Issuu on Google+

   

 

“Una  mirada  a  la  obra  ‘Migrantes’  del  escultor  Alejandro  Santiago”   SILVIA  LORENA  CARREÑO  DÍAZ  

 

Influenciado  por  Rufino  Tamayo,  Rodolfo  Nieto,  Wilfredo  Lam  y  Antonio  Saura;  la   obra  de  Alejandro  Santiago  trasciende,  intimida.     Obtiene   de   Tamayo   una   gran   influencia,   y   no   es   para   menos,   pues   parte   de   sus   enseñanzas   se   deben   a   la   colaborado   en   su   taller.   Al   igual   que   su   maestro   combina   los   temas   populares   autóctonos   con   la   forma   artística   de   la   vanguardia,   aborda   temas  sociales  como  la  migración  para  expresar  una  realidad  contemporánea.       Tamayo   explora   el   universo   en   su   obra,   la   cual   evoluciona   desde   la   perspectiva   lineal   hasta   desarrollar   un   estilo   propio,   y   plasma   lo   que   percibía   del   cosmos,   comunión   de   conocimiento,   sensualidad,   asombro   e   incluso   temor   ante   lo   desconocido.    Alejandro  Santiago  es  un  pintor  que  incluye  ramas,  hojas  y  atados  de   hierbas  secas,  tierra,  texturas  presentes  en  su  obra  como  un  vínculo  con  su  pueblo,   con  su  mundo  de  la  infancia,  con  su  gente.  En  su  obra  muestra  la  denuncia  social   acotada  a  la  escultura,  como  gigante  silencioso  que  observa.     La   denuncia   social   convertida   en   dogma   estético   y   expresión   ideológica,   se   sumerge   en   la   localidad   y   toma   su   voz,   para   decir   “regresamos”.   El   barro   como   elemento  de  identidad  y  ubicado  dentro  de  una  larga  tradición  de  arte  ideológico,   cifrado   en   la   iconografía   y   en   la   reiteración   de   formas   y   contenidos   que   incluyen   los  elementos  campesinos  de  trabajo  cotidiano.     Su  iconografía  desempeña  el  papel  que  deberían  jugar  las  palabras,  sus  esculturas   repiten  su  verdad  política  fundamental,  aquella  que  corrompe  el  discurso  social  y   devalúa  la  política  de  estado  de  falta  de  oportunidades  para  jóvenes  indígenas.  En   este  sentido  la  obra  de  Alejandro  Santiago  es  inescapablemente  crítica,  constituye   y  sobrepasa  los  espacios  y  las  prácticas  de  poder  tradicional.   La  densidad  de  color  y  la  calidez  del  material,    los  ocupa  como  vehículos  expresivos   de   la   calidad   humana.   Hay   una   vasta   gama   de   signos   como   morrales,   sandalias,   machetes,   sombreros,   que   nos   dicen   que   se   ha   dejado   a   la   tierra   para   ir   al   encuentro  de  lo  desconocido.   La  necesidad  de  comunicar  algo  de  algo  es  una  presencia  inalterable  de  su  discurso   plástico,  su  obra  es  testimonio  a  la  denuncia.  Es  una  obra  que  incita  a  la  reflexión,   por  los  metalenguajes  y  códigos  hermenéuticos.  Que  nos  conduce  a  la  simplicidad   del  concepto  que  nos  invita  a  reflexionar.   El   artista   refleja   la   idea   de   descomponer   el   retrato   para   llegar   a   la   expresión   máxima,  se  decía  admirador  de  Diego  Rivera  por  su  pasión  política,    por  apoyar  los   movimientos  sociales,  en  cada  trazo,  en  cada  transcripción  se  detona  la  protesta;  se   transcribe   la   sensación   con   el   color,   la   textura,   la   línea,   el   dibujo,   la   expresión   de   los   rostros   en   esas   figuras   es   el   drama   que   significa   dejar   la   patria;   con   el   único   propósito   de   fortalecer   a   los   quienes   se   quedan,   representa   también   a   los   que   tienen  la  fortuna  de  no  vivirlo  en  carne  propia.      



Una mirada a la obra de Alejandro Santiago