Issuu on Google+


Zona Fantasma en la Red SĂ­guenos revistazonafantasma zona_fantasma Zona Fantasma Revista Zona Fantasma


Zona Fantasma es una revista digital gratuita sin fines de lucro. Las imágenes son sólo usadas con fines estéticos. Si no quieres que un trabajo de tu autoría se usado aquí y quieres que lo retiremos, contáctanos a nuestro correo electrónico: revistazonafantasma@gmail.com Zona Fantasma is a nonprofit, free digital magazine. Images used here are just for aesthetics; if you do not a work of your authorship to be used here, and want it removed, contact us by email: revistazonafantasma@gmaill.com


K

awaii Radio es una radio de internet. Todo el día J-Rock, Anime music y K-Pop. Además de Martes a Jueves de 08:00 a 09:30 (GMT – 6) hay transmisión en vivo. Síganlos por Facebook y sintonícenlos a través del siguiente enlace. ¡Disfrútenla!


Mirada a Atrás Ver atrás es algo complicado (sí, no solo por que se te dobla el cuello) si no por que podemos ver de forma crítica cuanto hemos cambiado y mejorado. Por mi parte me sorprende que este proyecto siga con vida y por su puesto eso no sería posible sin tu ayuda. ¿Lectores frecuentes? Sí estás leyendo esto y recuerdas que hace un año no lanzamos solo una revista sino 2 para Febrero entones sí tenemos lectores frecuentes. Sí bien ahora estamos más ocupados que nunca, con trabajos, estudios, la idea de realizar nuestros propios proyectos. La revista no nos frena, si no que nos mantiene activos. Creo que nunca podría llegar a terminar una historia si no fuera por que mes con mes sé que alguien la espera con ansias. Así que gracias a ustedes, a quienes ya consideramos amigos por seguir con nosotros.

¡Hasta más leer! Atte:

Fabian A. Ramos

(Dante Locke)


Kagerou Project

T

al como sucedió con Black Rock Shooter hace ya algunos años, lás canciones y videos estelarizadas por los personajes de Vocaloid son parte importante de la industria, llegando incluso a inspirar historias. Tal es el caso de Kagerou Project, nombre con el que se conoce a una serie de canciones vocaloid, que poco después de ser lanzadas, inspiraron un manga, unas cuentas novelas liegras y en Abril de este año será adaptado a un Anime, el cual cobrará el nombre de Mekaku City Actors.

Cierto es que se basará en parte en el concepto narrado en las canciones, hay quienes dicen que se tratará de rutas alternas de la misma. Claro que no es nada confirmado, se ha mantenido bastante silencio al respecto. Poco sabremos hasta que se acerque más la fecha de estreno.

La historia gira entorno a Kisaragi Shintaro, un chico que se aísla de la sociedad al suicidarse su mejor amiga. Pasan algunos años, hasta que su computadora es invadida por una chica virtual, similar a un virus, que tiene vida propia y en un instante su aislado estilo de vida es arruinado. Obligado a salir de su habitación y hasta de su casa, por culpa de ―Ene‖ quien envió a aquella chica a su computador, Shintaro descubre un mundo con chicos de habilidades especiales y seres virtuales fantasmas de personas vivas.

Para los fans de esta serie y los que creían que nuestra crítica provocaría que ya no hicieran más animes de Free! (Lastima que no tenemos ese poder o una Death Note) está confirmado ya que la animación de Free! Volverá con una segunda temporada. No se ha dado aviso de la fecha oficial, quizá no hoy ni mañana, pero pronto. 12 episodios componen la primera temporada y hasta la fecha el mensaje del capitulo final: ―Nos vemos el próximo verano‖ es lo único que ha sido confirmado.

@CorrectorEditor

08

¿de dónde sacan los #escritores a todos esos #personajes? Averígualo aquí http://ow.ly/tg2Ng

@MarianaEguaras

Conoce en qué consiste el asesoramiento editorial y los servicios que abarca http://goo.gl/7hcUuy y http://goo.gl/ n1JFcB


Avengers Confidential: Confidential: Avengers

Black Widow Widow and and Punisher Punisher Black

Y

a no es noticia nueva que Marvel encargue a estudios japoneses realizar animes basados en sus más famosos personajes. Previamente vimos animes tales como Batman: Gotham Knight, Supernatural: The Animation y Marvel Anime que contenía a la vez historias de Iron Man, Wolverine, X-Men y Blade. MadHouse es el estudio encargado de eso. Bastante respetado dado que ha sido la casa de series como Death Note, Nana y Sakura Cardcaptor. Una vez más junto a la Editorial Marvel lanzarán la película Marvel’s Avengers Confidential: Black Widow and Punisher. Este film será distribuido por DVD y Blu-ray el próximo 25 de Marzo.

Después de interferir en una misión de alto secreto, Punisher es tomado bajo custodia por la Agente de S.H.I.E.L.D. y Vengadora Black Widow. Bajo las órdenes de Nick Fury, Punisher y Black Widow son enviados a una misión para detener a Leviatán, una organización terrorista global que planea vender tecnología robada de S.H.I.E.L.D. al mejor postor. Ahora, el vigilante y la espía deben trabajar juntos para evitar que esta tecnología caiga en las manos erróneas. El destino del mundo, y el de los Vengadores, pende de un hilo.

Como su propio nombre indica, los protagonistas serán Frank Castle (doblado por Brian Bloom) y la Viuda Negra (a la que pone voz Jennifer Carpenter), pero según podemos apreciar en el tráiler y en la imagen de ariba, veremos a muchos otros personajes; incluyendo a Iron Man, Nick Fury, Thor, Máquina de Guerra, Hulk o la Capitana Marvel.

@koinya Reki Kawahara, autor de SAO y Accel World, publicará una nueva serie de novelas este verano http:// bit.ly/1krRXrt #koinya

@Zona_fantasma Colabora con #ZonaFantasma. #Relatos, #Ilustraciones e #Historietas. ¿Qué esperas? http:// www.revistazonafantasma.com/...

@zona_fantasma


COMUNIDAD

E

sta sección es nueva y no crean que será una sección que verán muy seguido. Bueno, por lo menos podría ser si ustedes mismos nos ayudan. Una sección dedicada a las preguntas, comentarios y todo aquello que nos impulsa a seguir con esta revista. Recuerden que tenemos múltiples redes por las cuales pueden hacernos llegar sus opiniones, preguntas, criticas y hasta consejos.

Una pequeña duda: verán, me llama mucho la atención formar parte de sus escritores en la revista, como escritor de novelas, el detalle es que no sé dibujar, sólo escribir. ¿Esto es impedimento? Respuesta: Para nada es un impedimento. Muchos de nuestros autores no son más que escritores. En todo caso damos apoyo visual a la historia. Quizá más poco o más limitado (que no contamos con muchos artistas) pero no es impedimento para que se publique una buena historia. De hecho el contenido visual original es algo bastante nuevo en nuestra revista.

Una pregunta, tengo una historia y quisiera que alguien de ustedes la leyera y me diga de paso que le pareció ¿Se las podría pasar a alguien de ustedes? Respuesta: Claro, para eso tenemos el servicio de critica. Aunque justo ahora tenemos algunos pendientes. Si no te importa esperar un poco, puedes enviarnos tu historia a revistazonafantasma@gmail.com Eso si, que sea en Doc de Word, y adjuntado, paras facilitar incrustación de comentarios. Hacemos criticas gratuitas con el fin de ayudar, por lo que no compramos obras de Amazon o Bubok. Podemos reseñar a pedido, pero con adjunto. Cualquier otra duda con confianza.

10


Eduardo: Muchas gracias por los puntos, con esto ya tengo claro como iniciar una novela ligera. Por cierto una pregunta ¿Me podrían decir qué es la Light Time Cup y cada cuando se hace? Saludos desde México Respuesta: Buenas. Qué bien que te haya gustado el artículo. La Ligth Time Cup es un concurso que organizamos en colaboración con Lanove y Chibi Chibi Fansub que es un concurso de novelas ligeras, aunque más que nada sería de novelas ilustradas, porque a veces llegan historias con un estilo diferente a la novela ligera convencional. Lo realizamos cada año, empieza la convocatoria a principios del año y termina como a mediados del mismo. Sólo que este año estamos hablando para cambiar la dinámica del concurso un poco, para hacer un concurso un tanto más general separado por categorías. Ya estaremos informando a través de nuestro blog la dinámica. Nos estamos leyendo.

Encuesta Sobre ¡Ponme Atención! Anónimo: Me ha gustado mucho como se desenvuelve la trama y los personajes me parecen bastante reales aunque no tanto en la parte que dices de que Kenny es de Japón, bueno, es que me parece de que esta forzada esa parte de la historia. Eso sería todo síguete esforzando y sigue dando lo mejor de ti. Respuesta del Autor: ¡Me alegra mucho de que te guste! Sí bien la historia tiene sus flaquezas estaré trabajando en el recopilatorio y ahí corregiré algunos pequeños detalles. El caso de Kenny es especial, es casi un personaje secundario. El volumen 3 contará un poco más sobre su pasado y eso que te parece algo forzado te será ahora muy claro. ¡Gracias por seguir leyendo!

Criticando-T: Redan Scroll. Abbi: XD mother of comic life yo tuve un webcomic que viéndolo ahora, está horrible, pero comparado con este, ya no me siento tan mal :'D

11


Microfantasma Pequeña sección de microrelatos Luego de un mes de ausencia, regresa nuevamente nuestra sección de microfantasma. Trayendo relatos o escritos cortos de nuestro staff y de colaboradores. Si quieres aparecer en esta sección, puedes encontrar las bases en el siguiente enlace.

FRASE AL AMOR Aquel editor me torturaba día y noche; llamadas, textos y emails, todos para saber si ya tenía el cuento dedicado al ―amor‖. Ese especial de San Valentín que tanto odiaba al sentirlo tan próximo. Terminé en mi biblioteca, ojeando paginas al azar confiando en la bibliomancia como inspiración. Encontré un viejo álbum. En la fecha límite le hice llegar al hombre la fotografía de ella, en cuyo reverso escribí: Hoy no

tengo muchas palabras. A veces, una belleza eterna y un buen recuerdo, ameritan el silencio. Por: Dante Locke

RÉQUIEM El tiempo en que los dioses gobernaban sobre el mundo había llegado a su fin. Olvidados y despreciados por los que un día fueron leales súbditos que ahora adoraban la tecnología. Los años oscuros sobrevinieron. Los colosos, forjados por aquellas divinidades, tomaron venganza en nombre de sus creadores; destruyeron ciudades y aniquilaron a muchos. Mientras unos se centraban en sobrevivir, otros preferíamos luchar. Nos llamaban dementes y quizá lo fuimos. Pero mientras disparaba el cañón de plasma contra nuestro enemigo y veía su agonía, comprendía porque empezó la cruzada. Luchábamos por la humanidad.

Por: Marta Navarro

12


LA EFÍMERA HISTORIA DE UN CHICO Y UNA CHICA El lugar se vaciaba, el sonido de la campana los expulsaba del edificio como un rezo expulsa a los malos espíritus ―quizá estoy exagerando―. El chico estaba frente a la chica, dos almas distintas, dos individuos separados por un agujero de concepciones. Ella le amaba, él siempre la había rechazado. Con el paso del tiempo se había resignado, había aceptado el no estar juntos. Sin embargo algo sucedió y ese día fue diferente. El chico había esperado a la chica y ahí estaba frente a ella, con una mirada de impotencia. ―¿Cuándo fue la última vez que te sentiste asustada? ―preguntó con la cabeza gacha―. Yo estoy asustado a cada momento, pero ¿sabes? ―continuaba con esfuerzos, lo que diría le superaba con creces―. Pero no me molesta, he aprendido a (sobre)vivir con eso. Sí, lo sé, soy un cobarde. Estoy tan asustado de tenerte, porque estoy aún más asustado de perderte. Es tonto, lo sé, no tienes que decirlo. Sin embargo ya no puedo ni un momento más, y aunque este tipo de cursilerías no vayan conmigo, sólo quiero decir que te amo. La chica sonrío, no se había enterado del porqué de su cambio de actitud, pero fue tan feliz. El amor los invadió esa tarde y noche, lo que hicieron es innecesario relatarlo. Al día siguiente el chico murió.

Por: MidnightMoon


SOLEDAD A pesar de la misma rutina, las mismas calles, los mimos minutos, había algo diferente. Algo se había apagado. Puedo ver los rostros sin vida de los que alguna vez se llamaron humanos. Cuerpos sin alma y sin sentimientos, piezas en este enorme rompecabezas, que es armado innumerable veces por esta sociedad, ¿Qué nos mueve?, ¿Qué nos inspira?, ¿Qué es lo que esperamos sentir cuando está todo perdido? Pensamientos puros de un alma que gritaba ser escuchada. Simplemente había algo diferente, el sol que alguna vez brillo ya no lo hacía. Simplemente desapareció igual que mi alma, mi alma que brillaba se apagó igual que esta sociedad. Desesperada solo quería huir, pero era imposible, ya estaba todo decidido, mi lugar en la sociedad ya estaba hecho, solo salíaa correr, quería irme, irme lo más lejos posible y cuando ya no podía, solo me sentaba para esperar y alzaba la mano para poder ver el contraste entre el cielo y la tierra. Silencio, silencio era todo lo que había en esa pequeña habitación. Me había ocultado en mi pequeño mundo, no lo había decidido. Claramente había visto cómo mis seres queridos se habían marchado igual como el día llegaba a su fin, había sentido claramente la diferencia entre mis habilidades, ¿inteligencia, sencillez, egoísmo?, no nada de eso, solo era la diferencia entre mundos. Me había encerrado, había sido lastimada tantas veces que ya estaba molesta, jugaron con mi corazón hasta cansarse, prometo ser la más inteligente, la más audaz para que nadie volviera a jugar con migo. Solo me siento, espero, y cuando abro los ojos, ya no era la misma. Solo me había cansado y era acompañada por el silencio, la soledad no es tan mala, porque es la única que te acompaña cuando estas solo. .

Por: Sofía Abarca

14


EN BUSCA DEL SECRETO Estaba cansada, mis piernas sentían fuego hirviendo en su interior. Pero ni yo ni mi amado nos detendríamos, ahora menos que teníamos a escasos kilómetros el portal. Había sido una tontería internarnos en este mundo para tratar de robar uno de sus secretos. Lo que conseguimos fue que los peligrosos seres de esta dimensión nos dieran caza por días. Nos colamos en una hendidura de la llanura. Esperamos que uno de los dragones pasara sin que nos viera. Entonces, salimos de la trinchera y seguimos andando. A diferencia de nuestra dimensión, ésta lo tenía todo: largos bosques repletos de tupidos árboles, llanuras de un verde cálido se extendían hastadonde la vista tenía alcance y topaban en altas montañas de azul y frío gris. Su comida era más fructífera y sus construcciones miles de veces mejores. Nuestra tierra, sin embargo, sufría hambre, era devorada día a día por varias plagas arrasadoras y enfermedad. Era necesario un cambio. Yo y mi amado nos encomendamos esa tarea; investigar su secreto. La sombra del dragón siguió de largo pero se detuvo sobre el portal;un enorme arco encastrado sobre una erupción que nos llevaría a nuestro hogar. Mi amado maldijo, pero no se detuvo y me hizo seguir, escondidos en los altos pastizales. Si nos deteníamos, los seres bestiales nos darían alcance. Pronto estuvimos bajo el portal y teníamos, más arriba de nosotros, al dragón.Mi amado tampoco se detuvo, escalamos juntos sin que el monstruo nos descubriera. Al estar enfrente del portalcometió una imprudencia: se arrojó fuera de las sombras y llamó la atención del ser. No pude reaccionar, me empujó al portal sin poder detenerme. Aparecí, con el corazón roto, sin esperanzas de volverlo a ver, de nuevo en mi dimensión, en el planeta Tierra, sin el secreto. .

Por: Emiliano Pérez


—Tan…

cruel —sollozó frente al computador, con las pupilas acuosas y dilatadas, en las comisuras de sus ojos, las lágrimas amenazaban por caer y con un puchero en sus labios, ofrecía una expresión que conmovería cualquiera. Sí, a cualquiera, a cualquiera menos a la persona causante de semejante tristeza. Abraham, o «Bram» ―apodado así por Liz― era un chico de trece años, con el firme deseo de seguir los pasos de la persona que más admiraba: convertirse en un reconocido escritor. Cosa que se le estaba dificultando, pues al parecer, seguir ese camino no parecía tan fácil, sobre todo considerando las constantes críticas negativas que recibía cada vez que enviaba sus historias a alguna revista. ―¡¿Otra vez?! ¡¿Cuántas van con esta?!… ¡¿26 mil?! —exclamó una vocecita furiosa. —¡No seas exagerado! —le reprochó una segunda vocecita—. ¡Apenas es la sexta!.. —En una espléndida imitación del genio saliendo de una lámpara mágica, dos pequeñas figurillas aparecieron. Cada una se colocó en su respectivo hombro. El pre-adolescente ni se inmutó, ya estaba acostumbrado a ello. Las pequeñas criaturas eran idénticas al chico, en una especie de versión miniatura de él. El ser ubicado en el hombro derecho, tenía una expresión tranquila y mirada noble; el ser del hombro izquierdo, al contrario del otro, mantenía una expresión de enojo y en su mirada irradiaba malicia. Como era de esperar, venían dispuestos a levantarle el ánimo y eso significaba


ONE-SHOT una sola cosa: Problemas. —No te preocupes Bram, un colega mío es la conciencia de un terrorista. — Inesperadamente, uno de los pequeños desplegó un plano sobre el teclado, sorprendiendo a Bram y al otro pequeño que estaba en el hombro derecho. El chico y el segundo ente, cuestionaron al mismo tiempo: —¡¿Qué es eso?! —Ignorándolos a ambos, el diminuto personaje prosiguió. —Igualmente conozco a un buen hacker, de seguro él puede localizar al idiota que tuvo la osadía de criticar tu historia — Acarició sus manos con una macabra expresión, luego, señaló un punto rojo en el plano—. Un par de bombas en su casa y, ¡no quedará ni rastro de esa basura! —tras esta declaración, el compacto y malvado ser comenzó a reír al más puro estilo de un villano de televisión. —¡Con violencia no resuelves nada, desalmado! —le gritó el pigmeo del hombro diestro. —Cierto —se mostró de acuerdo —, pero ¿sabes qué? —¿Qué? —Me haría sentir mucho mejor —respondió con cinismo, mostrando una escalofriante sonrisa— y también a Bram, ¿no es cierto?.. —Lo jaló insistentemente de sus ropas, demandando atención, cambiando la expresión de su rostro, normalmente maliciosa, a una, convenientemente, mucho más suave y tierna. ―¿Eh?, pues yo… —vaciló ante esa «inocente» cara. De nueva cuenta, su concupiscible conciencia lo tentaba de formas que lo hacían débil cuando debía ser firme y resistente—, tal vez —musitó, nervioso. —¡Bram! —le reprendió el angelical pequeñín, logrando que este último, muy avergonzado, inclinara la cabeza. Afortunadamente su conciencia noble le hacía ver su error y, como siempre, él aceptaba la culpa. Solo había un lugar donde su inmoral y lujuriosa conciencia sacaba esas ideas tan disparatadas: Su propia mente. Al fin y al cabo de ahí provenían sus dos «Conciencias». —¡Que Chaos tenga piedad de tus deshonestos y pecaminosos actos!

¡Corrompedor de almas! —¡Ese es mi trabajo idiota! —refutó. Sacó la lengua y volteó el rostro en dirección opuesta a su gemelo. —No tienes remedio —negó la cabeza con resignación. —No le hagas caso Bram, debes tomar las críticas de buena manera, la persona que lo escribió, lo hace con el único afán de que ayudarte, ¡alégrate!, ¡se tomó tantas molestias para señalarte en que debes mejorar! —trató de animarle, mientras el chico seguía deprimido. —Pero... es tan cruel —comentó, entristecido. Su mirada se perdió entre los tablones de madera que cubrían la pared. Aquella crítica era incluso más filosa que las de su padre. La impresora comenzó a moverse, rompiendo el silencio que se había formado en el estudio. —¿Qué haces Bram? —preguntaron en coro las conciencias del chico. La impresora terminó de imprimir; a continuación Bram, tomó la hoja y la levantó, se dispuso a leer con cuidado todas y cada una de las observaciones hacia su historia. —Tal vez tengas razón... tal vez solo debo aceptar la crítica —murmuró, un poco decaído. —¡Protesto, su señoría! —replicó la conciencia malvada, totalmente en desacuerdo. —No estamos en un juzgado —le calló la benévola conciencia. El chico hizo un largo suspiro de resignación. —A este paso, nunca seré como esa persona. —sollozó, por segunda ocasión. —¿Como quién…? —interrumpió una dulce voz. Bram, junto con sus conciencias, abrieron los ojos de golpe al identificar a la persona frente a ellos, ella le sonrió amablemente, inconsciente del terrible efecto que tal acción produciría, el trío ―evidentemente sonrojado― comenzó a moverse hacia todos lados, agitando desesperadamente los brazos sin saber qué hacer. La pelicastaña de diecinueve años, parpadeó confundida ante semejante espectáculo que Bram ofrecía.

17


ONE-SHOT

L

a mañana había amanecido más fría de lo normal, seguramente porque la nieve cubría algún pueblo cercano. Habían pasado las fiestas navideñas, pero todavía tenían vacaciones en la universidad. En cuanto volviera tendría los exámenes del primer cuatrimestre pero no le preocupaban demasiado, estaba estudiando todos los días, lo que le hacía estar inquieto era otra cosa. ―Miguel, despierta de una vez. Tienes que estudiar ―avisó la madre del chico después de abrir la puerta del cuarto. ―Estoy despierto. ―Entonces deja de holgazanear y levanta de una vez. ―La mujer se marchó dejando a su hijo todavía en la cama. ―Estudia, estudia, lo que menos me apetece ahora es estudiar. ―Suspiró y se levantó. Se abrigó con una chaqueta vieja que usaba para estar por casa. En el comedor su hermana desayunaba, decidió imitarla. Se sentó frente a ella, empezando a untar las tostadas con mantequilla. ―Sigues melancólico, por lo que veo ―comentó la chica. ―¿Por qué debería estar melancólico? ―Lo estaba y sabía que ella podía leer a través de la indiferencia que solía mostrar. ―Porque Dani no está. ―Bebió un poco de café―. Le echas de menos y no intentes negarlo. ―Somos amigos… ―Hizo una breve pausa desviando la vista hacia un vaso de cristal vacío que había sobre la mesa―…es normal. Están siendo unas vacaciones aburridas. ―Miguel, a mí no me engañas ―bajó la voz para que su madre no escuchara―, sé que te gusta Dani.

―Calla, no quiero que mamá se entere ―exclamó en voz baja. Torció el gesto en cuanto se dio cuenta de que acababa de darle la razón a su hermana. La muchacha rió, le dio unas palmaditas de ánimo en el hombro y se levantó. Sabía que su hermana le apoyaba en cualquier cosa y más en temas amorosos. Siempre había sido un chico solitario, hasta que conoció a Daniel el primer año de facultad. Enseguida congeniaron, pero, cuando quiso darse cuenta, ya estaba enamorado de su amigo. Fue algo que le costó ver, nunca antes había sentido nada parecido y pensó que, simplemente, era así como se sentía tener una amistad. Hasta que su hermana le hizo ver la realidad. Volvió a mirar el vaso. Cada vez que veía algo de cristal se acordaba de él. Sus ojos azules, tan claros y transparentes, que dejaban ver cualquier emoción a través de ellos. Se recostó en la mesa, con la cabeza sobre sus brazos cruzados, sin dejar de mirar el vidrio. Tan solo una semana separados y le había resultado eterna. Dani se marchó a casa de sus padres para pasar las fiestas. Recibió varios mensajes en los que el chico le contaba cosas sobre el lugar y algunas fotos enseñándole como la nieve cubría las calles. Solo esperaba que regresara pronto. Llamaron a la puerta y vio a su hermana pasar para abrir, siguiéndola con la mirada. Al cabo de unos segundos Daniel apareció por la puerta del comedor con una sonrisa radiante y las mejillas enrojecidas del frío. ―¿Todavía medio dormido, Miguel? ―comentó desanudando la bufanda que le protegía del ambiente helado del exterior. ―¿Qué haces aquí? ―El chico se incorporó rápidamente―. Creía que estabas con tu familia. ―Se acercó hasta él, sin poder

19


evitar sonreír aunque haciendo lo posible porque Dani no notara la emoción que sentía al verle allí. Chocaron las manos como solían hacerlo. ―Te dije que iría a pasar las fiestas pero no aguanté tanto con mi familia, ya sabes que no nos llevamos demasiado bien. ―Pasó un brazo por los hombros de Miguel―. He vuelto para pasar el resto de las fiestas contigo. Tenemos el piso de mis padres para nosotros solos. ―V-vaya, eso es genial… ―Miguel tembló levemente ante la cercanía del muchacho y sus palabras hicieron que su rostro ardiera por los pensamientos que su mente había formado. ―¡Toda la noche jugando en año nuevo! ¡Fiesta gamer! ―exclamó feliz por la idea. ―Suena bien. Mejor que estar aquí, pero que no te oiga mi madre está obsesionada con los exámenes. ―Cambió de tema. Se reprendió por llevar las palabras de Dani a lo que él quería escuchar. Sabía que no tenía posibilidades con su amigo, pero sus sentimientos eran más grandes que la razón y le era imposible no querer abrazarle o besarle. El hábito del chico de pegarse a él como ahora, con camaradería, no ayudaba a que dejara atrás sus sentimientos. ―Tierra llamando a Miguel, responde. ―Bromeó―. Quedamos así, entonces. ¿Quieres salir un poco? Seguro que te viene bien después de tanto estudio. ―Claro, espera que me cambie y nos vamos ―afirmó, feliz. La víspera de año nuevo llegó rápido y, como habían planeado, esa noche estarían en casa de Daniel jugando. El chico había invitado a otros amigos a la fiesta. Mejor así, de esa forma no pasaría la noche tenso por culpa de las hormonas. Se vistió con

20

unos vaqueros y una sudadera azul una talla más grande decorada con un cubo de Rubik derritiéndose. Llegó a la hora acortada y Daniel le recibió con una sonrisa invitándole a pasar. No era el primero en llegar, unas compañeras de su amigo estaban allí, mirándole. Se saludaron y ellas comentaron el diseño de su ropa con sarcasmo. El plan había cambiado y no sería una fiesta gamer. De hecho, según le dijeron, ni siquiera se quedarían allí toda la noche, ¿quién hace eso en año nuevo? Se sintió ofendido, pero sonrió avergonzado, disculpándose porque tan solo se quedaría un rato. En cuanto llegaron el resto de personas vio claramente que las chicas no le habían mentido. No le molestó cuando Daniel le comentó que serían más, pero ¿por qué no le había dicho esto? Torció el gesto. Estaba realmente molesto. La tarde pasó demasiado lenta para su gusto y ánimo. Apenas cruzó unas palabras con Daniel o con el resto de chicos. No quería hablar con nadie y ellos parecían tener miedo de acercarse. Finalmente optó por sacar su consola portátil y convertir la tarde en algo un poco más productivo subiendo a sus personajes de nivel. Le importaba bien poco los comentarios que escuchaba sobre él, pero decidió, por el bien de todos, marcharse y no aguar la fiesta a nadie. ―Dani, ¿podemos hablar un momento? ―dijo con tono seco tras acercarse al chico que estaba hablando con una de las chicas. Ella pareció molestarse pero no dijo nada al ver la mirada que Miguel le lanzó. Su hermana le decía muchas veces que sus miradas daban miedo cuando estaba molesto. Ojalá fuera cierto porque no le apetecía aguantar las réplicas de nadie en ese momento.


ONE-SHOT ―Claro. ―Entraron en la cocina―. ¿Qué pasa? Estás muy apagado.

los canales de la televisión para ver las campanadas y seguir con la tradición.

―Muy apagado, dices, más bien estoy molesto pero da igual. Me marcho a casa.

―Este año es especial, vamos a cambiar la tradición ―comentó Daniel sacando una bolsa de ositos de gominola―. Siempre que estemos juntos en año nuevo haremos esto. Doce ositos de un mismo color, te dejo los rojos de fresa porque son tus favoritos. ―Sonrió.

―¡¿Qué?! ¡No! ¡Sí todavía no hemos jugado a nada! ―exclamó desconcertado―. No puedes irte, Miguel. ―Claro que puedo y, además, no quiero quedarme. Podrías haberme avisado de que cambiabas los planes y no me habría puesto esto. ―Señaló su ropa―. Gracias a ti, todos se han estado burlando o haciendo comentarios sarcásticos sobre mí. Sobre todo Clara, dile ya que la quieres en tu cama ―espetó. ―Se apuntaron solos a la fiesta, no pensaba ir con ellos a ningún sitio. Te prometí que pasaríamos la noche jugando. ―Abrió los ojos sorprendido ante la mención de la chica―. No digas tonterías. Clara no me gusta, aunque creo que yo a ella sí. ―Lo siento… ―murmuró desviando la vista avergonzado por no haber confiado en su amigo, molesto consigo mismo. ―No te disculpes. El único culpable aquí soy yo, debería haberte avisado. Lo siento, no pensé que te molestarías tanto ni que te pondrías celoso de Clara ―bromeó. ―No te hagas tantas ilusiones ―continuó con el tono bromista, pero, claramente, se había puesto celoso por culpa de la chica. ―Iré a decirles que pueden marcharse. Así podemos empezar nuestra fiesta particular. ―Sonrió y se marchó, dejándole a solas en la cocina.

La noche pasó liviana entre risas y partidas a diferentes juegos de plataformas variadas. Pronto llegó el momento de tomar las uvas y dar paso al año nuevo. Dejaron en pausa la partida y cambiaron a uno de

Miguel rió ante la ocurrencia de su amigo y reunió los doce dulces mientras Dani sacaba la misma cantidad de gominolas amarillas, las de limón. Guardó la bolsa y se sentó cerca de su compañero. ―Oye, Miguel… ―Dime. ―Le miró. ―Quería decirte algo antes de que terminara el año… ―murmuró. Sus ojos azules chocaron con los pardos de su amigo―. Yo… esto… no sé cómo decirlo. ―¿Qué pasa? ¿No te estarás muriendo, no? ―bromeó, riendo divertido. ―¡No bromees con eso! ―Se acercó y le besó en los labios suavemente. Miguel le miró sorprendido. Clavó los ojos en los de Dani que, cuando se separó, le devolvió la mirada con ojos extasiados. Se lamió los labios y volvió a besar a su amigo. Absortos en los besos que se prodigaban, embelesados el uno con el otro, demostrándose lo que no se habían atrevido a decir con palabras en todo ese tiempo. ―Miguel, te quiero. ¿Y tú a mí? ―Está claro, idiota. ―Le abrazó―. Claro que te quiero, desde hace mucho. ―¿Continuamos? ―Cogió una chuchería roja y la puso en sus labios. ―Encantado. ―Sonrió y volvió a besarle mientras en la televisión anunciaban el principio del año nuevo.

21


ONE-SHOT Esto no es una historia de amor. Lo digo y lo afirmo. De hecho he llegado a pensar que soy asexual, nunca me he sentido atraído hacia ninguna persona, ente o quimera… ¿¡Qué!? ¡Hay personas con gustos raros! Ya estoy cerca de cumplir diecisiete años y, contrario a todos mis demás amigos, nunca he sostenido una relación. Y no es porque no haya tenido la oportunidad, sino que simplemente no he tenido el interés. Algunas amigas dicen: «Pero ya llegará el día en que te enamores». Bah, patrañas, eso no me sucederá a mí, puede pasarle a cualquiera, pero no a mí. Ese tipo de distracciones son irrelevantes. Pero… ¿por dónde empezó lo que iba a relatar? El nuevo ciclo escolar había comenzado, segundo año de preparatoria. Algunos compañeros habían escapado, para no volver, pero la mayoría seguía presentes. Caras nuevas invadían el salón y, entre ellas, la típica chica extranjera rubia de ojos azules, amable, y popular entre el sexo opuesto. Un ángel. ¡Pues no! Ella no es la protagonista de la historia, sólo es un personaje más, ¿creen que mi vida tendría un cliché tan simple como ese? No obstante, eso no impidió que habláramos. ―Hola, ¿cómo estás? ―me preguntó sonriendo. ―Hola, parece que nos tocó trabajar en equipo, hagamos nuestro mejor esfuerzo. ―¡Sí! ―respondió de manera efusiva. Aquí es cuando el tercer agente apareció, el peso que desequilibró la balanza… okay, mala metáfora. ―También me asignaron con ustedes. Ese era Ulises, un compañero que iba conmigo, pero con el que nunca había hablado. ―Entonces estamos listos, debemos de organizarnos. ¡Qué molestia tener que organizarse desde la primera semana para una ―bendita― exposición! Pero la escuela es la escuela. Así comenzó nuestra fina monotonía de esperar una hora al día para planear esto o aquello. Entenderán que al ser jóvenes, hacíamos todo, menos trabajar. Hasta que llegara la semana de la exposición, haríamos todo de prisa un día antes. Pero no hay queja, esos momentos fueron buenos, pude

convivir y conocer mejor a ese par. Liz, proveniente de un país que nunca me interesó memorizar, había llegado hace dos años a este por una de esas razones que sólo pasan en los guiones baratos, o que al menos creía que era así, hasta que me enteré de su caso. Ya saben, de un país desarrollado, se terminan mudando a una ciudad pérdida de un país peligroso, ¿quién haría eso? Sin embargo era una chica simpática. Espera… ¿por qué hablo como si ya no viviera? ¡Qué más da! Así se me entiende. Y Ulises, un joven tímido, pero simpático. Siempre había recibido el apoyo de sus padres en todo que decidía, o al menos eso decía, sin embargo la separación de ellos lo había afectado arduamente, a pesar de que esta, contrario a lo común en estos tiempos, fue libre de problemas. Cine. Los planes habían sido ir los tres. Ulises faltó, se enfermó ese día y nos dejó solos a nosotros dos. Quizá Liz tenga un papel más importante… Nah. La cara de una chica despeinada cubrió toda la pantalla e hizo saltar a mi acompañante, enredando sus brazos en mi cuello. Estábamos frente a frente y poco a poco sus labios se acercaron a los míos. Cerró los ojos para disfrutar el momento… Como dije: Esto no es una historia de amor. La aparté antes de que concluyera su movimiento. Mostró un rostro de estupefacción sin creer que la hubiera rechazado, ciertamente, ¿quién en su juicio la rechazaría? ―Yo pensé que… ―murmuró con la cabeza gacha, juntando sus manos y moviéndolas nerviosamente. ―Lo siento, Liz, no es nada personal, no es que me desagrades, eres una mujer muy hermosa, pero simplemente no me siento interesado ―le respondí de la forma más sincera que pude. Ya no dijo nada más, el resto del día fue frío y antes de darme cuenta, ya se estaba retirando a su hogar diciendo sólo: «Nos vemos mañana». Ninguna palabra efusiva, ningún cariño extra… la había lastimado. Poco después hablé con Ulises, aunque él

23


ONE-SHOT fue quien sacó el tema al preguntar qué tal nos había ido. Le conté todo lo que había pasado. Revelé mis temores sobre una disolución en nuestro trio. Él desvió la mirada por unos segundos y luego volteó, sonrío de una manera tranquilizadora y dijo: «Todo va a estar bien, déjame hablar con ella». Y lo hizo, pasaron unos días, que para un estudiante de preparatoria se sienten como semanas, y ella ya había vuelto a actuar de la misma manera que siempre. La semana crucial llegó, y, como había predicho, no teníamos lista nuestra exposición. A marchas forzadas trabajamos, una y otra vez, en la búsqueda de lograr una calificación, al menos, decente. La casa de Ulises era nuestra base de operaciones y ahí concluimos la investigación y las láminas sobre papel bond… ¡Joder, profesora, ¿no sabes que ya existen las computadoras?! Uno, dos, tres días; al fin concluimos y nos sentimos listos para la exposición del día siguiente. Exposición: sin problemas. Superamos nuestras propias expectativas y sacamos ocho, lo mismo que otros equipos que se prepararon más que nosotros. Por la tarde, la celebración era inminente, en la casa de Ulises nuevamente. La comida fue bistec al carbón, algo que sólo se describe con la palabra: ¡Delicioso! Sí, con signos de admiración. El padre de Ulises sacó una botella de regalo por nuestro esfuerzo, aunque nos instó a sólo tomar una parte, total, ni que fuéramos ebrios. Una copa y dos más. Nuestra resistencia era menor de lo que pensaba… Creo que ahí llegó el punto del climax. La pobre de Liz, ebria, fue al sanitario a… bueno, creo que no es necesario especificar. Yo me quedé a solas con Ulises, abrazándonos como amigos mientras exagerábamos cantando una canción. No me percaté de nada hasta que Ulises me tenía contra la pared, estando peligrosamente cerca… Ya debería de comenzar a narrar en presente ya que ahora estoy aquí, con mi

24

«amigo» frente a mí. ¿Por qué me puse narrar todo lo que me trajo aquí? No lo sé, mi familia dice que tengo una mente demasiado activa. Sus labios se acercan a los míos; yo no lo detengo. Mi mente recuerda los momentos de nerviosismo al estar a su lado y una revelación se muestra ante mí… ¡No! ¡Esto no es una historia de amor! Sus labios entran en contacto, sintiendo ese fino roce que me transportaa otro planeta. Bien dicen que cuando… ¡Que no! ¡Que esto no es una historia de amor! El beso continúa, poco a poco lo correspondo y el ritual pasa a ser de dos en lugar de uno. ―Te quiero ―dice entre susurros. ¡Me doy por vencido! ¡Esto SÍ es una historia de amor!


OCRE CAPÍTULO 2 MI PROBLEMA SE TRIPLICA Son exactamente las 2:47a.m., o por lo menos eso indica el reloj que se encuentra a un costado mío. Me encuentro sobre mi cama observando el techo, no he podido dormir hasta ahora debido a que intento imaginar cómo un ser inexistente puede volverse real. ―Tal vez es un ángel enviado por dios para guiarme hacia el verdadero camino del bien y volverme un orador que advierta a todos sobre el fin del mundo, o quizás un hechicero tomó recuerdos de mi mente y los materializó para sus planes siniestros. ¡¿Y si en realidad es un demonio que fue invocado por algún culto satánico para apoderarse de mi alma?! ¡No, espera, ¿qué objetivo tendría hacer algo como eso?! ¡Tal vez estoy dentro de un sueño y en la vida real me encuentro en coma conectado a varias máquinas debido a un trágico accidente! ¡Otra opción sería que Erika viene de una dimensión alterna en donde en verdad existe y viajó hasta aquí para que la ayude a salvar su hogar de la destrucción total, tendré que enfrentarme a un ejército de diez mil soldados solo con mi valor, determinación y mi espada que habla! ¡¿Te das cuenta que es una completa estupidez todo lo que has dicho?! —discuto con la nada empleando una gran velocidad de palabras mientras elevo mi tono de voz con cada oración que pasa. ―¡Cállate de una vez! ¡¿Tienes idea de qué hora es?! ¡Duérmete ya maldita sea! ―escucho la voz de mi hermana, rompiendo así todos mis pensamientos. ―Leonardo, tranquilízate… —digo mientras suelto un suspiro y bajo mi volumen de voz―. Piensa de forma fría, tal vez solo me lo imaginé; después de todo, ha pasado una semana desde entonces y no la he visto por ningún lado. ¿Pero, eso implica que la patada de esa mañana tampoco ocurrió? ¿Entonces por qué se sintió el dolor tan real? Es posible que el título de amiga imagi-

naria en realidad sea falso, puede que Erika haya sido una persona real desde un principio. Es lo más lógico, sin embargo, recuerdo que ella apareció justo después que terminara de decir ese conjuro… Bueno, son en estas situaciones cuando debo tener un flashback durante mis sueños, tal vez si duermo un poco recuerde lo que en realidad pasó, eso es; además ya es tarde y tengo que levantarme dentro de unas horas. ―Buenos días, Le… ¡¿Leo, que te ocurrió?! —habla Brenda quien se encuentra frente a la entrada de la escuela, sin embargo, su reacción cambia al ver mi rostro. ―No he podido dormir nada, apenas es la segunda semana y estoy a punto de caer al suelo—. Respondo con frustración al mismo tiempo que froto mis ojos con mi mano derecha. «Maldición, al final no obtuve ningún recuerdo y terminé sin descansar». ―Dios, mírate, Leonardo. Me sorprende que pudieras llegar hasta aquí en esas pésimas condiciones —contesta la chica de cabello castaño con esa expresión preocupada y maternal que la caracteriza tanto. ―¿Qué tal si duermo un poco apoyando mi cabeza en tus piernas? —continúo mi eterna lucha para salir de la «Zona de amistad» en la que me encuentro con Brenda. ―¿Eh? ¿Por qué de repente…? ―Por favor, aún es temprano y estoy a punto de morir, además, en los jardines de la escuela hay varias bancas; podríamos estar ahí un rato. No sé si mis comentarios generaron lástima en la chica, pero el resultado fue algo que no me esperaba. ―E-está bien, pero solo porque en verdad tienes una apariencia fatal, y solo será un momento —responde con un ligero rubor en las mejillas y una notable sonrisa de nerviosismo. ¡Esta situación es el mayor avance que he dado desde la secundaria! Realmente es algo increíble. Al cabo de unos segundos nos dirigimos hacia los jardines, poco después me recuesto sobre la banca y lentamente coloco mi cabeza en las piernas de mi compañera, amiga y futura esposa, bue-

27


OCRE no, eso es algo exagerado… por ahora. El ambiente es bastante relajado y el escenario es excelente, parece como si todos mis problemas se desvanecieran junto a Brenda, lentamente empiezo a escuchar las conversaciones de algunos estudiantes que se dirigen al edificio principal cada vez más lejanas, me siento tan tranquilo hasta el punto de quedar profundamente dormido. Sin embargo, toda la calma y oscuridad que me envolvía hasta ahora es interrumpida por una voz; suena igual a la de una niña sollozando, de repente todo se convierte en un escenario que no había visto en mucho tiempo. Es un parque, un viejo sitio en donde jugaba y que en este instante se encontraba desierto salvo por una persona y yo; el cielo tiene un color anaranjado que nos cubre con su intensa luz, además el viento es bastante fuerte. Una pequeña niña se encuentra frente a mí, posee un cabello muy largo de color morado con una tonalidad suave que se agita hacia la dirección del viento; se encuentra con lágrimas en los ojos y con sus dos manos apretándose contra su pecho. ―León, por favor no lo hagas… Realmente, quiero estar contigo. Enseguida de estas palabras, mi cabeza por sí sola dirige la vista hacia el suelo; mis puños están a mis costados y mi cuerpo tiene una apariencia infantil, poco después una voz suave sale involuntariamente de mi boca al mismo tiempo que levanto mi vista: ―Yo tampoco quiero hacerlo, eres la única persona que habla conmigo, ¡Eres mi única amiga! «¿Qué demonios está ocurriendo aquí? ¿Acaso regresé en el tiempo?». ―¡Entonces no lo hagas, tú también eres mi único amigo y realmente te quiero! ¡Es gracias a ti que existo! —grita la niña al mismo tiempo que me abraza con fuerza y comienza a sacar toda esa tristeza que contenía entre sollozos. Al instante siento como una pequeña lágrima se desprende de mi ojo derecho y cae hasta mi mentón, rodeo su espalda con mis brazos y los retraigo con mucha fuerza; poco después, comienzo a llorar junto con ella. Al transcurso de unos minutos ambos guardamos silencio, me se-

28

paro ligeramente de Erika y con mi mano izquierda sujeto el collar metálico con el broche de oso. ―Te prometo que nunca te olvidaré, aunque ya no nos veamos más, este collar será la prueba de que siempre existirás ¡Esto demuestra que tú vives y…! La niña de pelo morado junta sus labios con los míos antes de terminar la oración, un extraño calor se desprende de ellos, como si de verdad todo estuviera ocurriendo en este momento. Erika se separa de mí y finalmente dice: ―Adiós, León, por favor no me olvides. Todo comienza a desaparecer y convertirse en un escenario blanco. «¡No, espera! ¡Aún tengo que descubrir más cosas, no te vayas Erika!». Grito con desesperación hasta que siento como mi cuerpo se voltea y cae de la banca en donde descansaba, logrando sacarme de mi sueño. Todo a mi alrededor se ve diferente, un intenso sol lastima mi visión por lo cual tengo que cubrirme el rostro con la palma de la mano. Volteo mi cabeza hacia la banca y observo que Brenda ya no se encuentra más ahí, solo está su chamarra doblada de tal forma que llega a parecer una almohada. ―Así que has estado aquí todo el día, Leonardo ―escucho una voz familiar y enérgica que se aproxima. ―¿Qué es lo que quieres Nic? ―¿No me digas que se te olvidó lo de hoy? Vamos a ir a tu departamento a matar el tiempo, después de todo no habrá clases mañana por mantenimiento de la escuela. —Es la respuesta que dice aquél chico con la sonrisa falsa que siempre lleva consigo. ―¿Nicolás irá a casa de ese tipo tan raro? ―¡No puedo permitirlo! ―Cierto, podría hacerle cosas horribles. Se escuchan varios comentarios detrás del chico, todas las voces pertenecen al E.P.F. que significa «Escuadrón de Protección de la Falsedad». Ese es el nombre que utilizo para referirme al grupo de admiradoras locas que están detrás de Nicolás todo el tiempo, obviamente nunca soy bien recibido por ellas.


¡Reclutamos Articulistas! ¿Escribes reseñas, noticias, llevas un blog o das información de libros o material audiovisual?

Si te gustaría realizar cualquiera de las anteriores. ¡Contáctanos!

Requisitos básicos: - Cierta regularidad - Cuenta de google - Ortografía respetable

revistazonafantasma@gmail.com


THE HIGHLANDS ACTO SEGUNDO HIGHLANDS Y YO…

CAPÍTULO 5

L

a siguiente quincena llega puntual. Los rumores hablaban ya hace dos días de un aterrizaje en la Plaza de la Plata y el Oro. La gente se agolpa allí. Es día de lluvia. Uno de los pocos que recuerdo en mi vida, porque bajo Highlands nunca llueve. —Me pregunto qué diablos es esta cosa tan asquerosa que cae del cielo ―mascullo mientras camino solo. También me pregunto si esa cosa asquerosa que flota sobre nuestras cabezas es realmente el cielo. «¡¡¡Las gentes de los suburbios nacen, crecen y mueren en los suburbios!!!». Ya están aquí los Patricios con su megafonía y sus ametralladoras. Solo cabe esperar a los de El Sindicato.

mis compinches, enviando mi plan al traste a la velocidad de un parpadeo. Stanley es un hombre inteligente. Cuatro tipos de rojo en una plaza. Uno sin coartada. He venido desarmado. Me matarán y él se quedará con todo lo que tengo. Entiendo. Eso me pasa por confiar en un Patricio. Me fijo en un miembro de El Sindicato que camina entre la multitud abriéndose paso con su arma de un solo disparo. Y me llama la atención porque su brazo izquierdo no se mueve. Y porque salta entre la gente con una agilidad diferente a la del resto. Avanzo agachado a través la muchedumbre y me posiciono detrás de él. Agarro su brazo izquierdo y descubro que, efectivamente, dentro de la manga no hay nada. La golpeo en la nuca, le quito su arma y la arrastro hasta un callejón. Cuando le quito el casco, muerdo sus labios a modo de prueba.

El plan pasa por que no pierda de vista a los cuatro tipos de rojo que me escoltan desde la distancia. Serán ellos quienes se lleven al miembro de El Sindicato al que yo escoja a un callejón apartado, le roben su ropa, su arma, y en fin…

—¡Te he buscado cada vez! —me dice en un respiro que le doy.

La aeronave aterriza tras unos minutos. Sus compuertas se abren y de ella salen diez o doce tipos con su armadura y su casco completo. Me pregunto a qué temperatura estarán ahí adentro.

—Por si no lo eras. No estaba seguro.

«¡¡¡Los enemigos de los suburbios son nuestros enemigos!!!».

—Entonces quédate aquí. ¿Soy demasiado rico?

Tras cada grito de la megafonía se produce un disparo. Empieza a morir gente y yo selecciono a mi víctima.

—Tampoco puedo. Nos matarían a los dos. Highlands es un sitio horrible. Se respira bien y todo eso, pero es horrible, es una cárcel.

Lo señalo. Los hombres de rojo se precipitan sobre él y lo reducen. No obstante, algo sale mal. Un Patricio se percata de la agresión y utiliza una ametralladora para deshacerse de

—Estoy aquí, estoy aquí. —¿Por qué me has pegado si sabías que era yo? —Tú nunca estás seguro de nada. —Solo de una cosa: quiero ir contigo. —No puedes.

—¿Te ha hecho daño alguien? —No quiero hablar contigo de eso. Vendré a verte en cada día de descenso, te

31


THE HIGHLANDS buscaré y estaré contigo antes de que la aeronave marche. —¡No! Yo quiero estar contigo siempre. No me vale un rato cada quince días. —¡No seas imbécil! Se oyen disparos de ametralladora. De repente, se asoma a nuestro callejón una figura siniestra. Es un tipo gordo con sombrero vaquero y una enorme escopeta entre las manos. Por un momento duda si dispararme a mí o a ella. Finalmente, es contra el pecho de Roxanne contra lo que dispara. —¡¡No!! Cojo el arma de las manos de ella y con un disparo certero reduzco al tipo del sombrero, que cae al suelo como un peso muerto. Al agacharme junto a Roxie, le desabrocho la armadura y busco la herida para taponarla. No hay herida. Pero ella no respira. —¡Roxie! ¡Responde! ¿Qué te pasa? Dice «no» una y otra vez. Está ahogada, tratando de llevar una bocanada de aire a sus pulmones. Yo no sé nada de primeros auxilios. Lo único que se me ocurre es desabrocharle la armadura y quitársela por completo. Debajo lleva unas prendas ajustadas de algo semejante a neopreno. Mientras todavía se debate entre el dolor y la falta de aire, me pongo su armadura lo más rápido que puedo y la cojo en brazos. Corro hasta la aeronave. Allí me detiene un miembro de El Sindicato. Pero llevo también el casco completo, que me oculta el rostro. —Le han disparado —digo solamente. —Llévala al ala oeste. Corro lo más rápido que puedo. Trato de dilucidar dónde se encuentra la zona médica sin tener que preguntar a nadie. No soy realmente consciente de que estoy en la

32

aeronave que lleva a Highlands. Estoy cumpliendo lo que sería el sueño de cualquier habitante de los suburbios, pero no el mío. La aeronave cierra sus puertas y oigo cómo despega. Entonces encuentro un rótulo que me guía hasta el ala oeste, la zona médica. —Necesito… Aire… —gime Roxie. La armadura pesa mucho. Lleva un buen blindaje contra los disparos, pero entiendo perfectamente el trauma físico que, aun con eso, supondrá un impacto de bala en el pecho. Voy siguiendo unas flechas que han aparecido en el suelo. Si llevan al ala oeste, podrán encargarse de Roxanne. Si no, ya pediré ayuda a quien me encuentre. Pero todo termina en una sala blanca, cuando una voz autoritaria y severa me obliga a detenerme. —¿Qué haces tú aquí? —Yo… —Tardo un poco en reaccionar—. He traído a Roxanne. Está herida. —No está herida. Déjala sobre la camilla. Ya se levantará. Es mi hermano. Mi hermano Adolf, el que me abandonó el día en que los padres de Roxanne mataron a los míos. Todo encaja tan toscamente… Ahora él está en Highlands. —¡Tú no puedes venir a Highlands, Luca! No aguantarías ni un día.


¿Te gustaría formar parte de nuestra revista? Relatos

Consulta las bases a través de nuestro blog

Dibujos

www.revistazonafantasma.com


CAPÍTULO 3

lugar. Se acomodó en su asiento y volvió a dormirse.

MI REALIDAD (PARTE 2) Sofía llevaba un rato despierta. Había tomado el portátil de Alex sin permiso y comenzó a jugar al primer juego que encontró. Alex no estaba dormido, de hecho la observaba con los ojos falsamente cerrados. La chica no tenía habilidad alguna con los dedos y la cantidad de vidas no le bastaban para avanzar siquiera la mitad del primer nivel. Pero su rostro de decisión le permitía notar a Alex que no se rendiría muy pronto. «Una chica jugando Metal Slugger». El cuerpo de Alex se sintió estremecer. Era demasiado para él. De ser la vida como una animación japonesa ese sería el momento en que la sangre de su nariz se derramaría en silencio.

―Yo no quería esto —dijo Alex mientras contenía las ganas de darse la vuelta. —¡Quédate ahí! —gritó Sofía con pánico —. Esto es horrible, pero no encontraríamos a Sharon a tiempo. —Pudiste hablarle por el móvil. —¿Crees que no lo intenté? ¡No hay señal en este lugar! —Bueno, pensé que sería un parque… pero esto es casi un safari. —¡Lo sé! No debí venir en primer lugar. —¿Ya terminaste? —preguntó Alex desesperado de tener que estar en un solo lugar. —¡No! Una mujer entró y lo vio con extrañeza. —A ella… le da pena —dijo intentando justificar su posición, a lo que la mujer sólo contestó con una mirada de asco y desprecio.

A lo poco la chica terminó el primer nivel y Era comprensible. El trabajo de Alex en ese decidió apagar la consola, dejándola nueva- momento no parecía el más noble; haciendo mente, con una sonrisilla triunfante, en su de puerta frente aquel baño ocupado por una

34


¡PONME ATENCIÓN! chica de cabello naranja. Aquellos baños eran sitios sin puerta, lo que Sofía más detestaba. En otras circunstancias seguro hubiese llamado a Sharon, pero no tenía idea de donde estaba desde hace horas. De hecho, los había perdido a todos.

—Lo somos… —Seguro que está buscando a Kenny. —Seguro. —¿Quieres que busquemos a Alex?

Tal como había pasado en el camión, la mención de Alex provocó una reacción dentro de Los guías del parque de diversiones- Sharon, algo que Soto notó divertido. zoológico-safari habían puesto a todos en dos grupos, separando de tal forma a Kenny —¡No! ¡No quiero buscarlo! —Su rostro enrode Sofí. Algo que claro, ella no podía tolerar. jeció. En un paso de locura e ira la chica había tomado a Alex por la fuerza, llevándolo a bus- El rubio sonrió complacido. Por lo menos no car el grupo de Kenny y Sharon. Sobra decir se aburriría si lograba sacarle más a Sharon que la búsqueda había concluido en un fra- sobre el asunto. caso, terminando perdidos en medio del enorme lugar. —¿Eh, no quieres verle? ¿Estás segura? —¡Ya te he dicho que no! —Quizá no fue buena idea apartarnos… —¿Es porque él está enamorado de Sofía? —¿Tú lo crees? —era la primera vez que es- —Si ya lo sabes no tienes que decirlo. Solo cuchaba a Sofía hablar con sarcasmo―. los dejaré estar solos, ese es el plan. ¿Qué vamos a hacer ahora? —Oh, pero eso te molesta. También lo sé. —Pues solo podemos esperar. No pueden —¿Qué estás…? irse y dejarnos. Nos buscarán. Mientras podemos intentar llegar a la entrada y mirar Soto se acercó tanto al rostro de Sharon que por ahí. esta se asustó un poco mientras el suyo se —¡No! —se escuchó ahí mismo el sonido del tornaba aún más rojo que un tomate. retrete y Alex fue empujado fuertemente mientras Sofí salía a los lavabos―. ¡Hay que —Tu rostro me lo revela todo con tanta faciliencontrar a Kenny! dad. La chica dijo eso con decisión, pero su ros- Sharon comenzó a irritarse con la actitud del tro parecía al borde de derramar lágrimas. chico. —Ok, seguiremos buscando. Pero ve a lavarte las manos, por favor. Ambos salieron del baño de damas a lo poco, sin evitar más miradas de desprecio y asco en el camino.

—No sabes nada… Deja de fanfarronear. —Todo lo contrario, querida. Veo claramente lo que pasa. Solo que ustedes quieren volverlo todo un drama. Sofí quiere a Kenny, Alex quiere a Sofí, y tú… —¡Quiero que te calles! ¡No lo digas! —La chica soltó un puñetazo directo al rostro, el Sharon por su parte ya se había separado cual Soto eludió hábilmente doblando su del grupo, al igual que todos los demás. Solo cuerpo. que su compañero había decidido no dejarla sola por ningún motivo. Soto sentía de forma —Bien, bien. Entonces si no es lo que yo evidente que su compañía no le era grata a la pienso te alegrará ver aquello. chica, quien cortaba todo intento de conversación de forma tajante. Manteniendo aquella pícara sonrisa, Soto apuntó con la mirada a espaldas de Sharon. —¿No quieres que busquemos a Sofía? La chica giró su cabeza y miró con asombro —No. a su amiga, de puntillas y recargada en los —Son amigas, ¿no? hombros de Alex mientras los labios de am-

35


¡PONME ATENCIÓN! bos se unían en un beso. Algo en su interior estalló como el cristal. Se acercó con la cabeza abajo hacia sus amigos y cuando estuvo lo suficientemente cerca como para que la notaran sus lágrimas comenzaron a caer por su rostro. —¿Sharon? —pronunció Sofía al verla. —Sha… No es lo que… —No, no, yo me alegro por ustedes. Yo solo… El llanto de la chica era silencioso, mientras mantenía una alegre sonrisa que no parecía reconfortar a nadie. Tanto Alex como Sofí sabían que algo andaba mal. El chico fue el primero en intentar tocarla. Sin embargo, Sharon dio un paso atrás y dando la vuelta solo pensó en huir y así lo hizo. Dejando ya su falsa sonrisa, la peor que jamás hubiese actuado, corrió. Sin saber siquiera a donde o cuánto.

un raro sentimiento de nostalgia y normalidad. Comúnmente daría los avances tecnológicos por sentado. La única preocupación que rondaba por su mente al pensar en electrónica era evitar que sus cintas o el televisor tuvieran cerca a algún imán. Esa terrible mancha morada seguro aparecería tan pronto como el magnetismo hiciera su función sobre la pantalla. Nada le parecía más seguro que unas firmes teclas y un grueso armatoste que cumplía su función y nada extra. Tomó una tostada de la mesa y recogió el paquete que contenía su almuerzo, depositándolo en su mochila. Gritó una despedida aún masticando algo de pan y tomando el pomo de la puerta, la abrió presuroso. Normalmente habría salido disparado, pero no pudo. De pie frente a la puerta había un chico que le sonreía gentilmente, mientras su mente entraba en shock. Cayó de espaldas y el golpe le hizo recobrar toda la memoria.

—¡Detente, por favor! —gritó Alex a sus es- —¡Pablo! ¡Yo… Yo! paldas, lo que sólo le provocó querer correr —Me alegra haber llegado a la casa correccon más fuerzas. ta. Apenas te he reconocido sin los anteojos. —¿Sin los anteojos? —instintivamente se Divisó lo que parecía una bodega y cuando tocó el rostro, notando la clara ausencia de creyó haber perdido al chico, buscó escon- sus gafas. derse dentro. Empujó la puerta y entró inten- —Pero… puedo ver bien. ¿Qué significa estando esconderse entre las cajas y la oscuri- to? dad de los pasillos repletos de estantes. —Déjame ayudarte. —Pablo le extendió la mano para que pudiera levantarse. —¡Tienes que escucharme! —La chica fue jalada con ferocidad contra la pared y rodea- Tan pronto tuvo los pies nuevamente en el da velozmente por los brazos de Alex. No suelo sintió la necesidad de sentarse de nuetenía escapatoria —. Yo… vo. Aquello le era demasiado confuso. Vio su —¡No digas nada! casa, distribuida de la misma forma en que la recordaba siempre, pero las cosas dentro de La tierra misma pareció temblar, en ese mo- ella eran diferentes; la sala de madera con mento Alex perdió el equilibrio y cayó al sue- cojines forrados de temas florales. El horrilo sobre su espalda. En lo que pareció una ble papel tapiz de la cocina y aquellas fotorepentina explosión de calor su mente quedó grafías de tonos rosados y sepias en las paen inconsciencia mientras sus oídos trona- redes. Podía reconocer en aquellos retratos ban y su vista quedó en blanco. a su padre, e incluso a sí mismo. Pero no reconocía a la mujer que estaba en otras, ni a Se alistó como todas las mañanas; preparó la niña junto a ella. sus grandes audífonos de diadema, tomó —Dime, ¿qué recuerdas? Empecemos por lo uno de los casetes de música que había gra- que tú sabes… bado de la radio y un par de baterías extra para su reproductor de cintas. Sentía entre

36


ยกPONME ATENCIร“N!


Lanove: Ero-Manga Sensei Vol 01 Cap. 01

La nueva comedia romántica entre hermanos gira alrededor de Izumi Masamune, un estudiante de preparatoria quien también es escritor de novelas ligeras, y su hermana menor, Sagiri, una chica que no ha dejado su habitación desde hace un año. Ella incluso lo obliga a hacer su comida y llevársela hasta su habitación. El Ilustrador de las novelas de Masamune dibuja ilustraciones muy pervertidas y es muy confiable. Masamune nunca ha conocido a su ilustrador, pero él piensa que es un otaku pervertido, sin embargo, la verdad es revelada.... ¡Resulta que éste <<Eromanga-sensei>> es su hermana menor!

LANOVE:

Otaria: Vol.01 Cap 1, 2 y 3

Kashiwada Naoki estaba decidido a llevar su vida de preparatoria sin que nadie sepa que él es un Otaku. Sin embargo, su bella compañera de clase, Koigasaki Momo, que se rumorea es una ramera, lo descubre. Ante el desesperado Kashiwada, ella dijo algo sin dudas sorprendente.―¿Acaso no eres un Otaku? ¡Entonces, conviérteme en una Otaku!‖ ¡¡La historia de amor de dos individuos unidos por un acuerdo de Otaku y Riajuu comienza!!

Lanove: Unbreakable Machine Doll Vol 02 Completo

También conocida como Unbreakable Machine Doll. Es una serie de novelas ligeras que lleva 12 volúmenes en publicación. Escrita por Reiji Kaitou y con ilustraciones de Ruroo. Se trata de una novela ligera de Acción, Comedia, Fantasía y Romance. En esta ocasión compartimos con ustedes el Volumen 2 completo. Traducción de Nahuel, corrección de Saitou y edición de Marck.

38


LANOVE:

Shinonome Yuuko Vol. 01 Cap 02

Han pasado unos días desde que salió la versión en inglés; pero como se dijo desde un comienzo, no desesperéis que la calidad hace honor a su palabra y por ello se hace esperar. Muchas gracias a nuestros amigos de C.E. Translations por la versión en inglés, ya que sin ellos nada de esto sería posible desde un comienzo jaja. Dado que de todas maneras debería haberlo publicado hace días... no haré mucho preámbulo... Disfruten ^^

Lanove: Waltrautes

Volumen Completo

Buenas a todos, les traemos junto a los chicos de High Fox el volumen 01 recopilatorio de esta novela que fue amada por muchos =) Hay que esperar para ver si habrá más o si es un volumen si final; pero eso lo dirá el tiempo. Como siempre este volumen tiene una nueva edición con imágenes de volumen completos. Buen provecho.

Lanove: Spice & Wolff Vol 2 Completo Buen día queridos fieles de la Diosa, finalmente lo que muchos pedían está aquí: finalmente el tomo completo del Volumen 2, con una calidad claramente superior y que merece ser empastada para una publicación formal. Ya lo dije varias veces en privado pero me gusta 100 veces más las ediciones de Yenpress y hablo con conocimiento de causa ya que soy un lector ávido de todo lo que caiga en mis manos.

39


Los Deuteragonistas

Conociendo a Mary Sue Okay, resucitando esta sección después de que aquel proyecto con los videos grabados se estallara y ardiera mucho antes de haber nacido. Tras poner mi cara en frente de una cámara me di cuenta de dos cosas: una, mi voz suena como si Zoidberg hablase con la boca llena de goma de mascar y lodo; y dos, mi cara luce como si hubiera pasado por un fuego, alguien trató de apagar dicho fuego con un ladrillo y después trató de remover la sangre sumergiendo mi cabeza en un barril de ácido. Así que no videos en cámara. Compré un micrófono bueno, e intentaré hacerlo por voz. Con eso fuera del camino veamos de qué hablamos hoy. Ahh, Mary Sues, son algo que he querido tratar desde que comencé con esta sección y aunque ya lo hice (en el primero, ni más, ni menos. Qué recuerdos, de cuando era joven y estúpido) nunca en realidad profundicé en ello. Bueno hoy es la ocasión en la que hablamos de ello a toda profundidad. Hablar sobre que es una Mary Sue es como cuando tenías once años y le preguntaste a

40

tus padres que era el sexo, como no te dieron una respuesta, hablaste con tu primo ―que es solo seis meses mayor que tú―. El concepto de Mary Sue es como la respuesta que él te dio, una vaga y confusa idea de lo que aquello podría ser, en este caso, un tipo de personaje. Si crees que exagero, pues te sorprenderá saber que no. Si entras a un foro y preguntas que es, podrías recibir hasta ocho respuestas distintas sin relación alguna, antes de que alguien haga una que tenga que ver con ellas. Lo sé por experiencia. He visto, ahora que recientemente intento ponerme en contacto con la comunidad, que mucha gente cree que las Mary Sues son un problema único de los fanfics y que no pueden aparecer en la literatura general. Se equivocan, por bastante. Sue ha evolucionado, y por su vaga definición, puede aparecer en toda clase de medio que contenga narrativa. Pero te has de estar preguntando porque he llegado a cuatrocientas palabras sin mencionar que es una Mary Sue… si es el caso, es así como sé que no me has estado prestando atención. La definición es tan vaga, que cualquiera que dé, estaría equivocada pues la definición cambia de escritor, a lector, a otros lectores. Pero haremos


algo, este pequeño top de distintas interpretaciones de lo que este arquetipo maligno de personaje realmente es y en los distintos medios que puede aparecer.

Mary Sue como Personaje Infalible (y centro de atención)

Mary Sue como Personaje Idealizado Esta es una de las definiciones más comúnmente adoptadas, también es la que nuestro propio reseñador HenryT le da al término. Básicamente es que el escritor en sí crea a un personaje sin falla alguna, o cuyas faltas no afectan su rol y desarrollo en la historia, también suelen tener una capacidad ―o poder― que deja a la sombra cualquier fallo que tengan. La mayor parte de las veces, de todas formas, carecen de cualquiera capacidad para ser tentados, pues son imposiblemente virtuosos. Esta clase de M.S es también bastante común, lo que genera un poco de controversia, pues suelen ser personajes bastante aceptados. ¿Te menciono un personaje que encaja exactamente con esta descripción? Son Goku. Sé que algunas personas me van a crucificar por decir eso, pero es verdad, además de que también encaja con la siguiente interpretación.

Mary Sue como Fantasía de Poder

Esta, más dos definiciones, son aplicadas generalmente en círculos fanfic, y especialmente señalados cuando hay OCs; aunque no son difíciles de encontrar en comics de los 90s e Indies. Esta es otra de las interpretaciones más comunes, también la que más te vas a encontrar si te preguntas. Es cuando se dice que un personaje es perfecto. En realidad, es cuando un personaje es tan perfecto, que los desafíos de la trama no le afectan, las fallas que el personaje tiene (si es que la tiene), no le son un estorbo. Otra vez, goku encaja perfecto.

A diferencia de lo que las palabras «fantasía de poder» puedan traer a tu mente, en realidad se refiere a ser una fantasía de poder para el Mary sue como Personaautor. Aunque, al igual je Inafectable que el de arriba, deA mi parecer esta es una vipende de la reacción sión más refinada de la antedel público. Gente suele rior, para ponerlo en palabras simples, es un personaje que gustarle si puede identifipor la historia, pero esta no carse con él, y eso significa, si es gracioso y p a s a pasa por él. El personaje queda al final de «poderoso». Ya sabes, como goku. la trama de la misma forma que estaba al

41


comienzo. Tal vez haya ganado alguna posición, cambiado de empleo o conocido a alguien, pero Sue será la misma en sus rasgos que era al inicio del relato. Para dar un ejemplo podría mencionar a goku otra vez y seria valido, pero en honor a la paz y la amistad diré Bella Swan. Solo piénsalo, tanto si leíste los libros o viste las películas (como por desgracia yo tuve que), te puedes dar cuenta de que ella es la misma adolescente quejumbrosa y blanda al final que al inicio. A pesar de que al final está casada y hay un hombre lobo que se tirará a su hija cuando cumpla 7. Mas o menos es el mismo caso con goku. Mary Sue como Personaje que no te Gusta Okay, digamos que estás en un foro, hay un personaje que no te gusta, digamos… Son Goku. Tú quieres desacreditarlo, molestar a sus fans tal vez. Haces un post de varias páginas para explicar el porqué dicho personaje es un Mary Sue, que por sí olvidé decirlo, no entiendes bien qué significa. La reacción, es de esperarse, todos enfurecen e intentan crucificarte: Misión cumplida. Esta interpretación generalmente es usada por los que no conocen ―o no entienden― el término, pero para su disgusto aquellos que sí conocen el término estarán entre esas respuestas para corregirlos. Este es más una versión del término para el espectador, pues por su mera naturaleza no puede ser escrito. Estoy algo corto de espacio, pero antes de irme quisiera aclarar algo: hace unos días vi en una discusión en un foro que un grupo de bronys se preguntaban si Twilight Sparkle (la protagonista de la serie My Little Pony: Friendship is Magic) se había vuelto

42

una mary luego de que su estatus cambiase al final de la tercera temporada. Ellos compartían una idea que mucha gente parece tener y es que un personaje puede volverse una Mary Sue si alguna característica o defecto que tiene cambia, desaparece o es superado. Si piensas que puede ser, estás terriblemente equivocado. Eso es llamado un arco de personaje y es uno de los pilares fundamentales de la literatura, cuando la trama afecta al personaje este último suele cambiar dependiendo lo que pase alrededor de él, generalmente ese cambio que mencioné pasa durante el segundo o tercer acto, dando resolución no sólo a la historia, sino también al personaje. Tu estarás diciendo: «Espera un segundo, si esas son cinco definiciones y cada una depende del punto de vista ―o situación―, ¿cómo identifico a una Mary Sue?» A lo que yo contestaré: «Elemental, mi querido ignorante», aunque el término Mary Sue sólo existe desde los años 70s―para ser más específico desde 1974―, ensayos sugieren que este tipo de personaje ya existía desde el siglo XIX. ¿Cómo lo identificamos entonces?, por una serie de tratos de personalidad y algunas características. Desgraciadamente me queda poco espacio, así que hablaremos de esos tratos en la próxima entrega, nos leeremos entonces.


¡Entra y participan en Jóvenes Escritores!

Grupo de Facebook dedicado a la escritura y poesía

Una comunidad dispuesta a comentar y ayudar

¡Visítalos!


S

onó el despertador y abrí los ojos con lentitud, divisando la habitación suavemente iluminada: los tenues rayos de Sol se filtraban por la enrejada ventana, y como siempre, eran bloqueados por la imponente figura de mi marido.

mente dudaba que pudiera volverse más inútil; aunque solía sorprenderme respecto a ello: éste, mi asombro, era la única prueba de que los días junto a mi esposo pasaban, en lugar de repetirse; como una película que se reinicia más allá del aburrimiento.

Como en todos los amaneceres que recordaba de la última década.

Por fortuna para mí, nuestros horarios de trabajo impedían que nos reuniésemos más que en las mañanas. La idea de verlo con mayor frecuencia habría sido insoportable y tediosa. Me resultaba increíble pensar lo mucho que le había amado: Sí, amor. Existió alguna vez una yo adolescente que fue fácilmente cautivada por la gentileza de sus halagos y la emoción que reflejaban sus facciones de niño; que le amó locamente: amó su risa, su ímpetu y sus ansias por vivir. Pero claro, cuando creces la cosa cambia; ya no se puede elegir sin medir las consecuencias, ni festejar, ni ser libre como en la soltería. Si bien nunca tuve hijos, una pareja es alguien a quien debes contemplar, y por quien debes luchar; algo difícil de mantener si no estableces tus reglas con claridad desde un principio. Por eso, cuando las decepciones laborales y adultas aumentaban, tendíamos a ignorar las necesidades conjuntas, para cuidar cada quien de sí mismo: gran error.

La caldera humeaba sobre la cocina, empañando la ventana que servía de ventilación para ella; hacía tiempo había desistido en mantener la pulcritud y transparencia de los cristales que él se había empecinado en colocar allí: no importaba cuánto esmero les dedicase, un simple rugir de estómago era el preludio de otra marca en ellos. De ser posible, habría elegido un extractor, pero estaba lejos de aspirar a uno; así que simplemente colocamos la opción más conveniente dentro de nuestras posibilidades monetarias. Luego de que se decide algo así, cambiarlo ya no es una vía sencilla, sólo se puede aprender a lidiar con el problema. En cierta forma, la ventana me recordaba mi matrimonio. Bebí café y salí para el trabajo: hoy era un día importante. Tomás permaneció acostado, conforme su costumbre. Última-

44


AUTOR INVITADO Si fuese otra persona, ¿me enamoraría de él nuevamente? La mujer adulta que manejaba mi coche frunció sus labios y negó con la cabeza. No necesitaba meditarlo mucho, ni seriamente; la imagen que conservaba de mí misma superaba por mucho a aquellas mujeres capaces de tropezar dos veces con la misma piedra. Era una mujer decidida, sí señor. Pensar en ello me subía la autoestima, aunque también era consciente de que ésta ascendía en forma proporcional al aumento de la distancia entre Tomás y yo. Mientras me alejaba de la casa, comenzaba lo que para mí era la mejor parte del día; y no precisamente porque me gustara mi oficio, sino porque este era el único momento en que me permitía soñar con una vida amorosa digna y feliz. Desde que le conocí en un ciberchat meses atrás, ambos habíamos acordado no decir nuestros nombres verdaderos, manteniendo el suspenso hasta el primer encuentro. No me preocupaba haber dejado de lado la ética en los últimos tiempos: aún no le conocía personalmente, y no es que a mi marido le importasen mucho mis actividades, es más, dudo que le importara algo sobre mí… Respecto al jefe, un papanatas que jugaba al empresario; sólo le veía la cara cuando recibía los cheques, así que no creía que supiera, o le molestara, para lo que usaba el internet de la empresa. No me quedaba más remedio que escribirme con él durante el trabajo, hacerlo en la casa habría sido riesgoso, y de todas formas, nuestras jornadas no coincidían para hablar. Ciertamente, en mi empleo eran mucho más flexibles que en el suyo, y no quería causarle problemas. Además de ser la hora en que se hallaba solo, sin posibilidades de levantar sospechas; después de todo, ambos estábamos casados. Me senté en mi cubículo y encendí el ordenador. Tecleé la contraseña en forma veloz, esperando que cargara. Inmediatamente saltó un mensaje:

«¡Hola! Hoy tardaste más de lo habitual… te extrañé». Sonreí, sabía cómo alegrar mi día. «Hola ―respondí―, perdón, había demasiado tráfico. Yo también te extrañé». «Todo está bien? Hay alguna novedad? … No quiero tener que compartirte con nadie por más tiempo, ni que seas infeliz». Las comisuras de mis labios se elevaron aún más, conforme me invadía una cálida sensación de bienestar. «Estoy perfectamente, ¡mejor que nunca! Ese inútil nunca se da cuenta de nada... ¿Y allí?».Quería decirle cuánto le quería, cuánto había cambiado mi realidad el conocerle y cómo unas pocas horas con él habían transformado mi postura ante el mundo; pero aún era pronto. Eran demasiadas las dudas que rondaban mi ser. «Igual que siempre, sin sospechas, me aseguré de ello. ¿Sigue en pie nuestro encuentro en el parque? O surgió algo? Estoy tan preocupado. Nunca falta poco, por más rápido que pase el tiempo». «Con suerte, si el destino está a nuestro favor, nos conoceremos en la tarde». «Gracias a Dios. ―Hizo una pausa, y antes de que pudiera responderle nada, envió otro mensaje―: Espera, oí ruido afuera, quizás regresó la arpía. Vuelvo en unos segundos». Se desconectó momentáneamente, dándome tiempo para meditar sobre el error que podíamos cometer. No porque lo sintiera así, como un error; sino porque un simple paso en falso, una sola duda de Tomás sobre mi conducta y… No gano lo suficiente para mantenerme por mis medios, y tampoco quería volver a la casa de mi madre: sólo defendería a mi esposo, y no estaba lista para soportar sus críticas. Tampoco sabía cómo reaccionaría él: le había visto enojarse por situaciones absurdas, así que la violencia que podía llegar a manifestar si lo sabía me era desconocida. El encontrarnos en el parque era ya de

45


por sí un riesgo, alguien podía reconocernos; y a esto se le sumaba la excusa que deberíamos inventar en nuestros hogares para explicar el cambio súbito en nuestra rutina. Por si fuera poco, tras conocernos, ¿qué sucedería? ¿Intentaríamos llevar la relación más allá del ordenador? Yo me sentía a gusto junto a él, pero sabía cuán rápido podía desaparecer ese sentimiento. Después de todo, lo había vivido en mi matrimonio. Me estremecí e intenté disipar el temor de mi mente, no me ayudaría en nada preocuparme. ¿Por qué tardaba tanto en conectarse nuevamente? ¿Ella lo habría descubierto? ¿Contactaría a Tomás? ¿Sospecharía algo él? Ahora mismo debería estar disfrutando de un café en el sofá de estampado animal. Debería dejar de preocuparme y tener más paciencia; quizá si me concentraba en el trabajo unos minutos lo lograría. Hasta que volviera a conectarse... En el Nº 618 de la calle Murray, un hombre se sentaba tranquilamente ante el monitor de la portátil, con una taza de té en la mano; últimamente su estómago no estaba en las mejores condiciones.

dad. El hombre comenzó a escribir; en tanto, al otro lado de la ciudad, Elisa recibía un mensaje. ¡Al fin!, volvió. «Y, era alguien?». Ansiedad momentánea, preocupación, y, finalmente, alivio ante la respuesta: «No. Es que los perros están fatales. ¿Te preocupé?». «Sí, pensé que había sucedido algo malo…». «Lo lamento, créeme que es incómodo también para mí. Desearía que estuviésemos juntos sin necesidad de andar con cuidados y reparos». ¿Cómo podía lo equivocado hacerme tan feliz? O esto era correcto y lo errado era aquello que nos impedía estar juntos. Como fuera no importaba, nada importaba ya más que nosotros dos, y no había una verdad mayor que ésta. Me sumergí en la alegría de estar allí, de ser el objeto de su amor; y como todas las mañanas de los últimos meses, permití a mi persona disfrutar de la vida.

Antes de comenzar nuevamente a escribir, paseó la vista silenciosamente sobre la piel de la pobre fiera que ahora contribuía a su comodidad. Odiaba el decorado; aunque no lo aborrecía tanto como a quien lo había elegido. Por suerte, ese día no le había mirado a la cara, y era felizmente consciente de que ella también había evitado hablarle; lo que conseguía restar muchas incomodidades a ambos. Honestamente, que su esposa le ignorase representaba para él casi un acto de consideración hacia su persona.

Elisa giró en Av. Artigas y miró su reloj: dos y treinta pm. Llegaría después de que Tomás se hubiese ido, algo que usualmente veía como una suerte.

A su lado se sentía preso, y en forma acertada, la apariencia carcelera de su habitación no ayudaba a disipar el sentimiento. Maldijo la inseguridad profesada por los medios; antes de retomar su activi-

Finalmente aparcó el auto en su garaje, con movimientos semi-automáticos. El cielo estaba cubierto, de un color gris pálido; fuertes ráfagas movían las copas de los árboles de improviso, para serenarse en

46

Otro giro; dos, tres cuadras y nuevamente otra calle. No podía concentrarse, y cada vez se acercaba más la hora del encuentro. A los costados del vehículo las casas se sucedían como un remolino de colores opacos, perdidas en la lejana penumbra, sin ser percibidas por su conductora. 600, 602, 604… Seis casas más…


AUTOR INVITADO forma rápida luego. La llave se movía nerviosamente dentro de la cerradura de la puerta, pujando por destrabarla antes que el mecanismo del picaporte se accionara: todos sus movimientos eran forzados. Elisa entró a la casa, ignorando el desorden ocasionado allí ―el ordenador guardado en forma presurosa, los cojines desarreglados―; nada podía molestarle menos, porque ya no había cabida en su mente para otros pensamientos que no fueran los relacionados a los sucesos de la tarde. Revisó el contestador por pura costumbre, no esperando encontrar nada. Buscaba distracciones. La cinta con la voz pregrabada comenzó a reproducirse, y le comunicó sobre un mensaje recibido minutos antes:«Lo olvidé, hoy llegaré más tarde, no te molestes por la cena. Tomás». No encontró nada importante en el comunicado al principio, aunque una parte de éste le llamó la atención. Súbitamente su ánimo se elevó un poco, sus hombros se relajaron. Tomás llegaría entrada la noche a su casa: esto le ahorraba la necesidad de darle excusas, facilitaba mucho las cosas. Comenzó a prepararse, todo parecía ir de acuerdo a lo esperado; mejor aún de lo previsto. Se bañó y eligió su ropa. Quería verse bien cuando lo conociera.

ansiedad había pasado y pronto su preocupación y duda acabarían. Elisa estacionó en un lugar vacío y bajó, caminando paulatina y nerviosamente hacia el banco donde la silueta de un hombre la esperaba. Él no la había visto llegar aún, y en cuanto Elisa lo reconoció se detuvo en seco: Era Tomás. Sin pensarlo dos veces corrió nuevamente a su auto, en su mente sólo había cabida para el miedo y la duda. Ya sabía qué hacer, debía irse; seguramente su marido lo había averiguado y para no levantar sospechas le había dejado el mensaje en el contestador. Subió al coche y arrancó, tomando el celular para llamar a su madre. Se había confiado demasiado y ahora nada iba de acuerdo a su plan. Mientras tanto, Tomás continuaba sentado en el banco, esperando. Había de encontrarse ese día con la mujer con quien chateaba por las mañanas, cuando su esposa trabajaba. No existía en él sospecha alguna de que esta desconocida no llegaría, ni que en ese momento recorría las calles alejándose de él. Sólo permaneció allí, sentado por varias horas, buscando avivar en él la esperanza que, minuto a minuto, se desvanecía inevitablemente.

Pasaban los minutos y la ansiedad de Elisa era creciente. «¿Cómo sería?». Era la duda que albergaba su mente desde hacía un tiempo. Lo había imaginado antes; pero las versiones de su rostro, sus facciones, gestos, le resultaban tan variantes como los días en la semana. Era la hora: habían acordado encontrarse en un banco de la plaza; donde él la estaría esperando antes de que llegara. Subió al auto. Su vestido se mantenía inalterado, y la impetuosa tempestad que amenazaba con desatarse momentos antes habíase calmado. Condujo hacia el centro, con la mente en blanco y su respiración baja. La

47


NO SOY YO, SON USTEDES Prólogo ¿Explico por qué escribo esto?

F

rancamente odio escribir, si lo hago es para exteriorizar mi cuestionable rabia con el mundo. Sí, me levanté una mañana pensando en darles mi importante opinión. Aunque lo más probable es que les hable de pura basura por cinco minutos o tal vez mate alguien… ¿de la risa? ¿Puedo decir que me gusta la comedia? Soy seguidora de los comics de comedia, de todo lo que tenga que ver con caricatura y garabatos. También tengo un fuerte fetiche por los buenos chistes gallegos, e incluso mis programas favoritos son donde las mujeres pelean para saber quién es la más bruta. Muchas veces me han comparado con una psicópata, pierdo el control rápido. Además de que me gustan cosas que a las susodichas chicas no les gustan, pero, ¿importa? ¡Sí! Habla la demente que le gusta decir: «¿Me estás hablando a mí?». Para empezar debo aclarar que soy fruto de una infidelidad. ¿Es normal en la sociedad? No lo sé, y tampoco me importa. Solo me interesa cómo me encuentro «yo y… yo». Bueno, en fin, la vida es estúpida y para que lo entiendan sólo deben mirar las noticias mañaneras, cada cosa que muestran estos días. Una de esas ironías es mi situación familiar, mi madre no es normal, bueno, sí, no es tampoco un espécimen raro, pero cómo decir que es prostituta. Ah… ya lo dije. En la escuela… todos me aman, pero yo no sé el porqué, si mi trato es violento e injustificado, pero al final siempre estoy sola. No, no rechazada ¡jamás!, simplemente soy una antisocial, con tintes conservadores, y algo preocupada por la expiración del pla-

neta… a quién engaño, no me interesa. Honestamente, qué me importa. Era y seguiré pensando que soy, de la corriente social: «Disfruta hoy, que se jodan los del mañana». ¿Para qué me preocupo si no tendré hijos? Váyanse ustedes a poblar el planeta, yo tengo mejores cosas que hacer. Y hablando de hijos, mi madre tiene muchos. ¡Sí! Yo soy la última hija de una mujer conejo que casi en toda su vida cuidó de sus hijos, en conclusión ella era madreniña. Sigo teniendo la leve sospecha de que aún lo es. Si daño algunos de ustedes con mis aclaraciones antes de leer esta historia algo retorcida, nada dramática ni mucho menos trágica —o eso quiero creer— entonces no sigan porque quizás no les guste, los cambios efusivos y retorcidos de mi persona... queridos lectores.

Capítulo I «¡Qué buena esta esa mujer!». Claro, si tenía quince años, obvio que era bonita, aunque ahora no la considero tal belleza. Bien, si sigo tendré que decir que esta es la supuesta historia de mi madre, contada por mis queridos, amados, adorados, tiernos, altruistas y ¡estúpidos parientes! Mi madre tiene cincuenta años, en que el diablo hizo maniobras para que se conservara. Esta mujer «adorable», que cada día me parece más odiosa, había perdido a sus padres cuando aún era muy joven. Lamentablemente tuvo que vivir con su grotesca madrina —por cierto, que mal me cae esa vieja— sólo la digiero porque los domingos suele gritarles sus errores a mi madre lo que tiende hacer muy gracioso.

49


NO SOY YO, SON USTEDES ―¿Cómo es posible que le des ese tipo de educación a tu hija? ¿No te da vergüenza? ―¿En qué voy a trabajar, pues? Dime. Si me consiguieras trabajo… ―¡«Si me consiguieras trabajo»! ―Le hizo una morisqueta que hizo que me carcajease de risa—. ¿Cómo carajo vas a conseguir trabajo si no dejas esa vida? ¡Burra de mierda! Y bueno, me acostumbré tanto a esas conversaciones mañaneras que me las aprendí palabra por palabra. Puedo decir que lo malo comenzó mucho antes de que naciera, cuando mi madre tenía quince años se enamoró de un tipo, ¡sí! De ese ser que todas las niñas con una familia unida hablan, de aquel que le hacen parecer un príncipe, pero al final era un mengano que vino de por ahí. Y como un cuento de hadas, el príncipe rescató a su princesa del dragón, llevándola hacia un palacio, viviendo felices para siempre. Aquí lo diferente es que su madrina era el dragón y la verdad que ese dragón le sacó a patadas de la casa por no obedecer. La otra realidad es que la llevó a un cuchitril y comenzó a vivir una de sus peores pesadillas. Qué tierno ¿no? Por suerte, mi querida madre, sacó adelante a sus cinco hijos, claro que sólo después de alejarse de ese hombre del cual ni siquiera sé su nombre. Decían que era alcohólico, otros que era drogadicto, otros que era el mejor hombre que había pisado la faz esta tierra… okay, lo último me dijo la vecina gorda; quizá lo hizo para que pensara que mi padre era un buen hombre. ¡Error! Él no es mi padre. Cuando se lo dije a esa fea ballena dio un grito y se lo dijo a medio mundo. Como decía, hay una parte de la historia, de la cual contaré detalladamente, si quie-

50

ren: De dónde diablos salí. Ciertamente cuando mi madre sacó a sus cinco bultos adelante, comenzó a cambiar, le dio la segunda adolescencia, pero más afanosa y predominante como si fuera una vaca loca. En ese tiempo terminaba de criar a sus hijos, mis queridos hermanos, la mayoría mayores de edad, comenzaron a dar flote de ser unos rechazados sin remedio… pues si eran feos pero sabían matemática. Esos nerds o mejor dicho «niños especiales» eran el mundo de mi madre, los crió con amor y comprensión. A mí con odio e incomprensión, bueno, nadie puede tener todo lo que quiere en esta vida, y ese era el problema de ella. Continuando con esta historia, mi madre, la vaca loca, en ese tiempo, con un nombre más común que siempre se repite, «María» la querida alma mía, y no sé cuántas rimas inventó el hombre que sí era mi padre. Lo que contaré es un mero resumen de mi investigación de estos dieciséis años, ya que esta información me costó muchísimo sacársela a mi madre cuando estaba borracha. Tenía que comprar alcohol con mi mesada, por eso costaba mucho hacerle hablar. María, con la panza fría, se había metido con el esposo de su mejor amiga, una que había adquirido con el tiempo, después de muchas peripecias supuestas que tuvo que pasar. Al final se arrepintió y, como si fuera un pecado demasiado grande aquel hombre, algo le pasó. Jamás supe cómo murió, tampoco me importaba, pero cuando uno es mocoso sin remedio, no deja de fantasear con ser Sherlock Holmes el mejor detective. Como parte de su arrepentimiento por ese pecado mi madre, «María» me puso el nombre de su mejor amiga Eva Luisana Lira Sarajevo.


ยกReescribiendo la historia! Entra, lee y vive. ยกNo te arrepentirรกs!


DESOLACIÓN


HIJOS DE SËELE: DESOLACIÓN -4Parte 2

V

anties se incorporó ante tal información. Su mirada tranquila ahora mostraba inquietud y duda. Quedó pensativa un instante en el que Alexandra dudó si había sido buena idea contar aquello. Shizns murmuraba palabras incomprensibles para Alex, supuso que se trataba del idioma de su pueblo —No te alteres, joven —la anciana calmó al slizsinth―. Ese bardo era un constructo creado por Lyrion hace mucho tiempo, cuando todavía servía en las tropas de Caos. Se encargaba de detectar magia y poderes anómalos. Y nunca fallaba. —No puede ser Alzalel, Vanties. Alzalel no tiene forma ni materia. —Sin duda en el pasado no la tenía pero si el constructo la ha reconocido no hay duda de que es ella. —La anciana observó el pendiente que la chica sostenía entre sus manos—. ¿De dónde has sacado ese pendiente? —inquirió sorprendida. —De un sueño. Escuché gente gritar mi nombre en un templo derruido y cuando desperté estaba ahí, aunque en su forma de libro. Pero está en un idioma que no conozco. Además es muy antiguo, ni siquiera figura el actual imperio de mi padre. —Hazlo aparecer.

—No entiendo nada. ¿Soy dos personas? —Alzalel no es una persona, es un primordial. Pero a diferencia de Caos y Cosmos es neutral. Alzalel, el Vacío o, como también se la conoce, la Nada. Junto a ella, el cuarto primoridal, Sueño; y el quinto, Olvido, se negaron a enfrentarse a los dioses. Por eso se les considera neutrales. — Vanties quedó pensativa―. Si tu cuerpo contiene a Vacío otros deben contener a Sueño y a Olvido. Irremediablemente os veréis atraídos los unos hacia los otros. Estáis destinados a encontraros. —Entonces, Alzalel está haciendo lo mismo que Cosmos, alimentarse de mí. —Si fuera así habrías muerto hace mucho tiempo, como pasaba cuando tenías a ese parásito dentro —susurró el slizsinth. —Tu amigo Shizns tiene razón. Alzalel y tú estáis fusionadas, sois la misma persona. Por eso puedes invocar su libro de vacío. ―¿Y qué tiene todo esto que ver con Silvan? —Silvan es el primer allure que Meltard plantó sobre Sëele. No todos pueden comunicarse, tan solo los más ancianos y sabios. Si el Padre Árbol se comunicó contigo quiere decir que tu misión es importante. Busca los cristales y los templos. Es lo que dijo, eso debes hacer. Pero los templos no se encuentran así como así y mucho menos los cristales. Todo esto es algo tan antiguo que ni los actuales sabios lo recuerdan, se pierde en leyendas y cuentos para niños.

—El libro del vacío. Creía que tan solo era una leyenda.

—De la época en la que Zuberk, la ciudad perdida, era el centro de la vida de miles de personas en Gilear. Por suerte, una parte de la energía contenida en el medallón protector de Nicodemo y en el tuyo propio fue liberada en dos momentos diferentes.

—Las leyendas siempre tienen algo de realidad, jovencito —dirigió su mirada a la chica―. Sin duda eres Alzalel, lo que queda de ella o alguien que está ayudándola a sobrevivir.

—Eso es, Shizns. Veo que eres inteligente. Esos estallidos junto con el de aquel niño hicieron que las ruinas se alzaran. No tan solo aquí, en todo Sëele están resurgiendo las ciudades perdidas —Vanties

—Ailith. —El pendiente se envolvió en una bruma azulada y el libro se materializó entre las manos de Alexandra. Shizns y Vanties, asombrados, observaron el tomo.

53


HIJOS DE SËELE: DESOLACIÓN señaló el libro— y ese tomo es la clave para encontrarlas. —¿Este libro? Pero si no puedo leerlo. — Alexandra abrió el volumen. La tinta verde brilló ante sus ojos y, por primera vez, entendió algunas palabras―. Puedo leerlo. ¿Por qué ahora? —Porque Nicodemo no está o, mejor dicho, el poder que ataba tu mente a su colgante se ha desvanecido con el estallido. —¿Qué quieres decir? —Tu madre y Lyrion crearon los colgantes, aunque este es tan solo un señuelo ―explicó Shizns mostrando el que tenía entre sus manos―. Alathea sabía Alzalel y tú erais una sola persona y, además, con tu ascendencia en línea directa con Meltard no estaba dispuesta a que los primordiales te utilizaran para su beneficio.

—Descansad. Han sido unos días duros para ambos. —La anciana se levantó con pesadez, cogió su cayado y caminó hasta la esquina derecha junto a la chimenea. Golpeó un par de veces con el bastón el techo y una trampilla con escaleras descendió lentamente―. Podréis dormir arriba, es amplio aunque no lo parezca. —Se lo agradezco. —Shizns cogió a Shion y subió las escaleras. Vanties retuvo a la chica. —Alexandra, debes decidir. Salvar o dejar sucumbir a Sëele. Olvida tus temores. Sólo tú puedes iniciarlo todo. Todos te seguirán si les guías con el corazón. Princesa, heredera de dos tronos, unificadora y señora.

—Por suerte para ti, Caos estaba enamorado de Alathea. Parece que, después de todo, los entes sí pueden sentir amor. —La anciana rió―. Estaba tan ciego que incluso aceptó tener a Nicodemo en la Guardia Leonina mientras crecías y pasó por alto la magia que Alathea había creado para ti. —Así es. Si hubieras sido como Alana sería la perdición del mundo que conocemos. —Pero, ¿qué tiene que ver Lyrion en todo esto? —La chica estaba cada vez más confundida. —Lyrion era la pareja de Alathea. Al igual que los slizsinth tienen el tmizce para unirse con su mitad, los ask’zaris también tenemos algo parecido, el dwane. Pero eso no significa que Lyrion sea Sígueme tu padre, tú eres hija de Caos y en Twitter: Alathea —la anciana sonrió. —Pero tienes un hermano nacido de esa unión. —Riedd es tu hermano, aunque mantuvo el apellido de Lyrion, Lionnhart.

@lunatica yaoi

—Todo es tan confuso… ―Había recibido demasiada información.

54


¿No sabes qué escuchar? Lo mejor de j-rock, j-pop y anime music

www.kawaiiradio.es


LA NIÑA QUE TOCABA EL GUZHENG CAPÍTULO 11 EL ABISMO II

N

unca supe el nombre del brujo que maté, ni vi su rostro, ni entendí sus últimas palabras. Apareció ante mí, arrebatado en una furia incomprensible; su muerte fue casi un accidente. No me siento menos responsable por ello, es solo que nunca tuvo significado para mí. Sin embargo, tras aquel incidente, todo se torció. Los cazadores dicen que estaba aterrorizado y tenía la creencia de que mi cuerpo se evaporaría, del mismo modo que el de ese demonio. Dicen que fue un hechizo, que tuve una alucinación. Que el demonio me arrojó veneno antes de caer muerto, y luego ellos le hicieron una tumba a sus restos. Pero yo sé lo que vi y sé que fue real. No puedo darle una explicación, porque no lo comprendo, pero ya había visto desaparecer a las Sombras en el aire, sabía que era posible. La pregunta era por qué. ¿Por qué desaparecían? Mientras la fiebre consumía mi cuerpo, aquella interrogante no dejaba de rondar por mi mente, atormentándome. Se escapaba hecha un murmullo en mis quejidos agónicos, cuando sentía mis huesos deshacerse por el calor. Las formas y los colores se habían vuelto extraños, todo cuanto me rodeaba era confuso y perturbador. A veces me perdía caminando en la oscuridad de mis sueños. Veía figuras familiares sobre mi cadáver, devorándolo. Veía un río de sangre crecer, inundarlo todo y yo caminando sin descanso, en busca de un lugar donde escapar de la corriente. A veces despertaba. ―¿Por qué desaparecen? ―Nadie ha desaparecido ―decía SathriCaallën, cuando estaba junto a mi lecho de moribundo. ―No vas a desaparecer ―decía Vel-

hiFay, cuando refrescaba mi frente con un paño húmedo. Pero eran ellos los que desaparecían. Si giraba un poco la cabeza, ya no estaban, había algo diferente en su lugar. Cuando volvía la cabeza otra vez, aparecían de nuevo. De pronto estaban ahí, tres o cuatro veces en un mismo tiempo. A veces solo eran uno. A veces despertaba. Entonces recordaba que debía seguir caminando, aferrándome de la oscuridad para no caer al vacío. Estaba muy enfermo. Habían amarrado mis manos con correas para impedir que me dañara, pero yo solo sentía ganas de arrancar todos mis huesos y dientes para calmar el dolor. De vez en cuando me invadía un espasmo incontrolable, mi cuerpo se retorcía ante el peso de la corriente que tiraba de mí con fuerza, tratando de arrancarme la carne y llevársela lejos, al corazón del Abismo. Dicen que luchaba por mi vida. Solo sé que llegaba un momento en que estaba tan agotado que caía de vuelta a la envoltura de piel, hueso y carne que cubría mi alma. Entonces me sumía en sueños interminables. Así me encontró Zasha, el brujo de la máscara blanca. Dicen que fue VelhiFay quien lo llamó, bajando por el valle hasta la cueva de los shakshims. No le fue difícil hallarlo, podría decirse que el brujo salió a su encuentro apenas lo divisó. Y es que ellos se conocían hace mucho tiempo y habían establecido una especie de pacto. Zasha era el único brujo en quien VelhiFay confiaría la salud de sus camaradas. Sin embargo, tratar de convencerlo fue una ardua tarea, pues yo había matado a uno de los suyos. VelhiFay, incapaz de mentir u ocultar la verdad frente a Zasha, había terminado revelándoselo. Tardaron un buen tiempo en llegar a un acuerdo, pero finalmente el demonio aceptó recibir una compensación a cambio de su conocimiento médico. Rechazó todas las opciones que VelhiFay le ofreció y dijo que él mismo es-

57


cogería cuál sería su tributo más adelante. De ese modo se apartó de la compañía de sus bestias y siguió al cazador hacia el terreno donde habían armado las tiendas. Para ese entonces yo había dejado de mirar hacia el mundo de las distorsiones y las copias, y observaba con angustia que no había un sitio donde escapar del río. Por mucho que escarbara en la oscuridad, que empujara con todas mis fuerzas y tratara de abrirla, resultaba imposible. Estuve luchando contra ella con desesperación, necesitaba llegar al otro lado, moriría si permanecía más tiempo en la corriente, debía respirar, gritar, pero nadie escuchaba. La oscuridad comenzó a moverse y tomar forma. Era grande y caminaba con paso poderoso, pero no podía distinguir sus facciones. Me aparté de ella y sentí una ola de miedo crecer dentro de mí. Debía alejarme de esa cosa, no podía dejar que me tocara. Corrí por la corriente, estaba tan agitado que resbalé y perdí el control, di vueltas en el río sin encontrar de qué aferrarme y terminé resignado a quedar a su voluntad. Me arrastró rápido y lejos, un par de veces llegué a ahogarme en sangre, hasta que quedé completamente sumergido y entonces nadé en lo profundo. Debía alcanzar las Puertas de Piedra de mi Casa, allí estaría a salvo de la cosa. Mi madre preparaba una de sus grandes fiestas en los jardines. Los demonios de la Corte danzaban entre ellos con parsimonia, llevaban máscaras elegantes llenas de plumas y espejos. Traté de atravesar el tumulto, y me frenaba a cada tanto al quedar atrapado entre sus giros y posturas. Pero necesitaba avisar cuanto antes que la cosa iba a llegar, necesitaba que encontraran a mi padre para detener esa monstruosidad y alejarla de la Casa. Aparté a unos cuantos cortesanos y después de mucho luchar conseguí hablar con mi madre, pero ella no escuchaba nada de lo que decía. Estaba buscando algo. Dejé lo que estaba haciendo y me puse a buscar con ella, desarmando algunos muebles y cajones, pero no lo encontraba. Di varias vueltas por toda la Casa, eludiendo las pláticas que algunos

58

cortesanos me ofrecían para no distraerme. Al llegar a los pasillos del interior, me vi por fin libre del tumulto. Estaban completamente vacíos de cualquier presencia, el barullo de la fiesta era apenas un eco lejano que no los alcanzaba. Me detuve ante esa quietud luminosa de colores y observé absorto hacia el fondo, donde mi vista no alcanzaba a distinguir formas. Entonces, la oscuridad se movió. Estaba tan cerca que mis manos y pies se derritieron. Con horror supe que había comenzado la aniquilación. Traté de huir arrastrándome. Debía avisar a mi madre, encontrar a mi padre, asegurar la Casa… pero al voltear, vi al gentío danzante y supe que no alcanzaría a atravesarlo, era un esfuerzo inútil. La cosa nos aniquilaría a todos mucho antes. La única salvación era que no hubiese traspasado las Puertas; así que volví a la corriente, cuando aún me seguía y yo no sabía que el río conducía a la Casa. No había un plan en nada de lo que estaba haciendo, solo sabía que eso no debía entrar por las Puertas, ni derramar su oscuridad por todo espacio y rincón, o sería el fin absoluto. Y sin embargo, estaba muerto de miedo, sintiendo su presencia pegada a mi espalda. De cualquier forma moriría. Me giré despacio ante lo que pudiera llegar a ver. Y encontré la gran figura de oscuridad, quieta frente a mí. Su imagen era terrible como el fuego, quemaba y desfiguraba todo cuanto podía alcanzar. Pero no era fuego y yo aún seguía vivo. Y ya no era una silueta oscura, era mi cadáver devorado y mutilado por mis parientes. Seguí avanzando de forma inevitable, y ya no me pareció que mi cadáver estuviera devorado, aunque su aspecto era espantoso, malnutrido y enfermo, miraba con los ojos vacíos de un muerto. Me quedé observando su rostro durante una eternidad. Pasó tanto tiempo que me había entumecido, el sonido de mi respiración encendió una luz en mi mente y en los ojos del cadáver. Me aparté. Mi espalda chocó contra la mano firme


LA NIÑA QUE TOCABA EL GUZHENG de un anciano y al voltear vi una máscara blanca con ojos de vidrio negro. Me sujetaba mientras mantenía frente a mí el pequeño espejo-talismán de Chiyo, y en su reflejo, el cadáver sostuvo mi mirada con intensidad. Al verme consciente, el anciano dejó que me recostara otra vez en mi lecho. ―Ya has vuelto ―dijo, y su voz me pareció extraña y bestial. Tardé en asimilar lo que significaban esas palabras, porque no me sentía despierto. ―¿Qué es usted? ―pregunté. Su aspecto me resultaba familiar, la forma alargada de sus orejas blancas y el espeso cabello que caía detrás de la máscara, más parecido al pelaje de una bestia, me hicieron recordar a la pequeña esclava que trataba de esconder sus orejas y cola cuando los cazadores la trajeron a la Casa. Pero no te ofendas, Chiyo, solo fue una primera impresión, pues el aspecto de aquel demonio era aún más extraño. Tenía un porte pequeño y encorvado, pese al largo de sus brazos y piernas; el color de su piel era incierto, oscuro como las hojas de té traídas del norte, más verde cerca de su cuerpo, más rojo hacia el origen de sus garras. Vestía con mucha sencillez, pero su ropa estaba en condiciones más decentes que la de los esclavos de ciudad. Si mi mente hubiese estado despejada, no habría insistido en preguntarme qué lugar ocupaba entre las casas de los cortesanos. El anciano tampoco respondió a mi pregunta, estaba revisando entre mis cosas. Aunque me sentía muy débil, era una imagen demasiado inquietante para permanecer calmado, así que como pude me incorporé hacia él. ―Duerme, duerme, niño artificial ―dijo el demonio, apoyando una mano en mi hombro y obligándome con firmeza a volver al lecho―. Shh, cierra los ojos, duerme, no te armaron para vivir en este Mundo. Parecía una canción. Él miró alrededor, pero no volvió a tocar nada. En lugar de eso, su mano se acercó otra vez al espejotalismán y lo examinó el tiempo que dura un

parpadeó. Cerró sus dedos sobre él y tiró una vez con fuerza, la cadena se cortó en mi cuello y yo di un grito de impresión. Pero él escapó en ese mismo instante. No podía creer que me hubiese robado. Me dejé caer del lecho y traté de incorporarme. Las piernas me temblaban. Al asomarme por la entrada de la tienda, lo vi saltar entre las rocas, llevando consigo el espejo brillante como si fuera un premio. Entonces recordé de golpe dónde me encontraba, recordé el Abismo haciendo girar el Mundo hacia su interior y la tierra sembrada de estacas, recordé al brujo que me había atacado y la forma en que terminé matándolo. Recordé la fiebre y el dolor, comprendí que pude haber muerto. Y ahora, otro de ellos tenía el descaro de invadir mi lecho mientras deliraba y saquearme. Me invadió un sentimiento de humillación tan grande que me obligué a salir de la tienda e ir tras él. No sé cómo fui capaz de seguir su paso, acababa de despertar de la fiebre y llevaba un tiempo sin comer de forma adecuada. Pero no iba a permitir que un demonio salvaje me robara a mí, que pertenecía a uno de los linajes más nobles del reino. Escalé roca por roca con un esfuerzo descomunal, impulsándome como podía hacia adelante. De vez en cuando la dentada superficie me hería al resbalar o chocar contra ella, pero no le prestaba atención, del mismo modo que no le prestaba atención a mi cansancio. Seguí avanzando tras los pasos del anciano, arriesgándome a saltar entre un pináculo y otro, con tal de darle alcance. Llegó un momento en que lo perdí de vista. No porque se hubiese alejado demasiado, sino porque tuve que fijarme en no resbalar de la roca. Cuando volví a mirar, ya no estaba por ninguna parte. Me quedé desconcertado, buscando alrededor. ―Aquí estás ―escuché sobre mi cabeza.

59


«La única verdad es la realidad» Isaac Asimov

Del autor de «Memorias Japón» y «Entre el Cielo y el Infierno» una obra que te enganchará si te atreves a descubrirla desde adentro.


DELTA CITY: CRÓNICAS CRÓNICA 1 ATAQUES

CAPÍTULO 8

miedo que ejerce en el soldado. ―No, por favor ―ruega el soldado―. No.

EL ASALTO

―Calma, amigo ―dice él cuando está a pocos metros mientras hace brillar sus ojos un poco más―. ¿O qué crees que haré?

l grupo de soldados aún evalúa los daños del ataque eléctrico mientras que el teniente Cicerone se encamina hacia una de las torretas en la entrada. Una vez en lo más alto observa con sus binoculares al horizonte, pero no tiene a nadie a la vista, salvo las patrullas fuera de los muros del lugar, conformadas por media docena de jeeps y algunas patrullas que recorren los terrenos colindantes.

La gasolina se esparce por el suelo mientras el soldado se agita entre los restos del auto intentando salir, Heatwave entonces dirige la mirada hacia la mancha húmeda y un par de rayos rojizos brotan fugazmente e impactan contra ésta haciéndola arder. Mientras el soldado grita entre las llamas, el joven mira hacia una de las torretas donde sabe que debe haber alguien viendo la masacre. Sus ojos entonces brillan de color rojo una vez más.

E

―¿Dónde estás? —pregunta para sí. No ha terminado de formular su pregunta cuando un rayo de color rojo intenso destroza uno de los jeeps. De inmediato se oyen varios disparos, pero pronto se terminan mientras el resto de los soldados son destrozados por un gigante musculoso cubierto de espinas en los hombros y espalda con la piel en carne viva quien les golpea con unos tentáculos llenos de púas a la vez que sus inmensos brazos, que terminan en grandes garras, destrozan los vehículos que vienen al lugar en todas direcciones. Heatwave sólo se ríe mientras las patrullas de soldados corren de ellos a la relativa seguridad de la base. Si bien lanzó rayos de calor al inicio, al final se percata que mera la presencia de BioDoom basta para hacer retroceder de miedo al resto. Sin duda sus otros dos integrantes ya estaban a medio camino de alcanzar su objetivo. Sólo tenía que seguir llamando la atención. Mientras alcanza a BioDoom se percata de que en uno de los vehículos destrozados aún está el conductor intentando librarse de entre los fierros retorcidos. Heatwave gira entonces hacia él y, con sus ojos brillando de un rojo intenso, disfruta mucho el

El teniente Cicerone, que no dejó de mirar a su hermano en ningún momento, sabe que tiene unos segundos cuando ve los ojos de éste brillar de un rojo intenso. Sus siguientes movimientos son los más rápidos que da en su vida, permitiéndole eludir el intenso calor del rayo que segundos después destroza por completo el lugar dejando escombros ardientes. Para cuando llega al final de las escaleras y se adentra en el patio puede ver al equipo del comandante Castillo preparando su equipo. ―Mejor vaya por su armadura de protección, teniente. Esto se pondrá intenso —le comenta una de las chicas levantando el visor de su casco. El aludido puede ver de quien se trata. ―Creo que no tendremos tiempo de eso, Michelle —responde el teniente mientras sonríe a su interlocutora. Por toda respuesta la rubia agente le tiende la mano y lo pone en pie. El comandante llega al lugar al segundo siguiente cargando lo que parece una bazuca de tamaño impresionante.

61


DELTA CITY: CRÓNICAS ―Esto se volverá un infierno dentro de poco —comenta el comandante mientras afuera aún se escuchan varios golpes y gritos—. Es mejor que tengamos listas nuestras armas. ¡MANTENGAN ESAS PUERTAS CERRADAS! ―ruge al ver como unos soldados intentan correr a abrir la entrada. ―No creo que pueda acercarse a ellos para disparar eso, mi hermano lo calcinará antes de que pueda acercarse y si apunta al otro, este lo matará de todos modos.

menos cuando el show de sus compañeros atrajo toda la atención a la entrada. Aprovechando esto ellos habían corrido al muro y ella creado un pilar de hielo para llegar a lo más alto y luego saltar al carril que conectaba las dos torretas. Él, por otro lado, sencillamente había saltado todo convirtiendo sus piernas en relámpagos a medio camino para darse impulso al mismo lugar. ―Pensé que no podías hacer eso muy a menudo —había comentado ella.

―Sólo debo esperar a que ingresen por esas puertas ―responde el comandante.

―No puedo hacer el truco con mi cuerpo entero a menudo —le aclaró él.

―Sí, precisamente eso me pareció raro. ―El teniente gira a donde las puertas principales donde aún hay soldados en el exterior gritando y golpeando—. No parecen estar acercándose. Me parece que son sólo una distracción. Después de todo eran cuatro y únicamente veo a mi hermano y al otro sujeto llamado BioDoom.

Habían corrido pasillo escaleras abajo y se adentraron entre las oficinas donde las luces de emergencia seguían iluminando difusamente el ambiente. Cruzaron sigilosamente por la armería donde pudieron oír las órdenes que el comandante Castillo daba a su equipo para el ataque en las puertas frontales.

―Señor —interviene la agente rubia apellidada Igras—. Si lo que dice es cierto, podrían intentar entrar al lugar por alguno de los muros.

Finalmente tras esquivar algunas patrullas habían llegado a la rampa que iba al nivel subterráneo. La puerta reforzada aún estaba encendida a pesar de la falla de poder, lo que les llevó a pensar que tenía un sistema de energía de emergencia. Lightning entonces se preparó a volar el panel cuando un solitario soldado dio la vuelta a la rampa.

―Si es que no han entrado ya — completa la pelirroja acercándose. ―Bien, esperaremos aquí. Igras — señala a la agente rubia—. Acompáñalo adentro al ala sellada. El resto aseguren que el perímetro esté en orden y esperen por más instrucciones. ―Sí, señor —responde la aludida, el teniente responde a medias, perezosamente. ―A la orden —responden los otros dos antes de salir. El teniente Ciceroni y la agente Igras se encaminan al interior lo más rápido que les es posible. Cuando la distracción de BioDoom y Heatwave empezó, KillerFreeze y Lightning ya se habían aproximado al muro posterior sigilosamente. Sin luces para detectarlos, nadie se percató de su presencia, mucho

62

―Oh, ¡demonios! —había exclamado antes de que Lightning le quitara el arma de una descarga precisa y KillerFreeze lo estampara contra el muro con un rayo de hielo que lo recubrió de lleno salvo por el rostro—. ¡No me maten! ―No te haremos más daño —respondió ella mientras creaba una daga de hielo que acercó a su cara—. Sólo danos el código de acceso.


.com


¡PONME ATENCIÓN PORQUE TE ODIO! CAPÍTULO 5 fue que terminé «¿Cómo enrayos esta situación? » ―¡Beso! ¡Beso! «¿Esos son los gritos de mis compañeros o soy yo el que pone el sonido en sus bocas? » ―¿Qué estás esperando? ¡Hazlo ya! Esta última voz me devuelve a la realidad, me regresa de un mundo del que no quería salir. De un mundo donde… «¡Sharon!» pensó rápidamente al ver la situación en la que me encuentro: Sharon está vestida como una camarera, con pantalón negro y blusa blanca rematada con un chaleco, mientras yo la sostengo por la espalda como evitando que fuera a caer. Nuestros rostros están a menos de veinte centímetros, pero algo no puede evitar que esa distancia se acorte a cada segundo, como si lo que nuestros compañeros gritan tanto fuera inevitable... Y repito: «¡¿Cómo rayos fue que terminé en esta situación?! » «Creo que todo comenzó ese día, justo después de la pelea entre las secciones por ver quién ganaba el festival…» ―Bien soldados, necesitamos ideas para derrotar a los de la sección B en el combate que tendremos en unos días ―dijo Sharon con un marcado acento militar mientras marcha frente a la pizarra, tras unos segundos señaló con un apuntador lo que estaba escrito y subrayado en él: ―Ideas para el festival‖ ―¿Alguien tiene alguna? Al decir esto Sharon finalmente volteó a ver a sus compañeros, pero ninguno de ellos le pone atención ya que la mayoría está mandando mensajes por celular o platicando, Alex como siempre enfrascado en su videojuego. Ni siquiera Sofí, su mejor

amiga, quien está ensimismada en sus pensamientos mientras observa una mosca posada en el techo. Observar esta escena hace que a Sharon se le salte una vena de la frente. «¿Por qué no me extraña la importancia que le tienen mis propios compañeros a este tema? » pensó Sharon soltando un suspiro para liberar la tensión «Como supongo que gritarles no funcionará para nada, no me queda más opción que esta, funciona en la televisión, igual no pierdo nada con intentarlo…» Sin más opciones a la vista, Sharon acercó las uñas a la pizarra y comenzó a arrastrarlas con tanta fuerza que casi se las partió. Sus compañeros no pueden evitar taparse los oídos al escuchar el desgarrador ruido provocado por la chica de cabello negro, aunque de seguro ya habían perdido al menos el diez por ciento de su audición por eso. ―Ya que finalmente tengo su atención tendré que repetir todo de nuevo: ¿Alguien tiene una idea de cómo derrotar a la otra sección? ―continúa Sharon cuando calcula que sus compañeros ya recuperaron la audición. Vuelve a apuntar hacia la pizarra y observa con detenimiento las palabras subrayadas ―¿Tienes alguna idea, Alex? Creo que me habías dicho algo acerca de una casa de espantos… ¿Alex? ―la joven volteó a ver a su huraño compañero de clases, quien seguía enfrascado en su videojuego con sus audífonos puestos por razones que a Sharon ahora le parecía obvias. Acercándose con furia a su compañero le arrancó de un solo tiro los audífonos de la oreja izquierda y le gritó a una intensidad de doscientos decibelios: ¡¡¡¡DEJA DE HACERTE EL TONTO DE UNA BUENA VEZ Y VUELVE A DECIRME TU IDEA PARA EL FESTIVAL!!!! ―¿Fuiste tú la que hizo ese espantoso chirrido? ―dijo Alex tras recobrar la compostura y sobarse la oreja afectada, enrojecida por el grito de Sharon ―pensé que se trataba de una de esas horribles harpías que aparecen en mi vid... ―Alex no termina

65


¡PONME ATENCIÓN PORQUE TE ODIO! la frase ya que es dejado inconsciente por un terrible puñetazo en la coronilla por parte de Sharon. ―Ya que la idea de la casa de espantos ha sido descartada por default ― continuó Sharon después de descargar su ira en Alex ―¿Alguien tiene una idea mejor? ―¿Qué tal un restaurante o una cafetería? ―dijo la chica de cabello naranja tras apartar la vista finalmente del techo y de la mosca, más porque salió volando del salón que por Sharon. ―No es tan mala idea… ―Sharon se sentó en el escritorio del profesor y miró hacia el techo mientras analizó la idea de la pelinaranja ―es una forma rápida y sencilla de conseguir dinero y si se tiene la publicidad correcta puede tener buena clientela durante todo el día. ―¿Pero quién se encargará de cada puesto? ―dijo uno de los compañeros de clase levantando la mano ―somos demasiados para un solo restaurante, por mucha clientela que tenga, y no todos saben cocinar. ―Como supongo que la mayoría de ustedes van a estar perdiendo su tiempo paseándose todo el día en el festival, no será necesario tenerlos a todos, solo necesito al menos dos personas que sepan cocinar y otras cuatro que quieran pasarse el día entero de camareros... ―al terminar de decir esto, sonó la campana para el cambio de período, por lo que casi todos los presentes se dirigieron a sus asientos ya que el profesor esperaba en el pasillo. ―Oye Sharon ―dijo Sofí entre susurros a su mejor amiga ―ya sabes que puedes contar conmigo para lo que sea. ―No te preocupes, ya tengo todos los puestos cubiertos, incluso para Kenny, quiera o no quiera participar ―concluyó la pelinegra arremangando el lado derecho de su blusa para mostrar sus músculos, acompañado de un guiño a su mejor amiga y esta le correspondió con una sonrisa. «Ahora solo tengo que pensar en un

66

puesto para Alex» pensó Sharon mientras recorrió la vista por todo el salón, deteniéndose en el escritorio del chico nerd «… ya que ese chico sigue dormido, no me queda de otra más que dejarle el peor puesto posible…» «¡Wow! ¡Kenny y yo vamos a estar juntos todo un día! ¡No puedo resistir las ganas de que ese día llegue!» pensó Sofí con el rostro radiante de felicidad, incluso tiene los puños debajo del mentón, pero se detiene unos segundos para mirar hacia el techo «Me pregunto a donde se habrá ido esa mosca…» DÍAS DESPUÉS, FESTIVAL DE LA ESCUELA ―Tonta Sharon… de haber sabido que me iba a dejar el trabajo de limpieza en la cafetería hubiera traído mi overol azul, ya que no tengo ningún problema con limpiar ―dijo Alex mientras barre la parte delantera de su salón y observa a varios estudiantes pasando a su lado sin dejar escapar una risilla de burla. ―¿Cómo estamos en la limpieza? ―preguntó Sharon asomándose por la puerta del salón/cafetería mientras ve a Alex en su ardua labor. ―Ya casi término, solo me falta trapear ―respondió Alex a Sharon mientras recuperó la compostura y comenzó a sacudirse el ¿vestido? ―no tengo nada en contra de limpiar, ¡¿Pero por qué el disfraz de sirvienta con vestido de encaje?! ―Agradece que no te puse a tirar las cabezas de pescado, que es un trabajo aún más apestoso que este… ―dijo Sharon mientras le dirigió una sonrisa de malicia a Alex, quien intentó contener su ira y tratar de disimular su vergüenza.


¿Qué?

¿Kenny con una sección que du-

ra más de una edición? ¡Blasfemia! Sí, yo también me di cuenta, es algo sorprendente. ¿Ya nos reímos bastante? Bien, dime algo joven lector (asumiendo que estás en la demográfica principal de esta webzine) ¿has querido escribir -o leer- sobre algún tema específico y algún amigo o familiar te ha tratado de convencer de que no lo hagas? Si la respuesta es sí, me gustaría que dejes de leer este artículo al instante y los traigas a la habitación, sea que tú les leas el presente mensaje o que lo lean ellos personalmente, ellos deben estar aquí. Pues este artículo no es para ti, es para ellos. ¿Listo? ¿Ya están aquí? Muy bien, a ustedes mis queridos censuradores les tengo un par de preguntas ¿Acaso están dementes? ¿Saben lo difícil que es encontrar a alguien

68

joven interesado en la literatura que no esté indoctrinado por la porquería superficial que les muestran las películas basadas en literatura ―juvenil‖? Lo siento, lo siento, me molesté. Pero aún calmado, mi reacción hubiera sido parecida. No es sencillo encontrar a estos jóvenes interesados y tú no les estás ayudando. No lo digo por decir, lo digo por experiencia, pues he lidiado con gente como ustedes desde hace tiempo. Tengo una anécdota curiosa en base a ello. Hace mucho tiempo, en un liceo muy lejano, en la clase de castellano donde el joven Yo estaba designado; nos fue encomendada la tarea de escribir una historia o cuento de tres páginas, sobre cualquier cosa. A la noche de aquel mismo día mi joven cerebro ardía tratando de encontrar las palabras para transmitir lo que pasaba dentro de sí.


Tenía una épica historia sobre un reino recuperándose de la guerra y a punto de caer en manos de un oscuro grupo de conspiradores tra¿Por qué escribes t a n d o d e algo tan feo? ¿por hacerse con control. qué no escribes el Probablemenalgo más bonito? te iba a apestar, no, puedo asegurar que iba a apestar, pero eso es algo que nunca pude descubrir, pues casi inmediatamente de que escribiese la primera línea (que si mal no recuerdo se leía ―Ya hacía años que la guerra había terminado‖) mi padre apareció y tras verlo me dijo ―¿Por qué escribes sobre algo tan feo? ¿por qué no escribes algo más bonito?‖ una línea, solo una, y esa fue la opinión del lector de confianza sobre la única línea que llevaba escrita. Cabe decir que reprobé la actividad, escribí otra cosa que si mal no recuerdo trataba de un sujeto y su restaurante, pero teniendo al Gran Hermano diciéndome qué podía y no podía escribir, era de esperarse que algo controladamente ―bonito‖ no saliese bien en ningún sentido (aún con la poca probabilidad de que saliera algo relacionado con esa palabra). Nunca más volví a pensar en ello, hasta el año pasado, cuando estando de visita en casa de unos amigos de la familia vino a acotación el tema de los videojuegos. Cuando la señora conversaba conmigo sobre cuán violentos eran los juegos de video, yo traté de defenderlos con el argumento de que eran un medio narrativo en la misma vena que las películas y que justo ahora la mayoría ni siquiera es dirigida a los niños. Fue en este punto cuando ella dijo las palabras ―¿pero porque no pueden ser sobre algo más bonito?‖ Conversando con un amigo me di cuenta

de que esto parece ser algo bastante común entre figuras paternas y amigos religiosos. Aparentemente parecen no darse cuenta de que la fealdad es parte de la vida. ―La fealdad‖ es algo que llamamos conflicto y es algo bastante necesario, pues tal y como le ha dado un propósito a la existencia de la humanidad, le da un propósito a la literatura. Si aún sigues conmigo después de todo el espacio que me tomé para contar aquella anécdota te quiero hacer una pregunta: Si eliminamos el conflicto ¿sobre qué se puede escribir? ¿Sobre un campo de flores? Pues créelo o no esa fue la respuesta que me dio mi viejo aquella noche y la de aquella señora no se alejó mucho. La creatividad es algo que debe ir libre, como una paloma en ese campo que imaginas sería aquella historia sin conflicto. Toda trama inicia con una idea, pero sin algo que pase cuando se pone esa idea en el papel lo único que será es una idea… en silencio. Ese de hecho es el nombre de una micro historia, hecha por uno de nuestros creadores de contenido (HenryT). Quisiera que la leyeras [añadir link], y que me dijeras lo que ves. Dado que este es un medio de comunicación de una sola vía, voy a asumir que dijiste lo siguiente: Era algo calmado, no pasaba nada. Y si realmente eres especialmente denso asumiré que miraste al que te trajo aquí y a eso añadiste lo siguiente: ese fue un buen escrito ¿por qué los tuyos no pueden ser así? Si ese es el caso, felicidades, fallaste en entender el punto de la lectura. ¿En serio no te recuerda nada? deja que lo resuma para ti: esta es una idea, bastante animada porque saldrá al mundo, entonces viene alguien, le baja la autoestima, y se va, dejando la idea dudando en un mal de oscuri-

69


dad del que probablemente nunca salga. ¿Aún no te recuerda nada? pues debería, es lo que tú haces. La crítica constructiva es tal vez el recurso más preciado que un escritor en ruedas de entrenamiento pueda tener. Disculpa, deja que corrija eso: La crítica constructiva es tal vez el recurso más preciado que cualquiera que intente introducirse en cualquier clase de actividad -sea creativa o no- pueda tener. ¿Sabes la manera en la que puedes ayudar? diciendo algo productivo sobre cómo mejorar su narrativa o escritura general, pues no hay nada más dañino que puedas hacer que decir ―no me gusta, cámbialo por un ramillete de flores‖. Soy uno de los dos reseñadores en esta webzine, tengo mi propio blog donde reseño libros (también películas y otras cosas mientras leo), el cual estoy publicitando justo ahora sin ninguna vergüenza o ironía al poner su link [aqui], traigo esto a la conversación pues recientemente un colega publicó un libro en la plataforma de autopublicación de amazon y me ha dado una copia para reseñar. Ese pequeño acto ha despertado una pequeña parte de mi corazón de critico de piedra, la razón por lo ha hecho es porque hablo con este sujeto casi todos los días (él siendo parte del foro que produjo esta webzine) y por eso me he prometido que lo criticaría sin decir al menos algo que lo ayudara a mejorar -si acababa necesitándolo-. Decidí eso pues conozco una verdad que el populacho común parece ignorar: El escribir -y también se aplica toda otra actividad creativa- no es un talento dado por los dioses de la literatura a quinientas personas cada ochenta generaciones, es una destreza, como alzar pesas o respirar, y tal como esas y cualquier otra habilidad, uno puede volverse mejor al repetirla y puede estancarse al dejarla de usar. El criticar cualquier cosa sin una razón válida y sim-

70

plemente decir ―esto es horrible, preferiría un ramillete de flores‖ (no, no voy a dejar eso ir) puede dañar a esta persona ¿en qué forma? pues no sólo empezará a verte como una molestia cada vez que pases cerca de él mientras esté en sus actividades, sino que también empezará a cuestionarse cada vez que dibuje, escriba, o haga lo que haga en lo que lo critiques, se bloqueará. Para decirlo de forma más poética, construirá su bloqueo con los bloques que tú le des.

Si no vas a decir nada que ayude, quédate callado. Puedo entender que la intención sea ayudar, pero no creo que entrar agresivamente sea la solución. Por falta de tiempo voy a resumir lo que quiero decirte, para que cuando sientas la necesidad de irrumpir en el trabajo creativo de otras personas te acuerdes de estas palabras, pégalas en la puerta si lo deseas y míralas antes de entrar. Puede que esto suene como un insulto, pero lo diré de todas formas, como lo solía decir mi madre, y su madre antes de ella: Si no, vas a decir nada que ayude, quédate callado. Al meter la nariz en algo que se está creando puede hacer más daño que bien, a veces más allá de lo que puedas pensar. Podría hablar de cómo podrías conocer a esta persona mejor a través de lo que escribe o lo que lee, de cómo lo que escribe puede decir cosas sobre ti mismo, sobre cómo te ve a ti y al mundo que le rodea, pero ni tú ni yo tenemos tiempo para eso ¿verdad? En todo caso, espero que esto te haya ayudado a comprender al que te trajo aquí… aunque estoy bastante dudoso de que así sea ¿lo ves? las consecuencias tampoco son algo a corto plazo.

PD: Y, si la respuesta es no, siéntete libre de pasar de página.


ÂĄDescarga gratis nuestra Primera AntologĂ­a de Cuentos!

www.revistazonafantasma.com


ENTREVISTA CON JEAN HATHAWAY Sinopsis 'Debo de estar pa-

ranoica, pero no soy un androide"

¿Qué harías si tu condición de ser humano fuese cuestionada? ¿Y si todo cuanto es real para ti -tu entorno, tu familia y hasta el amor de tu vida- no fuese más que el producto plástico de una fantasía? Para Dakota Casik, una joven superviviente de la ciudad de Pharisina, la existencia dará un vuelco cuando reciba la visita de una extraña muchacha que le confesará que ninguna de sus vivencias ha sido real, y tratará de convencerla de que no es más que un androide sin libre albedrío, obligándola a iniciar un viaje que cambiará por completo su percepción de la naturaleza humana, la amistad, el amor y la pasión. Si eres amante del género distópico y estás en busca de una nueva saga, no puedes perderte esta intensa historia de descubrimiento existencial, intriga, acción y romance'

72


ENTREVISTA Dante Locke: ¡Hola otra vez! En esta ocasión tenemos de entrevista a no solo un miembro del Staff si no a un gran autor. Jean Hathaway, quien ha vivido en América Latina, y reside ahora en España. Recientemente ha autopublicado su novela Res Arcana de la cual ya les he comentado un poco antes. Dante: Empecemos con lo normal, cuéntanos un poco de ti. ¿Quién es Jean Hathaway? Jean: Esa es una buena pregunta. Yo mismo llevo años buscando la respuesta. Supongo que soy una especie de adicto a transmitir emociones, en este caso mediante la literatura y, a veces, también mediante la música. Dante: Te invitamos hace tiempo a publicar alguna historia en la revista y desde entonces no ha faltado algo de tus obras en ella. Dinos, ¿qué te llevó a escribir historias? Jean: No sé si lo recuerdo. Me parece que nací así. Mi padre era escritor y yo recuerdo haber empezado a escribir en cuanto aprendí a juntar la M y la A con un bolígrafo, al principio en hojas sueltas, con algún dibujo garabateado y todo eso… Me alimentaba de la fantasía de las historias que leía y veía en los dibujos, esto de niño. Supongo que empecé por que quería compartir este poder que tiene la ficción para hacernos sentir. Y por eso sigo. Dante: Hace poco lanzaste e Amazon tu novela Res Arcana. Llena de personajes memorables y una trama de lo más interesante. ¿De donde ha surgido este mundo distopico con Androides? Jean: Es… en este mundo literariocomercial, si se me permite decirlo, tienes que pasar por el aro. No es que yo no qui-

siera escribir distopía, de hecho siempre fue mi tipo de historia favorita, incluso antes de que la palabra ―distopía‖ se pusiera de moda (y pido disculpas si sueno hipster), pero reconozco que para tener algo de salida los escritores tenemos que ser a veces como rémoras y elegir cada uno su tiburón al que agarrarse. Su género, en este caso. Yo elegí la distopía. Y el tema de los androides surgió como ya he dicho alguna vez, del dilema existencial planteado por Paranoid Android, una canción de Radiohead, y también por el anime Lain: Serial Experimental. Dante: Bueno, a mi parecer siempre hay algo del autor en sus personajes. En Res Arcana, ¿Qué personaje tiene más de Jean Hathaway? Jean: Pregunta complicada. Diría que hay trocitos de mi desperdigados por todo el reparto de personajes, pero sobre todo entre Dakota y Joseph, uno de los arcanos del triangulo… amoroso, por decir algo. Dakota es una persona llena de inquietudes, muy sensible y curiosa. Joseph sería algo así como su complemento. Él es el decidido. Lo ve todo a blanco o negro. Es pragmático y atrevido. Supongo que se parece más a mi. Dante: Res Arcana puede adquirirse en Amazon y por supuesto pidiéndola en su página oficial de Facebook. Pero dinos, Jean, ¿qué te impulsó por la autopublicación de tu obra? Jean Hathaway: Creo que en el mundo literario hay que dar muchas vueltas para poder conseguir algo que en realidad no sabemos si queremos… que una editorial grande nos explote y nos convierta en un producto. Ves ese mensaje que te esforzaste con tanto cariño en transmitir… te lo encuentras desfigurado por un fenómeno fan o lo que sea. Res Arcana fue rechazado por

083 73


ENTREVISTA un par de editoriales, pero yo no quería que se quedara en el cajón, como les ha pasado a muchas de mis novelas. Creo que era una bonita historia digna de salir a la luz. Por eso me decidí a autopublicarla. Quizás no la lean mucha gente, pero los que lo hagan sabrán apreciarla, sin duda. Y esa perspectiva me alegra. He de decir, además, que estoy avanzando mucho escribiendo la segunda parte; Bastión. Dante: Sí, saber que habrá una secuela me emociona. El final nos dejó en claro que una guerra estaba a punto de desatarse ¿Qué otras sorpresas (que nos puedas adelantar) tendremos en esta continuación? Jean: Bueno… no sabría qué decirte. La mayoría de la gente que vea esta entrevista no habrá leído ni la primera parte. Supongo que les podemos adelantar más acción, más existencialismo, y muchos giros de trama. Dante: Ya veremos forma de aumentar los lectores. Pero hablando de ello aprovecharé para preguntarte sobre una historia de tu cuenta de Wattpad: Onirika, la cuela (quizá solo sea cosa mía) es parecida a Res Arcana. ¿Tienen alguna conexión? ¿La continuarás? Jean: Onirika es la mamá de Res Arcana, cronológicamente hablando. Fue una idea previa que evolucionó en torno a la imagen de Dakota, así que no creo que la continúe. No quiero concebir dos historias tan parecidas a la vez. Digamos, en términos un poco frikis, que Onirika alcanzó su forma final en Res Arcana. Dante: Eso es malvado, Jean. Matas mis esperanzas. Pero bueno, sigamos entonces con las últimas preguntas un tanto más personales. ¿Qué consejos les das a los que quieran comenzar a escribir y aventurarse a autopublicar? Jean: ¿Puedo ser sincero? Dante: Adelante. Jean: Cuando alguien me dice que quiere ser escritor o que su hijo o hija quiere serlo, yo siempre le doy el mismo consejo: mejor

74

que no. Si puede que se olvide. Para mi, la escritura es una especie de adicción. ¡Pagaría por poder no escribir! La gente lo toma a la ligera: ―Sí, voy a ser escritor‖. Yo digo: ―No lo hagas. Si puedes vivir sin ello, vive sin ello‖. Pero para quien ya esté enganchado, para quien sea adicto… pues bueno. Mi experiencia en la autopublicación no es muy extensa. Pero la encuentro algo recomendable. Es sumamente gratificante saber que le has dado al menos a una o dos personas el placer de una buena lectura sin intermediarios entre tú y el lector. Quien tenga una historia que contar, yo le animo a autopublicarla. Dante: Concuerdo un poco en lo de adicción. Bueno, antes de la pregunta final , quisiera saber. Tu seudónimo Jean Hathaway, ¿Qué origen tiene? Dudo que tenga algo que ver con la actriz estadounidense, ¿cierto? Jean: Tiene más que ver de lo que piensas. En un principio era Kazuma Kobayashi, como me conocían los chicos de Lanove y Chibi Chibi Fansub. Me resultó demasiado freak cuando comencé a entablar relación con editoriales, así que lo cambié por Jean Leblanc, así afrancesado. A lo poco me resultó repipi y acabé pensando en apellidos americanos. ―¡Hathaway! ¿No hay una actriz que se apellida así? Bueno. Suena bien, no creo que se den cuenta‖. Y ya vez… Dante: Para terminar con esta entrevista, la más rara para ti, seguro; ¿consideras que ya has escrito tu obra maestra? Jean: ¿Es rara? No sé si eso es malo. Espero que no. No, no he escrito ninguna obra maestra. Estoy a años luz de hacerlo. Dante: Bien, pues gracias, Jean. Esperamos nos sigas trayendo más historias geniales y te deseamos mucho éxito en tus proyectos. Jean: Gracias a ti, Locke. De seguro seguiré por aquí, aunque me vuelva conocido o algo así. Os lo debo. Y espero muchos éxitos para Zona Fantasma también.


«Debo de estar paranoica, pero no soy un androide».

¿Qué harías si tu condición de ser humano fuese cuestionada?

¿Y si todo cuanto es real para ti no fuese más que el producto plástico de una fantasía?


Pixel

World

O kay, esta es una reseña muy especial, solo para mujeres, así que si tienes un cromosoma Y te puedes ir con tu testosterona a otra parte. ¿Ya se fueron? Bien, entonces señoritas. Les quiero hacer una pregunta ¿ya te han regalado algo? ¡Bien! ¿Y tú le has regalado algo? Uh… pero aun le puedes reglar algo, y se exactamente que puede ser, algo que ambos podrán disfrutar ¿espera por qué te vas? Eh, no es eso ¡mal pensada! Hablo de un juego de video, a todos los hombres les gustan ¿que como vas a disfrutarlo tu? Observando, sigue leyendo mientras te hablo de una joya llamada Katherine.

Historia y Gameplay (Sexy, muy sexy/5)

Otra vez juntos, con Atlus no es raro que estos dos se mezclen. Pero a diferencia de la saga Persona, Katherine toma una aproximación diferente. La historia va así: Tú eres Vincent Brooks, un perdedor común y corriente –bueno casique tiene una novia (Entre tu y yo, esa tipa está buenísima) llamada Katherine y está contemplado la opción del matrimonio (esa cosa que a ustedes mujeres parece gustarles tanto) para con ella, vamos, con cinco años juntos ya tenía que pasar algo. Un día estando en el bar con sus amigotes conoce a una chava buenisisisisisima llamada Catherine –si, ambas se llaman Catherine, se volverá confuso antes de lo que creesque aunque habiendo muchísimos asientos libres se sienta frente a Vincent, el, siendo la herramienta que es, acaba en la cama con ella, quien Nombre: Catherine amenaza con matarlo si lo descubre engañándoDesarrollador: Atlus, compañía que por el amor la. JA, que Karma tan delicioso. de dios juro que casi todo lo que produce es oro. Distribuidor: Deep Silver, ya sabes, los tipos de la Pero como todo el juego no puede basarse en un saga X₂ Año: 2011 en Japón, 2012 en el resto del universo perdedor cavando su propia tumba con cada palabra que sale de su boca –y también porque esto Genero: Puzzle, Plataformas, Galge es Atlus- Vincent acaba siendo la ultima víctima Plataforma: PS3, Xbox 360 de una maldición que ha estado afectando ¿Entonces quien es esta Catherine a los hombres de su barrio, que hace que de la que hablo y por qué su juego todas las noches tenga pesadillas, pero, tiene portadas tan sexys? Bueno, al mero estilo de las pelis de Freddy pues porque de eso se trata el Krugger, si acaba muriendo en el suejuego. Atlus, es mayormente ño, también lo hará en la vida real conocido en Asia por la genial ¿Cómo lo sabe? Ya lo dije, es el últisaga Shin Megami Tensei y en mo. Curiosamente, las pesadillas América por la bastante comienzan justo después de aqueorgánica saga Persona, lla noche con Catherine. decidió hacer algo distinto con este juego, La mecánica de estas pesaditodo, desde su diseño llas es así, Vincent –ósea el hasta su escritura están jugador- debe subir una todiseñados para ser aperre hecha con bloques de lar a la mente de esos marfil, los cuales debes mohombres en relaciones ver para avanzar. Oh, pero amorosas…. Deja que me eso no será algo tranquilo a explique mejor. la Mario Bros 2, pues cuan-

76


do entres a este modo tendrás algo persiguiéndote para hacerte compañía… y para matarte también, esa parte es importante. Cabe destacar también que las cosas que te persiguen tienen que ver con cada cosa que estresa a Vincent cuando no está soñando, como cuando Katherine le dice que está embarazada, lo que lo persigue es un bebé gigante asesino. Y no, este no es un juego de dos jugadores, es estrictamente un single player, pero para cuando el llegue aquí, la parte que disfrutas tú mi quería huésped ya habrá empezado.

Cuando

está fuera de esas pesadillas, vincent saldrá en el bar The Stray Sheep, casi todo lo que hable o haga aquí afectará en dos cosas, uno es en el gameplay de las pesadillas, por ejemplo, beber demasiado lo hará ir mas lento y resbalar fácilmente. Y segundo, es en el final, si, Catherine tiene mas de un final.

El juego consta de tres tipos de finales, Uno con

Música (es increíble que Noubo Uematsu no esté involucrado/5) No te mentiré, la música de este juego es bastante sexy. Sus melodías alteran entre un buen posicionado neo Jazz, a un rock suave, a tocatas de piano, a orquestal siempre que alguna escena lo necesita. Al igual que con las de la saga Persona, este es un Soundtrack que vale la pena comprar. A parte además, sirve para momentos sexys.

Art Style (¿Por qué no hay mas animes hechos en CG/5) ¡En serio! Las cutscenes de Catherine son hechas en el estilo anime que tanto ha caracteriza do al Team Persona, pero aprovecha las capacidades de las consolas de octava generación para que todos los cortes sean hechos en animación CG. Los cortes se ven geniales y el trabajo de los actores de voz es excelente, especialmente en la localización americana. Además de que los diseños son bastante bien hechos, especialmente los de Katherine y Catherine, y que decir de la verdadera forma de Catherine, todos los demonios y seres sobrenaturales que aparecen también comparten ese aire genial de los juegos de la saga Shin Megami Ten-

Catherine, otro con Katherine y otro donde Vin- sei. cent no elije a ninguna. Los dos finales con las chicas poseen tres posibilidades, un final malo, uno bueno y uno verdadero (que es el bueno, pero más bueno todavía). Curiosamente el final de clase libertad no posee una mala salida, solo uno bueno y uno verdadero, me pregunto si eso La verdad es que lo es un poco. Bueno, una de querrá decirnos algo. las cosas que te persiguen durante las pesadillas ¿Cómo acabará la historia de este triangulo es un culo con ojos y dientes, eso es más que un amoroso? ¿se casará con Katherine o se desviapoco. Como lo dije, está dirigido al público masra del buen camino y se irá con la arpía Catherine? ¿Y tendrá Catherine algo que ver con esos culino cualquiera aunque puede disfrutarlo si es fan del género Puzzle y quiere un desafío, no es sueños asesinos? para todo el mundo pues es increíblemente difícil y su dificultad sube muy rápidamente. ¿que lo califica para que tú y tu novio lo jueguen juntos? ¿Y cual es la parte en la que tu lo disfrutas? Has de estarte preguntando, bueno, viéndolo sudar frio cuando vengan situaciones como esta:

Opinion Final (¿no te parece algo misógino este juego?/5)

Spoiler: Si, si tiene que ver.

77


3° LIGHT TIME CUP

E

n algunos meses ya les estaremos dando información sobre la 3° Light Time Cup, ¿no están emocionados? Nosotros sí, en los años anteriores grandes artistas se han pasado, como dos que hoy en día trabajan con nosotros Eliand Xander con su historia One More Time; y Sameq, con La niña que tocaba el guzheng. Seguro que en este año también habrá grandes sorpresas. Pero no podemos empezar sino tenemos una mascota oficial y decidimos que lo mejor era hacer un concurso con ustedes, nuestros lectores. Y se preguntarán: ¿Qué tenemos que hacer? Pues es sencillo: una ilustración original a color, en posición vertical y de cuerpo entero, carente de fondo y que contenga la leyenda «3° Light Time Cup», y que, por supuesto, sea referente a algún tema referente a la literatura y a las novelas ligeras. Y por supuesto que habrá premios, teniendo hasta el momento 1000 puntos de deviantArt y códigos de dos grandes juegos: Batman: Arkham Asylum y Batman: Arkham City. Claro está, además de que su

creación será la imagen del concurso, implicando al mismo tiempo, publicidad durante casi un año. Tendremos un selecto jurado que se encargará de evaluar los trabajos: Dante Locke, administrador de Zona Fantasma y creador de ¡Ponme Atención!; Marta Navarro, mejor conocida como Lunática, ilustradora de Zona Fantasma y creadora de la historia Hijos de Sëele; Van Reke, ilustradora creadora del webcomic Lexa y que ha colaborado con nosotros en más de una ocasión; Sameq, escritora e ilustradora ganadora de la 2° Light Time Cup con su historia La niña que tocaba el guzheng; e Irask, ilustradora mexicana de gran talento entrevistada en este número. Tienen hasta el final del mes de enero para enviar su trabajo. Esperemos recibir todas sus ilustraciones hechas con pasión y ayudarnos a promover lo que se busca con este concurso, el formato de novela ligera en occidente. Pueden ver las bases enteras en nuestro blog o en nuestro grupo de deviantArt.

79


- Staff Dirección Editorial Dante Locke (Fabian Ramos)

Autor Invitados

Edición (Alba Bengoechea) Kenny Uroboros

Microfantasma

Autores Segunda Opinión LycaonMei ¡Ponme Atención! Dante Locke

Un Nuevo Comienzo Lucía Lemes

Emiliano Pérez Dante Locke Marta «Lunática» Navarro Sofía Abarca Midnigthmoon (Dario Carazo)

Articulistas

¡Ponme Atención porque te odio! DeathShadow

Kenny Uroboros Dante Locke

La niña que tocaba el guzheng Sameq No soy yo, son ustedes Elaine Rose The Highlands Jean Hathaway Ilustrador: Eliand Xander Delta City (Crónicas) «Drake Epsilon» No es una historia de amor Midnigthmoon (Dario Carazo) Hijos de Sëele Historia de una Vispera Marta «Lunática» Navarro

Nuestra pasada edición

Revista de Enero 14, nuevo año y nuestro aniversario. Portada de manos de Lunática. Resultados de Ficción Fantasma. Entrevista con Irask. Dos autores invitados: Ricardo Riera y Rubén Mesías. Estreno de Odio las comedias románticas escolares y Conteo regresivo..., además del final de One More Time. Las historias frecuentes y artículos. ¡No se la pierdan!

Enero: 11022 vistas + 502 Lectores


Colaboraciones SSQ (Deviantart)

Ilustradora autora de La niña que tocaba el guzheng. .

Ryuabel (Facebook)

Ilustradora autora de la portada del mes. Así como también autora de un webcomic. Pag. 25.

Marta «Lunática» Navarro (Deviantart)

La ilustradora oficial de la revista. Creadora de promocionales y portadas, como la imagen de la Primea Antología de Cuentos. En este número vemos la ilustración en la hoja de staff y las páginas 18, 34, 52, 54 y 72

Créditos 朝焼けに想う(Página 10) Arte por 仮眠 First Love (Página 02-04) Arte por Teh-O

天空の城ラピュタ Arte por ハラダミユキ 秋読書 Arte por めぐむ

いじけるんじゃない (Página 16) Arte por NOEYEBROW

集会(Página 22) Arte por 竹久

雨上がりの交差点 EU63 (Delta City) Arte por Piumu

キミの音が。キコエテルヨ。 Arte por supo 忘れ Arte por 初枝 秋 不思議の国のアリス (Página 79) Arte por おにねこ


Página Final Dante Locke: Finalmente vio la luz esta revista de febrero. He de decir que no fue nada fácil sacarla entre tanto trabajo y problemas de tiempo. Sin embargo ya está frente a ti, seguro la has disfrutado tanto como yo disfruté ver como quedó.

Visítanos en nuestro blog

A pesar de ser un mes corto, Febrero si que ha dado trabajo y claro que seguiremos como siempre buscando mejorar y avanzar. Agradecer a nuestra nueva colaboradora, que a pesar de no ocupar mucho, (por mismas cuestiones de tiempo, fue y será de gran ayuda), también autora, por lo que seguro tendrá mucho que sorprendernos luego. A la ilustradora de la portada, un gran abrazo y muchas gracias por apoyarnos. No olviden seguir su pagina y apoyarla en su comic, del cual estaremos muy pendientes. A nuestra querida ilustradora Luna, que este mes estuvo muy activa y también nos ayudó mucho. A todos, muchas gracias.

Búscanos en revistazonafantasma.com o contáctanos al nuestro correo: revistazonafantasma@gmail .com, únete a nuestra comunidad de escritores o síguenos en las redes. Todos los derechos reservados a los autores del contenido de la revista.



Febrero 14 Zona Fantasma