Issuu on Google+


EL REDIMIDO Tres esclavitudes abolidas


Nelson Mandela por 27 años estuvo en prisión, fue liberado el 11 de febrero de 1990. Luego lideró a su partido en las negociaciones para conseguir una democracia multirracial en Sudáfrica, cosa que se consiguió en 1994 con las primeras elecciones democráticas.


Mandela ganó las elecciones y fue presidente desde 1994 hasta 1999, dando frecuentemente prioridad a su reconciliación. Recibió más de 250 premios y reconocimientos internacionales durante cuatro décadas, incluido en 1993 el Premio Nobel de la Paz


Nelson Mandela es uno de los sĂ­mbolos de derechos humanos mĂĄs reconocidos de la ĂŠpoca, es un hombre cuya dedicaciĂłn a las libertades de su pueblo ha inspirado a los defensores de los derechos humanos a lo largo del mundo.


Aunque, hay muchas e importantes lecciones que se aprenden de la biografía de este gran líder mundial, como el haber perdonado a sus opositores, dándoles participación en su gobierno, sin embargo, hoy queremos subrayar el hecho que después de su liberación pudo obtener los mas grandes triunfos personales y nacionales.


Hay personas que por mucho tiempo fueron “prisioneros” y esclavos del pecado y sus expresiones, viviendo atadas con poco deseo y fuerza de superación y satisfacción; sin embargo, al recibir a Cristo, se activó la libertad que por Su muerte se había logrado, dándoles identidad de redimidos, ahora pueden disfrutar de la libertad de la esclavitud de la inmoralidad, religiosidad y autocompasión.


Romanos 6:22 “Pero ahora, libres de la esclavitud del pecado, han entrado al servicio de Dios. Esto sĂ­ les es provechoso, pues el resultado es la vida santa y, finalmente, la vida eterna.â€?


1.Disfruta ser libre de la esclavitud del pecado.


Pablo explicĂł que ser libre del dominio del pecado, es decir vivir en integridad o santidad es el resultado de ser hijos y redimidos de Dios, segĂşn leĂ­mos en Rom. 6:22


Acciones que rompen la máscara del pecado -Pide perdón a Dios y aléjate del pecado cometido. -Reprende el espíritu de esclavitud que te atrae a cometer pecado. -Vence al diablo conociendo y declarando con autoridad la Palabra de Dios.


-Resiste la tentación con la oración. -Aléjate del ambiente que te inclina al mal. -Comprende que la tentación no es pecado, sino caer en ella. Jesús fue tentado pero venció al diablo con la Palabra.


Lucas 4:12,13 “12. Respondiendo Jesús, le dijo: Dicho está: No tentarás al Señor tu Dios. 13. Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de él por un tiempo.”


Santiago 1:26 BLA “Si alguno se cree religioso, pero no refrena su lengua, sino que engaña a su propio corazón, la religión del tal es vana.”


Decisiones para romper la máscara de la religiosidad

-Toma autoridad espiritual, renunciando y echando fuera de tu vida todo espíritu de religiosidad. -Platica con Dios todos los días, evitando palabras que no salen de tu corazón y que ya sabes de memoria. -Platica audiblemente con Dios con un tono de voz normal y amigable.


-Llénate y déjate guiar por su Santo Espíritu. -Ama a tu prójimo y busca su bien por encima de ceremonias y tradiciones. -Deja de sentirte superior a los demás.


-Enfoca tu atenci贸n en Dios al estar en las reuniones cristianas. -Al茅grate cuando tu pr贸jimo reciba bendici贸n. -Disfruta el reposo que da adorar a Dios.


3.Disfruta ser libre de la esclavitud de la autocompasi贸n.


Romanos 8:28 “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.”


Acciones para romper la m谩scara de la autocompasi贸n.


Da gracias. Quizรก, no cambiarรก tu circunstancia externa pero te asegurรณ que cambiarรก lo interno, tus emociones. (Filipenses 4:6,7)


Cree que lo que te sucedi贸 tiene un prop贸sito beneficioso, aunque no lo veas ahora.(Job 1:21. G茅nesis 42:5; Romanos 8:28)


Confía que Dios te libró de algo peor. El te ama y conoce el futuro por lo que El decidió librarte de una trampa oculta permitiendo que pasará lo que te dolió.


No te afanes preguntando a Dios el prop贸sito de tu dolor. Como en el caso de Job, Dios por lo general, al final de la prueba y al pasar el tiempo, muestra la raz贸n de lo que te sucedi贸. Que te baste confiar que todo tiene prop贸sito.


Ayuda a otros.



4 el redimido