Page 1

UNIDAD 8 LA EXPERIENCIA DE DIOS EN LA PERSONA DEL CATEQUISTA.

LA EXPERIENCIA DE DIOS EN LA PERSONA DEL CATEQUISTA.


Objetivo. Caminar hacia la experiencia de Dios en nuestros procesos catequéticos desde la oración y la vida sacramental. La experiencia de Dios, debe ser siempre la raíz de nuestro ser, saber, hacer y estar de catequista. Por eso empezaremos este encuentro iluminados con la Palabra de Dios. "Lo que hemos oído lo que hemos visto, lo que hemos palpado con nuestras manos, lo que hemos experimentado acerca del Dios que es Vida, es lo que les damos a conocer.." 1 Jn. 1, 1ss

Nuestra experiencia de Dios es la raíz de nuestro estilo de ser catequista. Una persona con espiritualidad profunda será un catequista profundo. Y la espiritualidad abreva en la experiencia = conocimiento de Dios. Cuando hablamos, presentamos, transmitimos, enseñamos… las cosas de Dios desde la propia vida damos testimonio, es decir, compartimos la luz que el propio Dios ha encendido en nuestro corazón (a veces oculta por nuestros egoísmos y mezquindades).

Es por eso que Aparecida nos invita a cultivar esta Dimensión Espiritual formativa que


funda el ser cristiano en la experiencia de Dios manifestado en Jesús y que lo conduce por el Espíritu a través de los senderos de una maduración profunda. Por medio de los diversos carismas se arraiga la persona en el camino de vida y de servicio propuesto por Cristo, con un estilo personal. Permite adherirse de corazón por la fe, como la Virgen María, a los caminos gozosos, luminosos, dolorosos y gloriosos de su Maestro y Señor. (Aparecida 280. Lit. b)

Al hacerlo, cumplimos el mandato del Señor, como nos dice en Mateo "ustedes son luz para el mundo" y entonces somos capaces de "encender" experiencia de Dios (su luz) en otros corazones. Ser catequista es ser un buen encendedor de Dios en la vida de los demás… pero para poder "encender" hay que tener el "fueguito" prendido, cuidado y alimentado en el propio interior.

Una vez dado estos pasos debemos caminar hacia la catequesis desde esta experiencia de Dios pues de nada sirve empaparnos del Espíritu Santo y quedarnos encerrados, sino ser la luz del mundo. El catequista esta llamado a compartir y transmitir lo que había visto, oído, palpado con las manos, experimentado acerca del Dios de la Vida.

La catequesis, en cuanto comunicación de la Revelación divina, se inspira radicalmente en la pedagogía de Dios tal como se realiza en Cristo y en la Iglesia, toma de ella sus líneas constitutivas y, bajo la guía del Espíritu Santo, desarrolla una sabia síntesis de esa pedagogía, favoreciendo así una verdadera experiencia de fe y un encuentro filial con Dios. (D.G.C 143)


Como catequistas estamos llamados a ser, como Elías, animadores de la presencia de Dios en la vida de los demás. Eco de su llamado para ayudar a los que se inician a descubrirlo. Y solo puede ser "eco" de la palabra de Dios quien vive la experiencia de haber sido "tocado" por ella. La experiencia de Dios, núcleo vital del catequista

La referencia al llamado personal, por el nombre, es una constante en la Biblia. Tener experiencia de Dios es reconocerlo cercano en la vida cotidiana. Saber que El nos valora enormemente, y tiene confianza en nuestra respuesta. Descubrir que nos cuida, siempre, con cariño de madre y protección de padre. Ese es nuestro Dios, el compasivo y lleno de misericordia, lento para el enojo, y rico en amor y fidelidad.

La experiencia de Dios, es un fuego que alimentar siempre, pues Jesús mismo tenía que actualizar su dialogo con su Padre, con mucha más razón nosotros ya que a Dios nunca lo terminamos de conocer. El es el Totalmente Otro, el Santo, a quien conocemos en parte y siempre nos queda tanto por conocer!!! La experiencia de Dios se alimenta con el encuentro. La oración, los sacramentos, el servicio al hermano que sufre, son los "espacios" privilegiados para conocer a Dios.


Por eso si uno quiere alimentar la experiencia de Dios debe saber mantener en su cotidianeidad (todos los días) un espacio de soledad y silencio. Jesús nos enseña cómo la oración, encuentro vital con Dios para conocer su Voluntad y discernir lo que El quiere de nosotros, debe ser un espacio en la vida de todos los días.

Contenido de la Unidad 8  

Contenido de la Unidad 8 de formación de Catequistas On Line

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you