Page 1


Los Poetas y las Letras

Equipo de redacción:  Amparo Andrés   Francis Parado     Elizabeth Rozas   Godofredo García   Roberto Menéndez   

Diseño portada:   Susana Parado 

Maquetación:   Amparo Andrés 

Sumario

Prólogo:

Amparo Andrés 

Haiku 

Autores del mes: 

Rod Ceja  Margarita González  Vicente Puchol 

Poesía:     Amparo Andrés  Rod Ceja  Jorge Chapana Veliz  José García Agüero   José Luis Giménez  Margarita González L  Nelly González  Juana Hernández  Julián Melero  Vicente Puchol M  Francisco Romero D  Elizabeth Rozas  Antonio José Royuela  Santos Vera Guayama   

Relato: María José Corbellini  Roberto Menéndez  Francis Parado  Vicente Puchol  José Rubio 

Cartas concurso San Valentín 

1 premio:  Eres, por Francis Parado    2º premio:  De amor ya no se muere, por Amparo  Andrés    3 premio:  Carta a mi amor antes de la despedida, por  Daniel de Simone    Nota:  Sólo  se  han  publicado  aquellas  de  las  que  hemos  recibido  la  conformidad,  las  restantes  las  podrán  consultar  en  la  Web del grupo. www.xing.com  

Agradecimiento a todos 


Prólogo   Casi en las puertas de la primavera, cuando todo se renueva  y  renace,  nuestra  Casa  no  podía  ser  menos  en  esta  gran  vorágine  que  es  la  vida  y  los  frutos  que  nos  brinda,  así  nosotros,  en  plena  mimesis  con  la  naturaleza,  hemos  dado  alumbramiento a esta nueva e interesante iniciativa literaria  que nos va a servir para darle un impulso más profesional a  nuestra labor de poetas y narradores, para crecer juntos en  la diversidad de culturas, temas y estilos. En esta tesitura es  donde  vamos  a  conjugar  nuestro  trabajo  para  que  todos  podamos  apreciarlo  y  disfrutarlo  como  autores  y  como  lectores.    Los textos de la revista irán agrupados por autor, para poder  apreciar  mejor  el  estilo  de  cada  uno  de  nosotros  a  fin  de  conocer  y  reconocer  este  intercambio  cultural  de  distintos  estilos  y  países  que,  a  buen  seguro,  nos  van  a  enriquecer  a  todos.  La revista tendrá difusión en algunos diarios digitales, donde  estamos  gestionando  un  espacio  para  este  menester  y  de  esta forma, darnos a conocer en otros ámbitos literarios.    En  esta  nueva  andadura  y  experiencia,  os  invito  a  que  vosotros también difundáis esta bonita labor que nos une a  todos  como  un  espíritu  fraterno  y  cordial  de  convivencia  internacional en la red.    Recibid  un  afectuoso  saludo de  parte  mía  y  de  parte  del  resto del Equipo.    Amparo Andrés   


La Casa de los Poetas

               

POEMAS

 

1


Amparo Andrés - Poetisa

                    Amparo  Andrés España    

     

1


Amparo Andrés - Poetisa

Levedad   Leves somos  allá donde las sombras desparecen  sobornadas por lo insondable de tus ojos;  danzamos entre certezas delirantes  averiguándonos insoslayables  en recónditos mares de fuego;    La tarde se abandona a nuestros pies  sobornada y dulce  sobre un lecho de besos ingrávidos   cediendo a la pureza de nuestros seres,  esgrimiendo sinfonías de silencios rotos   olvidando las cenizas de las madrugadas   donde se clava el puñal de tu ausencia;   estremecidos los adioses  recorro la distancia infame  que me alejará unas horas de ti.   

2


Amparo Andrés - Poetisa

Utopía de lo eterno    Utopía de lo eterno  en la verdad del poema,  en las palabras que matan  sin ser pronunciadas  espadas de traición.    La musa de algodón vuelve  a su lecho gris de verbo solitario  donde la soledad tiene   ese sabor metálico de la melancolía  envuelta en un beso.    Nunca podréis comprender  al pájaro sin alas que llora en su rama. 

3


Amparo Andrés - Poetisa

Así era    Las quimeras  son las falsas alas de la fantasía,   una constante de realidades  que nunca serán verdad  con las alas atadas y un vuelo raso  que no deja vivir.    Y sobrevivimos    Vienes a mí  y te cobijas en mis brazos  y lloramos juntas el dolor  y reímos juntas la alegría  como un espejo en el que nos reflejamos,  así era la amistad que extraño.    Yo por ti, tú por mí  nos vamos desentrañando las entrañas  entre versos destartalados  complicidad  y secretos de mujer  dando vida y calor  a nuestra existencia.    

4


Rod Ceja - Poeta

                    Rod  Ceja   México  

     

1


Rod Ceja - Poeta

Enamoramiento   Enamorado de la vida,  Enamorado del amor,  Enamorado de un ANngel  Este, que envió para mi cuidado, el redentor.    ANgel mío de ti estoy enamorado  enredado en tu pensamiento  enredado en tu corazón  anhelante, suspirando, temblando casi sin razón.    Mis más entrañables fibras, todas ellas has tocado,  y me siento enamorado, enamorado de ti, mi amor  irremediablemente loco, desquiciado, fuera de sí  irremediablemente envuelto, de tu transparente amor.    Continua sigue, sigue, te lo ruego por favor  que tus palabras son alimento, alimento para mi alma  esta alma que sediento de ti estaba,  de esta alma que ya es tuya y la ofrezco con fervor.  fervor que crece y crece por ti, por supuesto amor. 

2


Jorge Chapana - Poeta

                    Jorge Chapana     Chile  

     

1


Jorge Chapana - Poeta

Añoranzas   ...Quedan  sólo tristes recuerdos,  una hermosa añoranza;  se perdió la armonía...    Todo es verso; cantar,  reír y dejarse amar...  Es el fin, de este amor...    ...Lleva  esa calma, un gran rezo,  una tibia mirada;  aún espero a mi amada...    Sólo piensas, andar,  correr y al cielo hablar...  Ya no tengo el calor...    ...Sabes  que yo llevo un gran peso,  es el alma cansada;  ella no ha sido hallada...    No contengo; llorar,  sufrir y sólo esperar...  He perdido el valor...    ...Cabe  recordar que, fui un necio,  que la luz fue apagada;  ..y la sombra arrastrada...    No pretendo; callar,  vestir y luego bailar...  este vals del dolor...    ...Crees  que la cruz que he cargado,  con sólo una mirada;  ella fue alivianda...    Ahora entiendo; brillar,  lucir y eso inventar...  no ha bastado el clamor...    2


Jorge Chapana - Poeta ...Ríes de saber que ha acabado,  esa música errada:  ya se fue la tonada...    Horas quietas; pasar,  soñar y no ultimar,  la ilusión de mi amor...   

3


José García Agüero - Poeta

                    José García   Agüero   España  

     

1


José García Agüero - Poeta

Dime que me amas    Te hablé  cuando estabas callada;  cuando me mirabas   complacida  te expresé   mis deseos querida;  y se que te pillé  un mucho desprevenida  tanto fue así   mi amada  que te alejaste aturdida.    Te busqué  porque me quedé   desconsolado  feliz estaba yo a tu lado  creyendo haber tu corazón   conquistado  pero me precipité;  ahora comprendo   que no fue apropiado  el ser tan directo y alocado  y espero   que me hayas perdonado.    Busco  nuevamente  tu mirada.  La dulzura de tu silencio  mientras te recito  el amor de mis versos  y tu candor  hace hervir la sangre   de mi alma ilusionada.    Dime que sí  con el brillo de tus ojos  con el dilatar de tus pupilas  con el balanceo   de tus cabellos sedosos  dime que me amas.   

2


José García Agüero - Poeta

Sí, te amo    Sí,  Te amo.    Como ama el lucero   Al alba,    Como aman las hierbas  Al rocío,    Como aman las ranas   Al agua,    Como aman los peces  Al mar,    Como aman las aves  Al cielo,    Sí,  Te amo.    Como ama la mariposa  A la flor,    Como ama el colibrí   Al néctar,    Como ama el cantante   A su voz,    Como ama el esquiador  A la nieve,    Como aman mis ojos   A la luz del sol.    Sí,  Te amo,    Como ama el jinete   A su caballo,    Como ama el capitán   A su barco, 

3


José García Agüero - Poeta Como aman los niños  A su juguete,    Como ama el cuerpo   Al calor de la hoguera,    Como ama mi corazón   A su ilusión.    Como ama el que se muere  Por estar junto a su amor.   

4


José Luís Giménez - Poeta

                    José Luis  Giménez   España  

     

1


José Luís Giménez - Poeta

¡Qué tontería escribir para nadie!    ¡Qué tontería, escribir para nadie!  A cualquier cosa llaman poema…   sólo por escribir en verso, o exponer una intención…  por exaltar los valores, vehementemente con su razón.    Se sienten identificados, reconocen la afinidad…  de una historia que, las mejores de las veces,  no ha pasado, no pasa, ni pasará.    Qué iluso el pobre poeta,   que piensa con ilusión…  que sus pocas, o muchas letras,  llegarán al corazón.    La realidad es bien distinta,   diferente, si se prefiere diferenciar.  Lo que realmente interesa,  es pavonearse y, si acaso,   impactar, y conseguir rimar.    Ya no importa el mensaje,   ni si el estilo es lenguaraz…  lo importante es que "pegue",  que esté de moda, actual.    ¡Qué pena tengo más grande…!  Yo que quería comunicar…  compartir mis inquietudes…  con los que quisieran escuchar.    Pero pronto te das cuenta,  que ya nada es igual,  que la gente ya no se para en la calle,  ni para hablar, ni saludar.    Llegados a este momento,  te empiezas a plantear…  si escribir te recompensa,  el compartir con plenitud,  tus mayores intimidades,  tus ilusiones o tu inquietud.    ¡Qué tontería, escribir para nadie!  Sentimientos, que sólo sientes tú.    2


José Luís Giménez - Poeta

Escucha mi lamento    Óyeme, tú que riges el Universo,  tú que controlas el tiempo…  haz de mí un motivo,   una causa acertada  que justifique lo que yo siento.    Da sentido a mi vida,   comparte mis pensamientos.    Que tu luz ilumine mi camino,   que mi alma sea libre como el viento.    Haz que se curen las heridas,  que se acaben los sufrimientos.    Sé benévolo y compasivo,  concédeme este momento,  de conocerte en esencia,  y de sentirte por dentro.    Permíteme ver el ocaso…  del Sol su renacimiento,  y de entre la luz y las sombras,  resurgir de un sueño nuevo.    Déjame conocerte,  saber si estoy en lo cierto,  caminar siguiendo tus pasos,  y en tu divina bondad,  escucha también mi lamento.     

3


José Luís Giménez - Poeta

Esclavitud   No quiero tu compasión  ni que me finjas cariño.  No me hables de locuras….  ni me trates como a un niño.    Sé valiente y di las cosas…  ¡escápate del esclavismo!  que las moralinas imponen  a quienes muestran cinismo.    Despliega por fin tus alas  siente en el viento volar  que la luz del Sol te guíe  hasta el horizonte del mar.    Mas si el viento no acompaña  y no quieres volar sola   deja que sea una gaviota  quien te lleve hasta las olas.    Por si acaso al final  sigues con remordimientos  por no decir la verdad,  por no aceptar lo que siento,  déjame de nuevo estar,   a tu lado, y en el tiempo,  en lo bueno y en lo malo,  hasta perder el aliento.     

4


José Luís Giménez - Poeta

El suspiro del poeta    Quisiera vivir despacio…  desearía morir deprisa,  embriagarme de la vida,  mientras siento sus caricias.    Llenarme con tu presencia,   con tu esencia, con tu aliento…  suspirar a cada segundo,  mientras te siento por dentro.    Sentir la vida plena,  cargarme del Sol y del aire,  hasta romper las cadenas,  que permitan liberarme.    Que la vida ya no es vida,  si se vive con apego,  por las cosas materiales,  de las que se nutre el ego.    Un suspiro es suficiente,  para sentir el milagro,  para dejar la simiente,  y vivir del tiempo prestado.    Reconocer los colores,  oler el perfume de las rosas,  enamorarse del jazmín,  o querer ser mariposa.    ¡Cuántas cosas pueden…  sentirse en un segundo!  ¡Cuánto por descubrir!  Sin ser dueños del mundo.    Alcanzar la felicidad,  la alegría y armonía,  en un suspiro inmortal  de esta humilde poesía.     

5


Margarita González - Poetisa

                    Margarita  González   Argentina  

     

1


Margarita González - Poetisa

Grita   Quiero GRITAR, necesito GRITAR, deseo GRITAR !!!!!  GRITAR, sólo GRITAR.  Liberar mi alma en un grito  y aquí estoy en silencio,  mudo silencio.  La vida pasa y mi grito me ahoga,  me dijeron GRITA !!!.  Cuando estés mal, grita,  pero … alguien escuchará?  tus palabras acuchillan mi estomago,  me destrozan.  Tus silencios me hieren,  mas mi grito se ahoga.  Mi grito silencioso pide a gritos ayuda  GRITAR… servirá?  o sólo seguirás escuchando tu voz  y no mis gritos.  Ahora lo se: “no gritaré”  sólo moriré ahogándome en gritos.  GRITOS… GRITOS… GRITOS   

2


Margarita González - Poetisa

Shalom – Salem ‐ Pacem    Silencio en las plazas, no hay globos, no hay niños  Humadera infame de muerte y dolor,  Alcanza la altura en vez del amor.  Los pueblos esgrimen verdades tan negras  Oscuras venganzas los une a los dos.  Miserables vidas de muerte anunciada  Pisando la tierra que Dios prometió.  Algunos anhelan la paz entre hermanos.  Caminos de lucha, venganza sin gloria  (tu sangre es mi sangre que cae al Sol)  Escuda a tus hijos con llanto y dolor  Muerte necesaria?... mírense a los ojos y digan: SHALOM.     

3


Margarita González - Poetisa

Años Viejos    Con calma lo intento, otra vez lo intento  desde mi crisálida resurgir al tiempo,  consumirme entera, beber de mis sueños,  establecer pautas, cancelar recuerdos,  volver a la vida, renacer de nuevo,  extender las alas sin temor, sin miedos,  segura, con fuerzas asirme a un deseo.    Descubrir de a uno mis colores nuevos  y usar todos ellos al pintar un sueño.  Abriendo mis ojos descubrir “te quieros”  y con labios tiernos romper en un beso.     Descubrir texturas y olores nuevos,  con mi piel usada, con mis años viejos,   descubrir la vida de este nuevo tiempo.   

4


Margarita González - Poetisa

Vacío   Caminos oscuros, viento estremecido,  la luna se oculta gimiendo un olvido.  Estiro mis brazos, pero están vacíos,  vacíos de abrazos y llenos de olvidos.  Te pienso, te llamo, inclemente frío  que hiela mi sangre, mi corazón herido.  Espera sin tiempo, espera de olvido  pues tu no apareces y ya ha amanecido,  camino tu ausencia, me cubre el rocío.  Las flores, los pájaros buscan su destino.  Extiendo mis brazos y siguen vacíos,  vacíos de abrazos y llenos de olvido.  Mis ojos se colman de triste rocío  y los tuyos miran tal vez al vacío  de brazos amantes más llenos de olvido.   

5


Margarita González - Poetisa

Hoy a la orilla del mar    Mis ojos se pierden, allá donde nace el mar.  Una línea muy brillante une al cielo y al mar,  o tal vez azul intenso, si es que el sol no le da.  Mirarme en ese horizonte allá donde nace el mar,  es deleite de mis días, sólo mirar y mirar.  Mis pisadas se hunden en la orilla del mar,  la espuma blanca las cubre y ya no las veo más.  Se han desaparecido junto a otras, en la gran inmensidad,  esa que esconde en silencio arena, cielo y mar.  Mi mente se pierde lejos entre el cielo y el mar  y es entonces que comprendo su total grandiosidad.  Miles de años hay ocultos en ese andar y andar,  barcos piratas que luchan, muerte que cae al mar.  Una pareja que se ama, vida que surge del mar.  Traiciones, pasión y muerte, olas que vienen y van,  un rugir que acalla gritos, bellos sonido del mar.  Mis héroes se hicieron patria en aquel helado mar  y hoy mis pisadas se unen a esas olas del mar.  Mi pequeñez se estremece entre cielo, arena y mar.     

6


Margarita González - Poetisa

Por siempre    Apareciste, solo apareciste  Tu perfume, tu vestido, tu piel.  Te supe mía.  Por siempre y eternamente mía.  Mis ojos pasearon sobre tu cuerpo,  Te soñé.  Caminé a tu lado, mi voz te acarició,  Un tiempo sin tiempo nos unió a los dos.  Te amé.  Mis manos al fin rozaron tu piel,  Mi aliento se hizo vos en el tuyo.  Me amaste.  Nuestros cuerpos se reconocieron, se encontraron,  Tu calor fue mi deseo.  Me soñaste.  Existo sólo por ti,  Mi perfume, mi piel.  Me sabes tuyo.  Mas siempre es la última vez. 

7


Margarita González - Poetisa Te vi    Cuando casi olvide que existía, te vi.  Mi corazón late, estas ahí,  tu sonrisa domina mi mente,  mis ojos te acarician, te descubren.  Mi sangre corre inclemente.  No eres para mi.    La luna me descubre pensándote, amándote.  Mas no eres para mi.  Mareas mis sentidos,  me desafías, me capturas.  Caprichoso juego del destino.  No eres para mi.    Nos amamos, mas allá de lo posible.  Cierro mis ojos  y el roce suave de tus labios sobre los míos  nos transporta, nos transforma, nos tortura,  nos hace uno en sueños y sensaciones.  Mas no eres para mi. 

8


Margarita González - Poetisa

Cáncer   Compañero, silencioso enemigo  cuándo apareciste que no te sentí?.    Tal vez fue de noche mientras yo dormía.  Quizás ese día después de la lluvia  cuando lo esperaba y él no apareció.  La tristeza toda invadía mi vida  me sentía vacía, me sentía morir.  Habrá sido entonces en que tu llegaste,  dónde te guardaste que no te sentí?.    Silenciosamente cual terrible espía  fuiste desplegando tu fuerza y poder.  Cuánto invadiste? cuánto tiempo ya?  Mi vida depende ahora de la tuya,  ya no queda mucho, no hay nada que hacer,  nos iremos juntos mi fiel enemigo,  aquí nadie gana, es la muerte al fin.  Y así sin saberlo en cualquier mañana  los dos estaremos sin más porvenir.     

9


Nelly González - Poetisa

                    Nelly González     Uruguay  

     

 

1


Nelly González - Poetisa

Desnudez   Azuzo el tiempo  que me azurumba  sin piedad mi mente  que se aviva  poco a poco...  Con túnica de azache  cubro mi piel atezada.  Roja flor de hibisco,  en la oscuridad  de mis cabellos.  Una rosa blanca  en mis sandalias sencillas.  ¡Así tenue y vibrante  atizo la atracción  que hay en ti!  Sin temor al averno.  ¡Sin miedo a esa multitud  que acecha!  Dejo caer mi vestidura.  Solo el perfume dulzón   de mil jardines encantados  y la frescura de la aurora;  ¡Cubren feliz mi desnudez!     

2


Nelly González - Poetisa

Tu mirada    ¿Qué hay en tu mirada?  ¡Que mi corazón aquieta!  ¿Qué tienen tus palabras?  ¡Que suenan en mi como  una melodía en mis oídos!  ¡Me dejas un silencioso  paso por la paz!  Un camino con una luz  a la distancia.  ¿Y si te ríes?  ¡Si te ríes el sol  estalla en mi solitario   corazón que busca amor!  No soy libre.  ¡Quizás no sepa amar!  Busco algo que falta  en mi interior.  Te encuentro   en cada amanecer:  ¡Con el brillo de tus ojos!  ¡Con la risa a flor de piel!  Tu cercanía   me protege.  ¿Amo?  ¡No lo se!  Solo se   Que un día te busqué  ¡Y ahí estas!  Me llenas los vacíos   ocultos de mi vida  agónica y sin destino.  Quizás el tiempo.  Quizás Dios.  O la magia de la vida  ¡De un milagro!  ¡Un milagro de amor  para dos!   

 

3


Juana Hernández - Poetisa

                      Juana Hernández     Colombia  

     

1


Juana Hernández - Poetisa

Sin rastro    Te has robado mi corazón,  El cuerpo ya lo sabe y no paro de pensarte.  ¿Dónde estarás? ¿Qué harás?  Me pregunte aquel día que no estabas sentado a mi lado.    Toda la clase   La pase dibujando elefantes dorados revoloteando en un cielo verde.  Pienso en ti cada vez.  Soy consciente de las consecuencias, pero tu belleza me sega.    Mi madre dice que no pienso con la cabeza,  Que lo hago con el corazón.  Y yo le digo que es mentira,  Por que tú lo robaste, solo dejaste una huella,  la huella del amor.   

2


Juana Hernández - Poetisa

Nocturno   Entre mezclado con la noche y sus colores muertos  apareciste de la nada, con tus pensamientos oscuros pero con cierta gracia   ilustrando la vida que a tu manera interpretas con ciertas frases certeras y con la  mirada apagada pero enloquecedora.  Con tu música pesada y con tu guitarra lograste dibujar el mundo tétrico del amar claro  en la vida oscura.   

3


Juana Hernández - Poetisa

Mirada contempladora    Tú cumple con hablar y enseñarme la realidad,  pero deja que pose mi cara sobre mis manos, para no dejar de mirarte.  Es tu vos, tu mirada y tus labios los que no me dejan concentrar  cuando pronuncias una mínima frase, me transportas a un mundo fantástico,   me conduce al paraíso, veo los dioses, se que enloquezco;   lo único sensato que puedo decir;   es que creo sentir el arma de Cupido en mí.   

4


Juana Hernández - Poetisa

Fruta Paraíso    Como a una manzana ella lo deseaba,   Como una serpiente, con besos y caricias él la recorría.  Bajo un árbol ella se entregó,  Fue solo uno, como el ninguno,  Pues fue el primero de tantos  que ella misma junto a él procrearía.    El deseo de ambos fue igual: desenfrenado  el amor recíproco.  Y el silencio roto por las aves y la lluvia.    Llovía por que el cielo se enfadó,  Condenó y desterró a ambos, a los dos amantes,   a los dos hermanos; a sus dos hijos .    Por disfrutar y dejarse tentar por aquella fruta prohibida,  aquella que muchos toman por placer, con amor , sin amor.  Fruta que conduce al pecado.  No se consigue en los mercados; aunque fruta la han llamado.  Puede ser consumida en todos lados,    Fue tan original de Eva y Adán el pecado que todos lo arrastramos.     

5


Juana Hernández - Poetisa

Amor, muerte, inspiración      La luz entraba por la ranura, causada por la corrosión en la puerta.   Veía su cuerpo envuelto en sábanas blancas,   su piel joven mostraba marcas de tolerancia,   sus ojos entre abiertos, conservaban aun la esperanza.  Del hondo agujero en su pecho, surgía la sangre lenta,   como congelada por la inesperada derrota de su ilusión infinita.    La huella de tinta en su cuello descubría al asesino,   desnudaba a aquel poeta, a ese hombre que ella amaba,   el mismo que por la ranura aquella, la miraba   y describía la muerte en el papel ensangrentado  de la musa que entre sabanas con amor aun lo miraba.   

6


Julián Melero - Poeta

                    Julián Melero     España  

     

1


Julián Melero - Poeta

Abre las ventanas    Abres las ventanas  cuando llega el calor  Abres las ventanas   para dejar pasar los rayos del sol    Abres la ventana   para sentir su frescor  Abres las ventanas  para aliviar la habitación    Abre tus ojos  son las ventanas de tú corazón  Ábrelos bien  tú alma quiere crecer    Aliméntala bien  Ella quiere crecer  Abre tú corazón  Abre tú alma    Así te cuidarás mejor  y verás al SEÑOR    Sonríe con la vida  Sonríe con el alma viva  Sonríe con tú corazón  Al alma bendita  nacida del SEÑOR.   

2


Julián Melero - Poeta

Cupido   Ángel que llegas del cielo precipitado  penetras sigiloso en el corazón más hermoso  aprietas con ganas el alma más amada  arrancas un beso muy hermoso    Cupido tira su flecha  en el corazón de ella penetra  en el corazón de él se enfrenta  de ellos vuela un bello amor    Ángel que llegaste elegante  amarras fuerte el corazón del amante  sostienes valiente el alma del arrogante  luces haces brillar en los ojos que te han de mirar    Mil estrellas rebosantes  llegan precipitantes  sosiegan los espíritus  de los más amantes    Mil musas llegan arrogantes  cruzan sus cuerpos latentes  con los desnudos de hombres forzudos  sonríen alegres las mil amantes     Sosiega cupido, sosiega  que tu reino no es perdido  la sinrazón del amor hace pasión  más tu flecha quiero ver llegar  al corazón de mi amada    La más hermosa de las damas  con su alma llora   hasta que ve llegar la hora  de cobijar el corazón de su amor   

3


Julián Melero - Poeta

Sol   Se despierta la estrella del nuevo día  ilumina por ti,   Y...... para mí,  en la noche y el día.    Por el día nos calienta e ilumina  por la noche llora de alegría  por verte a ti  por sentirme a mí.    Sus rayos te calientan  para amanecer tú, más contenta  La mar serena te contempla  tú te despiertas toda satisfecha.    Estrella que te ilumina , te calienta  florece en tú corazón  Estrella que te hace bella    La estrella no gira, es bella, es vida  La estrella no se estrella.  Tú eres la vida, la sensación, la inspiración  Tú eres el nuevo día.    La estrella se llama sol,  Te despierta con su rayo benefactor  Ilumina la luna,  Tú eres su inspiración.    Durante el día.  florece de alegría  Durante la noche  se refleja en la luna dormida.    Para ti renace cada día  Sueña por ti en la noche fría  Serena se encuentra  Sueña que el mañana ya esta aquí       

4


Vicente Puchol - Poeta

                    Vicente  Puchol   España  

     

1


Vicente Puchol - Poeta

Elegía al amigo     A Pedro José Vázquez Sánchez (1965‐2001) 

Si volviéramos a ser niños  amigo Pedro, te diría...  con este alma que te añora;  con estos ojos de tristeza  infinita donde rebosa   el manantial de lo profundo;  con estos hombros y estas manos  mutilados ya para siempre  por tu envoltura fallecida;  con estos pies que te anduvieron  a nacer de nuevo en la tierra,  y los de Pepe, Valentín,  Miguel Ángel y Enrique, Sergio,  Gabriel y Pascual, Celestino,  Antonio y Juan, con todos ellos  te diría... que no jugaras  a ser adulto, que la vida  quema cuando el corazón sufre  y estalla al final, de tan grande ;  salpicándonos de vacío,  de pena amargura y lágrimas;  también tuyas porque tus ojos  viven, en otras cuencas, sí;  llenas de vida que tal vez  puedan volver a reflejarnos.  Si volviéramos a ser niños,  amigo Pedro... ay! si lo fuéramos.   

2


Vicente Puchol - Poeta

Déjame caer un beso    Déjame caer un beso,  allá en lo profundo, donde el ser,  se desdobla en lo volátil y perpetuo;  donde la piel no es hoja,  ni asfalto, ni será ceniza mañana.  Más profundo aún que la raíz,  que el coral y las algas de los abismos,  que el metal insondable de los ecos;  que no serán palabra   mientras tus labios   no los sometan.    Déjame caer un beso,  allá en lo profundo, donde el alma,  siente su febril amanecer de luz y fuego.  Un beso que me abrase la garganta,  que rompa su silencio.  Un beso al fin y al cabo,  sólo eso,  un beso.   

3


Vicente Puchol - Poeta

Ansío   En la soledad del viaje ansío,  fenecerme de amor irremediable  bajo un manto de lascivia feroz  al abrigo cómplice de las sombras.    Hallarme escrutado por el semblante  febril de una mirada sucumbida,  que aguarda en sus párpados el delirio  del hombre claudicado a la lujuria.    Sentirme ensortijado a la cintura  mientras camina mi aliento tu ombligo  y estremeces de súbito la piel  anhelante ya de lluvia infinita.    Todo de ti mi amor, es cuanto ansío  unos labios batiéndose incansables  sin condición, cuartel ni regla previa  en la penumbra hostil del medio día.    Unas uñas, horadando mis carnes  que se entregan sumisas al capricho  de tus picos, ávidos en su cumbre  de ser roca entre mis manos labriegas.    Y unos ojos, que sucumban su luz  al ardor de tu húmeda intimidad  mientras suspiros ahogan la voz  que ha de repetirte mil veces: Te amo. 

4


Vicente Puchol - Poeta

Miedo a perderte    Siento amor, que voy a perderte en cualquier instante,  que las tardes grises de urgentes necesidades  quedaron aparcadas en las profundidades  de un sótano macilento, sin más extensión  que su cautividad en cuatro muros de acero.    Que las noches frías en que leía tu voz  y respondía a las palabras con estos dedos,  que ahora devoran letras en la inmensidad  de un espacio hueco sin encontrar su morada,  jamás serán mías, si a veces lo pretendieron.    Serán como el rayo fenecido en noche oscura  que devuelve al alquitrán la plata incandescente  de los momentos que nunca, serán olvidados  para quedar grabados a fuego en la memoria.     

5


Vicente Puchol - Poeta

Con un beso    Preguntareis: ¿Y la melancolía?  ─Se marchó con un beso.  Y los desgarrados versos de antaño:  ¿de tu pluma partieron?  ─Con un beso, sí; con él se marcharon.     

6


Francisco Romero - Poeta

                    Francisco  Romero   España  

 

1


Francisco Romero - Poeta

Poema   Poema…  a la delicia de tus jóvenes pechos,  dulces, pequeños, encantadores,  que llaman mi mirada,  recuerdo que emborrona mi mente  deleitándose en el gozo delicioso  te tus jóvenes pechos en mis fauces  hambrientas y deseosas de ti.    Poema…  a tus labios elegantes, sensuales,  donde nacen palabras de amor,  donde se crían los besos de amor,  donde se crían los besos de cariño,  donde en el momento de frenético deseo  encuentro los miles de besos  y todas las palabras cargadas de deseo  que me llevan a la cúspide, al orgasmo,  tributo a tu cuerpo y caricias de mujer.    Poema…  a la lujuria de tu deseo femenino,  a las noches que me encuentras  en la calidez de tus sueños y apareces  deleitándote de mis besos,  colmando mi sueño de sensualidad,  trayéndome a un despertar lujurioso  llenando de caricias mi alma,  llenando mi cuerpo de besos,  llenando tu despertar de mi..    poema…  poema…  tú el poema de mi cantar.    Poema…  a la delicia de tus jóvenes pechos,  dulces, pequeños, encantadores,  que llaman mi mirada,  recuerdo que emborrona mi mente  deleitándose en el gozo delicioso  te tus jóvenes pechos en mis fauces  hambrientas y deseosas de ti.    Poema…  2


Francisco Romero - Poeta a tus labios elegantes, sensuales,  donde nacen palabras de amor,  donde se crían los besos de amor,  donde se crían los besos de cariño,  donde en el momento de frenético deseo  encuentro los miles de besos  y todas las palabras cargadas de deseo  que me llevan a la cúspide, al orgasmo,  tributo a tu cuerpo y caricias de mujer.    Poema…  a la lujuria de tu deseo femenino,  a las noches que me encuentras  en la calidez de tus sueños y apareces  deleitándote de mis besos,  colmando mi sueño de sensualidad,  trayéndome a un despertar lujurioso  llenando de caricias mi alma,  llenando mi cuerpo de besos,  llenando tu despertar de mi..    poema…  poema…  tú el poema de mi cantar.   

3


Elizabeth Rozas - Poetisa

                    Elizabeth   Rozas   Chile  

     

1


Elizabeth Rozas - Poetisa

Esperando la nada    No puedo seguir escuchando  la nada, sintiendo que el   tiempo pasa y sin verte.  Por ningún lado la luz de  tu mirada y dejando a  merced de los vientos  que soplan en sitios  diferentes sin encontrarte,  Tengo que ver la vida que,  a veces se me escapa de   entre los dedos,  en cosas sencillas, fugaces,  cotidianas que a ratos añoro  y que otras desprecio.  No puedo estar aquí escuchando  la nada, necesito mil ruidos  cuando comienza la luz del día  a asomar en mi ventana.  Y me duele tu ausencia,  con dolor de esperanzas  y hay un dolor amargo,  en mis labios, ansiosos  de besarte…  Atrás quedo la noche,  de risas falsas, de simulacros  de olvido, cuando se que   Jamás podré olvidarte  de alegrías fingidas,  de vanas ilusiones  que se van, como él,  cuando comienza a  despuntar el alba.  Otras quedan, otras miradas,  otras voces me llaman  cual tentadores cantos  que no me dicen nada,  Porque no hay ojos que no sean   los tuyos, porque no son  palabras pronunciadas por tu  boca y me duele el alma  y puedo hasta escribir   tu nombre con mis lágrimas  en la soledad de mi cama.  

2


Elizabeth Rozas - Poetisa

No es fácil    Muchas veces en mi soledad  me pregunto cómo podré con los demás  si no puedo a veces conmigo misma  y me siento mi mayor problema.  Soluciones que quizás las tengo y  no sé en qué lugar las he dejado.  No es fácil luchar contra ti misma  y más aun contra los errores  de un pasado que aun no esta  enterrado y que duele al recordarlo y  busco oír solo mi silencio  en noches como esta en que  el silencio se escucha al teclear   esta que intento escribir.  Quizás tomara mucho tiempo  para que esta herida esté sana,  una vida para recuperar la  sangre derramada de esta herida  que no ha parado de sangrar.  Ya se termina el tiempo y yo sigo  caminando sin saber exactamente  donde ir, solo sé que la respuesta  está en mi mente y   no la puedo encontrar,  olvido esa es la correcta;  Viviré el duelo, si siempre  se debe hacer para poder seguir.     

3


Elizabeth Rozas - Poetisa

Soledad   Bien. Esta es la parte en la que todos se van,   pero nadie viene. La parte en la que duermo   y despierto llorando, y nadie está a mi lado   para prestarme un abrazo.   Este es el momento exacto en el que entro   en el peor estado y no hay ningún testigo   para asegurarlo. Estoy sola, en pocas palabras.   Parece que para esto estoy hecha, para sufrir   en la oscuridad y no tener un héroe   que me rescate de mi soledad.   Soy hospedera de miles de lágrimas que   luchan por salir a la intemperie y conocer   un nuevo aire. Yo también busque lo mismo   alguna vez. Busque un amanecer y   lo único que encontré fue una luz de   un faro que me llevo a naufragar.   Perdí más de lo que esperaba,   me perdí a mi misma. Llego un momento   en el cual ya no me interesaba mantenerme viva,  lo único que quería era atenuar el dolor   de encontrarme dividida en miles de lagrimas   que llovían en una tormenta de recuerdos infernales.   Cada vez más seguido tengo esa sensación  de que lo que más me hace sufrir en la vida,   es vivir. Cada vez tengo más claro que no   hace falta morir para morir.   

4


Elizabeth Rozas - Poetisa

Regreso   Regrese, que será eso   Que no me deja alejarme,    que será eso que hace  que siempre regrese a tus brazos.  Eres como el mismo aire  que respiro, te has hecho   el dueño de mi ser, consumes  mi mente, solo pienso en ti,  y por más que trato de alejarte  vuelves a mí, y es mas yo  regreso a ti.  Si es necesario tengo  que aprender a vivir sin ti.  Entiende la vida no nos  puede unir es amor  amor prohibido, y debo  decidir en marchar o  quedarme, que difícil  mandar los sentimientos,  ya poco importa, te amo  quedemos así. En silencio  nadie nos puede oír.   

5


Elizabeth Rozas - Poetisa

La Tercera es la Vencida    Siempre se dice que la vida da   más oportunidades que existen más de dos  y que la tercera es la vencida y   terminas logrando algo…  y parece que esta vez algo paso  y sigo con la esperanza, llena de metas  para que este sea un mejor año.  Cuento los días para saber  cuantas veces he soñado con   tu mirada y el calor de tus manos  sobre mi cuerpo, con tus ojos  que me miran, con tu pasión encendida  con tus besos que hacen estremecer  todos mis sentimientos.  La cuenta y los sueños fue detenida  Ahora solo queda seguir soñando y  Lograr así el paso más ansiado  Y llegar por fin a la realidad.  A tus brazos.   

6


Elizabeth Rozas - Poetisa

Dónde, dime?    Tengo que encontrarme  en algún lugar muy extraño,  no hay huellas de nuestro amor.  Donde se fueron?  donde están tus besos?  Tus brazos que eran mí  gran protección?  Donde… donde amor mío?  Te miro y siento que no eres  el que me amo ayer.  Te busco en mis noches  y no te encuentro,  siento que no hay nada  a nuestro alrededor,  ya no suena la canción  que nos unió,  y siento que todo sin  ti esta desierto.  Quiero regresar pero  siento que no necesitas  mis besos, siento el  vacío tan dentro o  es que ya no entiendo  que tus ojos no me miren  y que está perdido  Lo nuestro.   

7


Elizabeth Rozas - Poetisa

¿Qué recuerdas?    Sueño con el pasado para vivirlo   hago trampa, mucha trampa...  y me imagino feliz...  ¿qué recuerdas?  hoy que nos falto?  un teléfono llamando, sin palabras  ¿una tarde juntos  sin estarlo?  En que hemisferio del ayer nos alejamos?  tantas promesas, tanta pasión,  tu mirada, mis rarezas las tuyas,  los sueños locos, las caricias  las tardes llenas de ti,   las lágrimas honestas y deshonestas  ¿de qué vale?  después de todo este cansancio de buscarnos  esta solo el vacío de encontrarnos.  ¿En qué momento nos volvimos extraños?  ¿qué recuerdas?  si no dejamos un instante de atacarnos  si hicimos todo por lograr no enamorarnos  ¿qué recuerdas?  Hoy que el olvido nos hace trizas,  si piensas que es mejor separarnos  si decides que debes ser feliz sin mi  está bien adelante.  ¿También lloras?  pero porque si ya has decidido…  ser feliz sin mí.  Se feliz, porque yo  no he conseguido olvidarte  y volvería por todos los lugares   solo para preguntarte  ¿qué recuerdas?  Dime… ¿qué?   

8


Elizabeth Rozas - Poetisa

Vida mía    No dejes vida mía  que tu mirada se pierda  en la multitud del mundo.  Vida mía mira estoy aquí,  Vida mía se mi guía  en este caminar descalzo  en esta vida llena de espanto.  vida mía mira a tu lado,   estoy aquí,  Y te amo, si te amo,  eres la luz en mi camino,  estas en cada una   de mis noches  Y lo estas siempre,  palabras simples  muy simples  que mi alma grita.  pero que tú no escuchas  y por favor vuelve  A mirarte en mis ojos.  vida mía estoy aquí  Para ti siempre.   

9


Elizabeth Rozas - Poetisa

Feliz cumpleaños madre    Hoy voy a tu encuentro  Madre mía, madre santa,  regreso a dejar flores  donde hoy tu descansas,  y te siento  bendita mujer en esta constelación  en que mis sentimientos  vagan para encontrarte.  Sé que te necesito,  necesito tus brazos,  que me acunes  cuando la soledad se hace  presa de mis sentido  y no me dejan respirar,  pero…allí estas,  no puedo verte,  pero si sentir tu presencia,  que me acuna y protege.  Hoy celebramos tu cumpleaños  vino tu hermana, sobrinos y  tus hijos y homenajeamos  tu tumba con flores de mil   colores y te cantamos  feliz cumpleaños. 

10


Elizabeth Rozas - Poetisa

Ya no lloro    Ya no lloro  ya no más…  ya no fue y ya no será.  Vuelvo a lo que deje en algún  lugar dormido, pues quien  me dio no merece ya mi dolor  y aunque miro, mi mirar ya no ve.  No me engaño más  sigo mi vida es mejor  él miro otros ojos,  él pecó y se dejo amar.  Hoy ya no tiene sentido  pensar en su sed de amar.  Me dicen loca por hablar sola,  con los recuerdos del alma,  por gritar muchas veces   las injusticias, cuando muchos  las callas, por tratar de mejorar  vidas cuando la mía aún  no está resuelta, por abrazar   a un niño, a un anciano,  por reír aunque la pena  inunde mi existencia  por acariciar sueños,  por llorar mi soledad,  por perdonar, por darme  entera a quien no lo merecería,  por olvidar mi edad,  por tratar de vivir intensamente,  porque aún tengo la esperanzas,  por abrir los brazos a los que me rechazan.  Por pintar sonrisas a las penas  porque aunque me sienta sola  tengo esperanzas,  sí, me dicen loca  por ser justa, rebelde, diferente,  por mirar de frente  y no sentir miedo,  loca por cantar, cuando por dentro   llora mi corazón, por escribir las cosas  para dar a conocer mis cosas,  solo así me dicen, loca. 

11


Elizabeth Rozas - Poetisa

Ven   Ven, entra despacio, no lo dudes.  Estoy aquí, cierra los ojos,  vamos mírame,  dibuja esa sonrisa  que me gusta tanto.  Si, esa La que ilumina todo,  esa que te hace ser especial.  Sabes ¡ te amo! .    Ven es un placer sentirte  que se rocen nuestros cuerpos  que me cojas la mano,  que juguemos con los dedos.  Adoro sentirme tan cerca de ti  parece que nuestros corazones  latiesen al mismo tiempo, en  la misma melodía de amor ¿los oyes?    Te vas,  lo comprendo,   tu tren. No, no son lágrimas  es la lluvia la que baña mi mejilla.  La pena va por dentro,  No dejare que mi dolor te hable.  Soñare contigo una vez más.  Te esperare en mi próximo  Sueño. ¿Cuándo volverás?   

12


Antonio José Royuela - Poeta

                    Antonio José   Royuela   España  

     

1


Antonio José Royuela - Poeta

Te ofrezco un trato    Te ofrezco un trato  que incluye algo de magia.        ¡Escúchalo!    La noche escondida tras la noche  a tus dudas y a tus sombras.  Los besos sin billete de vuelta  aún desconociendo el destino.  Velar tu corazón  cuando el frío del invierno llegue y lo roce.  La entrega del que quiere ser vencido.        ¡No respondas todavía!    El truco de hacerte invisible  sólo a mis manos,  el de esconder mis labios  tras tu espalda  mientras nuestras manos aparecen entrelazadas  como una enredadera a tu cintura.        Aún no, ¡no respondas todavía!      por favor.  Todo y más,  a cambio, sólo te pido:  el brillo de tus ojos en la mirada,  el vello de punta  que esconde el deseo tras tu sonrisa  y alguna palabra de aliento  cuando percibas mojada la pólvora de mi piel.  ¿Qué contestas ahora? 

2


Antonio José Royuela - Poeta

Geometría descriptiva    Busco sobre tu espalda  ángulos perdidos del olvido,  restos de batallas,  palabras susurradas a tu indiferencia.    Los vértices del alma  suman una pasión equilátera, plana,  sólo curvada por la fugacidad de tu sonrisa,  por la discontinuidad de mi pasión.    La distancia es una bisectriz,   que secciona tu mitad en rutina y desasosiego,   y la mía, en desesperanza y letargo.    Atrás, la altitud del prisma pasional.  Lejos la dilatación poral  de nuestros antes secantes,   ahora tangentes cuerpos.    ¿Cómo resolver la ecuación  si las incógnitas besos, caricias..,  se hallan en el recuerdo olvidado.  Si nuestros ejes no son sueños comunes,   anhelos compartidos, misma esfera? 

3


Antonio José Royuela - Poeta

Habitación de hotel    No son palabras   en la memoria del amor.    La cama desierta   me grita desde la ciudad despoblada.   Ausencia de tus ojos.  ¿Cuántas veces te nombro en el fuego encendido  de mis manos que viven en ti?    No son palabras  en la memoria del amor.    La habitación vacía  arremete desde la paz con desorden  en la melancolía de tu respiración.  Tus pechos desnudos en mis labios abiertos.   ¿Cómo compensar la lluvia de tu boca  desde los arrabales del deseo?    El amor no tiene memoria.  Vive desnudo en las palabras no habladas  mientras yo te las escribo. 

4


Santos Vera - Poeta

                    Santos  Vera   Argentina  

     

1


Santos Vera - Poeta

Ser o no ser o participar    Era de los que saben envestirse con el sacrificio ajeno  Con la gloria derrotada, con el sacrificio en vano,  Con la dignidad humillada, con el heroísmo puro…  De otros…    No moriría en Bolivia ni si el mismísimo che lo invitara  A quedar en la historia, en el pin, en la remera mas vendida,  En el canto de la euforia prometida, en la memoria…  De otros…    Así tendrá su cátedra, su racimo de jerarca, su horario,   su discípulo preferido, su oratoria más temprana en un acto bendecido…  Su casita de fin de semana, su libro sobre la vida…  de otros…    los invito a reunirse, a casarse con la idea cotidiana  de ser un poco menos pagados de si mismos  de ser un poco mas que turistas de la historia  de estar metidos en la piel…  de otros… 

2


Santos Vera - Poeta

Conciencia   Es como escuchar el murmullo del mar y saber que tanta vida lo habita y solo vemos el  resplandor de la luna sobre su superficie… 

3


La Casa de los Poetas

               

RELATOS

 

1


Maria José Corbellini - Relatos

                    María José  Corbellini   Argentina  

     

1


Maria José Corbellini - Relatos

Vacaciones      Era muy temprano, cuando en mi casa ya todos estábamos levantados. era el primer  día de vacaciones, y saldríamos de vacaciones. Saldríamos rumbo desconocido,  subiríamos al auto el nos conduciría hacia algún lugar desconocido.   Rumbo incierto el conductor es decir papá, había dicho el auto va donde quiere la  mayoría, cuando lleguemos a alguna esquina, preguntare hacia donde y la mayoría,  decidirá. Y así fue salimos rumbo sur. durante 2 horas siempre rumbo sur.  Después, papá pregunto hacia donde; era la ruta o el camino de tierra. todos nos  miramos y dijimos a coro, por el camino de tierra. Continuamos durante una hora, y  nuevamente, mi padre pregunto y ahora, frente a nosotros seguía la tierra, a la  izquierda había un pequeño camino y a la derecha un gran camino con árboles y se  veía como algunos montes, hubo una pequeña discusión y al final gano el camino  arbolado.  A la derecha, dijo mi padre, y allí fuimos era un lindo camino, Como ya era medio día  decidimos parar en algún lugar para comer y luego seguir o parar eso se vería mas  tarde. Cuando llegamos al parador bajamos, y fuimos al baño todo era limpio, papá  cargo nafta y comimos algo y decidimos continuar. al atardecer surgió ante nosotros  otro parador mucho mas grande entre un gran campo con animales grandes dunas y al  subir una de ellas, se veía el mar.  Todos nos miramos y decidimos quedarnos, Fueron las vacaciones mas lindas todos  juntos, en un lugar de ensueño. con el mar de un lado y el campo del otro solo dividido  por las Dunas.  Nunca mas volvimos a encontrar el lugar.  Pero nunca lo olvidare.   Un año mas tarde moría mi padre, y vendimos el auto.  Ahora, solo tomamos algún micro, o tren y vamos a lugares conocidos.  Pero sigo pensando que algún día volveremos a ese lugar el lugar Incierto.

2


Roberto Menéndez - Relatos

                      Roberto Menéndez     España  

     

1


Roberto Menéndez - Relatos

Un demonio cerca de mi cama      Me despierto atemorizado. Sé que está ahí a pesar de la oscuridad. Apenas me atrevo  a mover un solo músculo no me vaya a detectar.    Sabía que esto ocurriría, solo era cuestión de tiempo; la noche fue tan feliz aunque tan  fugaz.    Pero he de enfrentarme a mis miedos, es inútil aplazar lo inevitable. Siento ganas de  llorar y por un momento contemplo la posibilidad de huir despavorido de casa  saltando por la ventana si es preciso, una buena caída puede ser menos dolorosa que  otro encuentro (¡uno más!) con este demonio que acampa cerca de mi, noche tras  noche y me intimida con su sola presencia.    Y entonces algo dentro de mi estalla. Un arranque de furia, de dignidad humana, y  salto como empujado por un resorte y grito, puño en aire, para demostrar mi fuerza,  mi determinación – ¡ SOY UN HOMBRE Y NUNCA PODRÁS CONMIGO! –     Sin embargo, mi verdugo me contempla impávido, mis amenazas no consiguen  espantar a este demonio, ahí seguirá cada día observándome, completamente ajeno a  mi sufrimiento, incapaz de la más mínima empatía hacia mi persona...    Y poco a poco me convenzo acerca de lo inútil de mi lucha; me entrego al odioso  demonio implacable; lentamente acerco mi mano hacia ella; la levanto y mientras se  humedecen mis ojos de impotencia, comienzo a planchar...

2


Francis Parado - Relatos

                    Francis  Parado   Uruguay  

     

1


Francis Parado - Relatos

Utopías vs. Metas     Antes eran UTOPÍAS, ahora son Metas. Parecen iguales pero son muy distintas.   Cuando teníamos utopías estábamos cargados de sueños inalcanzables, pero  convencidos de que era el ideal de vida que queríamos para todos.   Sabíamos que debíamos luchar contra Molinos muy gigantes pero nos sentíamos  perteneciendo a un grupo en donde soñábamos juntos. Muchas veces compartiendo  un vino y un pucho entre varios. Hablando bajito porque no podíamos gritar a los  cuatro vientos lo que soñábamos para una vida más justa y plena.   En nuestra Utopía no había cosas materiales. Eran sueños de igualdad, igualdad en la  comida, en la vivienda, en el trabajo. LIBERTAD, para decir lo que pensábamos, para  cantar a gritos lo que queríamos, para reclamar las injusticias  Paso tanto tiempo de esto, hoy anhelo esos días a pesar de todo lo negro que nos  rodeaba, él poder soñar nos hacia libres, fuertes, unidos, juntos.   Hoy a 20 años parte de nuestras Utopías se van hacer realidad. Pero ya nosotros no  somos nosotros sino yo y vos y aquel  Ya no estamos juntos por un fin común, el sistema nos ha cambiado las formas. Nos  han dividido. Ahora no tenemos Utopías, tenemos Metas, metas individuales, factibles,  metas que debemos lograr individualmente. No importa el cómo ni a quienes dejamos  por el camino, lo que importa es llegar. Pero solos, cada uno tiene la suya, hoy no  somos un nosotros, las metas no son sueños, sino logros individuales que nos van a dar  un estatus en la sociedad. Por nuestras metas nos darán un lugar en la escala de castas  del nuevo sistema. Estamos tan entregados a lograrlas en un breve tiempo que ya no  tenemos tiempo para perder en compartir Utopías con amigos, de querer mejorar al  mundo debajo de un árbol o mirando el mar a la noche.   Quien nos cambió? Y nosotros cambiamos y enseñamos a nuestros hijos para que se  inserten en el “nuevo”sistema.   Que soledad se siente, que lleno de cosas que estamos y que vacíos por dentro nos  sentimos. Hemos perdido nuestra identidad, somos un número, una clave, un ID con  fecha de caducación.   Realmente estamos ahora en LIBERTAD?    

2


Francis Parado - Relatos

Cómo vivir sin el Lavarropas      Sentir el ruido como la turbina de un avión y luego ver como el agua salía por todos sus  lados, sintió que toda si su vida se derrumbaba.   Como podía en electrodoméstico ser capaz de ocupar un lugar tan importante y ser  tan dependiente en su vida.  La angustia se apoderó de Mariana al ver hecho pedazos su lavarropas. Como seguir  adelante sin el, miraba la parva de ropa sucia que desbordaba el canasto y solo atinó a  dejarse llevar por su pena y dejar que el llanto siguiera sumando mas liquido  derramado en su lavadero.   Su presupuesto no le permitía ni siquiera llamar al técnico, mucho menos pensar en  comprar uno nuevo, que sería lo mas conveniente porque ya llevaba demasiados años  de duro trabajo.  Superada la angustia de la perdida pensó en las palabras que su amiga le había dicho  mientras recorrían las góndolas del supermercado “las cosas pasan por alguna razón”  tenían que tener algún sentido. Aunque lejos estaba de entender que podría cambiar  para bien la rotura de su mano derecha de sus tareas domesticas?   Dejo todo tirado y mojado, cerró la puerta y trató de tomar distancia de la situación y  de la vista de su fiel ayudante, el lavarropas. Puso la pava y aprontó unos mates,  mientras trataba de respirar profundo como le enseñaron en la clase de yoga para  poder relajarse y pensar.  Llego la hora de cena y en medio de la comida dio la noticia a la familia y también la  solución al tema. Desde este momento cada uno se hará cargo del lavado de su ropa. Y  aprovechando el asombro de todos agregó : y también del planchado.   Increíblemente cada uno fue encontrando la solución de tener su ropa limpia y en  pocos días ya nadie se acordaba del insustituible e irremplazable artefacto hogareño.   Mariana ya no tenía la presión y la responsabilidad de tener en tiempo y forma la ropa  del grupo familiar y aunque lavaba a mano sus prendas le quedaba tiempo libre.  Comprendió entonces las palabras de su amiga, “todo pasa por una razón” es que  nadie es imprescindible y que todos se adaptan a las nuevas situaciones.  Qué pasaría si un día se apagan los televisores, o los celulares, o las  computadoras…Qué pasaría si un día ella saliera y no encontrara el camino de regreso  a casa…   

3


Francis Parado - Relatos

La Marca Roja      Con sabor amargo amanecí hoy, será que habré soñado algo triste o es el recuerdo que  me persigue.  Fue junto con la quemadura que tengo en mi mano que me la hice cuando cociné la  torta aquella. Es increíble como se parecen, la quemadura un hecho corriente,  cotidiano, de rutina y sin embargo se parecen tanto....  La quemadura me dejó una marca roja, me causa mucho dolor, un dolor casi  intolerable. Después quedará la cicatriz, fuerte, notable y durará por mucho tiempo, es  casi igual y sin embargo nada tienen que ver.  Todavía me duele, siento ese ardor, que parece que penetra en mi carne hasta lo más  hondo. Siento el sabor amargo al levantarme como si viviera una eterna pesadilla, veo  la marca que quedó grabada a fuego en mi corazón y en mi mente .  La quemadura ya no me duele, me duele tu traición.   

4


Francis Parado - Relatos

¿Cuál es la verdadera?      Siempre que tengo un tiempo libre o necesito un poco de libertad para mi mente y mi  alma, tomo la computadora e ingreso a "La casa de los poetas" bueno ya la siento  como mi casa.   Me sumerjo en ese mundo donde todo es inspiración, ilusión, pasión, amor... dejando  a tras la realidad que muchas veces me envuelve en sus tiranas situaciones.    De apoco me he ido animando a dejar mis cuentos, lo que ha significado abrir de par  en par mi corazón porque solo se escribir lo que yo siento y es como desnudar mis  sentimientos como nunca lo había logrado hacer.  Hoy después de un día de trabajo con sus idas y venidas me desplomo en mi cama dejo  mis pies descalzos, libres de ataduras y recorro uno a uno los versos que han dejado  los otros habitantes, pero para mi asombro encuentro que se ha formado un nuevo  lugar para escribir mini relatos, y esta mi nombre? y están mis cuentos?   Me transpiran las manos y me es difícil expresar lo que ahora estoy  sintiendo,...agradecimiento...alegría de pertenecer a este lugar..... cariño por todos los  habitantes que han creado con sus juegos de palabras un sitio maravilloso.  ¿Cuál es la verdadera realidad?   ¿En la que debo estar?  ¿En la que puedo crear?     ¿Cuál es la realidad verdadera... la que nos imponen o la que creamos y nos hace  libres?                                       

5


Vicente Puchol - Relatos

              Vicente  Puchol   España  

                     

1


Vicente Puchol - Relatos

Marido por horas    “Pedro, cuarenta y siete años, parado en situación límite, se ofrece como marido por  horas, Hago la compra, recados, reparaciones, bricolaje, carpintería, electricidad,  albañilería, transportes, etc., y sólo por 14 euros la hora.”    Me van a perdonar ustedes si para empezar este artículo debo descabalgarles de  inmediato, la falsa idea que en estos momentos debe rondar en sus mentes. No, no se  trata de un anuncio de prostitución encubierta, ni podrán encontrarlo en las páginas  por palabras de cualquier periódico, eso cuesta dinero y Pedro no tiene el bolsillo para  bromas ni dispendios.  El anuncio en cuestión, cuelga de farolas y escaparates de Valencia entre las decenas  de los pegados por otros tantos paisanos sobrados de necesidades. Son anuncios de  folios rasgados a los que arrancas la tirita y te llevas a la cartera un número de teléfono  para la menor ocasión.  Pedro es un parado al que en mes y medio se le terminará el subsidio por desempleo y  como la desesperación agudiza el ingenio, un buen día echó mano del mismo y se  dedicó a ofrecer lo que sabía.  Clientas o clientes, que de todo hay en la viña del señor, no deben faltarle; y no porque  Pedro sea apuesto, cortés y considerado, que lo es, aunque eso en este instante viene  a ser lo de menos; lo importante es el mercado, si así puede llamarse a la infinidad de  mujeres y hombres entrados en la medianía de la edad que no tienen tiempo ni ganas  de efectuar las tareas del hogar, recados, hacer la compra, reparar un enchufe o  desatascar el lavabo; cada vez es mayor y la mano de obra de un marido para todo,  cada día es mas escasa.  Nuestro amigo Pedro, a quien estamos empezando a apreciar desde hace un par de  párrafos, solo tiene un pequeño problema que intenta pasar por alto, su trabajo por  anónimo: es ilegal, sumergido y fraudulento.  Con su buen oficio de marido por horas, está quitándole el pan a otro marido, que éste  sí lo es y trabaja por lo legal de fontanero, albañil, taxista, reponedor o carpintero.    Pedro no sabe, o es su nueva amiga la necesidad, la que le obliga a no saber, que su  actitud nos empieza a doler a todos.  Nuestro marido por horas no paga al erario público los impuestos de esas horas.  Nuestro marido por horas, que cada día que pasa empieza a estar más solicitado,  cobra mensualmente su subsidio del bolsillo de muchos maridos sin horas.    Y no es que este articulista y sus lectores no lo entiendan, que lo entienden; que  comprenden la imposibilidad de vivir con ochocientos euros y alimentar tres bocas  pero apreciado Pedro, si todos hiciéramos lo mismo, cada ladrillo, enchufe o cañería  que nuestras manos repararan sería un trocito de la cena que a estas horas, ya de  noche, le faltaría a un niño cuyo padre perdió el trabajo por el ingenio de nuestra más  horrenda necesidad.   

2


José Rubio - Relatos

                      José Rubio     España  

 

1


José Rubio - Relatos

  Debes volar si naciste para ello      Una vez estuve sentado en el nido de un águila. Desde allá arriba todo parecía  diminuto y se podía contemplar todo el valle, un impresionante paisaje que me llenaba  el alma. Me movía sin parar, de lado a lado, siempre con la misma sensación, inquieto.  No temía nada, sólo estaba impaciente.    Aquella soledad me gustaba, pero quería abandonar el sitio. Desnudo recibía el calor  del sol y el frío de la noche, al descubierto, viendo siempre lo mismo, ese maravilloso  mundo en plena libertad pero cautivo del tiempo y dependiente de mi última decisión.    Pronto llegó el águila y con su pico me alimentó, otra vez. Días más tarde, mi paciencia  quebró, no pude resistir más, tomé la decisión. El coraje me trajo valor y me lancé al  vacío. Entonces, el instinto colaboró como un salvador y extendí mis alas descubriendo  que, con suavidad, podía apoyarme en el mismo aire y, con su complicidad, viajar  donde quisiera.    Al principio, y por esa falta de experiencia, descuidaba mi dirección y la fuerza de los  vientos, haciéndome perder el equilibrio y desviándome del objetivo. Pero con  observación y dedicación, pude aprender y aprovechar la grandeza de la Naturaleza.    Durante años viajé y conocí muchos lugares, preciosos unos, terribles otros. El tiempo  se encargó de facilitarme la paciencia necesaria y la experiencia vivida me mostraba  con más claridad un lugar en donde reposar. Llegué a éste y construí mi nido. Sentado  sobre él, llovió y empapó mis plumas. Dejé que lo hiciera, es mi sitio. En silencio  observaba aquél precioso valle, ese maravilloso mundo. Ya no estaba inquieto, ya no  tenía prisa. Solamente esperaba el momento para traer, en mi pico, algo de comida.  Ese instante mágico con el que alimentar a los míos. 

2


La Casa de los Poetas

               

HAIKUS

 

1


Rod Ceja - Haikus

  Rod  Ceja   México  

     

1


Rod Ceja - Haikus

Ángel   Sabes? te amo,  amor prohibido, tu,  mi dulce Ángel.    

Frío   Cala los huesos,  hoy, el frió invernal,  falta tu candor.     

Mesura   Con mesura voy,  recorriendo tu cuerpo  fundidos los dos.     

Ardiente   Ardiente amor,  lujuria inaudita,  explosivo fin.     

Desenfreno   Sin desenfreno,  mi amor, sigue por ti,  ANngel del cielo.       

2


Margarita González - Haikus

                    Margarita  González   Argentina  

     

1


Margarita González - Haikus            

Gesell   Nubes que pasan.  Celeste al ver el cielo,  trinos al viento    Que maravilla  la brisa abrazándome,  mi piel que siente.    Estoy viva aquí,  los pinos meciéndose,  olas que estallan.    Cielos abiertos,  el sol sobre mi cuerpo.  Respiro, sueño.     

Crines al viento      Crines al viento,  relinchos y galopes  los caballos van.    Corriendo altivos  y libres en el tiempo  los miro pasar.     

   

2


Vicente Puchol - Haikus

                        Vicente  Puchol   España  

     

1


Vicente Puchol - Haikus

Dos lágrimas    Una expresión,  un lamento y al unísono,  quizá dos lágrimas     

Nubes   Un mar de nubes  no pretende el silencio  si no la furia   

2


La Casa de los Poetas

                Concurso San Valentín Cartas de amor febrero 2009

Cartas Premiadas

 

1

 


Francis Parado - Cartas

1.-Premio:

Francis Parado Uruguay

  Eres 

Cuando  cae  la  lluvia  y  acaricia  a  la  tierra,  la  humedece,  la  besa,  y  ella  solo  la  espera  para poder lograr el milagro. Así como la tierra que permanece árida, mientras espera  a la lluvia para que broten de ella todos los frutos, todas las flores, los ríos, los mares,  los océanos. Así somos tu y yo, así es nuestro amor. Yo solo espero a que tú llegues y  tu  mirada  me  invada  y  tu  olor  me  perfume  y  tu  piel  me  despierte  y  germinen  las  pasiones mas profundas. Porque como la lluvia, te filtras por mi piel y llegas a mis mas  profundos lugares de mi corazón que como las rocas de la tierra parece impenetrable.   Cuando el viento acaricia la copa de los árboles cada hoja, cada rama se estremece y  deja  que  él  juegue  con  ellas  y  las  haga  bailar  con  la  música  que  emerge  cuando  el  viento pasa como brisa entre ellas. Y el árbol fuerte, firme atado a sus raíces se deja  besar, se dobla hasta quebrarse porque no puede resistirse a él, que no se ve, pero se  siente tan fuerte que puede arrasarlo y elevarlo.   Tú  eres  el  viento  que  has  logrado  hacerme  vibrar  y  despertar  la  música  que  estaba  debajo de mi corteza, aunque no te vea siento tu presencia, siento como me envuelves  cada noche y me hamacas  y besas y penetras en mis sueños y revives la pasión que  había escondido en lo mas profundo de mi ser.  Eres  viento,  eres  agua  y  no  pedo  retenerte,  solo  puedo  esperar  a  que  regreses,  solo  puedo soñar que estás conmigo. Sos la savia que recorre cada espacio de mi ser, sos el  porqué de mi existir.  Te espero, te extraño, te siento dentro de mí como un fuego que espera al viento para  encenderlo  y  hacerlo  brotar  con  llamaradas  que  iluminan  el  cielo  con  sus  colores  apasionados y su calor ardiente.   Te amo, te espero como la tierra espera el agua para que la inunde y la ahogue y la  fecunde y hagas brotar mis más profundos sentimientos.  Pero no demores demasiado, porque no soy tan resistente como la tierra ni tan fuerte  como las rocas, y sin ti Vida me muero, no demores, ven, que aquí te espero. 

1


Amparo Andrés - Cartas

2.-Premio:

Amparo Andrés España

 

De amor ya no se muere    En  estos  últimos  minutos  del  día  en  los  que  dejaré  de  pensar  en  ti  por  hoy,  en  esta  hora en la que la noche avanza arrastrando sus minutos de melancolía hacia un abismo  dulce de distancia y extrañeza, impregnada de lo que se intuye entre las nubes grises  de mi vida y de la tuya, de aquello que nos une y lo que nos separa, de todas las cosas  que me gustaría trasmitirte sin palabras en nuestra próxima cita, me dejo llevar y me  sumerjo en un ensueño que te me acerque mientras escucho el suave murmullo de la  radio  en  la  habitación,  y  te  siento  en  el  recuerdo  de  una  mirada  que  me  acarició  derramando  su  calor  sobre  mí  como  un  manto  de  amor  donde  cobijo  ahora  mis  flaquezas de estar sin ti.   Si  no  te  tengo,  si  por  las  mañanas  solo  preparo  una  taza  de  café  y  apenas  basta  el  azúcar para endulzar la soledad que me ahoga por dentro, sabiéndote lejos, pero tan  cerca  que  si  cerrase  los  ojos  todavía  podría  sentir  tus  labios,  y  en  ese  recuerdo  se  fragua de repente el sentido de mi vida, mezclado entre el café que remuevo y bebo  en  esta  mañana  en  la  que  me  faltas,  y  es  entonces  cuando  entiendo  que  aunque  yo  muera por estar contigo y sentirte en mí, sé que de amor ya no se muere.    Siempre tuya. 

1


Daniel de Simone - Cartas

3.-Premio:

Daniel de Simone Brasil

Carta de amor antes de nuestro adiós    ¿De qué color es el llanto de un hombre fuera de época?  ¿Por qué la muerte elige un amante antes que otro?  ¿Por qué la frutilla es tan ácida si tiene la forma de tus senos?  ¿El día menos pensado debería emocionarme?  ¿Por qué tu pecho se llena de flores cuando la luna se recuesta en él?  ¿Cuál es el aroma de tu alegría?  ¿Por qué tus palabras se pierden en mis ojos?  ¿Por qué tus piernas se inventaron después de mi tristeza?  ¿Por qué al dormirte en la playa, el mar se olvida de las olas?  ¿Y si Neruda te viese en la ventana un domingo?  ¿Dónde se esconde el placer cuando se acerca tu distancia?  ¿Por qué mi angustia se vuelve indefensa cuando me miente tu alegría?  ¿Y si París se fuera a Gaza, igualmente me querrías?  ¿Cuando dormimos, adónde van los pecados?  ¿En la mañana, por qué Chopin se despierta contigo?  ¿Por qué los botones de tu vestido son siempre devorados por la noche?  ¿Sabe tu sonrisa roja que nació antes que la Internet?  ¿Cuando te abrazo, sabe el cielo la diferencia entre vivir y existir?  ¿Cómo anclo mi cama a tus besos?  ¿Por qué tus senos se ríen en invierno?   ¿Por qué al oír tus pasos, las utopías salen del armario?  ¿Cómo preguntarle a mi deseo si aún hay miedos en la casa?  ¿Alguna poesía vino a agradecerte?  ¿Los pétalos de la violencia acabada, saben correr por tu sangre?  ¿Nunca te dije que mi amor es algo así como parir en días de milagros?  ¿Por qué las estrellas gritan su soledad cuando tu piel se sube a la mía?  ¿Por qué amarte es la única forma de inocencia que me queda?  ¿Por qué te vas cuando mi voz llena de cartas el cielo? 

1


Agradecimiento   Desde  aquí  queremos  agradecer  a  todo  el  Equipo  de  moderación, así como a los colaboradores y poetas que han  hecho posible la elaboración de esta revista con su trabajo y  aportes  para  que  todos  podamos  disfrutarla  y  os  invito  a  mejorarla con ideas que se nos ocurran y secciones nuevas.    Estamos  a  su  disposición  para  cualquier  consulta  o  sugerencia que deseen hacer en los siguientes mails:    lospoetasylasletras@gmail.com    lacasadepoetas@gmail.com    Muchas gracias a todos.    Amparo Andrés   


LOS POETAS Y LAS LETRAS  

La revista mensual de "La Casa de los Poetas" numero 01 Marzo del 2009

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you