Issuu on Google+

T.MURAKAMI: Gran queso quesorívoro con colmillos de queso y lengua de queso. Se usan tonos suaves por adaptar el estilo de murakami al concepto de la obra que es suave (aunque los quesos sean fuertes). Las patas del queso son realmente una aproximación a las dos torres de la igelsia Santa María la Mayor de Trujillo y consiguen dar un aspecto arácnido al bicho en consonancia con el estilo cool y agresivo de Murakami. Las fuentes elegidas se adaptan al estilo de murakami con un toque infantil y desenfadado en sus curvas, e intenso y sabroso en su grosor.

Manuel Estrada: En el trazo sencillo y plano de Estrada se aprecia un jugueteo por la trdimensionalidad ya física, ya conceptual. El estilo es más sobrecargado pero así se aprecia mejor, por un lado tenemos tres planos espaciales, luna, queso y torre, la cual proyecta un juego de sombras sobre fondo blanco que sirven al tiempo que de cuarto plano recapitulatorio espacial, de plano temporal reflejando el origen de la fiesta (amarillo queso) y el origen del pueblo (gris medieval). Esto en el plano físico. En el plano conceptual se recogen la luna lechera, y el queso quebrado que sirve de refuerzo arquitectónico al torreón el cual se dibuja con aspecto ligeramente antropomórfico para despertar la simpatía haciendo más próximo y amigable el entorno histórico de la fiesta. La tipografía persigue un toque medieval no en exceso barroco haciéndolo más digerible reforzándose así el punto festivo-amigable perseguido. El toque tipográfico final resulta iconográfico, lo forman la torre que es una T y la sombra que es el rabillo de la Q (que es el queso), T de Torre y Q de Queso.

Cruz Novillo: La obra de Novillo persigue captar la atención mediante el uso de composiciones geométricas más directas que simples. La geometría aquí se marca al establecer un paralelismo y una perpendicularidad simultáneas en la figura de círculos quebrados y proporcionales que representan el queso y el apetito por el queso al mismo tiempo, esta fagocitación conceptual o canibalismo lácteo es no obstante suave, por los colores, la desenfedada iconografía popera implantada en el inconsciente colectivo (pacman, toi acid game, etc), y la propia estructura matemática de la composición que asemeja una formación fractal de bajo orden. Se redondea la obra con una tipografía que no persigue otra cosa que reproducir el aspecto de un queso (que ya de paso tiene connotaciones mediavales como el pueblo). El resultado de la composición final tiende a la forma de Q de queso.

Oscar Mariné: Las composiciones de Mariné abarcan desde logotipos a diseño de interiorismo y exteriores pasando por maquetación, cartelería, y lo que se le cruze. Destaca sobre todo en sus diseños simples y complejos. Bebe de fuentes contemporáneas y parece atacado por algún virus eyectado de la glogalización. Se mezclan aquí lo manual/humilde de los trazos de pincel y colores pastel; lo sofisticado/matemático del perspectivimo 3d usado como esqueleto del diseño final; lo emocional de la mirada de mujer; y por supuesto la búsqueda de la integración en lo temático de la feria. La fuente elegida emula trazos pincel al tiempo que cierto ímpetu rallando en la agresividad. Se buscaba también una fuente que poder rellenar para acompañar y equilibrar la composición en la que abundan tonos anaranjados.

Mariscal: El estudio de Mariscal tiene una identidad muy definida: icónica, desenfadada y animada, en el sentido más de ánima que de animación. Este diseño parte de la fusión de una T y una Q que a modo de esqueleto sirve para dibujar una figura ligeramente antropomórfica de la que surge por uso de sus extremidades implantadas una F. Se le añade volumen y perspectiva y se completa con la integración textual del tema propuesto como extensión de la figura. La fuente es a mano, realizada con pincel, el aspecto es ligeramente caótico pero fácilmente digerible, como el estilo de Pikobi.


logotipos