Page 1


La movilización de pacientes es un acto profesional, de los más frecuentes en el medio hospitalario, que requiere un aprendizaje de la técnica y un entrenamiento repetido, para adquirir hábitos correctos.


La movilizaci贸n debe estar dirigida a educar al paciente en la reinstauraci贸n del movimiento, para evitar los efectos perjudiciales de la inmovilidad.


 Motivar al enfermo para

conseguir su máxima colaboración.  Nunca escoger un movimiento que invalide al enfermo.


 Escoger y clasificar los

movimientos.  Tener en cuenta el estado del enfermo, los medios de que disponemos y las características antropométricas de quien realiza los movimientos.


 Para el enfermo.

- Mejora física. - Mejora psicológica. - Más autonomía.  Para el cuidador.

- Evitar dolores de espalda. - Economizar energía. - Dar mayor autonomía y capacidad de trabajo.


Las posiciones más frecuentes para facilitar la exploración, el tratamiento y la prevención de lesiones: - Decúbito supino. - Decúbito prono. - Decúbito lateral. - Posición de Fowler.


Se emplean para facilitar la exploraci贸n del paciente, su tratamiento, la prevenci贸n de lesiones por inmovilidad, y su comodidad cuando esta encamado.


ď‚—

Se emplea: - Exploraciones medicas. - Post-operatorios. - Cambios posturales.


ď‚—

Se emplea: - Pacientes operados de la zona dorsal. - Exploraciones. - Cambios posturales.


Se emplea: - En técnicas, como la administración de enemas, higiene o masajes. - Cambios posturales.


ď‚— Se emplea:

- En pacientes con problemas cardiacos o respiratorios - Para facilitar actividades como comer, leer, lavarse los dientes.. - Cambios posturales.


Se emplea: - Técnicas enfermeras, como administración de enemas, sondajes rectales. - En pacientes inconscientes. - Cambios posturales.


Se emplea: - Tratamiento quirúrgico de órganos pelvianos. - Lipotimias, u otras situaciones que requieran un buen aporte sanguíneo cerebral.


ď‚—

Es una posiciĂłn similar a la anterior, con la diferencia de que la cabeza permanece mĂĄs elevada que los pies.


ď‚—

Se emplea: - En pacientes con problemas respiratorios, hernia de hiato. - En intervenciones quirĂşrgicas (bocio).


 Se emplea:

- En exploraciones e intervenciones ginecológicas. - Partos. - Técnicas de enfermería (lavados genitales, sondaje vesical …)


 Se emplea:

- En exploraciones. - En intervenciones quirúrgicas. - Lavado de cabeza …


Se emplea: - En exploraciones rectales. - En esta posición, así como en la ginecológica debe prestarse especial atención al paciente para evitar su malestar.


 En estado de normalidad las personas

cambiamos de postura espontáneamente durante el sueño, en respuesta a la presión que se ejerce en zonas de apoyo.


 Las zonas más expuestas a sufrir una úlcera

son principalmente sobresalientes óseos como el sacro, las escápulas, rodillas, talones...  La presión local por un apoyo continuado deja estas zonas sin aporte sanguíneo dando lugar a la úlcera.


Estas úlceras deterioran considerablemente el estado general del paciente, y son difíciles de tratar, por lo que lo más efectivo será evitar su aparición.


ď‚—

Este tratamiento preventivo consiste en un tratamiento postural, consistente en mantener el cuerpo bien alineado y realizar cambios posturales frecuentes.


 Los cambios posturales permiten a

personas inmovilizadas evitar o aligerar la presión prolongada.  El cuidador ha de realizarlos si el paciente no es capaz de cambiar de postura por sí mismo.


 Realizarlos cada 2-3 horas.  Evitar el arrastre.  Mantener el alineamiento corporal

del paciente.  Evitar apoyar al paciente sobre sus lesiones.


La Movilizaci贸n puede ser: - Activa: Realizada por el paciente bajo la supervisi贸n del personal. - Pasiva: Los movimientos son realizados por los profesionales.


 Preparar el área donde se va a trabajar.  Realizar el esfuerzo con muslos y piernas.

 Columna vertebral erguida.  Preferible deslizar y empujar a levantar.  Preferible actuar más de una persona.


ď‚— Paciente colaborador:

- Informar al paciente y pedirle su colaboraciĂłn. - Le pediremos que doble las caderas y las rodillas y apoye las plantas de los pies. - Colocar un brazo bajo los hombros y el otro bajo los muslos. - Pedirle que se sujete a la cabecera de la cama y que se impulse hacia arriba.


ď‚— Paciente no colaborador:

- Necesitaremos la ayuda de otra persona. - Al terminar comprobar que esta cĂłmodo y bien alineado.


ENFERMO DEPENDIENTE

ď‚— Desplazamiento hacia la

cabecera de la cama: -Apoyo en la cabecera de la cama. -Fuerza con la pierna flexionada. -Los hombros de los cuidadores bien cerca. -Con los dos pies en el suelo cuando el plano es mĂĄs elevado.


ENFERMO DEPENDIENTE


ď‚— Desplazamiento del

enfermo hacia el borde de la cama, por fragmentos


ENFERMO SEMIDEPENDIENTE  Gesto para facilitar la

incorporación del paciente.  Pie en dirección al movimiento.


ENFERMO SEMIDEPENDIENTE.  Acercar al máximo el peso    

a nuestro cuerpo. Piernas flexionadas. Buena fijación de la pierna eje de giro. Detalle de fijación de la pierna. De la silla a la cama.


ENFERMO DEPENDIENTE.  Agarre en forma de

abrazo acercando el peso a nuestro cuerpo.  Espalda completamente vertical y pies en la dirección del movimiento.


 Nos ayudaremos con una

entremetida.  Se coloca debajo desde los hombros hasta los muslos.  Sujetarla cada persona fuertemente por los laterales.  Pudiendo mover al paciente hacia cualquier lado evitando fricciones.


ENFERMO DEPENDIENTE  Enfermo caído. No

precipitarse y buscar ayuda.  Sujetar al enfermo con la toalla por debajo de las axilas. Utilizar el contrapeso del cuerpo.  Bloqueo de las piernas del enfermo entre las de los cuidadores.  Técnica a utilizar en pacientes de poco peso.


técnicas de movilización  

movilización

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you