Page 150

INSIGHT

OUR

GENERATION En LOOK, quisimos conocer este fenómeno social a través de la voz de distintas mujeres que conversaron con nosotros, en la etapa en la que se encuentran como jóvenes adultas, qué decisiones están optando por hacer: si dedicarse a ser mamás y esposas, dejando por un lado su trabajo y desarrollo profesional o dedicarse a su carrera y desarrollo pleno. Muchas de las jóvenes entrevistadas que actualmente ya están casadas o comprometidas, desmintieron esa creencia que se tiene de que “los millenials aún replican tendencias tradicionales”.

“Casarse es hacer una vida con otra persona, en equipo; ambos tienen sueños, metas, aspiraciones personales y la necesidad de sentirse autosuficientes, productivos e independientes. Yo aunque me case, quiero ser un agente de cambio produciendo algo en mi ambiente laboral, inspirando a otros e invirtiendo mi inteligencia no solo dedicarme a la casa”. – Anika Loesener

“Me encantaría encontrar a alguien con quien compartir mi vida, por el lindo ejemplo que tengo de mis padres. Pero no tengo prisa y en este momento no es mi prioridad; ahora tengo planes académicos, profesionales e incluso de simple ocio. Si encontrara a alguien que me acompañe en la aventura y me permita completar mis planes y perseguir mis sueños, con muchísimo gusto lo haría”. - Alejandra Molina

44.8%

de los puestos gerenciales en Guatemala son ocupados por mujeres. Según la International Labour Organization, Guatemala está entre los 10 países del mundo donde más mujeres son gerentes.

“Cuando me case quiero seguir trabajando, porque que sea mujer no significa que me tienen que mantener, ya que soy capaz y deseo asegurar mi vida para no tener que depender de alguien más. Sé que es un reto porque tengo que estar pendiente de mi casa pero nos podemos apoyar con mi esposo para que sea una responsabilidad compartida”. - Carolina González “Aunque me quiera casar no me voy a conformar con alguien que no crea que tiene lo suficiente para hacerme feliz el resto de mi vida. Entonces mientras me caso; viajaré, estudiaré, conoceré y me convertiré en una profesional de éxito. Trataré de que toda mi vida esté orientada a encontrar mi inner peace y no sentirme presionada por la edad, estereotipos y opinión de los demás” – Kristel Nájera

La mayoría de mujeres entre los 20 a 30 años que están por terminar una carrera universitaria, aspiran a explorar otros horizontes y profesionalizarse con una maestría fuera del país, iniciar un negocio start up e incluso estudiar una segunda carrera.

Es así como el rostro laboral de la mujer guatemalteca ha ido cambiando, cobrando cada vez más fuerza dentro del sector de trabajo y empresarial, dedicándose a su profesión, haciendo de la educación universitaria una inversión de por vida y dejando atrás la vieja costumbre de renunciar a su independencia una vez recibe el anillo de compromiso. 150

LOOK DICIEMBRE 2016  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you