Page 1

Universidad Centroamericana Dr. José Simeón Cañas

Ciudad Basura

Catedrática: Lorena Saavedra

Alumnos: Ana María Gamba González

00402309

Daisy Michelle Molina Ramírez

00034711

Leonardo Javier Palacios Alvarado

00075611

Antiguo Cuscatlán, Viernes 6 de julio del 2012


Abstract No le ha pasado a usted que va en su carro y pasa por ciertas zonas donde un asqueroso aroma a podredumbre llega a su nariz. O es participe del espectáculo de ver a un conciudadano lanzar deliberadamente su basura al suelo. O va caminando por la calle y piza un chicle o patea un envase de jugo. Todos estos eventos son consecuencia de nuestra cultura y al parecer nos hemos puesto la meta de convertir la nación en un basurero. Es evidente el mal manejo de los desechos sólidos en nuestro país y más específicamente en San Salvador. Pero los pobladores no son los únicos protagonistas, ya que el gobierno, el regulador de nuestras actividades, no parece priorizar este tema, y a pesar de que actualmente carece de los recursos suficientes para contrarrestarlo tampoco busca la forma de solucionarlo. La problemática del aumento poblacional, al igual que el aumento del consumo, por ende de desechos, ha ido agravando poco a poco esta condición. Llegando al punto que ahora la basura parece una característica típica de las calles de El Salvador.

1


Ciudad Basura

¿Cuál es la primera impresión que da San Salvador, además de las interminables trabazones a hora pico, la gente colgada de los buses a punto de salir volando ellos y las paredes utilizadas como lienzos por vándalos con ínfulas de artistas? ¡Basura! Regueros de basura en todas las esquinas, en medio de la calle, en la entrada de las casas, incluso al lado de pequeños comedores. Verdaderamente San Salvador tiene un grave problema con el manejo de desechos sólidos. Para entender mejor la situación, veámosla a través de una lupa y visitemos sus calles y avenidas por primera vez. Empecemos en el centro de la capital. ¡Qué combinación más exquisita de olores! En la misma cuadra a un lado de la Catedral Metropolitana, un hedor a fruta descompuesta; un par de pasos más este se confunde con un fuerte olor a orines, irónicamente en el lugar que dice “No orine aquí”. Y este último se ve opacado un poco más adelante por la carne asada de un chalet. Ahora nos disponemos a visitar las colonias y residenciales, donde vive la mayor parte de la población. ¡Qué espectáculo! Las aceras son un territorio minado de chicles y excremento. Lo que más abunda después del claxon de los carros y el humo de los buses, son los empaques de comida rápida, bolsas de agua, desechables (platos, vasos), envoltorios de galletas y cajas de jugos en las cunetas. Luego en invierno se quejan de que los tragantes no dan abasto. ¿Cómo van a funcionar correctamente si están tapados con la bolsa de elotitos con chile que se comió hace un mes? ¿Sera entonces que la culpa es totalmente del gobierno? ¿O usted también es responsable?

Cultura de la Basura Los salvadoreños son conocidos como personas felices, gente agradable; una sociedad que a pesar de los problemas de violencia y pobreza siempre tiene una sonrisa para el de al lado. Sin embargo, también son conocidos por tener una cultura que no enorgullece a nuestro país. La cultura salvadoreña se ve reflejada cuando vemos a alguien que prefiere tirar los envoltorios en la calle que buscar un depósito de basura para colocarlo ahí. Lastimosamente hay lugares que están “adornados” desde bolsas de agua en las cunetas hasta zapatos colgados en los cables eléctricos.

2


Es asombroso, observar por las calles a las personas que día a día se encargan de ensuciar la ciudad, la forma en que desechan todos los productos consumidos, ya sean cáscaras de naranja, bolsas de mango, colillas de cigarro, incluso pañales y otras porquerías. Uno de los mayores problemas de nuestra sociedad consumista son los residuos. Ciertamente la mejor alternativa seria evitar absolutamente la generación de basura, pero esta alternativa es imposible en la práctica cuando analizamos que la mayor parte de los residuos no se puede aprovechar económica o ecológicamente. Es por eso que se vuelve más que una necesidad manejar y aprovechar de la mejor manera los desechos. No es solo trabajo de las industrias y el gobierno preocuparse por esta situación; es también responsabilidad

de cada uno de los

habitantes. No hay que mirar como si los demás son los culpables, examine su grado de responsabilidad. ¿De dónde vienen tantos desechos? Pensemos ahora en lo que consume un habitante al día. En la mañana el delicioso desayuno típico: plátano frito, huevos, fríjoles, crema, queso, pan con mantequilla, las pupusas. ¿Qué basura genera eso? La cáscara del plátano y de los huevos, la bolsa del pan, la bolsa de papel de la “Maseca” y de la mantequilla, el aceite usado. Luego exploremos un buen almuerzo salvadoreño: carne, arroz, tortillas, ensalada, fresco, pollo. Eso produce pocos desechos, solo los huesos de los respectivos animales, las bolsas de supermercado en donde cargamos los alimentos a la casa, la envoltura de aluminio del fresco y los restos que no nos comemos. Y ahora la cena: pupusas. ¡Las pupusas no generan tanta basura! Simplemente el papel bolsa de la “Maseca”, el “papel pupusa” de envoltura, el aceite usado, la envoltura del queso y la envoltura del loroco. Y entre comidas: la envoltura del chicle, el chicle que se pega debajo de la mesa, o se escupe sobre la acera, el palito del bombón, la bolsita de los platanitos fritos ahogados en chile sal y limón, bolsas y botellas de agua, latas de CocaCola y las decenas de bolsas de supermercado. Ahora exploremos su ritual higiénico. Empieza en la madrugada bañándose en un estado somnoliento. En una ducha de 15 minutos en la que gasta 150 Litros de agua, es decir 5 garrafones de agua todos los días. Usa jabón, shampoo, acondicionador, cremas, perfumes, desodorantes, crema dental, seda dental. Durante el día no puede faltar el alcohol gel portátil, esos que vienen en recipientes minúsculos y que se cuelga en la cartera. Se acaban más rápido que el tiempo que le toma una bacteria crear una colonia en sus manos.

3


No podemos dejar de lado todos los pañales de bebe al día. Si no ha tenido la dicha de criar a un hijo, sinceramente, es una mini fábrica de generar excrementos. Y usamos pañales desechables por el asco que nos provoca tener que lavar unos de tela. Los pañales son de las necesidades más caras. Un paquete de 14 cuesta unos $7. Lo malo es que los bebes los usan rápidamente. Las mujeres en sus ansias por verte bonitas también gastan en hisopos, algodón, quita esmalte, pinta uñas, maquillaje. Y obviamente sus necesidades, como toallas higiénicas. Su cuerpo es un templo y unas de las necesidades básicas es mantenerlo limpio. Pensemos ahora todas las demás cosas en su vida que no son tan desechables pero que ocupan un espacio y que eventualmente se tiene que deshacer de ellas. Las computadoras que ahora solo le duran dos años igual que los celulares, el lector VHS, DVD, Bluray. Las consolas de juegos de video de los niños, las “Barbies” de las niñas. La ropa que cambia según la nueva colección de su marca de ropa preferida. Llegará el día en el cual se tiene que deshacer de todo esto para remplazarlo. La razón por la cual generamos tantos desechos no es porque seamos pobres, ricos, gordos, flacos. Es porque consumimos. Porque tenemos el anhelo de vivir como viven en los países desarrollados, donde no solo tienen la mejor tecnología sino los mejores salarios. Algunos de los productos mencionados no los usamos tanto. No todos los días se termina un tarro de shampoo. Pero cuando se multiplica poco, sin importar lo poco que sea, por un número grande, siempre obtenemos un resultado sorprendente. ¿Al final del día cuánta basura cree que generó un habitante? Pues nada más y nada menos que un kilo. No es mucho. Multiplique esto por los 1 567 156 habitantes que están en San Salvador y obtenemos la respetuosa cifra de 1 567 156 kg de basura al día. Ahora multiplique esto por 365 días al año, dando como resultado 572 011 940 kg de desechos al año. Si aún no percibe muy bien esta cifra, utilicemos unidades “Manyula”. Manyula en su máximo esplendor llegó a pesar 3 900 kg. Es decir que cada día se producen 301 Manyulas de basura y por año son 146 670 Manyulas de basura. Solo en San Salvador. Por otra parte, miremos como se deshacen de los desechos. ¿Usualmente que hacemos? Cuando estamos caminando en la calle, lo descartamos discretamente sobre la acera, o apuntando hacia un desagüe. Si no somos tan incultos, lo ponemos en el bolsillo y buscamos un basurero en alguna esquina. Se reconoce el basurero primero por su fuerte aroma y segundo porque es un cilindro metálico oxidado debajo de un montículo de porquería donde andan husmeando perros 4


callejeros, moscas y creaturas invisibles como estafilococos y salmonella. Esto es si tiene suerte. Porque la mayor parte del tiempo, ni encontramos ese pedazo de metal sosteniendo todo. Solo vemos un rincón mugroso embellecido con desechos y perfumado con orines. ¿La razón? Un vicio colectivo de mantener San Salvador como un lugar de desorden, suciedad e inseguridad. Siempre estamos a la espera que “alguien lo recoja” delegando que “ese es su trabajo”. ¡Dios ampare a los señores que se encargan de limpiar las calles y a las señoritas de aseo de que pierdan su trabajo por falta de suciedad por limpiar! Es insólita e inconcebible, una ciudad de orden, limpieza y seguridad. Por eso nos empeñamos en mantener la ciudad en condiciones insalubres. Esto sucede porque “no existen en las calles, ni en las zonas peatonales ni en los parques, recipientes instalados en lugares estratégicos para depositar la basura que la mayoría de peatones acostumbra lanzar al suelo.”[3] Lo fácil y rápido es entonces tirarlo al piso. Otro argumento es el “¿De qué sirve limpiarlo si igual se va a volver a ensuciar?”. Esta doctrina me parece particularmente graciosa. Para la cual una pregunta similar sirve para entender el chiste. ¿De qué sirve bañarse si igual vuelve a sudar? ¿De qué sirve limpiarse cuando se va al baño si igual se vuelve uno a ensuciar? Mirado de un punto de vista histórico, San Salvador fue fundada desde 1524. Solo hasta el principio del siglo XX, empezó su mayor desarrollo gracias a las exportaciones de café. Es decir por casi 4 siglos, San Salvador estaba constituido de barrancos, veredas, cafetales. En este tipo de entorno, el manejo de basura a nivel municipal es mínimo. Durante este tiempo los desechos no eran plásticos, quizás algunos vidrios, pero la mayoría es biodegradable. Fácilmente se descartaba sobre un cultivo solitario y no había problema, porque se lo come la tierra. Pero el desarrollo de la ciudad se acelera en el siglo XX, y las costumbres lastimosamente no evolucionan tan rápido.

De un punto de vista actual el problema de la basura es el menor de los problemas de San Salvador. Según la encuesta realizado por la universidad Francisco Gaviria sobre “Etica, Creencias Y Valores de los Salvadoreños”. Se encontró que entre las actitudes negativas en la realidad cotidiana salvadoreña hay: primero “irrespeto a las leyes con un 31.8%, el desorden 18.9% y finalmente tirar la basura en cualquier lado con un 13.1%”. Además en un informe del BID, San Salvador es la cuarta ciudad más peligrosa del mundo, desde el punto de vista de la tasa de homicidios diarios. Definitivamente nuestra prioridad no es mantener la ciudad limpia, si no evitar ser asaltado y mantenerse con vida. 5


Figura 1: Caricatura del Comportamiento frente a la basura. [10] 6


Política de Bazofia Ahora entremos en materia gubernamental. El gobierno no tiene la capacidad necesaria para manejar los desechos sólidos producidos en San Salvador. Esto se debe a la falta de recursos económicos, y la falta de interés por parte de la cúpula que únicamente encuentran atractivos temas relacionado con la delincuencia y su respectivo aumento salarial. El sistema de recolección de desechos no es suficiente. Según estadísticas del MARN (Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales) para el año 2010 se producían 53,537 toneladas de basura al mes en el área metropolitana. De las cuales únicamente se recolectan 37,350 toneladas es decir el 69% [1]. Semanalmente los camiones de aseo pasan 3 veces recolectando desechos en los municipios centrales como San Salvador. Pero siempre quedan aquellos especialmente lo de la periferia que no cuentan con este servicio regularmente o por la lejanía en que se encuentran no tienen la cobertura. Es en estos casos donde se crean los botaderos clandestinos. El problema de desechos se agrava en los municipios de la periferia. En lugares como Apopa, Soyapango y Mejicanos que en los últimos años han registrado un notorio aumento poblacional, lo que involucra un aumento en el consumo y sus remanentes. Además de Santo Tomas, Santiago Texacuangos, Quezaltepeque y Nejapa que por su lejanía han tenido serios problemas de recolección. En estos municipios incipientes no se ha planificado en correcto manejo de la basura. En consecuencia aunque su consumo no es en las mismas proporciones que un individuo de San Salvador, sus desechos están siendo más dañinos por no contar con infraestructuras y saneamiento básico que permitan un manejo sistemático y sostenible en el tiempo [2]. Los rellenos sanitarios no dan abasto con la cantidad de basura producida. Según MARN existen en todo el país 14 rellenos sanitarios de los cuales únicamente 5 cumplen con las condiciones sanitarias adecuadas [3]. Diariamente se producen en San Salvador 3,400 toneladas de desechos al día y el relleno de Nejapa únicamente tiene capacidad para 2,000 toneladas. No es necesario ser un experto en matemática para darse cuenta que los números no concuerdan. Actualmente hay aproximadamente 150 botaderos clandestinos en el país. La reducción de estos botaderos clandestinos nos conviene a todos ya que estos botaderos generan gases que

7


contaminan la capa de ozono provocando las lluvias acidas también causan daños en los suelos contaminando así los mantos acuíferos subterráneos. El Manejo Integral de Desechos en El Salvador (MIDES) ha convertido esta actividad en un monopolio. Ya que prácticamente es la única organización que vela por el manejo de los desechos en El Salvador. Esto no debería ser así, tienen que surgir organizaciones que también se dediquen a ordenar los respectivos municipios que todavía no tienen rellenos sanitarios. Esta organización o sociedad, como ellos suelen llamarse, tienen menos de 20 años de existencia. Es una organización de cierta manera nueva y se esperaría que también surjan muchas más que ayuden a que El Salvador reduzca este problema. Es tan desolador visitar estos rellenos sanitarios al aire libre. Con dunas y dunas de porquería. Y en ese funesto paisaje ver a un niño caminando descalzo en busca de algún tesoro. Sin mencionar que a unos pocos kilómetros se encuentran las viviendas de un gran número de personas que viven en esa zona, por ejemplo los pobladores de Nejapa que día a día ven camiones de aseo pasar. Y un capitalino como se escandaliza por cruzarse con uno de ellos por el mal olor que despide o la trabazón que provoca. En efecto el trabajo de los recolectores de basura y barrenderos debería ser el mejor remunerado. Ya que arriesgan su salud por tanto contacto con podredumbre. Si nosotros incluso vemos desagradable el hecho de amarrar las bolsas que se encuentran en el basurero de la cocina, ya no digamos los papeles del baño. Como se sentirán aquellos que recogen los desechos de más de 1,000 personas y que para colmo han sido regadas por los perros. Al final de la jornada únicamente reciben el salario mínimo. Todos los meses, adjunto al recibo de la luz viene los impuestos de la alcaldía. El cual se detalla de la siguiente manera: aseo $3.23, alumbrado público $3.00, disposición final de desechos sólidos $1.35 y Contribución especial (Parques) $0.71. Dando un total de $8.29. No es difícil imaginar que el total de estos tributos se vaya a las “contribuciones especiales”. Ya que lo único que ha mejorado con el aumento de nuestros impuestos son las plazas y parques. Muestra de ello es la gran remodelación hecha al Salvador del Mundo, el famoso parque bicentenario, las fuentes Beethoven, entre otros. Aunque no se niega el esfuerzo concentrado en embellecer la capital, únicamente trata el exterior del problema, no la raíz.

8


Todos estaríamos dispuestos a pagar un poco más para garantizar el futuro de nuestros hijos. Ya que disfrutaríamos directamente de beneficios, no como el impuesto de guerra que siguen cargando a la gasolina. Si supiéramos y viéramos con nuestros propios ojos que se están haciendo las cosas, así como vemos un parque remodelado porque no ver, un relleno sanitario remodelado. O la creación de algún ministerio que vele por el reciclaje y lo trasmita a toda la comunidad en especial en las escuelas y colegios. Y lo que resulta más indignante es que el gobierno acepta que hay un problema, le busca una solución y no hace nada para ponerla en práctica. En respuesta a esta problemática se han creado “El Programa Nacional para el Manejo Integral de los Desechos Sólidos” [3], fechado el 20 de mayo del 2010. El cual plantea la situación actual mediante un estudio de las condiciones de los rellenos sanitarios contra la demanda poblacional. Y crea una solución viable para la reestructuración del sistema de manejos, desde la creación de la unidad de desechos sólidos y comisiones respectivas, a la adecuación y rediseño de centros de desechos como la ampliación de los rellenos existentes y la apertura de mas cámaras de tratamiento y disposición final (Compostaje). Aquí muestran presupuestos para las construcciones sin dejar a un lado los programas educativos. Inclusive presentan mecanismos de financiamiento. ¡Y no hacen nada! Ya han pasado 2 años de esas propuestas y todavía no se ve claro el camino para su realización. ¿Por qué el tema medio ambiental nunca está en la agenda de la sesión plenaria? ¿Sera que los diputados en sus humildes casas hechas en lo más alto de las faldas del boquerón no alcanzan a ver la problemática y consecuencias que estos temas traerá en el futuro? Siempre se preocupan por problemas superficiales como los mareros y no alcanzan a visualizar los problemas vitales como la falta de agua pura, la contaminación de los mantos acuíferos o el manejo de desechos.

Ciudad Basura En conclusión para solucionar el problema, se requiere primero entender su fuente. Hay basura porque consumimos. Consumimos porque es necesario. Sin embargo consumimos como en países desarrollados, pero vivimos en un país en vía de desarrollo. Aquí no se manejan los desechos como en los países desarrollados. Es por eso que no se trata de eliminar nuestro consumo si no de tener un consumo inteligente. Es muy probable que en este momento nos preguntemos: ¿De qué nos sirve tratar de convencer a las personas que no tiren basura en la calle? ¿No es problema ya considerado como un caso 9


perdido? Si tomamos el punto de vista en el cual este problema es algo irreparable, seguiremos cayendo en este abismo hacia una sociedad más reprobable. Por otro lado, si tomamos el punto de vista en el cual se considera la problemática como una situación con margen para mejorar, potenciar, aumentar el crecimiento del país. El turismo tendría más participación en el desarrollo de El Salvador, se reduciría el porcentaje de aguas y tierras contaminadas mejorando así la salud del medio ambiente y de las personas. En adición San Salvador tiene problemas más graves como en de la seguridad. Lo que se vuelve una prioridad para la alcaldía. Pero solo porque el problema de los desechos no es prioridad, no significa que se deba ignorar. Siempre se alega que hay mayores problemas. Pero solo es un pretexto para no tratar de cambiar lo que se puede. Se le invita entonces a hacer lo que sea capaz para contribuir, por lo menos un poco. Por lo anterior se plantea solucionar el problema de manera conjunta tanto el gobierno y las alcaldías, para planificar, organizar y controlar; como los ciudadanos, para monitorear, evaluar y participar en los eventos de recolección y reciclaje; y microempresa, que operen y den mantenimiento a los procesos para una optimización de recursos. De no hacer nada y seguir así, en el futuro va a ser necesario cambiar el nombre de San Salvador a Ciudad Basura; cambiar nuestra ave nacional por el Coragyps atratus o Zopilote Negro; ya no enviar postales con el Salvador del Mundo, enviarlas con imágenes de dunas de basura descompuesta a la luz de la luna; y olvidarnos del dulce aroma de las flores o el aire limpio.

Nota al Lector ¿Qué se puede hacer para que las personas cambien la costumbre de transformar El Salvador en un basurero gigante? La práctica individual es parte fundamental de este cambio que se pretende inculcar a la sociedad salvadoreña. Cuando hablamos de esta práctica individual nos referimos a que se tiene que utilizar correctamente bien los basureros, y tratar al máximo no tirar la basura en la calle o en zonas verdes. Es conveniente mencionar la siguiente frase que se aplica muy acertadamente a este caso “las buenas costumbres son construidas a partir de pequeños sacrificios”. El reciclaje, una alternativa más para erradicar esta situación, una de las soluciones para amortiguar la carga sobre el medio ambiente. Es volver a usar lo usado, transformando los residuos orgánicos en un producto útil por medio del compostaje. 10


Se podría recolectar los desechos; la utilización de productos reciclados disminuye el consumo excesivo de los combustibles fósiles reduciendo la generación del CO2 (dióxido de carbono: gas que contamina la capa de ozono), disminuye el consumo de energía, puede generar muchos empleos. Un buen proceso de reciclaje es capaz de generar ingresos. Hay organizaciones no gubernamentales que se encargan de hacer un cambio ambiental. Por ejemplo, el sistema FABER-AMBRA® (México) es un método ecológico y de bajo costo con el cual se reduce la cantidad de residuos, a través de la creación de vertederos organizados y borrar del mapa los botaderos clandestinos. En nuestro país beneficiaria en gran manera para la conservación del medio ambiente. Ahora, el gobierno también tiene que tener un rol importante ya que ellos son los encargados y responsables de transformar el esfuerzo de unos cuantos individuos en un movimiento nacional y que el cambio se dé en gran escala. La acción más simple sería colocar la mayor cantidad de basureros que sean divididos por categorías, orgánicos o inorgánicos, plásticos o latas, papel o vidrio. Ya que a final de cuentas lo que se busca es reducir la cantidad de basura en el país y poder de alguna manera darle utilidad a esa basura. Aumentar la conciencia pública sobre los problemas de los residuos a través de la publicidad no necesariamente tiene que ser únicamente en los medios de comunicación por medio de anuncios televisivos o en radio, sino también puede ser a través de las redes sociales. Actualmente las redes sociales juegan un papel importante en la sociedad y sería una gran herramienta para poder difundir los objetivos que se plantean para poder solucionar el problema de los desechos. La lombricultura. Por más grotesco que se escuche las lombrices son magníficas aliadas. Escurridizas, rojas y portadoras de nutrientes, las lombrices, cavan la tierra y comen las partículas vegetales o animales en descomposición para convertirlas en humus, el cual hace más fértil los suelos desgastados. La lombricultura es una biotecnología que consiste en criar a una especie domesticada de lombriz (la lombriz roja californiana) para utilizarla como herramienta de trabajo, a través de la cual se obtiene humus de lombriz o lombrihumus, carne y harina de lombriz. En el país es utilizada por granjeros, agricultores, ganaderos, horticultores, floricultores, y avicultores, con el fin de obtener frutos más ricos en proteínas, saludables y orgánicos. Esta interesante “tecnología verde” permite mejorar la producción agrícola. 11


Ante el deterioro de nuestros suelos, provocado en mayor parte por los desechos de la población y por la contaminación y el uso de abonos artificiales, la lombricultura se convierte en una magnífica alternativa para contrarrestar la tierra degradada y mejorar la calidad de los productos animales y vegetales. Además, la lombricultura es una actividad rentable, ya que los beneficios que se obtienen de ella se pueden vender y revender. De igual forma, los ganaderos o agricultores venden estos productos a los mismos precios. Pero también, los agropecuarios pueden vender lombrices y humus. Esta actividad agropecuaria brinda una respuesta simple, económica al problema ambiental, pues a través del lombrihumus producido por la lombriz se restauran tierras que han sido devastadas por la erosión hasta cierto punto crónica producida por ciertas explotaciones agrícolas, y el uso continuo de fertilizantes artificiales. La lombricultura es un caso muy interesante de reciclaje, ya que tiene un valor ecológico gracias al reciclaje de la basura orgánica y desperdicios industriales como cachaza de caña, pulpa de café, y cáscaras de frutas. También se recicla excremento de bovino, ovino, caprino y conejo. No así el estiércol de aves, cerdos y terneros, que puede matar a las lombrices. La lombricultura es un negocio rentable, ya que no requiere grandes inversiones, espacios, infraestructura ni mucho tiempo. Es el medio más rápido y eficiente para la recuperación de suelos de las zonas rurales de nuestro país. Sin embargo, aunque se suele ignorar este proceso porque se piensa que únicamente beneficiaria al sector rural, productor de cualquier tipo de carnes y vegetales, esta actividad beneficia la calidad de los productos que todos consumimos. Muy simple, a mayor calidad de productos, mayor consumo, mayor exportación, menos contaminación de los suelos, menos enfermedades, y únicamente implementando este recurso que para muchos es desconocido. El Salvador tiene 262 municipios solo el 32% (85 municipios) tiene rellenos sanitarios, y sólo 5 botaderos son a gran escala. Según el Ministerio del Medio Ambiente con 14 botaderos de basura que ya hay en el país no se puede atender el cien por ciento de esta. El gobierno también señala que ahora muchos municipios pequeños tendrán soluciones, ya que, se presentaron para estos municipios modelos a baja escala de botaderos. El problema es que la mayoría de estos rellenos autorizados no llenan los requisitos medioambientales. No solo deben ser soluciones nacionales si no sustentables. No logran 12


sustentar la gran cantidad de desechos que son producidos diariamente, los esfuerzos son muy pocos en comparación a la cantidad de basura en el país. La solución sería aumentar el porcentaje de rellenos a nivel de municipios incrementarlo por lo menos a más del 50%, y ¿por qué no?, convertirlos en una fuente de energía usando el metano. De ese modo se podrían “matar dos pájaros en un solo tiro” ya que de esa manera no sólo se aprovechan los desechos para generar energía eléctrica sino también se reduce la cantidad de gases invernaderos que estos desechos producen, como es el caso del metano que al ser incinerado o quemado se puede producir energía eléctrica. Otra manera de aprovechar los desechos es con la producción de biogás. En una industria bien organizada, cualquier excipiente o desecho orgánico que se produce se usa. Ya sea para alimentar ganado, o para quemar. De hecho, según el SIGET 2.9% de la generación de energía eléctrica total en el país es a partir de biomasa. Sin embargo solo en la industria se aprovechan los desechos. Por ejemplo en los Ingenios Azucareros en tiempo de zafra se quema el bagazo. ¿Porque en las industrias y no en la ciudad? Simplemente es por el hecho de que en las industrias, es necesario aprovechar los recursos, para maximizar la producción. Si bien la ciudad y una industria no son comparables, es necesario contemplar soluciones para el problema de los desechos sólidos en San Salvador. La producción de gas metano o biogás es uno de ellos. El biogás es un compuesto orgánico que se emplea para la producción energía. Para producir biogás, se recolectan los desechos orgánicos y se ponen en una cámara llamada biodigestor. En el biodigestor, como su nombre lo indica, van a ser digeridos. De esto se encargan bacterias en condiciones anaeróbicas. Las bacterias les gustan los desechos orgánicos. De hecho, para ellas no son desechos, son comida. Cuando ellas se los comen, los procesan y expulsan una mezcla de dióxido de carbono, metano y sulfuro de hidrógeno. De este gas, el metano es el que se puede quemar para producir energía. Un dato interesante es que el sulfuro de hidrógeno contenido en el biogás es el responsable del olor a flatulencia de producen las quebradas. Ahí las bacterias ya están haciendo este proceso pero los humanos no lo aprovechamos. Puede que le de asco cocinar su comida en biogás. Pero recuerde que el alcohol, la cerveza sigue el mismo proceso. La levadura digiere el mosto para producir alcohol.

13


El proceso de producción de biogás ya se está aplicando en la industria local e internacional. “En California, la prestigiosa empresa alemana BMW genera un 25% del total de su carga eléctrica a través del gas metano generado por un relleno sanitario cerca de sus plantas ensambladoras.” En San Salvador 58% de la basura que se produce es orgánica. [3] Esto significa que de los 1 567 156 kg de basura que se producen al día, 908950 kg son aprovechables para producir biogás. De hecho, la Fundación para la Innovación Tecnológica Agropecuaria (FIAGRO) vende biodigestores industriales, de capacidad de hasta 500 m3. Por lo tanto tenemos los recursos, es decir, la basura , el biodigestor se puede comprar , solo hace falta el dinero y la voluntad.

Los diferentes usos del biogás están repartidos en la siguiente figura:

Figura 2: Usos en la casa del biogás [2]

14


La producción del biogás tiene una desventaja. Es lenta. Hay que dejar que las bacterias hagan su trabajo aproximadamente por 30 a 40 días, para extraer todo el biogás. Además los costos iniciales como la construcción del biodigestor son altos. Sin embargo sus ventajas a largo plazo son mucho más importantes. Primero, al controlar la fermentación de los desechos, se elimina la acumulación de estos a la intemperie evitando la proliferación de moscas, mosquitos, otros insectos y roedores portadores de peligrosas enfermedades. Por otro lado el desecho tras la fermentación contiene ácidos húmicos, lo mismo que se producen con compostaje. Por último la producción de biogás que se usa para producir energía.

Las razones por las cuales no se emplea este proceso son variadas. Primero a corto plazo sigue siendo más barato solo depositar la basura en los rellenos sanitarios. Segundo ya se hace a nivel industrial y municipal, pero la capital es más grande. Para poder hacerlo a nivel capitalino, se requeriría mucho trabajo y dinero. Por otro lado los políticos no son ingenieros y los ingenieros no son políticos. Es decir los que saben, no tienen el poder de hacerlo y los que tienen el poder de hacerlo no saben o simplemente no quieren.

Referencias [1] “MARN presenta Guías para el manejo de los desechos sólidos y centros de acopio de llantas.” [EnLínea]. Disponible en: http://www.marn.gob.sv/index.php?option=com_content&view=article &id=1317: marn-presenta-guias-para-el-manejo-de-los-desechos-solidos-y-centros-de-acopio-dellantas&catid=1:noticias-ciudadano&Itemid=227. [Visto el: 16-Jun-2012]. [2] “Generando Energía de los desechos sólidos municipales.” [En línea]. Disponible en: http://www.fiagro.org/index.php?option=com_content&view=article&id=1406&catid=54&Itemid= 1. [Visto el: 16-Jun-2012]. [3] “EL PROBLEMA DE LA BASURA EN EL AREA METROPOLITANA DE SAN SALVADOR.” [En línea]. Disponible en: http://www.ufg.edu.sv/ufg/theorethikos/enero2001/cientifico02.htm. [Visitado el: 22-Jun-2012]. [4]”Estadísticas sobre los Desechos Sólidos en El Salvador para el año 2010” [En línea]. Disponible en:http://www.opinandoenelsalvador.com/wp-content/uploads/2009/06/estadisticasdesechos solidoselsalvador2010.pdf. [Visitado el: 02-Jul-2012]

15


[5] “Gestión local de los desechos sólidos en la región metropolitana de San Salvador” Por Prisma Programa Salvadoreño de Investigación sobre Desarrollo y Medio Ambiente [En línea]. Disponible en http://www.prisma.org.sv/uploads/media/prisma27.pdf. [Visitado el: 02-jun-2012] [6] “Aprovechamiento de Residuos Orgánicos para la Producción de Biogás en Colegio TécnicoRural. Escuela No 4-035 Julia Silva de Cejas. - IMD. Institutos Multidisciplinarios.” [En línea]. Disponible en: http://www.imd.uncu.edu.ar/paginas/index/aprovechamiento-de-residuosorganicos-para-la-produccion-de-biogas-en-colegio-tecnico-rural-escuela-n-4-035-julia-silva-decejas. [Visitado: 20-Jun-2012]. [7] Ing. M.Sc. Fernando S. Gonzáles Huiman , “MEDIO AMBIENTE Y DESARROLLO SOSTENIBLE: CONTAMINACIÓN POR FERTILIZANTES: ‘Un serio problema ambiental’.”[En línea]. Disponible en: http://fgonzalesh.blogspot.com/2011/01/contaminacion-por-fertilizantes-un.html. [Visitado el: 17-Jun-2012]. [8] “Residuos organicos e inorganicos.” [En línea]. Disponible en: http://www.mantra.com.ar/contecologia/organicoseinorganicos.html. [Visitado el: 24-Jun-2012]. “Gestión integral.” [En línea]. Disponible en: http://www.marn.gob.sv/index.php?option=com_content&view=article&id=142&Itemid=168. [Visto él: 20-Jun-2012]. [9] Xavier Elías Castells “Reciclaje de residuos industriales”, Ediciones Díaz Santos, Madrid España(2000) [10]“CONOCIENDO AL SALVADOREÑO . LA BASURA. | Tierra de Miseria y Leyendas.” [En línea]. Disponible en: http://www.martinkayser.com/tierrademiseriayleyendas/2012/02/23/conociendoal-salvadoreno-la-basura/. [Visto el: 03-Jul-2012]. [11] MINISTERIO DE ECONOMÍA DIRECCIÓN GENERAL DE ESTADÍSTICA Y CENSOS,”VI Censo de población y V censo de vivienda 2007” Encontrado en: http://www.censos.gob.sv/util/datos/Resultados%20VI%20Censo%20de%20Poblaci%F3n%20V%2 0de%20Vivienda%202007.pdf [Consultado: 31-junio-2012]

16

Ciudad Basura  

Una breve discusión sobre por qué San Salvador, como América Latina, está tan lleno de basura. Ensayo escrito por Ana Gamba, Daisy Molina y...