Issuu on Google+

UNIDAD 2 CAMPO DE LA CATEQUESIS: TAREAS.


Campo de la catequesis: tareas. OBJETIVO: Analizar el campo de aplicación de la catequesis y conocer sus estructuras. Primero definamos lo que es comunidad:

Una comunidad es un grupo o conjunto de individuos, seres humanos, o de animales (o de cualquier otro tipo de vida) que comparten elementos en común, tales como un idioma, costumbres, valores, tareas, visión del mundo, edad, ubicación geográfica, religión etc. (un barrio por ejemplo). Por lo general en una comunidad se crea una identidad común, mediante la diferenciación de otros grupos o comunidades (generalmente por signos o acciones), que es compartida y elaborada entre sus integrantes y socializada. Generalmente, una comunidad se une bajo la necesidad o meta de un objetivo en común, como puede ser el bien común.

La comunidad es la responsable y el destinatario único para la catequesis. Dios es familia, es comunidad, por tanto la familia educa en la fe y secuencialmenterazones: se fortifica la comunidad. Los padres son los primeros educadores en la fe, a ellos se les ha encomendado iniciar a sus hijos en la educación espiritual. En la comunidad hemos nacido y crecemos en la fe, en ella nos vamos haciendo cristianos, somos evangelizados y evangelizamos, construimos el Reino y nos ponemos al servicio de los demás. La comunidad es el lugar de encuentro con Dios y con el prójimo.


Hay que resaltar también que:

Entre las comunidades eclesiales en las que viven y se forman los discípulos misioneros de Jesucristo sobresalen las Parroquias. Ellas son células vivas de la Iglesia y el lugar privilegiado en el que la mayoría de los fieles tienen una experiencia concreta de Cristo y comunión eclesial, éstas están llamadas a ser casas y escuelas de comunión. (Aparecida 170)

Luego de saber cuál es el campo de la catequesis, vamos a reconocer cuáles son sus tareas: Se podrían agrupar en 4 bloques que son los siguientes: 1.- Propiciar el crecimiento de la fe, a nivel de conocimiento y de vida. La catequesis es un periodo de enseñanza y de madurez. Utilizando los medios más adecuados para cada edad y situación, la catequesis comunicará un conocimiento amoroso de las verdades de la fe, explicándolas mediante un discurso dirigido a la razón y al corazón, orientándolas hacia la práctica cristiana en la iglesia y en el mundo, descubriendo sus exigencias morales, conectándolas con la liturgia y la escatológica. La catequesis hará conocer lo básico de la fe: el Credo. Conocer a Dios, su designio, su proyecto, su señorío sobre la creación; conocer la Biblia, la Palabra de Dios; conocer a Jesucristo, su vida y misterio, su mensaje, parábolas, signos, las Bienaventuranzas como código de conducta; ayudar a orientar la ética y la moral; conocer y alimentar la conciencia con la doctrina social de la iglesia. Educar litúrgicamente para explicar qué es la liturgia cristiana y qué son los sacramentos, experimentar los diferentes tipos de celebración, para descubrir y amar el sentido profundo de los símbolos y de los gestos.


2.- Posibilitar la vivencia y el compromiso. La catequesis es una llamada a la convivencia. Debe mostrar la exigencia ineludible de acomodar la conducta al modelo que Jesús ofrece. Por esto, la catequesis debe hacerse desde y para la vida concreta y real, a todos los niveles: Personal: lleva al seguimiento, adhesión y compromiso personal con Cristo y la comunidad. Familiar: fortalecer los lazos familiares, mediante la catequesis familiar y comunitaria; hacer que los padres sean los primeros catequistas de sus hijos; llevar a la participación de la familia en la vida de la comunidad eclesial. Comunitario: orientar hacia la participación en las Comunidades Eclesiales de Base, comunidades vivas, grupos juveniles y otras formas de vida comunitaria; participar en la vida celebrativa, litúrgica, sacramental y misionera de la Iglesia, viviendo una religiosidad popular evangelizada y purificada. Social: suscitar el dialogo y la relación critica y enriquecedora con el mundo; favorecer la comprensión de la realidad y el compromiso para transformarla; asumir los compromisos socio-políticos; iluminar desde el Evangelio las relaciones sociales, económicas, políticas, culturales.

3.- Hacer análisis crítico y concientizador de la realidad Aprender a mirar la realidad, dominar las claves para interpretarla, descubrir los “signos de los tiempos”, utilizar preferentemente el método Ver-Juzgar-Actuar, luchar por la transformación de la realidad, acercando el Reino. Participando del plan de Dios. Comprender las estructuras sociales, económicas, políticas, culturales (los fenómenos nuevos como globalización, neoliberalismo, cultura adveniente, “New Age”, etc).

4.- Valorar las culturas. Respetar las culturas tradicionales y nuevas, considerando los distintos pueblos, etnias, estratos culturales, tradiciones que componen un grupo determinado. Conocer las culturas e insertarnos en ellas; valorar sus lenguas, sus expresiones más significativas, sus valores, riquezas. Descubrir y hacer germinar “las semillas del Verbo”. Elaborar catecismos en las distintas lenguas y culturas; inculturar el evangelio y la catequesis. Contribuir al surgimiento de una nueva cultura para la vida, basada en el mensaje del Evangelio.


Contenido de la Unidad 2