Issuu on Google+

re v is ta p a rro q u ia l m e n s u a l d e S a n C ris to v o d a s v iñ a s MSETEMBRO a rz o 2 0 0 92011 º2 -- Ano A n oIIII nºn32 “O futuro ten moitos nomes. Para os febles é o inalcanzable, para os medrosos, o descoñecido. Para os valentes é a oportunidade ”. (Víctor Hugo).

VOLVER A EMPEZAR… Onte na Praia da Ribeira, en Miño, atopábame a Noelia coa súa nai; levei alegría, pois dende o día da súa primeira comuñón non volveramos a vernos. Ao atoparnos, despois dos pertinentes saúdos, viñeron os típicos sentimentos de mágoa propios de cada final de verán: “xa queda pouco! nunha semana outra vez a empezar…”. Tamén estando alí ocorréuseme telefonar ao Jose, que sei que pasa o verán na mesma vila. Ao falar con el díxome que non podía baixar a saudar pois estaban de recollida… facendo maletas para volver a San Cristovo. De repente viñéronme aqueles sentimentos de neno que, a pesares de gozar tanto do verán, chegaban estas datas e xa un tiña ganas de vivir reencontros e inconcibiblemente ansiaba a volta á escola. “Volver a empezar” pode ser unha frase fatídica ou unha Boa Nova. Non si? Para o meu amigo Paco, que é dos que ten síndrome postvacacional, é bastante desconcertante; para outros soará con ton máis esperanzador e alegre. Para min “volver a empezar” sóame agora coma a José Luís Garci cando sentiu esta mesma frase en Hollywood e conquistou a primeira estatuíña dourada para o cine español. Atribúese a un controvertido santo a seguinte frase: “Hai que vivir o ordinario extraordinariamente”. E eu engadiría que se non hai “día a día” é imposible vivir “experiencias extraordinarias” que deixen pouso alegre e pouso de Deus en nós. Confeso que non sei se quero realmente “volver a empezar”, porque cústame vencer as propias perezas, pero estou seguro de que o necesito. Volver á boa rutina da vida: a reunir a comunidade dispersa, a vivir experiencias de grupo, a rezar xuntos, a reflexionar, a volver a tarefas e compromisos que constrúen e nos construén… Vivir o ordinario para que poida haber “extraordinario”, é fundamental. Como hoxe vai de citar a coñecidos e amigos, como di Toni: “non se pode estar sempre de vacacións”. Como crego penso que non pode haber parroquias de vacacións. Xesús disque “non tiña onde reclinar a cabeza”. El mesmo advertiulle aos discípulos: “a anada évos ben grande e os obreiros son poucos”. Volvamos a empezar un curso máis xuntos con novos retos que nos axuden a ser ese dinamismo de Deus que non busca un mero facer senón un SER en autenticidade. “Ser: luz, auga, vento, man, voz… de Deus” no medio da nosa vida e da nosa xente.

SUMARIO Xornadas de Teoloxía

Inicio do curso na Parroquia

(Páxina 2) Repican as campás (Páxina 3) Á calor da Palabra (Páxina 4) Para non perdernos a vida (Páxina 5) Rostros do barrio. (Páxina 6) A XMX dende fóra Cara dentro (Páxina 7) Axenda (Páxina 8)

Para poñernos en marcha hai tres convocatorias pendentes. Unha para todos: a Excursión Parroquial do vindeiro domingo 2 de outubro. E outra dobre para os que estades máis implicados no camiño da nosa comunidade: a Asemblea Diocesana (sábado 17 en Santiago) que presentará o Plan Pastoral da nosa Diocese nos vindeiros anos, e a Convivencia de Programación de Curso (do 11 e o 12 de outubro) que nos axudará a poñernos en camiño dentro da vida da nosa parroquia. Anotade xa estas datas nas vosas axendas. Volvamos a empezar… non coma Garci para gañar o desexado “óscar”, senón para non esquecer que a Igrexa é peregrina, que camiña, seguramente non sempre avanzando, pero que non quere quedar parada, nin colgar o cartel de “pechado por vacacións”. O voso crego.


A FUME DE CAROZO

JORNADAS DE TEOLOGÍA EN EL ITC Entre los días 5 y 7 de septiembre se celebrarán en el Instituto Teológico Compostelano las XII Jornadas de Teología, tituladas en esta ocasión “Que resuene en el corazón de Europa: Prioridad de la pregunta de Dios”. Durante tres días se sucederán conferencias de clérigos y laicos, agrupados en tres ejes temáticos: A la búsqueda de sentido, El diálogo entre razón y fe en la cultura hispana, y Propuestas de Futuro. La inscripción cuesta 80 euros, salvo para los alumnos del ITC, de la UPSA y de sus centros asociados, que abonarán 45 euros. La información sobre estas jornadas y la inscripción se puede obtener en el Instituto Teológico Compostelano, teléfono 981586277, en la dirección web itcdesantiago.org, o en los correos electrónicos secretario@itcdesantiago.org y dirección@itcdesantiago.org.

INICIO NOVO CURSO NA PARROQUIA Remata o verán, chega setembro e con el un novo curso. No colexio, no instituto, na universidade, nas actividades deportivas, nos traballos … E tamén, por suposto, na Parroquia. No mes de outubro comezarán a Catequese Parroquial de nenos e mozos e as actividades do Centro Social. Catequese: Desenvólvese en sesións semanais no Centro Parroquial. Divídese en: - De infancia (de 6 a 13 anos): os domingos, de 10,30 h a 11,30 h. A continuación, celebramos a Eucaristía. Recordamos que para facer a Primeira Comuñón son precisos 2 anos de catequese y ter rematado 3º de Primaria. - De mozos: fíxanse o día e a hora atendendo ás posibilidades do grupo. As inscricións pódense realizar durante o mes de setembro no Despacho Parroquial. Actividades Centro Social: Están dirixidas a toda a comunidade, e realízanse ao longo da semana. En principio, cotamos manter as do curso anterior (Tai – chi, manualidades, informática, ximnasia terapéutica, danzas do mundo, apoio escolar, bailes de salón e taller de memoria) e, se é posible, aumentar algunha máis. Esperamos poder concretalas durante o mes de setembro para presentarvos a principios de outubro a oferta definitiva e poder realizar a inscrición. A aqueles e aquelas que xa tedes participado nelas, valorándoas moi positivamente, esperámosvos de novo. Aos demais, animámosvos a que vos informedes e vos inscribades nalgunha. Seguro que o pasaredes moi ben.


A LAREIRA REPICAN AS CAMPÁS No medio da nosa cidade cada vez é máis difícil sentir o badalar das campás. Se cadra, con un pouco de sorte, paseando polo centro da urbe escoitaremos de fondo o son das de María Pita, que bailan a ritmo de “negra sombra”, ou as dalgunha igrexa da cidade vella que seguen repicando sen pensar se alguén lle abrirá o seu corazón. Atrás quedan os tempos onde as campás falaban, comunicándose constantemente coas persoas, ofrecéndolles mensaxes que conectaban cos seus sentimentos e expresaban a vidas das nosas comunidades. O seu son é un símbolo que supera toda fronteira cultural e relixiosa; en todos os recunchos do planeta hai “sons metálicas” que marcan o ritmo da vida. A cultura china ou a romana (anteriores ao cristianismo) usaban xa os seus “gongs” para anunciar festa ou reunir á sociedade. Os primeiros séculos do cristianismo están exentos deste “signo”, pola vida secreta que, malia ás persecucións, vivían. Foi a partires do século IV (coa liberdade da Igrexa), e sobre todo nos V e VI (cando empezan a erguerse as primeiras torres e espadanas unidas aos edificios anteriores ou separadas delas), o momento da súa proliferación. O primeiro campanario coñecido é o de S. Apolinar, en Ravena (Italia). O do Vaticano está datado no século VIII. Rapidamente medrou esta arte da fundición de campás e das súa músicas. As campás cos seus tons distintos: maxestosos ou alegres, agudos ou graves, queren mostrar os acontecementos das nosas comunidades (o toque á oración e o encontro con Deus ou os días festa ou de loito). Como aparece inscrito nunha vella campá: “A miña voz é a voz da vida, chámovos á celebración, vinde. Loo ao Deus verdadeiro, convoco ao pobo, reúno ao clero, choro aos defuntos, escorrento a nube, adorno as festas”. Os metais das nosas igrexas son as testemuñas sonoras da Boa Nova en medio da poboación. As sereas das fábricas ou as salvas dos canóns anuncian o traballo ou a chegada de alguén importante. O volteo das campás cristiás falan da trascendencia da vida. A altura das torres que as albergan apuntan non só alí a onde estamos senón a onde queremos chegar sempre, máis alá. Con este sabor a utopía e a Reino acollemos neste mes este símbolo.


Á CALOR DA PALABRA Domingo 11 de septiembre (Mt 15, 21-28) (…). Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces tengo que perdonarle? ¿Hasta siete veces? (…) No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Pues bien, el reino de Dios se parece a un rey que decidió ajustar cuentas con sus criados. Nada más empezar, le presentaron uno que le adeudaba diez mil monedas de oro. Como no tenía con qué pagar, mandó el rey que vendieran a su mujer, sus hijos y todas sus posesiones para pagar la deuda. El criado se prosternó ante él suplicándole: ¡Ten paciencia conmigo, que te lo pagaré todo! Compadecido de aquel criado, el rey lo dejó ir y le perdonó la deuda. Al salir, aquel criado tropezó con otro criado que le debía cien monedas. Lo agarró del cuello y mientras lo ahogaba le decía: ¡Págame lo que me debes! Cayendo a sus pies, el compañero le suplicaba: ¡Ten paciencia conmigo y te lo pagaré! Pero el otro se negó (…). Entonces el rey lo llamó y le dijo: ¡Criado perverso, toda aquella deuda te la perdoné porque me lo suplicaste! ¿No debías tú que tener compasión de tu compañero como yo la tuve de ti? (…). Lunes 18 de septiembre (Mt 20,1-16) El reinado de Dios se parece a un hacendado que salió de mañana a contratar braceros para su viña. Se apalabró con ellos en un denario al día y los envió a su viña. Volvió a salir a media mañana, vio en la plaza a otros que no tenían trabajo y les dijo: Id también vosotros a mi viña y os pagaré lo debido. (…). Volvió a salir a mediodía y a media tarde e hizo lo mismo. Al caer de la tarde salió, encontró otros que no tenían trabajo y les dijo: ¿Qué hacéis aquí parados todo el día sin trabajar? (…). Id también vosotros a mi viña. Al anochecer, el dueño de la viña dijo al capataz: Reúne a los braceros y págales su jornal, empezando por los últimos y acabando por los primeros. Pasaron los del atardecer y recibieron un denario. Cuando llegaron los primeros, esperaban recibir más; pero también ellos recibieron un denario. Al recibirlo,

protestaron al hacendado (…). Él contestó a uno de ellos (…) Amigo, no te hago injusticia; ¿no nos apalabramos en un denario? Pues toma lo tuyo y vete. Que yo quiero dar al último lo mismo que a ti. (…). Así los últimos serán los primeros y los primeros serán los últimos. Domingo 25 de septiembre (Mt 21, 28-32) (…). Un hombre tenía dos hijos. Se dirigió al primero y le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar en la viña. El hijo le respondió: No quiero; pero luego se arrepintió y fue. Acercándose al segundo le dijo lo mismo. Éste respondió: Ya voy, señor; pero no fue. ¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Le dijeron: El primero. Y Jesús les contestó: Os aseguro que los recaudadores y las prostitutas entrarán antes que vosotros en el reino de Dios. Porque vino Juan, enseñando el camino de la justicia, y no le creyeron, mientras que los recaudadores y las prostitutas le creyeron. (…). Domingo 2 de octubre (Mt 21, 33-43) Escuchad otra parábola: Un hacendado plantó una viña, la rodeó con una tapia, cavó un lagar y construyó una torre; después la arrendó a unos viñadores y se marchó. Cuando llegó la vendimia, mandó a sus criados para recoger de los viñadores el fruto que le correspondía. Pero los viñadores agarraron a los criados y a uno lo golpearon, a otro lo mataron, y al tercero lo apedrearon. Después envió otros criados, más numerosos (…), y los trataron de igual modo. Finalmente les envió a su hijo, pensando que respetarían a su hijo. Pero los viñadores, al ver al hijo, comentaron: Es el heredero. Lo matamos y nos quedamos con la herencia. (…). Cuando vuelva el dueño de la viña, ¿cómo tratará a aquellos viñadores? (…). Acabará con aquellos malvados y arrendará la viña a otros viñadores que le entreguen su fruto a su debido tiempo. (…). La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular (…).


MUXICAS PARA NO PERDERNOS LA VIDA Nos perdemos. Perdemos el horizonte, nos desanimamos, nos agobian los trabajos, las cargas familiares, las laborales, a veces hasta nos cuesta descolgar el teléfono porque también nos roba tiempo. Se multiplican los compromisos, se amontonan los periódicos y los libros en la esperanza de “encontrar tiempo” para atenderlos como quisiéramos. Nos preocupa y ocupa nuestra situación política, los desajustes sociales, las miserias humanas que nos rozan y las nuestras propias que nos invaden… ¿Cómo vivir bien sin que nada cambie? ¿Qué desayuno tomar para poder con el día? La respuesta para mí es darle el primer tiempo a lo espiritual. Acallar. Situarme en el silencio. Tener un tiempo sagrado para sacralizar todo lo que venga. Lo podemos llamar oración, meditación, silencio… No haremos de las palabras problema si entendemos el contenido. Mi espacio sagrado para esta actividad es el comedor de casa, frente a una hermosa planta que tengo, la llaman “cuna de Moisés” o “lirio de la paz” ¡Que nombres tan bonitos! La compré en el 2008, año especialmente difícil en mi vida. Ella creo que sabe que es mi preferida. Ha tenido temporadas que sacaba una o dos flores, pero ahora llevaba tiempo que estaba ahí, quieta, como dormida, aunque sus hojas son espectaculares. En estos días ha estallado con seis bellas y esbeltas espigas que se abren en una especie de lirio blanco. De pronto he caído en la cuenta de lo poco que disfruto de la vida, lo limitada que es mi comprensión, lo superficial de mi mirada. Orar es conectar con ese nivel más profundo, cuando todo se aquieta y se entra en el silencio, en el adentro que no alteran los ruidos que llegan del exterior. Es parar el tiempo para estar simplemente ante el Misterio, sabiendo que nada se sabe, haciendo esfuerzos de estirar los brazos y dedos hasta tocar un agua en el fondo de mi pozo. Y si se llega, quedarme muy quieta. Y si no se llega, volver a intentarlo. Pero, ¿he sido yo que he caído en la cuenta, o es la Vida que se abre espacio en nuestros sentidos? Estoy segura de que es lo segundo. Que el Misterio nos ronda, nos llena; se busca caminos, personas, noches estrelladas o amaneceres. Se acerca en los ojos de quienes se cruzan con nosotros en todas las calles. Habla en las plantas y grita en el pobre, en los borrachos que ocupan bancos que esquivamos de nuestras ciudades. Afinar los sentidos para llegar a gustar de la vida, salir a la calle y ver lo que hay; que las prisas no me roben la vida y sus goces, esos, los más pequeños, los más finos: oler un vino antes de beberlo, mirar a los ojos antes de besar, escuchar las golondrinas silbando entre las calles. Todo lo demás es tan evidente que no hay que esforzarse para verlo, nos invade. Jesús miraría así, tocaría así, comería y bebería así, escucharía así y por eso supo oír hasta a los que no le llamaban. Pasaba y se enteraba, porque vivía de otro modo. El evangelio de Marcos nos cuenta que después de la primera multiplicación de los panes, muy cansado, manda a los discípulos a subir a la barca y adelantarse hacia Betsaida, mientras él despedía a la gente. Cuando se queda solo, se sube al monte a orar. Yo había reflexionado muchas veces el texto: el significado de la multiplicación de los panes, el dar de comer, su cansancio y el acuerdo con los discípulos para irse al otro lado del lago, la oración prolongada en soledad toda la noche. Un día descubrí la grandeza de ese despedirse él de la gente. Me paró en seco esta frase y todo lo que ella decía de la humanidad de Jesús. Ese detalle insignificante estaba lleno de contenido sobre su persona: despedirse. Me detuve en pensar cómo despediría a cada una de las mujeres (seguramente mayoría) con sus hijos. Cómo les tomaría las manos y pondría las suyas sobre sus hombros, las caricias a sus hijos, las palabras personales que diría a cada una mirándoles a los ojos… Despedirse es un gesto muy importante, es como el culmen de la comida ofrecida; después de saciar el cuerpo, saciar el alma. Jesús era así porque oraba, se buscaba esos tiempos personales de soledad acompañada. Oraba y ese orar llenaba de Presencia todo su actuar. Oraba en la noche o en la mañana, muchas veces solo o como gesto de agradecido cuando sanaba ante los otros, y enseñaba a orar. No cuentan los evangelios que frecuentara mucho las sinagogas o el templo, pero sí repiten muchas veces que oraba. Por eso Jesús veía lo que otros no sabían ver. Para poder vivir desde esa profundidad, no hay que dejar sonar el despertador y empezar a contaminarnos por los ruidos, las malas noticias, las carreras para llegar a tiempo. Antes hay que situarse en mi yo más real. Saberme acompañada, dejar que Dios afine mis cuerdas que se desperezan sin tensión. Que Dios resuene en mi interior como un arpa, entonces saldrán los mejores sonidos, no perderé la paz en las prisas y veré como Jesús veía todo lo que le rodeaba. Entonces no solo gozaré de las flores, también oiré la savia recorriendo toda la planta y escucharé como respira. Entonces tendré tiempo hasta para la risa. Matilde Gastalver.


BRASAS ROSTROS DEL BARRIO Se llama George Sunday Aikhn, y desde hace un tiempo forma parte de nuestro barrio. No vive en él, pero pasa la mayor parte del día con nosotros. Su historia es, como la de otros muchos, como la de la mayoría de las personas, la historia de alguien que lucha por buscar una vida mejor para los suyos. Hace casi 4 años, salió de su país de origen, Nigeria, llegó a Melilla y de allí, pasó a la Península. Desde hace 3 años reside en nuestra ciudad con su familia: su mujer, Endurance y sus dos hijas: Esperanza, de 4 años y Teresa, de menos de dos meses. Cada mañana, a eso de las 10,30 horas, llega a las inmediaciones del semáforo que comunica con la avenida de San Cristóbal y, siempre con una sonrisa, ofrece sus pañuelos de papel, chicles y ambientadores. Sin insistir, de forma muy educada y correcta. Cuando se le pregunta qué tal está, contesta con un “regular”, mirándote a los ojos y sonriendo con una mezcla de resignación y paciencia esperanzada. Regresa a su casa a comer a las cuatro de la tarde para retomar su trabajo a las 17,30, hasta las 20 h. Así cada día de la semana, excepto el domingo, que es el que dedica a su familia. Al preguntarle por la rentabilidad de su actividad, comenta que normalmente, son 15 € lo que consigue en toda la jornada . Por eso, cuando consigue recaudar 20 € se siente muy afortunado y, dice que “Gracias a Dios ha sido un día de trabajo muy bueno”. Me admira su constancia, su afabilidad, su manera de decir “yo no pido, yo trabajo”. Y no me parece un trabajo fácil ni descansado. Seguramente muchos de nosotros diríamos que “trabajar así no vale la pena”, pero…, con su sola presencia ya nos está dando una lección. Lucha por vivir, por sobrevivir en nuestro entorno, porque, seguramente, aunque duro, es mejor que el suyo.

A VISITA DO PAPA CON PINGAS DE HUMOR DO CARRABOUXO


LUME ABERTO LA JMJ DESDE FUERA Y HACIA ADENTRO La Jornada Mundial de la Juventud celebrada el pasado mes de agosto en Madrid no ha dejado indiferente a casi nadie, incluidas las personas que habitualmente no prestan atención a la noticias de índole religiosa. Se han podido escuchar todo tipo de opiniones sobre un acontecimiento que, sin duda, ha constituido una concentración humana que pocas organizaciones pueden conseguir. Cuando los ecos de la JMJ ya se van apagando es momento para reflexionar, mirando al interior de la Iglesia y a los grupos que han expresado su oposición en las calles o en el ámbito privado. La JMJ ha servido para revelar una vez más la pluralidad de la Iglesia, mal que le pese a los que pretenden la uniformidad del ordeno y mando investidos de una autoridad autocrática. Hemos escuchado a católicos partidarios de este tipo de actos y a otros a los que no les gusta porque entienden que es un dispendio; descubrimos a fieles emocionados ante la visión del Papa y a otros que consideran que se fomenta una especie de “papolatría” nada evangélica. Todas son sensibilidades de la Iglesia, que deben seguir conviviendo para coincidir en lo fundamental, que es el seguimiento y la proclamación del mensaje de Jesús. Desde una posición independiente presento algunas reflexiones para unos y otros. A los organizadores y seguidores de la JMJ les ruego que piensen sobre la efectividad de este tipo de concentraciones masivas; si realmente tienen una prolongación en la vida diaria de las parroquias y comunidades, si no desaparece casi todo después de que se desvanece la emoción de vivir unos días junto a otras personas de todo el mundo. A la jerarquía de la Iglesia quiero proponerle, con humildad, que se pregunte si merece la pena embarcase en estas macro-concentraciones con que el respaldo económico de los ricos más ricos, aquellos a los que la crisis que padecemos les pasa de largo. Otra interpelación, ¿realmente es necesario, para expresar la vigencia del mensaje de Cristo, reunir a dos millones de personas, alterando la vida ciudadana, ofreciendo una polémica imagen de potencia terrenal? A los católicos que rechazan la JMJ les propongo que mediten en torno a su actitud y sus acciones; si fue una buena idea suscribir documentos y manifestarse junto a grupos radicalmente laicistas. ¿No será que las autodenominadas “comunidades de base” se han convertido en una imagen de marca frente a otras comunidades de base, por ejemplo las parroquias?, ¿no estarán propiciando actitudes de enfrentamiento con otros sectores eclesiales?, ¿de verdad era necesario respaldar a grupos contrarios a la Iglesia? En último lugar, pero no menos importante, es la reflexión sobre la actitud de aquellos que se han manifestado contra la JMJ y contra la presencia del Papa en Madrid desde posturas laicistas, ateas o agnósticas. ¿No será que su crítica a la colaboración del Estado en la organización esconde el objetivo último de su protesta, la supresión de cualquier manifestación religiosa en el ámbito público? Frente a su reiterada exigencia de que los impuestos que pagan los ciudadanos no financien manifestaciones religiosas, ¿acaso los católicos españoles que asistieron a la JMJ no pagan impuestos, parte de los cuales sostienen políticas y acciones que no comparten desde un punto de vista moral? En España es habitual pedirle a la Iglesia y a sus fieles que respeten la legislación del Estado aunque no les guste. Correcto. Pero hay que recorrer el camino en sentido contrario: respetemos a los cristianos que no pretenden imponer, sino manifestar sus creencias, aunque sea en la Plaza de la Cibeles. José Videla Rodríguez.


AGENDA SEPTIEMBRE 2011 INTENCIONES MISAS Semana del 5 al 11: Sábado 10: 19,30 h.: Por Dolores Abeleira, su esposo José y su hijo Manuel. Domingo 11: 9,30 h.: Por Pedro y Jesús Landeira Pena. 13 h.: Intención particular. Semana del 12 al 18: Jueves 15: 19,30 h.: A San Cristóbal, intención de Mª Teresa García. Sábado 17: 18 h.: Aniversario de Javier Iglesias Catoira. 19,30 h.: Por Manuel Vázquez Pan y Olga Prego.

Domingo 18: 9,30 h.: Por Ramiro Suárez García. 13 h.: Intenciones de Elisa Bello. Semana del 19 al 25: Sábado 24: 19,30 h.: Por Difuntos de la Parroquia. Domingo 25: 9,30 h.: Por Mercedes Neira Platas. 13 h.: Por Enrique y José Juncal Bello. Semana del 26 de septiembre al 2 de octubre: Sábado 1: 19,30 h: Por Miguel Loureiro Lamas y su hijo Javier. Domingo 2: 9,30 h.: Por Manuel Francos, José Tizón, esposa e hijos. 13 h.: Por José Sánchez Varela, Begoña Soliño y difuntos de la familia.

Descansa en la Paz del Padre:  Enriqueta Suárez Martínez Se incorporaron a la comunidad cristiana por el bautismo ¡Bienvenid@s!:  Jimena Iglesias Freán  Ian Galmán Fernández  Claudia Méndez Lage  Adrián del Valle Andrade  Helena Vilariño Cortegaza  Bruno del Valle Andrade  Sofía Chousa Pardo

CEMENTERIO PARROQUIAL Los recibos del cobro anual del mantenimiento del cementerio pueden ser pagados en el Despacho Parroquial a partir de este mes de septiembre. LOTERÍA NAVIDAD Aquellos que lo deseen ya pueden comprar lotería navideña de la Parroquia. EXCURSIÓN PARROQUIAL: Será el domingo, 2 de octubre. Visitaremos la zona Pontevedra. Esperamos pasar una jornada estupenda todos juntos. Las personas interesadas podemos apuntarnos ya en el Despacho Parroquial. Salida: 10, 30 h de la explanada de la piscina. Regreso: 21 h - 21,30 h Precio autobús: 10 €

MESA DE REDACCIÓN E COORDINACIÓN Miguel Loureiro Hernández Yago Peón Alvilares José Juan Videla Rodríguez Miguel Carneiro Mosquera DIRECCIÓN “Centro Parroquial” R/ Birloque, 52 B 15. 008 A Coruña Tlf.: 981 132 700 / 630 023 519 981 283 945 CORRECCIÓN LINGÜÍSTICA Loli Mantiñán Loureiro E-MAIL sancristovodasvinas@gmail.com TIRADA 500 Exemplares. DISTRIBUCIÓN Primeiro domingo de mes na parroquia e no barrio. IMPRIME Velfer

HORARIO ATENCIÓN MES DE SEPTIEMBRE: Despacho Parroquial: martes y viernes, de 18 h. a 20 h. Despacho Cáritas: todos los miércoles, de 19 h a 20 h.


LARADA SETEMBRO