Issuu on Google+

Ustedes y Nosotros

Ustedes cuando aman exigen bienestar, una cama de cedro, y un colchón especial. Nosotros cuando amamos es fácil de arreglar, con sábanas que bueno, sin sábanas da igual. Ustedes cuando aman calculan interés, y cuando se desaman, calculan otra vez.

Mario Benedetti Alejandro.


Bouquet

Cirios, cirios blancos,blancos, blancos lirios, cuello de los cisnes, margarita en flor, galas de la espuma, ceras de los cirios y estrellas celestes tienen tu color.

RubĂŠn DarĂ­o <3

Dalvis


Si tĂş me olvidas. ...Si poco a poco dejas de quererme, dejare de quererte poco a poco. Si de pronto me olvidas no me busques que ya te habre olvidado.

Alba

Pablo Neruda


DefiniciĂłn del amor Es hielo abrasador, es fuego helado, es herida que duele y no se siente, es un soĂąado bien, un mal presente, es un breve descanso muy cansado.

JosuĂŠ

Francisco de quevedo


El viento en la isla Esc贸ndeme en tus brazos por esta noche sola, Mientras la lluvia rompe contra el mar y la tierra su boca innumerable. Escucha como el viento me llama galopando para llevarme lejos. Pablo Neruda

Adriana


Dos palabras

Anfonsina Storni

Esta noche al oĂ­do me has dicho dos palabras comunes.Dos palabras cansadas de ser dichas.Palabras que de viejas son nuevas. Dos palabras tan dulces que la luna que andaba filtrando entre las ramas se detuvo en mi boca. Marina


Llénate de mí

Pablo Neruda

Pero siento tu hora, la hora de que mi vida gotee sobre tu alma, la hora de las ternuras que no derramé nunca, la hora de los silencios que no tienen palabras, tu hora, alba de sangre que me nutrió de angustias, tu hora, medianoche que me fue solitaria.

María


Tu voz Tienen tus ojos de niebla de las mañanas antiguas; dulces ojos soñolientos; preñados de lejanías. Al escucharte se siente dentro de un alma lejano rumor de cálida fuente. Mario S. F.G. Lorca


Poema 15

Mario C.

Me gusta cuando callas porque estรกs como ausente, y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca. Parece que los ojos se te hubieran volado y parece que un beso te cerrara la boca.

Pablo Neruda


Desmayarse, atreverse,

Lope de Vega

estar furioso

Huir el rostro al claro desenga単o, beber veneno por licor s端ave, olvidar el provecho, amar el da単o;

Miriam


AA

Amor eterno

Podrá nublarse el sol eternamente; Podrá secarse en un instante el mar; Podrá romperse el eje de la tierra Como un débil cristal.

Valeria

Gustabo Adolfo Becquer


bella Como en la piedra fresca del manantial , el agua abre un ancho relámpago de espuma así es la sonrisa en tu rostro Bella Bella De finas manos y delgados pies como un caballito de plata andando, flor del mundo así te veo Bella.

Saúl

be

lla

Pablo Neruda


Co

ra

Ju

an jo

Porque te tengo y no porque te pienso porque la noche esta de ojos abiertos porque la noche pasa y digo amor porque has venido a recoger tu imagen y eres mejor que todos tus imagenes porque eres linda desde el pie hasta el alma porque eres buena desde el alma a m铆 porque te escondes dulce en el orgullo peque帽a y dulce coraz贸n coraza

z贸

nC

or

az a

Mario Benedetti


El poeta pide a su amor que le escriba ...Llena pues de palabras mi locura o dĂŠjame vivir en mi serena noche del alma para siempre oscura.

Federico GarcĂ­a Lorca Marta


Poema 7

Inclinada en las tardes tiro mis tristes redes a tus ojos oceánicos.

Raquel

Allí se estira y arde en la más alta hoguera mi soledad que da vueltas los brazos como un náufrago. Hago rojas señales sobre tus ojos ausentes que olean como el mar a la orilla de un faro.

Pablo Neruda


Besos Hay besos que pronuncian por si solos la sentencia de amor condenatoria, hay besos que se dan con la mirada, hay besos que se dan con la memoria. Hay besos perfumados, besos tibios que palpitan en intimos anhelos, hay que en los labios dejan huellas, como un campo de sol entre dos. hielos. Carmen.S

Gabriela Mistral


Amor de tarde.

....Es una lastima que no estes conmigo cuando miro el reloj y son las seis. Podrías acercarte de sorpresa y decirme "¿Que tal?" y quedaríamos yo con la mancha roja de tus labios tu con el tizne azul de mi carbónico. Nuria

Mario Benedetti


o Podra nublarse el sol o o n n n r r r e e eternamente; e t t t e e e Podra secarse el mar en un r r r o o o m instante; m A m AA Podra romperse el eje de la tierra como un debil cristal, ÂĄtodo sucedera! Podra la muerte cubrirme con su funebre crespon; Pero jamas en mi podra

Juan

Gustavo Adolfo BĂŠcquer

apagarse La llama de tu amor.


r o Am

o v e u n

Todo amor nuevo que aparece nos ilumina la existencia, nos la perfuma y enflorece. En la mรกs densa oscuridad toda mujer es refulgencia y todo amor es claridad

Amado Nervo

Almir


Esclava mía

Huyendo como un coro de nieblas perseguidas. Junto a mí, ¿pero dónde? Lejos, lo que está lejos. Y lo que estando lejos bajo mis pies camina. El eco de la voz más allá del silencio. Y lo que en mi alma crece como el musgo en las ruinas.

Pablo Neruda Andrea


Me tienes en tus manos i

Me

do n e r ap

m e u q s รก m i nt

o m s i m

Jaime Sabines

e

Eres como un milagro de todas horas, como un dolor sin sitio. Si no Carmen Bringas

fueras

mujer

fueras

mi am

igo.


Alianza Ni el coraz贸n cortado por un vidrio en un erial de espinas, ni las aguas atroces vistas en los rincones de ciertas casas, aguas como p谩rpados y ojos, podr铆an sujetar tu cintura en mis manos cuando mi coraz贸n levanta sus encinas hacia tu inquebrantable hilo de nieve.

Pablo Neruda

Gabriel


Rima LIV Yo sé cuál el objeto de tus suspiros es; yo conozco la causa de tu dulce secreta languidez.

¿Te ríes?... Algún día sabrás, niña, por qué. Tú acaso lo sospechas, y yo lo sé...

Gustavo Adolfo Bécquer

Nicolás Valle


Poesia de amor