Huellas de Tinta Mayo 2021

Page 15

eñas

Emmich

van Hansen

n Carrizo pactante que renueve tus ganas de devorar el libro. Si algo ayuda a que el ritmo sea tan rápido es la extensión de páginas, pues Querido Evan Hansen es breve e intenso, sin tiempo para demorarse en asuntos sin relevancia ni tampoco de alargar en exceso las escenas. Lo que más me ha fascinado de Val Emmich es, sin duda alguna, la manera que tiene de meterse en la cabeza de Evan y darte la sensación de que tú misma estás ahí, sabiendo en cada momento cómo se siente o por qué tiene miedo de hacer algo en concreto. Es esto lo que hace que te sientas Evan, es como si al final Val logrará hacer del lector el personaje protagonista; hasta ese punto se empatiza con lo que está viviendo. Por otro lado, los personajes son, o bien redondos —es el caso de Evan y Connor— o demasiado planos (el resto). Y es que, al estar narrado desde la perspectiva de ambos, más desde la de Evan por ser el protagonista absoluto, es imposible que no se profundice en mayor medida que en los demás, hasta el punto, en muchas ocasiones, de opacarlos en exceso. Ya he hablado antes de Evan, y es que es un chico adorable, que solo quiere empezar a sentir que no está solo y que hay veces en las que está dispuesto a lo que sea para ello. Lo increíble es que se muestra al personaje con una dualidad marcada pues es cierto que hay ocasiones en las que toma decisiones que hacen que te replantees si está haciendo lo correcto o solo siendo egoísta. Ese es uno de los motivos por los que Querido Evan Hansen me ha resultado una lectura tan realista; se agradece que, como en la vida, haya cosas con las que no estemos de acuerdo.

En cambio Connor es bastante diferente a Evan en cuanto a personalidad, pero realmente ansía lo mismo: tener su lugar en el mundo. Esta ha sido la gran sorpresa del libro, pues no me esperaba para nada llegar a comprenderlo hasta este punto. Cada cosa que descubría sobre él era una joya más porque, a pesar de aparecer menos que Evan, para mí es igual de importante. Lástima que no pueda decir lo mismo de Zoe, quien me ha parecido de relleno y que me ha molestado que no tuviera sus partes propias en las que tuviera la oportunidad de expresar lo que siente tras la pérdida de su hermano. Era un asunto fundamental a tratar el cual queda agarrado con pinzas, dejando un personaje plano y sin personalidad propia. Para finalizar, no puedo dejar de recomendar esta novela por todo el trabajo que hace a la hora de visibilizar problemas tan importantes como la depresión o el suicidio. Eso sí, una advertencia que tengo que hacer es que, si son sensibles a estos temas tal vez les afecte más, porque aunque hay un tono esperanzador e incluso cómico en algunas ocasiones, lo que se cuenta es muy duro. SOBRE EL AUTOR Val Emmich es escritor, compositor y actor. Ha participado en diversas series de televisión y su novela debut fue nombrada B&N Discover y aplaudida por Library Journal como una obra «ingeniosa, emocionante y adictiva».

13