Issuu on Google+

PREPARACIÓN Mercedes G400 CDi

L

LLEIDA TRACCIÓ

Texto: Cristian Mestres Fotos: Asensi Carricondo

os culpables de todo ello son estos tres nombres: Josep Maria Vilalta, Josep Fontdecaba y Francesc Ermi. El primero es el gerente del preparador Lleida Tracció Technology, uno de los puntales en lo que a innovación y preparación TT se refiere; los otros dos pertenecen a Creuat, un especialista de suspensiones que fabrica el sistema más revolucionario existente en nuestro país, y nos atrevemos a decir que el más efectivo. En su lento pero decisivo camino hacia la masificación, la suspensión Creuat da con un concepto así un nuevo salto adelante. De la mano de Lleida Tracció Technology, el especialista catalán lanzará al mercado un step 2 de su revolucionaria suspen-

La suspensión se confía a un sistema que mezcla amortiguadores, muelles y cámaras hidroneumáticas Se ha añadido una barra estabilizadora al eje posterior para mejorar su estabilidad en aceleración

En circunstancias normales y a la velocidad a la que circulábamos en este apoyo, el G debería rodar completamente apoyado en sus ruedas exteriores. La suspensión Creuat anula el balanceo.

El súmmum

De acuerdo, la foto es sobre asfalto. ¿Sacrilegio? No. ¿Acaso este G no está preparado para franquear obstáculos? Sí, lo está. De hecho, lo está mucho más que cualquier otro G que haya pasado por estas páginas antes. Con una diferencia: manteniendo sus capacidades off-road intactas, por carretera va mejor que un GLK actual. 48 SOLO AUTO 4x4

1

2

El dispositivo central delantero (2) va fijado en el último rincón disponible en el vano motor (1): junto al módulo del ABS. Sus mangueras de alta presión están unidas a los dos cilindros hidráulicos delanteros.

sión, denominada Heavy-Duty, diseñada inicialmente para furgonetas y vehículos de carga y que ha reducido su coste final a 1.500 euros por eje. El primer elemento de esta nueva generación aplicado a un todoterreno lo podéis disfrutar en estas páginas, ni más ni menos que el emblema de los todoterreno modernos: un Gëlandewagen 400 diésel. El precepto de partida propuesto por el cliente a Josep Maria Vilalta era sencillo de proponer, pero algo difícil de llevar a cabo: mantener el tarado confortable de la suspensión, a la vez que incrementar su sensibilidad direccional y optimizar su respuesta en asfalto. ¿La solución? Combinar el esquema actual con el kit Heavy-Duty de Creuat. La tarea no era nada sencilla, y más teniendo en cuenta lo abrupto de reacciones de todo G con este potente motor V8 diésel. Para empezar, se empezó por instalar una barra es-

49 SOLO AUTO 4x4


PREPARACIÓN

3

4

5

6

El Mercedes G no monta de serie barra estabilizadora posterior. Sin embargo, la excesiva morbidez del conjunto obligaba a reforzar este punto, así que Vilalta y los responsables de Creuat instalaron una aprovechada de otro modelo de la casa de la estrella (3 y 5). El dispositivo posterior (4 y 6) va fijado a esta pletina, justo a la altura del eje. Los muelles utilizados son los mismos que el modelo de fábrica (7).

Al gozar de recorrido de rueda libre, la tracción es siempre máxima en zonas off-road. tabilizadora en el eje posterior, tomada de otro modelo de Mercedes, ya que el G, en origen, no cuenta con este elemento (sí en cambio en el eje delantero). Tras estudiar detenidamente la cinemática del eje, Josep Maria Vilalta optó por reforzar este punto para compensar la subamortiguación general del coche, que provocaba que apoyara demasiado las ruedas posteriores en fuertes aceleraciones. A cambio de esta última acción, se ha perdido un centímetro de recorrido de suspensión, pecata minuta si consideramos la radical transformación en el comportamiento del coche A continuación llegó el momento de instalar el dispositivo central de cada eje, fijado junto al módulo del ABS, el último rincón existente en el vano motor, para las ruedas delanteras, y sobre una pletina, en los bajos, para el posterior. Estos elementos son el verdadero cerebro pasivo de la suspensión Creuat, y están conectados con los cilindros de

50 SOLO AUTO 4x4

7

El sistema de suspensión instalado en el Mercedes se factura a 3.000 euros cada rueda. Estos “amortiguadores” van montados exactamente en el mismo punto exacto que las unidades de serie, lo que nos ahorra agujeros y dolores de cabeza. SEGUNDA ESTABILIZADORA ¿Y dónde está el secreto de la suspensión Creuat? Sencillo. En el reglaje de los dispositivos centrales que han efectuado concienzudamente entre Josep Fontdecaba y Josep Maria Vilalta. Para empezar, el sistema ejerce de segunda barra estabilizadora para cada eje, además de optimizar el movimiento de balanceo de la suspensión, anulándolo casi por completo. Ahora bien,

cada rueda es al mismo tiempo cien por cien independiente, por lo que la maniobrabilidad de cruce de ejes es plena. Sin trampa ni cartón. El único pero es el movimiento vertical, también mejorado respecto al modelo de serie, pero que podría ser mejor en caso de que los cuatro amortiguadores estuvieran conectados a un mismo dispositivo central, opción que Creuat desarrolló inicialmente y que se mantiene en su catálogo, aunque a un precio superior. Llevado a la pista, las reacciones son asombrosas. En carreteras con firme irregular como la de la jornada de la prueba, el coche mantiene la línea recta ajeno a los baches, aprovechando la libertad unitaria de cada rueda. Este beneficio lo percibimos claramente en una rotonda con escalón interior, que atacamos a fondo ignorando este último elemento, que la suspensión absorbió sin alterar la estabilidad motriz. En curva, el coche gira completamente plano. Tanto,

que como conductor tendemos a atacar demasiado por dentro el viraje, acostumbrados como estamos a ese incómodo subviraje de entrada en la fase inicial del mismo. Llevado a una zona de obstáculos, la libertad concedida a cada rueda permite evolucionar con la máxima tracción y motricidad posible, una auténtica bendición si la combinamos con los tres bloqueos de fábrica. En resumen, estamos ante un G que asombraría a la propia Mercedes. Un G que rompe fronteras. El súmmum del comportamiento por el precio que pagarías por unos amortiguadores top de cualquiera de las marcas más reputadas... pero con tecnología “made in Spain”. Al fin y al cabo, ocurre lo mismo cada vez que desciendes de un coche dotado de suspensión Creuat: cualquier otra opción está muy por debajo a nivel tecnológico y de comportamiento. Es el súmmum, sin más. 6

51 SOLO AUTO 4x4


Mercedes Lleida Tracció