Issuu on Google+

FALCONBRIDGE DOMINICANA, S.A.

Bonao, Prov. Monseñor Nouel 8 de octubre de 2012

Señor Adriano Miguel Tejada Director Periódico Diario Libre Ciudad Distinguido señor Director: La lectura del artículo de opinión titulado “La Loma de Miranda” de la autoría de Ligia Minaya publicado este sábado 6 de octubre en el periódico Diario Libre me motiva a compartirle algunas informaciones y aclaraciones respecto a nuestro proyecto Loma Miranda. Lo primero que debemos aclarar es que nuestro proyecto en Loma Miranda bajo ningún concepto implicaría una “rotura” a la Cordillera Central, como erróneamente establece el artículo de la señora Minaya. Loma Miranda forma parte de las estribaciones norte de la Cordillera Central, la cual ha sido históricamente una zona altamente impactada por actividades de corte de madera. De hecho, en Loma Miranda existía un aserradero que operó durante varias décadas. Para mitigar el impacto histórico de estas actividades y para garantizar la conservación del río Jagüey, único río de la zona¹ sobre el cual no tendremos ninguna operación, ya hemos plantado más de 150,000 árboles dentro de las 14,000 tareas que fueron adquiridas para ser conservadas como un área protegida privada. Nuestro proyecto cuenta con un plan de extracción progresivo que disminuye el total de áreas abiertas, minimizando por igual los impactos ambientales. De hecho, durante toda la vida del proyecto sólo se encontrarán abiertas a la minería un área menor al 3.5% de nuestra propiedad (800 tareas), que serán reforestadas y rehabilitadas de manera continua. Además, con el apoyo de expertos nacionales e internacionales se elaboró un robusto plan de manejo y plan de cierre que garantizan la recuperación total de todas las áreas intervenidas. Por igual, establecer que desaparecerán “los pinares”, “el olor a café”, “el rocío”, “el olor a tierra mojada”, entre otros, son exageraciones completamente divorciadas de la realidad que no cuentan con ningún aval científico. Reconocemos que nuestro proyecto de Loma Miranda, similar a toda actividad humana, conlleva impactos al medioambiente y somos los primeros en hablar abiertamente de estos. Sin embargo, ninguno de los impactos identificados por nuestro Estudio de Impacto Socio Ambiental se asemejan remotamente a los descritos por el artículo de la señora Minaya.

¹: Estudio Hidrogeológico Nacional de la República Dominicana, INDHRI, 2004. Av. Máximo Gómez #30 | Santo Domingo | Distrito Nacional | República Dominicana Tel +1 (809) 682 6041 Fax +1 (809) 221 8423 www.falcondo.com.do


Nos sorprende leer la opinión de que de nuestras actividades en el país implican “volver a lo que fue la destrucción por parte de los invasores”, “exportar lo nuestro, lo tuyo, lo mío”, dejando entrever que la República Dominicana no recibe ningún beneficio de nuestra operación, cuando la realidad es que de nuestros 1,600 empleados directos y contratistas, todos a excepción de tres somos dominicanos. Por igual, Falcondo paga al Estado dominicano un impuesto de un 50% de los beneficios netos que recibe la empresa, además de pagar al CORDE las utilidades del 10% de las acciones que posee el Estado dominicano en Falcondo, quien a su vez entrega estos recursos a las provincias donde tenemos operaciones. Mayor sorpresa nos causó leer que “Miranda será un espacio contaminado que abarcará todo el país. Nacerán niños con discapacidades, mayores en enfermedades desconocidas, aire irrespirable y un sinfín de negatividades ambientales”. Decir que Loma Miranda será un espacio contaminado es una acusación grave que parte de informaciones erradas. Nuestro proceso de extracción no conlleva el uso de químicos de ningún tipo ni explosivos, así como tampoco expone a la superficie sustancias que podrían resultar contaminantes pues en nuestros yacimientos los minerales se encuentran en un estado oxidado, por lo que su extracción no genera mayores riesgos de contaminación. Más aún, decir que nacerán “niños con discapacidades”, “aire irrespirable”, entre otras acusaciones, es un acto irresponsable que genera una preocupación innecesaria en la opinión pública. La realidad es que nuestro proyecto de Loma Miranda busca repetir de una manera mejorada el proceso que durante más de 40 años hemos venido desarrollando en la zona, sin que este haya provocado ningún impacto negativo en la salud o en el medioambiente. ¿Por qué entonces, de repente, nuestra operación en Loma Miranda provocará toda clase de desastres para la salud y el medioambiente? Es una pregunta que hemos realizado en varios foros y a la que todavía esperamos una respuesta. Decir que “las mineras no pagan lo que tienen que pagar, ni por lo que cuesta el trabajo día a día, ni por las enfermedades y las jubilaciones” es otra acusación errada que denota un pobre entendimiento de la realidad de nuestra empresa, además de ser una acusación grave e infundada. Durante más de 40 años Falcondo ha sido, y sigue siendo, el empleador de preferencia de la zona reconocido por ofrecer un atractivo paquete de beneficios que supera con creces lo establecido por la ley laboral. Además de esto, Falcondo le ofrece a su personal oportunidades de desarrollo internacionales, algo que más de 35 profesionales dominicanos disfrutan hoy en día al estar laborando en otras operaciones de nuestra casa matriz Xstrata, en países como Canadá y Nueva Caledonia. Nos encontramos en la mejor disposición de compartir con usted todas las informaciones de nuestro proyecto, así como responder cualquier inquietud que pudiera tener sobre nuestras operaciones actuales. Agradeciendo su atención a esta comunicación, le saluda con la mayor consideración. Muy atentamente,

Luis José López M. Gerente Asuntos Externos CC: Inés Aizpún, Subdirectora Diario Libre.


Carta abierta a Diario Libre