Issuu on Google+


El Docente Como Protagonista Del Cambio

Metodología Para El Uso De Las Nuevas Tecnologías Como Recurso Didáctico A través de esas tecnologías, los docentes pueden conocer mejor la reforma curricular que está en proceso de implantación y que se articula con los proyectos pedagógicos de aula y los proyectos pedagógicos de plantel. Con este programa, es necesario que los programas para el uso de las nuevas tecnologías estén centrados en lo pedagógico, adaptados al currículo de cada país y contemplen la preparación y apoyo permanente a los maestros. Un aspecto importante de la producción de programas educativos (software) en nuestro país, es de la identidad. Vivimos en una sociedad en la cual uno de sus conceptos fundamentales es el de la competitividad, la cual es indispensable recalcar el papel de los docentes en el afianzamiento del espíritu de solidaridad, porque en medio de las perplejidades e incertidumbres que nos agobian, los docentes no pueden olvidar que sigue siendo válida y acuciante la reflexión sobre la esencia del ser humano, sobre el sentido de su vida en sociedad y sobre los valores éticos. El tema de la Sociedad del Conocimiento, de la información, de la globalización y, en general, de los distintos aspectos que caracterizan la nueva realidad en que nos desenvolvemos, es muy amplio. Aquí sólo hemos pretendido presentarlo en forma muy sintética y en relación con la educación y los docentes.


El Papel De Las Instituciones Formadoras De Docentes, Del Estado Y De La Sociedad

Ante la Revolución del Conocimiento y de la Información a que nos hemos referido, no sólo los maestros y profesores, sino también las instituciones encargadas de formar a los docentes, el Estado y la sociedad, deben cambiar sus paradigmas y sus maneras de actuar. Es más, sin una clara toma de conciencia y una acción responsable por parte de esas entidades, es imposible que los docentes puedan promover y participar en los cambios que la sociedad requiere en materia educativa. Para que esto suceda, es necesario que el docente sea formado para el cambio y que cuente, además, con el debido apoyo para realizarlo.

Las Instituciones Formadoras De Docentes

Hoy, todos los maestros y profesores para todos los niveles y modalidades del sistema educativo, se forman e n las universidades. Una mención especial, por su relevancia académica y por lo que en este caso significó la colaboración entre países latinoamericanos, merece el Instituto Pedagógico Nacional, creado en 1936 para formar docentes para la educación media. Esta institución se creó con la colaboración de la denominada Misión Chilena, formada por eminentes educadores y en poco tiempo se consolidó como el principal centro humanístico y científico, mucho antes de que se crearan las facultades de ciencias y de humanidades en las universidades de dicho país.

La formación de los docentes ha tenido una evolución diferente de un país a otro, aunque también podemos ver muchas coincidencias debido a que, desde un comienzo, se han seguido las tendencias mundiales en esta materia y ha habido fuertes influencias y colaboración entre nuestro país. Un buen ejemplo es el mantenimiento de las prácticas docentes como eje fundamental de la formación del futuro educador. Estas prácticas llegan a superar, en algunos casos, el 50% del tiempo total de la carrera y se realizan en las escuelas y liceos bajo una organización y supervisión sistemática. Sin despreciar la teoría, por lo demás indispensable, la formación del futuro docente se hace en la experiencia concreta de la realidad para la cual se forma.


Lo que se buscaba al elevar la formación de todos los docentes al nivel de educación superior, es mejorar su formación y equipar esta importante carrera con otras de gran prestigio, como la medicina, la ingeniería o el derecho, pero el resultado inmediato no fue el esperado, ya que se cometió el error de no incorporar, de alguna manera, las escuelas normales a las universidades, ni tampoco ni se asimiló la muy positiva experiencia que estas escuelas habían acumulado a través de cien años.

Hoy, ante los profundos cambios que requiere la educación para adaptarse a las exigencias de una sociedad basada en el conocimiento, la información, la globalización y la competitividad, debemos aprovechar las experiencias del pasado para no cometer errores que se pueden evitar. Ahora tenemos la ventaja de que las nuevas tecnologías nos ponen en contacto, en tiempo real, con las tendencias y los avances en todo el mundo. Igualmente, los gobiernos y la sociedad cada día toman mayor conciencia de la importancia de la educación, no sólo como uno de los bienes y derechos más preciados de la humanidad, sino también como la más rentable de las inversiones desde el punto de vista económico.

Por otra parte, las más importantes organizaciones internacionales, no sólo del campo cultural y político, como la organización de Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos, la Organización de Estados Iberoamericanos o el Convenio Andrés Bello, sino también del campo económico, como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, dedican importantes recursos de toda índole a esta materia y propician reuniones e intercambios, como este foro, para discutir, intercambiar experiencias, crear conciencia y ofrecer orientaciones que conduzcan al mejoramiento de la calidad y a una mayor equidad en la educación. Como consecuencia de esta nueva situación y del intercambio de opiniones y experiencias, se vienen concretando una serie de ideas que conducen a cambios indispensables para adaptar nuestra educación a las nuevas realidades.

En primer lugar, existe un consenso generalizado sobre la importancia del maestro y de los profesores como piedra angular del sistema educativo. De ellos dependen, en último término, los cambios que puedan producirse en las aulas de cada escuela y de cada liceo.


Las leyes, los currículos, los programas, los materiales didácticos, las nuevas tecnologías, todo eso es importante, pero su eficiencia, los resultados de su aplicación, dependerán de la capacidad y de la actitud de cada maestro y de cada profesor en su relación diaria con sus alumnos y con las comunidades escolares.

De aquí la importancia que tienen la valoración y los medios de vida y de trabajo que la sociedad y el Estado le den al docente y la orientación que se le otorgue a su formación inicial y a su actualización permanente.

En la nueva realidad que ha creado la sociedad del conocimiento y la información, con las nuevas tecnologías como soporte y con la globalización como uno de sus resultados, los docentes no deben seguir siendo formados como simples reproductores y transmisores de conocimientos establecidos como verdades absolutas, las cuales no existen, sino, como lo dice Francisco Invernó, como “un profesional reflexivo -crítico, (que) se orientará hacia el desarrollo de capacidades de procesamiento de información, análisis y reflexión crítica, diagnóstico, decisión racional, evaluación de procesos y reformulación de proyectos.”

A los futuros docentes se les debe crear una clara conciencia de la importancia de la lectura comprensiva y se les debe preparar para que ellos puedan desarrollar en sus futuros alumnos el hábito y amor por la lectura. Se trata de lectura comprensiva, por lo que es necesario diferenciar entre aprender a descodificar y aprender a leer. Leer significa más que descodificar, significa comprender, aprender, relacionar, deducir, inducir y asimilar.

Igualmente, es necesario que el maestro sepa diferenciar el memorizar del aprender, el repetir lo memorizado del verdadero saber. De ahí que los maestros deban conocer los procesos del aprendizaje como un fenómeno complejo que va mucho más allá de la simple memorización y repetición de conceptos, deben tener conciencia de los diferentes tipos de inteligencia y de sus implicaciones en los procesos de evaluación de los alumnos .

Por eso se hace hincapié en el aprender a aprender y por eso también es que preferimos hablar de aprendizaje en vez de enseñanza. Además, se les debe proporcionar a los docentes las herramientas necesarias para que orienten a


sus alumnos en los procesos del pensamiento, en el aprender a pensar, para lo cual se deben aprovechar todas las materias y todas las actividades escolares.

En la formación de los docentes es necesario equilibrar la teoría con la práctica. Es necesario que el educador tenga un dominio adecuado de las disciplinas en las cuales orientará a sus alumnos para el aprendizaje, pero también debe saber cómo lograr ese aprendizaje en sus alumnos (didáctica); las principales características de esos alumnos, que por cierto serán todos diferentes (psicología); las peculiaridades de la comunidad en que se encuentra la escuela (sociología de la educación) y, finalmente, el para qué educa, el sentido y la trascendencia de su acción educativa (filosofía de la educación).

En todo esto hay mucho de teoría, indispensable por lo demás, pero si al futuro docente no se le lleva a la práctica real del aula, le será difícil, sino imposible, el que realmente aprenda a ser maestro.

De ahí la importancia de las prácticas docentes como eje fundamental de su formación, del contacto reflexivo con la realidad en la cual le tocará ejercer su profesión, del conocimiento de problemas concretos y muy variados que se presentan en cada escuela. Además, a través de la investigación y de las prácticas docentes, la universidad y otras instituciones de educación superior que forman docentes, conocen la realidad para la cual forman a sus alumnos y pueden, además, cooperar en los cambios necesarios que en cada escuela hay que introducir para mejorar la calidad y la equidad.

Ahí las universidades tienen un campo propicio para ejercer, con gran beneficio para la sociedad, sus tres funciones esenciales:

  

la docencia, la investigación la extensión

Sin embargo, muchas parece que aún no se han dado cuenta de ello. La formación desde la escuela y para la escuela, no debe hacer perder la visión de las tendencias mundiales, de los problemas, soluciones y experiencias de otros países y de la fructífera colaboración que se puede y debe establecer entre docentes e instituciones de fuera y dentro de cada país.


Para ello, este tipo de reuniones, así como las nuevas tecnologías, y en particular Internet, prestan un invalorable servicio. La educación comparada es un instrumento que nos evita aislarnos del mundo por lo demás globalizado y nos ahorra tiempo de búsqueda de soluciones a problemas que ya han sido resueltos en otras latitudes. Un aspecto importante es la vinculación de las diferentes disciplinas humanistas y científicas con las respectivas didácticas. El futuro docente debe estudiar matemáticas, o historia, o biología, o geografía, no porque vaya a ser matemático, historiador, biólogo o geógrafo, sino porque él debe conocer esas disciplinas para poder guiar a sus futuros alumnos en sus respectivos aprendizajes.

Existe entonces, para el docente, una estrecha relación entre cada disciplina y su didáctica, es decir, entre cada disciplina y la mejor forma para que cada alumno aprenda a aprenderla.

Otro aspecto fundamental es el cambio de una educación que estuvo centrada en la enseñanza, a una educación que debe estar centrada en el aprendizaje. Lo que nos debe preocupar no es cómo enseñar física, o química, o castellano, sino el cómo lograr que los alumnos aprendan a aprender cualquiera de esas y otras disciplinas y a actualizar sus conocimientos a través de toda su vida. Si el docente debe enseñar algo, que debe hacerlo y mucho, es a aprender a aprender, así como también, como lo dice la UNESCO, a aprender a ser, a aprender a hacer y a aprender a convivir, y algo también muy importante: aprender a emprender, a inventar, a buscar soluciones, a adaptarse positiva y creativamente a las cambiantes realidades.

A propósito del aprender a ser y el aprender a convivir, debemos hacer énfasis, una vez más, en la indispensable formación ética de los docentes, especialmente ahora cuando lo que se privilegia es la competitividad, muchas veces olvidando la solidaridad. Ante las profundas transformaciones que sufren las instituciones y los cambios en los modos de vida y en la manera de pensar, se hace más necesaria la reflexión sobre la esencia del ser humano y sobre el sentido de la vida en sociedad. Por ello, nuestro compromiso ético de solidaridad con la humanidad, debe constituir la esencia de nuestro propio crecimiento personal. Las nuevas tecnologías ayudan a lograr los cambios necesarios y constituyen en sí mismas un cambio muy importante.


Las Nuevas Tecnologías Y La Escuela

Lo más importante no es dotar a las escuelas de computadoras, sino tener claro el para qué lo hacemos, sus relaciones con el currículo y con los proyectos pedagógicos de la institución escolar. En este sentido, es necesario introducir en la formación de los docentes la Informática Educativa, para que ellos puedan utilizar este nuevo instrumento en forma consciente, reflexiva y crítica.

Hoy está totalmente descartada la absurda idea de que la computadora pueda reemplazar al maestro. La computadora es un instrumento más que el maestro debe saber usar para propiciar el aprendizaje de sus alumnos, por eso es indispensable que las instituciones que forman docentes introduzcan en sus programas la Informática, pero una Informática para el uso pedagógico, no como un fin en sí misma, sino como un instrumento que, como dijimos, coadyuve en el aprendizaje. Es indispensable también que el docente aprenda a seleccionar adecuadamente los programas educativos (software) y aprenda a producir sus propios programas individualmente o en colaboración con otros docentes y con los propios alumnos.

Es importante que el maestro pueda hacer uso de la Internet para comunicarse con el mundo exterior a su escuela, para relacionarse con colegas de otras instituciones en el mundo, para recabar información y para enseñar a sus alumnos a usar este versátil instrumento. Muchos consideran que introducir las nuevas tecnologías, y en particular la computación, en nuestras escuelas es muy costoso, pero el costo será mucho mayor para nuestro país si no hacemos esa importante inversión ahora. No olvidemos que la información, y con ella sus tecnologías, constituyen la base del conocimiento y, en consecuencia, del desarrollo.

Las instituciones que forman docentes generalmente se desentienden de sus alumnos una vez que éstos se gradúan, lo cual es un error. El seguimiento de los egresados para contribuir a su actualización permanente y para aprender de sus experiencias con miras a corregir deficiencias en los currículos, constituye una necesidad y debería ser una actividad normal en las instituciones. De esta manera, las escuelas de educación no son el mejor modelo para que los futuros docentes aprendan lo que debe ser una escuela activa y participativa, donde los alumnos, bajo la orientación del profesor, construyan su conocimiento. Además, es necesario devolver el valor sustantivo


que tienen las prácticas docentes y recrear las escuelas y los liceos de aplicación, pero con las nuevas orientaciones de la pedagogía moderna para responder a las exigencias de la Sociedad del Conocimiento y de la Información. Es entonces, indispensable incorporar las nuevas tecnologías con la orientación educativa de que hemos hablado. La verdad es que aun continuamos formando maestros y profesores que, con ese conocimiento que reciben, no podrán responder a las exigencias del presente y del futuro. Formamos docentes para el pasado en que se encuentran detenidos nuestros países.

La Actualización Permanente

Ante los rápidos y profundos cambios de conocimiento, no basta con una buena formación inicial para ser un buen docente, porque aunque esta formación fuera excelente, el constante avance de las humanidades, las ciencias y las técnicas, escuelas y alumnos, hace que se presenten nuevas situaciones con problemas que es necesario resolver y para los cuales cada día se ofrecen nuevas soluciones.

Un docente, como cualquier otro profesional que no quiera verse prontamente rezagado, marginado y cargado de conocimientos obsoletos, debe vivir en un permanente proceso de aprendizaje. Pero además, en nuestros países existe otra situación que justifica y reclama esa actualización permanente, se trata de la existencia de un elevado número de maestros y profesores no graduados y que, en consecuencia, no han recibido una adecuada formación para dirigir el proceso de aprendizaje de sus alumnos.

Uno de los aspectos sobre los cuales existe un consenso cada vez más generalizado, es el de que la formación continua de los docentes debe estar centrada en la escuela. Pero esto va mucho más allá de la simple ubicación física de la formación en el centro de trabajo. Esto quiere decir que los programas de formación deben partir de la experiencia diaria del docente, es decir, de las características de cada escuela y de sus maestros, alumnos y comunidades donde ella se encuentra y que los maestros deben participar activamente en su concepción y en su desarrollo.


No se trata, por lo tanto, de programas ideados y diseñados en todos sus detalles desde una oficina ministerial, y tampoco el producto de las ideas de un investigador o experto en la materia, sino de estrategias para superar problemas reales y lograr el mejoramiento de la calidad de la educación con mayor equidad y sin perder de vista las tendencias, experiencias y necesidades del mundo actual y de lo que se proyecta hacia el futuro. Los organismos nacionales, regionales y locales responsables de la educación, así como las instituciones formadoras de docentes, deben tener iniciativas, deben diseñar políticas coherentes y permanentes en esta materia y deben orientar. La formación continua de profesores en el centro de trabajo debe de ser muy importante ya que el maestro debe de hacer que los programas que realice sea con el mayor éxito posible, pero en el diseño de esos programas y en su ejecución, la participación activa de los propios docentes es indispensable para lograr los objetivos deseados, ya que ellos estarán más motivados si lo que se persigue es ayudarlos a resolver los problemas que deben afrontar cada día en sus aulas y si ello repercute positivamente en el aprendizaje de sus alumnos. Lo anterior no excluye, desde luego, la participación de expertos de fuera de la escuela que actúen como orientadores y transmisores de experiencias y teorías que ayuden a solucionar problemas y a lograr una mejor educación. Otro aspecto que se ha revelado como muy importante, es el del trabajo en equipo y con docentes de diferentes escuelas. Es necesario que los docentes interactúen y aprendan con los colegas, directivos, supervisores y asesores de su escuela y de otras escuelas, así como con los padres de sus alumnos y otros miembros de la comunidad. La formación continua de los docentes no debe ser un proceso meramente individual y aislado del contexto general de la escuela y de su comunidad. Desde luego, el trabajo, la reflexión y el estudio en forma individual es importante y existen maneras diferentes de aprender, pero la colaboración entre iguales, el asesoramiento de expertos y la confrontación de ideas enriquecen el aprendizaje y optiman los resultados de la acción educativa.

Este concepto de formación permanente centrado en la escuela y por medio del trabajo en equipo, con o sin asesores o promotores externos, está muy lejos de la llamada “capacitación en cascada” que se hacía y aun se hace en muchos de nuestros países con el objeto de transmitir ideas, métodos y estrategias diseñados desde arriba para ser transmitidos desde el nivel central al regional, del regional al local y del local a cada escuela, sin tomar en cuenta las infinitas variedades de comunidades, escuelas, maestros y alumnos y con una deformación apreciable de las ideas iniciales a medida que ellas eran o son transmitidas de un nivel a otro. Además, la información se ofrecía, o se


ofrece en clases frontales, sin la participación de docentes y con una orientación centrada en el enseñar y no en el aprender.

La base de la formación de los educadores, debe estar en la escuela, en la experiencia concreta y en la reflexión colectiva de los maestros, pero ello no quiere decir, de ninguna manera, que se excluya la indispensable consulta de la biografía para analizar las teorías, estrategias y experiencias de investigadores y de otros maestros de dentro y fuera del país.

El estudio de la literatura especializada ha sido y seguirá siendo una fuente indispensable para la formación permanente y a esto se agregan ahora las nuevas tecnologías que nos ponen en contacto, en tiempo real, con las ideas y experiencias que se producen en todo el mundo. Pero el maestro, en ningún momento, debe ser un receptor pasivo, por el contrario, ante todas estas posibilidades de información y formación, el maestro debe tener siempre un espíritu reflexivo para seleccionar y adaptar, creativamente, todo aquello que puede mejorar su labor de educador.

En relación con las nuevas tecnologías, Internet se presenta como un excelente instrumento para poner en contacto permanente a los maestros con el conocimiento universal y para llevar adelante, en su propia escuela o en sus casas, programas de actualización y de posgrado complementados con materiales escritos, bibliografía seleccionada y asesoramiento periódico.

En los programas de actualización, generalmente se separa a los docentes de su trabajo ordinario por períodos a veces demasiado prolongados o en los momentos menos adecuados. Este problema se debe tener en cuenta para minimizarlo, y el uso de la propia escuela y de las nuevas tecnologías puede ayudar en este sentido. Finalmente, ces necesario destacar el error que se comete cuando se toma la formación permanente de los educadores simplemente para mejorar el currículo vitae, para ascender en el escalafón o para obtener una mejor remuneración. El asesoramiento a los maestros no se realiza sólo en los centros, sino, a partir de ellos, en sus propias aulas de trabajo, con sus alumnos, para de esta manera y a través de visitas periódicas, evaluar y ayudar a mejorar el proceso de aprendizaje.


El Papel Del Estado Y De La Sociedad

El Estado tiene una responsabilidad muy importante en esta materia, ya que a él le corresponde establecer las políticas generales y ofrecer las condiciones y recursos necesarios para que esas políticas puedan ejecutarse. De ahí la importancia de que el Estado tenga la claridad necesaria sobre las implicaciones que en la educación tiene la sociedad del conocimiento y de la información en que hoy nos desenvolvemos. Esto quiere decir, entre otras cosas, que la orientación debe cambiar de la centralización a la descentralización, de los currículos, normas y programas uniformes y rígidos para todo el país, a una flexibilidad que, sin perder de vista las tendencias mundiales y los intereses generales de la nación, permita una mayor autonomía de las escuelas y de los maestros para que se puedan realizar los cambios requeridos para responder a las variadas y variables condiciones regionales, locales, institucionales y hasta individuales que se presentan en cada comunidad y en cada escuela.

Si los dirigentes del Estado no tienen claridad sobre la importancia de la educación y no poseen la voluntad política necesaria para llevar adelante los cambios y proporcionar los recursos que requiere una educación de calidad con equidad, la acción de los maestros y profesores se verá muy limitada. Pero la voluntad política a que nos referimos no es la que se manifiesta en nuestras constituciones, leyes y discursos. Ahí, en el aspecto declarativo, no hay ninguna duda, la educación es una prioridad y hasta la prioridad, pero esa “voluntad”, desafortunadamente, no se refleja en los presupuestos, en los recursos que se otorgan y en la manera como se distribuyen y tampoco en las condiciones de vida y de trabajo que se les ofrece a los educadores. Una educación de calidad para toda la población es cara, pero quienes dirigen el estado, y la sociedad en su conjunto, deberían estar conscientes de que mucho más caro será para nuestros países el no invertir lo necesario en ella. El dilema no es otro que el de echar las bases del desarrollo centrado en el ser humano, en el conocimiento como base de la nueva sociedad, o, por el contrario, condenarnos a la marginalidad en un mundo cada vez más complejo, más cambiante y más competitivo.

Esta nueva tendencia es muy importante, porque si bien es necesario un Estado consciente y comprometido como rector de la educación, no lo es menos el que la sociedad tenga también conciencia de sus responsabilidades en el proceso educativo. Al lado del Estado Docente debe existir una Sociedad Educadora corresponsable de la ejecución de las políticas y de los programas


educativos, los cuales se enriquecen con las experiencias, intereses y vivencias de cada región, de cada localidad, de cada escuela y de cada maestro. Pero para que las comunidades tomen conciencia de su responsabilidad y participen en las actividades escolares, es necesario motivarlas y orientarlas y los docentes tienen un importante papel que cumplir en este sentido. De los docentes depende, en gran medida, el que las comunidades se integren a la escuela y, sin embargo, en muchas ocasiones nos encontramos con directivos y maestros que consideran su escuela como un claustro cerrado en que la comunidad no tiene derecho a intervenir. Estas situaciones deben desaparecer, ya que la participación de la comunidad es indispensable para el logro de los objetivos que se proponen. Además, no podemos perder de vista que los padres son los principales responsables de la educación de sus hijos, cosa que parece no todos lo tienen suficientemente claro.

Un aspecto que debe tenerse muy en cuenta, es el de la necesaria continuidad de las políticas y programas educativos. Es indispensable que nuestros países tengan verdaderas políticas de Estado en materia educativa y no políticas de un determinado gobierno o gobernante que luego se desechan al cambiar la administración. La falta de continuidad frustra importantes proyectos y pone de lado experiencias exitosas. Por otra parte, estos cambios desconciertan y frustran también a los docentes que al ver interrumpidos sus esfuerzos se desaniman. En educación los resultados no se obtienen en forma inmediata, es necesario esperar varios años y contra esto conspiran la ansiedad de la sociedad que desea ver cambios inmediatos y los intereses políticos mezquinos que, en pro del protagonismo, dejan de lado los intereses fundamentales de la sociedad.

Un requisito muy importante para que los docentes se motiven y puedan llevar adelante los cambios que se necesitan para hacer realidad una mejor educación para toda la población, son sus condiciones de vida y de trabajo, y en esto el Estado también tiene la mayor responsabilidad. Aquí tampoco el discurso se corresponde siempre con la realidad. Los dirigentes políticos reconocen en teoría la importancia del maestro y de la escuela, pero cuando analizamos los salarios y la seguridad social de los educadores o las condiciones en que se encuentran muchas escuelas, en particular aquellas que atienden a los sectores menos favorecidos, en la mayoría de los casos vemos que la realidad dista mucho de lo que se dice y de lo que se consagra en nuestras constituciones y leyes. Un maestro mal remunerado, sin una seguridad social adecuada para él y su familia y en una escuela que no disponga de los espacios y del material didáctico necesarios para un


aprendizaje de calidad, es muy difícil que pueda impulsar los cambios que deseamos y, con frecuencia, ese maestro debe realizar otras actividades que le permitan una remuneración adicional para cubrir sus gastos y los de su familia. En la preparación y remuneración de los docentes y en la dotación de las escuelas, liceos y colegios es donde más se debe invertir y, repito, con una atención muy especial para aquellas escuelas de los sectores menos favorecidos de la población.

Un factor muy negativo para nuestro sistema educativo, fue la implantación del llamado medio turno, que consiste en que unos alumnos van a la escuela en la mañana y otros en la tarde. Esta decisión se tomó como una medida transitoria ante el deseo de incorporar a todos los niños a la escuela y la falta de locales, pero la medida no sólo se hizo ley para las escuelas de los lugares en los cuales verdaderamente no había edificaciones adecuadas y suficientes, sino que se extendió a la educación privada y a las áreas rurales de poca población, dejando los locales medio día cerrados y los niños sin actividad escolar. Otra consecuencia de esta decisión fue la de que, como tampoco hay suficientes maestros preparados y los que hay no pueden cubrir sus gastos con los precarios sueldos que reciben, muchos decidieron trabajar en la mañana en una escuela y en la tarde en otra, recargándose de alumnos y de trabajo, sin dejar tiempo para estudiar, meditar, preparar clases, corregir tareas, comunicarse con los padres de sus alumnos y descansar. Es decir, las clases se hicieron más mecánicas, sin creatividad, sin la debida atención personal a los alumnos y sin una adecuada evaluación. No hay duda de que esta medida constituye uno de los principales factores de la baja calidad de nuestra educación y resta posibilidades a los docentes para reflexionar e introducir los cambios necesarios para mejorar la calidad de su trabajo y el de sus alumnos.

Al hablar de la responsabilidad de la sociedad en materia educativa, no podemos olvidar a los medios de comunicación que hoy son los principales formadores de opinión pública. Estos medios, y en particular la televisión, constituyen poderosos agentes educativos, pero, lamentablemente, buena parte de su tiempo, en vez de destinarlo a la educación, lo destina a la anti educación y esto constituye una competencia muy dañina, porque el tiempo que le dedican nuestros niños y jóvenes a la televisión muchas veces es mayor del que le dedican a la escuela y, además, los medios de que dispone la televisión para atraer la atención y para penetrar las conciencias, son muy superiores a aquellos de que dispone la escuela para el proceso de aprendizaje de sus alumnos. Los medios de comunicación pueden, además, jugar un importante papel en la promoción de la educación como la prioridad nacional y en la imagen que del educador debe tener la sociedad.


UNESCO EN EL CONTEXTO EDUCATIVO DE GUATEMALA La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. La UNESCO considera que la educación es esencial para el desarrollo social y económico. Trabajamos hacia la creación de un mundo sostenible poblado por sociedades justas que valoren el conocimiento, promuevan una cultura de paz, celebren la diversidad y defiendan los derechos humanos, todo lo cual puede lograrse a través del cumplimiento de la “Educación para Todos”, que tiene como objetivo satisfacer las necesidades de aprendizaje de todos los niños y niñas, jóvenes y adultos de aquí a 2015.

La misión de la UNESCO es contribuir a la edificación de la paz, la erradicación de la pobreza, la promoción del desarrollo sostenible y el fomento del diálogo intercultural a través de la educación, que proporciona a las personas conocimientos generales y competencias prácticas que les permiten adquirir autonomía y perfeccionarse

EL SECTOR EDUCACIÓN DE LA UNESCO EN GUATEMALA:  Ha apoyado la instalación del Consejo Nacional de la Educación, que está formado por 15 entidades (autoridades de gobierno, Universidades y colegios privados, Academia de Lenguas Mayas, el Consejo Nacional de Educación Maya, entre otras). El rol del Consejo es el de impulsar la reforma educativa, que apunta a mejorar la calidad de la educación en Guatemala.  Forma parte de la Red Interagencial de Educación. Esta red está formada por la cooperación internacional y el Ministerio de Educación para discutir los temas de educación y contribuir al alcance de la Educación para Todos  Contribuyó en la apertura del Programa de Escuelas Abiertas en Guatemala, que nació con el objetivo de acercar el arte, el deporte y la tecnología a la juventud en riesgo de involucrarse en las pandillas para ofrecer oportunidades de distracción, expresión social y superación.


 Brinda asesoría técnica al Ministerio de Educación para el diseño del Programa Nacional de Lectura que se implementará a nivel nacional.  Forma parte del Comité Organizador del Congreso Latinoamericano de Educación Intercultural Bilingüe junto con otras organizaciones de la academia, agencias cooperantes y Ministerio de Educación.  Asesora al Vice ministerio de Educación Bilingüe Intercultural para asegurar una educación de calidad para la población escolar indígena del país.  Asesora el desarrollo de la alfabetización bilingüe para la juventud y la población adulta indígena, con la participación del Comité Nacional de Alfabetización.  Organiza, conjuntamente con Empresarios por la Educación, el premio Maestro 100 puntos. Colabora en la difusión de las experiencias innovadoras de los maestros ganadores del premio.  Promueve el desarrollo de la diversificación de los programas vocacionales que respondan a las exigencias laborales y de competitividad actuales.

Misión La misión del Sector de Educación de la UNESCO es: 

Asumir un liderazgo internacional en la creación de sociedades del aprendizaje que otorguen oportunidades de educación a toda la población. Aportar conocimientos especializados y fomentar la creación de alianzas encaminadas a fortalecer el liderazgo y la capacidad nacional para ofrecer una educación de calidad para todos y todas. Actuar como un líder intelectual, un mediador honesto y un centro de intercambio de ideas que busca impulsar el avance tanto de los países como de la comunidad internacional. Crear el Informe Mundial de Seguimiento que registra los logros materializados por los países y la comunidad internacional en la consecución de los Seis Objetivos de la Educación para Todos.


Estrategia En el cumplimiento de su misión, el Sector Educación de la UNESCO ha adoptado los siguientes objetivos estratégicos:  o  o

 o  o

Fortalecer las capacidades: Proporcionar una plataforma de liderazgo intelectual para el impulso de innovaciones y reformas educativas. Crear un laboratorio de ideas: Anticiparse a las tendencias emergentes y necesidades en el área de la educación y formular recomendaciones de política educativa fundamentadas en resultados de investigación. Seguir siendo un centro de intercambio de información: Promover el desarrollo e implementación de prácticas educativas exitosas y documentar y difundir dichas prácticas. Formular estándares: Desarrollar estándares, normas y directrices en áreas claves de la educación UNICEF EN EL CONTEXTO EDUCATIVO DE GUATEMALA

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia o Unicef.


Fue creado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1946 para ayudar a los niños de Europa después de la Segunda Guerra Mundial. Pocas medidas tienen una repercusión tan profunda sobre los niños y las niñas –y sobre la sociedad en general– como asegurar que reciban una educación de calidad. Debido a que es una de las bases para el desarrollo humano, la educación permite a los individuos tomar decisiones realistas sobre el tipo de vida que desean llevar. En última instancia, la educación abre un número infinito de puertas que en otras circunstancias permanecerían cerradas. Pero a muchos niños y niñas este derecho humano se les deniega, especialmente a las niñas. UNICEF promueve de manera activa la educación de calidad en favor de niñas y niños. Sin embargo, también reconoce que es preciso adoptar medidas especiales en nombre de las niñas, que a menudo están más marginadas y sufren mayores desventajas.

En Guatemala, las niñas indígenas se enfrentan a una triple discriminación: por edad, sexo y etnia. Por ello, UNICEF promueve políticas públicas y reformas legales que eliminen la discriminación y favorezcan la incorporación de la niña, la adolescente y la mujer en todos los ámbitos de la vida nacional, especialmente en la educación. A nivel municipal, UNICEF desarrolla un modelo de educación bilingüe intercultural que favorece la inserción de la niña en el proceso educativo y apoya al Ministerio de Educación en la gestión de becas escolares especialmente dirigidas a las niñas.


El papel del banco mundial, del PNUD Y DEL BI en el contexto educativo. Banco Mundial Según el enfoque del Banco Mundial, el énfasis de las políticas de los países en o con escaso desarrollo debe ponerse en lograr el mejoramiento del acceso a los programas de protección social e inversiones en capital humano, porque entienden que de ello depende la posibilidad de romper el círculo de la pobreza. En ese sentido, la educación es tomada como herramienta de constitución de ese capital humano. Dado que la volatilidad en América Latina y el Caribe sigue siendo alta, el Banco señala que los países deben fortalecer sus defensas contra las perturbaciones económicas y necesitan crear redes de seguridad eficaces que protejan a los pobres en caso de pérdidas repentinas de su ingreso; ya que se observa que en situación de exclusión social hay escasas o nulas chances de que incluso vía la educación puedan revertirse las situaciones de extrema pobreza, porque si ni el acceso a ella está garantizado, no se podrán recibir y desarrollar los beneficios que la educación traería a los hogares y a los niños pobres en relación con su futuro. Por ello la protección social deberá acompañar, según el Banco, los intentos de mejora en el acceso y la calidad educativa en pro de la equidad. El sector que se ocupa, dentro del Banco, específicamente de la Protección Social trabaja en América Latina y el Caribe fundamentalmente en: - Redes de seguridad dirigidas a los pobres, mediante transferencias de dinero, asistencia social y programas de empleo con salario mínimo. - Fondos sociales, que funcionan como intermediarios financieros para proporcionar inversiones elegidas por las comunidades pobres, como clínicas o escuelas. - Pensiones, para mejorar el acceso de los pobres y garantizar la sustentabilidad fiscal de las obligaciones del gobierno, mediante préstamos de ajuste, préstamos para proyectos y asistencia técnica. El BM sostiene que el mejoramiento de los sistemas de protección social y su conversión en elementos permanentes de las economías en desarrollo podrían ayudar a los países pobres a reducir la pobreza en forma más decidida y obtener mayores beneficios de la globalización con menos riesgos. Este Organismo advierte que en los países en desarrollo es urgente proteger a los grupos de población pobres y vulnerables, pero no sólo durante los momentos de agitación y cambio económico. Los sistemas de protección, señala este organismo, deben existir antes de que se produzcan las crisis para que tengan oportunidad de producir buenos resultados.


El nuevo concepto de protección social del BM se ha plasmado en una definición de la misma en términos de “intervenciones públicas para ayudar a los individuos, hogares y comunidades a manejar mejor el riesgo, y prestar apoyo a quienes se encuentran en situación de pobreza crítica”. Así, otorga a dicha protección una función de previsión en términos de contribuir a la reducción de la pobreza de forma duradera. Según el BM, para superar los riesgos hace falta reconocer su origen y sus características económicas. La combinación adecuada de mecanismos (informales, basados en el mercado u ofrecidos por el Estado) y estrategias de manejo del riesgo (prevención, mitigación o enfrentamiento) en una situación dada depende del tipo de riesgo y de los costos y eficacia de los instrumentos disponibles. Los mecanismos formales constituyen todavía la forma principal de manejo del riesgo para la mayoría de la población mundial (por ejemplo, la compra-venta de activos reales, los empréstitos y préstamos informales, la diversificación de los cultivos y el aprovechamiento de la tierra y el uso de tecnologías de producción más seguras). Mientras que los mecanismos basados en el mercado se vinculan con el uso que los hogares hacen de instituciones como bancos y compañías de seguros. Como las instituciones formales de mercado se resisten a prestar a los hogares que no disponen de ingresos asegurados, el micro financiamiento es también una característica importante de la gestión del riesgo social. Pero este requiere de ciertas habilidades cognitivas básicas y de manejo de información que es necesario desarrollar. Por otra parte, el BM sostiene que los mecanismos públicos para hacer frente al riesgo son relativamente escasos y tienen una cobertura muy limitada en el mundo en desarrollo. El BM destaca que, cuando no existen mecanismos de riesgo informales o basados en el mercado, o cuando estos se desmoronan o no resultan eficaces, el Estado debe ofrecer o imponer programas de seguro social frente a riesgos como el desempleo, la vejez, las lesiones laborales, la discapacidad, la viudez y la enfermedad. Por esta razón , según el BM, hay un gran margen para la intervención pública en gestión del riesgo, ya sea en esta área como en la definición de políticas que permitan un acceso más extendido a sus implicancias en el ámbito privado. En otro sentido, el Banco destaca que la reducción de la probabilidad de riesgo de deterioro de la situación es un poderoso instrumento de gestión del riesgo social, aunque muchas iniciativas de este tipo quedan al margen de la protección social, por ejemplo, el mantenimiento de la estabilidad macroeconómica, la creación de mercados financieros sólidos, la adopción de políticas orientadas al crecimiento y el establecimiento de medidas preventivas contra los desastres naturales; por el contrario, algunos instrumentos de protección social pueden contribuir a la reducción del riesgo, y están asociados fundamentalmente al mercado de trabajo, como la capacitación profesional, el mejoramiento de la calidad educativa y la capacidad institucional y la eliminación del trabajo infantil nocivo.


En 1998, en su documento “El conocimiento al servicio del desarrollo” definía el Banco que lo que distingue a los pobres -personas o países- de los ricos es no sólo que tienen menos capital, sino menos conocimiento. Y además entendía que los primeros tienen menos instituciones para certificar la calidad, imponer el cumplimiento de las normas y difundir la información necesaria para operar en el mercado y para producir capital humano y social. En ese momento, invitan a revisar la idea -sostenida tiempo atrás- de que los mercados podrían por sí solos regular y mejorar la calidad de vida de las personas, a incluir la información y el conocimiento como variables relevantes para el desarrollo, y a la intervención estatal (provista de buen caudal y calidad de información para la toma de decisiones) como aquella que podría subsanar los desequilibrios sociales producidos por el mercado y los ajustes económicos. En materia educativa su objetivo de largo plazo se define como: “Asegurar que todas las personas terminen estudios de enseñanza básica de calidad suficiente, adquieran los conocimientos fundamentales (alfabetización, conocimientos básicos de aritmética, capacidades para razonar y técnicas para la vida en sociedad, como la aptitud para trabajar en equipo) y tengan la oportunidad de seguir estudiando toda la vida en distintos entornos de la enseñanza post-básica para poder adquirir conocimientos avanzados” (Estrategia sectorial de educación, BM, Abril 2000). Pretende educación básica universal y sobre todo, manifiesta focalizar sus preocupaciones en los más pobres y las niñas. En un contexto reconocido como de gran inequidad, pobreza y exclusión, deserción escolar, poca calidad educativa, retroceso en el acceso, adquisición de conocimientos insuficientes e inadecuados para el ingreso al mundo del trabajo, equipamientos escasos en las instituciones, disparidades enormes entre países y dentro de los países, insiste en una relación de estrecha colaboración entre gobiernos nacionales, locales, organizaciones de la sociedad civil y organismos internacionales a fin de garantizar que se alcancen los objetivos de educación de cada país y para “fomentar que a nivel público y de los educadores se comprenda la necesidad de cambio en la esfera de la educación.” Incluyen esta tarea a todos los sectores y agentes: estudiantes, padres, familias, comunidades, grupos de maestros, fundaciones y empresas privadas. Al gobierno, define que le compete la responsabilidad de hacer eficiente el gasto público y ofrecer oportunidades educativas para todos, garantizando la enseñanza básica universal y con una distribución equitativa a favor de los más pobres, sobre todo en los rubros de enseñanza media y terciaria que quedan pendientes en la agenda (ya que no pueden proveer educación gratuita para todo aquel que lo desee en todos los niveles). Pero para ello, define que es necesario el criterio del aprendizaje permanente como factor decisivo del crecimiento económico, y esto, más allá de sus limitaciones deben ser prioridades. En relación con los padres, comunidades y organizaciones no gubernamentales, sus funciones en esta área es sumamente importante y supera el mero consumo de los bienes educativos, favoreciendo los procesos e inclusión y permanencia. El sector privado en educación pareciera volver a ser


importante y con tendencia a ampliarse, considerando el BM también que los empleadores, aislados o en grupo, ofrecen capacitación en el trabajo a sus empleados, conforme los resultados de aprendizajes laborales y conocimientos necesarios para el desarrollo del sector. Mientras que los maestros son comprendidos por el Banco como el factor crucial que determina lo que se aprende en las aulas, y por ello sus organizaciones representativas deberían participar en las reformas y formulación de nuevos programas. Los informes del Banco muestran que en los primeros tiempos se ponía énfasis para los préstamos y orientaciones en la infraestructura edilicia, luego en la asistencia de los niños a las escuelas, y actualmente a la calidad de la enseñanza y el nivel de apre ndizaje obtenido, a partir de mejoras en la capacidad institucional. Define actualmente que en tiempos de grandes ajustes económicos, la preocupación se centra en el uso de los recursos (eficacia y eficiencia) y la creación de la capacidad institucional necesaria para producir y mantener los cambios hacia una mayor calidad. FUNCIONES DEL BANCO El Banco Mundial, abreviado como Bm (en inglés: WBG World Bank Group) es uno de los organismos especializados de las Naciones Unidas, que se define como una fuente de asistencia financiera y técnica para los llamados países en desarrollo.[1] Su propósito declarado es reducir la pobreza mediante préstamos de bajo interés, créditos sin intereses a nivel bancario y apoyos económicos a las naciones en desarrollo. Está integrado por 186 países miembros. Fue creado en 1944 y tiene su sede en la ciudad de Washington, Estados Unidos. En 1944, en el marco de las negociaciones previas al término de la Segunda Guerra Mundial, nace lo que a la fecha se conocería como el sistema financiero de Bretton Woods (llamado así por el nombre de la ciudad en New Hampshire, sede de la conferencia donde fue concebido) integrado por dos instituciones, fundamentales para entender las políticas de desarrollo que tuvieron lugar a partir de la segunda mitad del siglo XX: el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Concebido el primero, en un principio, con el fin de ayudar a las naciones europeas en la reconstrucción de las ciudades durante la posguerra, poco a poco fue ampliando sus funciones, creándose más organismos que funcionarían paralelamente a este, integrando lo que hoy conocemos como el Grupo del Banco Mundial (GBM).

Su función: dar préstamos. Tipos de préstamos:

Por medio de sus diferentes organismos, descritos anteriormente, el BM maneja cuatro tipos distintos de préstamos, controlando aspectos de inversiones, desarrollo institucional y políticas públicas de aproximadamente 150 naciones.


1) Préstamos para proyectos: este tipo de préstamos se otorga para desarrollar un proyecto en específico como carreteras, proyectos pesqueros, infraestructura en general.

2) Préstamos sectoriales, vía BIRF y AIF: estos préstamos gobiernan todo un sector de la economía de un país, es decir, energía, agricultura, etcétera. Éstos conllevan condiciones que determinan las políticas y prioridades nacionales para dicho sector.

3) Préstamos Institucionales: éstos sirven para la reorganización de instituciones gubernamentales con el fin de orientar sus políticas hacia el libre comercio y obtener el acceso sin restricciones, de las empresas transnacionales (ETN), a los mercados y regiones. Por otra parte sirven para cambiar las estructuras gubernamentales sin aprobación parlamentaria, bajo las directrices del Banco.

4) Préstamos de ajuste estructural: este tipo de préstamos, fue creado teóricamente para aliviar la crisis de la deuda externa con el fin de convertir los recursos económicos nacionales en producción para la exportación y fomentar la entrada de las empresas transnacionales en economías restringidas. Los países del sur han experimentado estos ajustes y las consecuentes medidas de austeridad. En el año 1993 el BIRF marcaba como sus mayores prestatarios por orden descendente a: México, India, Brasil, Indonesia, Turquía, China, Filipinas, Argentina, Corea, Colombia, Marruecos y Nigeria. Los préstamos del BIRF se negocian de forma individual, incluyen un periodo de cinco años sin necesidad de amortización; después los gobiernos prestatarios disponen de un plazo de 15 a 20 años para amortizar la deuda a los tipos de interés del mercado. El Banco nunca reestructura la deuda ni cancela un préstamo. Por su influencia en fuentes públicas y privadas el Banco figura en los primeros lugares de acreedores de sus clientes. GRUPO DEL BANCO MUNDIAL (BM) O BANCO INTERNACIONAL DE RECONSTRUCCIÓN Y FOMENTO (BIRF) WORLD BANK GROUP (WB) OR INTERNATONAL BANK FOR RECONSTRUCTION AND DEVELOPMENT (IBRD) Organismo especializado de Naciones Unidas _ Establecido en 1944 _ Sede: Washington _ 184 países miembros _ Presidente: Paul Wolfowitz (normalmente presidentes Norteamericanos). _ Origen: Conferencia de Bretton Woods, 1944. Final de la Segunda


Guerra Mundial, reunión de 44 países del bando aliado para crear un organismo de ayuda a la reconstrucción y fomento de los países Miembros. Participación: Sistema de voto ponderado. Cada país cuenta con 250 votos más un voto por cada 100.000 DEG Grupo del Banco Mundial: - Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) - Asociación Internacional de Fomento (AIF/IDA) - Corporación Financiera Internacional (CFI/IFC) - Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (OMGI/MIGA) - Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI, ICSID) _ Funciones del Banco Mundial: - Hasta 1961: reconstrucción de países afectados por la Segunda Guerra Mundial - Después de 1961: ayuda al desarrollo de países más atrasados _ Condiciones de los proyectos de desarrollo: - Largo plazo (hasta 20 años) - Proyectos energéticos, de infraestructuras, de desarrollo industrial… - Indispensable asistencia económica para evaluar la rentabilidad de los proyectos - El BM sólo presta una parte del capital. El resto aportado por países prestatarios y bancos comerciales Críticas al Banco Mundial: - Conexión con los intereses de política exterior de EEUU, que tiene además el mayor número de votos (16,39 %) - Recursos insuficientes para desempeñar un papel clave en el desarrollo económico de los países desfavorecidos. Peligro de los ‘créditos ligados o vinculados’; el país prestatario se compromete a comprar suministros en el país prestamista - Financiación de proyectos dañinos para el medio ambiente, préstamos a regímenes dictatoriales, escasa atención a pueblos indígenas o al papel de la mujer en los procesos de desarrollo.


POLITICAS Y REFORMAS EDUCATIVAS EN GUATEMALA

POLÍTICAS EDUCATIVAS EN GUATEMALA Las políticas son el resultado de un trabajo conjunto realizado por los representantes de cada una de las instituciones y organizaciones que conforman el Consejo Nacional de Educación. Estas políticas son de interés nacional y de aplicabilidad para el sector público y privado. Tienen como fin principal orientar las líneas de trabajo presentes y futuras, para la consecución de los objetivos que tiendan al desarrollo integral de la persona a través de un Sistema Nacional de Educación de calidad, incluyente, efectivo, respetuoso de la diversidad del país y que coadyuve al fortalecimiento de la formación de la ciudadanía guatemalteca. El Gobierno de la República plantea como objetivo estratégico de su política educativa, el acceso a la educación de calidad con equidad, pertinencia cultural y lingüística para los pueblos que conforman nuestro país. El Plan de Educación contiene 8 políticas educativas, de las cuales cinco de ellas son políticas generales y tres transversales.


POLÍTICAS GENERALES I- Avanzar hacia una Educación de Calidad Se prioriza la calidad de la educación en tanto que partimos de la premisa que el ejercicio pleno del derecho a la educación, consiste no sólo en asistir a un centro educativo, sino tener acceso a una educación de calidad. El centro del proceso de enseñanza aprendizaje es la niñez y la juventud. Mejoramiento de la calidad del proceso educativo para asegurar que todas las personas sean sujetos de una educación pertinente y relevante.

OBJETIVOS ESTRATEGICO. - Fortalecer los procesos que aseguran que los servicios de todos los niveles de educación guatemalteca responden a criterios de calidad. -Fomentar el acceso a la tecnología con las orientaciones educativas sustentable. -Facilitar la inserción de la población educativa a los procesos de globalización. -Promover la educación física de los estudiantes como elemento esencial que estimula la vida democrática y la cultura de la paz; el cuidado de la salud personal y prevención de enfermedades; las destrezas y competencias motoras; el sentido de cooperación y pertenencia de la población escolar.

II- Ampliar la cobertura educativa incorporando especialmente a los niños y niñas de extrema pobreza y de segmentos bulnerables. Garantizar el acceso, permanencia y egreso efectivo de la niñez y la juventud sin discriminación,


a todos los niveles educativos y subsistemas escolar y extraescolar.

Objetivos Estratégicos: Incrementar la cobertura educativa, en todos los niveles del sistema con equidad, pertinencia cultural y lingüística. Ampliar la cobertura de la educación no formal por medio del fortalecimiento de sistemas educativos orientados hacia la educación para el trabajo.

III- Justicia social a través de equidad educativa y permanencia escolar .. La equidad en la educación consiste en la posibilidad que todos los y niñas tengan las experiencias que demanda el mundo actual para el desarrollo pleno de sus capacidades. La equidad también implica el acceso de la mujer guatemalteca históricamente marginada a la escuela en todos sus niveles, así como la atención a las poblaciones rurales, especialmente indígenas, quienes también han permanecido al margen. En este sentido se garantizará la prestación del servicio en todas las regiones del país, con énfasis en donde es necesaria la educación bilingüe. Objetivos Estratégicos: Implementar programas y mecanismos con énfasis en la niñez en situación de pobreza extrema y pobreza, que aseguren el derecho y la obligación de recibir la educación inicial, preprimaria, primaria y básica, dentro de los límites de edad que fija la ley. Se incrementarán las accione para asegurar que el estudiante concluya el ciclo correspondiente.


Implementar y fortalecer programas orientados a la equidad integral para favorecer a las poblaciones con características de pobreza y extrema pobreza.

IV- Fortalecer la Educación Bilingüe Intercultural Nos proponemos fortalecer la Educación Bilingüe Intercultural, a través del incremento de su presupuesto y la discusión con los representantes de las organizaciones indígenas en el país, respetando su sus textos, materiales y recursos de enseñanza, incrementando el número de contratación de maestros y maestras bilingües en los diferentes niveles y modalidades de educación, mejorando las condiciones laborales establecidas en la ley de generalización de la educación bilingüe intercultural.

Objetivo Estratégico: Fomento de la cultura y cosmovisión de los pueblos indígenas por medio del fortalecimiento de una educación pertinente, bilingüe y multicultural que se incorpore a un mundo global.

V- Implementar un Modelo de Gestión trasparente que responda a las necesidades de la comunidad educativa. Nos proponemos fortalecer sistemáticamente los mecanismos de eficiencia, transparencia y eficacia garantizando los principios de participación, descentralización, pertinencia, que garantice como centro del sistema educativo a la niñez y la juventud guatemalteca.


El objetivo fundamental del sistema educativo guatemalteco consiste en que los niños y las niñas tengan un aprendizaje significativo y sean capaces de construir una sociedad próspera y solidaria en un mundo altamente competitivo. Objetivos Estratégicos: Fortalecer el sistema educativo nacional para garantizar la calidad y pertinencia del servicio en todos los niveles educativos y sectores; y que permita a los egresados del sistema incorporarse al diálogo en contextos multiculturales y globalizados. Estimular la participación social en la transformación educativa, con procesos claros, democráticos y descentralizados que incorporen el proceso educativo . Políticas Trasversales I- Aumento de la Inversión Educativa Se promoverá el aumento en la inversión en educación, ampliando progresivamente el presupuesto que logre alcanzar al final de nuestro período, para garantizar la calidad de la educación como uno de los derechos fundamentales de los y las ciudadanas. El aumento en la inversión debe ir acompañado del buen uso, racionalidad y transparencia .

Objetivo estratégico: Promover el aumento de la inversión del sistema escolar, que permita financiar las intervenciones educativas necesarias para alcanzar las metas comprometidas a nivel nacional e internacional


II- Descentralización Educativa Dentro del contexto de descentralización se pretende privilegiar el ámbito municipal, para que sean los gobiernos locales los rectores orientadores del desarrollo del municipio, así como el sustento de los cuatro pilares en los que debe fundamentarse la implementación de la estrategia nacional: a) el respeto y la observancia de la autonomía municipal, b) el fortalecimiento institucional de las municipalidades, c) la desconcentración y descentralización como instrumentos de desarrollo; y, d) la democracia y participación ciudadana. Objetivos Estratégicos: Avanzar sobre la base del marco normativo existente hacia la realización de un proceso de descentralización del sistema educativo. Un elemento fundamental en este proceso es el fortalecimiento de los consejos municipales de educación, lo cual contribuirá a la transparencia de la política educativa. Promover un programa específico que busque el fortalecimiento de la auditoria social que incluye la capacidad de construir propuestas, el monitoreo y la evaluación.

III- Fortalecimiento de la Institucionalidad del Sistema Educativo Nacional Fortaleceremos la institucionalidad del sistema educativo escolar. Como parte de esta política promoveremos la instalación, integración y funcionamiento del Consejo Nacional de Educación, con la participación de los distintos sectores de la sociedad, así como el fortalecimiento de los Consejo Municipales de Educación.

Objetivo Estratégico: Fortalecer el sistema educativo nacional para garantizar la calidad y pertinencia del servicio en todos los niveles, con visión de largo plazo.


REFORMA EDUCATIVA Es hecho importante para el pueblo guatemalteco en todos los aspectos, es el resultado de un profundo cambio en el sector político, económico, social, religioso y científico, ya que estos no respondían al contexto real guatemalteco; como resultados de estos cambios se logra la Reforma Educativa que trata de reorientar la educación hacia un contexto sociocultural, socioeconómico, jurídico, político y educativo singular de donde surgen criterios orientadores. El fin de la Reforma Educativa es integrar a todos los sectores de la sociedad guatemalteca al sistema educativo y responder a las necesidades de estas sin discriminación alguna (de acuerdo a la diversidad cultural), formando ciudadanos participativos, conscientes y activos, para fortalecer el desarrollo de la nación en todos los tanto en la económico, como social y político, asegurando un mejor futuro a sus habitantes. La Reforma Educativa plantea la búsqueda de un futuro En Guatemala, la Reforma Educativa se realiza en un contexto sociocultural, socioeconómico, jurídico, político y educativo singular, de donde surgen criterios orientadores, grandes preocupaciones y dimensiones temáticas, demandas de organizaciones y sectores específicos.


Trabajo lorena 2