Dolmen de Viera, ¿Creer o no creer en la magia?

Page 1

¿CREER O NO CREER EN LA MAGIA? Equinoccio de Otoño en el interior del Dolmen de Viera (Antequera)

©Viajes a la Prehistoria, 2015

1


INDICE: 0. 1.

INTRODUCCIÓN........................................................................................3 LAS ECM EN LA PREHISTORIA Y EL TUNEL DE LUZ...................4 a) b) c) d)

2.

VIAJE DEL ALMA TRAS LA MUERTE..................................................5 a)

3.

¿Qué son las ECM?..........................................................................4 ¿Experimentaron nuestros antepasados prehistóricos las ECM?.................................................................................................4 Caminando hacía la muerte.............................................................4 Arqueología Experimental...............................................................4

Las creencias en el más allá..............................................................5

CONCLUSIONES.........................................................................................6

2


INTRODUCCIÓN A decir verdad, cuando alguien visita determinados lugares, puede disfrutar del momento, hacer las fotos de rigor e irse para casa o en cambio tratar de saber más sobre determinado lugar. Si este lugar, es un enclave prehistórico, con más de 5000 años de antigüedad y encima contiene el enigma de no saber a ciencia cierta para qué fue construido, pues las posibilidades de quedarse atrapado unos días o incluso meses en su investigación y comprensión aumentan. Y así es como les presentaremos el caso de los dólmenes conocidos como “tumbas de corredor” y las dos hipótesis que nos planteó la experiencia de vivir en su interior la entrada del sol en el equinoccio de otoño. Ciertamente, las hipótesis más aceptadas están relacionadas con los ritos de muerte y resurrección del alma, en los que probablemente creían nuestros ancestros, a caballo entre el neolítico y el calcolítico, dada la envergadura e importancia de tan singulares construcciones. Pero hilando más fino, y una vez experimentado el ritual del sol en la entrada de la cámara funeraria, nos vemos en la tesitura de plantearnos dos posibles interpretaciones que podrían explicar el origen de estas construcciones.

3


1. LAS ECM EN LA PREHISTORIA Y EL TUNEL DE LUZ ¿Qué son las ECM? Las ECM, son las siglas del fenómeno conocido como experiencias cercanas a la muerte. En tales experiencias el símbolo por excelencia que todos comparten es la visión de un túnel de luz, en el que se ven a sí mismos caminar a través de él. Otra de las características de las ECM es la sensación de paz que sienten las personas que experimentan el fenómeno. Científicamente, los expertos afirman que las ECM se pueden explicar desde el punto de vista clínico, ya que responden a momentos posteriores a una experiencia traumática o al proceso de una enfermedad. Se trataría en muchos casos de fallos en el cerebro, falta de oxígeno, isquemia retinal o alucinaciones. Los pacientes sienten que de alguna forma están muertos. ¿Experimentaron nuestros antepasados prehistóricos las ECM? A ciencia cierta nadie podrá responder a esta pregunta, de momento. Pero lo que sí está claro es que todo aquello que sucede en nuestro cuerpo también sucedía en el suyo en mayor o menor medida. El detalle importante entonces radica en averiguar si efectivamente, estas ECM, o la sensación de muerte, túnel de luz y regreso a la vida se pueden parecer de algún modo, en estos dólmenes de corredor en los solsticios o equinoccios.

Caminando hacía la muerte Cuando alguien visita estas espectaculares construcciones, que han pervivido al paso del tiempo escondidas tras túmulos de tierra y vegetación, siente que camina hacía la oscuridad, hacía la noche, hacía las profundidades. Diseñado con una leve inclinación, la sensación del cuerpo es que viaja a otro plano d existencia, donde no llega la luz, donde el espacio se vuelve seco, silencioso, angosto y minúsculo hasta terminar en una pequeña cámara donde nuestros ancestros depositaban a sus muertos con sus ajuares correspondientes. Hoy, simplemente el lugar, cubierto de arena y piedras, trata de hablarnos mientras desciframos que sucedía exactamente en su interior. Arqueología Experimental Una vez allí, mientras en soledad y en silencio se espera el recorrido del sol a través del suelo y las paredes del corredor hasta ocupar el punto medio del pasillo y su entrada en la cámara funeraria del fondo, nos hemos colocado en una posición yacente, con la cabeza apoyada en el último escalón y el resto del cuerpo completamente tumbado en el suelo. Nuestra visión es la del techo de la cámara funeraria y la sensación es la de un progresivo calor debido al sol que va iluminándonos por completo. Un momento más tarde, sucede la magia.

4


Al levantar la vista e incorporarnos, un fogonazo de luz potente, atraviesa nuestra retina, provocando una sensación de renacimiento difícil de explicar. El fenómeno que produce el sol al alinearse con el corredor es como el túnel de luz tantas veces descrito. ¿Sintieron nuestros ancestros las #ECM y las recrearon a modo de pasillos de resurrección y regreso a la vida?. ¿Fue algún fenómeno relacionado con la enfermedad y la no-muerte de algún ser querido el desencadenante de estas monumentales construcciones megalíticas?. Sin duda, no tenemos respuestas, solo observaciones y experiencias que nos hacen valorar y repensar otras posibilidades desde el punto de vista psicológico y sociológico de aquellas comunidades que nos precedieron. Porque sin duda, cuando alguien visita estas construcciones, en primer lugar no puede quedar indiferente, y en segundo lugar existe una pregunta que supera a las demás: ¿Por qué se tomaron tantas molestias y construyeron estos enormes templos, si solo pretendían enterrar a los muertos? ¿Porqué orientarlos al sol de solsticios o equinoccios?. Si como decía mi compañero el otro día, con una simple vara les hubiese bastado para marcar los cambios del sol. ¿Qué les movía en el ámbito interno y social para realizar semejantes proezas arquitectónicas, en un tiempo donde las únicas herramientas existentes eran de piedra, hueso o cobre? Es cuando tratamos de responder a estas preguntas, cuando sin duda la magia, y hay que pensar en ella, como el pensamiento simbólico-religiososociocultural que todos poseemos, también existía en la prehistoria, y parece ser, mucho más arraigado y valorado que en la actualidad. 2. VIAJE DEL ALMA TRAS LA MUERTE Las creencias en el más allá Muchas son las evidencias que han hecho pensar a prehistoriadores y arqueólogos en las creencias del hombre prehistórico en el más allá y en la realización de rituales funerarios ya incluso entre los neandertales. En el interior o muy próximo a infinidad de construcciones megalíticas, se han hallado evidencias arqueológicas que demuestran que nuestros ancestros ya se preocupaban de sus muertos, depositando ajuares funerarios de lo más curioso junto a sus cuerpos. Incluso el ocre fue utilizado en muchas ocasiones para depositarlo o esparcirlo sobre el suelo o cuerpo del difunto. Sin duda, colocar los cuerpos en posición fetal en muchos casos, denota una intencionalidad a interpretar, como el regreso al útero materno a través de la tierra. Entretanto la construcción de estos centros funerarios, donde el sol da de lleno en el interior de las cámaras funerarias en determinados momentos del año, ha sido interpretado por muchos investigadores como el viaje del #alma del difunto al más allá, en esos momentos en los cuales los rayos de sol equinocciales

5


inciden sobre la tumba, el alma viajaría al más allá gracias a la luz del sol, que ayudaría en su peregrinar. Lo que nos conduce a la ya extendida y enigmática teoría de las maquinas de resurrección simbólica. ¿Fueron acaso muchos #dólmenes resurrección del alma de los difuntos?

construidos

como

máquinas

de

Esta hipótesis, que nos conduciría a un tema de similares características en las mismas épocas pero en lugares diferentes como las pirámides de Giza, nos sirve de apoyo para conjeturar sobre la posibilidad de entrar en el imaginario colectivo de la mente neolítica y adentrarnos en tratar de comprender y realmente diseñaron estos sepulcros gigantes como medio para viajar al más allá y conseguir la resurrección del alma. Sin duda, posturas e interpretaciones no nos faltan a la hora de tratar de desvelar los secretos de la prehistoria, pero, que duda cabe, no podemos dejar de creer en la magia, puesto que hay evidencias que demuestran actitudes suficientemente importantes, como las construcciones megalíticas, que no siendo fruto de la casualidad, necesitan de interpretaciones más sutiles. 3. CONCLUSIONES Las creencias en la vida más allá de la muerte, en los espíritus o en el miedo a los #resucitados, han acompañado al hombre desde tiempos inmemoriales. Incluso, muchos de los fenómenos sociológicos que rodean dichos acontecimientos están impregnados de magia, enigmas y misterios del más allá, apariciones, alucinaciones o visiones que harían a nuestros #ancestros actuar y laborar su propia interpretación de todos estos fenómenos. Y también, a pesar de ser una moda extendida por muchos territorios diferentes, el fenómeno de los megalitos, tienen su origen en un pensamiento individual o colectivo bastante influenciado por creencias relacionadas con los rituales funerarios. Y de este pequeño pero gran detalle, no podemos olvidarnos cuando visitamos lugares como los dólmenes de #Antequera. En su #origen fue lugar sagrado, de #cultos o de rituales ancestrales, y aunque son muchos los turistas que se acercan a él a lo largo del día, no siempre los guías aproximan sus explicaciones al significado original de la construcción, haciendo en muchos casos, perder la magia y ritualidad como tierra “santa” que estamos pisando. El contexto en el que se crearon es tan o más importante que la construcción en si misma, pero es a lo que menos importancia le damos. Reflexionar sobre los lugares que visitamos, nos hará no solo turistas, sino conocedores de secretos que han permanecido enterrados y hoy gracias a la arqueología y otras ciencias salen a la luz. En ocasiones, tenemos que olvidarnos de mirar las cosas a través del objetivo o la pantalla leed, para ver y sentir, aquello que jamás nos dirá una fotografía guardada en nuestro teléfono móvil. Porque para responder a la pregunta que nos hacíamos al principio: #¿Creer o no creer en la magia?, antes compañeros viajeros, tendremos que experimentarla y saber de que se trata. © Viajes a la prehistoria

6


Imagen: Equinoccio de Oto単o 2015. Dolmen de Viera. Viajes a la prehistoria

7