Page 1

EL AMOR Y LA MUERTE.

En la novela se entreteje el tema del amor con el tiempo, la vejez y la muerte. El título anuncia explícitamente un amor difícil, sucedido en medio de unas circunstancias muy dramáticas, un gran amor dentro de una gran tragedia. Se desarrolla a finales del siglo XIX y principios del XX, una época de muchas epidemias en Centroamérica, entre ellas el cólera cuyos síntomas se confundían con los del amor y del enamoramiento. Como en todas las grandes historias de amor, lo importante en la novela no lo hallamos tanto en el amor mismo sino en las circunstancias de las vidas de los personajes que lo sienten o se ven afectados por él. El autor presenta el amor en sus distintas formas y en diferentes momentos de la vida de sus personajes, desde el amor juvenil platónico, pasional que culmina en la vejez y que se logra gracias a la perseverancia y a la pasión. También encontramos el amor imposible o idealizado, que da vida y, a la vez, mata, ilusiona y enloquece, tratado con cierta ironía. El amor sólo alcanza su plenitud después de mucho sufrir y esforzarse por conseguirlo. En esta novela el amor es casi imposible, por prolongado, pues empieza en la juventud y alcanza su punto culminante en la vejez de los protagonistas-F.A y F.D.- Se trata de un amor oculto y constante, esperanzador y acechante, fulgurante y modesto. La crítica ha advertido diversas formas de amor en la novela: el amor entre viejos, entre adolescentes, entre hombre viejo y chica joven, el amor con prostitutas, el amor infiel y el fiel, el amor epistolar, el amor platónico, el amor exótico (con las mulatas), el amor masoquista, el amor como obsesión física, el amor en la distancia y en la cercanía. Presenciamos, pues, las variantes principales de las relaciones amorosas; todas menos el amor homosexual, aunque Florentino tiene fama de “marica tímido”. Esta intención de GM de plantear la pluralidad del amor se aprecia en la forma en que lo definen los personajes. “No hay mayor gloria- dice Florentinoque morir por amor”. Hildebranda, prima de Fermina, por ejemplo, tiene una idea universal del amor y piensa que cualquier cosa que le pasa a uno afecta a todos los amores del mundo entero. Florentino opina que nada que se haga en la cama en inmoral si contribuye a perpetuar el amor. Sara Noriega, amante de Florentino, afirma que “todo lo que hacían desnudos era amor: amor del alma de la cintura para arriba y amor del cuerpo de la cintura para abajo” -6-


En la novela vemos el amor como un cataclismo, una enfermedad, un susto y una ansiedad, un martirio, una locura, un incendio, un dolor del corazón, algo ilusorio, el cólera, un sentimiento que sana y produce serenidad al espíritu. Esta historia de amor se construye a partir de un triángulo amoroso de carácter extraordinario. Durante la mayor parte de la narración este triángulo es sólo imaginario, es decir, no existe para los tres protagonistas- F. F.y J- o, por lo menos, no existe para dos de ellos-F y J-; para el único que este triángulo es real y siempre está vivo y presente es para Florentino, “feo, triste, pero todo amor”, como dice Hildebranda. No obstante, este triángulo amoroso está presente a lo largo de todo el relato y controla la totalidad de la novela, es decir, desde el día de la muerte del doctor Juvenal y la declaración de amor y fidelidad de Florentino a Fermina, 51 años, 9 meses y cuatro días después de haberse separado. El amor principal de esta novela es el de la vejez, el fundamental, por supuesto, el de los personajes principales- J, F y F- , pero también el de algunos personajes secundarios como el tío León XX. Y es que la vejez de estos personajes no es decrépita ni desagradable, no es árida ni trágica. En la vejez no se deja de vivir, no se deja de amar. Este amor maduro, sereno, aunque tenga sus locuras particulares y sus nostalgias propias, es amor con los ojos abiertos a las “mataduras de la vida”. La muerte es un tema que también presenta distintas vertientes. La de Jeremiah de Saint Amour es premeditada, se trata de un suicidio programado desde mucho tiempo atrás, lo que le lleva a sufrir junto con su amante el torrente irreparable de los días , que no se puede detener, por la fugacidad del tiempo. Jeremiah amaba apasionadamente la vida y sucumbe a la desesperación que le provoca el paso del tiempo, como si la muerte- su muerte- no fuera una resolución propia sino un destino inexorable. En la novela se plantea que la muerte no tiene sentido del ridículo. Juvenal opina que cada uno es dueño de su propia muerte. La de su amigo abre sus ojos a una realidad no conocida hasta ese momento: se encuentra con la presencia física de algo que había sido una certidumbre de su imaginación. Es la primera vez que se atreve a mirarla a la cara, el miedo a la muerte estaba presente en él desde hacía mucho, pero esta experiencia lo conmociona.

-7-


La muerte de Urbino es accidental y absurda, le sobreviene al cometer una imprudencia. Florentino espera conseguir el amor de Fermina a partir de la muerte de su esposo, está convencido de que será así, se lo plantea como un hecho ineludible. Con el tiempo considera que ambos eran víctimas de un mismo destino, por eso le duele que aquel hombre tuviera que morirse para que él fuera feliz. Podríamos decir que la muerte intercede a su favor o que se pone de su parte. Florentino teme que la muerte de Fermina le gane su carrera de amor, pero sólo piensa en ella de forma racional durante su convalecencia al caer por las escaleras cuando ya es viejo.

G.G.M. Y EL BOOM DE LA LITERATURA HISPANOAMERICANA.

A partir de 1962 surgen en Hispanoamérica una serie de novelas que colocan a la narrativa de aquellos países a la cabeza mundial; la innovación, clara ya en años anteriores, cristaliza ahora en numerosos y espléndidos logros, como La ciudad y los perros (1962), del peruano M. Vargas Llosa; La muerte de Artemio Cruz (1962), del mexicano Carlos Fuentes; El siglo de las luces (1962), del cubano Alejo Carpentier; Rayuela (1963), del argentino Julio Cortázar, La casa verde (1966), de M. V. Llosa y, en 1967, la novela de mayor éxito, Cien años de soledad, del colombiano G. G. M. A este fenómeno se le conoce como el boom de la literatura hispanoamericana. Se trata de un fenómeno literario y sociológico: a.-Literario porque en esta etapa se integran las influencias que estos escritores habían asimilado anteriormente, tales como el realismo mágico , el mundo de lo mítico, lo onírico, el surrealismo, la denuncia social, las innovaciones técnicas y la recuperación de las formas tradicionales de narrar. b.- Sociológico porque en este momento se empieza a producir la gran difusión internacional de la narrativa hispanoamericana, en parte gracias a la labor comercial de algunas editoriales españolas.

-8-


Esta situación benefició a un grupo de escritores que empezaron a escribir en los años 50 y que estaban vinculados por su posición ante la Revolución cubana de 1959, que más tarde provocó disensiones entre ellos. Llama la atención en esta novelística la riqueza de temas, la integración de lo real y lo fantástico, especialmente en escritores como Cortázar o G. Márquez, la vastedad del mundo novelado, como corresponde a la grandeza del continente americano, el compromiso de los escritores con su realidad sin traicionar a la literatura, el dominio de las técnicas narrativas ( saltos temporales, ruptura de la línea argumental, superposición de planos, perspectivismo, contrapunto etc) y la variedad de estilos y registros. Para los lectores españoles (y, en general, europeos) desatentos a la novela hispanoamericana hasta entonces, estas obras produjeron el mayor asombro. Se imponía la existencia de una gran narrativa. G.M. integra a la perfección los modos tradicionales de contar historias con las técnicas narrativas más complejas: saltos temporales, perspectivas múltiples, monólogo interior, introducción de historias intercaladas en la narración principal, narradores ficticios, técnicas del periodismo o el cine ect. De su enorme capacidad fabuladora y su fuerza evocadora nacen mágicos sueños y presagios que se integran con normalidad en lo cotidiano, así como inolvidables personajes de resonancias míticas. Por otro lado, en sus novelas se ven reflejadas y denunciadas situaciones reales de la Hispanoamérica contemporánea. El tiempo, la memoria, la soledad, el amor, la pasión o la violencia incontenible son algunos de los temas recurrentes de sus cuentos y novelas. Cien años de soledad se sitúa en la primera línea de este boom, a él se debe, en buena parte la atención que la crítica mundial prestó a la novela hispanoamericana. G.M. posee, por encima de todo, “el don de contar”. De 1955 a 1962 había publicado novelas cortas y cuentos: La hojarasca, El coronel no tiene quien le escriba, Los funerales de la Mamá Grande…; eran ya relatos espléndidos que giraban en torno al pueblo de Macondo. Pero la vida de ese pueblo- real y mítico- adquirió tales proporciones que acabó por tomar cuerpo en su prodigiosa novela Cien años de soledad (1967).

-9-


La aparición de esta novela es uno de los grandes acontecimientos de la novela en lengua castellana. A la manera de un” cuento de cuentos”, los variadísimos episodios de la novela-perfectamente hilvanados- cuentan la historia de una familia, los Buendía, y el mundo que la rodea, hasta componercomo dijo V. Llosa- “ una gran saga americana”. La obra es una gran síntesis de todos los elementos de la narrativa americana: la naturaleza, los problemas sociales y políticos, las realidades humanas más elementales; pero, a la vez, todo ello aparece traspasado por fuerzas sobrenaturales, por vientos mágicos; y el humor alterna con la tragedia, la fuerza vital con el lirismo. Posteriormente no ha dejado de sorprendernos con cuentos: La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada (1972), novelas: El otoño del patriarca (1975), en la que aborda el viejo tema del dictador hispanoamericano y lo somete a un tratamiento alucinante. En 1981 publica una obra maestra: Crónica de una muerte anunciada, en la que emplea técnicas del cine y de la novela policíaca para desgranar el porqué y el cómo de la muerte del protagonista, Santiago Nasar, que se da a conocer al principio de la novela. Al año siguiente se le concede el Premio Nobel. En 1985 aparece El amor en los tiempos del cólera, historia de amor que transcurre en un pueblecito portuario del Caribe. Cabe mencionar además la recopilación de su Obra periodística- en cuatro tomos- (1982) y la crónica política La aventura de Miguel Littin (1986). El general en su laberinto (1989) es una novela del último viaje de Simón Bolívar desde Bogotá hasta Santa Marta, que suscitó un animado debate entre los estudiosos colombianos y venezolanos sobre la fidelidad histórica de su contenido. En 1992 apareció la colección de relatos Doce cuentos peregrinos. Dos años más tarde, veía la luz la novela Del amor y otros demonios, y ya en 1996 publica Noticia de un secuestro, una novela-reportaje. En la primera parte de sus memorias, titulada Vivir para contarla (2002), rememora de forma realista sus primeros treinta años de vida. De 2004 es su por el momento última novela,Memoria de mis putas tristes , historia de amor entre un anciano periodista y una jovencísima prostituta.

-10-

El amor en los tiempos del cólera  

Temas P. A. U.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you