Issuu on Google+

POESรA PARA EL INVIERNO ALUMNOS DE 2ยบ DE LA ESO IES EL OLIVO (PARLA)


INVIERNO Con montones de nieve hice el contorno de tus letras, edifiqué tu nombre en la altura; luego salió el sol y deshizo tu nombre convirtiéndolo en agua. Acabo de ver tu nombre convertido en el único charco. Tu nombre me persigue. Inquilino en mi sombra; Desapareceré, y él estará a mi lado. Gloria Fuertes


PLAYA Son las gaviotas, amor. Las lentas, altas gaviotas.

Mar de invierno. El agua gris mancha de frío las rocas. Tus piernas, tus dulces piernas, enternecen a las olas. Un cielo sucio se vuelca sobre el mar. El viento borra el perfil de las colinas de arena. Las tediosas charcas de sal y de frío copian tu luz y tu sombra. Algo gritan, en lo alto, que tú no escuchas, absorta. Son las gaviotas, amor. Las lentas, altas gaviotas. Ángel González


Las pequeñas callejuelas de Edimburgo se metamorfosean. Las fuentes se transforman en jarrones helados que sujetan ramillones de hielo. El viejo río se ha disfrazado de lago de azúcar glaseado y se extiende hasta el mar. Las olas resuenan como cristales rotos. La escarcha cae cubriendo de lentejuelas a los gatos. Los árboles parecen grandes hadas que visten camisón blanco, estiran sus ramas, bostezan a la luna y observan como derrapan los coches de caballos sobre los adoquines. El frío es tan intenso que los pájaros se congelan en pleno vuelo antes de morir estrellados contra el suelo. El sonido que emiten al fallecer es dulce, a pesar de que se trata del ruido de la muerte. Es el día más frío de la historia. Y hoy es el día de mi nacimiento... (La mecánica del corazón de Mathias Malzieu)


INVIERNO –hostil ¡Qué martirio de viento castellano! Balan de frío amores y manada, se queda patitiesa mi cayada y se alicae la honde de mi mano. Cabizbajo está el pasto y barbicano y el eco no responde a mi llamada; la imagen de mi voz se queda helada sobre el espejo altísimo y serrano. Se me hiela una res como una rosa y confundo sus copos con los hielos y los copos de nieve que maldigo… Tiro una piedra gruesa a una golosa y se queda suspensa de los cielos, ni lucero ni piedra ni castigo. Miguel Hernández


EL INVIERNO El invierno de lunas anchas y pequeños días está sobre nosotros. Hace tiempo yo era niño y nevaba mucho, mucho. Lo recuerdo viendo a la tierra negra que reposa, apenas por el hielo de un charco iluminada. Es increíble: pero todo esto que hoy es tierra dormida bajo el frío, será mañana, bajo el viento, trigo. Y rojas amapolas. Y sarmientos… Sin esperanza: la tierra de Castilla está esperando -crecen los ríoscon convencimiento. Ángel González


CANCIÓN 19 HORAS ¿Quién habla del amor? Yo tengo frío y quiero ser diciembre.

Quiero llegar a un bosque apenas sensitivo, hasta la maquinaria del corazón sin saldo. Yo quiero ser diciembre. Dormir en la noche sin vida, en la vida sin sueños, en los tranquilizados sueños que desembocan al río del olvido.

Hay ciudades que son fotografías nocturnas de ciudades. Yo quiero ser diciembre. Para vivir al norte de un amor sucedido, bajo el beso sin labios de hace ya mucho tiempo, yo quiero ser diciembre. Como el cadáver blanco de los ríos, como los minerales del invierno, yo quiero ser diciembre. Luis García Montero


INVIERNO Como lobos en una estación seca Germinamos por todas partes Amando la lluvia, Adorando el otoño. Un día incluso pensamos en mandar Una carta de agradecimiento al cielo Y en lugar de un sello Pegarle Una hoja de otoño. Creíamos que las montañas se desvanecerían, Los mares se desvanecerían, Las civilizaciones se desvanecerían Pero permanecería el amor. De pronto nos separamos: A ella le gustan los grandes sofás Y a mí me gustan los grandes barcos, A ella le gusta susurrar y suspirar en los cafés Y a mí me gusta saltar y gritar en las calles. A pesar de todo Mis brazos se abren al universo Esperándola. Muhammad Al Magut


QUE EL FRÍO NO OS HIELE EL CORAZÓN


Poesía para el invierno