea!  ¡Esa es nuestra!  Los dos en la distancia  nuestros ojos unimos,  a través de un brillante  punto de luz en el cielo.   ¡Somos uno,  lejos y cerca!  ¡Yo tu estrella   tú la mía!  Esa única estrella que brilla:  Parpadea.   Te llama.   Me llama.  Nos convoca al amor  cada noche.  Desde lejos  sin vernos  ni oírnos.  ¡Ven amor a mirar nuestra  estrella!  Desandemos los pasos  y vamos:  Por el rumbo que marca  mi estrella,  tú estrella.  ¡Esa única estrella  que brilla esta noche! 

-2-


Margarita González Luján – Poetisa       

MARGARITA GONZÁLEZ LUJÁN  ‐ ARGENTINA‐ 

-1-


Margarita González Luján – Poetisa       

¿QUIÉN NOS HABLA AQUÍ DE OLVIDO?      Cuando los recuerdo surcan el olvido,  la mente se pierde, el dolor se ha ido,  el llanto, la muerte, pierden el sentido,  la patria latiendo, un sueño de niño,  hoy cruces muy blancas, duermen en el frío.  Es “Mayo” señores, un mes argentino,  el mar se ha guardado mis héroes queridos  bautismo de fuego, pilotos heridos.  Malvinas se agranda en pecho encendido,  mas Junio esta cerca, con dolor y olvido.  Los años pasaron y un pequeño niño  se colgó orgulloso todo aquel dolor.  Mañana muy fría de un Mayo pasado  junto a un mar helado que los cobijó.  Será que él sabía que héroes guardaba,  que al agua entraban con valor y honor.  El mismo chaleco que otro argentino ayer se colgó  hoy siente asombrado pequeños latidos de su corazón.  Y así la memoria surge desde el pecho,  al ver a este niño vibra el corazón. 

-2-


Margarita González Luján – Poetisa       

PEQUEÑO FAROL      Lucecita tenue, pequeño farol  que alumbra a mi niño cuando yo no estoy.  Él te mira y piensa que sos una estrella,  que alumbra sus sueños, pequeño farol. 

Juega a la pelota. arma su ranchito  y queda dormido, mirándote a vos.  De día me cuenta sus sueños gloriosos,  estuvo en la isla, sacó unos pescados,  siempre iluminado, por tu luz, farol. 

Tal vez algún día cuando sea grande  recuerde al mirarte eso que soñó,  quizás todavía tu luz lo acompañe  en sueños más grande que jugar al sol.  Que te mire y vea todas las estrellas,  y quede dormido, mirándote a vos. 

-3-


Margarita González Luján – Poetisa       

AMANECER ENTRERIANO      Se despierta mi ciudad  el mate con amor corre,  biscochos y guardapolvos  movimiento singular. 

Un baño que pide pido,  gurises ojos dormidos,  ni siquiera han descubierto  que se olvidan la mitad. 

Familia en pleno revuelo,  comienza un hermoso día.  La vida que viene y va. 

-4-


Margarita González Luján – Poetisa       

MARÍA     María corre, la vida la alcanza,  la pasa, la aplasta, la ultraja.  Camina, no ve. Respira, sonríe,  le duele el mirar, prefiere no ver. 

En la fuente el sol se refleja,  el agua dorada se mece.  El aroma a azahares inunda el lugar,  mariposas suaves se apoyan, reflejándose,  un grupo de morajues surgen de los árboles,  se elevan haciendo sonar sus alas  inundando el celeste cielo. 

María respira sin azahares, no ve las mariposas,  no escucha los morajues elevándose,  de su pecho mama un niño, leche de dolor,  otra carita sucia, mocos pegados corre alrededor. 

María cae, tropieza, se arrastra.  Las flores de la plaza resplandecen,  las campanas de la catedral se lanzan en majestuoso vuelo.  María respira, la vida la traspasa. 

-5-


Margarita González Luján – Poetisa       

   

-6-


Raquel Herrero Alverola – Poetisa       

RAQUEL HERRERO ALVEROLA  ‐ ESPAÑA‐ 

-1-


Raquel Herrero Alverola – Poetisa       

TRISTE CANTO      Me ahogan las penas,   el verso querido de aquel que no llega  Me oprime en el pecho el dolor,   de un dolor que no es quimera,   de un amor que desespera.  Y esta espera… que me causa desazón  Y no encuentro la razón,   De esta queda soledad, de la injusticia terrena  Que me arrastra hasta la arena   donde caen entretejidas mis lagrimas de sal. 

¡Este fuego que me quema!.. 

Esta siniestra condena que no me deja vivir  Que me tiene prisionera mientras ella  la tristeza, se apodera.   Es mi dueña y carcelera, mis grilletes  mi cadena, la soga que me oprime y ahoga.  La agitación de las olas en esta mar de agonía   tan tuya y tan mía. 

El silencio, la quietud;   Este estado inamovible qué es mi cruz,   Un abnegado tormento de un tiempo adulterado  transitado en lasitud. Porque no alcanza la luz   a enfrentar nuestras miradas   en esta ciega hondonada, qué es tumba,  qué es morada, ataúd, que guarda soterrada  mi sonrisa, mi paz, mi calma  el reflujo de aquella marea qué, me  hacía danzar con alegría entre gestos y entre  guiños, abrazada a su cariño como duende,  como niño, entre olivares y sueños. 

-2-


Raquel Herrero Alverola – Poetisa       

LEVANTA EL VUELO    ¡Levanta el vuelo Halcón!, levanta el vuelo  No mereces arrastrarte más.  Siempre fuiste, señorial, altivo, dueño de  tu propia libertad…  Ya basta de comer carroña, ¡Basta ya!  Tu lugar, no es estar acorralado, oprimido,  lastimado…   Anudado en ese nido tan lleno de soledad.  Surca los mares, planea vientos, noches  y lunas, astros, auroras… nubes y cielo  Remonta el vuelo, vuelve a soñar.  No eres ave de rapiña, ni pasto de campiña  No eres esclavo, ni despojo, ni ganado.  Vuelve a tu estado, recupera las alas que  Te han quebrado…  ¡Ay Halcón!, olvida el miedo, aleja tu terror  Eres de sangre caliente y de ardiente corazón   Se valiente, no consientas ser la presa  de un tirano cazador.  Qué expone como triunfo tu cabeza, mientras  Estruja y magulla tu noble corazón.   ¡Ay Halcón! Regresa, reposa entre las alas  de aquel Águila dorada, que fue tu Sol  Y tu luz. 

-3-


Raquel Herrero Alverola – Poetisa       

VEN     Ven, entrégale a mi piel caricias nuevas  Perfumes y fragancias…besos y sonetos  Ven, acorta la distancia de los cuerpos  Amémonos de nuevo… ¡Ven!  La vida es…; Tan breve …   En un instante puede desaparecer. 

No dejemos morir esto tan bello…  Tu piel y mi piel, la yema de tus dedos,  el ansia de mi boca, tu lengua de fuego  Ven, acércame a la gloria en este averno  Desnudos nuestros cuerpos… Gocemos  Lo real y lo soñado, lo perdido u olvidado,  lo querido y deseado, lo vivido u añorado  Ven, ven,… quiero sentirte a mi lado;  Calmar nuestra sed… 

Quiero entre mis labios la esencia del  deseo, que navegues por caudales de  gustoso juego. Sin censuras, sin lamento  Solo instinto, solo amor, solo fuego.  ¡¡Ven!! 

-4-


Raquel Herrero Alverola – Poetisa       

CONDENA     ¿Por qué me has condenado…?   Y lo peor;  ¿Por qué, a ti mismo te has condenado?  ¿Que hiciste…?  ¿Qué hicimos?, qué delito tan horrendo  Habremos cometido; Para ser ahora,   paganos, afligidos, malditos condenados  a vivir, en éste cruel abismo…  Separados, distanciados, atrapados   en las garras de éste mundo absurdo,   que llamamos mundano. 

Moriré;   Como todos moriremos alguna vez.  Marcharé y en mi mente;   Tu nombre llevaré grabado  Y quedarán regueros de este flujo derramado  Que brota del corazón.   Ésta será la esquela de un ser enamorado,   Atormentado, incomprendido.  Abandonado por aquellos a quienes supo querer;  Tal vez, de un modo equivocado.  La historia se repite, una y otra vez. 

Escribe el afligido   Y benévolos verdugos, se burlarán  De él y de ella.   De ti y de mi, de aquella huella qué  Quisimos dejar, grabada en una estrella.  Aun sabiendo qué:   Nadie, nadie, la alcanzaría. Nadie   Llegaría jamás hasta su estela.  Fue inútil nuestro esfuerzo entre la sombra.  Baldíos los caminos diseñados;  El frío de unos cuerpos ateridos  Y a si mismos abrazados.  Todavía me sigo preguntando, el por qué 

-5-


Raquel Herrero Alverola – Poetisa        De mi albedrío. ¿Por qué sonrío?  Alimentando, los recuerdos encadenados  Al olvido.  Mientras escucho el rugir de la tormenta  En este corazón herido.  Mientras navego en esta playa solitaria.  Sin moverme de esta banca de remos  Oxidados, lentos, varados, carcomidos,  Agotados.  He perdido el horizonte…   Nuestra alma ha encallado.   Nuestra playa, ya no es playa  Si no lago cenegado. 

-6-


Raquel Herrero Alverola – Poetisa       

ME FALTA    Me falta su aliento, mirarle a los ojos  Sus labios, sus besos   Aquellas palabras que suenen  A versos…  La mano tendida en abrazo eterno.  Me falta… Una promesa,  Sin firmas, ni consentimientos.  Esas, que cumplen los hombres sin  Miedos o arrepentimientos.  Sí, Me falta su aliento. 

Carezco, de la dulce sensación del   Grato reconocimiento;  Agradeciendo a la vida, nuestro  Primer encuentro…  De un saber que entrega, su  Sonrisa al viento, para hacerla  Llegar, en mis tristes momentos  Qué es mío su refugio, como  Suyo es mi te quiero…  Sí, de todo ello yo carezco. 

No encuentro, el manantial para  Calmar esta sed.  Del cántaro agrietado, ya no se  Puede beber…  Vacio y arrinconado, como un  Ancestro querer, en desuso y  Olvidado…  ¡No alcanza, a calmar mi sed! 

Solo queda la esperanza  De un nuevo y radiante amanecer  Cuando sus ojos despierten y  Presienta que su piel, necesita  Las caricias de este amor que  Fue tan fiel.  Que ha dejado de buscarte 

-7-


Raquel Herrero Alverola – Poetisa        Hasta que tú digas; ¡Ven! 

-8-


Raquel Herrero Alverola – Poetisa       

AMIGO     Amigo,  Cuanto me cuesta seguir este camino  La profunda soledad, impuesta por el destino  Este vacio, tan difícil de llenar…  Ahora se, lo que siente el desvalido  Al volver la vista atrás y recordar un  Tiempo de sonrisas y de abrigo.  Un Sol radiante testigo de la amistad.  Duele recordar, el tiempo de angustias  Y desespero, el tiempo que yo creía  No volver a comenzar. 

Pero amigo;  Hay algo que me duele mucho más 

Recién comienzo a comprender  Que te fuiste despojando de ropajes,  Hasta quedar desnudo, a pura piel  Y lo hiciste por entregarme un equipaje  Que tú jamás te atreviste a poner  Aunque sintieras escalofrío, o fueras  Incomprendido, por un entorno  Querido, que te privaba de la esencia  De tu ser.  Decidiste, convertirte en prisionero  Entregándome las alas de quien no  Supo volar…  Ángel caído del Cielo, al que yo quisiera  Volver a levantar.  Y no se como, amigo mío…  Si yo pudiera mutar de piel,  Penetrar en tus entrañas y devolver  Todo lo que me entregaste, todo   Lo que me llevé… sin saber que te  Quedabas, desnudito, a pura piel. 

Amigo mío,  -9-


Raquel Herrero Alverola – Poetisa        Tal vez nadie lo alcance a comprender  Mas yo, que estuve en esa cárcel…   Te juro por mi vida, que no quiero  Volver.  ¡Ay, si yo pudiera mutar de piel! 

- 10 -


Marisol Ibarra – Poetisa       

MARISOL IBARRA  ‐ URUGUAY‐ 

-1-


Marisol Ibarra – Poetisa       

LA PARCA ENAMORADA      No digan que me he vuelto loco,  ni que estoy diciendo sandeces  porque lo que voy a contar  os aseguro que es verdad.    Muchos creen que la parca  es mujer sin sentimientos,  Pero ocurrió un día,  hace ya mucho tiempo;  Que se enamoró de un joven  galante y muy apuesto.    La parca quiso llevarlo,  pero lo impidió el destino  cada cual tiene su hora  le dijo con mucho atino.    Mohines hizo la parca,  berrinches también lo hizo,  intentó la seducción,  los ruegos y mil promesas,  al fin y al cabo es mujer,  y la fémina todo lo intenta.    Nada logró la pobre,  al destino nadie lo ablanda,  suspirando por amor  ya a nadie se llevaba.    Las cosas se complicaron,  alarma había en el mundo  ¿Qué pasa que nadie muere?  Era por doquier el murmullo.    Adivinos, profetisas, magos  y mil farsantes; curas y budas, 

-2-


Marisol Ibarra – Poetisa        todos fueron consultados.  Los médicos muy asombrados,  desesperados los funerarios. 

Los gobernantes preocupados,  ya son muchos jubilados  ¿Con que pagaremos esto,  si no se van unos cuantos? 

Velas, misas, y otros curros  invocando al sacro destino,  Alguna solución debe haber  se dijo para sí mismo. 

Luego llamó a la parca  y con ella un pacto hizo  puedes llevar a tu amado,  si vuelves a trabajar. 

Ella hizo unos mohines,  Y con cara de no entender  le dijo muy modosita:  Si tú lo pides, así lo haré. 

¡Ay mujeres! dice el destino,  mientras la parca se aleja,  si no hay aun en el mundo  quien con ellas pueda. 

¡Ya deja de murmurar,  y ve poniendo la mesa!  le rezonga su mujer,  la madre naturaleza.  Como tú digas mi amor  dice el destino sumiso,  mientras la parca disfruta,  Con su amado en el paraíso.   

-3-


Marisol Ibarra – Poetisa       

TE IMAGINO      Te imagino por las noches  a mi lado,  tu tibia y suave piel  mi cuerpo acariciando. 

Tú y yo como ramas enredadas,  agitadas por el viento  por la lluvia empapadas,  musitando de placer,  bajo la noche estrellada. 

Te imagino a mi lado  cada día amaneciendo,  el sabor de lo prohibido,  descubriendo en tus besos. 

-4-


Marisol Ibarra – Poetisa       

ROMANCE DE LA LUNA Y EL GITANO      Dicen que la luna luna  un día se enamoró,  de un hermoso calé  que en el río conoció.    Era de bronce su cuerpo.  su mirada, un abismo;  misterioso al sonreír,  y en su caminar altivo.    Cada noche de verano  se baña el calé en el río;  le cubre la luna de besos,  En hilos de plata prendidos.    El se siente orgulloso  de que la luna le ame,  y ella de azahares y perlas  se viste para esperarle.    Pero quiso cruel el destino  que conociera una gitana,  y era tan bella la niña  que al instante, ya le amaba.    No volvió a bañarse en el río,  ni a buscar a su luna plateada,  solo quería los besos,  de su hermosa enamorada.    La luna al enterarse,  sintiose morir de pena;  por eso desde entonces  ya no es solo luna llena;  sino que cada mes,  nace, crece y luego mengua… 

-5-


Marisol Ibarra – Poetisa       

LA LUNA      La luna luna me mira,  la luna luna me abraza,  que cálidas son las caricias  de sus rayos de plata. 

La luna que a ti te mira   dormir a tanta distancia,  esta noche a mí me mira  en mi cama desvelada. 

Tu cuerpo como al mundo vino  entre las sábanas blancas,  de perlas y plata se cubren  Esta noche estrellada. 

  Cada rayo de la luna   que acaricia tu espalda  lleva mis besos prendidos  en sus hebras de plata. 

La luna que a ti te mira,  la luna que a mí me abraza,  como quisiera cariño  que a tu lado me llevara. 

-6-


Marisol Ibarra – Poetisa       

EL TREN DE LA VIDA      Perdí el tren de la vida  y no sé en que estación,  me quedé parada en el andén  con los bolsillos llenos de ilusión. 

En los labios el nombre de un hijo,  ese que nunca nació;  y en mi pecho mil canciones de cuna,  para el niño que no vio el sol. 

Yo soñé acunarte en mis brazos,  yo soñé cubrirte de amor,  y de tanto soñarte, pequeño,  la vida en sueño se convirtió. 

Perdí el tren de la vida  y no sé en que estación,  mis sueños se convirtieron en pesadillas  y mi alegría se volvió dolor. 

-7-


Marisol Ibarra – Poetisa         

-8-


Christian Maier – Poeta       

CHRISTIAN MAIER  ‐ ESPAÑA‐ 

-1-


Christian Maier – Poeta       

BOGOTÁ – OTRO POEMA DE AMOR      Tal vez me despierto  En media de la noche,  Con ganas de subir a la Calera,  A tomar una cerveza,  A ver bailando tus  Luces y tu belleza.    O me despierto por la mañana,  Escucho la lluvia en mi ventana.  Acuerdo la Candelaria con sus casas de colores,  Quiero perderme y dejarme llevar de tus olores. 

Después voy a bajar,  Este ajiaco de almorzar,  Cerca de la Plaza de Bolívar.  Las palomas para asustar.  Contigo no necesito mar 

Casi te encuentras entre las nubes  Hasta Montserrate y más alto me subes. 

Tu cielo tan especial,  Tan único y tan genial,  No se puede comprobar,  Con ningún otro lugar. 

Dame un tinto por la tarde,  Nunca te has puesto cobarde.  Las tardes en la terraza del Andino,  Los domingos fuera al Campino  Seguimos a esa vía  Iremos a un parque en Chia. 

Reconozco en todo tu cortés,  No solo por un libro de Gabo García Márquez. 

-2-


Christian Maier – Poeta        Los que nunca tocaron el pulso de tu corazón,  No me entienden es porque tengo razón.  Que recursos de las personas,  Tan alegres y súper monas. 

Gracias por darme tanta oportunidad,  Sentir de tu fuerza y voluntad.  Eres mi reina en montañosa altura,  Linda, hermosa no necesitas una raza pura. 

Nunca olvidaré,  Por primara vez cuando llegue,  Y casi no hablé, tu idioma que me ensañaste,  Ni siquiera en soledad me dejaste.  Me perdiste cada error,  Volveré pronto por mi propio ardor. 

Cuando bajaba lento en avión,  Saltaba a primera vista ‐ mi corazón.   Me hablaron tanto de tu guerra,  Pero yo me sentí ‐ hijo de tu tierra.  Me enseñaste algunas de tus problemas,  También por eso, te escribo poemas. 

Hoy tienes pica y placa,  La verdad, no me empaca.  Voy en tu Transmilenio  Eres mi reina y genio. 

Para mi es mas que suficiente,  Quiero ver tus calles y tu gente.  No quiero ir en cuevas oscuras  No necesitas metro, ni otras locuras. 

Y tenemos paciencia podemos esperar,  Es que en el futuro vamos a andar,  En vagones multicolor entre tus cielos,  Así dejaremos a tus vecinas los celos. 

Déjanos salir de cada trancón  -3-


Christian Maier – Poeta        Y escribiremos juntos   Este capitulo de Ciencia Ficción 

Es que ya no aguanto tenerte de amante escondida,  Quiero darte con cada letra, parte de mi vida. 

  Te adoro, te quiero y te extraño.  Mi Bogotá 

-4-


Christian Maier – Poeta       

GOTA DE AGUA      Muchas veces me acuerdo  A mi manantial  Con tantas ganas salí  De allí   A descubrir  A viajar  Una gotita del río,  Un bebe inocente  A iniciar  Su camino al mar. 

Nunca sabía  A donde me lleva el río.  Al principio muy lento  Y bien guardado,  Pero cada año  Con más velocidad. 

Vi árboles,  Islas,   Baile con otras gotas,  Con unas mas cerca,  Con otras más lejos 

Fusiones con los demás,  Y separaciones,  Porque acabamos  En velocidades diferentes  Dentro del flujo   Del mismo río. 

Que me llevaba,  Me cuidaba,  Me empujaba,  Y me mareaba  O me paraba  Hacia al mar. 

-5-


Christian Maier – Poeta       

Te extraño  Mi manantial,  Mi madre  Y mi origen.  Deseo saludarte   Otra vez,  Pero tengo que aceptar  Que no hay regresar. 

No puedo nadar contra el río,  Solo puedo confiar,  Que me lleva al mar. 

No conozco  Lo que me espera.  Tampoco lo que   Voy a descubrir. 

Soledad,  Un poco de miedo  Si podré ver liquido  Entre tantas gotas de agua. 

Otra gota de agua  O de saliva ‐  Para perderse,  Para beberse,  Para probar  Dentro del río  Como estaría,  Como sabría  Bañarse unidos  Dentro del mar,  ‐ Antes de llegar. 

Otra gota  Al camino al mar,  Que te encarnes  Conmigo  -6-


Christian Maier – Poeta        En una gota  Un poco más grande,  Un poco más fuerte,  A seguir  Unidos  El camino al mar. 

-7-


Christian Maier – Poeta       

-8-


Julián Melero – Poeta       

JULIÁN MELERO  ‐ ESPAÑA‐ 

-1-


Julián Melero – Poeta       

ACARICIAME     Caricia en la mejilla  Suave roce de piel  Ilusión por tenerte  Cálida mirada 

Verte con la sonrisa alegre  Suculentas curvas dan ambiente  Deseos por verte  Pecho ardiente 

Luna que hechizas  Sol que levantas vida  Paciente por verte  Esperando por tenerte 

-2-


Alejandra Menassa de Lucía – Poetisa       

ALEJANDRA MENASSA DE LUCÍA  ‐ ESPAÑA‐ 

-1-


Alejandra Menassa de Lucía – Poetisa        CLAMO PIEDAD      No es posible este goce que atraviesa   mi cuerpo con su filo,  que me hiere la sangre,  deslíe todo miedo,  acuchilla el pasado, desborda ya mis límites.  Afanada en verter licores en tu vientre,  mi cintura de añil ha deshecho la noche.  ya todo tiembla en mí, ya todo tiembla.    Me haces mortal y humana  arrojando versos en mis oídos,  combinaciones del mar y tu mirada.  Tus atléticas manos me sostienen,  son la atracción magnética y fatídica.   Ya giro sobre ti como los astros  en sus constelaciones,  ya todo tiembla en mí, ya todo tiembla.    La palabra deseo se despliega,  como una alfombra roja  a los pies de tu diosa  ya no te llamas más ausencia y fuego,  ahora tienes el nombre de un príncipe extranjero,  de un guerrero del alma.  Hace agua en mi memoria tu barco  inalcanzable.  Ya tiemblas todo en mí, ya todo tiemblas.

-2-


Vicente Puchol Mora – Poeta       

VICENTE PUCHOL MORA  ‐ ESPAÑA‐ 

-1-


Vicente Puchol Mora – Poeta       

AUTO DE FE      (Al hereje Cipriano Salcedo cuyas cenizas esparció  Delibes como palabras en un cuaderno.)      De la tierra surgió una lengua de fuego  y los trinos cesaron de inmediato.    Solo un rumor de chasquidos y muerte  quedó suspendido en la humareda  mientras los hombres de las teas se alejaban.    Como de la nada, hilvanado a la circunstancia,  el griterío enmudeció la absolución,  y la anarquía del fuego  empezó a desarrollar su criterio.    Al unísono, el júbilo plebeyo  batía palmas y prorrumpía en improperios,  mientras el humo, ensortijaba al condenado  como una serpiente vacilante  y se resumía en sus pulmones, abrasándolos.    Quedó, de entre la muchedumbre,  un rostro impenetrable sollozando,  y el quedo silencio de las lágrimas  tan solo llegó a extinguir en su cascada  la hoguera infernal dibujada en sus ojos.    A ella, acudieron recuerdos baldíos  de cuando uno fueron en la urgencia  y la complicidad de lo ilícito.    El hereje,   su amor, su vida, su sueño,  se batía en duelo con Dios   y lanzaba al infinito bocanadas desesperadas,  pero ya no existía el aire.    -2-


Vicente Puchol Mora – Poeta        No logró sostener por más tiempo la imagen  de quien hospedó clandestinamente sus besos.    Solo el niño, fruto de aquellas urgencias de la carne,  alcanzó a ver entre el gentío  como se le arrugaba la piel,   y se erizó.      (Poema inspirado en la lectura del libro ʺEl Herejeʺ de Miguel Delibes) 

-3-


Vicente Puchol Mora – Poeta       

ANSIEDAD     Caminando entre lianas y laurisilvas  avanza la noche y la tormenta,  con el azul preñado de vapores y centellas  y rumores de tambores aproximándose.    Envuelta en bruma y espesura,  la callada mueca de la angustia  extiende sus ramas y te arrincona,  y te apresa sin remisión entre el follaje.    Latitudes y cardinales ocupados  por vahos, sudores y perfumes intensos,  ausente el aire de toda inhalación,  exuda la conciencia y se abate irremisible.    Después, un manto de cereales circunda el horizonte  y el ocre de la herrumbre anida en la garganta  como un sorbo de hiel,  como el filo de una daga en las entrañas.    Y penetra finalmente la noche  por la comisura pétrea de la intemperie  hasta agazaparse poderosa del consciente  trenzando con enea sus dominios.    Y más allá arena y espuma, brisa y sal;  El mar.  Siempre el mar de callado infinito  meciendo la esperanza en sus olas. 

-4-


Vicente Puchol Mora – Poeta       

ANCLADO A LA TIERRA      Resultó que la vida me nació tallo  y comprendí al instante que sus raíces  jamás emergerían de la tierra  que las atrapaba en sus profundidades.    Fue por entonces que me crecieron pétalos  en la frente y hojas verdes en los costados  que recogían la lluvia en su regazo  y la guardaban de mis pies embarrados.    La savia, con su lento fluir de hembra,  sometía caprichosa a los estambres  sucumbiéndolos en púberes ardores  que tan solo el frío invierno sofocaba.    Y los brotes, antaño yemas incipientes,  devinieron en ramas que se levantan  impotentes queriendo alcanzar un sol,  que huye dejándome anclado a la tierra.    Feneceré, sin duda, en este fango  estéril que ni la inmundicia estercola,  sin haber conseguido nunca embriagarme,  con al menos dos gotas de libertad. 

-5-


Vicente Puchol Mora – Poeta               

-6-


Francisco Romero Díaz – Poeta       

FRANCISCO ROMERO DÍAZ  ‐ ESPAÑA‐ 

-1-


Francisco Romero Díaz – Poeta       

VERDE     Primavera…  llenas las arboledas de verde  y el fresco musgo…  Suave color que trae viento fresco,  trae el susurro de viento en las arboleda,  el perfume encerrado en el musgo,  la dulce caria del césped al caminar. 

Verde primavera,  de arboledas, de campos de césped,   verde musgo, esperanza, sueños…  trae la dulce fragancia del viento,  con suaves sones de amores susurrados,  en verdes prados,  bajo la dulce arboleda,  junto al fresco musgo verde. 

-2-


Francisco Romero Díaz – Poeta       

ROJO     Color de tu pasión desatada,  del fuego eh hierve dentro de mi,  del fulgor de nuestros besos, 

Color de tus labios deseados,  de la laca de tus uñas sensuales,  de tu ropa interior en mis sueños. 

Color de pasión,  rojo envuelto en negro  rojo sobre fondo blanco. 

Tus labios, mis deseos  Rojo…  Rojo pasión. 

-3-


Francisco Romero Díaz – Poeta       

BLANCO     Blanco…  Pureza.  Luz.  Claridad.    Color de la pureza, de la humildad,  color que vistes el día señalado  para que vean la pureza de tu amor,  lo acompañas con la sencillez de tu mirada. 

Luz que irradia tu felicidad,  llenando de elegancia la sobriedad del blanco,  que cubre tu cuerpo soñado. 

Viste elegantemente el vestido blanco,  el día que soñaste, con la persona que amaste,  viste de blanco,  viste de luz.  Claridad.  Pureza.  Blanco. 

 

-4-


Francisco Romero Díaz – Poeta       

AZUL     Gran océano de sueños  plagado de nubes de algodón,  navega la vida en barco de esperanza,  navega por tu calma azul  navega en noches de escandalosa tormenta,  navega y lleva la vida a puerto  ese que esta allí donde océano y cielo se funden,  allí donde el azul es más azul,  allí donde nace el día en fiesta de azules  y los sueños se realizan con ayuda de la ilusión. 

Navega caminante solitario,  transporta tu túnica azul de sueños  al acantilado donde océano y mar se funden,  llena tu barco con la carga de tus anhelos,  y amarra amarras en el puerto azul,  al final del océano de sueños  plagado de nubes de algodón. 

-5-


Francisco Romero Díaz – Poeta       

NEGRO     Ráfagas de viento nublan mi mente,  precipitan las dudas en mi cabeza,   como mil gotas de lluvia en los campos,  y mi interior comienza a nublarse. 

Las ilusiones se esconden detrás de la prudencia,  la prudencia corre temerosa del olvido,  el olvido lucha por imponerse  la luz se apagan en mi interior. 

Caen los colores brillantes tras cada miedo,  y va apareciendo el negro en mi vida,  falto de luz,   falto de alegría 

Mi mañana,  mi hoy  mi ayer  se tiñe de melancolía,  se tiñe de negro. 

Todo pierde sentido,  nada importa,  nada,  sólo la oscuridad se impone,  sólo el negro,  sólo. 

-6-


Francisco Romero Díaz – Poeta       

GRIS     Frió invierno,  gris en lo llanos, en los puertos,  valles solitarios, y cumbres heladas 

Día de lluvia gris,  aguacero intermitente  que embarras caminos   y creas el único deseo de llegar al hogar,  junto a los tuyos,  a la chimenea que arroja su calor  iluminando el hogar,   sacando la melancolía,  del día gris,  invernal,  frió 

-7-


Francisco Romero Díaz – Poeta       

ROJO COBRIZO      Deja que mi pasión se envuelva  en lo rizos cobrizos de tus cabellos.  Deja que mi besos se pierdan  en tu cuerpo deseado de mujer  Deja que respire la esencia  de sexualidad escondida… 

Caen tus cabellos…  en hondas cobrizas en tu hombros,  tapando parte de tu cuerpo,  abriendo todo mi deseo, 

Ven mujer…  ven y envenéname con tus cabellos cobrizos  deja que se pierda mi vida  enredada en sus hondas cobrizas,  y mis besos se queden pegados a tu cuerpo  por la eternidad. 

ven mujer…ven  ven mujer…de cabellos cobrizos 

-8-


Francisco Romero Díaz – Poeta       

DORADO     Obra de orfebrería  pieza dorada, con zafiros por ojos,  perlas nacaradas por dientes  y el canto de mil pájaros por habla.  El perfume de mil campos de rosas  se queda a tu pasar,  la suave música suena con tu caminar,  y el dorado de tu pelo…al sol…quiere eclipsar, 

Qué poeta puede ensalzar tal belleza,  no es mi intención intentarlo,  no pretendo adular a tu belleza,  tan sólo pretendo decirte…:  Bella joya, tu dorado a mí…  me tiene eclipsado.  

-9-


Francisco Romero Díaz – Poeta       

PLATA     Canta la solitaria luna,  canciones que un día a ella le cantaran,  triste, plateada, se mece en las olas  mientras estas le susurran versos  que le escribió un poeta. 

Añora las rimas de versos nocturnos,  que enamorados improvisaban,  los besos que derramaban a su luz plateada,  la pasión que los embrujaba.  Añora la luna… 

Argenta luna nocturna,  hoy te viste con vestido áureo  para enmudecer de soledad,  para llorar agrias lágrimas  que llenen el mar de versos  y un enamorado pueda cantar:  Luna de plata, dama enamorada  haz que mi amada, sea la más deseada,  haz que mi amada jamás le falte mi amor.  Luna de plata, dama enamorada  sé tú mi amor.  

- 10 -


Francisco Romero Díaz – Poeta       

PÚRPURA     Arrastra el madero  arrastra nuestro pecados,  camino de la cruz,  donde tu padre te acogerá  y nuestros pecados perdonará. 

Sufre la flagelación en tu cuerpo,  sufre la humillación de nuestros pecados  que caen sobre tu cuerpo mortal,  llevando sobre ti nuestras vergüenzas,  escondiendo nuestros pecados. 

Arrastra el madero camino de la cruz,  sobre tu cuerpo maltratado, purpúreo,  lleva nuestras culpas ante tu padre,  pide nuestro perdón. 

Señor, se nuestro guía,  muéstrale a tu padre,  padre creador,  lo que estos mortales pueden hacer,  si lo hacen por amor. 

Hoy llevas tu el madero por todos nosotros,  mañana…  llevaré el madero de mis seres queridos,  muriendo en mi cruz por amor.  En un mañana purpúreo,  llevare mi madero junto al tuyo,  junto a tu padre. 

- 11 -


Francisco Romero Díaz – Poeta       

CARNAVAL DE SEDUCCIÓN      Carnaval de seducción,  bellezas provocando,  miradas lujuriosas   cuerpos mal tapados  mostrando partes sensuales.    Disfraces de geishas  maquillajes desmesurados,  bocas deseosas de una lluvia de besos,  cuerpos deseosos de torrentes de caricias, 

Vamos al carnaval,  disfrutemos de las miradas,  dejemos que los besos, caricias,  emborrachen nuestros cuerpos  escondidos en el disfraz. 

dejemos que el embrujo del carnaval,  traiga la lujuria, el gozo desenfrenado,  y deje nuestros cuerpos extasiados  de besos, caricias, miradas…  extasiados de pasión.  

- 12 -


Francisco Romero Díaz – Poeta       

SEÑOR DE LOS COLORES      Señor de lo colores,  dentro de ti están todos,  desde el luminoso amarrillo,  al violeta más alegre.    Baila y juega con ellos,  llena de luz con tu presencia,  y aclara al más oscuro,  Señor…baila con los colores,  sé su amo y señor.    Mezclo azules y amarillos  creo gama de verdes,  mezclo rojos y saco violetas,  pero juego con todos juntos y serás tú,  señor de los colores,  

- 13 -


Francisco Romero Díaz – Poeta       

AZUL CELESTE      Si pudiera vestir mi alma de color,  no lo dudes, la vestiría contigo. 

Si pudiera dar color a los sueños,  serias tú quien los adornaras. 

Si una caricia tuviera color,  seguramente también estuvieras ahí. 

Color del alma,  color de sueños,  color de la ternura.  Azul.  Azul celeste 

- 14 -


Francisco Romero Díaz – Poeta       

LILA     Cabalgando del rojo al azul,  nacido de un mundo de ensueño,  derrochas la pasión del rojo  y la sabiduría de azul. 

Cabalga color presuntuoso,  reina en el mestizaje de los colores,  ni verdes, ni marrones,  ante ti pueden competir, 

Señor, orgullo de pintores,  tú, solo tú puedes reinar  en la paleta de mi sueños. 

Cabalga, lila, cabalga,  reina entre el rojo y el azul,  se el que le de color a mi noches  tiñe mis sueños de tu equilibrio. 

- 15 -


Francisco Romero Díaz – Poeta       

ORGULLOSO MAR      Canto de sirenas que atrapan,  se escapan de tu alma marina. 

Canto agónico de mil marineros,  que en ti encontraron el fin,  y jamás pudieron decir adiós. 

Canto que en tus orillas escucho,  mi cabeza se evade de la conciencia, 

Dulce amarga melodía  que recuerdan a las lágrimas con que te crearon,  lágrimas de viudas marineras,  lágrimas de corazones rotos  por amores incomprendidos,  lágrimas de quien se enamoró de una sirena. 

Orgulloso mar,  que reflejas la luna llena, el manto de estrellas  que reflejas el tórrido sol, grises nubes.  calla tu canto agónico,  calla tus sirenas.  Hoy iré a llenar mi parte,  a dejar mis amarga lágrimas,  lágrimas por una sirena  que quedó atrapada en mi alma,  y ella viaja por lo mares,  recolectando lágrimas para ti  orgulloso mar.  

- 16 -


Francisco Romero Díaz – Poeta       

NEGRO     Soledad.  Tristeza,  Dolor.  Por que de ti se marchan hasta los colores,  por que tu sino es la soledad,  siempre das la sensación de sobriedad,  por que la gente cuando siente dolor,   tristeza,  soledad,  se viste contigo.  Cuando quieren parecer respetables,  elegantes,  seguros,  se visten contigo,  para esconder sus miedos,  se refugian en ti  negro  color de la soledad,  tristeza,  dolor. 

- 17 -


Francisco Romero Díaz – Poeta       

CADENCIA FINAL      Suena el amargo violín,  en la cadencia final   tocando esbozos del tema,   esbozos de toda una vida  que llega a sus últimos compases. 

Atrás queda el virtuosismo cromático,  los colorísticos arpegios,  los trémolos llenando de pasión. 

Ya suena amargo el violín,  despidiéndose con majestuosidad,  despidiéndose sereno,   con largas notas tenidas,   aferrándose a la vida,  viviendo cada nota… 

Tras el último arrebato de vida,  de escala virtuosita,  caen en tres acordes conclusivos,  y en sólo tres notas…el violín…  recompone toda una vida,  llena de emociones. 

Con tres notas  concluye la cadencia final.  

- 18 -


Francisco Romero Díaz – Poeta       

ADIÓS     Tu cuerpo reposa ya en el féretro,  la macabra muerte te llevo con ella  y dejaste aquí a todos los seres amados. 

Camino plañidero el recorrido.  Lloran, y claman por ti,  camino del templo de oración, 

Ofrece tu alma al creador,  tu cuerpo a la tierra,  el recuerdo para los mortales. 

Féretro cubierto de tierra,  solo una cruz marcará el lugar,  donde mañana te podrán visitar. 

- 19 -


Francisco Romero Díaz – Poeta       

TU AUSENCIA      Cabalgando en la noche del recuerdo,  llenando los sueños de tu presencia,  y la soledad con tu nombre.  Besos vuelan por mi inconciencia,  caricias recorren tu cuerpo etéreo,  y el alba trae nuevamente la verdad.  tu ausencia. 

- 20 -


Francisco Romero Díaz – Poeta       

ESCRÍBEME UNA POESÍA      Noche, escríbeme una poesía,  de versos dorados como la luna,  de rimas frescas como la brisa,    Cántame, noche, hasta que el alba  me encuentre en tus áureos brazos,  soñando con los mil versos de tu poema,  flotando en el mar del deseo, 

Tráeme las estrellas esta noche,  llévame de paseo a la dorada luna,  envuélveme en tu poesía. 

Al despertar…  que suene tu música en mi alma,  llenando mi mañana de rimas  llenando mi hoy de poesía… 

Poesía que la noche me escribió,  poesía de versos dorados  poesía de rimas frescas. 

- 21 -


Francisco Romero Díaz – Poeta       

AZUL     Hoy no voy a escribir poesía,  hoy…jugaré con las palabras,  partiré del cielo azul,  viendo como el cielo se trasforma en mar,  donde las nubes se convierten en oleaje,  y el agua se evapora para convertirse en lluvia,  lluvia salada que sale de tus ojos,  de esos ojos azules que son mi cielo. 

Hoy partiré del cielo azul,  para llegar bajo tu mirada,  para llegar a mi cielo,   cielo azul.   

- 22 -


Antonio José Royuela – Poeta       

ANTONIO JOSÉ ROYUELA  ‐ ESPAÑA‐ 

-1-


Antonio José Royuela – Poeta       

MANOS VACÍAS      Manos que piden ayuda.  Ojos de carcomida madera  que miran hacia otro lado.  Sueños rotos antes de ver la luz  en una imaginación inexistente.  Y un silencio letal  como respuesta del tiempo. 

Así es el paisaje  que podemos vislumbrar,  la verdad de nuestra historia  que por miserable nos humilla. 

No hacerle frente  demuestra la ineptitud de un mundo  que apaga la infancia,  la estupidez de acotar el cielo  manteniendo el abismo de la indolencia   hacia los más desfavorecidos.  

¿Hasta dónde nuestra colectiva contumacia?  ¿Hasta cuándo esta cobardía aterradora? 

“¡Cansado estoy de verte  mundo extraño!”  Son palabras de un poeta. 

-2-


Antonio José Royuela – Poeta       

CUPO DE DESAMOR      El cupo de desamor ya está cubierto.  Me digo en el momento de encontrar  la sonrisa hospitalaria,  los labios que reclaman besos  y la complicidad  de las vidas en las esquinas. 

Sobrevienen desalientos que fueron ilusiones  y una cierta mezcolanza  que poco más tarde será el recuerdo turbio  de una memoria implacable. 

Pienso… no es mirar para creer,  sino creer para mirar. 

El cupo de desamor ya está cubierto.  Me repito. Son instantes en los cuales  las palabras de amor no cruzan las lindes,  sin embargo, un cataclismo interior  entre abismo y alegría estalla como relámpago. 

En un segundo plano, pero atenta,  juega sus cartas la morada de la soledad.  Aparecen dudas de un corazón ajado  que le traen a la memoria  las letras de aquella canción:  “la respuesta está en el viento” 

Mas tarde, ya cautivo,  una extraña sensación de aturdimiento  recorre el sueño despierto.  Quizá, lo extraño viene a ser la contumacia  en retener los ojos que miraban  al lugar que no existe. 

Pero… ¿y mi cupo de desamor? 

-3-


Antonio José Royuela – Poeta       

-4-


Elizabeth Rozas Lizama – Poetisa       

ELIZABETH ROZAS LIZAMA  ‐ CHILE‐ 

-1-


Elizabeth Rozas Lizama – Poetisa       

LO SÉ      Lo sé.  Sé que no me entienden.  Lo sé.  Sin embargo,  nos comunicamos.  Sé cuando estás contento  y sé cuando estás triste.  Conozco esa sensación  de agobio intenso,  que no te deja entender, por unos instantes,  lo que tú sabes perfectamente. 

-2-


Elizabeth Rozas Lizama – Poetisa       

Y PASAN…      Sé que pasarán estos días y que mañana volverá a amanecer,   decida con el nuevo día o no.   Sé que toda forma es camino y que dentro   de un tiempo estaré orgullosa de todo lo aprendido.   Pero el cansancio a veces se vuelve infinito,   y la tristeza nos roba hasta la última lágrima.   Y se pone en la puerta para no dejarnos   ni cuando nos atrevemos a salir.  Sé que pasarán estos días y me reencontraré  con la vida, ... a veces me parece sorprenderla   espiando a la vuelta de la esquina.   Y sé que volveré, renovada, a abrir los ojos,  y me descubriré sonriendo, ... y te descubriré sonriendo,   cogiéndome la mano y empujándome para que siga caminando.  Sabes? No olvidaré aquel día que recogiste mi dolor y lo sacaste al sol   para que mi llanto fuera sólo risa y nada más. 

-3-


Elizabeth Rozas Lizama – Poetisa       

LLUVIA, CANSADA, QUE SE YO      Me iré a la cama estoy cansada   hoy camine por mis tierras coloradas  disfrute los paisajes de ese pueblito  donde nací, camine mirando  rostros desconocidos,  y muchos de entonces ajados por  el tiempo transcurrido, con dolores  a cuestas y con pasados soñados.   Salir de esas tierras para construir otros  mundos de fantasías y anhelos.  Miro sus calles, gente en las esquinas  conversan y se ríen, otros que ebrios   deambulan soñando lo que no son  porque les falto el coraje y el dinero para  salir de la vida que llevan hoy.  Miro y recuerdo,  hoy me siento cansada  y para variar tengo sueño  además comenzó a llover  me encanta dormir con lluvia  esa que al golpear en el techo  hace soñar.  Mañana hare sopaipillas  y me tomare unos mates  la lluvia lo inspira  te invito 

-4-


Elizabeth Rozas Lizama – Poetisa       

COSAS DICHAS      Esas primeras líneas lo decían casi todo,   definitivamente más de lo necesario.   Aún así ese ʺcasiʺ hizo la diferencia,   que con el pasar de los días   quedó en evidencia. Fueron mil líneas,   mil palabras, mil ideas, mil tonteras...   de esas tonteras que gustan y que   se empiezan a extrañar y necesitar.  Cosas lindas, cosas buenas, cosas más que buenas,   cosas dichas y otras que quedaron por decir.   Estas sin duda las más importantes...   aunque en definitiva, sólo eran palabras.  Sigo por la vereda del lado...  

  todo el rato.   

-5-


Elizabeth Rozas Lizama – Poetisa       

ATROZ     Te cuento...  Hoy es martes, y la mente hace que recuerde los días,   todo bajo el mismo sentimiento, extrañando.   Estos últimos días te he recordado, más de la cuenta,   si, quizá porque de entre todos los recuerdos   quedaron muchos por contarte.   Hoy he sentido un sentimiento extraño, apatía,   cansancio que se yo.   El ambiente está raro, pesado, intolerante.  De repente se me acaban las letras,   hoy yo fui simplemente...  todo menos amar. 

-6-


Elizabeth Rozas Lizama – Poetisa       

SENTIMIENTOS     Verbos, palabras, sentidos   Como un sin fin de cinceladas aguachentas   el destino mismo se va terminando   de escribir por estos cielos llenos de nubes   que pretenden soñar lo ensoñado .   Cargando con tiras de entretenida  pasión y por momentos ocupando mi tiempo   para ahuyentar la tentación de perderlo   todo a cambio de nada. Estas ahí presente   pensamiento que sobrevuela sobre cualquier   firmamento y se mete con las emociones   más bellas para hacerte sentir dichosa.   La habilidad escurridiza de entreverarse   entre todo lo que pasa mientras observo taciturna   como el cielo se va gastando en ms sueños solitarios,   es allí donde quieres encontrar un significado a la   razón de porque todo ha de suceder tantas veces   sin preguntarse como ha llegado a escribirse   estas estrofas que la vida me está convidando,   ya no sirve pararse y observar distante lo que sucede,   si mientras los tonos más bellos se mezclan junto a mi aura,   el alma que me conquista sabrá unirse lentamente a las pasiones   ardiente que tiene mi corazón para entregarle.  Pierdes y ganas mientras nada buscas concretamente   en un sin fin de lugares, allí un duende oculto todo   lo maneja desde tu mente, sentimientos tan puros   que ya nadie los puede alterar, guárdalos. 

-7-


Elizabeth Rozas Lizama – Poetisa       

OTRO DÍA      A veces siento que una inmensa agonía  me aplasta.....un tormento....  tengo que resistir a tanta tristeza   que me provocan ciertas situaciones‐.....  quisiera ya no pensar, no tener que   decir cosas que no debo y hacer otras   que no siento....quisiera ser como   las nubes leves y pasajeras..libres ..Libres.  Libertad es lo que deseo con todo mi corazón   con todo mi pensamiento....evitar este tumulto   de personas alrededor que solo me impiden ser lo   que realmente deseo ser....amo a mi familia   la amo con el aire que respiro con el día a día   con todo de mi...pero siento que a veces   eso no basta para nada y debería   fugarme alguna vez por un mundo desconocido   y ya no regresar ya no sentirme así de pequeña   y conmovida así de temerosa....  hoy no es un buen día....lo se...  pero mañana siempre será mejor como   dice la protagonista de ʺlo que el viento se llevoʺ.....  mañana siempre se puede volver a comenzar   y espero que mañana ya este aliviado mi corazón. 

-8-


Elizabeth Rozas Lizama – Poetisa       

VOLAR     Mis palabras vuelan  como palomas  sólo para que tú  puedas alcanzarlas. 

Cuando no estás,  un silencio oscuro  se apodera de mi.  Cuando tú estás,  me envuelve  la música  que se desprende de ti  sabiendo que   pronto estarás. 

-9-


Elizabeth Rozas Lizama – Poetisa       

OTOÑO     A través de la ventana  miro la fría tarde   del otoño una tarde   que agoniza, tras   mi ventana.  Y tú puedes acaso  imaginarla?  ¿Cómo será?  si caminamos  bajo el mismo paraguas  y bajo la misma lluvia  podría ser como  una fiesta interminable,  caminar y mojarnos  sin importar dónde se llegara,  viviendo,  dejando que el silencio hablara.  Y sintiendo solo eso   la lluvia, el frio y tu  mirada solo en mi.  Mientras la lluvia cae intensamente,  una caricia esperada,  un murmullo en la noche.   La lluvia sigue cayendo  sobre las calles de mi ciudad,  las hojas secas,  arrastrándolo,   llevándose el pasado,  las tristezas,  los sueños rotos,  los días vacíos  e inconcluso lo de otro tiempo.  Y todo lo que vendrá  será bueno,  limpio,  como una tarde de lluvia  los dos bajo el mismo paraguas.  Tengo que dejarte,  - 10 -


Elizabeth Rozas Lizama – Poetisa        fue un placer,  mañana nos vemos. 

- 11 -


Elizabeth Rozas Lizama – Poetisa       

TE RECUERDO RENÉ      No sé porque has  salido en mis recuerdos  Padre será por el frio.  te recuerdo ansioso  por comer piñones  junto a la chimenea,  será porque recuerdo  los días simples  de tu vida, que invadían  las noches en vela  por tu afición a las   copas con los amigos,  y el sufrir de mi madre  por tus ausencias,  por la ausencia de mi abuela  en tu pequeña infancia padre mío.  Tu sufrir reflejado en tus manos  de trabajador, madrugador y  por tu mano dura al enseñarnos  la vida que unos tomamos  y otros se quedaron  con tu enseñanza de vicios  que duelen el alma.  Te recuerdo con amor  a los animales, con tu sufrir  por ellos, pero no por el sufrir  nuestro, es lo que te enseñaron  en la poca vida de niño que  te toco vivir.  Hoy descansas mas en mi  no hay rencor, sólo melancolía  que aflora hoy con tu recuerdo. 

- 12 -


Elizabeth Rozas Lizama – Poetisa       

EN VOZ BAJA…      En voz baja,  te he hablado de lo nuestro,  en voz baja, si, muy baja  he dicho tu nombre  para hablarte, para ʺencontrarteʺ  como me encanta estar contigo,  sentir tu mano sobre mí,  escápate, si escápate  llévame en tu corazón  donde el viento roza,   dulcemente, lentamente,  suavemente,  quién eres dulce voz de la noche?  has venido, estás,  solo en la noche,  con tus ojos soñadores  y en voz baja, HEMOS SOÑADO... 

- 13 -


Elizabeth Rozas Lizama – Poetisa       

LABERINTO     Una vela encendida,  tu mirada fija.  No escucho la música,  la pista de baile se detiene.  Tú y yo solos,  perdidos o encontrados  en este abrazo.  tú hombre y yo mujer.  Dejo que mis manos  alcancen tu rostro  y siento nuestro beso  que ya llega,  largo como un camino,  profundo como un silencio.  Un laberinto   dos copas, luces bajas  una caricia en el rostro  dos bocas sedientas  un beso.  Un laberinto  dos cuerpos  una batalla loca  brazos y piernas  labios buscando.  Un laberinto interminable  un torbellino que cae  y se prolonga  y gime  y se hunde  y corre .  Un laberinto  dos copas vacías  un abrazo prolongado  dos manos unidas  y una mirada cómplice. 

- 14 -


Elizabeth Rozas Lizama – Poetisa       

ERRORES     Que fuerte darse cuenta   que estamos todo el tiempo   colocándonos a prueba.   Que de un minuto a otro   todo puede cambiar   si nos equivocamos.   Al parecer eso no se nos   permite,   o se dice sí, pero  en el fondo no es así...  nos condenan igual.  Acaso no somos humanos...  quien dice que tenemos que ser perfectos,   quien dice que los humanos   son perfectos por favor!   estamos bastante lejos de eso.  Que tiene que nos caigamos,   y que lo hagamos las veces que sean   necesarias para aprender.   Lo importante es saber pararse   y no volver a caerse por la misma causa. 

- 15 -


Elizabeth Rozas Lizama – Poetisa       

DORMIDA YA…      Dormida ya…  Cuando el trabajo, la vida cotidiana  la familia y todo nuestro alrededor  nos paraliza y no nos deja respirar.  Y las caretas aparecen y nos disfrazamos   para poder seguir.  Y el alma queda en nada, vacía,  pero el hombre es solo   un humano con las intenciones de dios.  Cuando los días son solo días   y se vuelven lentos y largos  acudimos a ti a dios  para buscar explicaciones  que nosotros tampoco las  tenemos en el corazón  Nacidos para amar y morir  esa es la vida.  Riguroso es mi tiempo  duro y casi ciego.  Estoy luchando cada día  con él, contra lo blanco  lo negro y también con el azul,  Mas yo tratare de ser más duro   para poder avanzar en esta entrega  de la vida y poder triunfar.  Cuando canta un poeta,  como cantan todos  nunca dice lo suyo  sino lo de los demás  pero me siento cansada  cansada ya de luchar.  Comprendan lo que digo  es mejor hoy decir buenas noches  mañana comenzare nuevamente  asomará el sol. 

- 16 -


Ángela Sayago Martínez – Poetisa       

ANGELA SAYAGO MARTÍNEZ  ‐ ESPAÑA‐ 

-1-


Ángela Sayago Martínez – Poetisa       

SON     Son:  Las horas que falto  Las horas que faltas  Los que más me duelen.  Y te hecho de menos  Y te añoro tanto…  Temo seas efímero, así,  Te diluyas poco a poco  Y te pierda aguado.  Porque eres mi salud,  Eres mi esperanza y   solo tu esencia me basta. 

-2-


Ángela Sayago Martínez – Poetisa       

EXTREMADURA     Encinas y alcornoques…  Me recuerdan el tacto de sus cortezas  Que añoro desprenderse  Rugosas al tacto, mis yemas pueriles;  Ya se deshacía en mis dedos el musgo.  Espejos en la tierra,  Y retengo ese intenso perfume a suelo,  Supremo sol dorado. 

-3-


Ángela Sayago Martínez – Poetisa       

OTRA     Expresión de un recuerdo: 

Mira qué mala pata has tenido  Y qué suerte para mí,  Que me veo mucho más guapa,  Sin ti. 

-4-


Ángela Sayago Martínez – Poetisa       

AGUA     Revueltas mis aguas con tu presencia.  ¿Cuándo viniste a perturbar mi vida?  Provocaste trémula en mí una herida  Y de nuevo temblando si te acercas. 

Imagino con tus manos melosas  Mil caricias en mi cuerpo mojado  Mi desnudo plenamente embriagado  De tu presencia y casta poderosas. 

Son otros besos con que me alimentas  Y me llenas de un reciente pasado  Del que parecía haberme olvidado  Mas, dulce y grata tu ayuda: fermentan. 

 

-5-


Ángela Sayago Martínez – Poetisa       

AÑORANZA     Eran olores exóticos, que echo de menos.  Olor a especias concentrado.  Largas tardes en esa cocina común…  Con sucios cristales de telas de araña  Y esas placas para el café matinal.  Era cada habitación,  Cada esencia contenida de cada persona…  Esos olores diferentes. Esas mezclas.  Esas mantas azules que no picaban  Esas sábanas inexistentes en la 353.  No quiero estar aquí, volvería con ellos,  Aunque sin él,  Me quedaría allí, allí… entre trinos nocturnos  Y esos débiles rayos de sol acariciando mi rostro,  Esos días de nieve…  Me quedaría allí entre colores,  Entre pieles nuevas, nuevas texturas,  Nuevos aires,  Y nuevos olores de mi Orléans divino. 

-6-


Ángela Sayago Martínez – Poetisa       

NO ENCUENTRO QUIETUD      No encuentro quietud…  Este músculo se me revuelve.  Inmensidad volada.  ¡Cuantos días esperándote!  No me dejes devolviéndome   A esas tierras anegadas.  Amanéceme amándome,  Dos seres olvidados…  Dejemos a los otros dormitando…  Que nosotros no necesitamos siesta. 

 

-7-


Ángela Sayago Martínez – Poetisa       

ERES TU      Resuena tu voz en mis oídos,  Sonido de esta agua, tan clara…  De cristal, que siempre oigo.  Y recuerdo,  Tu recuerdo me ilumina los ojos.  Te miro,  Grata sonrisa que ahora veo, serena…  Tan dulce…  Eres mi nube blanquísima.  La montaña en que me cobijo.  El río que me lleva,  El mar que me contiene.  Tu corazón, cual bello pájaro  Vuela por entre estos bosques inhabitables  Escondidos…  Tu corazón buscando mi corazón perdido,  Que también anda buscándote. 

 

-8-


Ángela Sayago Martínez – Poetisa       

MIRÁNDOLE     ‐“Me muero de deseo”. Pienso.  No reacciono.  Pupilas frente a pupilas…  ‐“Te como”. Dice.  Me desmayo inconsciente  Y nado en esos mares verdosos…  Vuelvo a la razón.  ¡Su pelo es tan lindo!  Y sus canas laterales…  No sabe que se las he visto.  Las siete mías son horrendas.  Nos agarramos las manos.  De nuevo, cuatro ojos perplejos…  Vuelvo a desvanecerme.  ‐“¿Cuanto tiempo durará? Pienso 

-9-


Ángela Sayago Martínez – Poetisa       

¿QUIÉN?     ¿Quién recogerá mi llanto?  ¿Quién se beberá mis lágrimas   a besos?  ¿Quién me limpiará los ojos  Con sus labios…?  ¿Quién me retendrá en sus brazos  Y me querrá tanto? 

- 10 -


Ángela Sayago Martínez – Poetisa       

ALGUIEN     No era, pero le pensaba.  Apareció  Y su fragancia dejó impregnada en mi cuerpo.  En mis hombros.  Aire fresco…pero de nuevo, no es.  Aún así, existe… ¿y me piensa? 

- 11 -


Ángela Sayago Martínez – Poetisa       

AZUL     ¿Quién hizo la noche…  Tan bella con sus recovecos oscuros  Y su luz de pinceladas blancas?  Azul.  Larga noche azul,  Con tu hermosura derrochas pasión.  No te extingas nunca,  Crepúsculo azul de mis recuerdos  Y esperanzas.  Que no te mate el día con su fuego.  Que no se acabe la noche,  Que no se acabe…  Mientras dos miradas se besan eternamente,  Mientras se unen dos manos  Y se olvidan las palabras…  Que no se acabe la noche…  Que los sentimientos se escapan  Entre suspiros  Y más miradas.  Noche, ven a mi.  Persígueme hasta acabar conmigo  Porque me gustas, noche,  Y si he de morir un día  Moriré contigo;  Así, al relente  Moriremos unidos la noche y yo. 

 

- 12 -


Ángela Sayago Martínez – Poetisa       

ME INVADE EL VACÍO Y LA SOLEDAD MAS PROFUNDA      Me invade el vacío y la soledad más profunda….    Siempre creo estar encontrando el camino y después…  Las flores de la senda por la que piso se marchitan como abrasadas por un  calor de tormenta….  Maldito bochorno que me persigue desconsolándome y dejándome sin  fuerzas!!  Cuanto tiempo tendré que padecer esta pena que me persigue??? 

Siento dolor, me siento sola dentro de mi vacío,  Sola como una piedra en medio del desierto más árido… 

Soy la que padece, la que aguanta la pesadez de estas nubes que siempre  acaban volviendo… 

No tengo camino, esta es mi conclusión.  No me dejan señales correctas, avanzo a pequeños pasos con gran esfuerzo y  al tiempo…  Me encuentro en un punto de partida anterior…. 

Qué significa mi vida???  No le encuentro sentido. Nadie se lo da… 

No conseguiré levantarme… 

Que significa mi vida??  Porqué siempre me empuja hacia atrás y no me deja avanzar? 

No quiero esta vida…  No quiero más dolor dentro de mi pecho….  No quiero aguantarme el llanto  O llorar en silencio como ahora… 

Que tengo que hacer para no dejarme arrastrar…??? 

- 13 -


Ángela Sayago Martínez – Poetisa        Es este mar…  Es este mar… 

- 14 -


Ángela Sayago Martínez – Poetisa       

MI NARANJO      Bajo un cielo azul algodonado  Yace un naranjo verde.  Yace erguido pero con torcidas  Ramas dispuestas a su modo.  Soleados cítricos colgantes  Caen a veces en su sombra  Y azahares cercanos a la pituitaria  Resplandecen en una blancura virgen.  Ahora, crispadas las nubes  Tejiéndose como telas de agua…  La sueltan dejando que cada gota   caiga golpeando las verdes hojas. 

 

- 15 -


Ángela Sayago Martínez – Poetisa       

TE VOY A QUERER      ¡Cuánto te voy a querer!  Aunque luego me abandones quejoso…  Y me rehúyas… y yo me deje…  No me dejes nunca…  Que NUNCA sea un país lejano.  No te acerques al límite de mi paciencia,  Ni me atormentes con tus temores…  Deja que te quiera a mi manera…  Y comprenderé tu manera de quererme…  Pues querernos es hermoso  Y espero que dure siempre. 

- 16 -


Ángela Sayago Martínez – Poetisa       

OH ÁNGEL      Mi corazón engarzado en tus manos.  ¿No lo sabes?  No puedo huir de tus brazos, ¡Oh ángel!  Tus miradas lo atraviesan como espadas  Hirientes, semblantes de fuego.  Atrapada en tus manos.  Completamente apretado mi pecho  Henchido de amor por ti.  Cinco minutos y mi alma estalla en mil suspiros.  Amor doloroso de incertidumbre  Ilusiones de dudosa existencia futura.  No me hieras con espinas del olvido  Mátame con los puñales del deseo  Oh! Ángel, diablo en mis llamas ardorosas  Estopa en el fuego de mi pecho.  Suspiro entre dolor, y lágrimas que no salen.  Melancólico recuerdo de un ayer  Hecho presente y un presente…  De arrebatadores anhelos de tu corazón  Oh ángel, oh sombra recubriéndome,  Sorpresa en mi apartado camino irreal;  Ven a mí. 

- 17 -


Ángela Sayago Martínez – Poetisa       

ESTA NOCHE      Más oscura que otras…  Esta noche se me cae encima.  Oscura. Oscura. Casi negra la noche.  Ella es la que vuelve a recordarme las otras,  Tan fantásticas con estrellas,   Tan hermosas llenas de besos.  Esta noche… no me trajo caricias.  ¿y la luna?  Andará perdida entre los besos de otros…  Correrá valiente entre otras almas unidas.  Hoy, no está conmigo.  Y sin embargo no siento soledad,   Solo un poco de incertidumbre  ¿Dónde estarán mis estrellas?  Junto a la luna… y acariciando unas mejillas  O besando una frente,  Rozando unos senos… o entre aquel abrazo   Fuerte, Fuerte. Fuerte. 

 

- 18 -


LOS POETAS Y LAS LETRAS       

NARRACIONES Y  RELATOS 

-1-


LOS POETAS Y LAS LETRAS       

-2-


Amparo Andrés Machí ‐ Narraciones       

AMPARO ANDRÉS MACHÍ  ‐ NARRACIONES‐ 

-1-


Amparo Andrés Machí ‐ Narraciones       

MALA SUERTE      Martín siempre dejaba las cosas que le resultaban más engorrosas para  última hora, siempre que podía, claro, ya que su profesión no le permitía el  lujo de saber cuando podía disponer de su propio tiempo: era veterinario, y  los veterinarios, al igual que los médicos, se deben siempre a sus pacientes, a  cualquier hora del día o de la noche, hiciera frío o calor, lloviese o hiciese sol,  daba igual, el siempre tenía que estar dispuesto para acudir a cualquier  emergencia que se le presentase. Por eso tenía la costumbre de dejar su  maletín al lado de la puerta. Pero cuando se trataba de algún asunto ajeno a  su profesión, como el que incumbe a Hacienda durante ciertos periodos del  año, Martín dejaba de ser el solícito profesional entregado a su vocación para  convertirse en un perezoso irremediable.  Sin embargo la holgazanería no podía prolongarse mucho tiempo sin el  riesgo de perder su patrimonio. Esto lo sabía Martín, y tampoco le gustaba  correr riesgos, así que había decidido tomarse una mañana libre para ir a la  ciudad y resolver este asunto con Hacienda.  El edificio no estaba lejos así que decidió ir dando un paseo a pesar de que el  cielo plomizo amenazaba lluvia. Cogería su nuevo paraguas “made in China”  que le había regalado su suegra en su último cumpleaños, y que todavía no  había tenido ocasión de estrenar.  A mitad de camino sus sospechas se confirmaron: caía un ligero “chirimiri”  sobre la acera. Martín no se sorprendió. Tenía la impresión, desde hacía ya  mucho tiempo, de que la mala suerte siempre le perseguía.   Refunfuñando, intentó abrir su paraguas pero, tras unos minutos de  infructuosos intentos, lo dio por inútil haciendo una pequeña referencia en  sus pensamientos acerca de las madres de los paragüeros de aquel lejano país  oriental.  Decidió meterse en unos grandes almacenes cuando la lluvia empezó a  arreciar: se quedaría allí hasta que remitiese. El devorador consumismo  amenazaba en forma de grandes carteles llenos de números que anunciaban  irresistibles ofertas. Una oleada de gente iba y venía engullendo los pasillos.  Entre el bullicio, él esperaba que ninguna dependienta impertinente le  preguntase qué deseaba. Pero sus esperanzas fueron vanas: frente a él una  señorita le preguntaba si deseaba alguna cosa. “Vaya una pregunta” —pensó  Martín— lo que deseaba era abrir el maldito paraguas y largarse de allí.  —Quiero un paraguas español —le espetó casi sin querer.  La dependienta lo miró asombrada y sin hacer comentarios le indicó que los  paraguas se encontraban en el sótano, y desapareció entre el gentío.  

-2-


Amparo Andrés Machí ‐ Narraciones        La escalera mecánica estaba situada a la derecha de la planta. Martín se acercó  intentando decidir si compraría o no el paraguas, ya que recordó que en  aquellos almacenes, en época de rebajas, intentar comprar algo sin correr  riesgos psicológicos era realmente difícil. Pero en el momento en que puso el  pie en la escalera mecánica esta dejó de funcionar ¡Vaya, lo que faltaba! — dijo Martín—. La gente que en ese momento estaba bajando miró hacia  donde estaba él. Martín se sintió culpable y se fue a los ascensores. Por lo  menos allí había dos, que en caso de estropearse uno siempre podría recurrir  al otro. No pensaba él que su mala suerte llegaría tan lejos. En el trayecto  hasta el sótano no pasó nada excepto que se tuvo que poner entre la pared del  ascensor y una señora gorda con abrigo de pieles que le pisó el pie con uno  de sus tacones de aguja. La señora se disculpó y Martín se tragó los  improperios que le surgieron tras la experiencia. Cuando llegó al sótano  enseguida los vio y sintió un gran alivio. Cogió uno y comprobó su  procedencia en la etiqueta. Estaba hecho en Alicante, y se abría  perfectamente. Decidió llevárselo.   Como había imaginado, la cola en la caja llegaba hasta límites insospechados,  así que decidió subir a la planta baja, ya que allí disponían de más cajas y las  colas no eran tan desmesuradas. Cuando se acercaba a la más cercana a la  puerta de salida, unos hombres vestidos con elegantes trajes le cogieron del  brazo.  —Por favor, señor, ¿sería usted tan amable de acompañarnos un momento?    —¿Acompañarles?, ¿dónde?, ¿Quiénes son ustedes? ¡Suéltenme!    Los hombres, lejos de soltarle, casi lo arrastraban hacia dentro.    —Es un momento nada más. Allí, en esa puerta de ahí. —Los hombres la  señalaron con la cabeza.    —Pero oiga, ¿qué pasa? —Preguntó entre sorprendido e irritado.    —Le hemos visto intención de marcharse con ese paraguas sin abonarlo.  —¡Pero qué dice usted! Aquello ya fue el colmo para sus descontrolados  nervios, pero tenía que dominarse para aclarar la situación.    Lo metieron en un pequeño despacho donde había un hombre que debía ser  el encargado. Los del traje le explicaron lo que sucedía. Después de eternos  minutos aclarando el malentendido, y abonar el dichoso paraguas, salió a la  calle comprobando, con gran rabia, que había dejado de llover. Se acercó a un  contenedor de basuras cuyo atiborrado aspecto le indujo a suponer que la  -3-


Amparo Andrés Machí ‐ Narraciones        gente de la ciudad era extraordinariamente limpia y el Ayuntamiento, al  parecer, no tenía ni puñetera idea de ello. Se dispuso a tirar el paraguas chino  por uno de los pocos huecos que se atisbaban entre las bolsas de basura. De  pronto un gato negro que no había visto, le saltó por encima del hombro  ensuciándole la chaqueta. ¡Mierda. Lo que me faltaba! —dijo enfadado— y  embutió el paraguas entre las bolsas. No esque fuera supersticioso, pero  estaba convencido de que la mala suerte había sido su compañera en muchas  ocasiones de su vida, hasta el punto de que se consideraba el típico ʺgafeʺ.  Incluso sus amigos se lo decían medio en broma, pero el caso esque siempre  que él salía con ellos pasaba algo malo. Como aquella vez que se fueron a  pasar el día en el campo y, además de pinchársele una rueda, tambíen hubo  una tormenta que les obligó a recoger antes de tiempo. O cuando, en la  escuela del colegio se cayó el techo del gimnasio justo cuando él entraba.    Siguió andando calle abajo pensando en sus malas experiencias de su vida y  en gato negro ¿no había podido ser pardo como el ochenta por cien de los  gatos? —pensaba Martín que aunque en su profesión tenía que tratar a  menudo con éstos animales nunca le habían gustado demasiado pues de  pequeño uno le había atacado sin motivo. Aquello le costó mucho de olvidar.  Por eso quizá decidió hacerse veterinario, era una forma de superar aquel  trauma. Pero a pesar de ello todavía lo recordaba con un poco de aprensión.  Al fin llegó al susodicho edificio. Era antiguo, con unas escaleras en la  entrada que le daban un aire majestuoso muy apropiado. Se acercó a una  ventanilla vacía donde una funcionaria con gafas se limaba las uñas con  absoluta dedicación. Pensó en el honor que hacía al típico tópico sobre estos  individuos. Ésta ni siquiera reparó en él.    —Si tuviera usted la amabilidad de dejar un momento sus quehaceres  cotidianos, tal vez podría atenderme. —le dijo Martín con sarcástica  educación.  La funcionaria lo miró por encima de sus gafas con cara de pocos amigos.  Martín se acordó de repente de los monos del zoológico que había ido a ver la  semana anterior porque les había sentado mal algo que les habían dado los  visitantes.    —Esta ventanilla está cerrada al público. Vaya usted a la número cinco— le  dijo con una voz seca y grave.  La ventanilla número cinco era la que más cola tenía, aunque eso ya lo había  supuesto Martín. Entre maldiciones a la funcionaria y meditaciones un tanto  patéticas sobre la posible utilidad del sistema y organización burocrática en  el país, pasaron los quince minutos que le separaban de ella.  -4-


Amparo Andrés Machí ‐ Narraciones        Otra funcionaria no más amable que la anterior aunque un poco más joven, le  revisó el papeleo sin que Martín observara algún atisbo de interés. Con voz  mecánica le comunicó que le faltaba un documento imprescindible sin el cual  no le podía atender, y retirando los que había traído él, pidió que pasara el  siguiente sin darle tiempo a protestar. Martín se quedó allí plantado, sin  saber si quería reír o llorar, y tras unos segundos reaccionó, recogió sus  papeles con gran decepción comprobando que estaba en lo cierto acerca de  sus conclusiones de hacía un rato.    Ante éste cúmulo de desdichas decidió volver a su casa, sentarse en el sofá  para ver una película de dudosa calidad mientras se bebía una cerveza  enlatada y comía un paquete de palomitas, como había visto hacer en las  películas americanas. 

-5-


Amparo Andrés Machí ‐ Narraciones       

INVENTANDO LA VIDA      No sé si soy yo la que invento la noche o es la noche la que me inventa a mí  en este abismo de palabras que llueven sobre mis pensamientos cuando, sin  casi advertirlo, me coloco sobre la página en blanco y dejo que sea la vida la  que me susurre algunas cosas que contar. Reflexiono y me pregunto si estos  aconteceres que suceden a mi alrededor, sucesos fugaces, a veces inconexos,  como la paloma sobre el alfeizar y la disputa de una pareja en otra vivienda  cercana, serán eso que llaman vivir, y entonces me pregunto si no estaré en  ese momento actuando de mero espectador, si en realidad la vida se disfruta  más siendo testigo que perpetrándola. En mi caso creo que a veces es así. No  me puede parecer tan ajeno el día si lo intento saborear desde las pequeñas  cotidianidades que me rodean, incluso cuando me suceden a mí. Es un truco  que aprendí hace tiempo, la distancia es la única manera de disfrutar de algo  plenamente, desde todos sus ángulos, y una vez logramos la distancia, la vida  se nos plantea diferente, con esa lucidez que no tenemos cuando descansa  sobre nuestros hombros.    En esos momentos en los que ella, tan lasciva e impresentable, te impone su  ley y no hay escapatoria aparente, acaba por ir cediendo terreno y al final  logramos ir dominando las situaciones. Supone un gran esfuerzo al  principio, todo requiere su tiempo, pero con la práctica, vivir se me antoja  mucho más interesante. Esto es lo que voy pensando al tiempo que me  imagino en otro lugar y con otras personas, preguntándome si de esta manera  sería más feliz o tendría una vida mejor. Una vez me dijeron que cambiar  cosas en el exterior ayuda a cambiar el interior, pero no creo que eso sea  cierto del todo a menos que uno esté dispuesto a hacerlo, asumir cambios  externos de tu vida y también asumir actitudes interiores nuevas. Quizás esta  sería una de las claves para encontrar lo que buscamos cuando indagamos en  el sentido de nuestra propia existencia, o quizás sea mejor aferrarnos a  nuestros cimientos sin plantearnos cambios. Yo soy de la opinión de que los  cambios siempre son positivos para el crecimiento interior, pero no siempre  hay cambios buenos. Suele ocurrir que como humanos que somos nos  equivoquemos. Por eso escribo, para inventarme la vida. 

-6-


Amparo Andrés Machí ‐ Narraciones       

CUANDO TE SORPRENDE LA VIDA  Algunas veces la vida me sorprende en mis pensamientos, va por delante de  mí y de repente se enciende esa lucecita dentro de mi cabeza y todo encaja,  pero no, no es algo que surja de la nada, en realidad ha estado siempre ahí,  en el inconsciente, esperando ser procesado y de repente sin saber cómo ni  por qué salta a la conciencia. Es como cuando a Newton le cayó la manzana  del árbol, o como cuando Arquímedes venció con el sol a la flota romana...  Un proceso que se materializa en un instante preciso. Son lo que llamo mis  momentos mágicos.    Disculpen, no he bebido ni nada, esto sólo es una reflexión de mi hora nona. 

-7-


Amparo Andrés Machí ‐ Narraciones         

-8-


Nelli Edhit González Acosta ‐ Narraciones       

NELLI EDHIT GONZÁLEZ ACOSTA  ‐ NARRACIONES‐ 

-1-


Nelli Edhit González Acosta ‐ Narraciones       

HOMENAJE A UN AMOR  (MATEO)      Yo vivía en una pequeña casa, de soleados ambiente y un jardín que  adornaba en canteros de flores el césped del lugar. Los frondosos árboles que  le daban un aire encantador reconfortaba cada mañana mientras caminaba  descalza pisando el rocío fresco de la mañana de abril.  No tenía mascotas ni quería tenerlas porque no podía contraer la  responsabilidad de cuidarlas y que eso me impidiera salir. Mi instinto  creativo solo admitía pequeños y grandes dibujos hechos en horas de  descanso. Leer era una rutina necesaria tanto como escribir. La biblioteca  tenía muchos libros sencillos, poco costosos aunque sí de buenos autores.  La casa estaba llena de pequeños presentes, regalos de mis amistades. Cosas  sencillas que decoraban los ambientes y le daban vida a mi elegida soledad.  Para mi, el mejor lugar desde que había dejado la ciudad y me había  dedicado a vivir en silencio solo escuchando el canto de las aguas del río que  corría allá bajo las altas barrancas, que lo acunaban y el susurro del viento  entre los árboles.   Era una vista maravillosa rodeada de sol, de amaneceres cálidos, hermosos  atardeceres llenos de esperanza y brisa suave, que me hacían revolotear  recuerdos viejos en la mente siempre despierta, siempre  pensando...creando...aprendiendo. Tal vez...¡Amando!  No tenía muchos vecinos. Todos vivían a considerable distancia y eso hacía  mucho más pacifica mi existencia.   Tampoco estaba sola. Me conectaba al mundo por la tecnología avanzada de  la época.   Así conocí a Mateo ¡Por casualidad!  Como salido de una irreal escena virtual un día cualquiera llegó a mi casa.   Un sobretodo negro que le cubría hasta mas abajo de las rodillas, pantalones  negros que apenas asomaban sus piernas y lustrosos zapatos de buena  marca.   Los cabellos rubios pintando canas en las sienes le caían sobre la frente y sus  ojos azules eran chispeantes y escudriñadores. Alto, fuerte con porte atlético  y aire misterioso y hasta casi poco amigable si no lo hubiese conocido como  lo llegué a conocer.  Mantuvimos unas pocas charlas sentados frente a la estufa de mi hogar el  invierno pasado. Viajamos hasta su casa para conocer su secreta vida solitaria  y triste.  En charlas pausadas y casi eternas me contó su vida brevemente. Siendo 

-2-


Nelli Edhit González Acosta ‐ Narraciones        físicamente tan fuerte era un cristal que se rompía con gran facilidad. ¡Solo!  Buscaba la paz que le habían robado años antes. Allí en ese lugar se refugió  para decidir qué seguiría haciendo de su vida. Había algo más en él que no  lograba descubrir.  La gran mansión estaba a unos cuantos kilómetros de mi casa. Era diferente a  la mía desde la luz hasta la fachada. Silenciosa, casi mística. Ordenada, pero  con un aire de soledad que dolía. Rodeada de bosques, con una enorme  piscina al fondo y una única silla mecedora a su lado. Pocas plantas en el  espacio dedicado al jardín ordenado sí, pero con el mismo color y aspecto  sombrío y triste de Mateo.  No puedo definir lo que quería porque solo me contó lo que quiso, aunque  yo insistía en ahondar en sus recuerdos.  Una única promesa que tomé como un cumplido a sus penas secretas:  ‐No tengo familia, hace tiempo para mi ha terminado la vida ¿sabes?  ‐Vamos Mateo el mundo sigue ¡Puedes continuar! ¿Qué te lo impide?  ‐Tú solo acepta lo que yo te diga o te deje, cuando deba partir. No hagas  preguntas que no te puedo contestar. Si lo hiciera, solo rompería tu paz y la  tranquilidad que conseguiste alcanzar después de tanto esfuerzo.  ‐Como quieras.  ‐Cuando vuelva a llamarte ven pronto. No tendré tanto tiempo para esperar a  que decidas cuándo venir. Te he dicho lo que necesitas saber de mí. Has visto  todo lo que tengo, eso es todo lo que necesitas saber.   Ah y no ahondes en detalle, tu amistad fue para mis últimos días la mejor  bendición. Has sido lo mejor que he tenido, en mucho tiempo. ¡Ahora vete!  Ha sido un gusto volver a verte. Esta noche te llamo por el chat, como siempre  y charlaremos.  Yo ya sabía cuál era su charla. Pocas respuestas, muchas preguntas y un   ‐¡chau te encuentro mañana aquí mismo!  Era todo un misterio. Su vida, su lugar, su existencia entera. Por eso no me  llamó la atención que pasara tanto tiempo‐ más de un año‐ sin conectarse. Sin  un mensaje, sin hacerme saber qué era de su vida. El era así. No podía  buscarle explicaciones.  Eran alrededor de las 10 de la mañana. Yo tomaba apurada antes de empezar  con mi trabajo, una taza de café, cuando sonó mi celular.  ‐¿Puedes venir? Hoy a las 16, te espero en casa.  ‐Bien, ¿Estás bien tu? Mateo hace mucho que...‐cortó mis palabra  bruscamente, pero con delicado acento‐  ‐Si, no quiero preguntas ya lo sabes. Ven a eso de las 16, no puedo esperar.  Eran las 10. ¡Qué pesadilla esperar a saber lo que este misterioso ser quería  justo a la media tarde!  Realicé las tareas de costumbre, me puse frente a mi computadora y comencé  -3-


Nelli Edhit González Acosta ‐ Narraciones        a trabajar. Él no estaba conectado. Me puso nerviosa pensar que podía estar  pasándole algo malo. Tomé mi celular y lo llamé.  ‐Hola, Mateo ¿Estás seguro que no te pasa nada grave?  ‐A las 16, Mariana, ¡A las 16 te espero!‐Cortó‐  Me quedé con el teléfono en la mano sin terminar de entender. Hacia un año  aquel hombre misterioso me había hecho recorrer toda su mansión,  mostrándome las más bellas obras de arte, sus libros, sus tierras. Recordé casi  al descuido una frase que nunca tomé en serio:  “‐Todo será tuyo, yo tengo poco tiempo, pero tú tienes lo que yo no tengo  para dominar todo esto, manejarlo como quieras! Todo será tuyo”.  Me reí entonces. Ahora me preguntaba ¿qué habría querido decir? Con “Todo  será tuyo”   Su imagen triste me daba vueltas por la cabeza sin dejarme concentrar en mi  trabajo. ¿Cuál sería el drama de esta persona? ¿Qué lo trajo por estas tierras  de algún país lejano? Era un caballero, amable con buen porte, a veces hasta  se reía con una alegría contagiosa. Una risa que duraba solo unos minutos y  que la tristeza apagaba rápido.  ¿Qué es lo que buscaba esta persona en mí cuando me llamaba  imprevistamente, para sentarnos frente a su estufa y me hablaba de sus  pertenencias sin mencionar jamás familia alguna? No había en él maldad. Era  sincero pero misterioso y fugaz. ¿No sentía amor?  Nunca lo vi como un amor, aunque algo en mi se movía por dentro cada vez  que estabamos juntos. ¡Pero él! ¡Debía tener a alguien en algún lugar!  ¿Dónde?  Era una persona buena y gentil finalmente. ¡Debía tener a alguien! Siempre  ignoré esa parte de su historia. Era como si hubiese metido toda esa etapa  dentro de un gran baúl y le hubiese puesto grandes cadenas con candados.  ¡Nunca habló de su familia!  Mientras me mecía en esos pensamientos que me impedían trabajar  concentrada, me levanté y fui hasta la cocina. Preparé algo de comer y luego  de vestirme adecuadamente tomé las llaves de mi auto y salí dejando mi casa  cerrada y la luz del frente prendida. No sabía si Mateo necesitaba que le  hiciera mandados a la ciudad como solía pedirme a veces, así que tampoco  sabía a qué hora volvería.  Tomé el camino rodeado de espinillos y árboles autóctonos bien podados de  mi terreno y crucé la portera hacia el camino pedregoso rumbo a la ruta hacia  lo de Mateo.  Anduve los 45 minutos por la ruta y entré al camino de montes de la parcela  de mi amigo. Una blanca mariposa volaba delante de mí con vuelo ondulante  y alegre, perdiéndose luego en la frondosidad del bosque aledaño. El  misterioso camino sin flores y sin luz ni alegría me llevó hasta la silenciosa  -4-


Nelli Edhit González Acosta ‐ Narraciones        mansión.  Empujé lentamente la gran puerta de madera de roble, como lo hacía siempre  que acudía a aquella casa. Entré mientras un olor a alcanfor me abrazó en  aquel aire estancado.  Busqué con la vista a Mateo, no lo vi. Decidí esperarlo ahí dentro como lo  hice otras veces, supuse que el tiempo no lo había cambiado mucho.   Miré hacia la ventana y lo vi sentado junto a su piscina en la vieja silla de  roble antiguo, como esperando a alguien.  Me senté con cierta inquietud en el frondoso sillón de la sala principal; sabía  que a él no le gustaba que le anunciara mi presencia. ¡La intuía! simplemente  vendría cuando el reloj marcara las 16 y aún faltaban 10 minutos.   Mientras esperaba me fijé en las paredes bien cuidadas de la casa, las cortinas  cerradas. El terciopelo cayendo con gruesos pliegues, el techo abovedado que  encerraba la luz de aquella habitación. Descubrí apenas una que otra gota de  luz filtrándose por la gruesa tela y licuándose en el suelo polvoriento. El  ambiente hubiese sido menos opresivo si las ventanas se abrieran de par en  par y el sol bañara todo el lugar con su luz cálida mientras el viento recorría  las demás habitaciones de la casa escapando por una y otra ventana.  Pero a Mateo le gustaba estar con su enorme mansión cerrada; sin dejarla ver  por el sol, la luna ni las estrellas.  Le vi levantarse lentamente y dirigirse a mí. Entró a las 16 en punto a la sala.  Me tendió su mano helada. ¿Hacía tanto tiempo que no le veía? Un impulso  de abrazarlo se quedó estancado en mi, ante la mirada serena y orgullosa de  Mateo. No necesitaba palabras para oponerse a lo que yo deseaba. Sus ojos  azules reflejaban una mirada misteriosa que apenas podía descubrir en aquel  lugar tan cerrado y de poca luz. Pálido, mucho más delgado que la última vez  que le viera. Sus rubios cabellos habían cambiado al blanco y su porte de  hombre fuerte había desaparecido por completo.  No me dijo palabra alguna. Depositó un sobre en la gran mesa y  silenciosamente comenzó a dar la vuelta hacia donde estaba sentado.  ‐Mateo, ¿qué quieres?  ‐Ya lo sabes, lo prometido. Ahora vete.  No pude preguntar, no hubo lugar a pregunta alguna. Me debatí por un  momento entre correr a sus brazos y la triste barrera de silencio que Mateo  interponía entre los dos.  Tome el sobre sin abrirlo y sentí correr dos lágrimas por mis mejillas.   Caminé hacia la salida, cerré tras de mí la enorme puerta y un sollozo se  escapó de mi pecho dolorido por el sufrimiento que sabía estaba a punto de  estallar.  Viajé hasta mi casa, corrí hasta el living, aún había fuego en la estufa. Puse  dos leños más y me dejé caer sobre el sillón con el sobre entre mis manos. Un  -5-


Nelli Edhit González Acosta ‐ Narraciones        diluvio de lágrimas cubrió mi semblante y entonces supe lo que Mateo quiso  decirme tiempo atrás.  Mañana, mañana abriría el sobre, ahora no. No podía conseguir calmar mi  pena.  Talvez al día siguiente él recorrería otro camino, otra casa de abovedado techo  donde se encierra la luz y se acumulan los secretos duendes de un pasado.       

-6-


Francis Parado ‐ Narraciones       

FRANCIS PARADO  ‐ NARRACIONES‐ 

-1-


Francis Parado ‐ Narraciones       

DOCTOR, ESCÚCHEME      Cierro los ojos escucho la música y poco a poco mi cuerpo y mi mente se van  relajando y fundiéndose en el espacio hasta perder el control total sobre ellos.  Comienzan a aflorar recuerdos, imágenes, me veo vestida con ropas distintas,  hablo un idioma diferente. Soy un niño que trabaja moliendo piedras.  

Al mirar el paisaje veo una gran pirámide sin terminar, muchos hombres  están trabajando en ella también mi padre y hermanos mayores. Detrás el  océano turquesa, calmo, se funden con las verdes palmeras y abundante  vegetación.   Me siento en paz, me siento feliz, quisiera quedarme acá, pero una voz me  llama y de apoco voy regresando, siento mi cuerpo y mi mente lentamente  regresar a la habitación del siquiatra.  Lloro no se bien porque, el doctor me dice que según Freud sufro de  esquizofrenia y trastorno de la ansiedad mientras escribe una larga receta de  medicamentos que me harán sentir mejor para tener una vida normal.  

Pasaron ya veinte años de ese presente que llevo grabado y recuerdo cada día,  soy adicta a los psicofármacos, tengo un tic en un ojo y mi mano izquierda no  deja de temblar. Hace tiempo que ya no quiero seguir con el doctor pero  necesito las recetas. Ya soy vieja perdí mi vida en alguna de las secciones de  terapia. Nunca más me hizo hipnosis pero igual regreso a ese lugar  imaginario donde encontré la paz y la felicidad para poder seguir  sobreviviendo.  

He tratado de volver por mi misma usando el gas para adormecerme pero casi  muero y el doctor dijo que me quise suicidar, aunque quise contarle no me  escuchó, solo sacó su talonario y me dio nuevas medicinas.   Ya he perdido todo, vivo en las calles deambulando de un lado a otro sin  rumbo alguno, llevo conmigo un carrito donde cargo mis únicas pertenencias,  una frazada, algo de ropa y algunos recuerdos que todavía conservo. 

Una vidriera me atrae, no quiero parar pero regreso a ella, entre muchas fotos  gigantes esta mi pirámide y detrás el mar turquesa. Comienzo a gritar  descontrolada y trato de romper el vidrio para abrazar la foto de mi felicidad  pasada.  

-2-


Francis Parado ‐ Narraciones        Ahora estoy en un hospital, atada, el doctor escribe una receta, le grito pero  mi voz apenas es un susurro 

Doctor lo encontré!!!  Doctor si existe ese lugar!!  Doctor su amigo Freud se equivocó!!!  Doctor escúcheme esta vez, escúcheme….  Doctor no adormezca de nuevo mi mente  Doctor por favor doctor, déjeme recordar  Doctor quiero vivir   Doctor escúcheme   Doctor.....   

-3-


Francis Parado ‐ Narraciones       

EL FINAL LLEGÓ TEMPRANO      Mariana esperaba nerviosa la llegada del pedido que había hecho, sabía que  podía llegar este momento pero pensó que aun le faltaba tiempo.  

Pero el tiempo había volado y la hora le había llegado, el timbre la sobresaltó  y un temblor frío le corrió por su cuerpo pero ya había tomado la decisión y  era mujer de no dar marcha atrás.  Ya con el paquete en sus manos, que de una farmacia lejana había encargado  para que nadie en el barrio pudiera enterarse, comenzó a desenvolverlo  lentamente como si eso pudiera cambiar algo la decisión ya tomada.  

Tomó un recipiente, mescló el polvo de uno de los frascos y suavemente  comenzó a revolverlo con su mirada fija en el líquido que iba tomando un  color oscuro mientras se iba espesando.  No le tembló el pulso, aunque su corazón latía con fuerza mientras  empuñaba entre sus dedos lo que daría fin a la Mariana que hasta hoy había  sido.  

Mirándose al espejo y con un suspiro levantó su brazo, puso su mano sobre  su cabeza y mató sus primeras canas.  

 

-4-


Francis Parado ‐ Narraciones       

SET ANTI AGE      Marisa se levanto apurada para poder terminar de limpiar la casa y decorar el  comedor con el mejor mantel, regalo de su abuela que ella misma había  bordado son sus santas manos, un lindo centro de mesa que con papel  reciclado había aprendido a darle apariencia de fina porcelana y unos  girasoles de tela de seda que aprendió hacer en sus clases de manualidades.  

Porque hoy era la reunión de belleza, su amiga que desde hace poco vendía  por catálogo todos los productos que una persona necesita para cuidar su  cuerpo y mantenerse joven, linda y perfumada, la había comprometido a que  invitara a sus otras amigas y familiares a su casa y ella les enseñaría como  verse cada día mas hermosas.  

Desde hacia mas de una semana venía invitando a cuanta mujer conocida se  le cursara por la mente, hasta a su cuñada, que siempre la criticaba porque  consideraba que era poca cosa para su gran hermano, también a todas sus  vecinas que seguramente vendrían para chusmear como tenía su casa y luego  tener tema para el resto de la semana. 

Pero Marisa se sentía satisfecha por la tarea cumplida aunque no dejaba de  estar nerviosa por temor a que nadie viniese y su amiga pensara que no se  había ocupado lo suficiente.  Todo resultó de maravilla, su amiga le vendió cremas y perfumes a todas  inclusive Marisa que nunca usaba nada se atrevió a comprar un Set anti  envejecimiento con vitaminas, seramidas, baba de caracol y colágeno todo  incluido en 14 frascos distintos que debería ponérselos en diferentes horas  del día y otros solo una vez por semana. Pero todo venía perfectamente  explicado en un manual para que todo fuese tan fácil que cualquier mujer  pudiera usarlas.  

Y así termina la reunión, su amiga con buenas ganancias, ella llena de frascos  que descansan en el botiquín del baño y su marido cada vez que los ve  recuerda lo que le costaron y es motivo para empezar sus protestas diarias.  

Pero como todo pasa por alguna razón Marisa tomó la gran decisión de su  vida, ella es ahora Consejera de Belleza y va haciendo reuniones de casa en  casa y ahora tiene su dinerito para pagar a un cirujano plástico que le haga 

-5-


Francis Parado ‐ Narraciones        algunos retoques.  

Las cremas?  Bien muy bien, siguen en el botiquín.  

-6-


Ángela Sayago Martínez – Narraciones       

ANGELA SAYAGO MARTÍNEZ  ‐ NARRACIONES‐ 

-1-


Ángela Sayago Martínez – Narraciones       

ALINA      Hoy Alina se ha fumado todos los cigarros que tenía escondidos. Estaba  atravesando un conflicto personal del que esperaba salir con el consejo de su  madre, a parte de sus propios criterios que nunca dejaría de lado.  La cuestión es que necesitaba trabajar. Era licenciada y acababa de terminar  un cursillo de especialización. Anteriormente había trabajado como camarera  y como dependienta en diferentes lugares, pero ahora buscaba un trabajo que  le permitiera desempeñarlo con todo su ser y que a su vez le dejase el tiempo  suficiente para seguir formándose en mil cosas que le gustaría conocer, tanto  para beneficio de su futuro laboral como para su propio camino hacia la  intelectualidad.  Había enviado más de veinte currículums a diferentes empresas de trabajo  temporal (así es como tenemos que trabajar hoy en día los jóvenes,  destinados a estar hipotecados de por vida o a vivir de alquiler eternamente,  ante el desamparo de un futuro nada prometedor) y evidentemente, la llaman  para hacer entrevistas, las hacía y ʺno era lo que están buscandoʺ; pero estas  empresas de trabajo temporal, sólo te llaman. Cuando encuentran su  prototipo dejan a los demás de lado, y no porque no sepan realizar la tarea  propuesta, sino porque no se tiene experiencia en puestos similares, y en  lugar de decirte: “Gracias por haber venido, no tienes los requisitos que  estamos buscando, por lo tanto no puedes acceder a este puesto de trabajo”, la  única cosa de la que sí te enteras es del atronador silencio de tu móvil, que no  suena para darte buenas noticias, pero tampoco para dártelas malas.  A parte de esta decepción que se lleva una cuando sabe con certeza que el  móvil no sonará, es que estés buscando un tipo de trabajo y por motivos  especiales te llamen de otro que en esos momentos no puedes aceptar por  causas personales. A ver, me refiero a su caso en concreto, y empezaré por el  principio para que se me pueda entender:  Alina siempre quiso ser camarera. Una niña en plena adolescencia, discreta  en soledad, que no llama la atención sino cuando está con el resto de sus  amigas y es el último “mono” de la pandilla debido a las inseguridades que  le ha transmitido el hogar paterno, que sabe que no es fea pero que no es el  prototipo de “mujer” que los chicos de esas edades buscan, lo que desea  profundamente es sobresalir un poco, que la tengan en cuenta y que sepan  que está ahí. Esos fueron los motivos que la llevaron a aceptar su primer  trabajo como camarera. En una discoteca de verano de su pueblo. 

-2-


LOS POETAS Y LAS LETRAS       

HAIKUS

-1-


LOS POETAS Y LAS LETRAS       

-2-


Rod Ceja ‐ Haikus       

ROD CEJA  ‐ HAIKUS‐ 

-1-


Rod Ceja ‐ Haikus       

  AMISTAD      Incondicional,  sincero sentimiento,  que une sin fin.       

VIDA (MEXICO Y LA INFLUENCIA)      Condición vital  fugaz, volátil vida  suspiro mordaz. 

-2-


Margarita González Luján ‐ Haikus       

MARGARITA GONZÁLEZ LUJÁN  ‐ HAIKUS‐ 

-1-


Margarita González Luján ‐ Haikus       

  DOLOR      Dolor en la piel,  el cansancio en las venas  mirada triste. 

Otoño de hoy,  y después del invierno  nuevamente sol. 

Tiempo que pasa  un hoy de duras pruebas.  Lo se. Pasará. 

LA LLUVIA      Libres al viento  vuelan mirlos, torcazas.  La lluvia cae. 

Moja mi rostro  lluvia fresca de otoño.  Camino lento. 

-2-


Francis Parado ‐ Haikus       

FRANCIS PARADO  ‐ HAIKUS‐ 

-1-


Francis Parado ‐ Haikus       

    PINTÁNDOTE      Quise pintar tu rostro  No lo logre  Será que te olvide?     

AGUA     Saliste de tu cause  y entraste silenciosa  por debajo de mi puerta 

    MI SOL SI      En la partitura  están las claves  de mi vida 

En el pentagrama  las notas forman  mi melodía 

-2-


Francis Parado ‐ Haikus             

ESCUCHO TUS SILENCIOS      Tus hirientes palabras  duelen menos que   tus eternos silencios.     

DESAFÍO     Que sensible eres tú,  dura siempre yo.  Equilibrio de amor     

TUS CARTAS      Montaña de papeles  cubren mi mesa  Ya no tengo interés     

-3-


Francis Parado ‐ Haikus       

-4-


Vicente Puchol Mora ‐ Haikus       

VICENTE PUCHOL MORA  ‐ HAIKUS‐ 

-1-


Vicente Puchol Mora ‐ Haikus       

    SEPELIO      huero en prestancia,  acudió a su sepelio  el olvidado       

HOJA DE OTOÑO      Aturdida y hueca  sobre el nicho de otoño,  se posa la hoja. 

-2-


LOS POETAS Y LAS LETRAS       

OS ESPERAMOS A TODOS EN EL SIGUIENTE  NÚMERO DE NUESTRA REVISTA   

-0-


los poetas y las letras n' 3 Mayo 2009  

La revista literaria de "La casa de los poetas"

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you